publicidad
Activistas pro-armas en Austin, Texas

Obama y las armas: ¿Otra acción ejecutiva a merced de los jueces?

Obama y las armas: ¿Otra acción ejecutiva a merced de los jueces?

Cuando aún resuenan los tambores de guerra por las acciones ejecutivas de inmigración, la administración de Obama podría encontrarse con otro desafío legal.

Activistas pro-armas en Austin, Texas
Activistas pro-armas en Austin, Texas

Por Fernando Peinado @FernandoPeinado

Cuando aún resuenan los tambores de guerra por las acciones ejecutivas de inmigración, la administración del presidente Barack Obama podría encontrarse con otro desafío legal.

Los republicanos han puesto el grito en el cielo contra la nueva acción ejecutiva que Obama anunció este martes, con el fin de imponer controles de antecedentes a todo tipo de vendedores de armas de fuego. Obama justificó su medida ante la inacción del Congreso, del que dijo que ha sido tomado como rehén por el lobby de las armas, en referencia indirecta a la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés).

Lea también: Obama llora al anunciar medida ejecutiva de control de armas

Los detractores de la medida alegan que el presidente está excediéndose en sus poderes al sortear al Congreso, un argumento similar al esgrimido por los enemigos de las acciones ejecutivas de inmigración para diferir la deportación de millones de indocumentados, cuyo destino está en manos de la Corte Suprema.

Ahora la pregunta queda en el aire sobre si la nueva acción ejecutiva se enfrentará a un destino igual de incierto, lo que podría suponer que el futuro de la medida quedaría irresuelto cuando el presidente tenga que ceder el Despacho Oval, en enero de 2017.

La cuestión podría definirse si los magistrados de la Corte Suprema resuelven sobre la acción ejecutiva de inmigración antes de que acabe el actual período de sesiones, en junio.

publicidad

Anticipando un posible recurso, la Casa Blanca asegura estar preparada para ganar en las cortes si los activistas proarmas deciden presentar batalla.

"No sería una sorpresa si lo intentan", dijo el lunes el secretario de prensa de la Casa Blanca Josh Earnest. "Pero los argumentos que podemos utilizar en una corte serían poderosos y persuasivos".

Obama
Obama

En un comunicado este martes, el presidente de la Cámara de Representantes , Paul Ryan, se mostró seguro de que la medida será recurrida, ya que "equivale a una forma de intimidación que socava la libertad".

Pocas horas después de que Obama presentara la medida, el gobernador de Texas, Greg Abbott, amenazó con un recurso "para proteger la Segunda Enmienda y los derechos de los ciudadanos". Abbott fue el autor del recurso que mantiene bloqueadas las acciones de inmigración.

Mientras que los candidatos demócratas elogiaron el paso dado por el presidente, sus oponentes republicanos prometieron revocar la acción ejecutiva. El senador por Florida Marco Rubio dijo que Obama está "obsesionado con socavar la Segunda Enmienda".

publicidad

Lea también: Cómo el tema de la inmigración podría impactar en la campaña 2016

La medida de Obama es mucho más modesta que la ley de 2013 que fue rechazada por el Congreso. El objetivo de la nueva medida es acabar con la llamada laguna de las ferias de armas ( gun show loophole) que permite que ciertas compras de armas entre particulares, como las efectuadas en ferias o por medio de internet, se lleven a cabo sin necesidad de un chequeo de antecedentes criminales.

Impactada por la sucesión de tiroteos masivos, la opinión pública es favorable a este tipo de controles. Un sondeo de CBS/New York Times de octubre mostró que el 90% de los estadounidenses apoyan controles de antecedentes para todo tipo de compradores de armas.

Sin embargo, los detractores de la medida podrían optar por atacarla con base no en la sustancia sino en el procedimiento por el que se ha adoptado. Congresistas republicanos han comparado el uso de acciones ejecutivas por Obama con el de monarcas absolutos. El anterior presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, le llamó "Emperador Obama".

Lo cierto es que durante décadas, las acciones ejecutivas han sido una herramienta de uso corriente por los presidentes. Obama no se ha diferenciado mucho de sus precedesores en cuanto a la frecuencia con que ha hecho uso de esta prerrogativa. Desde que asumió el poder, Obama ha dictado 229 acciones ejecutivas; por su parte, George W. Bush dictó 292 durante sus ocho años de mandato (2001-2009) y Bill Clinton emitió 308 entre 1993 y 2001.

Activistas de inmigración
Activistas de inmigración


En disputa podría estar si el alcance de la nueva norma, y la acción ejecutiva de inmigración, van más allá de lo que puede hacer un presidente.

El abogado Ezequiel Hernández cree que la medida no cambia la letra de la ley, sino que afecta a recursos monetarios que ya están en manos de la administración.

"Toma recursos de un lugar y los lleva a otro", dice Hernández. "No afecta a ningún derecho".

Con el objetivo de cerrar la laguna de las ferias de armas, el FBI contratará a 230 nuevos examinadores para llevar a cabo los chequeos de antecedentes.

Otro experto legal, Alex Galves, señala que un recurso contra la nueva acción del presidente haría más probable que el caso de las acciones de inmigración sea resuelto en el actual período de sesiones de la Corte Suprema.

publicidad

"Pondría más presión sobre lo magistrados para que se pronuncien sobre qué puede y qué no puede hacer un presidente", dice Galves.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad