publicidad

Hispanos de Chicago llevan agua para damnificados de Flint

Hispanos de Chicago llevan agua para damnificados de Flint

Un grupo de hispanos residentes de Illinois transportaron hoy en un camión mil cajas con agua para ser entregados a los damnificados de Flint.

Ya va en camino la ayuda que manda Chicago para los inmigrantes de Flint Univision

Un grupo de hispanos residentes de Illinois transportaron hoy en un camión mil cajas con agua para ser entregados a los damnificados por la crisis del agua potable contaminada en Flint, Michigan.

Daniel Hernández, presidente del grupo Organización por México, Estados Unidos y Latinoamérica (OMEL), señaló que el camión salió en la mañana de hoy desde Addison, Illinois, a unas 21 millas al noroeste de Chicago, y se entregará a la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, en Flint.

Hernández afirmó a Efe que el esfuerzo que coordinó junto a otros grupos de Chicago se originó tras descubrir que los indocumentados hispanos de Flint se rehusaban a abrir las puertas de sus viviendas para recibir botellas de agua, por temor a que se tratase de redadas del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

Hernández manifestó que también han sido informados de que en algunos casos las autoridades exigían a los residentes un número de seguridad social para hacer entrega del agua.

Días atrás, organizaciones de inmigrantes de esta localidad de Michigan, declarada en estado de emergencia por la contaminación de su agua corriente, alertaron que unos mil indocumentados que viven en el área se hallaban bajo un riesgo mayor ante la falta de información y ayuda pública en español.

Desde que trascendió la crisis de la contaminación del agua de Flint, ubicada a unas 75 millas al norte de Detroit, la capital de Michigan, iglesias, voluntarios y organizaciones proinmigrantes distribuyen agua embotellada y filtros entre los indocumentados de esta ciudad de 100.000 habitantes.

publicidad

Hoy mismo, la Liga de Ciudadanos Latino Americanos Unidos (LULAC), a través de su delegación en Illinois, repartió agua, alimentos para bebes y otros recursos vitales para unos 5.000 latinos que residen en la zona este de la ciudad, de mayoría hispana.

"Estamos recibiendo mucha ayuda de lugares como Rhode Island, Texas y de Chicago (Illinois), y de gente de todas las denominaciones", dijo a Efe en conversación telefónica Omar Odette, diácono de la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe.

Odette dijo que las autoridades locales examinan a los residentes que han estado tomando el agua contaminada para determinar el grado de plomo en su sangre, en particular los niños.

"La gente está enojada y asustada, y se sienten culpables porque por un año les dieron de beber agua contaminada a sus niños", relató Odette.

El agua corriente de Flint se contaminó después de que la ciudad cambiara en abril de 2014 de proveedor, desde el sistema de aguas de Detroit al río Flint, como medida para ahorrar gasto público y mientras se construía una cañería hasta el lago Huron.

El agua del río Flint, conocida tradicionalmente por los vecinos por su suciedad, no pasó por los tratamientos de depuración pertinentes, y sus propiedades corrosivas permitieron que se filtrasen grandes cantidades de plomo a través de las viejas cañerías por las que circulaba.

publicidad

Al detectarse altos niveles de plomo en los niños de las escuelas de Flint, la ciudad volvió a cambiar a su proveedor de agua potable por el sistema de Detroit en octubre pasado, pero según los expertos el daño causado a las cañerías podría permitir que el plomo se siga filtrando en el agua.

Hoy estaba previsto en una iglesia de Flint un taller informativo sobre los peligros de consumir agua con plomo, coordinado por LULAC y con participación de funcionarios de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la Cruz Roja, el Consulado de México y la organización MALDEF

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad