publicidad
bruce jenner

Bruce Jenner o el nuevo rostro de las personas transgénero en los medios

Bruce Jenner o el nuevo rostro de las personas transgénero en los medios

El interés por la vida del padrastro de las Kardashian ha servido para recordar las dificultades que enfrentan las personas transgénero

bruce jenner
bruce jenner

Por José Gonzalo @jangelgonzalo

En Estados Unidos hay 700,000 personas transgénero pero existe una gran probabilidad de que usted no pueda citar el nombre de ninguna. Frente al 90% de las personas que reconocen que sí tienen relación con personas homosexuales o bisexuales, tan sólo un 8% afirma conocer a alguien de esta comunidad. Aunque puede que ahora ya puedan dar un nombre: Bruce Jenner.

En los últimos meses ha existido una creciente presencia en los medios de comunicación de personas transgénero: desde actrices (como la gran Laverne Cox de Orange is the New Black), series (como la sorprendente Transparent) o la inclusión de modelos transgénero que han aparecido en pasarelas y portadas de revistas. Sin olvidar el último fenómeno mediático: el medallista olímpico Bruce Jenner que, casualidades de la vida, acabó casado con la madre de las polémicas y archiconocidas hermanas Kardashian.

Ha aparecido en numerosas portadas y desfilado en varias pasarelas.
Ha aparecido en numerosas portadas y desfilado en varias pasarelas.

Su progresiva transformación hacia una mujer (si bien hasta hoy no ha confirmado nada sobre su deseo de adaptar su cuerpo) ha sido objeto de obsesión de algunas revistas y programas de la televisión, muchas veces tratada de forma poco respetuosa (en algunos momentos ofensiva), por no hablar de las bromas que algunos personajes famosos han realizado a su costa. 

Por eso es fácil entender la gran expectación que se ha creado ante su entrevista este viernes con Diane Sawyer en ABC.

Pero antes que Jenner, hubo otros. Personas anónimas que han luchado por avanzar en los derechos de la comunidad transgénero y por alcanzar la representación y visibilidad de la que hoy comienzan a disfrutar después de décadas de marginación y olvido. Y mucho sufrimiento. E incomprensión.

publicidad

Las asociaciones de derechos de las minorías llevan años abogando por un uso adecuado de las palabras, y describen a las personas transgénero como aquellas cuya identidad de género o expresión de género no está en correspondencia con el sexo asignado al nacer. Así que una persona puede considerarse perfectamente transgénero si no ha alterado su cuerpo con hormonas o cirugías.

¿Es 2015 el año por el que han luchado los activistas durante tanto tiempo? Difícil de responder, pero sin duda que es el momento de aprovechar la presencia en los medios para acabar con las barreras que aún sufren las personas transgénero.

“Las personas transgénero son parte de la sociedad y existe un gran desconocimiento. Y de ese desconocimiento proviene mucho prejuicio”, sostiene Mónica Trasandes, directora de comunicación en español de la organización de las minorías sexuales GLAAD, y quien recuerda que precisamente “las personas transgénero son las personas dentro de la comunidad LGBT que más fuerte sienten el prejuicio y hasta el odio”.

Las cifras le dan la razón: el 53% de las víctimas de homicidio anti-LGBT fueron mujeres transgénero. Y de ellas, la mayoría de color, según el Informe NCAVP. Pero es que el 90% de las personas trans han vivido escenas de hostigamiento, maltrato o discriminación en el trabajo. Más de la mitad reconocen que han sido acosadas o se les ha faltado el respeto en espacios públicos. El 41% ha intentado suicidarse (una cifra desmesuradamente alta si se compara con el 1.6% del resto de la población).

publicidad

Y no fue hasta el año 2012 que la Asociación Americana de Psiquiatría retiró a las personas transgénero de la lista de enfermos con un “desorden mental”.

"Si estás leyendo esto, significa que me he suicidado"

“Por favor, no estén tristes; es lo mejor. La vida que hubiera vivido no merece la pena… porque soy una [chica] trasgénero”. Fue la nota de despedida de una joven adolescente que decidió poner fin a su existencia ante la imposibilidad de seguir escondiendo al mundo quién era y que comenzaba con un dramático mensaje: "Si estás leyendo esto, significa que me he suicidado y obviamente no borré este  post de mi lista”.

Su muerte puso el foco en las dificultades que afrontan los adolescente transgénero y que muchas veces no se atreven a confesar: “Para decirlo de manera sencilla, me siento como una niña atrapada en el cuerpo de un niño, y ha sido así desde que tengo cuatro años. Nunca supe que había una palabra para este sentimiento, ni que un chico pudiera convertirse en una chica, así que nunca se lo dije a nadie y seguí haciendo cosas de “niños” para ser aceptado”.

La muerte de Leelah Alcorn, a quien sus padres llamaban Josh pese a que dejó escrito que prefería su nombre como mujer, puso sobre la mesa una realidad oculta que vive la comunidad transgénero. 

Tampoco vivió para poder escuchar cómo por primera vez un presidente pronunciaba durante el Discurso de la Unión un alegato contra la violencia de “personas lesbianas, bisexuales y transgénero”. Hacía pocos días, a finales de diciembre que el fiscal general Eric Holder había anunciado que las personas trans serían protegidas de cualquier discriminación bajo el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964. Pero un tema es la igualdad legal y otra la social. Alcorn no pudo esperar a ver cómo se conseguía la segunda.

publicidad

Toda esta exposición mediática de los últimos meses “está ayudando ahora pero antes ha habido un gran trabajo de las personas transgénero”, recuerda Arianna Lint Inurritegui, Coordinadora de la Costa Este de TransLatina Coalition.

Para esta activista, “ahora con la presencia de personas transgénero famosas como Laverne Cox, se está quitando un poco el estereotipo”, lo que se está traduciendo en que “ahora se nos está respetando más, porque además antes los personajes transgénero o de la comunidad LGBT eran objeto de burla”.

Esta mujer transexual, que tuvo que huir de su país (Perú) por osar ser quien es, lamenta que esta aparición televisiva no aborde los muchos problemas que deben enfrentar personas como ellas: “El hecho de que se esté enfocando en el personaje famoso está ocultando las necesidades que tenemos”.

¿Y la entrevista a Bruce Jenner? ¿Es fruto de la morbosidad, del deseo de los medios por sorprender a la audiencia?  Arianna responde sin dudar: “La morbosidad siempre ha existido para la comunidad transgénero. Que sea un personaje famoso el que salga a contar su historia, al que han pagado mucho dinero,  refleja una discrepancia con la comunidad transgénero de EEUU, porque somos cuatro veces más pobres que cualquier persona del país, o somos hasta siete veces más discriminadas cuando buscamos trabajo”. 

publicidad

Como por ejemplo, que el nivel de desempleo es el doble entre esta comunidad, que casi la mitad de quienes sí tienen trabajo están en un puesto por debajo de sus cualidades  o que tiene cuatro veces más de posibilidades de vivir en pobreza, según un reporte de 2013 de Movement Advancement Project (MAP), el National Center for Transgender Equality (NCTE), el Center for American Progress (CAP), y la Human Rights Campaign (HRC).

Los audímetros descifrarán el interés que ha despertado en la sociedad estadounidense el caso de Bruce Jenner. Y los miles (o puede que millones) de comentarios en redes sociales reflejarán el interés que ha despertado su caso. Mientras, en su casa, después de años de batallas diarias, Arianna solo habrá pedido un simple deseo: “Que la gente nos conozca mejor, nos entienda. Y si no nos entiende, que nos respete”.

Algo tan sencillo que, sin embargo, aún en 2015 no han conseguido. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Like most children in this country, Arlette Espaillat is fighting to improve her reading comprehension skills. This is especially difficult for Arlette: she moved to the US from the Dominican Republic only two years ago, and she cannot yet read at the level that experts recommend for her grade. Here is her story.
publicidad