publicidad
Espacios compartidos de LT Josai.

Cuatro casas (compartidas) ideales para millennials

Cuatro casas (compartidas) ideales para millennials

Estas cuatro casas fueron diseñadas para adaptarse a las necesidades de sus habitantes, que en ninguno de los casos forman una familia tradicional.

Espacios compartidos de LT Josai.
Espacios compartidos de LT Josai.

El Pabellón japonés en la Bienal de Venecia de Arquitectura 2016 recibió una mención honorífica por presentar proyectos que ofrecen soluciones compactas para estilos de vida alternativos. ¿Una excentricidad? Piénsalo bien, quizá sean la mejor alternativa de vivienda para solteros.

Casa para siete personas
Despacho arquitectónico: mnm

Vivir en el centro de Tokio puede ser una misión casi imposible para un joven por el elevado costo de las rentas; hacerlo disponiendo de un dormitorio, un baño con tina, una biblioteca, un comedor, una cocina, un jardín y hasta un salón para practicar yoga era un sueño irrealizable, hasta que el despacho de arquitectura mnm transformó una casa tradicional de dos pisos en una casa para ser compartida por completos extraños. El secreto fue reducir los dormitorios (en el planta superior) a la mínima expresión, para que los espacios comunes pudieran ser generosos.

Los espacios comunes ideados por mnm.
Los espacios comunes ideados por mnm.

Apartamentos en Yokohama
Despacho arquitectónico: ON Design partners

Sus creadores no describen este proyecto como una casa sino como un complejo residencial construido en apenas 140 metros cuadrados de terreno. Un amplio patio semi público en la planta baja es delimitado por cuatro “edificios”, cada uno de los cuales albrga, en la planta alta, una habitación equipada con baño y cocineta. Bajo las escaleras que conducen a las habitaciones hay bodegas, indispensables para el trabajo de los cuatro artistas que viven en el conjunto, a quienes las generosas dimensiones del patio les permite trabajar incluso con piezas de gran formato.

Patio central de los apartamentos en Yokohama.
Patio central de los apartamentos en Yokohama.


Vivir en 23m2
Despacho arquitectónico: Naruse Inokuma Architects

Si se dividiera la superficie construida de este proyecto entre las 11 personas que lo habitan, le correspondería a cada uno de ellos 23 metros cuadrados. En lugar de vivir en un micro departamento de esas dimensiones, estas personas tienen un dormitorio privado y acceso a una cocina amplia, un comedor para 10 personas, un antecomedor para cuatro, tres espacios de convivencia de distintas dimensiones y dos terrazas; todo distribuido en desniveles y con la menor cantidad de muros para generar espacios íntimos sin sacrificar la sensación de amplitud.

Espacios compartidos de LT Josai.
Espacios compartidos de LT Josai.


5 Departamentos y un pequeño restaurante
Despacho arquitectónico: Naka Architects Studio

El terreno que ocupaba una casa tradicional habitada por una familia de tres integrantes fue transformado para albergar una oficina compartida en el sótano, un restaurante en la planta baja, cinco estudios privados en los dos niveles superiores y terrazas y zona de lavado comunes. Cada estudio cuenta con un pequeño espacio al aire libre, una sección social en la que caben hasta dos estaciones de trabajo, un privado para una cama y un baño. En síntesis, una comunidad conformada por ocho personas, que se da el lujo de convertir su casa en el centro de reunión del barrio.

5 estudios privados con zonas comunes.
5 estudios privados con zonas comunes.

Además ve:

publicidad
publicidad
Los establecimientos podrían vender alcohol hasta las 4:00 a.m. argumentado que habría más regulación en este negocio y así se evitaría que los jóvenes asistan a fiestas clandestinas.
Arantxa Loizaga nos presenta un libro que pone al descubierto la similitud de gustos entre Trump y varios dictadores. Nuestro invitado Jomari Goyso analiza el trasfondo de esas similitudes.
Estas pruebas estandarizadas se crearon para que los estudiantes, sin importar el estado dónde viven, tengan las mismas oportunidades y la formación adecuada para asistir a la universidad. Sin embargo, hay quienes critican esta iniciativa ya que creen que pone mucha presión a los jóvenes.
Las personas que vivieron algún tipo de abuso pueden cargar con culpa y dolor durante mucho tiempo viviendo en una prisión mental.
publicidad