publicidad
En la realidad, es muy difícil enamorarse de alguien muy diferente a uno, nos explica con esta historia la psicoterapeuta Valeria Villa.

Los opuestos no se atraen

Los opuestos no se atraen

Es muy difícil enamorarse de alguien muy diferente a uno, nos explica la psicoterapeuta Valeria Villa.

En la realidad, es muy difícil enamorarse de alguien muy diferente a uno...
En la realidad, es muy difícil enamorarse de alguien muy diferente a uno, nos explica con esta historia la psicoterapeuta Valeria Villa.

Se consume de culpa cada que recuerda que no pudo enamorarse de él por más que lo intentó. Quizá se lo debía, como parte de la ley del karma: El bien con bien se paga, o algo así. Porque él trajo cosas buenas a su vida a borbotones. Quizá ese fue el problema: él se ofrendaba y se entregaba completo porque creía que así la volvería loca de amor. Ignoraban, ambos, que no puede desearse lo que se tiene en abundancia y sin límites.

Él sigue recordando los detalles, porque necesita saber por qué lo dejó, siendo el buen tipo que era. Ella aún lo escucha decirle: “Te acompaño”, “Te llevo”, “Te recojo”, “Voy a darte un beso antes de irme al trabajo”. Ella todavía siente en el pecho como, poco a poco, se iba asfixiando ante ese amor torrencial. No estaba lista para tanta cercanía; llevaba una década sin vivir con nadie, sin una pareja estable. Eso también lo ignoraba y como una tonta creyó que ya era momento de asentarse y volver a emparejarse en toda forma. Un día él le dijo que se casaran, 12 semanas después de empezar la relación y así como si nada. Ella dijo que sí, emocionada, arrebatada por el momento y sin pensar en nada más. Volverse a casar sonaba bien, con un buen hombre que la adoraba, y así alejar la soledad que a veces se la comía por dentro.

Los detalles

Fueron al cine a ver Blue is the warmest color, la película francesa que había convulsionado a Cannes ese año. Larga, cruenta y espectacular. Salieron después de tres horas, ella entusiasmada con el realismo, la brutalidad y la inteligencia de la película. Él un poco decepcionado, no le había gustado casi nada porque le pareció “pretenciosa como todas las películas francesas”. A ella se le heló el alma y trató de convencerlo de que era un peliculón. Pero la verdad es que daba igual si compartían gustos cinematográficos o no. El problema era que no se comunicaban bien, que él se reía de cosas que ella no, que le parecían interesantes historias que para ella eran banalidades. Que cuando intentaba comprenderla, le salían unas palabras muy extrañas que no la consolaban ni un poquito.

A photo posted by @tugluv06 on

Una mañana de domingo, después de celebrar su cumpleaños 39, ella se quedó en la cama mientras él lavaba los trastes. Entendió, sin saber cómo, que lo quería pero no lo amaba. Que Darwin jamás los hubiera juntado y que aunque la idea de la complementariedad tenga tan buen nombre, es muy difícil enamorarse de alguien tan diferente a uno.

“¿Quieres ir a patinar?”, preguntó. Ella se quedó muda, inmóvil. Sabía que muy pronto llegaría el final.

También ve:
El sexo casual (no) existe
La mujer que se alquila como dama de honor para las bodas
La mutación del “porno de la venganza”

publicidad
publicidad
Nos conseguimos al cantante en el aeropuerto de la ciudad de México y le preguntamos qué pensaba de la relación que su sobrina mantiene con el también cantante Lorenzo Méndez.
En su reciente visita a Israel, el presidente Trump quiso darle la mano a su esposa en un evento público, y la primera dama lo rechazó. ¿Qué significa realmente esta conducta?
Nuestra querida Gelena volvió a sus días de trabajo luego de su matrimonio con el empresario Steve Cutili. Ella nos contó cómo vivió la primera noche de casada.
En este se estipularía que el actor consume drogas, es agresivo y no aporta a la manutención de su hijo. Aureliano Salgado también le cuenta noticias sobre Luis Fonsi y Saúl ‘el Jaguar’.
publicidad