null: nullpx
Logo image
Vix

Un T-Rex podía correr un maratón: sus presas no tenían escapatoria

Publicado 2 Jul 2020 – 12:52 PM EDT | Actualizado 2 Jul 2020 – 12:52 PM EDT
Reacciona
Comparte

Una nueva investigación sugiere que los dinosaurios carnívoros, incluido el T-Rex, probablemente no eran tan rápidos, pero tenían otras cualidades depredadoras que fueron resultado de la evolución.

Gracias a la cultura popular, la imagen del T-Rex es recordada como una bestia gigante y veloz capaz de perseguir un auto a toda velocidad, pero en realidad no era tan ágil.

Estudios previos han demostrado que el Tiranosaurio podía correr a no más de 30 kilómetros por hora; sin embargo, no había investigaciones sobre la resistencia del dinosaurio.

Una investigación de la Universidad de Maryland sugiere que los dinosaurios carnívoros podían recorrer largas distancias sin descanso para atrapar a sus presas.

Antes se creía que los dinosaurios de piernas largas eran velocistas explosivos, cuyas extremidades los ayudaban a cazar o huir de otros depredadores rápidamente.

El nuevo estudio supone que las piernas largas fueron resultado de la evolución que sirvieron para conservar energía y recorrer distancias muy largas mientras buscaban alimento.

«Cuando eres un animal más grande, esas adaptaciones también pueden ser para la resistencia y la eficiencia. Puede tratarse de ser un maratonista en lugar de un velocista», explica Thomas Holtz, autor principal del estudio.

Los científicos analizaron los datos de más de 70 especies de terópodos, o dinosaurios carnívoros, de todos los tamaños: desde algunos de menos de 200 gramos hasta especies de 9 toneladas.

La característica principal de los terópodos es que tienen piernas muy largas en proporción al resto de su cuerpo, pero no en todas las especies tenían la misma función.

Según el análisis, las extremidades en los dinosaurios pequeños y medianos sí funcionaban para alcanzar velocidades altas.

En el caso de los dinosaurios gigantes, como el T-Rex, la investigación demostró que las patas traseras no eran rápidas pero se movían durante más tiempo gracias a que guardaban energía.

«Es un ahorro muy beneficioso, porque los depredadores tienden a pasar gran parte de su tiempo buscando comida, buscando presas. Si están quemando menos combustible durante la parte de alimentación del día, es un ahorro de energía que los dinosaurios con patas más cortas no obtuvieron», explica Holtz.

Los investigadores creen que las capacidades de los dinosaurios, dependiendo el tamaño, suelen pasarse por alto, pero no deberían limitarse a carnívoros y herbívoros.

Los nuevos resultados ampliarán la discusión sobre los dinosaurios corredores y cazadores, ya que ahora saben que había diferentes tipos de velocistas y maratonistas.

No te pierdas:

Reacciona
Comparte