null: nullpx
Logo image
Vix

Murciélagos: cazadores certeros

Publicado 4 Oct 2011 – 02:30 PM EDT | Actualizado 2 Abr 2018 – 09:15 AM EDT
Reacciona
Comparte

Se sabe que los murciélagos son capaces de localizar a sus presas usando sistemas de ecos muy complejos. Ello les asegura precisión y velocidad para capturarlas.

Dicha habilidad se produce gracias a una adaptación anatómica muy curiosa: un tipo de músculo súper rápido.

Cacería de un murciélago

Los murciélagos usan sus radares para orientarse en la oscuridad, así como para atrapar insectos en medio del aire.

Con el objetivo de cazarlos con la mayor precisión y rapidez posible, estos mamíferos necesitan emitir sonidos en sucesiones veloces.

Mientras se va acercando a la presa la frecuencia de los sonidos aumenta considerablemente: 190 llamados por segundo, lo que es llamado ‘ zumbido extremo”.

Esta frecuencia no está sujeta a las veces que regresa el eco, sino que se controla con los músculos de la garganta.

Músculo súper rápido

Este músculo tan pequeño se contrae cada vez que se lanza un llamado: alrededor de 200 contracciones o, lo que es más increíble, una vez cada cinco milisegundos.

La estructura puede contraerse 100 veces más rápido que la mayoría de los músculos humanos y 20 veces más que los músculos controladores de los movimientos oculares.

Los músculos que pueden realizar esta función necesitan adaptaciones especiales. Así pues los murciélagos poseen mitocondrias de mayor densidad que suministran la energía de las células.

Un órgano tan especializado se había verificado en serpientes de cascabel, en el pez sapo y en algunas aves cantoras, pero no había sido localizado en mamíferos antes del murciélago.

Desventajas

Los murciélagos pueden ser muy rápidos pero no son fuertes. Para mejorar la velocidad el organismo se ve forzado a dar algo a cambio: los músculos son veloces pero muy débiles. Con ellos un humano no podría ni mover la laringe.

Evolución

Los científicos creen que los murciélagos fueron los primeros cazadores nocturnos. Para lograrlos debieron desarrollar varias adaptaciones: el vuelo, la habilidad para orientarse a oscuras y luego la ecolocalización para cazar insectos que se mueven errática y velozmente en el aire.

Su estudio ofrece a la ciencia un gran campo investigativo para averiguar cuándo aparecieron los murciélagos por vez primera y cómo se produjo el proceso evolutivo.

Reacciona
Comparte