null: nullpx
Logo image
Vix

La extinción de los dinosaurios no fue por un meteorito, sino lo que pasó después

Publicado 27 May 2020 – 02:32 PM EDT | Actualizado 27 May 2020 – 02:32 PM EDT
Reacciona
Comparte

Un grupo de investigadores reconstruyó los acontecimientos del último día de los dinosaurios en la Tierra después de la caída del meteorito.

La teoría más aceptada sobre la extinción de los dinosaurios indica que un meteorito con la fuerza de 10 mil milllones de bombas atómicas impactó en la península de Yucatán formando el cráter de Chicxulub.

Se tienen pocos datos sobre la última etapa de los dinosaurios en la Tierra, el periodo Cretácico, y su forma de vida; sin embargo, un grupo de investigadores reconstruyó los procesos de su último día en el planeta.

Según la investigación, la explosión del meteorito quemó la vegetación miles kilómetros alrededor de la zona de impacto pero no a los dinosaurios, al menos de manera inmediata.

La explosión también generó un tsunami que arrastró sedimentos hasta 2,000 kilómetros al centro de Norteamérica.

El impacto del meteorito liberó 325 mil millones de toneladas de azufre; es una cantidad tan grande que bloqueó la luz solar y causó un enfriamiento global que ocasionó la muerte del 75% de especies.

En 1883, la erupción del volcán Krakatoa liberó 10 mil veces menos azufre que el meteorito y ocasionó un descenso en la temperatura global de 2.2 grados centígrados.

De acuerdo con Sean Gulick, investigador principal del estudio, los dinosaurios primero se quemaron y luego se congelaron; sin embargo, no todos murieron el día del impacto.

El estudio también analizó el material que rellenó el cráter horas después del impacto y cómo fue que llegaron al lugar arrastrados por el mar en el Golfo del México.

Según el análisis, en un solo día se depositaron 130 metros de material en la zona de la explosión, lo cual es uno de los registro geológico más altos jamás encontrados.

Los sedimentos revelan enormes energías de transporte que son mucho más grandes que cualquier otra inundación catastrófica conocida en el planeta.

«El agua densa y llena de escombros se movía con velocidades que equivalían a la velocidad del viento de los huracanes», explica Jens Orm, coautor del estudio.

Aunque el tsunami y la energía del agua arrastrada hacia el cráter también jugaron un papel importante al momento de la extinción, el hallazgo más importante fue la concentración de azufre en la atmósfera.

Sean Gulick describe al azufre como ‘el verdadero asesino’ de las especies hace 65 millones de años porque fue el responsable del cambio climático que acabó con la vida de los dinosaurios casi de manera inmediata.

mini:


No te pierdas:

Reacciona
Comparte