null: nullpx
Logo image
Vix

El fósil de un T-Rex adolescente permite saber cómo se convirtieron en máquinas asesinas

Publicado 1 Jun 2020 – 02:29 PM EDT | Actualizado 1 Jun 2020 – 02:29 PM EDT
Reacciona
Comparte

El Tiranosaurio Rex no siempre fue la bestia temible que se conoce, sus versiones adolescentes nunca imaginaron en lo que se convertirían.

El T-Rex es el dinosaurio más popular y temido de la cultura pop, pero hay pocas pistas de cómo fue su desarrollo real y del proceso que vivió para convertirse en el rey de los dinosaurios.

Como todos los animales, el Tiranosaurio pasó por un proceso de crecimiento; sin embargo, la mayoría de los fósiles encontrados pertenecen a T-Rex adultos, por lo que no hay un estudio profundo de su vida temprana.

Hay una especie conocida como Nanotyrannus que ha sido debatida por los paleontólogos: hay quienes creen que se trata de un Tiranosaurio miniatura y otros argumentan que solo es una versión joven del dinosaurio.

Existen pocos fósiles de Nanotyrannus y son piezas incompletas. Los esqueletos mejor conservados de la especie todavía no han podido ser estudiados.

Un par de fósiles denominados Jane y Petey fueron clasificados como Nanotyrannus durante mucho tiempo y un nuevo estudio determinó que se tratan de T-Rex adolescentes.

«Históricamente, muchos museos recolectarían los fósiles más grandes e impresionantes de una especie de dinosaurio para exhibirlos e ignoran a los demás. El problema es que esos fósiles más pequeños pueden ser de animales más jóvenes, dice Holly Woodward», autora principal del estudio.

La nueva investigación determinó que los fósiles pertenecían a dinosaurios ligeramente más altos que un caballo y del doble de largo.

Un T-Rex adulto llegaba a medir hasta 12 metros de largo y entre 4 y 6 metros de alto, así que Jane y Petey todavía tenían desarrollo por delante.

A través de un estudio minucioso de los anillos en los huesos, al igual que sucede con los árboles, los investigadores determinaron que los dinosaurios tenían entre 13 y 15 años.

Según el análisis, el T-Rex tardaba hasta 20 años en alcanzar su tamaño definitivo y experimentaba cambios drásticos en el físico durante la adolescencia.

De acuerdo con la investigación, Jane y Petey eran delgados, con extremidades elegantes y ágiles, pero ya comenzaban a desarrollar los dientes afilados que caracterizan al T-Rex.

Los investigadores creen que el crecimiento de los Tiranosaurios dependía en gran medida de su alimentación. Si comían mucho, alcanzarían su tamaño máximo; si no lo hacían, se quedarían como T-Rex pequeños.

La nueva investigación da un nuevo panorama de cómo vivieron los T-Rex en edades tempranas y cómo se desarrollaron para convertirse en máquinas asesinas.

No te pierdas:

Reacciona
Comparte