null: nullpx
Logo image
Vix

Descifran el genoma del tiburón elefante

Publicado 9 Ene 2014 – 05:04 PM EST | Actualizado 2 Abr 2018 – 09:15 AM EDT
Reacciona
Comparte

Los estudios genómicos están entre los más empleados en la actualidad para dar respuesta a numerosas interrogantes que se hacen los científicos en diferentes ramas de las ciencias como pueden ser la biología, la paleontología, la medicina, entre otros. En este sentido, una de las últimas investigaciones que han sido dadas a conocer es la decodificación del genoma del tiburón elefante, un hecho que podría tener importantes implicaciones no solo en los estudios evolutivos, sino también para la salud y el tratamiento de enfermedades en los seres humanos.

El misterioso pez elefante

Los tiburones elefante ( Callorhinchus mili), son unos misteriosos animales que pertenecen al mismo ancestral grupo de las quimeras, peces de esqueleto cartilaginoso que están entre los más antiguos seres vivientes en nuestro planeta.

Esta especie en particular es más usual en aguas profundas de Australia y Nueva Zelanda, y presentan una especie de trompa que emplean para escarbar el fondo marino en busca de pequeños invertebrados que le sirven de alimento. De ahí proviene su nombre común de pez elefante.

Como sus parientes cercanos, los tiburones, estos animales tienen un formidable sistema inmunológico que les permite combatir muy eficientemente las enfermedades, una de las causas por las que consiguen ser especies muy longevas. Esta característica siempre ha llamado la atención de los científicos, los cuales han intentado descifrar sus secretos estudiando su ADN.

Los secretos del ADN del tiburón elefante

Además de las características que te comentamos antes, el ADN del tiburón elefante es interesante para los científicos ya que es el más pequeño de entre los peces cartilaginosos, con aproximadamente un tercio del tamaño del genoma humano, lo cual facilita considerablemente su estudio. Gracias a ello, este se ha convertido en el primer genoma completo que se ha descifrado de un animal vertebrado que no produce huesos en su cuerpo, solo cartílagos.

El estudio del genoma ha permitido descubrir que en esta especie no existe una familia de genes que parece estar involucrada con la formación de tejido óseo, lo cual había sido estudiado con anterioridad en otras especies que sí producen huesos, pero a los que cuando se les extraía el gen, disminuían su capacidad de formar este tejido.

Ahora, gracias a este descubrimiento, los científicos están más seguros sobre el papel de estos genes y podría ser un elemento importante para desarrollar terapias genéticas para combatir enfermedades como la osteoporisis en seres humanos.

Por otra parte, el genoma de este pez podría también ser de gran ayuda a la hora de responder preguntas importantes sobre la evolución de la inmunidad adquirida, una de las bases para desarrollar vacunas eficaces para combatir enfermedades relacionadas con patógenos o incluso el cáncer.

Es un sistema inmunológico muy simple y muy diferente al de los mamíferos, según explican los autores del estudio en la revista Nature, pero muy eficaz para combatir un sinnúmero de infecciones que sin embargo a nosotros nos afectan mucho más, así como enfermedades como la diabetes o la artritis.

Las inmensas potencialidades de estas investigaciones han despertado el entusiasmo de los científicos no solo debido a las infinitas potencialidades terapéuticas que presenta, sino también porque permitirán ubicar mejor a estos fósiles vivientes cartilaginosos dentro del árbol evolutivo del reino animal, donde ocupan un lugar privilegiado.

Ya sabemos lo importante que es el genoma del tiburón elefante para la ciencia, pero ¿sabes cuál es la importancia de descifrar el genoma humano?

Reacciona
Comparte