null: nullpx
Logo image
Vix

Desaparición de los Mayas: mitos y realidades

Publicado 29 Nov 2012 – 04:00 AM EST | Actualizado 2 Abr 2018 – 09:15 AM EDT
Reacciona
Comparte

La civilización maya es una de las más importantes dentro de las culturas precolombinas ya que ha dejado un legado científico y astronómico de gran importancia y es reconocida además por haber desarrollado un lenguaje escrito bastante completo, así como importantes aportes a nivel artístico y arquitectónico.

En los últimos tiempos se ha hablado mucho acerca de los mayas, sobre todo debido a esa creencia que se ha extendido y que sostiene que esta civilización predijo el fin del mundo precisamente para diciembre del 2012 y, a raíz de esto también, se ha vuelto a hablar sobre la desaparición de esta civilización y todo lo concerniente a ella, muchas veces dejando de lado los argumentos científicos e ingresando en el terreno de los mitos y la especulación. Por ello en este artículo vamos a dejar de lado las discusiones respecto del fin del mundo para centrarnos en los aspectos relativos a la desaparición de los mayas, sus mitos y realidades.

Decadencia de la cultura maya

Con la caída de una de sus principales ciudades, Teotihuacan, en el siglo VII, la civilización maya comenzó lentamente a trasladarse desde las ciudades a la selva, lo que con el correr del tiempo fue causando la decadencia de la civilización.

Investigaciones arqueológicas han podido comprobar varias razones por las cuales se fue dando este fenómeno: principalmente, se trataba de ciudades-estado (en muchas ocasiones ciudades muy grandes y pobladas) que se hallaban permanente en guerra y en disputas de poder unas con otras. Estas inestabilidades políticas, sumadas a rebeliones internas y a importantes cambios climáticos, fueron causando el declive de las principales ciudades y centros políticos y comerciales. Algunos desastres ecológicos fueron determinantes ya que afectaron directamente sus medios de supervivencia y su entorno vital.

Al abandonar las grandes ciudades, los mayas se fueron esparciendo por distintas regiones más aptas para la agricultura y se fueron formando en pequeños estados, pero que generalmente eran hostiles entre sí, por lo que cuando llegaron los españoles no les resultó difícil someterlos, determinando así la desaparición paulatina de los mayas en tanto cultura y civilización. Aunque de todas maneras, es evidente que los vestigios de tan extensa civilización se mantuvieron por mucho tiempo, incluso hasta el día de hoy.

Desaparición y legado

Habitualmente se suele creer que los mayas desaparecieron por completo tras la conquista española, pero lo cierto es que luego de la llegada de los españoles muchos grupos pequeños alcanzaron a refugiarse; uno de ellos incluso llegó a formar un pequeño reino independiente en una región hoy perteneciente a Guatemala, aunque también fue conquistado a fines del siglo XVII. Otros grupos se establecieron en la región sudeste de México y en algunas regiones de países como Belice, Honduras, El Salvador y Guatemala. En todos estos países hay, hasta el día de hoy, mayas supervivientes y en Guatemala constituyen el principal grupo étnico.

De los pequeños estados mayas que se conformaron luego de la conquista española, el último desapareció recién entrado el siglo XX, con el fin de la denominada guerra de castas que tuvo lugar en Yucatán a partir de 1847 y en la cual los nativos mayas de la región se alzaron contra la población de blancos. En el año 1901 las tropas del ejército federal mexicano ocuparon la capital maya de Chan Santa Cruz determinando así la desaparición del último estado maya.

Desde entonces la existencia de los mayas tiene sus principales manifestaciones en los grupos étnicos presentes en los países de América Central que mencionábamos y en muchos casos forman grandes poblados que mantienen viva la tradición y las creencias de esta antigua civilización, en muchos casos con rasgos que son resultado de una combinación de ideas y creencias del período clásico y de la era pos colonización, al mismo tiempo que contribuyen a extender el gran legado de la cultura maya.

Reacciona
Comparte