publicidad

Peritaje de las muertes de Apatzigán pone en entredicho la versión del gobierno mex

Peritaje de las muertes de Apatzigán pone en entredicho la versión del gobierno mex

Un informe de la PGR señala que las víctimas pudieron ser abatidas por policías federales mientras huían, lo cual contradice la versión del enfrentamiento.

Presentan inconsistencias de la PGR en cuanto al caso Apatzingán Univision

Por Peniley Ramírez  @penileyramirezUnivision Investiga

Una investigación preliminar de las muertes de ocho civiles en un supuesto enfrentamiento con policías federales el 6 de enero en Apatzingán, Michoacán, muestra que las autoridades dieron explicaciones que contradicen la versión oficial de un fuego amigo o una confrontación.

Una ficha inédita de la averiguación previa de la Procuraduría General de la República (PGR), obtenida por Univision Investiga, presenta nuevas evidencias de que las víctimas pudieron ser abatidas por los cuerpos de seguridad del gobierno mientras huían de la escena o ya estaban en el suelo.

"Son demasiados disparos y son disparos en regiones (del cuerpo) no muy comunes de un enfrentamiento", sostuvo el perito Fernando Elzaurdia, quien analizó el documento a solicitud de Univision.

Las actuaciones de la autoridad se concentraron en desmentir versiones periodísticas sobre el caso, que han apuntado a que los civiles fueron ejecutados por los policías mientras estaban armados solo con piedras y palos.

Las víctimas, de espaldas y acostados

Parte del cuestionamiento alrededor de la versión del enfrentamiento surge del reporte de la necropsia de uno de los seis hombres y dos mujeres que fallecieron esa mañana. Él presentó 20 heridas por arma de alto poder y los otros promediaron siete lesiones cada uno.

publicidad

Lea también: Funcionaria de PGR mintió sobre destitución de fiscal

El hombre de 25 años identificado por la PGR como Miguel Ángel Madrigal Marmolejo y/o Guillermo Gallegos Madrigal, tenía 20 heridas, la mayoría en el lado derecho de su cuerpo. En la fotografía que le fue tomada ese día, aparece precisamente acostado sobre ese lado.

Elzaurdia explica que esto sucede porque “ya en esa posición fue agredido. No es tan normal que en un enfrentamiento como tal, dos personas disparándose, una persona reciba tantos disparos, esto más bien me habla que esta persona estaba recibiendo disparos sin repeler agresión alguna’’.

Las pruebas están contenidas en una "ficha de seguimiento de asunto relevante" de la PGR, fechada el 28 de abril. Una copia de este documento se remitió a la oficina de la titular de esa institución, Arely Gómez, según confió a Univision una fuente interna con acceso al documento.

Seis días después de que la noticia de estas muertes en Apatzingán se convirtiera en un tema de interés para la prensa mexicana, el excomisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral en el estado de Michoacán, Alfredo Castillo, declaró: "Prácticamente todas las personas fallecidas pudieron haber sido ultimadas por sus propios compañeros".

Otros de los fallecidos presentaron disparos en la espalda, la parte posterior de la cabeza y los glúteos. El perito considera que las víctimas “no estaban de frente” a que les disparan “sino que estaban de espaldas”.

publicidad

Los videos de las cámaras de seguridad cercanas y otro de un celular que grabó una de las sobrevivientes coinciden con esta explicación. En ellos se ve a un grupo de personas que baja de unas camionetas, armados con piedras y palos. En pocos segundos regresan corriendo a cubrirse, cuando los tiros comienzan a sonar.

Pruebas no concluyentes

En la averiguación previa no hay indicios de que las autoridades hayan realizado pruebas periciales encaminadas a probar la versión que descarta el enfrentamiento y plantea una posible masacre.

El perito en criminalística consultado por Univision Investiga considera que “hay una disociación de las armas que se encuentran con el tipo de casquillos que se encuentran. No coinciden, y tampoco coinciden el número de armas con el número de participantes en el hecho, hay muchas cosas que están muy vagas en los documentos oficiales”.

Así se aprecia en los números que consigna el documento, los cuales no cuadran: participaron 43 policías federales, de los cuales 28 declararon haber disparado. A todos se les hizo pruebas de pólvora y solo 12 dieron positivo.

Cuatro armas de los civiles y 20 fusiles de alto poder de los policías federales fueron disparados, pero en la escena solo hallaron 15 casquillos, cuyos modelos no coinciden con las armas encontradas. En el documento, no aparecen otras pruebas periciales que aclaren ninguna de las divergencias.

También hay dudas respecto a otras pruebas. A los federales les analizaron para comprobar si tenían restos de pólvora el 8 de enero, más de dos días después de los hechos.

publicidad

Elzaurdia explicó que una prueba de pólvora, en un ser humano vivo, no tiene valor después de ocho horas. Añadió que “no es una prueba confirmativa de que hayan disparado. Es más, es una prueba que se puede amañar, tan solo con frotar la mano con una superficie, una tela, un pantalón, se puede borrar el indicio”.

Todas las víctimas dieron positivo a restos de pólvora en su manos, pero ninguno en su ropa. El perito considera que si verdaderamente la persona disparó “sí tendría que salir positiva esa prueba de Walker en sus ropas”. Con esta evidencia, el especialista no descarta que también esa prueba en los fallecidos haya estado falseada.

Los dos sobrevivientes del caso fueron entrevistados por las autoridades en un hospital local. Dijeron que no habían disparado, que solo llevaban palos y que los policías los habían atacado. Ellos resultaron negativos en sus pruebas de pólvora.

“Algunas de las víctimas están siendo perseguidas, ellas hablan de elementos policiacos estatales y de la policía federal, y hablan también de casos de detención, tortura y encarcelamiento de algunos de los familiares de las víctimas”, contó a Univision la periodista Laura Castellanos, quien más ha seguido el caso.

En abril, Univision publicó un reportaje de Castellanos que ya arrojaba dudas sobre la versión del enfrentamiento, basado en decenas de testimonios de sobrevivientes y testigos. Varias de las diligencias de la investigación de la PGR después de la publicación estuvieron encaminadas a desmentir fragmentos de este trabajo periodístico.

publicidad

Con el análisis conjunto de la investigación, el especialista consideró que “sería adecuado hablar de que hay ciertas cifras y ciertos datos que no nos coinciden, que no son claros y habría que pedirle algún resultado más concreto y más apegado a la realidad a nuestras autoridades. Esos datos que se tienen hasta este momento no hablan de un enfrentamiento sino más bien de una ejecución”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad