publicidad
HSBC.

La banca venezolana, también en el HSBC-Suiza

La banca venezolana, también en el HSBC-Suiza

Después del gobierno, la banca venezolana y sus apoderados ocupan el segundo lugar en depósitos provenientes de Caracas entre 2006 y 2007.

HSBC.
HSBC.

Por Maye Primera

Chavistas, opositores o caídos en desgracia, los banqueros venezolanos ocupan un lugar importante en la lista de clientes de la filial suiza del HSBC que está bajo investigación en Francia por su presunta complicidad en diseñar una fuga masiva de impuestos en 211 países y territorios.

El inventario de más de 80,000 cuentas asociadas a casi 60,000 clientes de todo el mundo, al que tuvo acceso Univisión Investiga, incluye los nombres de 1,138 instituciones, empresas y personalidades de Venezuela, que entre 2006 y 2007 sumaron más de 14.800 millones de dólares en sus cuentas asociadas. Esta suma convierte a Venezuela en el tercer país del mundo con mayores depósitos en el banco detrás de Suiza y Reino Unido.

publicidad

Univision Investiga: Los boliburgueses y los encantos del imperio

Después de las cuentas del gobierno, que acumularon 12,000 millones de dólares en el periodo citado, los saldos más nutridos de origen venezolano pertenecen a la banca, a los propios banqueros y sus familias, a corredores de bolsa y apoderados. Algunos de ellos, asociados al poder en Venezuela. Otros, investigados en Estados Unidos en el pasado reciente por delitos financieros.

Víctor Vargas:  presidente del Banco Occidental de Descuento (BOD)

El venezolano Víctor Vargas Irausquín es dueño y presidente del Banco Occidental de Descuento (BOD) y empresario del sector petrolero. Durante la era del chavismo, multiplicó su fortuna. Los documentos obtenidos por Univisión Investiga de la filial del HSBC en Suiza muestran que entre 2006 y 2007,  Vargas, sus empresas y sus socios depositaron más de 132 millones de dólares en 29 cuentas de las que eran titulares o beneficiarios.

Vargas nació hace 62 años en Barinas, el estado natal del expresidente venezolano Hugo Chávez. En una entrevista publicada en 2008 por el diario estadounidense The Wall Street Journal se definió a sí mismo como “un socialista en el sentido real de la palabra”.

Comenzó su carrera en el sector financiero venezolano como abogado en la década de 1970. En 1982 fundó un pequeño banco, el Grupo Cordillera de Barinas, que vendió una década más tarde, y en el ínterin también vendió automóviles, explotó minas de oro y construyó edificios de lujo. El dinero de esos negocios, asegura el banquero, le alcanzó para comprar en 1993 el paquete mayoritario de acciones del Banco Occidental de Descuento, una pequeña entidad financiera fundada en 1957 en el estado petrolero de Zulia, considerada hoy en día como la quinta más grande de Venezuela.

publicidad

En mayo de 2014, con un capital de 11,3 mil millones de dólares, el BOD ocupó el puesto número 1,422 en la lista de las 2,000 empresas más importantes del mundo elaborada cada año por la revista Forbes.

“Gracias a Dios, el BOD ha sido un grupo muy sano, muy ligado al negocio petrolero. Nosotros manejamos el 85%-90% de las contratistas de la industria petrolera”, dijo el banquero en junio de 2006 al periodista Gerardo Reyes.

En la misma entrevista Vargas asegura que, para la época, él y su grupo operaban directamente dos campos petroleros, uno en el Oriente y otro en el Occidente del país. Entonces había transcurrido apenas un año desde que Hugo Chávez puso en marcha su política de “Plena Soberanía Petrolera” para hacerse del control de la industria, que consistía en eliminar todos los convenios petroleros vigentes hasta 2005 para sustituirlos por un nuevo sistema de empresas mixtas. El Estado poseía el 60% de la participación accionaria y las petroleras privadas, el 40% restante. Cuatro años más tarde, Chávez decretó también la estatización de las empresas que prestaban servicios al sector petrolero.

La única cuenta a nombre del Banco Occidental de Descuento en el HSBC fue abierta el 3 de abril de 2006 y  tuvo un saldo máximo de 50,000 dólares entre 2006 y 2007. En cambio, el holding empresarial Cartera de Inversiones de Venezuela C.A., al que pertenece la entidad y que fue fundado por Vargas en 1990, alcanzó un monto de 17,1 millones de dólares en ochos cuentas a su nombre, abiertas el 22 de febrero de 2001; y otros 4,3 millones en seis cuentas pertenecientes al Banco del Orinoco, abiertas el 18 de junio de 1998.

publicidad

Otras empresas asociadas al grupo y de las cuales Vargas es propietario, sumaron montos superiores: las seis cuentas de la antigua Valencia Entidad de Ahorro y Préstamo S.A., adquirida por el grupo BOD en 2000 y con sede en Caracas y Tórtola -la mayor de Islas Vírgenes Británicas- poco más de 100 millones de dólares; la compañía National Leasing and Financial Corporation, con sede en Miami y Panamá, 2,8 millones de dólares; Majocorp 12 (antigua Nelrec Real Estates LTD), con dirección en Tórtola, 12,2 millones de dólares. En ésta última, la esposa de Vargas, Carmen Leonor Santaella, aparece también como beneficiaria. Mientras tanto, las seis cuentas personales del empresario Víctor Vargas tuvieron un saldo negativo de 436.239 dólares.

Para la época en que fue colectada la data, el expresidente del banco, Cándido Rodríguez Losada, era otro de los apoderados de las cuentas del holding Cartera de Inversiones Venezolanas C.A. y de la antigua Valencia Entidad de Ahorro y Préstamo S.A.. También poseía una ficha individual como beneficiario y propietario de la empresa Westraders One Inc, con sede en Panamá y Miami, que hasta 2007 tuvo un saldo máximo de 496 mil dólares en una cuenta abierta el 6 de abril de 2005. En esa misma fecha fue creada otra cuenta a nombre de la empresa Precision Capital Finance, donde Rodríguez Losada participaba como abogado, y que registró un balance máximo de 240 mil dólares. Rodríguez Losada había cumplido entonces 28 años trabajando como mano derecha de Víctor Vargas en materia financiera. Justo en el periodo reflejado en las listas del HSBC, Rodríguez Losada había tomado un sabático para ocupar un escaño en la octava legislatura de España (2004/2008) como senador socialista por Ourense.

publicidad

El banquero Santos Alonso Ramos también figura como beneficiario en la cuenta de Westraders One Inc. y como apoderado en las empresas propiedad de Vargas. Alonso Ramos fue director suplente del Banco Occidental de Descuento y es actualmente director del banco panameño Allbank, fundado en 2012 y presidido por Víctor Vargas. En la base de datos del HSBC, Alonso Ramos también aparece vinculado a una cuenta del Boi Bank Corporation, fundado en la isla caribeña de Antigua en 1994, que acumuló 4,9 millones de dólares entre 2006 y 2007, y donde figura como abogado el venezolano José Luis Feugas.

Además haber sido director del BOD, Feugas es socio del yerno de Víctor Vargas, Francisco D’Agostino, en la empresa de inversiones Element Capital Advisors, con sedes en Caracas, Islas Vírgenes Británicas y Panamá, según indica el organigrama de la empresa en internet.

Vargas se encuentra actualmente en Nueva York atendiendo asuntos personales que temporalmente lo mantienen alejado de la vida pública, según voceros del banco. En su ausencia,  el abogado Luis Fraga, asesor legal del grupo BOD, reconoció a Univisión Investiga la existencia de las cuentas pero aclaró que todas ellas “fueron cerradas alrededor del año 2008” y  por tanto, “no existen en la actualidad”.

“Esas cuentas, por su puesto, están reportadas al Banco Central Venezuela’’, agregó Fraga.

publicidad

“A los bancos venezolanos no les está permitido superar una determinada posición en moneda extranjera que va de acuerdo con el total de su patrimonio”, agregó el abogado.

Fraga desconoce adónde fueron transferidos los fondos una vez cerradas las cuentas. Pero sabe que el holding del banco, la Cartera Venezolana de Inversiones, tiene relaciones con el Deutsche Bank de Alemania y Société Générale de Francia.

Respecto a la sospecha de que los cuentahabientes de la sucursal Suiza del HSBC hayan incurrido en delitos de evasión fiscal en sus países de origen, Fraga argumentó que todo venezolano, aún durante la época más rígida del control de cambios vigente de 2003, tiene derecho a poseer cuentas bancarias en cualquier país del mundo, sin más limitación que el deber de declarar la existencia de esas cuentas cuando éstas estuvieran ubicadas en un paraíso fiscal.

“Y Suiza no es considerada un paraíso fiscal en Venezuela. (Por tanto) a lo único que está obligado (un ciudadano venezolano) es a declarar los ingresos que obtiene de esa cuenta, si es que obtiene alguno”, sostiene el abogado.  

Las Islas Vírgenes Británicas y Panamá, donde aparecen domiciliadas algunas de las empresas de los socios del BOD hasta 2007, sí son considerados paraísos fiscales por el gobierno de Caracas. “Pero esas no son empresas venezolanas sino que son empresas extranjeras que tienen licencia para operar allí. (…) No hay ningún vínculo establecido que haga que esas empresas tengan que tributar en Venezuela y que en consecuencia están siendo utilizadas como un mecanismo encubierto de evasión de impuestos en Venezuela”, alegó Fraga.

publicidad

Según afirma el abogado, ninguno de los tres socios autorizados para manejar las cuentas del BOD y sus filiales en el HSBC-Suiza -Cándido Rodríguez Losada, José Luis Feugas y Santos Alonso Ramos- forman parte actualmente del grupo financiero y “no mantienen ninguna vinculación en ninguna compañía del grupo actualmente, ni dentro ni fuera de Venezuela”.

Eligio Cedeño / presidente del Grupo Cedel " exsocio de los bancos Canarias, Banpro y Bolívar

Eligio Cedeño es actualmente dueño y presidente del grupo de inversiones Cedel y solía ser socio de los bancos venezolanos Bolívar, Canarias y  ProVivienda (Banpro), todos ellos intervenidos por el gobierno de Hugo Chávez en noviembre de 2009; los dos últimos, liquidados de inmediato. El 24 de junio de 2005, Cedeño abrió una cuenta en la sucursal suiza del banco HSBC a nombre de Cedel International Investment LTD, que llegó a tener un saldo superior a los 38.3 millones de dólares entre los años 2006 y 2007. Santos Luis Cedeño, socio y hermano del banquero, aparece también como beneficiario de esa cuenta.

La historia de Eligio Cedeño y Cedel durante la última década ha sido  controvertida. Tras mantener una estrecha relación con el gobierno de Chávez, el empresario y su grupo cayeron en desgracia: él fue a parar a la cárcel, luego al exilio en Estados Unidos, y sus empresas fueron liquidadas.

publicidad

Cedeño nació en Caracas en 1964, se crió en el populoso barrio de Petare y a cada oportunidad recuerda con orgullo que comenzó su carrera en la banca “desde los más bajos peldaños”, como becario, a los 16 años y que cuando cumplió los 28 ya era vicepresidente de un banco. Cedeño, su hermano Santos y otros dos socios fundaron en marzo de 1991 la casa de bolsa Citi-Invest, que una década después se convertiría en Cedel Casa de Bolsa. En julio de 2002, el Ministerio de Finanzas de Venezuela le adjudicó a esta empresa en forma directa la venta de Bonos de la Deuda Pública Nacional (DPN) por unos 146,5 millones de dólares al cambio de entonces. El patrimonio de Cedel era de solo 7,692 dólares en moneda local, según datos de la Comisión Nacional de Valores.

Cedel resultó privilegiada por el gobierno de Chávez en una cuestionable operación de compraventa de bonos de la deuda pública. El Ministerio de Finanzas emitió los bonos sin subasta, al 78% de su valor nominal y Cedel  los vendió al 83% a la banca privada que, a su vez, los revendió hasta en 91% a bancos del Estado, según denunció el presidente del estatal Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes), Jorge Pérez Mancebo. Pérez fue destituido inmediatamente.

Luego el viento cambió para Cedeño, que para la época ya era propietario de tres bancos. En febrero de 2007, el empresario fue acusado de incurrir en delitos cambiarios por 27 millones de dólares y permaneció detenido durante los siguientes tres años en una celda sin ventanas de la sede de la policía política. El Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de Naciones Unidas intercedió por Cedeño y en diciembre de 2009 la jueza María Lourdes Afiuni lo dejó en libertad, alegando que ya había superado el periodo máximo de dos años de prisión sin ser sometido a juicio.

publicidad

Hugo Chávez entró en cólera y ordenó la detención inmediata de Afiuni. La jueza fue ultrajada en la prisión de mujeres. Enferma de cáncer, recibió el beneficio de casa por cárcel. Cinco años más tarde, la justicia no ha logrado comprobar que haya sido sobornada por Cedeño para ordenar su liberación, delito del que le acusó el propio presidente Chávez.

Eligió Cedeño huyó a Estados Unidos y desde diciembre de 2009 vive en Miami en condición de asilado político. Al ser consultado por Univisión Investiga acerca de la cuenta que mantenía en la sucursal suiza del banco HSBC a nombre de Cedel Investments, Cedeño aceptó la existencia de la misma pero explicó que fue cerrada cuando cambió de residencia.

“Esa cuenta en Suiza fue cerrada en 2011 porque desde que me hice residente en Estados Unidos y declaré los fondos acá, los tuve que traer a Estados Unidos. Nosotros somos clientes allí desde 2005 y este corte es del año 2007 y yo ese año no estaba en Estados Unidos sino en Venezuela”, aseguró el empresario en una entrevista telefónica. Hasta el momento, las autoridades de ninguno de los países donde opera su empresa se han comunicado con él para pedir información sobre estos fondos ni sobre sus compromisos con el fisco, dijo.

En los archivos del HSBC,  los hermanos Cedeño también aparecen como beneficiarios de una cuenta perteneciente a la empresa Neckar Capital Limited. La cuenta fue abierta el 12 de diciembre de 2005 y  al cierre de 2007 tuvo un saldo máximo de un millón 18 mil dólares. La única dirección de la empresa que aparece en los registros del banco corresponde a la agencia del HSBC Trustee (BVI) Limited en Tortola, Islas Vírgenes Británicas, que ofrece servicios de agentes para el registro de empresas. Tanto el número de cliente de esta cuenta como el monto en capital son los mismos que el banco atribuye a Esther Bigott, una abogada venezolana vinculada a la alta jerarquía del chavismo.

publicidad

Entre 2004 y 2006,  Bigott fue comisionada por el Estado venezolano para representarle en dos juicios que se libraban en su contra en tribunales de Estados Unidos y Suiza, para reclamar el pago de unos bonos emitidos por el antiguo Banco de Desarrollo Agropecuario (Bandagro). El banco se fue a la quiebra antes del vencimiento de los papeles. En ese periodo, la Procuraduría General de la República asignó a Bigott 41 millones de dólares para subcontratar firmas de abogados en Estados Unidos.

En paralelo, la abogada representó a altos cargos del chavismo, entre ellos al difunto presidente del Parlamento, William Lara, en demandas contra  medios, periodistas y articulistas por delitos de opinión. El 14 de mayo de 2005, Bigott también representó a Eligio Cedeño cuando la empresa Cedel y la antigua Comisión Nacional de Valores lograron el restablecimiento de operaciones con bonos en dólares.

En la misma entrevista con Univisión Investiga, Eligio Cedeño negó cualquier relación de él o su grupo con la empresa Neckar Capital Limited y con Bigott.

“La cuenta Neckar Capital Limited no sé de quién es, no sabemos a quién le pertenece, no tenemos idea (…) No tengo ninguna relación con Esther Bigott de Loaiza. Creo que fue un error de ellos (del banco HSBC), porque ella no tiene por qué manejar la cuenta nuestra, no tenemos relación de ningún tipo. Nos conocemos de Venezuela y nada más que eso, no tenemos ninguna relación comercial ni laboral y menos manejando nuestras cuentas”, afirmó.

publicidad

Como Cedeño, Bigott cayó en desgracia frente al chavismo pero con menores consecuencias. En junio de 2006, el entonces presidente de la Asamblea Nacional y actual presidente de la República, Nicolás Maduro, la acusó de propiciar una supuesta reunión para sobornar a la jueza a cargo de decidir sobre el asesinato del fiscal Danilo Anderson en 2004.  Bigott fue imputada por el delito de corrupción impropia.

 “Siempre he creído que Nicolás Maduro fue sorprendido en su buena fe”, dijo la abogada al salir de la sede la

Fiscalía General. Nunca fue enjuiciada ni detenida.

Juan Carlos Escotet / presidente de Banesco C.A.

El 17 de junio de 2005, el banquero venezolano Juan Carlos Escotet abrió una cuenta personal en el HSBC que entre 2006 y 2007 reportó un saldo máximo de 4.57 millones de dólares. Banesco Internacional Bank, el holding fundado por Escotet y otros socios de Banesco, ya poseía dos cuentas corporativas desde el 25 de mayo de 2004 en la misma sucursal, que en ese periodo sumaron 7,04 millones de dólares.

Con una fortuna estimada en 3,200 millones de dólares, Juan Carlos Escotet ocupó el puesto 524 en la lista de 1,654 personas elegidas por la revista Forbes como las más ricas del mundo durante 2014. Escotet, un venezolano nacido en España el 23 de julio de 1959, comenzó su carrera en la banca a los 17 años, como mensajero, cuando también empezaba a estudiar economía. En 1986 fundó en Caracas la casa de bolsa Escotet Valores y en 1991 creó Banesco Organización Financiera. En los 11 años siguientes, el grupo compró media docena de pequeñas entidades de ahorro y préstamo, se fusionó con tres bancos, y en 2002 acabó convirtiéndose en Banesco Banco Universal. El grupo comenzó su expansión internacional en Panamá, en 1992, y actualmente opera en otros cinco países: República Dominicana, Puerto Rico, Colombia, Estados Unidos y España, donde tiene su sede Banesco Holding Internacional. Desde 2008, Banesco es el banco privado más grande de Venezuela.

publicidad

Un portavoz del banco en Caracas informó a Univisión Investiga que Banesco y sus socios no emitirán una declaración oficial sobre el tema de las cuentas del HSBC-Suiza, y subrayó que estos fondos ya fueron declarados entonces ante las autoridades fiscales de Venezuela. En España, otro vocero de la entidad explicó al diario digital El Confidencial que las cuentas suizas a nombre de Banesco eran necesarias para operar con los bonos de la deuda venezolana a nivel internacional.

Hasta la muerte del presidente, la relación entre Escotet y Hugo Chávez pasó de la cordialidad a la amenaza. “Escotet, se te va a podrir esa plata. ¡Desembucha!” [suelta el dinero], le interpeló Chávez durante el lanzamiento del plan Reimpulso Productivo, que consistía en invitar al sector privado a invertir en “una alianza productiva nacional hacia socialismo”.

Dos años después, a raíz de una crisis en la que amenazó con la nacionalización de la banca, Chávez le insistió:

“Escotet, tú me dices. Si tú no puedes, dame acá el banco. Cuánto cuesta tu banco y de una vez lo nacionalizamos”

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
publicidad