publicidad

El Chapo temía ser extraditado o asesinado, asegura su abogado

El Chapo temía ser extraditado o asesinado, asegura su abogado

En entrevista exclusiva con Univision Investiga, el abogado de Juan Pablo Badillo asegura que Joaquín Guzmán Loera se fugó para evitar la extradición

Abogado de ‘El Chapo’ explicó las razones por las que se escapó el narcotraficante /Univision

Por Gerardo Reyes @GerardoReyesC / Univisión Investiga

Joaquín El Chapo Guzmán escapó de la prisión del Altiplano el mes pasado porque tenía temor de ser extraditado a Estados Unidos o asesinado, dijo a Univisión en exclusiva el abogado del capo, Juan Pablo Badillo.

“Esa es su intención, esa es la solución a sus temores, sabedor, sencillamente dice: ahí nos vemos”, y se evadió del penal, afirmó Badillo.

De acuerdo con el abogado, quien dijo haber conocido a Guzmán desde 1993, el capo estaba muy preocupado al enterarse de que el gobierno de Estados Unidos lo había solicitado en extradición.

Guzmán lo citó al penal donde le pidió que pusiera en marcha una estrategia legal para impedir las intenciones de Estados Unidos. Badillo, quien se especializa en recursos de amparo, relató así el encuentro:

En el locutorio número doce, del Cefereso número uno, del Altiplano, él se mostró muy a gusto con mi presencia. Dice: 'Señor, qué gusto me da verlo'. Le dije: 'Señor, el gusto también es mío'. Me dijo: 'Yo estaba temeroso que a usted no lo encontraran, '¿por qué?', le pregunté. 'Porque me decían que usted no quería llevarme la defensa'. Le dije: 'Señor, aquí estoy, dígame'”.

Badillo agregó que Guzmán estaba muy preocupado por la petición de Estados Unidos y no se explica cómo se enteró pues el documento era mantenido bajo reserva por el gobierno de México.

publicidad

Esas son situaciones que ponen a cualquier persona “en un estado de nervios, de crisis emocional, nerviosa”, explicó Badillo al recordar el semblante de Guzmán. “Sin embargo, yo lo vi a él tranquilo, tranquilo, pero sí se advertía obviamente su gran preocupación”. 

Según el abogado, Guzmán también temía “ser abatido, ser asesinado”.

A la pregunta de por qué Guzmán no se sentía tranquilo, si el entonces procurador mexicano Jesús Murillo Karam había dicho que no sería extraditado en menos de 300 años, Badillo explicó que su cliente consideraba que el procurador había agitado el tema de la extradición con esa declaración.

Fue la única ocasión que me dijo: “Me preocupa esta situación”.

En los siguientes meses, Badillo presentó cuatro amparos de los cuales uno logró su cometido. Un juzgado suspendió los efectos de cualquier petición de extradición. En ese recurso, Badillo alegó que autoridades de Estados Unidos y personalidades de ese país ya prejuzgaron a Guzmán con pronunciamientos condenatorios. Entre las personalidades citó al precandidato republicano Donald Trump.   En noviembre de 2014, Guzmán designó como abogado a Badillo a través de un documento conocido por Univisión y en el que aparece la firma del líder del Cartel de Sinaloa.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad