publicidad
HSBC.

Cuenta en el HSBC estuvo ligada al fraude en el fondo pensional de PDVSA

Cuenta en el HSBC estuvo ligada al fraude en el fondo pensional de PDVSA

Empresa usada por banquero venezolano figura como beneficiaria de una cuenta en la filial suiza del HSBC.

HSBC.
HSBC.

Por Juan Cooper y Gerardo Reyes

publicidad

Univision Investiga

Una empresa de un paraíso financiero que fue usada para transacciones ilegales por un banquero venezolano condenado en Estados Unidos por un fraude multimillonario tipo pirámide, figura como beneficiaria de una cuenta en la filial suiza del HSBC, según documentos obtenidos por Univision.

Interactivo: Refugio de fortunas mexicanas 

La filial está bajo investigación por presuntamente permitir una evasión masiva de impuestos a nivel mundial.

La cuenta fue abierta bajo el nombre de la firma Rowberrow Trading Corp cuyos accionistas eran entonces los empresarios venezolanos Moris Beracha y Luis Otero Cervela. Ninguno de ellos fue acusado criminalmente en el proceso por el fraude piramidal que culminó con la condena del banquero venezolano Francisco Illarramendi en una corte federal de Connecticut.

Leer: Banca venezolana también en el HSBC-Suiza 

La estafa golpeó especialmente a los fondos de pensiones y ahorros de la estatal petrolera de Venezuela PDVSA. En febrero de 2015, Illarramendi  fue condenado a 13 años de prisión por delitos de fraude financiero y apropiación ilegal de $20 millones de dólares.

Vinculan con carteles mexicanos a dos clientes españoles del banco HSBC Univision

En un esfuerzo por recuperar $200 millones de dólares en pérdidas por el fraude, a mediados de 2012 un interventor nombrado por una corte de Estados Unidos a instancias de la Comisión Nacional de Valores (SEC), radicó una demanda civil contra Beracha, Rowberrow Trading Corp  y otras empresas.

“Beracha y esas entidades recibieron pagos exorbitantes, tasas de interés excesivas y desproporcionadas, comisiones impropias  y otros pagos indebidos’’, afirma la demanda civil.

Univision Investiga:  Los boliburgueses y los encantos del imperio 

Otero Cervela no fue demandado.

La demanda agrega que Beracha “ayudó a Illarramendi con el pago de millones de dólares en sobornos por lo menos a un oficial del gobierno de Venezuela”.

Senadores piden que investigan las fallas del banco HSBC Univision

Adam S. Kaufmann, abogado de Beracha, dijo a Univision que los alegatos de la demanda civil contra su cliente fueron retirados después de llegar a un acuerdo con el interventor. Sin embargo, el contenido del arreglo está bajo reserva.

publicidad

“Aunque no estamos autorizados para revelar los términos del acuerdo por disposiciones de confidencialidad, podemos decirle que el asunto fue anulado específicamente sin admisión de responsabilidad por actos indebidos del señor Beracha”, escribió en una carta Kaufmann a Univision.

En un afidávit aportado al caso, Illarramendi aseguró que engañó a Beracha y que el empresario no tenía idea de las transacciones ilegales.

Los archivos de las cuentas de HSBC, que son parte de una gigantesca base de datos obtenida por el diario Le Monde y el Consorcio Internacional de Periodistas Investigadores (ICIJ),  muestran que la empresa en cuestión, Rowberrow Trading Corp., llegó a tener un saldo de $7.538,000 dólares entre 2006 y 2007. La cuenta fue abierta en 1998. Beracha figura como persona relacionada con la cuenta.

Fortunas escondidas Univision

El caso

El abogado John J. Carney, interventor nombrado por la corte federal de Connecticut como liquidador, entabló en junio de 2012 una demanda civil contra Moris Beracha y empresas ligadas a él por participar durante cinco años junto con Francisco Illarramendi en numerosas transacciones presuntamente fraudulentas.

Fue una de las acciones realizadas por el interventor en su esfuerzo por recuperar el dinero perdido por los inversionistas en el esquema Ponzi atribuido a Illarramendi. Las operaciones se habrían realizado a través de las firmas MK Group y Highview Point Partners, entre otras.

Carney afirmó en la querella que Beracha recibió pagos indebidos por hacerle préstamos a corto plazo a los fondos de Illarramendi, servirle de intermediario y presentarle inversionistas -algunos de ellos del gobierno venezolano- a sabiendas de las irregularidades del esquema de inversión de Illarramendi.

publicidad

Según Carney, una de las compañías utilizadas por Beracha para realizar operaciones fue Rowberrow Trading Corp, registrada en las Islas Vírgenes Británicas.

El 5 de diciembre de 2007 el Fondo de Pensiones de PDVSA invirtió unos $34 millones de dólares en el MK Special Opportunity Fund, manejado por Illarramendi. Esta transacción fue facilitada por Beracha, quien según información recogida por el interventor, tenía buenos contactos en la petrolera estatal y cobraría el 25% de comisión, es decir $8.5 millones de dólares, afirma la demanda. Uno de los pagos, por $797,500 dólares se realizó directamente a Rowberrow Trading Corp.

De acuerdo con la demanda, Rowberrow Trading Corp fue utilizada en otras ocasiones para recibir y enviar dinero del esquema de Illarramendi. En el documento Carney  afirmó que Beracha y sus empresas, incluida Rowberrow, han debido identificar esos pagos que se hicieron por “ningún trabajo, servicio o valor’’ como una alarma para detectar que el fondo de cobertura de Illarramendi realizaba operaciones ilegítimas.

Beracha  respondió que no tenía “dominio completo de las finanzas, las políticas o las prácticas empresariales” de Rowberrow Trading Corp.

Carney reveló un cruce de correos electrónicos del 4 de diciembre de 2007 en que Illarramendi le dice a Beracha: “Creo que lo tengo todo arreglado. Las transacciones deben ir despacio, mañana se harán a Hermitage, Rowberrow y La Signoria (empresas de las cuales Beracha era accionista)”.

publicidad

A lo que Beracha le responde: “Están bien así amigo, me tienes jodido con tanta responsabilidad. Mándalas como quieras pero apúrale, es mucho dinero”.

Luego Illarramendi le dice: “…Sabemos que esto toma tiempo y no nos gusta enviar múltiples transacciones el mismo día. No podemos enloquecernos porque las avenidas se cierran, amigo”.

A lo que Beracha le contesta: “De acuerdo. Mándalas como me dijiste, yo te aseguro de que las cuentas están súper limpias”.

En su defensa Beracha argumentó que él mismo fue estafado por Illarramendi, quien le dejó pérdidas a sus empresas por $106 millones de dólares.

Beracha fue el primer venezolano en dirigir una firma financiera en Wall Street "Westfalia Investments Inc. Según el propio Beracha, en 2008 asesoró ad honorem al entonces ministro de finanzas Rafael Isea a fin de crear una estrategia para reducir la inflación en Venezuela.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad