publicidad
Obama

Una silla vacía y otros invitados al último discurso del Estado de la Unión de Obama

Una silla vacía y otros invitados al último discurso del Estado de la Unión de Obama

Obama se despide de la principal platea política del país, elogiando los logros de su gobierno y apuntando a los grandes pendientes

Obama
Obama

Por Antonieta Cádiz

En su último discurso del Estado de la Unión, el presidente Barack Obama se despide de la principal platea política del país, elogiando los logros de su gobierno y apuntando a los grandes pendientes. El mandatario tocará temas como el control de armas, el rol de Estados Unidos como país de inmigrantes y como líder mundial en la lucha contra el terrorismo.

Será la última vez en la historia que Obama cumplirá con la tradición. Esperará paciente en los pasillos del Capitolio, hasta ser llamado desde el pleno de la Cámara de Representantes con la mayor de las ceremonias.

Lo rodearán cientos de congresistas, varios de ellos esperando por horas estrechar su mano, cruzar un par de palabras o simplemente aparecer en cámara cerca de él.

Los demócratas se pararán a aplaudirlo, mientras los republicanos apenas juntarán sus manos. Será la última alocución, tras una turbulenta relación entre la Casa Blanca y el Congreso.

Política y señales

El contenido del discurso no se hace público hasta el último momento, sin embargo hay algunas señales inequívocas de los temas que se tocarán. Una de ellas son los invitados al palco de la primera dama, Michelle Obama.

Esta vez la lista de 24 personas incluye voluntarios, estudiantes universitarios, veteranos, activistas, líderes de negocios, inmigrantes e incluso el director ejecutivo de Microsoft.

publicidad

Pero uno de los elementos más llamativos es una silla vacía, que será utilizada como símbolo de las víctimas de la violencia por armas de fuego, tras el polémico anuncio de la semana pasada, donde Obama anunció acciones ejecutivas para expandir los chequeos de antecedentes a compradores.

El presidente George W. Bush hizo algo similar en el discurso del Estado de la Unión posterior al 11 de septiembre de 2001, en honor al lugar vacío en los hogares de las víctimas de los atentados.

Esta vez el objetivo de la silla vacía es “recordar a cada uno de los representantes que es su responsabilidad hacer algo con respecto a esto”, declaró la Casa Blanca en un comunicado.

Soñadores

Entre los invitados figura Oscar Vázquez, un dreamer que llegó a Estados Unidos desde México a los 12 años y se destacó como parte de un grupo de jóvenes de la preparatoria Carl Hayden que venció al equipo de robótica del Instituto Tecnológico de Massachusetts MIT, en una competencia de robótica bajo el agua.

Vázquez se graduó de ingeniería mecánica en la Universidad Estatal de Arizona, pero no podía conseguir empleo sin tener estatus legal en Estados Unidos.

Viajó a México buscando regresar legalmente al país para reunirse con su esposa e hijo y lo logró gracias al apoyo del senador demócrata de Illinois Richard Durbin.

publicidad

Vázquez logró su residencia permanente en 2010 y luego se enlistó en el ejército. Después de realizar una gira en Afganistán se convirtió en ciudadano estadounidense. Ahora trabaja en la empresa ferroviaria Burlington Northern Santa Fe Railways.

La Casa Blanca lo llamó hace una semana para anunciarle la invitación. “Mi esposa y yo estábamos muy sorprendidos”, confesó a Univision Noticias. “Es un honor, no es un logro personal, sino un reflejo de todos los que han luchado por lograr el Dream Act, que han hecho manifestaciones”, dijo.

Vázquez se hizo conocido tras la competencia de robótica en especial por el documental “Sueños bajo el agua”, donde se cuenta la historia del grupo que ganó. Además, su caso como joven indocumentado fue uno de los primeros en ser conocidos, cuando todavía el movimiento no tomaba fuerza.

El ahora veterano estadounidense aseguró que si puede hablar con Obama le agradecerá por la Acción Diferida (DACA) que le dio a los jóvenes indocumentados. “Obama ha sido un buen Presidente. Cuando estás en una posición de liderazgo nunca puedes complacer a todos, pero él ha hecho un buen trabajo, lo mejor ha sido DACA”, explicó.

Refugiados

Una de las últimas controversias que ha enfrentado a Obama con el Congreso y gobernadores de estados republicanos como Texas es la entrada de refugiados sirios luego de los atentados de París.

publicidad

En el palco de la primera dama estará un refugiado sirio llamado Refaai Hamo, quien perdió a siete miembros de su familia, incluyendo su esposa y una hija luego de un atentado perpetrado por el gobierno sirio.

Luego vivió en Turquía y tras dos años recibió el estatus de refugiado. Actualmente vive en Troy, Michigan, junto a cuatro hijos.

Obamacare

Algunos de los invitados de la primera dama representan los logros en la presidencia de Obama. Entre ellos la aprobación de la reforma de salud; para eso estará una de las caras visibles en la promoción de los beneficios de la ley, Cedric Rowland, quien trabaja orientando a la gente sobre sus opciones en el sistema de salud en Chicago.

Gloria Balenski encarna los momentos duros de miles de americanos, durante la crisis económica que afrontó el país cuando Obama recién asumió la presidencia. Su historia de cómo ella perdió su empleo y su marido -en la industria automotriz- pudo conservarlo, hablan del rescate que se le dio a este sector en 2009.

Lisa Jaster, reserva del ejército, graduada de Ranger School, encarna un cambio anunciado por la Administración en 2013 y que debe ser cumplido a cabalidad este mes: el levantamiento de la prohibición del Pentágono para que las mujeres sirvan en la primera línea de combate.

En deuda

También se espera que en su discurso Obama hable de lo que falta, de lo que no se logró y algunos de sus invitados son precisamente el rostro de la deuda.

publicidad

Un ejemplo es la reforma al sistema de justicia criminal. La ex convicta Sue Ellan Allen de Arizona dirige una organización sin fines de lucro para ayudar a las mujeres que salen de la cárcel.

Durante 2015 Obama trató de impulsar una reforma en el Congreso que redujera las sentencia a las personas condenadas por delitos no violentos, sin éxito.

Otra cara que evoca una lucha que continuará en el futuro es la de Ryan Reyes, quien fue una de las víctimas del atentado terrorista de diciembre en San Bernardino, California. Él ha sido una voz fuerte para no discriminar a la comunidad musulmana dentro de Estados Unidos.

Regreso a 2008

La lista del palco de la primera dama incluye también a Earl Smith, quien conoció a Obama en un elevador en 2008 en el hotel Hyatt Regency de Austin, donde trabajaba como director de seguridad.

Ahí le dio el parche militar de tela de su servicio durante la guerra de Vietnam. Después de 40 años con él, se lo dio a Obama, quien lo llevó con él durante toda la campaña.

“El parche será archivado en la Biblioteca Obama, un recuerdo de la gente que fue parte del movimiento que llevó al Presidente a la Casa Blanca”, aseguró la Administración.

Ahora, ocho años después se completa un ciclo. Obama inicia un año de despedidas. El primer presidente afroamericano de Estados Unidos está de salida.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad