publicidad
Una de las promesas de Trump es deportar de inmediato a dos millones de indocumentados con antecedentes criminales.

Los seis asuntos hispanos que ocuparán el primer año del gobierno de Trump

Los seis asuntos hispanos que ocuparán el primer año del gobierno de Trump

Aunque el presidente electo priorizó como eje de campaña su polémica política migratoria, a la comunidad latina también le afectará dramáticamente las decisiones que tome en materia de empleo, cobertura de salud y hasta sus relaciones con Latinoamérica.

Una de las promesas de Trump es deportar de inmediato a dos millones de...
Una de las promesas de Trump es deportar de inmediato a dos millones de indocumentados con antecedentes criminales.

Muchos hispanos con miedo a quedarse en el limbo en temas relacionados con su estatus migratorio están viviendo una carrera contrarreloj por intentar protegerse de las políticas del presidente electo Donald Trump, cuya toma de posesión sucederá en apenas un par de días.

Entre las promesas de campaña más amenazantes están la construcción del muro y la deportación de indocumentados. Sin embargo, no es solo en estos temas que los hispanos podrán verse afectados por las decisiones conservadoras que Trump tome a partir del próximo 20 de enero.

Aquí te contamos cuáles serán los seis asuntos hispanos que ocuparán su agenda y que son cruciales para la comunidad latina.

Inmigración y seguridad fronteriza

En los primeros 100 días, Trump ha prometido construir un muro y deportar a dos millones de inmigrantes indocumentados.

Para ambas necesitará un voto del Congreso que le apruebe más millas de muro en la frontera sur con México, y por otro lado triplicar el número de agentes de deportación de la oficina de inmigración y seguridad fronteriza (ICE, por sus siglas en inglés).

Necesita también aprobación legislativa para restablecer el programa 'Comunidades Seguras', que Obama eliminó en 2014 luego de seis años de duras críticas y 375,031 deportados, según datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

publicidad

Por el contrario, para decidir las prioridades de deportación, que según sus planes recaen sobre aquellos inmigrantes con antecedentes criminales, solo le bastaría acabar con los memorandos del presidente Obama en ese aspecto.

El futuro de los dreamers

En una señal que confundió a su propio partido, Trump dijo a la revista Time: "Trabajaremos en algo" para los jóvenes soñadores. "Vamos a hacer algo que va a hacer a la gente feliz y orgullosa", dijo. "Los trajeron aquí a una edad muy joven, han trabajado aquí, han ido a la escuela aquí. Algunos son buenos estudiantes. Algunos tienen trabajos maravillosos. Y están en la tierra del nunca-jamás porque no saben qué va a pasar."

Pero durante la campaña, Trump era bastante más inflexible y amenazaba con suspender la Acción Diferida de 2012 para los Llegados en la Infancia (DACA), que ha protegido de la deportación y dado permiso de trabajo a unos 800,000 jóvenes que entraron al país de manera ilegal siendo niños.

Aunque el congreso opositor de Obama nunca quiso hacer de esta medida una ley, a fines de noviembre el senador demócrata por Illinois Richard Durbin y el republicano de Carolina del Sur, Lindsey Graham, presentaron el Bridge Act, una legislación bipartidaria para proveer alivio legislativo a casi 800,000 DREAMers con DACA.

Relacionado
Richard Durbin
Senador Durbin defiende su proyecto de ley del Bridge Act
El proyecto de ley daría a los 744.000 beneficiarios de DACA un estatus de protección provisional y permisos de trabajo por tres años, entre otros.

"Durante mucho tiempo los republicanos han dicho que su problema con DACA y DAPA no son los programas en sí, sino que se pusieron en marcha a través de la orden ejecutiva. Si ese es verdaderamente el caso, no hay excusa para que los republicanos no apoyen este proyecto de ley y protejan a los jóvenes inmigrantes mediante una acción inmediata del Congreso”, dijo Cristóbal J. Alex, presidente del Latino Victory Fund.

Ciudades y Campus Santuario

Según el jurista Stephen Yale-Loehr, profesor de derecho migratorio en la Universidad de Cornell, Trump también puede tomar pasos en solitario para que las agencias federales pueden cortar el dinero destinado a las ciudades santuario.

En general, ciudades grandes como Chicago y Nueva York han dicho que servirán de 'santuarios' para inmigrantes, es decir que no entregarán a los inmigrantes indocumentados a las autoridades federales de inmigración. Por ejemplo, hace dos décadas San Francisco prohibió a la policía local detener inmigrantes indocumentados si no tienen cargos en su contra o si no tienen antecedentes de crímenes severos de violencia.

publicidad

Sin embargo el grueso de la amenaza de Trump sobre estas ciudades, que radica en cortarles “los dólares de los contribuyentes”, requerirá la aprobación del Congreso y una explicación sobre el uso que le dará a esos fondos federales.

En años anteriores los demócratas han frenado esfuerzos por los republicanos en ese sentido. Pero como los republicanos ya controlan la Cámara, el Senado y la Casa Blanca, hay una posibilidad de que sean exitosos los intentos futuros de limitar financiamiento para esas ciudades.
El otro tema en el que los latinos indocumentados más jóvenes han puesto gran interés, precisamente por las amenazas de Trump contra los Dreamers, es en la declaración de Campus Santuario.

Al menos 28 escuelas han adoptado el título desde que Trump fue elegido, y estudiantes en más de 100 han pedido a sus universidades que otorguen esta condición. Aunque por ahora son declaraciones que respaldan a la comunidad indocumentada, no está claro si solo así se pueden impedir las deportaciones o que hará Trump al respecto de la presencia de las fuerzas de inmigración en los campus.

Cobertura de salud

Por ser una cobertura de salud que beneficia a los ciudadanos de bajos recursos, la comunidad latina se verá afectada con las reformas que Donald Trump quiera hacer al respecto.

Bajo la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, conocida como Obamacare, más de cuatro millones de latinos tienen acceso a servicios de salud. En este momento y hasta el 31 de enero están abiertas las inscripciones para el último año de Obamacare y organizaciones como el Consejo Nacional de la Raza (NCLR en inglés) vienen promoviendo la urgencia de hacerlo dentro de la comunidad latina.

publicidad

“A pesar de haber logrado fuertes ganancias en las inscripciones, demasiadas familias latinas elegibles no cuentan con un seguro", dijo en un email Janet Murguía, Presidente y CEO de NCLR.

Desde que se implementó el Affordable Care Act, ACA, la tasa general de no asegurados para los latinos ha disminuido con referencia a cualquier otro grupo racial o étnico: pasando de 24.3% en 2013 a 16.2% hoy.

Sin embargo, la tasa de hispanos no asegurados en los Estados Unidos sigue siendo la más alta de cualquier grupo. “Aproximadamente a 2,6 millones de adultos les ha sido negada la cobertura de salud debido a la negativa de algunos estados -incluyendo Florida y Texas, que tienen grandes poblaciones latinas no aseguradas- de ampliar la elegibilidad de Medicaid”, agregó Murguía.

Relacionado
Inscripción al Medicare.
Qué tan riesgoso es extender a todo el país el plan de salud que implantó Mike Pence en Indiana
La elección de Donald Trump de Seema Verma, creadora del plan de salud de Indiana, como cabeza de los servicios de Medicaid y Medicare, plantea preguntas sobre cuán asequibles serán en adelante los seguros de salud para gente mayor y de bajos recursos a nivel federal, si ella decide replicar el modelo.

Lo que haga Trump con este programa, que ha prometido desmontar, dependerá otra vez del Congreso. El Senado aprobó la semana pasada una medida presupuestaria que supone un primer paso para revocar la reforma sanitaria, con un escaso margen de 51 votos a favor y 48 en contra, después de una larga sesión que se extendió hasta la madrugada. Esta medida da luz verde a varios comités del Congreso para que empiecen a preparar la legislación para desmantelar Obamacare .

Creación de empleos, reducción de impuestos

Organizaciones como las cámaras de comercio hispanas, asociaciones de pequeños y medianos empresarios e incluso algunas encuestas, siempre han argumentado que para el electorado hispano el tema más importante no es la inmigración sino la economía. Por eso el fenómeno de Latinos por Trump, ese sector del electorado que le creyó al magnate sus promesas de trabajo e hizo caso omiso a sus permanentes ofensas a la comunidad hispana.

publicidad

Según un estudio de Pew Research, los temas de mayor interés para los votantes hispanos son similares a los de todos los votantes registrados. Una abrumadora proporción de votantes hispanos (86%) dijo que la economía era muy importante para su voto. Eso no quiere decir que todos creyeron en las promesas de Trump (al fin y al cabo solo el 18% votó por él) pero sí que es una comunidad expectante frente a sus políticas laborales.

Uno de sus pilares de campaña fue el de renegociar el NAFTA, el tratado de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá. Hay una serie de visas para trabajar en Estados Unidos asociadas a este tratado. Se expiden para decenas profesiones concretas, desde científicos a agricultores. Según los cambios que acabe promulgando, estos profesionales latinos podrían acabar perjudicados o sin la posibilidad de renovar sus permisos de trabajo.

Según un estudio del 2015 hecho por The Demand Institute, casi cuatro millones de latinos quisieran ser dueños de una casa en los próximos cinco años, pero sólo 1,5 millones pueden pagarlo. Eso quiere decir que el aumento de ingresos como el salario mínimo (al que el mismo Trump se ha opuesto con la nominación de Andrew Puzder como secretario de trabajo) o acceso a crédito, son sin duda prioridades para latinos.

Relacionado
Donald Trump (i) y Andy Puzder (d), se dan la mano en el Trump National...
Trump elige a un ejecutivo de la comida rápida contrario a subir a $15 el salario mínimo como secretario de Trabajo
Andrew Puzder, director de CKE Restaurants Holdings Inc., se ha opuesto a elevar hasta los 15 dólares el salario mínimo. Se calcula que el 60% de los latinos cobra menos de esta cifra por hora.

Otras promesas como su plan impositivo son de especial interés para los latinos. Varios economistas han anotado que aunque reduciría los impuestos a todos los niveles de ingresos, los mayores beneficios, en términos de dólares y porcentajes, se destinarían a los hogares con mayores ingresos.

No solo a nivel de hogar sino corporativo: según un estudio de Biz2credit hay más de cuatro millones de negocios hispanos en Estados Unidos, con más de $ 660 mil millones en ingresos anuales combinados.

Política hacia Cuba y Latinoamérica

Aunque la visión de Trump para América Latina es aún una incógnita, Cuba será un tema central de la nueva administración, más aún trás la muerte de Fidel Castro y el fin de la política 'pies secos, pies mojados', que permitía a los cubanos que tocaban suelo estadounidense permanecer de manera legal en el país y obtener residencia al cabo de un año.

publicidad

Es improbable que la decisión de la administración Obama, que según la Casa Blanca es otro paso hacia la normalización de sus relaciones con Cuba, sea revertida por Trump, lo que deja a los migrantes cubanos a la par con el resto de quienes vienen de Latinoamérica u otros países y deben buscar la regularización de su estatus migratorio en el país sin beneficio alguno.

Considerando el compromiso político de la comunidad cubanoamericana en el sur de la Florida, y el voto de confianza que le dieron allí a Trump, lo que es predecible es que el embargo en la Isla se mantenga.

Al respecto, Trump ha enviado mensajes contradictorios. Prometió retroceder las “concesiones del presidente Obama al régimen de Castro” pese a que un año atrás afirmó estar “bien” con el proceso de normalización con Cuba.

Es posible que su decisión dependa de su equipo de asesores, específicamente de su secretario de estado, puesto para el que nominó al presidente de Exxon Mobil, Rex Tillerson: un magnate que sabe más del rol del petróleo en el poder económico ruso y chino y en las economías de las potencias de Medio Oriente, como Irán y Arabia Saudita, que de América Latina.

La política hacia la región es clave por la cantidad de latinos que viven en EEUU, que no son solo de nacionalidad mexicana y que envían gran cantidad de remesas a sus países. Según cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), América Latina recibe más de $65.000 millones al año en remesas enviadas por inmigrantes desde Estados Unidos.

publicidad

Durante la campaña, Trump aseguró que los recursos para el muro los obtendría mediante el bloqueo de las remesas de los mexicanos. Para ello modificaría una norma dentro de una ley antiterrorismo para cortar los envíos de dinero a México, a menos que el país vecino realizara un pago único de entre $5,000 a 10,000 millones por el muro.

Tras la victoria del magnate, el peso mexicano se desplomó, pero aún es incierto si tomará medidas contras las remesas.

Más desconocidas son sus posturas en otros temas relevantes, tal como si mantendrá la ayuda anunciada este año por Obama para el proceso de paz y el posconflicto en Colombia -del orden de $450 millones-, o cómo enfrentará la crisis en Venezuela.


Relacionado
Donald Trump en la planta Carrier en Indianapolis, Indiana, el 1ro de di...
La nueva forma de ver la división de clases en el Estados Unidos de Trump
La sociedad estadounidense ha ido generando una 'economía dual', que consiste en dos grupos que trabajan y ganan dinero de manera diametralmente distinta.
Relacionado
El presidente electo Donald Trump prometió eliminar todas las acciones e...
La amenaza de Donald Trump que acecha al legado de Obama
Aunque hay varias decisiones que deben pasar por el Congreso para ser aprobadas, algunas de las políticas instauradas por el presidente Barack Obama pueden ser revertidas con una simple firma de su sucesor.

Vea también:

Los nuevos rostros hispanos en el Capitolio

Los nuevos rostros hispanos en el Capitolio
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad