publicidad
La estrategia de John Boehner ante la reforma migratoria provocó criticas y rechazos por parte de la comunidad inmigrante, que le exige llevar al pleno un proyecto como el aprobado por el Senado en 2013. 

Renuncia de Boehner liberaría el camino de la reforma migratoria

Renuncia de Boehner liberaría el camino de la reforma migratoria

Ahora que su futuro polìtico no está en juego en el Congreso, republicanos moderados y demócratas le piden un voto en el pleno. 

La estrategia de John Boehner ante la reforma migratoria provocó critica...
La estrategia de John Boehner ante la reforma migratoria provocó criticas y rechazos por parte de la comunidad inmigrante, que le exige llevar al pleno un proyecto como el aprobado por el Senado en 2013. 

Por Jorge Cancino - @cancino_jorge

publicidad

El anuncio de la renuncia del presidente del Congreso, John Boehner (republicano por Ohio), no causó sorpresas en la comunidad inmigrante, tampoco entre congresistas demócratas y republicanos que trabajaron con él para intentar llevar al pleno un proyecto de reforma migratoria.

Para unos, Boehner fue un “obstáculo” que frenó los intentos para legalizar a millones de indocumentados; otros, sin embargo, ahora cuentan que desempeñó un papel clave para contener el avance del ala ultraconservadora poniendo en riesgo su propia imagen.

Leer: Aplauden mensaje del Papa en el Congreso 

“El señor Boehner se convirtió, en sus años como Presidente de la Cámara de Representantes, en uno de los obstáculos más significativos para la reforma migratoria y por tanto su partida no nos molesta”, dijo a Univision Noticias Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA, por su sigla en inglés).

“Su falta de liderazgo y debilidad por los extremistas en su partido le impidieron avanzar soluciones a los temas importantes de nuestros tiempos, incluyendo reformas a las leyes migratorias”, agregó. “Aunque teníamos esperanzas que podría controlar el odio y la intolerancia de los extremistas en su partido, pero no fue así”.

Leer:   Piden al Papa que haga "lío" en el Congreso    

John Boehner anuncia su renuncia para el fin del mes de octubre Univision

Derrota inesperada

La esperanza estaba fundada en gestos que en junio de 2014 se disiparon, cuando el entonces líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Eric Cantor, perdió la primaria ante David Brat, un político novato profesor de economía en la Universidad Randolph Macon College respaldado por el Tea Party.

“El speaker Boehner era un aliado y un creyente en la necesidad de pasar una reforma migratoria justa pero no lo pudo hacer”, dijo a Univision Noticias Lincoln Diaz-Balart, ex representante republicano por Florida. “Su renuncia es triste. Él es un hombre muy digno y honorable y amigo de las causas justas. La nación lo va a extrañar”.

Leer:  Ruegan al Papa la reforma migratoria   

publicidad

Díaz-Balart, al igual que activistas y organizaciones pro inmigrantes, reconoce que la reforma migratoria “es algo que él no pudo pasar”, y explica que uno de los mayores esfuerzos por llevar un proyecto al pleno murió el día que Cantor perdió la nominación de su distrito, y con ello el liderazgo del partido.

Cambio de planes

Se vino todo al suelo. Ya estaba todo planeado para llevar la reforma a votación, el proceso estaba encaminado y contaba con el respaldo de la mayoría de la mayoría”, una regla que el propio Boehner había establecido en julio del 2013 para discutir cualquier proyecto relacionado con la reforma migratoria, dijo Díaz-Balart.

La Regla Hastert determina que sólo pueden ser llevados al pleno aquellos proyectos o iniciativas de ley que tengan el respaldo de la mayoría de la mayoría, es decir, 118 de los 234 votos con que contaban los republicanos entre 2012 y 2014.

“Desafortunadamente la percepción fue que la caída de Cantor tuvo que ver con el apoyo, o por lo menos la disposición de Cantor de llevar el proyecto de reforma migratoria al pleno. En ese momento muchos de los congresistas que se habían comprometido con el plan se echaron para atrás y se evaporó la mayoría de la mayoría de la que hablaba Boehner”, dijo el ex congresista por Florida.

El plan del Senado

Díaz-Balart mencionó que el plan, parecido al que había aprobado el Senado el 27 de junio de 2013 (S. 744), incluía un camino para legalizar a la mayoría de los 11 millones de indocumentados y contaba con respaldo de varios demócratas, entre ellos el representante por Illinois Luis Gutiérrez.

publicidad

“Había suficientes votos en la Cámara para llevar un proyecto de ley al escritorio del Presidente y que lo firmara”, dijo a Univision Noticias Gutiérrez. “Pero se opuso un pequeño grupo que literalmente amenazó su trabajo” (el de Boehner).

Gutiérrez agrega que tras la renuncia, Boehner “ya no tiene ninguna razón para no convocar a un voto y llevar al pleno una reforma migratoria”, y con ello levantar el “secuestro” impuesto por unos pocos.

“En mi corazón siento que el speaker Boehner podría estar con nosotros y con el inmigrante y la comunidad latina. Él tiene ahora la oportunidad de responder a la llamada moral que hizo el Papa ayer en el Congreso, y superar el racismo y la xenofobia que se está apoderando del Partido Republicano y llamar a votación”.

El congresista Xavier Becerra, presidente del Caucus Hispano del Congreso, respaldó la postura de Gutiérrez y dijo que Boehner ahora " tiene la oportunidad de abordar, sin trabas, los retos que ha esperado para hacer frente y que el pueblo estadounidense espera que resuelva", entre ellos la reforma migratoria".

La percepción pública

Si bien los detalles de los problemas enfrentados por Boehner no son públicos, se perciben. “Su renuncia no es sorpresa. Él ha tenido muchos problemas dentro de su propio partido, fuerzas internas que quieren moverlo en una dirección contraria. Está a la vista, pero los electores no están contentos con la forma en que ha ejercido su liderazgo. Entendemos que ha sido una victima de todo eso y que el asunto migratorio juega un papel decisivo”, dijo a Univision Noticias Abel Monterroso, director ejecutivo de Mi Familia Vota.

publicidad

“El problema es que ahora el partido está teniendo una postura muy dura. Algunos precandidatos presidenciales han mostrado enfoques severos y eso, sin lugar a dudas, complicó el liderazgo de Boehner”, agregó.

Uno de los precandidatos, Donald Trump, propuso deportar a los 11 millones de indocumentados en un plazo de 18 meses. Junto a otros contrincantes por la nominación presidencial republicana, el magnate también sugirió cambiar la Enmienda 14 de la Constitución para impedir que los hijos de indocumentados nacidos en territorio estadounidenses adquieran la nacionalidad automática.

Futuro incierto

Estamos preocupados por el futuro liderazgo republicano. Por ahora solo nos queda esperar a ver quién lo sustituirá y adónde quiere llevar el debate. Y si resulta en un miembro del Tea Party, pues se va a complicar mucho más el asunto de lo que está en estos momentos”, dijo Monterroso.

Gustavo Torres, director ejecutivo de Casa de Maryland, dijo que Boehner “fue incapaz de llevar a su bancada en el movimiento hacia adelante en temas críticos como la inmigración”.

“Se sacudió al desafío” apuntó, y dijo que la comunidad inmigrante se mantendrá expectante ante el nombramiento del nuevo líder republicano de la Cámara que se convertirá en Presidente del Congreso.

“No deja de ser preocupante”, anticipa Monterroso. “Genera incertidumbre. Y a río revuelto ganancia de pescadores. Estamos muy pendientes de lo que vendrá”.

publicidad

Un poco menos optimista se mostró Roberto Izurieta, director del departamento de política latinoamericana de la Universidad George Washington. “Pienso que el retiro de Boehner es un triunfo del sector más conservador del Partido Republicano, que ha tenido prácticamente secuestrada a la dirigencia más moderada, como es el caso de Boehner. Por eso el no pudo hacer nada sobre la reforma inmigratoria”.

Deuda pendiente

Para los republicanos, la partida los deja “endeudados”. “Quiero agradecer al speaker Boehner por sus esfuerzos para hacer que nuestro partido tanto en Ohio como en nuestro país sea más fuerte”, dijo en un comunicado Reince Priebus, presidente del Comité Nacional Republicano (RNC, por su sigla en inglés). “Él ha sido un incansable defensor de los principios conservadores” y nuestro partido “tiene una gran deuda con él”.

El líder demócrata en el Senado, Harry Reid (Nevada), dijo que Boehner “ siempre cumplió su palabra” y reconoció que su liderazgo ha sido “difícil”.

Lynn Tramonte, directora adjunta de Americas Voice, dijo que Boehner “puede haber querido convertirse en una fuerza modernizadora para su partido, pero no estuvo dispuesto a enfrentarse a matones como (el congresista) Steve King”.

Agregó que en 2013 y 2014 Boehner contaba con los votos necesarios para llevar al pleno la reforma migratoria, pero que al final de cuentas se dejó doblegar por el ala ultraconservadora.

publicidad

"Pudo haber sido el heroe que pudo haber sacado a los republicanos del profundo hoyo latino electoral en que se encuentran", dijo a Univision Noticias Eliseo Medina, ex secretario-tesorero del Sindicato Internacional de Empleados y Servicios (SEIU). "Pero su cobardia politica se lo impidió. Ese es el legado que le deja a su partido".

El peso de la minoría

Díaz-Balart agrega que el proyecto de ley que estaba en manos de Boehner contaba con apoyo bipartidista, “como el que aprobó el Senado” ( el 27 de junio de 2013), pero la derrota de Cantor en Virginia “no solo significó que se perdiera el liderazgo de la bancada”.

“Ellos (el ala ultraconservadora) no tienen la mayoría del partido” pero cuentan con el peso político suficiente para tenerlo en el lugar donde se encuentra. Prueba de ello es el avance de precandidaturas presidenciales como la de Trump, pero no todos están convencidos que se quedarán con la presidencia del Congreso, advirtió Díaz-Balart.

“Imagino que Kevin McCarthy va a suceder a Boehner. El tiene la delantera para esa posición. Y será quien, sin ninguna duda, tendrá que batallar en la contienda para conseguir la mayoría. Es muy hábil, inteligente y diría que representa la tradición de lograr consenso, como ha sido la tradición que representa Boehner”, apuntó.

Cabrera dijo que ante la probable llegada de McCarthy para suceder a Boerhner, “le hacemos un llamado urgente desde ahora a que represente la gran diversidad y riqueza cultural de este estado. Y que no deje de lado a la comunidad latina, que nuevamente, como en las últimas elecciones, será clave para decidir el futuro de Estados Unidos”.

publicidad

El proyecto S. 744 incluyó un camino a la ciudadanía para indocumentados que están en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2010, pagan impuestos, hablan inglés y carecen de antecedentes criminales. Los beneficiarios entrarían en un estado de residencia provisional por 10 años al término de los cuales podrían pedir la residencia permanente. Tres años después serían elegibles para convertirse en ciudadanos estadounidenses.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad