publicidad
El controvertido magnate Donald Trump.

Trump se va ahora contra Merkel por su 'insensata' política hacia los refugiados

Trump se va ahora contra Merkel por su 'insensata' política hacia los refugiados

"No me gustan las migraciones. No me gusta la gente que viene (...) Va a haber disturbios en Alemania. Lo que ella ha hecho en Alemania es insensato".

El controvertido magnate Donald Trump.
El controvertido magnate Donald Trump.

" No me gustan las migraciones. No me gusta la gente que viene (...) Va a haber disturbios en Alemania. Lo que ella (Angela Merkel) ha hecho en Alemania es insensato", declaró Donald Trump, favorito de las primarias republicanas a las elecciones presidenciales estadounidenses, en una entrevista con la cadena CBS.

publicidad

El magnate, que ya hizo declaraciones controvertidas contra los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos, dijo ser "sin duda" favorable a recibir 10,000 refugiados en su país.

Pero "¿ 200,000 personas?", se preguntó. "Sería un enorme caballo de Troya (...) si esa gente resulta ser del grupo Estado Islámico", opinó.

Está previsto que Alemania reciba entre 800,000 y un millón de refugiados este año, y Merkel afirma que su país tiene la capacidad de acogerlos.

Sin embargo Donald Trump propone, como alternativa, la creación de una zona de exclusión aérea en el norte de Siria para los refugiados. Los países del Golfo tendrían que "agarrar un gran pedazo de Siria y crear una zona segura para las poblaciones", comentó.

El candidato afirmó también que él "habría podido" usar la fuerza contra el presidente sirio Bashar al Asad cuando utilizó armas químicas, y añadió que "probablemente (podría) entenderse bien con (el presidente ruso) Vladimir Putin", porque "Obama no le gusta nada".

"Mientras (Putin) ataque al EI, estoy a favor de "los bombardeos rusos en Siria", agregó.

El millonario hizo mención también, en la misma entrevista, a la cuestión de las armas. En este sentido, afirmó ir armado "a veces" y sugirió a los estadounidenses que hicieran lo mismo en caso de tiroteo.

publicidad

"Me siento mucho mejor cuando voy armado", explicó.

"Si todo el mundo en esa aula" de clase de la universidad de Oregon, donde un hombre de 26 años mató el pasado 1 de octubre a nueve personas antes de matarse, "hubiera tenido un arma, habríamos tenido un resultado mejor", estimó.

Hispana que apoya a Trump dice que soñó con él antes de conocerlo Univision

Enfoca su campaña hacia el sur

Donald Trump es un neoyorquino impetuoso que sabe que el camino hacia la nominación presidencial republicana pasa por una serie de estados sureños donde los habitantes se enorgullecen de su gentileza y hospitalidad.

Trump lidera varias encuestas estatales en la región, así como a nivel nacional. En las últimas semanas ha contratado asistentes en Alabama, Georgia, Florida, Tennessee, Texas y Virginia, junto con personal en Carolina del Sur, sede de las primarias iniciales en la región.

Trump y sus principales consejeros citan la expansión como un intento de combatir las nociones " impulsadas en parte por sus propias declaraciones" de que está reconsiderando su postulación, luego de que algunas encuestan dejaran entrever que su impulso se ha estancado.

publicidad

"Me encanta esto... amo al país. Nunca, nunca nos vamos a salir de esto", dijo a miles de seguidores el sábado en Norcross, suburbio de Atlanta. "Vamos a llegar hasta... la convención, y después de eso vamos a vencer a Hillary (Clinton), o a quien sea, de manera contundente".

Trump dijo a sus seguidores que tiene preparados varios anuncios de televisión "en caso de ser necesarios". Indicó que inicialmente planeaba gastar 20 millones de dólares en publicidad para este momento de la campaña, pero señaló que no ha tenido necesidad. Hizo notar la atención mediática gratuita y las muchedumbres como la del sábado o el evento público en Alabama realizado en agosto, en donde atrajo a más de 30,000 personas.

De hecho, los expertos políticos a lo largo del sur aseguran que Trump no debería ser tomado a la ligera y que la región podría darle un gran impulso el año entrante, incluso si él no parece ser el candidato natural.

Acusan de abusos y excesos en Panamá

Y mientras el aspirante republicano se enfoca en hacer crecer su campaña y dar controvertidas opiniones, los administradores de un enorme edificio de apartamentos de lujo en Panamá que porta la marca Trump expulsaron a la empresa del magnate meses atrás, entre acusaciones de mala gestión, gastos excesivos y bonificaciones no reveladas que los ejecutivos se pagaron a sí mismos.

publicidad

El virtual golpe de Estado en el Panama City Trump Ocean Club, el edificio más grande de Centroamérica, ofrece un vistazo al funcionamiento del imperio de negocios del más prominente de los precandidatos republicanos a la presidencia de Estados Unidos y al estilo de manejar las cosas que podría esperarse si Trump llega a la Casa Blanca.

La transparencia y la atención a los gastos no son su fuerte, pero sí exprimir al máximo el lenguaje contractual.

Ya sea al hacer frente a los banqueros de Wall Street, enfrascándose en debates con sus rivales republicanos a la presidencia o dirigiendo una asociación de condominio, Trump ha promovido sus intereses aprovechando su reputación descomunal, astucia y energía.

En una entrevista, el hijo de Trump, Eric, desestimó las acusaciones de mala gestión diciendo que eran solo un intento orquestado para mancillar la reputación de los triunfos de la familia Trump. Calificó al proyecto de "un emblema increíble y, francamente, un gran testimonio de Estados Unidos".

Construido con la forma de una vela de barco abierta por el viento, el edificio es reconocido como uno de los más bellos de Panamá. Los visitantes pueden disfrutar de bebidas en el piso 65, con todo y una piscina sin borde aparente que parece flotar en el aire, con el océano al fondo.

"Estoy orgulloso de haber desarrollado este rascacielos extraordinario", dijo Trump en un folleto promocional de 2007, que incluía la promesa de construir "una marca histórica en América Latina y el Caribe".

publicidad

Resulta, sin embargo, que Trump no fue el desarrollador del proyecto: se limitó a rentar su marca, aunque eso tuvo un precio alto. Un prospecto de bonos en 2007 para el proyecto estimaba que acumularía 75.4 millones de dólares en pagos por el arrendamiento de licencias, aproximadamente dos tercios de la cantidad recaudada.

El único que ganó

Agobiado por los sobrecostos y la recesión mundial, el verdadero desarrollador del complejo suspendió los pagos de sus deudas a los pocos meses de que se cortó la cinta inaugural en 2011. Trump ganó unos 20 millones de dólares en concesiones mediante un acuerdo de quiebra posterior, y probablemente fue el único participante del acuerdo original que salió ganando.

Junto con sus marcas y sus contratos de gestión hotelera, Trump firmó un tercer contrato para administrar todo el edificio. Una serie de párrafos contractuales le dieron a la empresa de Trump el derecho de voto en la junta de propietarios, en nombre de cientos de hoteles y unidades en condominio.

Los compradores se habrían enterado de que abdicaron a sus derechos de voto sólo si hubieran leído las letras pequeñas de sus contratos de venta, dijo Al Monstavicius, un médico de Nevada jubilado que compró un penthouse.

"No debería haber firmado eso", dijo Monstavicius. "Pero no hubo nada que pudiera hacer porque mi dinero estaba comprometido", agregó.

publicidad

Siga la información política de Univision en  Destino 2016 , Twitter:  @UniPolitica  y Facebook:  Univision Política

For more information in English please visit & subscribe: www.univisiondaily.com

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad