publicidad
.

¿Qué tendrá de diferente el debate republicano de Wisconsin? logo-notici...

Wsiconsin debate republicano

¿Qué tendrá de diferente el debate republicano de Wisconsin?

¿Qué tendrá de diferente el debate republicano de Wisconsin?

Tras los problemas generados por la conducción del último careo entre precandidatos republicanos, Fox ofrece un debate “centrado en los temas”

Wsiconsin debate republicano
Wsiconsin debate republicano

María Luisa Rossel / Washington 

"CNBC nunca hizo las verdaderas preguntas, nunca cubrió los temas reales. Es por eso que el 10 de Noviembre, el verdadero debate sobre nuestra economía, acerca de nuestro futuro, será sólo en la cadena Fox Businness…” así arranca el eslogan de FOX Business, el canal de televisión por cable que transmite noticias de negocios.


Se trata de promover el cuarto debate entre los precandidatos republicanos y de criticar a la competencia, la CNBC. La experiencia de aquel último debate republicano dejó expuesto el malestar de los aspirantes a la Casa Blanca en la manera como se manejan los careos.

Será difícil olvidar el episodio de la moderadora, Becky Quick, admitiendo desconocer la fuente de información que usaba al cuestionar a Donald Trump o la intervención de Ted Cruz con un rosario de críticas directas a Carl Quintanilla y John Harwood, los otros dos moderadores.

A pocas horas del cuarto debate republicano en el Teatro de Milwaukee, en el estado de Wisconsin, los candidatos mantienen su postura, piden mayor control sobre el formato y el contenido de las preguntas.

Sin confrontaciones

Fox Business ha cedido ante una de las peticiones de los candidatos y sus jefes de campaña.

Aunque no existió ninguna reunión entre los representantes de los candidatos y los directivos de la FOX,  la televisora decidió de manera independiente dejar que los candidatos tengan más tiempo para sus respuestas.

publicidad

Esta vez tendrán noventa segundos para responder a las preguntas de los moderadores y sesenta segundos si sus nombres son mencionados por otros candidatos.

Y aunque la cadena de televisión no se ha comprometido formalmente a permitirle a cada candidato treinta segundos para una presentación inicial y otra de cierre al final del debate, se espera que lo haga.

El partido Republicano por su lado desea evitar una nueva confrontación entre precandidatos y  moderadores y eliminar cualquier duda entre los candidatos sobre la falta de exigencia con garantías mínimas para un debate equitativo por parte de las cadenas de televisión por cable.

El Comité Nacional Republicano no participó en una reciente reunión dónde los jefes de campaña de por los menos once precandidatos, discutieron cambios al formato de los debates.

Pero la vocera republicana, Ruth Guerra, insistió a Univision.com desde Milwaukee que el partido como “facilitador” de los equipos de campaña, “está en permanente comunicación con los todos los candidatos” que participan en la contienda electoral.

“Queremos asegurarnos que lo ocurrido no vuelva a pasar”, dijo Guerra en referencia a la experiencia de CNBC y expresó que el énfasis del debate de este martes debe estar en la economía.

Para la mayoría de los precandidatos las reglas establecidas por las cadenas de televisión y aceptadas por el partido republicano hasta ahora, han sido arbitrarias.

publicidad

Guerra defendió el rol del Comité Nacional en la negociación de los debates con las cadenas de televisión por cable y dijo que la prioridad del partido siempre ha sido que todos los candidatos puedan llevar su mensaje a los electores por igual.

Altas audiencias

Los debates de las primarias están atrayendo más audiencia que en años anteriores.

El reto de los moderadores Maria Bartiromo y Neil Cavuto de la cadena Fox Businness, junto al editor en jefe del diario The Wall Street Journal, Gerard Baker, será evitar caer en la tentación de buscar los ataques personales entre candidatos.

Para Luis Botello, Director de Proyectos Especiales del Centro Internacional para Periodistas, todo a apunta a que el debate de hoy será “más corto y más directo” y que los moderadores serán más cautelosos.

“Van a cuidar del contenido de sus preguntas para evitar dar la impresión de que están orientadas a dejar mal parados a los candidatos”, dice Botello.

Además, esta vez habrá menos contendores respondiendo preguntas.

Serán ocho candidatos en la palestra: John Kasich, gobernador de Ohio; Jeb Bush, exgobernador de Florida; Marco Rubio, senador de Florida; Donald Trump, magnate de la construcción; Ben Carson, neurocirujano; Ted Cruz, senador de Texas; Carly Fiorina, ejecutiva de negocios y Rand Paul, senador de Kentucky. 

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, y el exgobernador de Arkansas, Mike Huckabee, no lograron el mínimo en las encuestas y quedaron por fuera del debate en horario estelar.

publicidad

Quién negocia qué

Un tema quizá aún más complejo es quién debe manejar las negociaciones con las cadenas de televisión por cable, el partido a nivel nacional o los consejeros legales y jefes de campaña de cada candidato.

Ese es uno de los asuntos más espinosos antes de cada debate. Para Luis Botello, debería ser el Comité Nacional Republicano, quién tenga a su cargo las negociaciones sobre los debates televisados y no los estrategas políticos de cada candidato porque ellos tienen un interés particular y no un interés público.

Está por verse si los moderadores de la cadena Fox Business darán igualdad de tiempo a cada candidato para responder a las preguntas y si los candidatos tendrán el mismo número de preguntas asignadas.

Es decir, si habrá oportunidad de intervenir de manera equitativa. Este punto, al igual que el derecho a réplica, ha sido uno de los principales asuntos abordados en la reunión entre los directivos de las campañas de cara al debate de hoy.

La pregunta que ha quedado pendiente sobre quiénes deben ser los entrevistadores la lanzó Ted Cruz, quien, tras el cataclismo de CNBC, planteó la necesidad de “certificar” la vocación republicana de los moderadores con haber votado en una primara del llamado Gran Viejo Partido “al menos una vez”.

Si se aceptara la sugerencia de Cruz los moderadores tendrían que ser reconocidos periodistas conservadores Sean Hannity, Mark Levin o el muy controversial Rush Limbaugh.

publicidad

 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad