publicidad
Ben Carson, neurocirujano retirado fue uno de los contendientes por la candidatura republicana 2016.

Por qué también Ben Carson amenaza con lanzarse como candidato independiente

Por qué también Ben Carson amenaza con lanzarse como candidato independiente

El doctor retirado se sumó con su advertencia al otro aspirante republicano "rebelde", Donald Trump. Te explicamos por qué

Ben Carson, neurocirujano retirado fue uno de los contendientes por la c...
Ben Carson, neurocirujano retirado fue uno de los contendientes por la candidatura republicana 2016.


Por Fernando Peinado @FernandoPeinado

publicidad

Ben Carson amenazó este viernes con lanzarse como candidato independiente, sumándose con su advertencia al otro aspirante republicano "rebelde", Donald Trump.

El doctor retirado está disgustado con la noticia de que una veintena de líderes republicanos discutieron el lunes en una cena la estrategia del partido ante una convención negociada.

Esas dos palabras hacen referencia a un escenario poco deseado no solo por Carson, sino por los propios republicanos, pero que aparece como una posibilidad cada vez más factible.

Si no emerge un candidato fuerte durante el proceso de primarias, los delegados que acudan a la convención de julio en Cleveland, Ohio, podrían tener que enfrentarse a horas de tensas discusiones para elegir a un aspirante en una convención negociada. En ese caso, los delegados serían libres para elegir al candidato de su preferencia, ignorando la opción de los votantes en primarias.

En esencia, es el modo por el que los candidatos republicanos eran elegidos hasta hace cuatro décadas.

Los pesos pesados del partido se reunían a puerta cerrada y "negociaban" quién iba a ser el candidato que les representaría en la elección general. Los delegados solían tener en cuenta la preferencia de los votantes en las primarias y caucus estatales, pero no siempre era así, indica en conversación con Univision Noticias el politólogo Joshua Putnam, de la Universidad de Georgia.

publicidad

El modo de elección actual en el que la gran mayoría de delegados están "atados" por la voluntad popular solo se instaura en 1976, tras la presión popular por crear un proceso más democrático.

Pero la reforma dejó abierta la posibilidad de recurrir a la convención negociada. Esto ocurriría si ningún candidato se asegura la mayoría en una primera votación. "Han permanecido como una reliquia de otra era", dice Putnam.

Desde la reforma, no ha sido necesario "negociar" un candidato. La ocasión en que se estuvo más cerca fue en 1976, cuando Gerald Ford llegó a la convención con una ligera ventaja sobre Ronald Reagan. Finalmente no fue necesario porque Ford obtuvo la mayoría en la primera votación.

Gerald Ford ganó por un escaso margen la convención republicana en 1976
Gerald Ford ganó por un escaso margen la convención republicana en 1976

El escenario de una convención negociada no es apetecible para el partido porque podría agravar las divisiones causadas por la irrupción de candidatos no convencionales como Trump o Carson.

La cena en que se discutió la estrategia del partido ante una "convención negociada" fue revelada a Washington Post por cinco fuentes anónimas. Tras conocer la noticia, Carson amenazó en un comunicado este viernes con abandonar el partido:  "Si esto es el principio de un plan para ignorar la voluntad de los votantes y reemplazarla con la voluntad de la élite política, les aseguro que Donald Trump no será el único que abandone el partido". 

Tampoco le gustó la noticia a Trump, que el miércoles había reiterado que no descarta lanzarse como candidato independiente, 

publicidad

"Estaría en desventaja", le dijo al Washington Post. "Hacer tratos, ésa es mi ventaja. Mi desventaja es que estaría yendo contra tipos que crecieron juntos, que se conocen íntimamente y no sé quiénes son, ¿OK? Esa es mi desventaja".

Las amenazas de deserción ponen nerviosos a muchos dentro del Partido Republicano, que quieren evitar competir contra candidatos independientes. A muchos les recuerda la elección de 1992 en que, según análisis ampliamente aceptados, el candidato independiente Ross Perot restó votos al aspirante republicano George H. W. Bush. Aquella elección fue ganada por el demócrata Bill Clinton.

Ross Perot en 1992
Ross Perot en 1992


El jefe de estrategia del Comité Nacional Republicano, Sean Spicer, trató de calmar los ánimos recordando que el partido es "neutral en el proceso y que las reglas son fijas hasta que comienza la convención el próximo mes de julio".

"Nuestra meta es asegurar una nominación con éxito y eso requiere que pensemos en todos los escenarios posibles, entre ellos una convención en disputa", explicó.

De todos modos, algunos analistas creen que el escenario de la convención negociada no acabará produciéndose. 

El excongresista Lincoln Díaz-Balart le dijo a Univision Noticias que ve como normal las "conversaciones preliminares sobre contingencias".

Putnam cree que aún es pronto y que cada cuatro años a estas alturas se producen discusiones de este tipo. "Conforme avancen las primarias lo común es que se retiren candidatos débiles y que emerja un claro favorito".

publicidad

El problema para los republicanos, como reconocen los analistas, es que hasta ahora esta campaña ha sido de todo menos común y no pueden descartar que acabe de modo turbulento.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad