publicidad
.

Lawrence Lessig, candidato demócrata: Nuestra democracia "es la de una r...

Lawrence Lessig, candidato demócrata: Nuestra democracia "es la de una república bananera"

Lawrence Lessig, candidato demócrata: Nuestra democracia "es la de una república bananera"

El profesor de Harvard, que hace campaña contra el poder de los millonarios en política, se queja de que los demócratas no lo quieren en los debates

Larry Lessig: nuestra democracia es la de una república bananera /Univision

Por Fernando Peinado @FernandoPeinado desde Cambridge, Massachusetts

Muchos aspirantes a la presidencia se rodean de una burbuja de asistentes, pero el profesor de Harvard Lawrence Lessig llega solo a su entrevista con Univision Noticias en el campus de la universidad, conduciendo su Toyota Prius rojo.

“Soy bastante autosuficiente”, explica Lessig, de 54 años, que ha despertado el entusiasmo de un sector de votantes preocupados por la influencia de los megamillonarios en la política. Hace un mes se postuló para la nominación a la presidencia por el Partido Demócrata y ya ha recaudado más de $1 millón, de manos de más de 10,000 donantes, pero ahora se encuentra con un gran impedimento para que su campaña progrese.

Es muy probable que no se clasifique para el primer debate demócrata, el próximo martes en Las Vegas, porque no cumplió uno de los requisitos de CNN, canal que lo retransmitirá: no ha recibido hasta ahora al menos un 1% de apoyo en tres sondeos de alcance nacional publicadas antes del debate.

Él se queja de que la mayoría de las compañías encuestadoras no están incluyendo su nombre en sus preguntas a los votantes, a pesar de que sí lo hicieron con políticos que no se han lanzado como Joe Biden. Hasta ahora solo un estudio, de Public Policy Polling, le otorga el 1% necesario para clasificarse.

Lessig se postuló el 9 de septiembre en Claremont, Nueva Hampshire
Lessig se postuló el 9 de septiembre en Claremont, Nueva Hampshire

El profesor sospecha que su exclusión de las encuestas se debe a que el Comité Nacional Demócrata, máximo órgano del partido, no quiere la intrusión de candidatos no políticos. “La presidenta del CND, (Debbie Wasserman-Schultz) ni siquiera ha contestado a mis llamadas telefónicas para hablar sobre por qué excluyen a un candidato creíble del escenario del debate”. Como prueba de esa supuesta animadversión, señala que cuando otros candidatos demócratas anunciaron su candidatura, el CND difundió comunicados a la prensa en los que les daba la bienvenida a la competición, algo que no han hecho en su caso.

En un comunicado enviado a Univision Noticias, el Comité Nacional Demócrata, máximo órgano del partido, dijo que son las cadenas de televisión las que fijan los criterios para clasificarse a los debates. “Las casas de encuestas son organizaciones independientes”, dice el comunicado.

publicidad

Lessig dice que participar en los debates es “crucial” para la sobrevivencia de su campaña. Su propuesta se basa en la aprobación en cuestión de un año de una ley de reforma de la financiación electoral. Tras lo cual él se ha comprometido a dimitir y pasarle el relevo a su vicepresidente, que puede ser elegido de una lista en su página web entre los que se encuentran la senadora Elizabeth Warren, el humorista Jon Stewart y su rival por la nominación demócrata, el senador Bernie Sanders.

Lea también: Lessig quiere ser un presidente fugaz

Por ahora, cinco candidatos tienen garantizado un podio en el hotel y casino Wynn de Las Vegas. Junto a la líder en las encuestas, la exsecretaria de Estado y exprimera Dama Hillary Clinton, aparecerá Sanders, quien ha movilizado a multitudes con sus propuestas de izquierda, y otros tres candidatos mucho menos conocidos, el exgobernador de Maryland Martin O’Malley, el exgobernador de Rhode Island Lincoln Chafee y el exsenador por Virginia Jim Webb. El vicepresidente Joe Biden, que medita su candidatura, tendría reservado un podio incluso si se postula el mismo día del evento.

Lessig señala, por ejemplo, que Chafee ha recaudado menos fondos que él a pesar de llevar tres meses más como candidato.

“Mi campaña es más viable y tiene más energía que las de otros”, protesta. Muchos de los simpatizantes de Lessig son activistas e internautas que lo conocen por sus charlas publicadas desde hace años en videos que acumulan millones de visitas.

publicidad



Muchos internautas conocen a Lessig gracias a sus charlas sobre política
Muchos internautas conocen a Lessig gracias a sus charlas sobre política


La reclamación de Lessig refleja en parte el dilema de dónde poner el límite para participar en los debates televisados, que en la era de internet siguen siendo fundamentales para conectar con los votantes.Hay 165 personas registradas en la Comisión Federal Electoral como candidatos demócratas, un procedimiento que es tan sencillo como  llenar  un formulario  de una página con su nombre, dirección, afiliación política y otra información básica. Algunos son claramente falsos, como Forrest Gump o Bill Clinton.

Lea también: Cuán difícil sería para Kanye West postularse para la presidencia

Por lo general, los medios y las casas encuestadoras solo cubren información de los candidatos con experiencia en cargo electo.

publicidad

Del lado demócrata todos los participantes en el debate son políticos de carrera.   Según Lessig, el sistema electoral está diseñado para favorecer a estos o a multimillonarios que pueden costearse la campaña. 

Entre los republicanos, tres candidatos sin experiencia política se encuentran desde hace semanas en lo alto de las encuestas,   el magnate de los bienes raíces Donald Trump, el neurocirujano retirado Ben Carson y la exdirectora ejecutiva de Hewlett Packard Carly Fiorina. Los tres pertenecen al 1% más rico de la población.

El profesor no está dispuesto a rendirse fácilmente, aunque su candidatura le está costando caro. Ha tenido que pedir una licencia en la universidad mientras recorre el país y está "echando mano de mis ahorros", dice Lessig, que tiene un equipo de campaña de una veintena de personas. Su campaña compró espacios publicitarios por un precio de $100,000 que emitirán las televisiones en los próximos días. En ellos aparecen candidatos republicanos como Marco Rubio junto a logos corporativos, sugiriendo que Lessig es el único capaz de arreglar un sistema corrupto.

Confía en que su mensaje le conectará con los estadounidenses frustrados por el poder de los ricos en política. Un 84% considera que el dinero tiene demasiada influencia en las campañas.


publicidad


Recuerda un dato que expuso una investigación del New York Times a principios de agosto: menos de 400 familias habían donado hasta entonces la mitad del dinero en la campaña 2016. "Esto no es una democracia estadounidense, es una democracia de república bananera", sentencia.



Si no se clasifica para el debate del martes, Lessig guarda esperanzas de hacerlo para el segundo, pautado para el 14 de noviembre en Iowa, cuyos criterios aún no han sido anunciados por CBS. Pero el profesor dice que esperará la llamada de los organizadores del evento de la semana que viene hasta prácticamente el último minuto.


"Me presentaría tan pronto como me dijeran que puedo", dice el profesor, que ruega que le avisen con tiempo "porque Las Vegas está en la otra punta del país".

Para preguntas, ideas y críticas, fpeinado@univision.net 

Siga la información política de Univision en  Destino 2016 , Twitter:  @UniPolitica  y Facebook:  Univision Política

For more information in English please visit & subscribe: www.univisiondaily.com

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
La primera dama y la hija del presidente Trump vistieron sus mejores galas y bailaron al son de ‘My Way’ de Frank Sinatra.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad