publicidad
El aspirante a la nominación republicana Donald Trump.

El ataque de Donald Trump al idioma español deja mal parado al controvertido magnate

El ataque de Donald Trump al idioma español deja mal parado al controvertido magnate

Se muestra como "el tipo de norteamericano provinciano que rechaza cualquier clase de elevación intelectual", consideró un experto.

El aspirante a la nominación republicana Donald Trump.
El aspirante a la nominación republicana Donald Trump.

El reciente ataque del candidato republicano Donald Trump a su rival Jeb Bush por hablar en español durante su campaña electoral retrata, en opinión de varios académicos y periodistas, el " provincianismo" y el carácter autoritario del magnate inmobiliario.

publicidad

Trump, quien ha hecho del exgobernador de Florida blanco permanente de sus críticas y escarnios, le descalificó de nuevo esta semana por hablar en español en un evento público en Miami, en vez de "dar ejemplo y hablar en inglés mientras esté en Estados Unidos".

A juicio del periodista y escritor Carlos Alberto Montaner, los comentarios vertidos por Trump contra Bush, casado desde hace 41 años con una mexicana, reflejan la persona que es: "El tipo de norteamericano provinciano que rechaza cualquier clase de elevación intelectual, como es hablar otra lengua o dominar otra cultura".

Por el contrario, resaltó Montaner a Efe, "sería muy bueno que el presidente pudiera hablar español", un idioma en el que ya se expresan en Estados Unidos más de 55 millones de personas.

Pero el aspirante a la nominación republicana Donald Trump se muestra impermeable a este tipo de lógica y le deja indiferente que más del 73% de las familias hispanas utilicen el español para comunicarse en este país.

Este tipo de ataques verbales de Trump azuzan el movimiento del " English only", que busca reducir el español a categoría de idioma extraño y ajeno, cuando, de hecho, Estados Unidos "no es un país monolingüe", dijo Phillip M. Carter, profesor de Lingüística e Inglés de la Universidad Internacional de Florida (FIU).

A los políticos de Estados Unidos les gusta el español (incluso a Trump) /Univision

Contra la historia de Estados Unidos

Lo cierto es que comentarios "dañinos" como el vertido por Trump, prosiguió Carter, "reactivan o reafirman la falsa idea de que Estados Unidos es un país monolingüe o que debe serlo, y que el inglés es el único idioma que predomina".

De hecho, cualquier examen elaborado con rigor y objetividad en torno a la realidad demográfica y cultural estadounidense revela un dato que no se debe pasar por alto: "Somos un país de 300 millones de personas y, de ellos, 55 millones de nosotros hablamos español", contando los indocumentados y aquellos no latinos que lo han estudiado y aprendido, apostilló.

"Esto es una realidad empírica" y, además, puso de relieve el hispanista, la historia muestra que, "desde el principio, desde los padres fundadores (de la Constitución), Estados Unidos ha sido un país multilingüe".

publicidad

Los padres fundadores decidieron "no incluir una lengua oficial en la Constitución" con un objetivo claro: "escapar a la tiranía de Europa", de una lengua o una religión impuesta por la fuerza.

LEA: El español se convierte en un arma arrojadiza en campaña

Este es un "principio básico de los cimientos de Estados Unidos", dijo a Efe el periodista ecuatoriano Emilio Palacio.

"Una de las cosas más hermosas de este país es que se fundó sobre la idea de que nadie le puede imponer a un ciudadano sus creencias, idioma o manera de pensar. Es la libertad individual" la que forja la dirección de un país, redondeó Palacio, exiliado en Miami tras ser condenado a tres años de cárcel por una demanda del mandatario ecuatoriano Rafael Correa.

Palacio consideró que se comete un error al "tomar en broma" a Trump, quien lidera por un amplio margen todas las encuestas sobre las primarias del Partido Republicano y cada vez recorta más puntos a la aspirante demócrata Hillary Clinton.

No obstante, aunque sea "lamentable" ese tipo de descalificaciones y exista gente a la que le gusta escucharlos, "no son muchos", opinó Carter.

Y expresó su convencimiento de que el estadounidense medio "reconoce la globalización" y el hecho de que los "inmigrantes hispanos están aquí y están para quedarse. Siempre han estado aquí".

Guardia de Donald Trump violenta en contra de un mexicano /Univision

La lengua más pujante en el mundo

A la postre, profundizó Carter, las manifestaciones de Trump reflejan una "actitud de desprecio hacia los hispanos", ya que, subrayó, "hablar así del idioma español en Estados Unidos es una manera directa de referirte a los latinos", cuya población ronda los 53 millones de personas, según el Instituto Cervantes.

En su informe de 2015 "El español: una lengua viva", esta institución pone el foco en que se trata de la lengua de comunicación más pujante en el mundo, con casi 470 millones de personas que tienen este idioma como lengua materna.

En 2015, el 6.7% de la población mundial es hispanohablante y las previsiones estiman que en 2030 los hispanohablantes serán el 7.5%.

publicidad

Si se cumplen las previsiones, en 2050 Estados Unidos será el primer país hispanohablante del mundo, una nación donde el español es, con mucha diferencia, el idioma que se estudia con mayor frecuencia en todos los niveles de enseñanza.

LEA TAMBIÉN: Habla migrante golpeado por guardaespaldas de Trump

Por esta razón, la escritora Daína Chaviano, de origen cubano, consideró que las opiniones de Trump "pueden crear divisiones dañinas dentro del propio pueblo norteamericano, donde conviven tantas culturas e idiomas".

"Sólo a un ignorante como a Trump se le ocurre criticar a un norteamericano que posee la decencia y el conocimiento necesarios para responder en el idioma en que se le pregunta", concluyó Chaviano.

Gobernadora de Nuevo México respalda a Bush

Pero las críticas de Trump a Bush desvían la atención de lo importante, considera la gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez.

Martínez, la única gobernadora republicana de raíces hispanas, dijo el viernes después de una conferencia de prensa que la controversia suscitada por Trump distrae la atención de los verdaderos problemas que enfrenta el país.

Martínez dijo que creció hablando español e inglés y utiliza ambos idiomas para comunicarse con la prensa y los habitantes de Nuevo México.

La gobernadora censuró en su momento las declaraciones de Trump en las que éste comparó a los inmigrantes mexicanos con homicidas y violadores.

J Balvin le dijo no a Donald Trump /Univision

No le gusta que lo pongan en aprietos

El periodista radiofónico Hugh Hewit, quien el jueves puso en aprietos a Donald Trump en directo al hacerle preguntas complejas sobre política internacional, fue también blanco de las acusaciones y descalificaciones del magnate.

Trump acusó a Hewitt de ser "un locutor de tercera categoría" que trató de cogerle por sorpresa con "preguntas trampa" y amenazó con no dejarse entrevistar más por el periodista, que dirige un popular programa radiofónico de tendencia conservadora.

Sin embargo, Trump deberá volver a verse la cara con Hewitt por lo menos en una ocasión más, puesto que este será uno de los periodistas que realizarán preguntas a los candidatos a la nominación republicana en el debate del 16 de septiembre en CNN.

publicidad

Hewitt, conocido por la especificidad de sus preguntas en materia internacional y de defensa, empezó la entrevista preguntando al candidato si conocía al general Qasem Soleimani, jefe de los Quds (fuerzas de elite de los Guardianes de la Revolución Iraní).

Trump respondió a la pregunta diciendo que los kurdos (pueblo sin estado de Oriente Próximo, con presencia en Irak, Turquía, Siria e Irán) han sido "muy maltratados" por EEUU, al parecer al confundir la palabra "Quds" por "kurds" (kurdos), de pronunciación muy similar en inglés.

COLUMNA DE JORGE RAMOS: El candidato y el periodista

"No, los kurdos no, las Fuerzas Quds, las Fuerzas Quds de los Guardianes de la Revolución Iraní. Los tipos malos", cortó Hewitt a Trump, quien se disculpó y alegó que había oído mal la palabra.

"Soleimani es al terrorismo lo que Trump a los inmuebles", dijo el locutor más tarde.

La entrevista prosiguió con Hewitt inquiriendo al aspirante sobre más nombres propios de líderes militares y políticos de Oriente Próximo, lo que le valió los reproches de Trump.

" Me está preguntando nombres y creo que es algo ridículo. Se trata de individuos concretos y, por supuesto, no les conozco. Jamás les he conocido en persona. Ya sabe, no he estado en una posición como para conocerles", se defendió Trump en referencia a su carrera empresarial, alejada de la política internacional.

publicidad

El aumento de su popularidad

Mientras, la imagen favorable del aspirante a la candidatura presidencial por el Partido Republicano aumentó considerablemente en las últimas dos semanas en relación a sus rivales de esa formación.

El más reciente sondeo de la encuestadora Gallup muestra que también la imagen del senador texano Ted Cruz ha mejorado bastante, mientras que la de la exconsejera delegada de Hewlett-Packard Carly Fiorina y la del médico afroamericano Ben Carson, que es el más valorado, avanzaron considerablemente.

En el otro extremo de la balanza dentro de los aspirantes republicanos, según la encuesta, se ha deteriorado la imagen tanto de los gobernadores de Ohio, John Kasich, y de Wisconsin, Scott Walker, como del exgobernador de Florida Jeb Bush.

El trabajo muestra que Trump ganó 16 puntos porcentuales en las últimas dos semanas, al conseguir un 32% en esta encuesta, realizada entre el 19 de agosto y el 1 de septiembre, frente al 16% que tenía en un sondeo similar dos semanas antes.

LEA: Arzobispo de Filadelfia fustiga la política migratoria de Donald Trump

En ese mismo lapso, Cruz pasó del 34% al 41%, Fiorina del 32% al 37%, Carson del 48% al 51% y el senador por Florida Marco Rubio del 41% al 42%.

Al contrario Kasich bajó del 27% al 15%, Walker del 37% al 31% y Bush del 25% al 19%.

En una encuesta paralela, la favorita entre los candidatos presidenciales demócratas, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton bajó a uno de sus peores niveles de opinión entre los votantes estadounidenses en esta campaña.

publicidad

El sondeo indica que un 41% por ciento de los votantes tiene una opinión favorable de Clinton, frente a un 51% que opina lo contrario.

Las encuestas de Gallup tienen un margen de error del 4%, la referida a los republicanos, y del 6%, sobre Clinton.

Siga la información política de Univision en Destino 2016, Twitter: @UniPolitica y Facebook: Univision Política
For more information in English please visit & subscribe: www.univisiondaily.com


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad