publicidad
Maggie Chabrier y Paloma Acosta, simpatizantes de Carson en Miami

Ben Carson "se sumerge" en territorio latino

Ben Carson "se sumerge" en territorio latino

Hasta este jueves en Miami, Carson se había dejado ver poco entre latinos


Maggie Chabrier y Paloma Acosta, simpatizantes de Carson en Miami
Maggie Chabrier y Paloma Acosta, simpatizantes de Carson en Miami

Por Fernando Peinado @FernandoPeinado

publicidad


En lo que respecta al temperamento, la puertorriqueña Maggie Chabrier es todo lo opuesto al candidato republicano Ben Carson.


A viva voz, Chabrier trataba este jueves de encender a los simpatizantes del líder en las encuestas republicanas que esperaban su llegada a las puertas de una librería de Kendall, una de las zonas más latinas del área metropolitana de Miami.

"¡Necesitamos a un doctor en la Casa Blanca!", gritaba Chabrier en inglés y español. Algunos respondían, "¡Ben Carson!".

Pero, para decepción de Chabrier y otros, cuando el doctor retirado hizo aparición, no se detuvo a saludarles. Carson llegó puntual, al mediodía, y fue directo al grano. Subió las escaleras mecánicas hasta el segundo piso de la librería Barnes and Noble y se sentó a firmar ejemplares de su nuevo libro, A More Perfect Union (Una unión más perfecta).

Carson, un hombre tranquilo, parece no disfrutar con las multitudes. Su máximo rival en los sondeos, el multimillonario Donald Trump, le acusa de "tener menos energía que Jeb Bush", otro de los candidatos.


En la firma de libros,  unas 500 personas hicieron fila, algunos durante horas, para que Carson les firmara el libro. Buena parte de ellos eran latinos. El candidato no gastó muchas energías en pedir votos. Se limitó a firmar los ejemplares, sin dedicatoria, y cuando algún simpatizante le decía algo, como "Me encantó conocerte", le contestaba con un simple gracias y una sonrisa.

Ben Carson durante la firma de libros en Kendall
Ben Carson durante la firma de libros en Kendall


El evento es parte de una gira de promoción del libro que comenzó a principios de mes, cuando salió a la venta y le ha llevado a Texas, Iowa, Florida, Kansas, Oklahoma, Nebraska y Missouri. En Florida desde el lunes, el candidato ha realizado paradas en librerías de Pensacola, Tampa y Orlando, entre otros puntos.

El libro de Carson, en el que expone sus recetas conservadoras para gobernar el país, cuesta $26.95 pero Barnes and Noble lo rebajó a $20.18 con motivo del evento.

En Kendall, tras esperar tres horas en fila junto a su hija adolescente, la cubano-estadounidense Janet Armendáriz, salía de la librería sonriente con su libro bajo el brazo. Dice que se siente identificada con la historia de Carson, que se crió en la pobreza y progresó hasta convertirse en uno de los neurocirujanos de más reconocimiento en el mundo. "Me gusta que hace énfasis en que salir adelante es una responsabilidad de cada uno", expresó Armendáriz.

publicidad

A otros, como a Petronio González, de 86 años,  lo que les atrae es lo que perciben como profunda religiosidad de Carson, que es miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día: "Él cree en Dios y para mí todo el que cree en Dios tiene mi aprecio".

Hasta ahora en la campaña, Carson se ha dejado ver poco entre latinos.

En una de esas ocasiones, en junio, fue el único candidato republicano que habló ante la principal asociación de líderes electos latinos, NALEO (siglas en inglés de la Asociación Nacional de Líderes Electos Latinos) en Las Vegas.

En agosto, varios medios informaron que un evento dirigido a latinos en Seneca, Carolina del Sur, no consiguió atraer a casi ningún miembro de esta comunidad.

Algunas de las propuestas de Carson son contrarias a lo que querría oír la mayoría de los hispanos. Carson se se opone a legalizar a los más de 11 millones de inmigrantes sin papeles que se estima viven en el país. También  ha prometido sellar las fronteras para impedir la llegada de más indocumentados. 

Antes de visitar la librería de Kendall, Carson concedió una entrevista a Jorge Ramos para el canal de televisión Fusion y para el programa Al Punto, de Univision. Carson dijo que seguirá usando el término ilegal para referirse a los indocumentados porque "no va a caer en la corrección política".

publicidad

El candidato, sin embargo, no hizo sus deberes antes de su visita al Sur de Florida, la zona del país con más cubano-estadounidenses. En una entrevista este miércoles con el diario The Miami Herald, Carson quedó en evidencia al reconocer que no conocía en qué consiste la política de "pies secos/pies mojados", que desde 1995 protege a los balseros cubanos que toquen suelo estadounidense.



"Va a tener que explicarme exactamente lo que quieres decir con eso", admitió Carson.


Preguntado este jueves por los reporteros en la librería, Carson reconoció que debe "sumergirse profundamente" en la política estadounidense con respecto a Cuba.


De todos modos, Carson ya estaba dispuesto a dar su propia opinión. El doctor se opondría a entregar beneficios a los cubanos que no huyen por motivos políticos.


"No estoy seguro de que tengamos que poner el énfasis en pies secos/pies secos. Deberíamos poner el énfasis en la gente que está tratando de escapar de un régimen opresivo. ¿Cómo nos aseguramos de que los que no están haciéndolo apropiadamente se aprovechan de nuestra generosidad?".


Petronio González, simpatizante de Carson
Petronio González, simpatizante de Carson


Pero para algunos cubano-estadounidenses que fueron a la librería, el desconocimiento de Carson sobre las políticas cubano-estadounidenses no es un inconveniente.

Giselle Isaza, de 34 años, dice que se convirtió en fan de Carson porque le convenció cuando defendió en uno de sus libros anteriores que el capitalismo es mejor que el comunismo: "Eso fue lo que más me llegó".


Para preguntas, ideas y críticas, fpeinado@univision.net

Siga la información política de Univision en Destino 2016, Twitter: @UniPolitica y Facebook: Univision Política

For more information in English please visit & subscribe: www.univisiondaily.com

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad