publicidad

Los niveles de CO2 volvieron a batir récord en 2014

Los niveles de CO2 volvieron a batir récord en 2014

Por primera vez este año la temperatura de la Tierra será un grado superior a la de la época preindustrial.

Los niveles de CO2 volvieron a batir récord en 2014 GettyImages-73870241...


La cantidad de gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera alcanzó un nuevo máximo sin precedentes en 2014, continuando así un aumento incesante que alimenta el cambio climático y hará del planeta un lugar más peligroso e inhóspito para las generaciones futuras.


En el Boletín de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre los gases de efecto invernadero se señala que entre 1990 y 2014 el forzamiento radiativo –que tiene un efecto de calentamiento del clima– experimentó un incremento del 36% a causa de los gases de efecto invernadero de larga duración, tales como el dióxido de carbono (CO 2), el metano (CH 4) o el óxido nitroso (N 2O), resultantes de las actividades industriales, agrícolas y domésticas.


publicidad

“Todos los años informamos de que las concentraciones de gases de efecto invernadero han batido un nuevo récord”, dijo Michel Jarraud, Secretario General de la OMM. “Y todos los años decimos que el tiempo se está agotando. Tenemos que actuar ahora para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero si queremos tener alguna posibilidad de mantener el incremento de las temperaturas en un nivel razonable”.

El meteorólogo fue muy claro. Según explicó, si no se logra revertir la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera, el cambio climático puede tener consecuencias "desconocidas y aterradoras" para los humanos.

"Es una realidad: hoy avanzamos hacia en un territorio desconocido, a una velocidad sin precedentes y con consecuencias aterradoras", señaló en rueda de prensa Jarraud.

"Es un territorio desconocido porque las concentraciones de gases de efecto invernadero alcanzan hoy niveles que no han existido en la Tierra desde hace más de 800.000 años e incluso tal vez desde hace más de un millón de años", aseveró.

"Y es una situación que la raza humana no ha experimentado", agregó.

El estudio revela que, en 2014, la concentración atmosférica de CO 2 -principal gas de efecto invernadero de larga duración- alcanzó 397,7 partes por millón (ppm).

En ese mismo año, en el hemisferio norte, las concentraciones de CO 2 sobrepasaron el valor simbólico de 400 ppm en primavera, época en la que el CO 2 es más abundante.

publicidad

En la primavera de 2015, la concentración atmosférica media mundial de CO 2 cruzó también la barrera de 400 ppm.

De hecho, entre 1990 y 2014 los gases de efecto invernadero provocaron que hubiera un 36 por ciento más de energía térmica en la atmósfera, lo que contribuyó al calentamiento global.

"El ritmo se embala, la curva no es lineal sino que se ha acelerado, es exponencial. Esto es aterrador porque las consecuencias ya las vemos", advirtió el científico.

"La mayor presencia de gases de efecto invernadero no sólo provoca el aumento de la temperatura, sino también los cambios hídricos, el aumento de las olas de calor, las inundaciones de ciertas partes del planeta y otros fenómenos extremos", dijo.

Sostuvo que algunos de los fenómenos extremos ocurridos en los últimos tiempos ya se pueden atribuir al cambio climático y recordó el caso del tifón Haiyan, que causó más de 6.300 muertos y mil desaparecidos en Filipinas en 2013.

"No se puede atribuir el tifón al cambio climático. Pero sí fue mucho mayor porque en Filipinas el nivel del mar ha aumentado ya 35 centímetros y eso contribuyó a los efectos devastadores del tifón", señaló.

Las actividades humanas, como la quema de combustibles fósiles, han alterado el equilibrio natural y en 2014 la concentración media mundial de CO 2 alcanzó el 143 % de la media en la era preindustrial.

publicidad

El estudio alerta de que "lo más probable es que el promedio mundial anual supere las 400 ppm en 2016".

El resto de gases de efecto invernadero, como el metano (CH 4), y el óxido nitroso (N 20), también alcanzaron niveles récord en 2014.

Actualmente, el metano atmosférico equivale al 254 % de su nivel preindustrial y el óxido nitroso al 121 % de los niveles preindustriales.

"El dióxido de carbono permanece en la atmósfera durante cientos de años y en el océano aún mucho más. Las emisiones pasadas, presentes y futuras tendrán un efecto acumulativo tanto en el calentamiento de la Tierra como en la acidificación de los océanos", destaca el texto.

Jarraud recordó que, a tres semanas de que comience en París la Cumbre mundial del clima (COP21), una cita en la que la comunidad internacional aspira a lograr un  pacto mundial para reducir las emisiones, es esencial la concienciación de los actores políticos.

De hecho, la Oficina de Meteorología del Reino Unido alertó hoy que en 2015, por primera vez, la temperatura de la superficie de la Tierra aumentará 1 grado centígrado con respecto a la época preindustrial.

En la COP21 se espera lograr un acuerdo para limitar el aumento de la temperatura a un máximo de 2 grados en 2100.

"Hay que limitar el cambio climático a un nivel que podamos adaptarnos, no podemos evitarlo completamente, pero si podemos limitarlo, podremos adaptarnos a las consecuencias más importantes y evitar otras, porque ya tenemos fenómenos irreversibles, como el aumento del nivel de la mar, la acidificación o los fenómenos extremos", concluyó Jarraud.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad