publicidad
Carlos Erik Malpica Flores

El sobrino favorito de Cilia Flores: El hombre detrás del tesoro

El sobrino favorito de Cilia Flores: El hombre detrás del tesoro

Nunca se ha mostrado en público, pero Carlos Erik Malpica Flores es uno de los civiles con más poder en Venezuela.

Carlos Erik Malpica Flores
Carlos Erik Malpica Flores

POR ARMANDO.INFO / EL PITAZO / PODEROPEDIA / RUNRUNES/ Connectas en Univision (*)

publicidad

Aunque nunca se ha mostrado en público, el nombre del venezolano Carlos Erik Malpica Flores (43) va remachado a una serie de negocios, de reciente creación. La familia del tesorero nacional registró 16 empresas en Panamá desde la llegada del presidente de Venezuela Nicolás Maduro al poder, en 2013. Callado, de bajo perfil, es el poder sin rostro. Pero más que eso, el sobrino favorito de Cilia Flores, la primera dama.

En la jerga revolucionaria se la conoce como la “primera combatiente”. De ella se dicen verdades y mentiras. Pero un costado de su personalidad parece no admitir discusión: es una mujer que ayuda, protege y defiende a los suyos en cualquier circunstancia.

En 2008 era la presidenta de la Asamblea Nacional. Entonces, la prensa encontró en la nómina del parlamento venezolano a 47 familiares suyos con cargos en el organigrama.

No pareció importarle que se aireara. Como tampoco parece haberle importado que el 11 de noviembre de 2015 a un sobrino y a un hijo de crianza, Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Campo Flores, los detuvieran en Haití y los dejaran presos en Nueva York acusados de conspirar para introducir un cargamento de cocaína en Estados Unidos, en lo que ha sido un escándalo sin precedentes en la historia política venezolana.

Lea también: Sobrinos de Maduro acusados de narcotráfico se declaran inocentes

Antes de desmarcarse, Cilia Flores ha optado por guardarse en casa y esperar hasta que apareció para la campaña como diputada del 6 de diciembre. Ciertas familias tienen un pacto de silencio y los Flores son una de ellas.

Nicolas Maduro, presidente de Venezuela y su esposa Cilia Flores
Nicolas Maduro, presidente de Venezuela y su esposa Cilia Flores


Sin embargo, los involucrados en el escándalo de drogas en Estados Unidos no son sus sobrinos preferidos. Sí lo es, en cambio, el hijo de su hermana Eloísa, Carlos Erik Malpica Flores: tiene mucho más poder, consolidado a la vera de la familia presidencial tras su astronómico ascenso por los caminos de la Administración Pública.

Llegó a la Vicepresidencia de Finanzas de Pdvsa, la petrolera estatalizada por el Gobierno de Hugo Chávez, a finales de 2014. Es el pináculo de una carrera que inició en septiembre de 2005 con el cargo de director General de Gestión Administrativa y Servicios en la Asamblea Nacional mientras su tío político Nicolás Maduro presidía el hemiciclo.

De allí pasó a un cargo similar un año después en el Ministerio de Relaciones Exteriores, cuando el entonces presidente Hugo Chávez puso a Maduro al cargo de esa cartera.

publicidad

Luego, a finales de 2012, con Chávez ya enfermo y Maduro como el número dos del Gobierno, Malpica Flores ingresó a la Vicepresidencia de la República como director General encargado de esa dependencia.


Finalmente, con su tío en la máxima magistratura, consolidó su posición como administrador de las finanzas del país: ha sido subtesorero, director general del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes) y Tesorero de la Nación, en ese mismo orden. Hoy en día maneja el presupuesto nacional, los créditos adicionales y muchos fondos financieros que los economistas califican de inauditables por la ausencia de informes y balances públicos.

El sobrino favorito de Cilia Flores: El hombre detrás del tesoro venezue...

Al comparar la cantidad de cargos que ejerció y ejerce Malpica Flores con los que ha tenido el resto de la familia que
participa en la burocracia chavista queda más que claro que es la persona de mayor confianza de la pareja presidencial venezolana.

Él ha querido retribuirla evitando la estridencia y los escándalos asociados a la exposición del poder. A la vez que impide que le fotografíen en público, se ha asegurado de que no haya rastro suyo en medios de comunicación privados y estatales, incluyendo las publicaciones internas o las páginas web de las instituciones donde ha laborado.

Además, como muchos de la familia presidencial, no posee cuentas en redes sociales. La táctica le ha funcionado, pues algunos medios lo confunden con Temir Porras, expresidente del Bandes y exfuncionario del Ministerio de Exteriores, y en otros tiempos uno de los favoritos del presidente Maduro.

publicidad

Pero todo ese empeño en mantener su perfil en las sombras se vino abajo con la detención de sus dos parientes en Haití. Una sesión de fotos tomadas en diciembre de 2014 en una discoteca en San Bartolomé, una isla localizada en el Caribe oriental, acabó con esa voluntad de ocultarse.

Un “emprendimiento” familiar en Panamá

Nadie se refiere a él por su nombre. Es “el sobrino de Cilia”, concuerdan voces de la Asamblea Nacional, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Pdvsa y medios empresariales de Valencia, ciudad del estado Carabobo (interior de Venezuela) donde están radicados los Malpica y algunos Flores.

Después de sus tíos, del presidente del parlamento y del presidente de la estatal petrolera, debe ser el civil más poderoso de Venezuela.


Su entorno ha tomado nota de esta situación y comienza a sacar provecho. Nueve meses después de instalarse en la directiva de Pdvsa, el administrador coincidió en Panamá con sus padres, Carlos Malpica Torrealba y Eloísa Flores. En ese mismo período y en esa ciudad se registraron 10 empresas familiares, del 2 al 10 de septiembre.

Su tía, Evelyn Malpica Torrealba, viajó a Panamá en días previos. Su hermana entró a Venezuela proveniente de ese país días después de la iniciativa empresarial. La información se desprende del análisis de los movimientos migratorios de la familia y consultas hechas en el Registro Público de la capital del país centroamericano.

publicidad

Asimismo, antes de esa curiosa semana de septiembre, se pudo establecer que los Malpica habían creado dos empresas en 2014 y tres en 2015 (entre marzo y agosto). En octubre de 2015 agregaron una más a su abultado inventario.

El sobrino favorito de Cilia Flores: El hombre detrás del tesoro venezue...


Cada empresa abierta en Panamá fue registrada con un capital inicial de 10.000 dólares. Los nombres de las compañías sugieren un holding dedicado al transporte marítimo, uno de los ramos de Pdvsa: Seaside Services, Maritime Crews Inc., Oceanos Investors Corp, Marine Administration Panamá. Sin embargo, ese es sólo uno de los al menos 30 objetivos que tiene cada compañía.

Todas, en su documento constitutivo, establecen, entre otras, las siguientes metas: compra de muebles e inmuebles, contratación de servicios de personal y transporte, investigaciones de propiedades, avalúos, comprar, vender, hipotecar, gravar muebles e inmuebles, demolición, transporte aéreo y terrestre, exportaciones, importación, reexportación, contratar y participar en licitaciones públicas y privadas.

publicidad

En todas esas empresas participan la hermana de Carlos Erik, la tía paterna y el padre con cargos de presidente, director, suscriptor y tesorero. La tía es la más atareada: preside 11 compañías y dirige 16. La hermana y su padre optaron por menor responsabilidad, cada uno de ellos está al mando de una empresa. En el resto del conglomerado son directores, tesoreros o suscriptores de acciones.

Panamá lucha desde hace muchos años con la imagen de paraíso fiscal que oculta dinero mal habido. Su gobierno aspira a que la nación sea eliminada de la lista gris de países con deficiencias en el combate contra el lavado de capitales y el financiamiento del terrorismo que elabora la Organización para el Comercio y el Desarrollo Económico (OCDE).

Despierta sospecha la gran cantidad de empresas abiertas en tan poco tiempo por los familiares de una persona políticamente expuesta, como Malpica Flores, en un territorio considerado centro financiero offshore.

Fuentes consultadas en Panamá indican que la profusión de compañías podrían tener una finalidad operativa: la apertura de cuentas bancarias. El objeto declarado de las empresas hace suponer que la familia valenciana quiere aprovechar las ventajas que ofrece una economía de vocación importadora como Venezuela para hacer negocios.

Tal vez sea esa la razón por la cual a partir de 2014 la familia, algunos de cuyos miembros ya tenían experiencia como importadores, comenzaron a renunciar a los empleos que tenían, con la única excepción de la hermana de Cilia Flores. El padre aparece cesante en la ficha del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss) desde agosto de ese año. La tía y la hermana renunciaron a sus trabajos con apenas quince días de diferencia un mes después.

publicidad

Entre La Viña y la avenida Urdaneta

El amargo trance que atraviesan sus primos en Estados Unidos ha obligado a Carlos Erik a tomar precauciones. Días después de la detención de sus familiares, el entorno de su residencia (en Valencia, estado Carabobo) ha registrado cambios, según comentan ampliamente los vecinos.

La casa de Malpica Flores en Valencia, Carabobo.
La casa de Malpica Flores en Valencia, Carabobo.


Se observaba el movimiento propio de quien ha tomado decisiones, como mover cosas de su lugar y trasladarse en
horas nocturnas. Hasta hace una semana había siempre 8 carros, 10 escoltas y 4 motos frente a la quinta. También cajas de basura que revelaban un lujoso consumo de comestibles –champaña Moet & Chandon, entre otros– y vestimenta. Ahora permanece como el resto, sola y vigilada por un guardia privado desde una caseta a unos cuantos metros.

Malpica Flores se licenció como administrador en 1999 y en 2001 se especializó en Mercadeo. En 2011 ya trabajaba en el Ministerio de Exteriores como el hombre más cercano a Nicolás Maduro.

Entonces, el patrón de vida de la familia cambió mucho con el ascenso de tu tío político. “Todo el mundo sabe que Carlos Erik sacó a su familia de Venezuela para Panamá, y que tiene muchas empresas allá”, afirma una fuente del ministerio que lo conoció bien durante sus años de servicio. Jamás llegaba temprano a la oficina, y en su escritorio le esperaba un vaso con whisky. Permanecía allí hasta la medianoche. Se vestía con guayaberas, blue jeans y botas tipo Timberland.

publicidad

Malpica Flores, por sus atribuciones administrativas, debía lidiar con las exigencias del sindicato de la Cancillería, enfrentado a su gestión. A pesar de que el entonces ministro Maduro había firmado el contrato colectivo en 2007, los empleados de Relaciones Exteriores esperaron casi seis años para recibir el 25% de incremento salarial que les habían prometido cada 12 meses.

El administrador desembolsó los recursos acordados con los trabajadores poco antes de culminar su gestión. En esas reuniones de reclamo, afirman dos fuentes que conocieron de las negociaciones, el funcionario no aceptaba que nadie le llevara la contraria. “Era muy prepotente. Nos escuchaba, con respeto, pero no pagaba los aumentos contemplados. Eso sí, vestía de marca. Siempre Impecable”, indicó una exfuncionaria.

Entre los trabajadores siempre hubo dudas acerca de esos recursos. “No sabíamos si fueron aprobados, si llegaron o no llegaron. En qué se utilizaron y por qué no nos pagaban los aumentos salariales”, dijo un funcionario activo del servicio exterior que recuerda a Malpica Flores como “el hombre que casi acaba con la Cancillería”.

San Bartolomé, la isla del tesorero

La prisión de sus primos Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas ha descorrido el velo misterioso que rodeaba a Malpica Flores.

Sin traje, vestido casualmente como cuando conversaba con el sindicato, apareció en una foto tomada en diciembre de 2014 en la mejor discoteca de San Bartolomé, territorio francés de ultramar ubicado en el Caribe oriental al norte de Guadalupe. Compartía junto a un grupo de amigos y familiares.

publicidad

Justo ese mes, fue publicada en Gaceta Oficial (el boletín oficial del Estado venezolano) su designación como miembro de la junta directiva de Pdvsa. Curioso que al hacerlo, en transmisión televisiva, Maduro se abstuvo de pronunciar su apellido materno.

Malpica Flores no respondió a varios llamados realizados esta semana que pedían precisar la expansión de sus negocios familiares en Panamá y otros destinos. En la Oficina Nacional del Tesoro no hubo respuestas. La oficina de la Vicepresidencia Financiera de Pdvsa, donde se entregó otra misiva, tampoco ha contestado.

Su casa fue el tercer lugar visitado: una empleada confirmó que residía allí y amablemente recibió la correspondencia. Frente a la quinta solo había dos carros estacionados, una calle poco transitada y de seguro, una comunidad de vecinos que de ahora en adelante no serán los únicos en reconocer el rostro de quien guarda la caja fuerte de las finanzas del país.


Para leer el reportaje completo, haga clic aquí


(*) Este trabajo es un proyecto colectivo de los medios ArmandoInfo, El Pitazo, Poderopedia y Runrunes, coordinado por Fabiola Zerpa. Fue reporteado por los periodistas César Bátiz, Lisseth Boon, Cristina González, Alfredo Meza, Katherine Pennacchio, Joseph Poliszuk, Ronna Rísquez y Ewald Scharfenberg; con la colaboración de Tibisay Romero (Valencia) y Grisel Bethancourt (Panamá). El diseño fue ejecutado por Carmen Riera y Daniela Dávila en el marco de la Iniciativa para el Periodismo de Investigación en las Américas del International Center for Journalists (ICFJ), en alianza con CONNECTAS.

CONNECTAS
publicidad
publicidad
Este lunes hay grandes ofertas en tiendas de internet, por lo que un experto da consejos para no caer en fraudes.
Durante los últimos 28 años se ha instalado este mercado, que además pretende crear conciencia del consumismo desmedido.
Antes de realizar tus compras en la próxima edición del ‘Cyber Monday’ debes descargar en tu celular ‘Retail Me Not’, ‘Offers’ y ‘Honey Extension’, ya que estas herramientas te ayudarán a filtrar búsquedas, ofertas y precios de los productos que desees comprar.
La violencia y euforia que se vive en los almacenes durante el 'Black Friday' podrían desmotivar a algunos compradores, sobre todo porque saben que se acerca el lunes cibernético o 'Cyber Monday', cuyas cifras demuestran que se está fortaleciendo.
publicidad