publicidad
El nuevo corte de Megyn Kelly se robó el protagonismo ayer en el debate.

Megyn Kelly y de cómo su corte de pelo fue su mejor argumento contra Trump

Megyn Kelly y de cómo su corte de pelo fue su mejor argumento contra Trump

¿Cuál es la verdadera relevancia del look corto y estructurado que mostró ayer la conductora del debate presidencial?

El nuevo corte de Megyn Kelly se robó el protagonismo ayer en el debate.
El nuevo corte de Megyn Kelly se robó el protagonismo ayer en el debate.

Angélica Gallón S.

El debate de anoche entre los candidatos republicanos tuvo como gran protagonista a la conductora y periodista de Fox, Megyn Kelly, no solo porque ella – y sus incómodas preguntas- fueron la razón específica por la que el candidato Donald Trump no se presentó al encuentro, sino porque apareció con un nuevo look que desató opiniones en las redes sociales.

La periodista lució un look de pelo corto ayer en el debate
La periodista lució un look de pelo corto ayer en el debate

Una vez más parece necesario decir que si bien las redes sociales deberían hervir más por las ideas de los candidatos que por las actuaciones de la conductora del debate, sí resulta un elemento muy interesante de analizar esta aparición repentina con un corte de pelo radicalmente nuevo y muy corto.

Quizás dejar atrás su melena larga y muy rubia y apostar por ese corte estructurado, a la altura de las orejas, bien peinado hacia atrás -casi emulando un copete masculino- era un mensaje claro que enviaba Megyn Kelly a los televidentes: sus nuevos rumbos profesionales la perfilan más del lado serio de la política que de otro tipo de periodismo. Era una apuesta por mostrar un cierto carácter y una valentía de sacudirse de los clichés de la feminidad que siempre se piensa de pelo largo.

La conductora del debate siempre llevó su pelo largo.
La conductora del debate siempre llevó su pelo largo.

“El vestuario y la apariencia comandan legitimidad, lo hace la bata blanca del médico, que lo presenta como una persona pulcra y lo relaciona con la higiene, lo hace la peluca blanca que deben usar muchos para poder sentarse en una silla del parlamento, así mismo, una mujer que direcciona los debates más importantes para la sociedad americana hoy en día debe encarnar esa seriedad y esa imponencia en todo su atuendo”, explica la analista política y de género Isabel Londoño.

Como si Megyn Kelly se hubiera inspirado en el polémico y muy inquietante personaje femenino de Claire Underwood -la Primera Dama y estratega interpretado por Robin Wright en la serie política House of Cards-, la apuesta de la periodista de Fox pareció anticipar las pataletas que Donald Trump haría por redes sociales mientras se transmitía el debate.

El corte de Kelly es parecido al de Claire Underwood de House of Cards
El corte de Kelly es parecido al de Claire Underwood de House of Cards


El candidato ausente, retwitteó este comentario: “And this is the bimbo that's asking presidential questions?” ( Y esta es la muñeca que está haciendo las preguntas presidenciales?) haciendo alusión clara a unas fotografías que le habían sido tomadas a Kelly para la revista GQ en 2010, en las que salía con un muy corto vestido negro, unos tacones rojos y una pose muy sugestiva. Donald Trump estaba apelando a un fácil y machista argumento: una mujer bella, rubia que sale en revista masculinas no puede ser tomada en serio, como si aún hoy la belleza fuera un impedimento para que las mujeres sean tomadas en serio en los asuntos de Estado.

“Cabe preguntarse si a Leonardo Dicapprio que tanto hemos visto en paños menores posando en revistas y en la pantalla grande le aplicarían el mismo argumento ahora que se presenta frente al Papa como líder del movimiento verde” objeta Isabel Londoño quien añade “una cosa es demandar estar vestida acorde para una presentación pública y de envergadura nacional como era este debate y otra muy distinta es lanzar un cuestionamiento de idoneidad porque una mujer absolutamente autónoma, dueña de sí y libre haya decidido salir posando en una revista para hombres”.

Donald Trump estuvo ausente por la presencia de Kelly en el debate
Donald Trump estuvo ausente por la presencia de Kelly en el debate

Los expertos políticos no han querido seguirle el juego a Trump que buscaba que más que del debate se hablara de sus siempre polémicos comentarios. Megyn Kelly, por su parte, y con su peinado que terminará por alentar a mucha mujeres en Estados Unidos a llevarlo corto, parece haber anticipado con mucha audacia los obvios argumentos que el candidato republicano usaría en su contra, -seguro tendrían que ver con algo que denigrara a la mujer-. Su nuevo look no fue más que el eco de una manera como la periodista se para hoy frente a la vida y la política. Y lo mejor es que no tuvo que sacrificar su belleza, no habría tenido por qué hacerlo.

publicidad
publicidad
Argelia Atilano recomienda a las madres llevar a todo lugar libros para que los niños los lean en momentos de aburrición, buscar la manera de inyectar pasión por la lectura de una manera divertida.
Galilea Montijo se fue a Tailandia de vacaciones y no se pudo separar de este accesorio.
Estudios aseguran que el consumo de cerveza, gracias a sus componentes, aumenta la resistencia sexual, combate la impotencia y ayuda controlar la presión arterial.
Alan Tacher y su esposa Cristy Bernal se fueron de vacaciones y no pudieron ver a su hija Michelle durante 12 días. Al regresar, la pequeña jugó tanto con ellos, ¡que terminó muy agotada!
publicidad