publicidad
Considera estas claves, para ayudarlo a controlar el gimoteo.

Qué hacer para que tu hijo deje de llorar

Qué hacer para que tu hijo deje de llorar

Considera estas claves, para ayudarlo a controlar el gimoteo.


Considera estas claves, para ayudarlo a controlar el gimoteo.
Considera estas claves, para ayudarlo a controlar el gimoteo.


publicidad


Texto: Cintia Saporito


Incluso si ya hablan con soltura, para algunos niños llorones, la primera respuesta ante cualquier minúscula situación es el gimoteo. Así, por mucho que intentemos satisfacerlos, siempre parecen encontrar motivos para recurrir a las lágrimas. ¿Sientes que tu paciencia se agota? Es momento de ayudarlos a superar el ‘whining’ permanente.


¿Por qué el lloriqueo? 


Tu atención es una herramienta poderosa, y tus hijos recurrirán a aquello que funcione para captarla y obtener lo que desean. Es decir, se trata de una táctica, mencionó la Dra. Tanya Gesek, psicóloga infantil. 


Sin embargo, de persistir, el ‘whining’ podría llevarlos a ser adolescentes que utilicen el drama como una manera de lograr sus objetivos, tanto en sus relaciones como en la vida. Por eso, descubre qué puedes hacer como mamá para ayudarlos a controlarlo. 


Lo que puedes hacer


El objetivo será asegurarte, ahora que son pequeños, de que el lloriqueo no funcione, enfatiza Gesek. Para lograrlo, considera estas claves:


Ignóralo. Tu atención actuará como un refuerzo de la conducta. Por eso, si sigues su conversación cuando te buscan lloriqueando, no harás más que motivarlos. Mejor, diles: "Parece que alguien quiere algo pero, con tanto llanto, no puedo entenderlo".


No cedas. Si se han puesto a llorar en la calle o en la tienda porque desean, por ejemplo, dulces, es importante que te mantengas firme. Aunque te sientas avergonzada. Si cedes, les dejarás el mensaje de que con las lágrimas consiguen la recompensa, explicó la Dra. Jill Creighton, pediatra del Hospital de Niños Stony Brook. A continuación, otras de sus propuestas.


publicidad


Permíteles expresar sus sentimientos, sin consentirlos. Es importante que puedan enfrentar emociones como enojo, tristeza o frustración, incluso si estas los hacen llorar. Valida sus sentimientos, sin ceder. Intenta con frases como esta: "Sé que estás enojado. Cuando estés listo para hablar, estaré en la cocina".


Establece una rutina. El lloriqueo aumenta cuando los niños están agotados o tienen hambre. Asegúrate de que duerman lo suficiente, tengan horarios para comer y beban abundante agua. 
  

Limita el ‘screen time’. Aunque puedan mantenerlos contentos, las pantallas en exceso podrían sobreestimular a los niños, poniéndolos irritables.   


Motívalos a comunicarse. Puedes proponerles: "No entiendo cuando hablas así, ¿puedes hablar como un niño grande?"


Elige tus batallas con sabiduría. Si eres demasiado rígida y los controlas de más en todos los aspectos, acabarán quebrándose por pequeñeces, mencionó la Dra. Gail Gross, psicóloga experta en desarrollo infantil y familiar. 


Cambia de ambiente antes del drama. Si un llanto está por empezar, crea una distracción o vayan a otro sitio, agregó la especialista.  


Usa el humor. Muéstrales como suena, para que puedan reírse juntos y ya no quieran oírse así. Asegúrate, sin embargo, de no hacerlo con enojo, ni que sientan que te burlas de ellos, finalizó Antoinette Kuritz, educadora y fundadora de la conferencia para escritores, La Jolla. 


publicidad


Lista de compras para la llegada del bebé


publicidad
publicidad
Tras celebrarse el Día del Padre, el médico siquiatra Orlando García, reflexiona en Un minuto a tu lado sobre el papel fundamental de los hombres en el desarrollo de sus hijos.
Quieres disminuir las arrugas? Mira el tip que nos dio Lore en #EdicionDigitalDFW
En las 'Confesiones' de HOY hablamos sobre el caso de un adolescente que consume drogas y cómo puedes ayudar a tu hijo a salir de las adicciones.
Han batallado para quitar un chicle del cabello? Miren la solucion que nos da Lore de Latino Mix.
publicidad