publicidad

A qué lugares es apropiado salir con tu bebé y cuáles no

A qué lugares es apropiado salir con tu bebé y cuáles no

Ahora que tienes a tu pequeño, tendrás que salir de paseo y aprender a funcionar en el mundo con él.

Ahora que tienes a tu pequeño, tendrás que salir de paseo y aprender a funcionar en el mundo con él. Esto que te parecía un evento muy normal y mundano antes de tener familia, hoy seguro que te quita el sueño y te parece una hazaña imposible de lograr.

No sólo por todo lo que tienes que recordar llevar para satisfacer sus necesidades al instante, sino también porque tendrás que analizar qué tipo de salida es apropiada para su edad, cuándo realizarla, y cómo vas a complementar esto con todas tus actividades diarias y evitando que se ponga a llorar y gritar inconsolablemente.

Pero no te preocupes, tu vida social no se terminó y la verdad es que no existen lugares donde esté prohibido llevar al bebé.

El Supermercado

La realidad. Si solías esperar hasta el fin  de semana para hacer las compras, es crucial que revalúes esta táctica. Lo esencial es que tus salidas sean eficientes y sencillas.

Evita ir durante el fin de semana para evitar multitudes y largas filas en las cajas. Tampoco hagas las compras una vez al mes sino más seguido. Verás que con la práctica mejorarás y tus salidas serán más fáciles. Nuestro consejo. Para empezar, es mejor que vayas durante la semana y lo más temprano posible. Haz varias compritas por semana, así tanto tú como tu bebé se irán adaptando a la nueva dinámica. Antes de salir, asegúrate de que ya haya comido, así no tiene hambre y no se pone fastidioso.

publicidad

Muchas mamás prefieren tenerlo en el asiento del auto y engancharlo al carrito de compras. Otras se sienten más seguras cargando al bebé en el portabebés porque lo tienen bien apretadito al cuerpo, lo que les deja las manos libres para empujar el carrito. Practica los dos métodos. No dejes de llevar alguna frazadita para taparlo ya que los supermercados suelen ser fríos.

De compras

La realidad. Ya estás lista para comprarte esos nuevos jeans que no son de maternidad y quieres aprovechar las increíbles ofertas. Esto es muy posible si lo planeas bien. Ve a tiendas espaciosas; te será más fácil maniobrar el carrito.

Nuestro consejo. Procura ir a alguna tienda grande porque tienen vestidores espaciosos para que puedas probarte la ropa y, si es necesario, cambiarle el pañal o amamantar a tu bebé. Además, los espejos le fascinarán. Muchas tiendas como Gap tienen cuartos especiales para dar el pecho. Éstos son buenos refugios si tu bebé necesita estar tranquilito por un rato.

No te desanimes si tus primeros intentos no son exitosos; una vez que conozcas mejor a tu chiquito, tus salidas de compras serán más fáciles, dice Laura Jana, M.D., coautora de Heading Home with Your Newborn: From Birth to Reality (American Academy of Pediatrics).

“Muchos bebés se portan bien en las salidas, otros no”, dice la doctora Jana. “Una vez que sepas cómo es tu niño, sabrás cuánto tiempo podrás estar fuera de casa y qué hora del día es la más conveniente”. Prepárate para retornar en cualquier momento.

El cine

La realidad. Aunque te parezca un lugar  adecuado porque es oscuro, es casi seguro que no se quedará dormido y si lo llevas dormido, seguro que se despertará con el ruido de la película. El sistema de sonido envolvente puede asustarlo y hasta causarle daño. “Si el ruido tiene 90 o más decibeles, puede dañar el oído de tu niño”, dice Brenda Nixon, autora del libro The Birth to Five Book (Revell).

En años recientes, algunas películas infantiles han registrado niveles de más de 130 decibeles. Y ni mencionar el nivel que puede alcanzar el llanto de tu bebé cuando se despierte en la sala y la irritación que le causará al resto de la audiencia Nuestro consejo. Espera que salga el DVD.

Si realmente quieres ir al cine, averigua si tu sala local ofrece matinés para mamás y niños menores de 2 años. Durante estas funciones el sonido suele ser más bajo y las luces permanecen encendidas. De lo contrario, ve durante la siesta de tu bebé, siéntate atrás y vete tan pronto se ponga fastidioso. La Iglesia

La realidad. Las casas de oración de todas las religiones aceptan a personas de todas las edades. Quieren que las familias participen en los servicios. No todas tienen un cuartito donde los padres pueden seguir el servicio y cuidar a sus bebés. Averigua con tu iglesia, templo o mezquita. Si no lo tienen, siéntate en el pasillo para poder huir rápidamente o túrnate con tu marido para caminar con el bebé si se pone a llorar.

publicidad

Nuestro consejo. Debes ir. Tú sabrás cuándo es el momento correcto de partir. Acuérdate de llevar juguetes que no hagan ruido para entretenerlo.

Restaurantes

La realidad. Es importante que salgas a comer con amigos o colegas. Piensa que no hay nada imposible. Claro, tendrás que avisarles a los otros comensales que quizás tengas que interrumpir la conversación varias veces para cambiarle el pañal o para amamantarlo y que no podrás hacer una sobremesa muy extendida. Es importante hacer este esfuerzo para conectarte con tus amigos.

Nuestro consejo. Si ya conoces bien a tu bebé, trata de programar la salida en un horario cuando esté descansado y alimentado. Prueba almorzar cerca de las 11:30 a.m. y cenar alrededor de las 5:30 p.m. Y no te olvides de llevar un par de sus juguetes favoritos para mantenerlo entretenido.

Ten en cuenta también que si se pone difícil, lo tendrás que tomar en brazos, por lo que deberías pedir un plato de comida que te puedas comer con una mano.

Casamientos

La realidad. Si tu prima te invitó a su boda y quieres ir, averigua si la invitación se extiende al nuevo miembro de la familia. No asumas que sí está invitado.

Nuestro consejo. Si es bienvenido, pregúntales a los novios si el salón donde se hace la fiesta ofrece algún servicio de cuidados de chicos. Si ése no es el caso, infórmate si va a asistir alguna otra familia con niños, y si los puedes contactar para tratar de conseguir alguna babysitter y compartir el gasto con ellos. Si ninguna de estas opciones es viable, ve preparada a participar en este evento importante de tu prima y a cuidar también de tu bebé. Habla con tu marido y preparen un plan para compartir las tareas. Así ambos podrán disfrutar del servicio y de la fiesta.

publicidad

Funerales

La realidad. Aunque  algunos piensan que no es apropiado llevar a niños a un funeral, muchos lo hacen porque no tienen otra alternativa. Por lo general, no hay tiempo para contratar a una babysitter y, además, seguramente los que siempre te ayudan a cuidarlo (tías, tíos, abuelos, etc.) estarán allí también. Tus parientes no se disgustarán porque el pequeño esté molesto durante el servicio, pero trata de sentarte cerca de una salida por si llora sin cesar.

Nuestro consejo. Si el difunto no era familiar ni amigo cercano, habla con su familia inmediata antes de llevar al bebé. Pero no dejes de darles el pésame.

Eventos deportivos

La realidad. La decisión de llevarlo dependerá en gran parte del tipo de evento, dónde queda el estadio y cómo se comportan los fanáticos. Hazte las siguientes preguntas: ¿Será al aire libre?;  ¿cómo son los asientos "estaré cómoda con él sentado en mi regazo por varias horas? ¿hará mucho calor? Obviamente tendrás que evitar situaciones extremas: 3 horas en un partido de béisbol hará que tu bebé corra el riesgo de insolación.

Nuestro consejo. El desafío más grande será moverte en medio de la multitud de gente cargando a tu bebé y todo el equipo que necesitarás llevar. Ve con amigos que te puedan ayudar y trata de llegar temprano e irte antes de que termine el partido.

publicidad

-Por Vanessa Petit

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad