publicidad
Bradley Wright-Phillips celebra su gol

NY Red Bulls se impone 2-0 a New York City FC y gana el tercer derbi neoyorquino

NY Red Bulls se impone 2-0 a New York City FC y gana el tercer derbi neoyorquino

El delantero inglés abrió el camino para la victoria 2-0 de los Red Bulls sobre New York City FC y ganó el tercer derbi del año.

Bradley Wright-Phillips celebra su gol
Bradley Wright-Phillips celebra su gol

HARRISON, Nueva Jersey.- Si algo merece el derbi neoyorquino en esta temporada inaugural es reconocimiento. En apenas tres partidos ha conseguido crear una fuerte rivalidad que yacía en el ambiente de New York ciudad y aguardaba ser descubierta.

Con goles del inglés Bradley Wright-Phillips y el brasileño Felipe, los Red Bulls se impusieron 2-0 al New York City FC y se llevó el tercer y último derbi neoyorquino de la temporada.

La ocasión del clásico -y la necesidad de sumar de a tres puntos- fueron propicios para que Jason Kreis alineara por primera vez desde el inicio a sus tres estrellas europeas. Y para que los Red Bulls presentaran a once de gala, el que mejores resultados le ha dado hasta el momento en esta temporada.

Tras unos primeros 10 minutos de gran intensidad, en el que podría haber abierto el marcador (la oportunidad más clara la generaron Angelino y Mix Diskerud en el 7’), New York City comenzó a ser controlado por el cuadro local. Y sus dos nuevas estrellas, a quedar en evidencia dentro de un partido frenético.

Andrea Pirlo, no debidamente protegido por Andrew Jacobson, perdió muchos balones ante la presión de la primera y segunda línea de volantes de Red Bulls. Algo peor lo pasó Frank Lampard, a quien durante buenos tramos de la primera mitad se lo vio descolocado, fuera de lugar, gesticulando ante el árbitro y sus compañeros de equipo.

Tras el temblor inicial que generaron los del Bronx, NYRB fue fiel a su estilo, y progresivamente fue tomando el mando del juego. Control en el medio, entrega rápida a sus volantes ofensivos, y creación de espacios para un siempre dispuesto Bradley Wright-Phillips.

publicidad

A los 22 minutos el inglés abrió el marcador, tras una incursión y gran asistencia de Kemar Lawrence por izquierda. Entre los dos centrales rivales BWP entre poca y ninguna resistencia. A partir de ese momento las cosas comenzaron a parecerse bastante más a lo que habitualmente ofrecen uno y otro equipo.

Si bien los dos conjuntos contaron con ocasiones Red Bulls las generó de una manera más orgánica y llevando una cuota de peligro mayor hacia el arco de Josh Saunders. Los albirrojos contaron con la oportunidad de irse al descanso con una diferencia mayor merced a las llegadas de Wright-Phillips, Sacha Kljestan, Felipe y Lloyd Sam. Sin demasiada ayuda de parte de Lampard y Pirlo, David Villa (muy activo) se apoyó en Thomas McNamara y Diskerud.

En la segunda parte New York City FC se reiteró hasta la frustración. Y las dudas y errores en la última línea se profundizaron, especialmente en el caso del colombiano Jefferson Mena. Jason Kreis ordenó el ingreso de Kwadwo Poku en el 66’ para que algunas de las debilidades del cuadro celeste (hoy de negro) encontraran remedio.

Pero Red Bulls fue más. El local -para alegría de la South Ward- controló sin demasiados problemas la etapa final del clásico. En el 85’ Felipe marcó el segundo tanto de la noche y el partido quedó liquidado. La temporada regular señala que, con amplia ventaja, la Gran Manzana es roja.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad