publicidad
Bradley Wright-Phillips, NY Red Bulls

New York Red Bulls arrollan 3-0 al DC United con un doblete de BWP incluido

New York Red Bulls arrollan 3-0 al DC United con un doblete de BWP incluido

Los neoyorquinos dominaron el Clásico del Atlántico de principio a fin

Bradley Wright-Phillips, NY Red Bulls
Bradley Wright-Phillips, NY Red Bulls

Por: Hugo Chávez Barroso (@HugoCarlosChB)

Los Red Bulls dejaron claro que no solo Nueva York es rojo, sino que también el Clásico del Atlántico les pertenece tras una avasalladora actuación que les acreditó una goleada de 3-0 sobre el DC United.

En términos generales todo el equipo de Jesse Marsch realizó una actuación sobresaliente desde el primer minuto, pero Bradley Wright-Phillips se lleva los honores con un doblete y un pase para gol.

El cuadro capitalino hizo una serie de cambios en su rutina pre-partido pensando en evitar que nuevamente le anotaran un gol dentro de los primeros 15 minutos del partido, situación negativa que ha sido recurrente.

Fueron precisamente esos minutos iniciales en que los neoyorquinos se lanzaron como estampida en busca del primer gol de la noche. Sacha Kljestan y Mike Grella fueron una pesadilla en ese lapso para la defensa del United.

Kljestan tuvo la primera con un disparo franco en las afueras del área, pero su remate se fue afuera por centímetros. A partir de ahí, Bill Hamid se convirtió en una muralla. Le atajó un mano a mano a Grella y en una jugada más tarde le robó el balón de los pies. A Kljestan también lo derrotó en un mano a mano y le atajó un cabezazo a segundo poste.

DC logró el objetivo de no recibir un gol tempranero, pero irónicamente no de la manera adecuada ya que los Red Bulls le pasaban por encima y Hamid era la gran figura del partido.

publicidad

Cuando daba la impresión de que las Águilas Negras habían logrado bajarle los decibeles a los taurinos, vinieron los goles. Y ni siquiera el haber escogido que los neoyorquinos tuvieran que atacar de norte a sur en la primera mitad, contrario a como lo hace normalmente el cuadro local, fue suficiente para evitar la caída de su arco.

Al minuto 33, Kemar Lawrance robó un balón en la salida del United en mediocampo y rápidamente toco para Bradley Wright-Phillips. El británico se encontraba de espaldas al marco, pero pudo girar, ponerse de frente y ver la corrida de Lloyd Sam por el costado derecho del área, a donde le filtró el pase. Sam inteligentemente ángulo un tiro cruzado para por fin hacerle un hueco a la “muralla” Hamid. Este es el quinto gol de Sam en el clásico.

Diez minutos después, los taurinos volvieron a tejer una jugada que tuvo el carril derecho del área como la avenida principal. Felipe proyectó un servicio largo hacia ese sector para Grella, el dorsal 13 de los Red Bulls mando un servicio a media altura para Wright-Phillips y este prendió de volea un cañonazo que se fue directo al ángulo superior dejando estático al arquero capitalino. Golazo de antología del inglés.

La segunda mitad continúo con la misma tónica, ya que DC era incapaz de detener los embates continuos de sus rivales.

Si no era por las intervenciones de Hamid el marcador hubiera sido de escándalo para el minuto 60. Sam estuvo cerca de marcar su doblete tras un medido pase de Dax McCarty, el volante de los Red Bulls intento definir picando el balón, pero Hamid alcanzo a meter un manotazo salvador. Y le volvió a negar el gol a Kljestan con una salida muy a tiempo.

publicidad

Pero al minuto 64, el centro delantero neoyorquino no perdonó lo que sus compañeros habían dejado ir y consiguió su doblete. Los taurinos volvieron a robar un balón en mediocampo, Kljestan metió un pase largo para un solitario Wright-Phillips quien estaba igual de sorprendido que todo el estadio por estar tan solo. El británico tuvo tiempo para meterse al área y con balón botando metió un riflazo cruzado para penetrar por segunda ocasión el muro levantado por Hamid.  

Aun cuando Ben Olsen realizo cambios buscando ajustar y Marsch lo hizo para darle descanso a sus figuras, se veía más cerca el cuarto de Nueva York que el primero de DC, pero la defensa de las Águilas se las arregló para evitar una goleada más severa.

De los tres clásicos en la temporada regular ante DC United, los Red Bulls ganaron los dos encuentros en Red Bull Arena y empataron de visita en la capital del país. De los seis clásicos, contando los tres ya jugados ante New York City FC, los aficionados taurinos deben estar más que felices, quedando invictos con 5 triunfos y 1 empate.

DC United pierde su tercer partido consecutivo pero aún conservan el liderato de la Conferencia Este, el cual los neoyorquinos ya amenazan seriamente con quitarle ya que tan solo se encuentran a dos puntos y con tres partidos menos disputados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
Premios Lo Nuestro