publicidad
Honduras vs. El Salvador

Recordamos la “Guerra del fútbol” entre Honduras y El Salvador

Recordamos la “Guerra del fútbol” entre Honduras y El Salvador

En 1969, una serie de tres partidos entre las dos selecciones centroamericanas fueron el pretexto para desencadenar una guerra. Aquí te lo recordamos.

Honduras vs. El Salvador
Honduras vs. El Salvador

El Salvador y Honduras se enfrentan en el Cuscatlán este viernes en la tercera fecha de la eliminatoria de la Concacaf rumbo a Rusia 2018 y el martes se vuelven a ver las caras en San Pedro Sula. Serán duelos claves en sus aspiraciones mundialistas y es un buen momento para recordar la serie de juegos más celebre entre ambas escuadras que fue el pretexto para desencadenar lo que hoy se conoce como “La Guerra del fútbol”.

Como todo “buen vecino" que se precie de ello, El Salvador y Honduras siempre han tenido dificultades en sus relaciones. En 1969 un conflicto agrario y fronterizo se fue agudizando y finalmente desembocó en “una guerra de 100 horas” como también se le conoce.

publicidad

Pero todo aquello se apresuró por una serie de tres partidos de eliminatoria mundialista rumbo a México 70 entre ambos representativos.

El conflicto bélico ocurrió entre el 14 y 18 de julio de 1969 y fue bautizado por el periodista polaco Ryszard Kapuscinski que cubrió los hechos. El primer duelo entre las dos selecciones se efectuó el 8 de junio de 1969 en Tegucigalpa, los catrachos se impusieron 1-0. El segundo encuentro fue el 16 de junio en el Estadio Flor Blanca y El Salvador ganó 3-0.

Hubo necesidad entonces de un tercer juego de desempate el cual se celebró en México el 27 de junio y El Salvador volvió a ganar 3-2.

Aquel año, Honduras había decretado una ley agraria que iba en contra de los inmigrantes salvadoreños que en número de unos 300 mil fueron maltratados en suelo catracho. Se decretó la expropiación de la tierra y la expulsión de todos los propietarios de las mismas que no fueran hondureños.

Así que luego del triunfo hondureño en el primer partido y del suicidio de Amelia Bolaños -una chica de 18 que tras el gol catracho se suicidó con la pistola de su padre con un tiro en el corazón y que sirvió para exaltar un ánimo patriota salvadoreño en contra del vecino país -, en el segundo encunetro los hondureños padecieron lo indecible.

Previo, una multitud de aficionados rompió los cristales del hotel donde se hospedaban y arrojaron cientos de huevos podridos, ratas muertas y demás linduras al interior del inmueble. Los futbolistas debieron ser trasladados al campo Flor Blanca en carros militares blindados en medio de calles hostiles a su causa.

publicidad

Ya en el estadio, el ejército tenía tomadas las instalaciones e incluso alrededor del campo fueron colocados regimientos de soldados. El himno hondureño sonó y entre gritos e insultos, en lugar de su bandera izaron un trapo harapiento y en jirones. El resultado fue 3-0 a favor de El Salvador.

Del estadio, el conjunto hondureño fue llevado directo al aeropuerto y abandonaron el país enseguida. La afición catracha fue agredida y debió huir a la frontera de las dos naciones. Hubo muchos incidentes violentos en ambos países, un par de muertos y muchos heridos. La franja fronteriza entre los dos estados se cerró después de eso.

Un par de semanas más tarde, el mismo día del tercer partido, El Salvador rompió formalmente las relaciones diplomáticas con Honduras y llamó a la unidad nacional y a formar milicias.

En el Estadio Azteca, previniendo cualquier cosa, la gente de ambos cuadros fue situada en lados opuestos de la tribuna y en medio ubicaron cinco mil policías. Pero no hubo ningún incidente.

Unos días más tarde, el 14 de julio, Honduras anunció que El Salvador había iniciado un ataque masivo en su contra. Aquello duró sólo cinco días porque tras difíciles negociaciones la Organización de Estados Americanos ordenó el alto al fuego. Y ambas naciones lo obedecieron.

Sin embargo, aquel tiempo bastó para dejar alrededor de cuatro mil muertos y más de 15 mil heridos, además 130 mil salvadoreños que residían en Honduras debieron volver a su nación.

publicidad

Durante 11 años el estado de guerra latente se mantuvo por parte de los dos países y sólo fue hasta 1980 que se restablecieron las relaciones formales entre ambos estados. Pero el conflicto limítrofe tardó algo más de tiempo. La Corte Internacional de La Haya lo resolvió hasta 1992.

¿Y en lo futbolístico? Honduras, por supuesto quedó eliminada, y El Salvador debió enfrentar a Haití en la final de la eliminatoria de la Concacaf. Clasificó a México 70 tras otros tres durísimos duelos con los antillanos - ganó 2-1 primero, perdió 3-0 después y finalmente venció 1-0- en septiembre y octubre de 1969 y por fortuna no hubo más guerras de por medio.

publicidad
Contenidos Relacionados
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad