null: nullpx
Cargando Video...

Sin Tu Mirada Capítulo 67

Univision26 Jun 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

ricardo: marina, a partir

del día de hoy, rita va a ser

mi nueva enfermera.

rita: sí, mucho gusto, señorita.

marina: no, marina está bien,

nada más.

rita: bueno, marina.

este, doctor, voy a estar aquí

al lado en el consultorio

de diagnóstico

por si se les ofrece

cualquier cosa.

ricardo: gracias, rita.

rita: gracias, con permiso.

marina: propio.

doctor, su cita de hoy

viene retrasada.

espero que le dé tiempo

de atenderlo antes de entrar

al quirófano.

ricardo: ok, ok, esperemos.

¿qué te parece si mientras

vemos los avances

que has hecho con la visión

a corta distancia?

marina: no, bueno,

lo que pasa es que...

toribio está acá afuera

esperando y...

no sé si lo pueda recibir.

ricardo: ¿qué pasó, no ve bien?

marina: no, no, no es eso.

lo que pasa

es que con el medicamento

que le dio el doctor narváez,

toribio está soñando cosas

que no entiende.

no sé si usted lo pueda ayudar.

ricardo: qué pena contigo,

marina, pero creo que te voy

a quedar mal, yo...

esa especialidad no es...

no es lo mío.

pero fíjate que acaba de entrar

una psiquiatra al hospital.

aparentemente muy buena,

no sé el nombre,

pero puedo averiguarlo.

marina: ¿y cobrará muy caro?

ricardo: según entiendo,

hace bastante trabajo social.

digo, no perdemos nada

con preguntar.

marina: ay, doctor.

va a creer que es un abuso

de confianza.

ricardo: para mí es un placer

ayudarte a ti y a tus amigos,

marina.

marina: bueno, de--

es que de todas formas,

toribio está muy insistente

en querer platicarle su sueño,

no sé si pueda platicar con él.

ricardo: dile que pase,

no hay problema.

marina: perfecto, gracias,

permiso.

ricardo: sí.

yolanda: debe ser interesante

trabajar en urgencias, ¿no?

>> bueno, sí.

es mucho trabajo.

y me la paso todo el tiempo

metido ahí, pero mira,

mejor dime cuándo me aceptas

una invitación a salir.

y yo hago un espacio

en mi agenda.

yolanda: la verdad es que solo

estoy de paso.

en cuanto terminen los análisis

de mi papá, me regreso con él

a valle de bravo.

>> pero eso no va a ser hoy.

mira, si quieres, hoy

en la noche te puedo llevar

a cenar y después vamos

a bailar.

yolanda: ¿a poco puedes cambiar

así de fácil tus horarios?

>> obvio no.

pero podría hacer una excepción.

yolanda: mira, las cosas claras.

eres muy amable, no te me vayas

a ofender.

pero aunque me quedara

esta noche, no creo que salga

contigo.

muchas gracias por la plática

y por la...

invitación al café.

>> ¿estás segura?

digo, oportunidades

como estas no dos veces

en la vida.

yolanda: [ríe]

adiós, erick adalberto antonio

muñoz de baena gonzález

montesinos.

[ríe]

>> bueno, mínimo se aprendió

mi nombre completo.

toribio: pero entonces,

cada que toribio sueña,

no le puede ver la cara,

doctor, no--no le veo--

ricardo: a ver, a ver, toribio,

toribio, entiendo, entiendo,

muy bien, pero creo

que vas a tener que ver

a un especialista.

toribio: usted es especialista,

¿no?

ricardo: sí, sí, especialista

pero de la vista.

toribio: pues por eso.

por eso, le estoy diciendo

que toribio--

ricardo: a ver, a ver, mire.

es otro tipo de vista

de la que tú hablas.

yo soy de la vista,

o sea, si no, tendrías

que soñar con los ojos abiertos

y no, ¿verdad?

toribio: no, con los ojos no.

no, no, con los ojos--no,

pues no, no, ¿verdad?

no, pues no.

marina: ay, doctor.

ricardo: ¿sí, marina?

marina: ya llegó su paciente.

ricardo: gracias.

marina: toribio, vente.

el doctor tiene que trabajar.

toribio: pero--pero conste

que--que va a pasar a toribio

con el especialista

de los sueños.

¿verdad, doctor?

ricardo: le--le aseguro,

le aseguro que sí.

toribio: a ver, doctor.

gracias, venga para acá.

marina: bueno, ya.

vente, toribio, ya, por favor,

ven, ven, vámonos.

ahora te voy a hacer un mapa

para que llegues al mercado

y no te me vayas a perder.

ricardo: marina, marina, marina,

marina.

eh, que toribio se tome un taxi,

¿sí?

marina: ay, pero--

toribio: ¿qué?

¿toribio se va a ir en taxi?

ricardo: exacto, sí.

toribio: en taxi.

mari, toribio se va a ir

en taxi.

[balbucea]

paulino: anita.

¿sabes si ya regresó

mi papá y mi hermanita?

ana: no, no hay nadie.

hace rato salió doña damiana

a trabajar al mercado

y me encargó al niño.

¿qué, qué tienes?

te ves triste.

paulino: ay, la neta es

que ahora sí me está

llorando la fregada,

creo que ya valió todo.

no solamente confirmé

que vanessa sí se va a casar.

marina: ¿qué tienes, rita?

¿estás bien?

rita: ay, no.

¿sabes qué pasa?

que va a haber junta

de consejo, porque hay un caso

muy delicado.

me pidieron un expediente

en donde están los exámenes

que el doctor bazán le hizo

a ese paciente.

marina: ajá.

rita: y no los encuentro.

pero además me pidieron

que me encargara de arreglar

la sala de juntas.

marina: ay, bueno, rita,

si quieres, yo te puedo ayudar

con el café y las galletas.

además el doctor bazán

ya entró a quirófano

y no tiene más citas hoy.

rita: ¿de verdad me ayudarías

con eso?

marina: pues sí, claro que sí.

nada más dime dónde encuentro

todo y ya.

rita: claro que sí,

muchas gracias.

¿quieres un café?

marina: no, no, gracias.

rita: ¿seguro?

te lo sirvo.

marina: segura.

rita: ah, mira, ya.

luis: illegué, prude!

[chifla]

¿no hay nadie en esta casa?

hortencia: ipatrón!

hola, patrón, este...

pues la seño prude

y doña angustias salieron.

y la señora susana

y la señorita vanessa

dejaron dicho que no iban

a venir a comer.

luis: o sea que otra vez

anda de vaga.

¿y qué tanto hace mi mujer

en las calles?

¿te ha dicho algo?

hortencia: lino ha de saber,

porque estuvo platicando

con ella antes de salir, este...

¿le sirvo algo, patrón?

luis: sácate.

sácate.

hortencia: sí, patrón.

luis: ese maldito cancionero.

ya se brincó las trancas.

[llaman a la puerta]

isauro: ¿doctor?

¿doctora?

me dicen que usted me puede

ayudar con un problema.

>> eh, sí, así es,

señor...

aarón cervero.

siéntese.

isauro: sí.

aarón.

marina: buenas tardes, doctor.

>> ay, doctor ocaranza.

ah, ¿cómo te va?

alberto: muy bien, muy bien.

>> doctor, buenas tardes.

isauro: sufrí un accidente.

un incendio.

quedé atrapado ahí.

salí con vida.

pero como ve...

desde entonces,

me encerré en mí mismo.

me siento inseguro,

sobre todo con...

con las mujeres.

porque me rechazan.

además desde ese incendio,

no he podido...

>> ¿no ha podido qué,

señor cervero?

isauro: mire, doctora.

preferiría hablar de esto

con un hombre.

con un doctor.

>> ya, entiendo

a lo que se refiere y...

y creo que la perspectiva

de una mujer podría ayudarlo.

pero ahora sí que...

usted decide.

isauro: no, yo no--

doctora, no es usted.

eh, eh--usted debería

entenderme, o sea...

un hombre hablar de estas cosas

con--con una mujer es...

no es fácil.

>> sí, como le digo,

usted está en todo su derecho.

ya sabe que las asesorías

son totalmente gratuitas

y--y no obligamos a nadie

a hacer cosas que...

pues no quiere hacer,

obviamente.

y tampoco cuestionamos

a las personas cuando nos dan

un nombre falso.

isauro: ¿falso?

>> ajá.

isauro: ¿a qué se refiere

con falso?

>> usted no tiene facha

de llamarse aarón cervero,

señor.

¿o me equivoco?

>> señorita, no nos deje

tantas galletas, los médicos

somos muy glotones.

marina: ay, perdón, doctor.

enseguida se las quito.

>> no, no, no.

es una broma, perdón.

¿y zamudio?

alberto: está con un paciente,

ahora viene.

marina: bueno, yo--yo me retiro.

>> pase usted.

marina: sí.

permiso.

>> me informan que bazán

está saliendo de quirófano,

así que...

[llaman a la puerta]

ricardo: sí, adelante.

marina: necesito hablar

con usted, doctor.

ricardo: marina, ¿puede ser

después?

llevo un poco de prisa.

tengo que ir a la junta médica.

marina: claro.

cuando guste.

ricardo: ¿todo bien?

dime qué pasa, marina.

marina: ¿usted sabía

que alberto trabaja

en este hospital?

ricardo: sí, sí sabía.

>> la cirugía que ustedes

proponen es de muy muy alto

riesgo, ¿eh?

por lo que yo les sugiero,

honestamente, pues

un tratamiento alternativo.

>> pues es más riesgoso, ¿no?

>> es un caso complejo

y mientras no contemos

con los resultados

de los análisis histológicos

del doctor bazán,

me temo que no podremos tomar

una decisión.

>> así es.

>> es por eso que he convocado

a esta junta.

marina: y si sabía

que alberto trabaja aquí,

¿por qué me trajo, doctor?

ricardo: marina,

cuando te ofrecí el puesto

de recepcionista, lo hice

con esa intención.

marina: pero ¿con qué intención?

no lo entiendo.

ricardo: era una prueba

que creía necesaria.

marina: ¿prueba para quién?

ricardo: para alberto

y para ti.

marina: ¿y quién se cree usted

para experimentar

con mis sentimientos?

ricardo: a ver, a ver, marina,

entiéndeme, tranquila.

cuando me contaste toda

la historia que tenías

con alberto,

dentro de tu enojo, no sé,

vi que todavía quedaba un poco

de amor, siento que es

un capítulo que no ha cerrado

en tu vida.

marina: eso no es cierto,

doctor, mi pasado ya quedó

atrás.

ricardo: pues si así fuera,

no te molestaría

haber visto tanto a alberto.

marina,

mira, que estés en el mismo

espacio con él,

te puede ayudar a que te des

cuenta qué es lo que te pasa,

si lo amas o si lo has olvidado.

marina: es que yo no quiero nada

de ese hombre, yo no quiero nada

del hombre que rechazó

a mi hijo.

ricardo: no, marina,

las cosas cambian, ¿sí?

las circunstancias también.

mírate.

hoy puedes ver.

marina: pero es que alberto

no me rechazó por mi ceguera.

sino por la suya, doctor.

ricardo: marina,

yo quiero lo mejor para ti.

lo mejor para ti,

para tu hijo.

y si tu felicidad--

marina: mire, doctor,

si usted cree que puede existir

una reconciliación

entre alberto y yo,

se equivoca.

y de una vez le digo

que por favor busque

una recepcionista más,

porque yo no pienso seguir aquí.

[música]

[música]

sofía: ♪ porque en tus besos

descubro matices

que llevan mi cuerpo

a sentir lo más simple

guarda aquí mi corazón

sé el guardián y mi dragón

siempre sé mi protector

regálame una vida

que se encienda con tu luz

muéstrame una vida entera

llena de bellos momentos

tómame con mucha fuerza

que confiaré en tus besos

aquí me quedo

para ser parte de ti

llévame a donde tú quieras

búscame un lugar perfecto

cuida que jamás se rompa

este corazón

que entrego hoy aquí

que desde ahora

es solo para ti

abrázame

sin tu mirada

no podré seguir ♪

rita: marina, ¿qué pasó?

yo oí una discusión

ahí adentro,

pero no entendí nada.

marina: voy a dejar mi trabajo.

rita: ¿qué?

pero ¿por qué?

marina: pues--ay, rita,

es que el doctor bazán

hizo algo que no--

rita: ¿qué hizo?

si el doctor bazán

es un encanto de persona.

marina: sí, ya lo sé, ya lo sé,

rita.

no me malinterpretes.

más bien yo nunca debí haber

aceptado este trabajo.

así que si sabes de alguien más,

te lo agradecería mucho.

ricardo: marina,

voy a una junta,

pero me gustaría que sigamos

platicando.

por favor, no tomes

una decisión apresurada.

no dejes el trabajo.

marina: me voy a quedar

hasta que usted encuentre

a alguien más, doctor.

y no crea que me voy a olvidar

de la deuda que tengo con usted.

rita: ¿deuda?

¿qué deuda?

marina: el doctor cubrió

todos los gastos

de mi operación.

rita: [resuella]

¿y aun así, le vas a renunciar?

ana: te vas a tomar

este tecito calientito,

es un remedio que hizo

doña damiana, buenísimo

para los nervios.

paulino: anita, ¿no tienes--?

bebé: [estornuda]

paulino: salud.

no sé mucho de té y eso.

ana: ay, no, hombre,

¿cómo crees?

¿para que te alteres más?

ay, qué pena.

paulino: no, no estoy alterado,

ana.

estoy triste, decepcionado

de todo.

todo me ha salido mal.

a mi familia nada más

la he decepcionado.

la mujer que amo

se va a casar con otro.

nada más falta que este bebito

me vomite aquí encima

o pase algo, que dios

no lo quiera, y...

¿verdad?

ana: ay, bueno,

¿por qué no piensas en todo

lo que has conseguido?

tienes trabajo, cantas

en un bar.

paulino: ay, sí, donde nadie va

y está horrible.

ana: bueno, pero es poco a poco.

vas a ver que vas a ir logrando

todos tus sueños

y tu papá va a estar

muy orgulloso de ti.

paulino: no me hables

de mi papá.

lo he defraudado tanto.

ana: [suspira]

pero él te quiere

y estoy segura que las cosas

se van a arreglar, ¿sí?

paulino: sí, yo también.

[celular]

¿me lo tienes, me lo tienes?

ana: sí, sí.

ay, chiquito, ¿qué pasó?

paulino: es don luis.

otro al que no hago más

que mentirle.

ana: ay, bueno, pero es

por una persona que estimas.

además doña prudencia

es un encanto.

paulino: sí.

dígame, patrón.

luis: ¿en qué andas, lino?

estás vigilando a mi mujer, ¿va?

¿dónde estás?

paulino: sí, estamos aquí,

en un--en un centro comercial,

ya sabe, en la--en la plaza

y se metió a probar ropa,

mujeres y ya, conoce

a doña prudencia, don luis.

luis: ¿está seguro?

paulino: sí.

ana: shh.

paulino: si quiere, le doy

la dirección para que venga.

luis: no, no, no.

tú sigue haciendo tu trabajo.

paulino: listo, listo,

no se preocupe, don luis, ¿eh?

andele.

"bye".

luis: imbécil.

eso me pasa por confiar

en esa mugrosa familia.

lo mismo, lo mismo me hizo

su padre.

hilda: [resuella]

ay, pero mi vanessa,

te ves rechulísima, mi niña.

vanessa: gracias.

susana: parece pastel.

además ni siquiera es

de diseñador.

no, prefiero mil veces

el primero que te probaste,

cariño.

vanessa: ¿estás segura, mami?

a mí me encanta este.

hilda: está precioso, híjole.

susana: no sabía que el mal

gusto era contagioso.

no hay comparación.

hilda: a ver, susanita.

el primero que se puso

ni adornos traía y la verdad

es que valía una millonada, ¿eh?

¿por un vestido que nada más

se va a poner una vez?

como que no, ¿no?

susana: es para el día

más importante de su vida.

hilda: [ríe]

el día más importante

de la vida es cuando la mujer

trae a su chamaco.

ese sí que es un día de fiesta.

pero mi vanessa, tú escoges.

susana: por supuesto

que vas a escoger el primero,

¿verdad?

vanessa: ay, no sé,

a mí me gusta muchísimo este.

hilda: está--

susana: ¿estás segura, cariño?

no vas a querer hacer el oso

frente a nuestras amistades.

hilda: ay, por cierto,

mi susanita, esa es otra.

como que la lista de invitados

que me mandaste

está bien manchada.

de menos baja de la mitad.

susana: ¿qué?

ay, no, a ver, discúlpame,

no, no.

no, edson no le puso un pero

a esa lista.

hilda: ah, porque el bodorrio

no lo paga edson, sino yo.

pero ay, mira, mejor hablamos

de eso más al rato.

no quiero incomodar

a mi nuerita chula.

voy a pagar el vestido,

"con per".

vanessa: gracias.

susana: lo hiciste

para fastidiarme, ¿verdad?

vanessa: ay, mami.

o sea, tú me dijiste

que teníamos que complacer

a la suegra, ¿verdad?

pues eso es lo que estoy

haciendo.

isauro: antes yo era

un hombre normal.

enamorado y eso.

esperaba ser correspondido.

y el destino jugó conmigo.

me convirtió en esto.

>> mire, señor cervero.

eh...

bueno, pues aquí le voy

a anotar los estudios

que tendría que hacerse.

más que nada, por...

por descartar que su impotencia

sea por un problema fisiológico.

isauro: ¿impotencia?

>> ¿entiende?

así que se lo voy a anotar

en un papelito

lo que me va a traer.

isauro: y dígame,

¿qué tan seguido tendría

que venir?

¿cuántas veces?

>> mire, mis horarios

de consulta están fuera.

usted puede llamar y hacer cita

las veces que usted considere

necesario.

ya sabe que es totalmente

gratuito.

mire, aquí se lo voy

a dejar.

y si se hace los exámenes

cuanto antes,

por mí mejor,

porque sí me interesa su caso.

lo quiero ayudar.

>> bueno, pues, agradezco

la colaboración de todos

ustedes, creo que lo más viable

es cancelar la cirugía.

e irnos por el tratamiento

que propone el doctor

de la vega.

>> gracias, doctor.

>> señores, buen día para todos.

todos: [hablan a la vez]

>> alberto, te espero

en el consultorio.

alberto: sí, claro que sí,

ya voy.

ricardo.

¿me das un segundo?

ricardo: sí.

>> permiso.

ricardo: propio.

alberto: marina ya sabe

quién soy.

ricardo: me lo dijo,

acaba de renunciar.

alberto: ¿cómo que renunció?

ricardo: sí, se molestó conmigo

por haberla traído aquí.

alberto: te dije que iba a ser

muy incómodo para todos.

ricardo: sí, pero no se me hace

justo que siempre sea ella

la que sale perdiendo,

¿no te parece?

alberto: te pido

que por favor

le pidas que se quede.

no la voy a molestar,

no la voy a buscar,

¿sí?

ricardo: ¿qué te parece

si se lo dices tú mismo?

>> en cuanto salí de trabajar,

vine a verte, ¿eh?

>> pásale, mi hijita,

pásale, pásale.

>> gracias.

ah, por cierto.

no sabes, hoy vino a verme

a la clínica un hombre

superraro, papá.

tenía la mitad de la cara

quemada y...

y yo creo que el cuerpo también.

>> no me digas,

¿qué le pasó?

>> se quemó su casa.

y él apenas se salvó.

qué mal, ¿sabes?

siento que...

como que está enojado

con la vida.

>> hija, temo por tu seguridad

en ese lugar.

>> papá--

>> se te presenta cada caso

y cada paciente que...

>> eres un exagerado.

yo sé cuidarme sola,

tú no te preocupes.

>> a ver.

sabes perfectamente que eres

mi tesoro.

lo que yo quiero es protegerte.

>> yo sé.

pero ¿sabes qué?

siento que...

que voy a aprender mucho

de ese hombre,

de ese tal aarón cervero.

[música]

[música]

alberto: con permiso, perdón,

una disculpa.

>> ¿qué onda, hermano?

oye--

alberto: no, tengo que correr,

tengo que resolver un asunto--

>> ¿no tienes ni medio minuto

para tu amigo?

es que acabo de conocer

una morenaza--

alberto: deja de jugarle

al cazanova y dedícate

a tu trabajo en urgencias.

>> es que me aceptó un café

y luego me batió--

alberto: después me cuentas.

>> bueno, lo bueno

es que se aprendió mi nombre

completo.

sí.

>> así que te la pasas

conquistando muchachitas

en lugar de atender

tus obligaciones.

>> no, no, papá.

estaba en mi tiempo libre,

era hora de comida.

>> aquí no soy tu papá,

soy tu jefe.

he recibido más de una queja

en el área de urgencias.

hasta rita, la enfermera

con más experiencia,

renunció porque se cansó

de corregirte todo el tiempo.

>> no, eso no es así.

simplemente tuvimos diferencia

de opiniones y ya.

>> o te tomas en serio

tu trabajo

o te paso al área

de intendencia.

y sabes bien que cumplo

lo que digo.

isauro: voy a arreglar

este problema.

voy a ser el hombre

que te mereces.

marina: muy bien, señora.

entonces dejamos su cita

para esa hora.

sí.

gracias, hasta luego.

alberto: hola, marina.

marina: doctor ocaranza,

¿se le ofrece algo?

alberto: solo vine a platicar

contigo.

marina, por favor,

no me digas doctor ocaranza,

me duele.

me duele que digas eso, ¿sí?

marina: lo siento,

pero yo no puedo hablarle

de otra manera.

usted es un doctor

y yo soy una recepcionista.

alberto: está bien.

como tú quieras.

marina: ay, por cierto.

quería decirle que yo

no lo seguí.

yo no tenía ni idea

de que usted trabajaba

en este hospital.

alberto: sí, vi tu reacción

cuando supiste quién soy.

marina: me lo imaginaba

muy diferente.

alberto: me da mucho gusto

que la operación haya sido

un éxito.

que puedas ver.

marina: pues fue gracias

a la gente que sí estuvo

dispuesta a apoyarme.

alberto: oye, si yo hubiera

podido estar ahí--

marina: mira, el hubiera

no existe, doctor.

yo decidí poner distancia

entre usted y yo.

también alejarme de su padre

y dejar atrás todo

lo que me duela.

y usted me duele.

alberto: si hubieras tomado

el ofrecimiento de luis,

que más bien es tu papá,

hoy tendrías suficiente

para el--para el niño, marina.

marina: discúlpeme,

pero usted no tiene

ningún derecho a opinar

sobre mi hijo.

alberto: solo vine a decirte

que--que no tienes

que dejar tu trabajo.

marina: yo no puedo trabajar

donde usted está.

alberto: entonces el que se va

soy yo.

hoy mismo entrego la renuncia

y así ya no me tienes que ver

por acá.

yolanda: ay, papá.

te tardaste muchísimo,

¿qué tanto te hicieron?

>> ¿qué no me hicieron,

mi hija?

me revisaron todo el cuerpo.

yolanda: te ves bien cansado,

yo creo que no nos vamos a ir

a la añoranza.

mejor vamos a la vecindad,

vas a necesitar como un día

para descansar.

>> no, hombre, ¿cómo crees?

si no, zacarías me va a acusar

de irresponsable--

alberto: qué bueno

que los alcanzo.

no se preocupe por zacarías,

yo le explico a mi papá

que tiene que descansar.

y que no se puede regresar

al rancho si no hay

un diagnóstico.

yolanda: ¿ya ves, papá?

alberto: mi mamá me pidió

que estuviera pendiente

de ustedes, así que yo recojo

los resultados, los evaluamos

y lo platicamos juntos,

¿le parece?

>> no tiene por qué molestarse,

doctor.

yolanda: ya nos está haciendo

el favor el doctor bazán,

muchas gracias.

alberto: entiendo.

le voy a pedir a los dos

que por favor me permitan

a mí hacerme cargo de todo.

sé que no me consideran

el mejor hombre del mundo,

pero como doctor puedo ser

muy útil para ustedes.

>> como usted quiera.

ahora si nos disculpa,

con permiso.

alberto: sí, adelante.

>> vamos, hija.

angustias: sé que la señorita

vanessa no supo valorar

tu cariño.

te ha hecho sentir menos.

paulino: y más ahora

que consiguió consuelo

tan rápido.

hasta se va a casar.

angustias: esa boda no es cosa

de ella.

es de la madre opresora

que tiene.

paulino: pero ella--

angustias: no la deja ser feliz.

paulino: pero ella lo permite,

doña angustias.

ella prefiere un nivel

de clase social alto

y dinero que jugársela

por amor.

que jugársela por mí.

angustias: cómo te quisiera

arrancar este dolor, paulino.

de verdad, eres un muy buen

muchacho.

paulino: no, usted no

se preocupe, igual y...

igual y me equivoqué nada más.

angustias: no, no.

hilda: ay, qué bien que tu mamá

dijo que tenía mil cosas

que hacer.

así nos podemos echar

sin bronca este cafecito.

vanessa: o sea, yo encantada,

hilda.

hilda: mi vanessa, mi hijo

va a darte gusto en todo.

pero pues tu madre

mete su cuchara y yo la verdad

ya no sé qué quieres tú,

qué quiere ella.

edson tiene mucha lana.

pero la verdad, mi hija,

pues...

no la va a malgastar, ¿eh?

vanessa: no, no, bueno.

eso yo lo entiendo

perfectamente, doña hilda.

hilda: [ríe]

rompe el turrón, mi hija.

hilda a secas.

vanessa: la verdad

es que la mitad

de los invitados

son amigos de mi mamá

y no míos, o sea...

hilda: ah, pues--pues mira,

qué bueno que me lo dices.

para sacarlos de la lista, ¿no?

ya le vamos--fuimos dando.

[ríe]

mi vanessa, edson no puede

esperar más.

quiere casarse este fin

de semana.

vanessa: ah.

hilda: ¿para qué atrasar

las cosas, mi vanessa?

se le queman las alas

por que seas su mujer.

y yo te quiero como mi nuera.

así que, mira, vamos haciendo

más sencillo el lío de la fiesta

y ya.

vanessa: sí, hilda,

como tú quieras.

hilda: no sabes el gusto

que me da saber

que no es el dinero

lo que te lleva a casarte

con mi niño.

con estos detalles, pues,

me doy cuenta que estás

tan enamorada de mi pimpollo

como él de ti.

[música]

[música]

>> si tensamos el músculo

cigomático mayor...

alberto: sí, es la mejor opción,

doctor, sí.

¿puedo comentarle algo, doctor?

>> sí, adelante.

alberto: no sé cómo hacerle

para seguir colaborando

con usted.

>> como lo has hecho

hasta ahora.

¿por qué?

alberto: porque voy a dejar

este hospital.

susana: ay, la madre

de edson me pone furiosa.

luis: ey, ey, ey, tranquila.

¿me quieres decir qué es

lo que tanto te extraña?

si son unos nuevos ricos,

nunca va a tener tus gustos

ni tu refinamiento.

susana: vanessa por quedar

bien con ella se pone

en mi contra.

luis: a ver, no vine de quejas,

¿eh?

que yo también estoy tragando

aceite.

susana: uy, ¿y quién te hizo

enojar?

luis: pues tenías razón

respecto a paulino.

lo mandé a vigilar

a mi mujer para estar

tranquilo de que no nos hiciera

algo malo a mis espaldas

y resulta

que el muy sinverguenza se pone

del lado de ella.

susana: ay, ¿cómo te enteraste?

luis: se le salió a hortencia.

susana: córrelo, luis.

no esperes un segundo más.

luis: no, no, yo prefiero

que prudencia se confíe

y yo mismo la voy a seguir.

susana: ¿y si descubres

que efectivamente se está

viendo con otro?

luis: pues entonces le voy

a pedir el divorcio.

y se va a quedar en la calle.

marina: doctor, le anoté

una cita que tiene

con la sociedad de oftalmólogos.

ricardo: perdón, marina,

me entretuve con unas cosas.

¿podríamos retomar

lo que estábamos hablando?

marina: sí.

alberto vino a buscarme

y me dijo que no tengo

por qué renunciar.

que el que se va a ir

del hospital es él.

>> ¿sabes lo que implicaría

que dejaras el hospital,

alberto?

no tengo otro consultorio

en que puedas seguir

colaborando conmigo.

alberto: pensé que tendría

alguna alternativa para mí,

doctor.

>> no, no, no.

no las hay.

estás cometiendo un grave error.

es la primera vez

que acepto a un asistente

sin tener la especialidad

terminada.

no entiendo por qué te quieres

ir.

alberto: tengo razones

personales, doctor.

>> hola.

¿ya están listos para irnos

a comer?

>> pues con la novedad

de que el doctor

quiere renunciar.

ricardo: ¿en serio te dijo eso?

marina: sí.

¿usted cree que lo haga?

ricardo: pues si cumple

con su palabra,

estaría cerrando una puerta

que le costó mucho trabajo

abrir.

marina: ay, ya lo sé.

ricardo: alberto concursó

para una plaza en urgencias.

pero conoció a un cirujano,

horacio samudio,

uno de los mejores cirujanos

plásticos del país.

y le pidió colaborar con él.

marina: ay, entonces si alberto

deja el hospital, ya no va

a poder seguir trabajando

con ese doctor.

ricardo: así es.

me llama la atención

que haga ese sacrificio

por ti.

marina: pues tal vez quiere

que no deje mi puesto.

ricardo: sí, pero sin embargo

significa que todavía

le importas mucho.

marina: bueno, yo me tengo

que retirar.

sí.

ricardo: eh, marina, marina.

por favor te pido que antes

de que tomes cualquier decisión,

pienses en lo mejor para ti

y para tu hijo.

no te guíes por lo que te haya

dicho alberto.

marina: así lo haré, doctor.

permiso.

prudencia: ay, qué bien se porta

rafael.

angustias: y no da lata.

bueno, nosotras nos despedimos.

tu marido va a ir a comer

a la casa.

prudencia: la verdad es

que el tiempo que paso

con mi nieto se me va volando.

espero que un día

me permita llevármelo a pasear.

damiana: ay, pues tengo

que platicarlo con marina,

porque la verdad no le gusta

que salga de la vecindad.

angustias: bueno,

nos estamos viendo.

damiana: que les vaya muy bien.

prudencia: ¿le puedes dar

un beso a mi hija de parte mía?

damiana: por supuesto.

prudencia: gracias.

adiós, mi amor.

hasta luego.

damiana: hasta luego,

que les vaya bien.

prudencia: gracias.

>> ¿te están ofreciendo trabajar

en otro hospital?

alberto: no, no, no es eso,

no tengo ninguna oferta, no.

>> y entonces,

¿por qué te quieres ir?

alberto, mi papá te está

ofreciendo todo.

trabajar con él,

que veas su trabajo

en el quirófano.

asistirlo, todo.

alberto: y se lo agradezco

muchísimo, no sabe lo mucho

que le he aprendido.

lo que me pesa no poder

quedarme.

>> no sé cuáles sean

esas razones personales

que te obligan a renunciar.

pero sinceramente,

no creo que vuelvas a tener

una oportunidad como esta.

piénsalo bien, muchacho.

>> dejaste muy molesto

a mi papá.

lo viste, ¿no?

no se lo esperaba, alberto.

y menos yo.

alberto: me está costando

mucho trabajo tomar

esta decisión.

>> sí, pero soy tu novia.

y creo que tendrías que decirme

qué es lo que está pasando,

¿o no?

alberto: no, no, no,

no quiero y...

y necesito regresar a trabajar.

>> me alegro.

¿cenamos esta noche?

alberto: te llamo.

>> me llamas.

está bien.

[música]

[música]

prudencia: bueno, salúdame

a tu padre, por favor, lino.

paulino: de su parte, doña.

ah, mire, ahí viene.

prudencia: hola, margarito,

¿cómo les fue?

yolanda: ay, pues, revisaron

a mi papá de pies a cabeza.

paulino: papá, te ayudo,

¿te llevo a descansar?

>> no, no necesito ayuda,

gracias.

prudencia: ¿pudo ver a alberto?

>> sí, doña prudencia,

muchas gracias.

yolanda: su hijo quedó

de checar los resultados

y luego avisarle a mi papá.

prudencia: ay, qué bueno.

paulino: ¿o sea que se van

a quedar hasta que les entreguen

los estudios?

>> no, me voy a regresar

a la añoranza, hay muchos

pendientes por allá.

prudencia: no, no, no.

por favor, tómese el tiempo

que necesite.

alberto le va a explicar

a mi marido.

>> gracias, patrona,

muchas gracias.

angustias: bueno, nosotras

ya nos íbamos.

que tengan buenas tardes.

yolanda: igualmente, doña.

prudencia: gracias.

yolanda: gusto en verla.

prudencia: gracias, yola,

igualmente.

angustias: hasta luego, yola,

bye.

paulino: papá, yo puedo

explicarte.

>> todo esto que hiciste,

¿fue para apantallar a vanessa?

paulino: no, papá, bueno...

en parte sí.

en parte me vine a la ciudad

por ella y quería ganar

dinero y tener mucha lana

para darle todo lo que deseaba.

pero me salió todo mal,

fui un estúpido.

al final ella se consiguió

a otro tipo y hasta se va

a casar ya.

yolanda: ¿cómo?

¿no había terminado

su compromiso con alberto

por ti?

paulino: sí.

sí, hermanita, pero finalmente

se dio cuenta de que...

de que nunca vamos a estar

al nivel.

nunca voy a pertenecer

a su clase social.

así que se agarró otro tipo

y nada, se va a casar.

la verdad, papá,

desde que llegué a esta ciudad

no ha sido nada fácil.

pensé que la cosa iba a estar

más fácil, que me iban a dar

chamba en algo, ¿qué sé yo?

pero no me dieron trabajo

en ningún lado y...

terminé cantando en la calle

por tres pesos para tener

un pan

que comer.

y si no te dije nada,

fue porque...

pues porque no quería

que--que sintieras

que tienes un hijo fracasado,

que no supo hacer las cosas,

que--que--

que tiene las manos vacías.

perdón, papá, no te lo dije

porque...

perdóname.

perdón.

>> [carraspea]

baldomero: así que alberto

trabaja en el mismo hospital.

marina: sí, sí.

por fin pude ver su rostro.

ay, baldo, era precisamente

el mismo doctor

con el que me topé.

baldomero: ¿el grosero

que no se disculpó?

marina: ese.

baldomero: pues si no habló,

fue por verguenza, ¿eh?

debe de estar con la cola

entre las patas.

marina: luego el doctor bazán

sabía que alberto trabajaba

en el hospital.

por eso me ofreció ese trabajo.

baldomero: ¿cómo?

¿para que te encontraras con él?

marina: es que él cree

que todavía existe

una esperanza para nosotros dos.

baldomero: pues no entiendo

al doctor bazán.

si está interesado en ti,

¿para qué se pone el pie

él solito?

marina: no sé.

baldomero: ¿y qué vas a hacer?

¿vas a renunciar por él?

no.

marina: no, no, no,

es que ya lo había hecho, baldo.

pero ahora alberto se acercó

a decirme que él es

el que va a renunciar

a su puesto de trabajo.

paulino: no, papá.

créeme que no te voy a volver

a mentir.

yolanda: no vayas a desconfiar

de nosotros, lino.

te vaya como te vaya, siempre

te vamos a apoyar.

yo estoy muy orgullosa de ti

porque nunca te has dejado

vencer.

paulino: gracias, hermanita.

yo también te quiero.

los quiero.

y qué bueno que me encontré

también con marina y con todos,

porque son como otra familia

para mí.

si no, no sé qué hubiera hecho.

gracias por estar aquí.

perdón, papá.

ana: hola.

paulino: quiero presentarles

a alguien.

ella es anita.

la hija de doña chole,

que ya conocieron, ven, ven.

te presento a mi papá

y a mi hermanita.

>> mucho gusto.

ana: mucho gusto.

yolanda: yola, mucho gusto.

ana: hola, qué gusto tenerlos

por acá, no saben todas

las cosas bonitas que paulino

me ha dicho de ustedes.

ricardo: la verdad

que me sorprendió la reacción

de alberto.

>> ahora sabemos que todavía

siente algo por marina

y eso es lo que te molesta,

¿verdad?

ricardo: pues, ¿irse después

de todo lo que tanto le costó

conseguir?

lo hace porque la quiere.

>> parece que la balanza

se inclina a que terminen

juntos.

ricardo: y eso me hace sentir

muy, pero muy mal, mamá.

no sé, a veces me siento

un imbécil, porque a fin

de cuentas, fui yo

quien provocó el encuentro ese.

pero también

me imagino feliz a marina y...

te juro que me llena.

>> como madrina te digo,

hasta que el doctor ocaranza

no cumpla su palabra,

no sabremos si habla en serio

o solamente lo dijo

para impresionarla.

ricardo: pues si lo hace, mamá,

el que se va a terminar yendo

del hospital voy a ser yo.

no pienso quedarme a ser

testigo de su reconciliación.

[música]

Cargando Playlist...