null: nullpx
Cargando Video...

Sin Tu Mirada Capítulo 52

Univision5 Jun 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

[tema musical]

marina: no me diga eso.

[llora]

isauro: he esperado mucho

este momento, marina.

marina: [llora]

isauro: te amo,

y ha llegado el momento

de que me correspondas.

marina: ay, suélteme, doctor.

ino...!

isauro: ah, marina...

ya tu cuerpo se fue

con luis alberto,

tus besos,

tus caricias...

marina: lo voy a decir

a alberto.

isauro: dile

que estuviste aquí,

dile que estuviste en mi cama,

aquí conmigo.

marina: [jadea]

isauro: ¿qué novedades me tienen

de baldomero quesada?

>> ¿pues qué no lo vio ayer?

isauro: no, no pude verlo.

>> pues qué lástima, nos acaban

de avisar que renunció.

ya no va a aparecer por aquí.

vanessa: no quiero presionar

a alberto, ma.

yo sé que está deprimido

y por eso regresó conmigo.

susana: pues es cuando más

debes aprovechar.

hoy está vulnerable

y aceptará cualquier cosa.

vanessa: ay, lo vamos a tomar

con calma, ¿ok?

susana: ¿sabes qué es eso?

el tiempo, mi amor.

"clin".

¿escuchaste eso también?

el dinero se está acabando.

vanessa: ay, ya, ma,

no me trates

como si fuera tonta.

me lo has repetido

como 40.000 veces.

susana: como soy

una mujer precavida,

voy a empezar a organizar

la boda.

y, claro, anunciarla

a los cuatro vientos.

vanessa: no, no, no, mamá,

por favor, no lo hagas.

susana: nos vemos, mi amor,

voy a comer con unas amigas

para darles la noticia

de que muy pronto

se casa mi hija.

vanessa: ma...

susana: "bye".

vanessa: ima!

[celular]

paulino: por favor, vanessa,

necesito hablar contigo,

te tengo que explicar todo.

voy a estar esperando

que me hables,

márcame cuando escuches esto,

¿sí?

ramona: bueno, ¿qué pasó?

isauro: el imbécil de baldomero

se dio cuenta que yo lo seguía

y le perdí la pista.

seguirlo era la única manera

de dar con marina.

ramona: bueno,

pero ya sabe dónde trabaja.

isauro: ipor supuesto que no,

ramona!

renunció, ya no se va a parar

ahí otra vez.

ramona: doctor,

¿y no cree que ya es momento

de que la deje tranquila?

total, cada quién su vida.

isauro: ino puedo!

¿no te das cuenta

que marina es mi vida?

ramona: está bien, cálmese, ya.

yo solo lo decía porque ahora

pues le va a costar más trabajo

dar con ella.

isauro: sus amigos

van a ir a buscarla...

porque estoy seguro

de que saben dónde ella vive.

los voy a estar vigilando...

bien de cerca.

marina: siento mucho

que hayas tenido que renunciar,

baldo.

baldomero: no te preocupes,

marinita,

ya encontraré otra cosa.

toribio: no íbamos a regresar

para que el doctorsete ese

nos anduviera persiguiendo.

paulino: bueno, bueno,

ahora lo más importante

es que ese doctorcito

no sepa nada de mi marina

nunca más, ¿eh?

damiana: muchas gracias,

baldomero.

toribio, uno, uno, uno.

toribio: ¿uno solo?

marina: dale chance,

para el susto.

todos: [hablan a la vez]

damiana: toma, hija,

para que te sientas mejor.

marina: gracias, mamá.

[murmullos]

damiana: válgame dios.

marina: ¿qué?

¿qué pasa, ma?

damiana: nada, nada, nada.

marina: ¿nada?

toribio: oigan...

salió alberto en el periódico.

aquí ponen que alberto...

[balbucea]

se va a casar con la...

señorita va...

vanessa.

[murmullos]

y que va a ser la boda del año.

[murmullos]

damiana: ¿tenías que abrir

la bocota, caray?

toribio: pero es que yo...

damiana: cállate.

toribio: no, perdóname...

[solloza]

marina: ay, mamá, mamá,

creo que ya va a nacer mi hijo.

damiana: no, no, tranquila,

tranquila, tranquila,

es una contracción.

respira, respira, respira,

acepta eso.

muy bien, mi hijita...

toribio: no, no...

marina: [grita]

damiana: vámonos, vámonos.

marina: ya va a nacer.

damiana: ivámonos, vámonos ya!

vámonos.

tranquila, mi amor, tranquila...

alberto: y, en cuanto tengas

los resultados,

¿me los llevas, rita?

rita: sí, claro que sí, doctor.

pero, por favor,

ya váyase a descansar.

alberto: cuando me asegure

que los medicamentos

están funcionando,

entonces, me iré, no antes.

rita: ay, está bien, doctor.

está bien.

hola, doctor.

erick: felicidades, hermano,

no pensé que te ibas

a decidir tan rápido.

alberto: ¿de qué?

¿de qué estás hablando?

erick: la foto de sociales.

¿boda y todo?

felicidades, albertito.

alberto: dios,

vanessa y yo somos novios,

no tenemos planes de casarnos.

erick: ¿y qué?

¿esto qué es,

producto de mi imaginación,

o qué onda?

vanessa: [gruñe]

¿cómo se te ocurrió?

¿por qué le mentiste

al reportero?

¿por qué?

¿por qué le dijiste que alberto

y yo estamos organizando

otra vez la boda?

susana: en el evento

de carlos romani

me preguntaron por ustedes,

y yo solo dije que estaban

más enamorados que nunca.

jamás mencioné que estaban

reorganizando nada.

ya sabes cómo son

los periodistas...

vanessa: ay, ¿sabes qué?

no te creo.

¿las fotos de dónde las sacó?

susana: de internet, mi amor.

bueno, ¿y por qué

te enojas tanto?

finalmente, se van a casar.

vanessa: pues no lo sabemos.

[llaman a la puerta]

luis: imujeres!

vanessa: por favor,

aclara eso con el periódico.

susana: sí, sí, pasa.

vanessa: sí...

luis: ahí la tienen

a mi nuera hermosa, ¿eh?

déjame ser el primero

en felicitarte, mi hija.

[ríe]

vanessa: [grita]

luis: enhorabuena

por ese matrimonio.

vanessa: pero es que

no nos vamos a casar

tan pronto, luis.

¿sabes?

alberto apenas empezó

a trabajar, sigue con la idea

de la especialidad...

luis: oh,

todo eso son pamplinas.

yo a ti te voy a regalar

un departamento

y una cuenta abierta

en la tienda que quieras,

mi hija.

vanessa: ah,

alberto no lo aceptaría...

susana: sí, pero tú sí, hija.

sí, alberto puede pensar

que yo te lo di, ¿no?

luis: abuelita, soy tu nieto.

[ríe]

bueno, más que chulos salieron.

vea nomás.

no sabe lo feliz que sería

mi familia si este matrimonio

llega a cuajar, ¿eh?

[ríe]

[tararea marcha nupcial]

>> ay, por favor...

toribio: hay que avisarle

a baldomero.

>> ipues ya, córrele!

toribio: tiene que saber

que ya nació...

iva a nacer el niño!

>> avísale a baldomero,

yo voy por la camioneta.

iapúrate!

iapúrate, hombre!

no sabes ni qué, caramba.

toribio: ibaldomero!

a ver...

[balbucea]

ibaldomero!

[tartamudea] ibaldomero!

¿dónde estás, baldomero?

ibaldomero!

iya va a nacer el niño

de mi principita!

ibaldomero!

ibaldomero!

¿no anda por aquí baldomero?

¿no lo han visto?

isauro: bueno, mire,

quisiera saber si tiene usted

registrado ahí a una señorita

con el nombre de marina zepahua

en el área de ginecobstetricia.

ramona: ay, doctor,

¿sabe a cuántos hospitales

va a tener que llamar

en la ciudad?

isauro: los que sea necesario,

ramona.

ramona: ¿y si se le adelantó

el niño y ya lo tuvo?

isauro: llevo casi dos meses

preguntando por si algo

ha sucedido, y...

es lo único que tengo, ramona.

¿qué es esto?

llévate esto, está frío, helado.

[gruñe]

ramona: oiga,

¿y si lo tuvo en su casa?

porque damiana es partera, ¿no?

[murmullos]

baldomero: vamos, vamos,

vamos...

marina: [gime]

damiana: ayúdeme, por favor.

toribio: ya está.

todos: [hablan a la vez]

damiana: despacito, despacito,

por favor.

>> ivamos por la panza!

damiana: brinca,

mi hijita linda.

eso.

marina: [jadea]

damiana: para atrás...

todos: [hablan a la vez]

damiana: ya tenemos todo listo

en la vecindad.

por favor, vámonos para allá.

ya, ayúdenme a subir.

baldomero: ivámonos, vámonos!

damiana: por favor, apúrenle.

marina: [gime]

todos: [hablan a la vez]

toribio: iyo me voy a subir!

baldomero: ino, no, adentro!

toribio: toribio va a acompañar

a su principita.

baldomero: toribio,

iya, adentro, ándale!

toribio: iyo quiero ir con...!

todos: [hablan a la vez]

damiana: toribio, por favor,

hazle caso a baldomero.

toribio: a ver...

baldomero: arranque,

hombre, arranque.

vámonos.

>> iespérate!

pues no hallo la llave,

¿tú la traes?

baldomero: ino!

>> itú traías la llave!

damiana: lo estás haciendo

muy bien.

todos: [hablan a la vez]

[tema musical]

[tema musical]

angustias: no puede ser.

te puedo asegurar

que detrás de esta noticia

está la señora susana.

prudencia: no,

¿para qué inventaría algo así?

angustias: para volver

a comprometer a alberto.

para asegurarle a su hija

un heredero.

prudencia: no, pero si alberto

ya no puede heredar nada.

angustias: ay, aunque tu marido

aceptó que alberto

viva con limitaciones,

el día que falte,

le va dejar todo a él.

eso lo sabe la señora susana.

prudencia: no...

no, yo más bien

creo que alberto,

en la desesperación

por dejar de pensar en marina,

tomó esta decisión.

angustias: ay, prudencia,

entonces, escúchame.

tienes que hablar con él.

angustias: pues sí...

y, aunque no le guste

que me meta en su vida,

no voy a permitir

que cometa un error tras otro.

angustias: [suspira]

todos: [hablan a la vez]

damiana: baldomero,

ipor favor, apúrense,

este niño van a ser aquí!

itráeme toallas, toallas!

marina: ino, mamá...!

damiana: itraigan agua limpia!

marina: mamá, ¿qué va a pasar?

por favor, no quiero...

damiana: no vamos a llegar,

mi hijita.

aquí lo vamos a hacer muy bien,

estamos bien.

tranquila, tranquila,

vas a estar bien.

marina: [jadea]

damiana: ipor favor, apúrense!

respira, sopla.

ahí viene otra contracción,

ahí viene.

marina: ay, no.

vanessa: no, angustias,

no hay ningún compromiso.

alberto tiene muchísimo trabajo

como para estar pensando

en casarnos ahora.

angustias: a ver, dime,

¿esto es cosa de tu mamá?

vanessa: obvio que sí.

y, aunque ella dice

que solo hizo un comentario

sin importancia

en un evento social,

pero ya la conoces.

no te imagines que estoy

presionando a alberto

para que se case conmigo mañana,

yo sé que no sería

la mejor esposa del mundo...

prudencia: no es que

nos moleste, pero pensamos

que casarse en este momento

sería una locura, ¿no crees?

vanessa: mi mamá

sueña con esa boda,

está incontrolable.

pero alberto y yo estamos

muy conscientes de que antes

de casarnos necesitamos sanar

las heridas del pasado.

damiana: no con tu garganta,

aquí abajo.

bien, lo estás haciendo

muy bien.

iahí viene, mi hijita!

tranquila, respira.

[jadea]

sopla.

ambas: [jadean]

damiana: muy bien, muy bien,

una más, puja otra vez,

puja otra vez.

marina: [gruñe]

damiana: muy bien,

descansa, descansa.

[sirena de policía]

todos: [hablan a la vez]

>> ¿qué está pasando aquí?

baldomero: una emergencia,

oficial, es una emergencia.

>> no, no, no, no,

o avanza o llamamos a la grúa

para que se lo lleven.

toribio: no, pero es que...

oye, baldomero, diles algo.

todos: [hablan a la vez]

>> no, ey...

baldomero: espéreme.

mire, tenemos una emergencia.

damiana: iotra vez!

no con tu garganta,

no con tu garganta,

abajo, marina.

respira, sopla.

baldomero: mire, mire,

está naciendo.

>> control, control,

aquí el oficial díaz.

requerimos un 10-17.

eh, sí...

damiana: así, marina, así.

una más, mi vida.

¿estás lista?

¿estás lista?

respira bien, respira, empuja.

ifuerte, fuerte!

iahí viene, mi hijita!

no con la garganta, marina,

aquí abajo.

alberto: me molestó mucho

ver esa nota en el periódico.

vanessa: sí, mal, guapo,

pero fue bronca de mi mamá.

alberto: a ver,

¿no le quedó claro que apenas

estamos viendo si funciona esto?

vanessa: pues se lo he explicado

mil veces, pero tanto ella

como tu papá...

alberto: no es mi papá, no es...

vanessa: ok, ok, "equis".

luis se puso muy feliz

con la noticia.

prácticamente me ofreció

comprarnos un súper "depa"

y amueblarlo como yo quiera.

alberto: jamás aceptaría eso,

jamás.

vanessa: obvio no, guapo.

yo quiero que nos casemos

cuando estemos seguros,

y me queda claro

que falta para eso.

baldomero: gracias, oficial.

[murmullos]

damiana: ipuja, marina, puja!

iya le veo en la cabeza!

ino con la garganta, mi hijita!

puja aquí abajo.

sopla.

[jadea]

muy bien, descansa, descansa.

marina: [gime]

damiana: lo estás haciendo

muy bien, marina, muy bien.

¿estás lista?

en esta sale, mi hijita, lista.

respira, respira,

no te levantes así.

ahora, ifuerte, empuja!

imuy bien, marina!

imás, más, hijita!

iahí viene!

ifuerte, empuja!

isopla, no...!

ino dejes de soplar, mi hijita!

una más, vente, vente.

[llanto de bebé]

[aplausos]

[vítores]

toribio: [ríe]

qué bonito está.

[aplausos]

marina: mamá, mamá, por favor,

pásame a mi bebé.

dime por favor cómo está,

si nació sanito.

damiana: está muy bien,

mi hijita linda.

toma, toma, con cuidado.

marina: [jadea]

damiana: mi amor...

[llanto de bebé]

marina: hola, bebito.

[ríe]

ay, aquí estás, mi bebito.

ya naciste.

ay, qué rico huele.

>> oh, de todos modos

hay que checar al bebé

y a marina que estén bien.

damiana: nos vamos,

nos vamos al hospital para que

los revisen a los dos, ¿sí?

marina: sí.

oye, pero dime una cosa,

por favor.

dime, ¿a quién se parece?

¿se parece a mí?

¿a quién se parece, por favor?

damiana: es muy pronto

para saber, pero está hermoso,

mi hijita, está hermosísimo.

marina: ay, mamá...

ay, gracias, diosito.

[solloza]

damiana: [tararea]

[tema musical]

[tema musical]

>> el doctor horacio zamudio

desde hoy se suma

al cuerpo médico del hospital.

es un verdadero orgullo contar

con un cirujano tan reconocido.

alberto: conozco perfectamente

su trabajo y la increíble labor

que hace con los niños.

horacio: muchas gracias,

doctor...

alberto: ocaranza.

horacio: gracias,

doctor ocaranza.

alberto: usted le ha dado

otro sentido

a la ciencia plástica

ofreciéndole un nuevo rostro

a muchos pacientes

con graves daños.

>> alberto ocaranza desea seguir

los pasos de su especialidad.

es solo que por ahora lo tenemos

muy ocupado en urgencias.

horacio: bienvenido.

si le interesa que platiquemos,

puede usted buscarme

cualquier día en mi consultorio.

alberto: así lo haré, doctor.

de verdad es un honor conocerlo,

no sabe cómo lo admiro.

horacio: gracias.

con permiso.

>> doctor.

horacio: a sus órdenes.

alberto: muchas gracias.

>> alberto, ¿cómo...?

¿cómo ves el desempeño

de mi hijo en el hospital?

alberto: erick se está

esforzando mucho, doctor.

>> ajá.

alberto: de hecho,

hoy no lo he visto.

seguro debe de estar ocupado

con un paciente.

con permiso.

>> [suspira]

erick: sí, mi papá es socio

mayoritario del hospital.

bueno, y además de ser el dueño,

es uno de los mejores

cardiólogos del país.

neti: bueno,

pero tú vas a llegar

a ser igual que él de exitoso.

erick: [ríe]

por la medicina, lo dudo,

porque yo la estudié

a la fuerza.

¿sabes?

a mí me encantaría vivir

en la playa, con una palapa,

preparar cócteles...

bueno, hasta pizza a la leña.

ambos: [ríen]

neti: sí, tú, ajá.

erick: es en serio, es en serio.

o sea, imagínate,

una palapa grande, en la playa,

las olas, un atardecer...

neti: ay, voy...

voy a...

erick: sí...

sí, no...

estaría padre, ¿no?

toribio: qué susto nos diste,

principita.

gritabas muy feo.

damiana: sí, pero,

gracias a dios, todo nos salió

muy bien, ¿verdad, mi hija?

marina: gracias a ti, mamá,

por...

por haber traído bien a mi bebé

a este mundo.

[solloza]

oye, ma...

damiana: ¿qué, hija?

marina: dime una cosa,

¿mi bebé nació sano?

damiana: está perfecto, mi hija.

¿por qué preguntas tanto?

marina: ay, ma,

es que no puedo dejar de pensar

en que haya nacido igual que yo,

y mi bebé sea ciego, y...

damiana: y, si es así, ¿qué?

está perfecto, hijita.

toribio: ya los doctores dijeron

que está bien, principita.

damiana: tranquila.

es un bebé sano...

[llanto de bebé]

>> felicidades a la mamá

de este varoncito.

un niño de muy buenas medidas

y estatura.

y el diagnóstico salió muy bien.

marina: ¿en serio?

ay, mamá...

[llanto de bebé]

yolanda: ¿estás seguro, lino?

paulino: que sí, hermanita.

me avisó don baldomero,

me dijo que fue niño.

yolanda: ay, ahorita voy a ir

a buscar a mi papá

para lanzarnos para allá.

paulino: no, no, no, no,

hermanita,

prefiero que no vengan,

la verdad.

yolanda: a ver, ¿cómo de que no?

marina es mi mejor amiga.

quiero ir a conocer a su bebé.

paulino: a ver...

bueno, sí, está bueno,

pero, por favor,

toma precauciones, ¿eh?

te conté que una vez

el desgraciado del doctor isauro

casi se entera dónde vive

marina, así que cuidado.

si no es porque don baldomero

se da cuenta,

nos estaba siguiendo.

quién sabe qué hubiera pasado

si no se encuentra,

así que tomen sus precauciones.

es más,

hasta renunció a su chamba.

yolanda: [resopla]

pues sí, pero ese infeliz

no tiene ojos en todos lados.

paulino: de todas maneras,

hermanita.

organízate con mi papá

para no levantar sospechas

y ya, ¿eh?

vanessa: ajá.

ajá.

ajá.

zacarías: ustedes cuatro

para allá,

las caballerizas limpias.

ustedes tres acá, y ustedes...

felipe, ándale, van para allá...

margarito: de acuerdo, yola.

así le hacemos.

"bye".

zacarías,

necesito pedirte un favor.

zacarías: ¿por qué, o qué?

margarito: lo que pasa es que...

bueno, una comadre de mi difunta

se le quedó atorado el tractor

y me está pidiendo ayuda

para irlo a sacar.

zacarías: está bueno, pues.

margarito: bueno, voy y vengo,

no me tardo.

zacarías: no te tardes.

margarito: ino!

angustias: gracias, damiana.

sí, ahorita mismo le aviso

a la señora prudencia.

no, no, no,

solo le voy a decir a ella.

prudencia: ¿qué pasó?

angustias: eres abuela.

tu nietecito acaba de nacer.

[ríe]

zacarías: [llama a la puerta]

ya sospechaba yo

que aquí había algo raro.

doctor sotero.

isauro: ¿qué pasó, zacarías?

zacarías: le tengo una noticia,

margarito me pidió permiso

disque para ayudar a su comadre.

me dijo que se iba solo,

pero la yola no está en casa,

y tienen todo cerrado.

isauro: ah.

¿y cuándo fue eso?

zacarías: hace como 15 minutos

que margarito tomó la vereda

en su camioneta.

[tono de llamada]

isauro: voy a verla.

[tema musical]

[tema musical]

damiana: ya se quedó dormidito.

chiquito...

prudencia: [susurra] ¿se puede

pasar?

damiana: mi hijita,

vino la señora prudencia aquí.

te dejo con ella.

prudencia: mi amor.

marina: hola.

prudencia: muchas felicidades,

mi amor.

está precioso.

marina: gracias.

oye...

por favor,

dime que se parece a alberto.

dime que es igualito a él

cuando lo tuviste en tus brazos.

prudencia: no me acuerdo,

mi amor.

la verdad

es que me sentía muy mal.

al otro día, cuando angustias

me dijo que ese bebé no era mío,

lo único que yo deseaba

es que luis lo quisiera.

marina: y, si no se hubiera

parecido a él,

¿lo hubiera rechazado?

prudencia: no sé.

el quería tanto un hijo

que ni siquiera

se dio cuenta de nada.

marina: ay, mamá,

es tan diferente a alberto,

que no quiere compartir conmigo

esta alegría.

prudencia: no, mi amor,

no pienses eso.

vas a ver que él va a cambiar,

lo va a pensar.

marina: no lo creo, mamá.

alberto ya tiene

otro compromiso,

salió en el periódico,

se va a casar con vanessa.

prudencia: no, no,

eso no va a funcionar, no...

marina: no, mamá,

sí, eso va a ser,

porque así tuvo que ser siempre.

prudencia: no.

marina: ahora alberto está

con quien quiere estar, y yo...

yo tengo la bendición más grande

de mi vida aquí en mis brazos.

prudencia: está precioso,

mi amor.

marina: soy mamá.

prudencia: sí, mi amor.

marina: mamá...

mamá...

soy mamá.

prudencia: sí, mi amor.

sí, mi amor.

sí, mi amor.

te quiero.

está precioso.

tu niño está precioso.

isauro: vamos a la ciudad

de méxico.

tome el camino más corto

para llegar a la carretera.

necesito alcanzar

una camioneta verde...

como verde metálica.

estoy seguro de que en el camino

la vamos a encontrar.

¿qué espera?

iarranque!

margarito: ¿segura que nadie

te vio salir del rancho?

yolanda: no, papá.

me vine por el camino de atrás,

por donde toribio se mete

para llevarse los aguacates,

así que ningún trabajador

me vio.

margarito: tampoco

le dijiste nada a erasmo.

yolanda: ay, no, ni me acordé,

así que no sabe nada.

andale, papá, apúrale,

para ir y venir hoy mismo.

margarito: vamos.

prudencia: gracias por cuidar

todos estos años a mi hija.

toribio: principita, principita,

toma, te traje todo esto.

¿ya puedo conocer al bebé?

marina: sí, toribio.

ya se lo llevaron a los cuneros,

puedes ir ahí.

toribio: ¿puedo ir, entonces?

marina: sí, ve.

toribio: bueno, con permiso.

todos: [ríen]

damiana: ¿estás cómoda?

marina: sí, mamá, gracias.

isauro: esa es,

esa es la camioneta.

sígala a la distancia

y con discreción,

pero no la pierda de vista.

>> sí, señor, está bien.

damiana: descansa, mi hijita.

marina: gracias.

provechito.

damiana: gracias, mi amor.

prudencia: damiana,

yo sé que marina no quiere

que nadie se entere

del nacimiento del niño,

pero yo creo que alberto

debería de saberlo.

damiana: ay, señora,

de verdad, no.

alberto ya está en otra cosa.

además, ni siquiera cree

que este niño sea de él.

prudencia: por eso,

yo creo que este momento

es el mejor para arreglar

las cosas, que alberto

se dé cuenta de todo lo que está

perdiendo y de su error.

damiana: ¿usted cree?

prudencia: sí, sí creo.

cuando alberto tenga

por primera vez

a ese niño en sus brazos,

cuando lo vea, no va a necesitar

de más pruebas.

damiana: por favor, no.

de verdad, yo no quiero

angustiar a mi hija, de veras.

prudencia: déjeme intentarlo,

por el bien de nuestro...

de nuestro nieto,

de nuestra hija.

por favor.

damiana: pues no,

no estoy de acuerdo,

no estoy de acuerdo.

alberto: por favor,

aumente a 50 miligramos

la dosis al paciente

del cubículo uno.

rita: ¿algo más?

alberto: dieta blanda.

rita: dieta blanda.

alberto: y una sonrisa.

rita: así será.

[ríe]

me llevo la sonrisa, doctor...

[celular]

alberto: sí.

hola, mamá.

¿qué pasó?

prudencia: hablo para avisarte

que acaba de nacer tu hijo.

[tema musical]

[tema musical]

>> ¿señora?

marina: ¿mm?

>> ¿señora?

marina: ¿sí?

>> le traigo a su niño.

marina: ay, gracias.

a ver, ¿me lo puede poner aquí?

>> claro que sí.

con cuidado.

con cuidado.

marina: hola, chiquitín.

oiga, señorita, ¿usted cree

que pueda ayudarme a aprender

a darle de comer a mi hijo?

>> sí, claro que sí.

marina: ¿sí?

es que tengo mucho miedo

de que se me vaya a caer

mi bebé.

>> no se preocupe,

no tiene por qué caerse.

siempre lo tiene que sostener

bien de la cabecita.

marina: ¿así como está ahorita

está bien?

>> así está bien.

lo hace muy bien.

marina: ay, gracias.

oiga, y otra pregunta,

¿en los estudios

que le hicieron a mi hijo

se puede saber si ve bien?

>> según el expediente,

salió que tiene

una alta puntuación.

eso implica que vio la luz

y, entonces,

no puede pasar nada.

tranquila.

marina: gracias.

>> con permiso.

que esté bien.

marina: sí.

alberto: ¿cómo está marina?

prudencia: muy bien...

para las condiciones

en las que se dio el parto.

alberto: ¿cuáles condiciones?

prudencia: bueno, ellas querían

que naciera donde viven

y que damiana la atendiera,

pero las cosas se complicaron

y el bebé nació en la calle.

alberto: ay, no, no puede ser.

¿ya la están atendiendo?

¿hubo alguna complicación, mamá?

prudencia: no, mi amor, damiana

hizo un muy buen trabajo.

acuérdate que ustedes

nacieron con ella.

bueno, yo pensé que mi deber

era avisarte,

por si quieres venir a verla.

rita: idoctor, doctor,

el paciente del cubículo tres

no puede respirar!

vamos, por favor.

alberto: mamá, tengo que colgar.

sí.

luis: iya llegué, prudencia!

ah, mi chucha, ¿mi mujer?

susana: no sé,

salió con angustias

y no dijo adónde iban.

luis: mm...

seguramente, fue a la iglesia,

o a la fundación esa

que siempre ayuda.

susana: pues tu mujer

o es muy devota o ya le dieron

trabajo en esa fundación,

porque prácticamente sale

todos los días con angustias.

erick: ¿qué onda, doctor?

¿estuvo pesado el día?

alberto: ¿dónde te metiste,

erick?

he tenido que atender

varias urgencias

y tú ni tus luces.

¿qué te pasa, eh?

erick: no, perdón, es que...

es que vino neti,

la amiga de vanessa, y la llevé

aquí enfrente por un café.

alberto: aguas con esas salidas.

tu papá ha estado

preguntando por ti,

yo ya no sé cómo cubrirte.

erick: bueno,

y obvio no le dijiste

que te dejé morir solo, ¿verdad?

alberto: obviamente que no,

no inventes.

este es tu trabajo.

erick: ¿mi trabajo?

no me pagan por estar aquí

y, aparte,

quiere que me quede...

alberto: ese es tu problema,

y con tu papá.

aquí hay pacientes

que necesitan tu ayuda.

erick: ok, amigo, ok.

pero ¿por qué tan enojado?

¿quién te hizo enojar?

alberto: no, no estoy enojado,

estoy...

no sé.

[suspira]

estoy sacado de onda.

mi mamá me acaba de avisar

que nació el bebé de marina.

erick: ¿y qué vas a hacer,

alberto?

¿seguir creyendo

que no pasa nada,

como si no existiera marina?

>> sí,

ya nació el hijo de marina.

>> ¿ya?

>> ajá.

>> ay, qué bendición.

un recién nacido aquí,

en la vecindad.

>> sí, y marina ha estado

tejiendo chambritas,

porque ya ves

que le trajeron una cuna.

también don toribio

y don baldomero

arreglaran el cuarto,

pero, pues, la verdad,

yo creo que va a necesitar

muchas otras cositas.

>> no, hombre, cantidad.

voy a hacer una vaquita

con los vecinos para...

pues para comprarle cositas,

el bebé está estrenando vida,

está estrenando mundo,

pues que estrene también ropita,

biberones...

>> sí, sí, yo te ayudo, mamá,

me parece muy bien.

>> me parece excelente.

le voy a decir, fíjate,

le voy a decir a...

alberto: yo no sé

si marina quiera verme.

erick: te conozco, alberto,

y mueres de ganas por salir

corriendo hacia ella.

alberto: no te lo niego.

erick: la sigues amando

y, por más que te claves

en tu noviazgo con vanessa,

niégamelo,

niégame que hay un día

que no pienses en marina.

alberto: sí, pero no sé

si esté bien que vaya.

cuando ella decidió

desaparecer de mi vida

y que nuestro matrimonio

se fuera a la basura,

a mí me dejó muy claro

que yo no le importo.

erick: pero ya nació su hijo,

igual y ya cambió de parecer

y ahora acepta tu amor,

tu ayuda.

>> no, patrón,

a mí la "seño prude"

pues nunca me dice adónde va,

y ni modo que yo le pregunte.

luis: pues sí, va.

oye, y este, ¿y qué,

sale todos los días, no?

>> eso sí, casi siempre

como a la misma hora.

luis: mm...

pues ahora que venga el chofer

le voy a preguntar.

>> ah, pues, si quiere,

pregúntele ahorita, aquí está.

luis: ¿cómo,

el chofer está aquí en la casa?

>> sí...

nada más va a dejar

a la "seño prude"

y se regresa luego luego.

luis: ¿y qué esperas?

itráemelo, hombres!

irapidito, aquí lo quiero!

>> isí, patrón!

paulino: ¿qué crees?

yola y mi papá vienen para acá.

espero que no te moleste

que les haya dicho

que podían venir.

marina: no, ¿cómo crees, lino?

me va a dar mucho gusto

saludarlos.

paulino: obviamente, les dije

que tuvieran mucho cuidado

y que nadie los viera

salir del pueblo.

mi hermanita se muere

por conocer a tu niño.

[ríe]

toribio: principita, principita,

toribio ya regresó.

todos: [ríen]

paulino: toribio,

¿te la puedo encargar?

voy por un café.

toribio: bien.

paulino: vigílala bien,

vigílala bien.

toribio: mucho ojo,

mucho ojo, lino.

[ríe]

principita,

¿qué se siente ser mamá, eh?

[ríe]

marina: es lo más maravilloso

que puedo sentir, toribio.

aunque ahora tengo mucho miedo

de que es una responsabilidad

muy grande para mí.

toribio: no,

todos te vamos a ayudar,

sobre todo toribio...

porque él va a ser el padrino,

¿verdad?

marina: sí.

eres muy bueno, toribio,

gracias.

toribio: [ríe]

alberto: buenas tardes.

toribio: aquí

no se le perdió nada, joven.

¿me hace el favor de retirarse?

marina: ¿alberto?

toribio: sí, sí, sí, sí...

marina: déjalo, déjalo...

que diga lo que tiene que decir.

toribio: mire,

nomás la hace llorar

y me lo pongo parejo,

joven, ¿eh?

[murmura]

alberto: te ves hermosa.

marina: pedí que no te avisaran.

yo no quería que nadie

en tu casa se enterara.

alberto: ¿fue niño?

marina: sí.

alberto: todavía

estamos a tiempo

para definir esta situación.

si tan solo le dejaras

que le hicieran al niño

una pequeña...

marina: ay, ¿otra vez

con lo mismo, alberto?

no me interesa escucharte.

alberto: sería tan fácil

confirmar si soy el padre o no,

¿sabes?

no te cuesta nada...

marina: ¿y por qué no te vas

con vanessa y mejor

ya te quedas con ella

y te casas con ella, eh?

alberto: ese es un chisme

de revistas...

marina: ah, entonces,

vas a decirme

que no hay nada entre ustedes.

alberto: la verdad

es que nos estamos dando

una oportunidad.

yolanda: ay, aquí, aquí,

papá, aquí es.

margarito: bueno, ándale, hija.

ahí está la entrada,

ve preguntando, ándale.

yolanda: no te tardes, ¿eh?

margarito: ay, hija,

déjame ver dónde me paro.

yolanda: bueno, con cuidado.

margarito: sí, "chapis".

yolanda: iay!

marina: son tal para cual.

ojalá sean muy felices.

alberto: marina,

el afecto que le tengo a ella

no se compara

con el amor que te tenía a ti.

marina: por lo menos,

respeta a tu novia, ¿no?

alberto: esta es nuestra última

oportunidad.

el niño está bien,

nada más es una pequeña prueba.

¿qué te cuesta...?

marina: ay, entonces, ¿qué?

si la hacemos, ¿qué?

si te das cuenta que no es tuyo,

¿me exigirías

que lo regalara...?

alberto: no, claro que no...

marina: ¿como si fuera una cosa,

alberto?

alberto: no, no,

no te puedo exigir nada.

marina: el niño es mío, alberto,

y el amor que siento por él

es mucho más grande

que cualquier duda

que tú puedas tener.

no te puedo explicar

lo que sentí cuando lo tuve

por primera vez en mis brazos.

en ese momento confirmé

que ese hijo es nuestro.

alberto: marina, por favor,

solo...

marina: a ver,

¿tú quieres saber si es tuyo?

alberto: así es.

marina: pues, entonces,

ve y conócelo, ándale.

ve y cárgalo, así vas a sentir

con la misma certeza

lo que yo siento.

ese hijo es tuyo, alberto.

Cargando Playlist...