null: nullpx
Cargando Video...

Sin Tu Mirada Capítulo 45

Univision25 May 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

isauro: necesito saber si una

muchacha ciega, bonita, con su

madre, vino a comprar algún

boleto.

mire, señor,

si me da esa información,

le puedo dar una muy buena

propina.

>> no le voy a dar ninguna

información.

isauro: a ver, ¿cuánto es

que vale usted? ¿cuánto

necesita?

aquí está, tómelo todo.

>> cuando le pedí que usted

atendiera a mi mujer, se negó.

nos corrió de su consultorio.

no tengo porqué ayudarlo ahora.

guárdese su dinero,

déjeme atender a la gente.

el que sigue por favor.

isauro: ipásenle!

¿no querían pasar?

[celular]

>> su llamada está siendo

transferida y se cobrará al

terminar los tonos siguientes.

isauro: don luis, habla el

doctor isauro sotero.

necesito hablar con usted

urgentemente, por favor.

comuníquese conmigo.

>> ¿eso es todo, señito?

damiana: sí, muchas gracias.

¿y ahora cómo nos vamos a llevar

todo esto, m'ijita?

no vamos a poder.

marina: no, no vamos a poder.

>> si quieren yo se los llevo.

no les cobro, nada más me dan

para mi refresco, ¿no está lejos

de aquí, no?

marina: sí, perfecto.

no está nada lejos, es en la

calle de las rosas.

>> nomás me da la dirección

bien.

lucía: sí, es calle de

las rosas número 520.

estamos en en el cuarto 12 de la

azotea.

>> ah, bien, nada más me pagan y

en un ratito yo se los llevo.

damiana: no, mejor, usted nos

lleva las cosas y ya cuando

vaya, le pagamos.

marina: ay, mamá, ya, por favor

no seas tan desconfiada.

damiana: bueno, yo no conozco a

la gente aquí.

además, la burra no era arisca

pero...

>> está bien, yo se los llevo

y allá me pagan.

marina: muchas gracias.

vamos, ma.

damiana: también necesitamos una

parrilla y una mesa.

>> también vendo eso.

damiana: ¿ah, sí?

>> sí.

sirve que se lo lleva todo

junto, ¿no?

marina: sí. muy bien, mamá.

qué bueno.

toribio: ya te dije que yo lo

que quiero es que vayamos allá

a la capital, al méxico ese.

baldomero: ya, toribio, ya.

yo soy el más interesado

en encontrar a mi lucero a la

mañana.

toribio: ¿crees que yo no quiero

ir allá?

baldomero: pero tampoco me puedo

ir así nada más.

toribio: a la principita...

porque quiero entregarle

también...

baldomero: no me puedo ir así

nada más porque tengo que

esperar al encargado del

panteón.

toribio: ¿cómo que al encargado?

baldomero: además, si las

buscamos, ¿dónde las vamos

a encontrar? no tenemos ningún

dato.

toribio: ¿tú no sabes

dónde están o qué cosa?

[celular]

a ver...

baldomero: ¿bueno? lucero de mi

vida,

¿dónde están? ¿por qué se fueron

a la capital?

déjame, toribio.

toribio: yo quiero escuchar

también.

baldomero: ¿dónde están?

damiana: no te puedo decir,

baldomero.

sólo llamé para que no te

preocupes y sepas que estamos

bien.

toribio: ¿dónde están?

baldomero: ¿cómo no vamos a

estar preocupados?

nos tienen aquí con el corazón

todo estrujado.

toribio: sí, estrujado.

baldomero: y más a mí.

damiana: no podía dejar sola a

marina, por favor perdóname.

marina: dile por favor que le

diga a doña prudencia

y a doña angustias que vamos

a salir adelante.

damiana: dice marina que--.

baldomero: sí, ya la escuché,

lucero de mis días.

pero ¿dónde están?

dime dónde están.

toribio: ¿dónde andan?

damiana: luego te llamo.

baldomero: ¿y tus cosas?

¿adónde te las llevo?

toribio: ¿y el reboso?

damiana: hasta luego.

toribio: ¿qué pasó?

baldomero: me colgó, hacías

demasiado ruido.

toribio: ¿qué ruido?

yo lo que quiero es...

ibaldomero, espérame!

isauro: por más que pienso,

no entiendo qué es lo que está

pasando.

¿será que voy a tener que

esperar tanto para que marina

regrese a mi lado?

ramona: ¿no cree que se está

adelantando, doctor?

isauro: ramona, vas a ir al

rancho.

vas a hablar con hortensia

y vas a averiguar lo que está

pasando.

ramona: ¿y cómo cree?

si allá todos saben que me puse

de su lado cuando lo acusó

marina.

isauro: le estoy pidiendo por

favor, no me puedo quedar así,

no me puedo quedar con esta

duda.

ramona: usted tiene que dejar de

pensar en marina, y dejarla que

viva su vida.

isauro: está bien, iré yo

entonces.

ramona: no, está bien.

si usted va, lo van a echar.

y de que lo echen a usted a que

me echen a mí, que me echen a

mí.

voy por mis cosas.

damiana: yo ya estoy muy cansada

y además tengo mucha hambre ya.

marina: yo también, mamá.

oye, como que ya huele a flor

de calabaza, a huitlacoche.

también huele a eucalipto.

con manzanilla y azahar.

damiana: es que ahí adelante hay

una tiendita.

hay un puesto de hierbas.

marina: oye, ma, ¿y si pedimos

trabajo ahí?

damiana: ¿cómo crees?

marina: ¿qué tiene de malo?

tú sabes mucho de plantas

medicinales y preparas los

mejores remedios de todos.

damiana: no, hijita, me da pena,

¿cómo crees?

damiana: andale, llévame al

puesto, no perdemos nada con

preguntar.

damiana: ya estamos aquí,

marina.

marina: ¿sí?

damiana: sí.

marina: ¿de qué lado es?

damiana: del lado izquierdo.

marina: ¿acá?

no, qué rico huele.

nicanor: buenas, guerita.

tenemos de todo.

¿a poco quiere una novia para

conseguir novio?

marina: ¿cómo? no, gracias.

nicanor: ah, caray, perdón.

es que no me di cuenta que...

marina: no se preocupe,

yo ya estoy acostumbrada.

nicanor: ¿qué se le ofrece?

marina: ¿no le gustaría conocer

a la mejor hierbera que ha

conocido nunca?

damiana: marina, por favor.

marina: andale, mamá. ve.

te voy a presentar con el señor.

¿cómo dice usted que se llama?

nicanor: nicanor lópez, para

servirle.

marina: mucho gusto, nicanor.

ella es damiana ríos,

es mi mamá y sabe curar de todo.

nicanor: ¿a poco?

marina: sí, de verdad.

usted pregúntele de alguna yerba

y ella le va a decir para qué

sirve.

nicanor: ajá.

¿cómo se llama esta y qué hace?

¿a ver?

orale.

damiana: esto se llama bardana

y sirve para muchas cosas,

pero por ejemplo sirve para la

buena circulación,

sirve para la artritis.

nicanor: no, bueno, esta sí

sabe.

a ver.

le va una más cañona.

a ver, ¿qué es?

damiana: hoja santa.

esta sirve para cocinar y

también sirve para la garganta.

nicanor: ya lo decía celia.

orale, pero esta si está la

peor, a ver.

marina: eso es árnica, señor

y sirve para desinflamar.

toribio: ¿y no vas a llamar al

joven alberto para decirle que

te habló damiana?

baldomero: no, no se merece

nada, se portó muy mal con

marina.

no supo responderle cuando ella

más lo necesitaba.

toribio: pero es el papá de su

niño, debe estar bien

angustiado, como toribio.

baldomero: ¿y qué?

de todas maneras no les puedo

decir nada.

no le puedo dar razón de dónde

están.

toribio: oye, como que se oía

mucho ruido, ¿no?

como cuando se ponen los puestos

del mercado en la plaza.

nicanor: no, doña damiana,

se nota que se las sabe de

todas, todas.

damiana: y si yo sé,

mi hija sabe muchísimo más.

nicanor: perdonando, pero si no

ve, ¿cómo le hace, a ver?

damiana: ni falta le hace ver,

simplemente con el tacto.

con el olfato,

puede saber qué planta es

y cuales son sus propiedades.

nicanor: qué envidia.

yo me hago unas bolas.

luego ando dando remedios que ni

son.

marina: ay, don nicanor, pues

ahora usted está de suerte.

porque nosotras estamos buscando

trabajo.

damiana: yo creo que sí le

conviene.

nicanor: me gustaría, doña, pero

la venta está muy baja y...

yo no podría pagarles mucho.

marina: no se preocupe, le

aseguro que con lo que sabe mi

mamá, sus ventas van a irse para

arriba, entonces, ¿qué nos dice?

nicanor: dijo canijo, vamos

probándole.

damiana: muchas gracias.

marina: muchas gracias,

¿ya ves, mamá?

te dije.

erick: esta de terror todo esto

que me cuentas.

¿puedo?

alberto: sí, adelante.

erick: increíble.

alberto: yo sé, pasaron tantas

cosas tan rápido.

y luego marina se va.

embarazada, sin dinero,

no entiendo.

erick: bueno, hermano.

también tú tuviste culpa al no

querer hacerte responsable

del niño.

alberto: no, a ver, tampoco fue

así.

yo le pedí seguridad y ella...

¿qué quieres, que me quede con

la incertidumbre?

no.

erick, ¿por qué me castiga así?

erick: igual no es castigo,

igual se fue y quiso tener

al niño ella sola.

alberto: ¿para qué va a hacer

eso?

es egoísta, hay tanta gente que

la quiere, que está preocupada.

mi mamá, su mamá.

yo.

después de todo lo que pasó.

no entiendo.

erick: ¿y qué vas a hacer?

alberto: yo tengo la esperanza

de que me va a llamar,

de que se va a arrepentir.

tiene que entender,

tiene que acordarse de todos los

obstáculos que hemos vivido

para estar juntos.

erick: salud.

alberto: ¿cómo se va a olvidar

eso?

[cláxones]

damiana: san miguel nos va a

proteger de todo, m'ijita.

todavía me faltan los otros

arcángeles, pero por lo pronto,

con él, vamos a estar muy

protegidas.

oye, como que yo creo que vamos

a tener que pintar las paredes,

¿eh?

marina: ¿sí? ¿están feas o qué?

damiana: están horribles.

marina: ay, mamá, bueno,

mañana compramos una pintura

linda.

damiana: tampoco es que podamos

estar gastando, así, tanto

dinero.

marina: ay, mamá, vas a ver que

cuando nicanor se dé cuenta que

somos bien trabajadoras,

si le suben sus ventas,

nos va a pagar más, vas a ver.

damiana: tú siempre tienes una

frase positiva para todo.

marina: ¿cómo no?

si aquí dentro llevo mi razón

de ser.

damiana: ¿si le pedimos

a baldomero que nos traiga las

cosas que dejamos allá?

marina: no, no le vayas a decir

nada, yo no quiero que nadie más

se entere dónde estamos.

¿y qué tal si se le sale

decírselo a alberto?

¿eh? mejor no.

oye, ma.

¿estás segura que no quieres

regresar con baldomero?

damiana: ay, marina,

yo solamente estoy bien donde tú

estás, hijita.

sí, gracias, ma.

[música]

[música]

erick: ya, estás muy estresado,

relájate.

alberto: es que si supiera

adónde está, pero ni siquiera le

puedo llamar a la policía que me

ayude.

erick: yo tengo un amigo que era

policía y abrió una de estas

agencias de investigación

privada, igual y te puede echar

la mano.

alberto: sí, vamos a llamarle.

erick: déjame busco su contacto.

alberto: hazlo.

erick: vamos a buscarlo.

lino: ¿se le perdió algo,

doña ramona?

ramona: vengo a ver a hortensia

que es mi amiga.

lino: su amiga, ¿no?

qué casualidad, fíjese

que la gente como usted aquí

no es bienvenida.

ramona: ¿gente como yo?

lino: sí, la gente que defiende

a los violadores.

ramona: yo nada más dije lo que

vi.

lino: ¿lo que vio? cómprese

lentes.

¿y sabe qué? dígale al

doctorcito ese que si lo vuelvo

a ver, le rompo toda su máscara

de una vez por todas.

ramona: el es inocente.

lino: ¿inocente?

[ríe]

eso que se lo crea su abuela.

¿que no se da cuenta que por su

culpa terminaron marina y

alberto?

orale, ahuecándole, ahuecándole.

ramona: ieh!

luis: margarito, tú que conoces

mejor a esa chamaca que yo,

dime una cosa, este teatrito que

está montando de desaparecerse

así porque sí,

¿de alguna manera es para

obligar a mi hijo a que

reconozca al chilpayate que está

esperando?

margarito: marina no es así.

yolanda mi hija me contó

que su hijo le exigió una prueba

de paternidad.

julio: mismos que no se quiere

hacer, así que por algo será,

¿no?

margarito: mire, yo sé que ni

aún sabiendo que marina lleva su

sangre, usted va a pensar

diferente de ella,

pero yo le doy mi palabra que

ella es una muchacha buena.

y respetuosa.

y lo único que está pidiendo es

que le tenga un poco de

confianza.

luis: ya que se esté ahogando,

vendrá a verme, ya verás.

heriberto: heriberto ornelas,

buenas noches.

alberto: ¿qué tal? mucho gusto.

una disculpa que haya venido tan

tarde.

heriberto: no se preocupe, erick

me avisó que vendría.

alberto: ¿me esperas aquí?

erick: sí.

alberto: gracias.

heriberto: tome asiento.

alberto: gracias.

heriberto: ¿y bien?

dígame.

¿en qué puedo servirle?

alberto: necesito que me ayude

a encontrar a mi esposa.

por favor.

ramona: ay.

isauro: ¿por qué tardaste tanto?

ramona: porque me tuve que

regresar caminando.

isauro: ¿y eso qué?

a ver, cuéntame, ¿qué te dijo tu

amiga la hortensia esa?

ramona: a hortensia ni siquiera

la vi. al que me encontré fue a

paulino, el hijo de margarito.

isauro: ¿qué haces?

ramona: es que me duelen los

pies.

isauro: cuéntame, ¿qué te dijo

paulino?

ramona: que por su culpa se

arruinó el matrimonio entre

marina y alberto.

alberto: marina no conoce

a nadie en la ciudad.

básicamente sus amistades están

en valle del bravo.

heriberto: ¿y dice que la

acompaña su madre adoptiva?

alberto: así es.

heriberto: ¿tendrá alguna foto

reciente de su esposa, o de esa

señora?

alberto: nunca se me ocurrió

tomarnos una foto.

ahora que recuerdo, yola

nos tomó una el día que nos

casamos.

seguramente tiene una de su

mamá damiana.

deje le mando un mensaje...

si me la puede mandar ahorita.

isauro: iramona!

¿te das cuenta?

ese hombre no soportó la idea

de que marina fuera mía.

no cabe duda que ese muchachito

es un estúpido.

toribio: esto es todo lo que

le quedó a toribio de su

"principita".

[llora]

baldomero: vente a comer,

ándale.

toribio: no.

toribio no va a comer nada.

hasta que vea a su "principita".

[llora]

baldomero, ¿cuándo nos vamos

a la capital?

¿cuándo?

baldomero: no sé, en cuanto

podamos.

me llamó mucho la atención eso

que dijiste.

toribio: ¿qué dije de qué?

baldomero: de que se oía mucho

ruido como de mercado cuando la

llamada.

toribio: igual fueron

figuraciones de toribio,

porque... ya sabes que toribio

está mal de su cabeza.

ya lo sabes.

baldomero: ¿cómo crees?

pero cuando lleguemos a la

capital, lo primero que vamos

a hacer es buscar en todos los

mercados, hasta que las

encontremos.

[golpean]

yola: voy.

vanessa: hola, ¿está lino?

yola: no, se fue con mi papá al

pueblo a ver si averiguaba algo

de marina.

vanessa: ah.

yola: uy.

vanessa: ojalá que la

encuentren.

¿le puedes decir que

me vine a despedir?

yola: usted no se cansa de

fastidiar a mi hermano, ¿verdad?

vanessa: yo sé que no me tragas.

y que de repente nunca me vas

a entender.

pero yo no soy una mala persona.

yo me enamoré de lino.

así lo creas o no.

yola: ¿se enamoró?

más bien lo utilizó como

juguete, pero ni se preocupe

porque más bien, mi hermano,

mire, así la va olvidar.

ya le tengo una lista de

candidatas larga, larga.

vanessa: ojalá que una de ellas

le pueda dar el amor que yo no

le pude dar.

yola: señorita, ¿por qué se deja

mandonear por su mamá?

yo que usted me fajaría bien los

pantalones.

vanessa: dile por favor

que significó mucho para mí.

que lo voy a extrañar

y que nunca lo voy a olvidar.

es que mañana nos vamos a la

capital y yo creo que es mejor

así, que no nos veamos, ¿sabes?

por favor, dale mi recado, ¿sí?

dile que no me busque.

yo no creo que pueda aguantar

otra despedida.

perdón, adiós.

[música]

[música]

susana: tienes que hacerme

segunda con lo que le voy

a decir a luis para quedarnos

en su casa.

vanessa: neta, no estoy

para tus intrigas, ma.

susana: ya entenderás porqué lo

hago, pienso en las dos,

mi amor, ándale.

ayúdame.

yola: no sé si ese detective las

pueda encontrar, pero por lo

menos estás haciendo algo.

el responsable de que marina

se haya ido eres tú.

alberto: te llamé para buscar

una solución, no para discutir.

yola: bueno, ya, ahorita te

busco las fotos que tengo en el

celular y ya te las mando.

me avisas cualquier cosa.

alberto: por favor, gracias.

erick: esa amiga de marina tiene

carácter.

alberto: quiere mucho a marina,

está preocupada.

así como todos los demás.

erick: ¿y es guapa?

alberto: sí, pero no es tu tipo,

no, ni lo pienses.

erick: todas son mi tipo.

yola: vino vanessa.

lino: ¿qué? ¿cómo que vino

vanessa? ¿y qué te dijo?

¿por qué no me llamaste?

¿qué dijo?

yola: que regresa mañana

temprano a la capital

y vino a despedirse.

lino: tengo que verla.

yola: no.

lino: tengo que verla,

hermanita, con permiso.

doña angustias.

angustias: ¿eh?

ah, paulino.

lino: necesito que me ayude

a despedirme de vanessa.

angustias: muchacho de porra,

no te puedo dejar pasar.

te comprometo y me comprometes.

lino: vanessa se va mañana

y puede ser que no la vea nunca.

por favor.

[golpean]

susana: ¿quién?

angustias: angustias.

susana: ¿qué quieres?

angustias: quería hablar un

momento con la señorita vanessa.

susana: ¿para?

angustias: sólo quiero platicar

con ella.

susana: más te vale que no estés

tramando nada, metiche.

angustias: señora, un poquito

de respeto, por favor.

susana: yo te hablo como se me

da la gana, ¿cómo la ves?

vanessa: mamá, escuché a

angustias, ¿y sabes qué?

aquí la única metiche eres tú.

angustias: con permiso, señora

susana.

con permiso, señorita vanessa.

vanessa: [gime]

susana: más te vale que esta

vieja no sepa nada de tus

amoríos con ese hombre.

y que no venga a ayudarte a que

te despidas de él.

doy gracias de que mañana ya nos

vamos a la ciudad y nunca

vas a volver a ver a ese.

marina: mamá.

ya, mamita, despiértese.

damiana: ¿qué pasa?

marina: ya es hora de

levantarse.

damiana: no oí cantar al gallo.

marina: aquí no hay.

a mí me despertó el ruido de las

muchachas de los otros cuartos.

levántate que tenemos que

desayunar para apurarnos a

llegar al mercado.

damiana: voy, voy.

marina: [ríe]

vanessa: adiós, paulino.

paulino: te amo, vanessa.

siempre te amaré.

vanessa: [solloza]

damiana: ¿ya ves? ¿para qué me

haces desmañanarme tanto?

ni siquiera sabemos a qué horas

abre este señor.

marina: porque nunca se lo

preguntamos.

damiana: sí, es tardísimo,

llevamos muchísimo tiempo aquí

esperando.

nicanor: buenos días.

damiana: aquí está, mira.

buenos días.

marina: hola, buenos días.

nicanor: ¿desde qué hora están

aquí?

damiana: ya tenemos más de una

hora.

marina: no, bien poquito.

nicanor: yo no tengo hora para

abrir.

damiana: con razón no vende

nada, señor.

marina: ¿y por qué no mi mamá y

yo le abrimos más temprano?

porque aquí yo oigo mucho

movimiento.

nicanor: la gente viene

desayunar y antes de irse de

chamba.

marina: a esas personas también

se le puede vender.

damiana: y esas personas,

seguramente desayunan muchísimo

y se van empachadas, ¿verdad?

marina: [ríe]

mamá.

yola: alberto ya contrató un

detective.

margarito: ojalá y tenga suerte.

[celular]

ay, erasmo.

yola: bueno. es marina.

amiga, ¿qué pasó?

nos tienen preocupadísimos.

marina: es lo que pensé,

por eso les llamo.

para que sepan que estamos bien

y que ya hasta conseguimos

trabajo.

lino: imarina, marina!

de la gente que te queremos

y más con un hijo.

yola: papá, por lo menos pon el

alta voz.

margarito: pónselo tú, no sé.

el joven alberto

salió anoche como loco

a buscarte a la capital.

y hoy dejaron el rancho

los ocaranza.

yola: regrésate para acá,

aquí nosotros los vamos

a apoyar, ¿qué hacen allá solas?

damiana: préstame.

estamos bien.

no se apuren por nosotras.

ya les dijo marina que tenemos

trabajo.

ya conseguimos un cuartito.

margarita: eso es una locura,

acuérdate que marina ya es una

ocaranza...

damiana: me equivoqué.

pensé que todo iba a cambiar

cuando se supiera la verdad.

pero ese hombre nunca la va a

ver como una hija.

y marina tampoco lo va a ver

como un padre.

cuídense mucho, por favor.

adiós.

margarito: idamiana!

yola: ay.

luis: guapa, voy a estar ahí

en el despacho sacando unos

pendientes, en una de esas,

en la tarde, voy a la oficina.

angustias: ¿prudencia?

hortensia me pidió un favor.

prudencia: ¿qué?

angustias: que si tenemos algún

problema en traerla a trabajar

aquí.

prudencia: claro que no,

dile que sí.

voy a ver si alberto está en su

recámara.

angustias: qué bueno.

luis: ¿qué quieres?

isauro: me enteré que las cosas

entre su hijo y marina no están

bien.

tal y como yo lo predije,

esa relación no iba a durar.

luis: yo ya no quiero tener

ningún trato contigo.

isauro: ¿a poco empieza a tener

remordimientos?

luis: yo no tengo remordimientos

por nadie.

mi hijo está sufriendo,

soy su padre, me interesa,

punto.

isauro: necesito saber dónde

está marina.

luis: no lo sé.

no me interesa, así que por

favor, no me llames.

tú y yo no tenemos ningún

asuntito ya pendiente.

adiós.

[música]

margarito: es lo justo, llámalo.

lino: no seas así, tú, yola.

yola: que se haga responsable

de sus actos.

que siga sufriendo.

margarito: se está haciendo

responsable, la está buscando

como loco, ¿qué más quieres?

yola: yo no sé si marina quiere

que la encuentren.

lina: a ver, alberto de verdad

la quiere pero le cuesta aceptar

lo de su hijo.

ponte en su lugar,

yo no sé qué haría en sus

zapatos.

yola: como ustedes quieran.

margarito: llámalo.

alberto: no los esperaba

tan temprano.

prudencia: sí salimos muy

temprano.

a tu papá le urgía estar aquí.

[celular]

alberto: es lino.

¿qué pasó?

lina: marina acaba de llamarnos.

alberto: marina llamó a paulino.

¿les dio la dirección de dónde

está?

lino: no nos dijo nada,

solamente se comunicó con

nosotros para que no

estuviéramos preocupados,

nos dijo que ya tiene un

trabajo, y hasta un lugar donde

quedarse.

alberto: ¿dejó algún teléfono?

lino: este, sí, habló de uno,

pero dice "desconocido".

seguramente habló de un público.

alberto: gracias por avisar.

prudencia: ¿qué pasó?

alberto: están bien y ya tienen

trabajo.

contraté a una persona para que

las busque, espero que me de

noticias pronto.

prudencia: qué bueno que están

bien.

avísame cuando sepas algo.

alberto: me voy a la hospital.

anoche ya no saqué mis cosas

para llevarlas al departamento

nuevo.

pero después vengo.

prudencia: por favor,

no te vayas. quédate.

no sabes cuánto te necesito

en este momento.

no estoy tratando

de chantajearte.

pero las cosas con tu papá no

están bien, estoy angustiada por

marina y tenerte lejos no me va

a ayudar en nada.

alberto: yo no sé si a mi...

si a tu marido le agrada la idea

de que yo me quede aquí.

prudencia: sé que nada va a ser

cómo antes, pero por lo menos

hasta que encontremos a marina.

y ustedes arreglen sus

diferencias.

tratemos de ceder un poquito,

¿sí?

alberto: ajá.

>> no me sirvió lo que le compré

a nicanor la semana pasada.

marina: ¿cuál es su problema?

>> el hígado, necesito un

remedio que me lo limpie.

marina: ¿lo de siempre, mamá?

damiana: pásele, señora.

marina: yo le voy a dar ahorita

su remedio. mire.

se va a hacer un tecito con...

¿este sí es el diente de león?

sí.

con diente de león.

acá.

con jengibre y también con

cardomariana.

se va a hacer un tecito,

lo va a dejar hervir y luego

enfriar.

y al final se lo toma como agua

de uso.

damiana: y por favor, regrese la

semana que viene y ya nos dice

cómo le fue.

aquí tiene.

>> ¿y si no me sirve?

marina: le devolvemos su dinero.

no se preocupe.

damiana: son 15 pesos,

por favor.

que le vaya muy bien.

marina: hasta luego.

damiana: pobre, con razón está

enferma del hígado.

nicanor: como que si no sirven

sus remedios, está claro que me

van a llevar a la quiebra.

damiana: le van a servir y va a

regresar por más.

se lo prometo.

aquí tiene.

angustias: ojalá puedas

convencer a alberto de que siga

en esta casa.

prudencia: le pedí que se

quedara un tiempo más.

[teléfono]

angustias: ¿diga?

susana: pásame pronto a luis o a

prudencia, es muy urgente.

angustias: el diablo.

prudencia: ¿quién es?

angustias: eh, la señora susana.

se oye como siempre, alterada.

prudencia: ¿qué pasó?

susana: no, no.

no sabes cómo encontramos

nuestro departamento,

nos robaron todo.

toribio: iconejito!

[silba]

iconejito!

respóndeme que me voy

a dis--.

vas a ver, te voy a encontrar.

isauro: hola, toribio.

toribio: ¿qué?

isauro: tranquilo, apacíguate.

no vine a golpearte.

vine a hacerte una pregunta.

quiero saber algo de tu

"principita".

me enteré que discutió con luis

alberto y necesito hablar con

ella.

toribio: ni falta que hace,

mi "principita" y el joven

alberto pronto se van a

contentar.

porque están esperando un hijo.

van a ser "papáses".

rebeca: apenas entendí lo que

decía susana.

parece que les vaciaron

el departamento.

luis: ¿qué cosa?

¿y ya denunciaron el robo?

¿alguien vio cómo sucedió o no?

prudencia: no, me dijo que iban

a checar las cámaras del

edificio, pero estaba tan

nerviosa que no le entendí nada.

luis: espérate, a ver.

vamos a ver a mi chucha,

aquí está.

isauro: ¿qué dijiste, viejo

estúpido?

toribio: que ellos se van

a contentar porque se quieren

mucho.

esperan un hijo, y si no me

suelta, grito.

ibaldomero!

isauro: ¿quieres que te suelte?

toribio: sí, suélteme.

no, por favor.

isauro: ¿dónde está marina?

¿dónde se fue? habla.

toribio: no lo sé, y aunque lo

supiera, nunca se lo diría.

isauro: habla, loco estúpido.

baldomero: isuéltelo!

debería molerlo a palos por lo

que hizo.

ilárguese!

ilárguese!

¿estás bien?

toribio: sí, estoy bien.

baldomero: siéntate.

¿le dijiste algo?

toribio: toribio nunca dijo

nada.

no dije nada.

no, baldomero, no.

[celular]

vanessa: ay, no.

luis: entró al buzón.

prudencia: háblale a vanessa.

luis: sí, ¿verdad?

vanessa: ¿y si nos cachan en la

mentira?

susana: luis no va a desconfiar

de nosotros.

tú sólo di lo que ya quedamos.

[celular]

vanessa: ok.

¿bueno?

luis: tu mamá habló con mi prude

y me dicen que las asaltaron.

vanessa: sí, estuvo de lo más

heavy.

mi mamá fue a la delegación

a denunciar.

luis: alguien en el edificio

debió haber visto algo, ¿no?

vanessa: no, los vecinos no

vieron nada.

y los vigilantes, bien gracias,

nada.

luis: y cuando sacaron las

cosas, seguramente algún vecino

se dio cuenta de algo, las

cámaras del edificio, no sé.

vanessa: las cámaras...

son viejísimas.

no sirven desde hace... uf.

el rollo es que no se llevaron

las cosas grandes, pero

abrieron la caja fuerte y

se llevaron todas las joyas,

todo el dinero.

era una fortuna lo que mi mamá

tenía ahí adentro.

luis: ¿por qué no me avisó?

yo la hubiera acompañado.

vanessa: no quiso molestarte.

estaba muy nerviosa.

tiene miedo de que regresen

y nos maten.

hasta quiere que nos vayamos

a dormir en un hotel.

luis: de ninguna manera,

esta es su casa,

así que se vienen para acá.

prudencia: ¿qué?

[música]

damiana: su problema de cintura

no tiene nada que ver con que

esté muchas horas sentado.

tiene que ver con los nervios.

le voy a preparar un remedio que

va a contener pasiflora,

albahaca y santa maría.

puede venir por él mañana.

>> muy bien.

damiana: andele, pues.

que le vaya muy bien.

marina: caminar y hacer

ejercicio le va a hacer muy

bien.

>> paso mañana, gracias.

nicanor: ¿se va a ir así nomás

sin dejar adelanto, o qué?

marina: no se preocupe,

confiamos en que usted va

a regresar pronto por su

remedio.

>> gracias, señorita.

no traigo dinero en la cartera,

pero sin falta le pago mañana.

marina: gracias, sí,

hasta luego.

nicanor: yo no sé si estos

métodos de dar crédito

y devolver el dinero.

¿qué tal si no sirve el remedio?

damiana: deberíamos de haber

pedido algo a cuenta.

marina: no, hay que aprender a

confiar un poquito en la gente.

damiana: sí.

nicanor: bueno, total, hoy nos

fue muy bien.

hace mucho que no vendíamos

tanto.

¿saben qué?

les ando tomando la palabra de

que abran el puesto tempranito.

marina: ¿en serio?

muchas gracias.

>> aquí termina el recorrido.

ya conociste todas las

instalaciones.

y los servicios del hospital.

alberto: tienen un equipo

excelente.

empezando por el doctor ricardo

bazán.

>> tal vez un día tú seas uno de

nuestros grandes especialistas.

alberto: que su voz sea de

profeta.

>> por ahora, a trabajar en el

área de urgencias y con horario

indefinido.

de ahí la necesidad de contar

contigo al 100%.

alberto: va a ser una

experiencia increíble para mí.

se lo agradezco muchísimo.

>> te lo has ganado.

alberto: gracias.

>> de nada.

ricardo: alberto.

bienvenido.

alberto: gracias, ricardo.

ricardo: cualquier cosa que

necesites, estoy en el segundo

piso.

alberto: yo voy a estar

en urgencias.

>> te pones a las órdenes del

doctor mendiola.

yo los dejo, que tengan buen

día.

alberto: adelante, doctor.

ricardo: apenas retomando

pendientes, pero listo para

hacer los estudios de marina

cuando quieras.

alberto: no va a ser posible.

ricardo: ¿decidió no operarse?

alberto: ella está tomando otras

decisiones con su vida,

pero cuando platique con ella,

le voy a decir que estás

disponible.

ricardo: ok, cualquier cosa,

me avisas.

alberto: sí, claro.

ricardo: con permiso.

alberto: propio.

nicanor: si las cosas siguen

así, les ando mejorando la paga.

ambas: muchas gracias.

nicanor: bueno, vamos a cerrar.

damiana: y nosotras nos vamos

a comer.

marina: gracias, hasta luego.

nicanor: con cuidado.

damiana: hasta mañana, gracias.

cuidado.

marina: ¿por qué no mejor nos

preparamos algo en el cuarto y

así nos da tiempo de ir a buscar

la pintura?

damiana: sí, no nos vayan

a cerrar.

andale, vamos.

luis: así que estás convenciendo

al alberto para que nos haga el

honor de regresar a su santa

casa.

prudencia: ¿para qué se va a

vivir a un lugar chiquito,

incómodo?

la idea era que estuviera ahí

con marina y damiana.

¿por qué no hablas con él

y le dices tú que se quede?

luis: ¿qué voy a estar yo

hablando con él...?

susana: [llora]

luis: ¿y ahora?

susana: no se imaginan qué

impresión tan horrible me llevé

cuando me di cuenta de que nos

robaron.

luis: no me digas eso.

susana: me robaron las cosas que

me regaló mi marido.

son invaluables, se llevaron

todo.

luis: ¿sí las tenías aseguradas?

susana: no lo creí necesario.

el departamento es como una

fortaleza.

nunca había pasado algo así.

vanessa: sí, en la delegación le

dijeron que va a estar muy cañón

buscar a los culpables.

luis: yo tengo unos amigos en la

policía, los voy a llamar

para que nos echen la mano.

susana: no, este sería un favor

de tus amistades.

yo también conozco gente en la

procuraduría, ya les pedí ayuda.

prudencia: qué susto.

luis: sí, échense un pancito.

y qué bueno que no estaban en el

departamento.

prudencia: ¿ya no te sientes

segura ahí?

susana: por eso no pensé dos

veces su invitación de

quedarnos aquí.

ramona: ¿marina está embarazada?

isauro: eso dijo el loco ese.

ramona: no le haga caso,

ya ve que está deschavetado.

e inventa cosas.

isauro: no pudo haber inventado

eso.

está loco pero no es mentiroso.

además, todo tiene sentido.

la actitud cortante de luis,

la salida intempestiva del

rancho.

ese embarazo es el culpable

de la separación de ellos dos.

¿si no, qué otra cosa sería más

grave?

ramona: tiene razón.

porque si marina está

embarazada, ese hijo podría

ser...

isauro: mío.

ramona: ¿y ahora?

isauro: ahora tengo que ver

a marina.

como sea.

[música]

[música]

Cargando Playlist...