null: nullpx
Cargando Video...

Sin Tu Mirada Capítulo 1

Univision20 Mar 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

... locutor: televisa presenta...

[pájaros] [pasos]

[río] luis: iprudencia!

iprudencia! iprudencia!

prudencia: no te escuché, mi amor.

luis: ¿dónde estabas? prudencia: aquí.

luis: ¿se puede saber por qué tan feliz?

no... ¿voy a ser papá?

prudencia: [ríe] luis: voy a tener un hijo.

ambos: [ríen] prudencia: vamos a ser papás.

luis: voy a ser papá. vas a traer al mundo

a un ocaranza. pónte guapa.

vamos a salir a celebrar. angustias: no te conviene andar

del tingo al tango. de ahora en adelante

tienes que cuidarte mucho. comer bien para que este niño

se logre y nazca sano. prudencia: sí, angustias.

este niño no puedo perderlo. no puedo.

prudencia: ¿y esto? luis: abrelo.

prudencia: [resuella] luis: son de agua

marina, tu piedra favorita. prudencia: están preciosos,

me encantan. luis: los estaba

guardando para nuestro aniversario, pero...

es el primero de muchos regalos que te mereces por hacerme

el hombre más feliz del mundo. prudencia: no.

mi mejor regalo es nuestro bebé. luis: gracias a ti

y a ese niño que viene en camino, mi apellido

va a poder seguir con vida. aquí las cosas se hacen

como yo digo, ¿entiendes? está bien, diles que voy

para la añoranza ahora mismo. no me tardo.

prudencia: ¿qué está pasando? luis: una plaga está

poniendo en peligro la cosecha de este año.

tengo que ir a supervisarla. pero no te quiero dejar sola,

ni a ti ni a mi hijo. angustias: no se preocupe,

don luis, yo puedo cuidar a prudencia muy bien.

luis: no. nos vamos todos a la añoranza.

[truenos] [tormenta]

[gemidos] damiana: ise me está yendo,

mamá! >> sí.

eulalia: [gime y grita] >> a ver, a ver, ya.

damiana: respira, respira. luis: iangustias!

angustias: [jadea] ay, bendito sea dios, señor,

que ya llegó. se nos adelantó el parto.

luis: ¿qué? ¿cómo que se adelantó--?

angustias: pues, ¿cómo se adelantó?

con el trajín del viaje. prudencia es muy delicada--

luis: ok, ya, ya, ya basta, ¿sí? prudencia es una mujer fuerte

y va a estar bien. iy tú qué haces ahí parado!

iorale, vete al pueblo y trae al doctor!

magos: sí, señore. angustias: pónte a calentar

agua. >> claro que sí, señora.

luis: mi hijo va a nacer bien, ¿eh?

escucha, imi hijo va a nacer bien!

prudencia: [llora] angustias. angustias: aquí estoy, contigo.

prudencia: ¿y mi marido? angustias: en la sala esperando

al doctor, no tarda. [trueno]

prudencia: si hay que salvar a alguien...

salva al niño. [solloza]

angustias: ni lo pienses. damiana: tranquila.

ipuja, eulalia! vas, vas, vas.

puja, puja, puja, puja, eulalia. tienes estado, tienes

que ayudarlo, tienes que ayudar. va, va.

muy bien, muy bien-- eulalia: [gime y grita]

damiana: muy bien, ipuja, puja, puja!

muy bien, muy bien, muy bien. trae las tijeras, mamá.

>> ya, ya, ya. cuidado con el ombligo.

va-- bebé: [llora]

todas: [jadean] damiana: es un muchachito.

es un muchachito, eulalia. >> eulalia, el bebé.

eulalia. damiana: ¿mamá?

>> eulalia. bebé: [llora]

>> ieulalia, eulalia! no...

luis: no, es que tiene que poder venir el helicóptero.

es una urgencia, sabe lo que significa.

magos: señor. luis: ¿qué pasó con el doctor?

magos: están cerrados todos los caminos.

es imposible llegar al pueblo, se cayeron árboles--

luis: no, no me interesan tus excusas.

lo quiero aquí ahorita, no importa lo que me cueste.

magos: no, no, no se trata de eso.

traté de llamarle y ni siquiera hay línea de teléfono.

seguramente se cayeron los postes de luz con

la tormenta. luis: pero es que no puede ser.

ialguien tiene que poder venir a ayudar a que nazca mi hijo!

magos: solo que fuera damiana. luis: ¿esa quién es?

>> es la partera del pueblo. debe de estar en casa

de don filemón porque acaba de morir y su mujer ya

se iba a aliviar. luis: bueno, ve por ella.

iorale, órale! >> ¿y ahora quién lo va

a criar? damiana: no sé, mamá.

magos: idamiana! idamiana!

idamiana! >> ¿quién es?

damiana: es el capataz de la añoraza.

¿qué son esos gritos? magos: hay una urgencia

en la añoranza. tienes que venir conmigo.

damiana: no, no puedo, no puedo, acaba de parir

una mujer-- magos: iesto es de vida

o muerte! a la mujer de mi patrón

se le adelantó el chamaco. damiana: pues, llama al doctor.

yo no puedo-- magos: iestán cerradas

todas las carreteras por esto de la tormenta!

damiana, si no nos ayudas tú, el chamaco se puede malograr.

damiana: bueno, mamá, ahora regreso.

espero no tardar. icuida bien al niño!

vamos. >> una desgracia es esto.

magos: patrón, ya llego. luis: ¿qué pasa, dónde está?

¿tú eres la que va a ayudar a mi mujer?

damiana: sí, señor. luis: ¿y segura que sabes

traer niños al mundo? damiana: bueno, yo vine

porque magos me dijo que era urgente.

pero si no me tienen confianza, me voy.

magos: no, no, damiana, damiana. por favor, patrón.

ha ayudado a muchísimas mujeres de la región a parir.

necesita ver a doña prudencia. luis: está bien, está bien.

sube. prudencia: tengo que darle

un hijo a mi marido. angustias: no te agites,

no te-- [llaman a la puerta]

¿y usted quién es? damiana: soy damiana,

la partera. angustias: no, solo el doctor

va a revisar a prudencia. magos: tengo órdenes

de mi patrón que ella tiene que revisar

a la señora prudencia. pásale, damiana.

te encargo a mi patrona. damiana: claro que sí.

¿dónde me preparo? angustias: ahí.

y hay alcohol para que se desinfecte.

damiana: sé cómo hacer mi trabajo.

luis: la tormenta no va a ceder hasta mañana.

y espero que no sea demasiado tarde para que vuelva la luz.

magos: tiene que confiar en damiana, patrón.

le aseguro que esa mujer tiene experiencia.

damiana: ipuje, señora, puje! prudencia: [grita]

damiana: no grite, señora, puje. ipuje!

muy bien, muy bien-- prudencia: [jadea y puja]

damiana: aquí viene, aquí viene. prudencia: [jadea]

damiana: ya nace. prudencia: [jadea]

¿ya nació? angustias: descansa ahora.

>> señor, ¿le puedo ofrecer--? luis: trae otro.

¿qué pasó? ¿pudiste ver algo? magos: ahí siguen.

luis: [suspira] ok, ok...

angustias: descansa. damiana: fue niña.

angustias: ¿qué? ¿niña?

¿niña? qué mala suerte.

don luis esperaba un varoncito. damiana: ni le diga.

nació muerta. angustias: virgen santísima.

damiana: [solloza] ya no hay nada que hacer; no respira.

angustias: don luis se va a enfurecer.

¿qué voy a decirle? damiana: la señora tiene

suerte de estar con vida. angustias: ese hombre no tiene

corazón. está obsesionado; quiere

un hijo varón. ¿qué le voy a decir?

damiana: un niño huérfano, sin nadie que lo proteja.

y una niña que pudo haberlo tenido todo sin vida.

angustias: ¿qué niño? ¿hay un niño que no tiene

quien vea por él? damiana: no.

se va a morir de hambre. si ese niño hubiera nacido

en esta casa, otra cosa sería. angustias: ¿y si eso fuera

posible? damiana: no, no.

sé lo que está pensando. angustias: ayúdeme, por favor.

aquí hay unos padres que anhelan tener un hijo,

y hay un niño abandonado a su suerte.

sería como una obra de caridad. usted podría lograr un milagro.

se lo suplico. ayúdeme.

[música] [música]

damiana: no, no cuente conmigo. angustias: haríamos un bien.

damiana: no. no somos dios.

angustias: ¿y si él nos hubiera elegido para cumplir su

voluntad? no me malinterprete,

damiana, yo no soy una mala persona.

se trata de salvar a un niño. damiana: y también de salvarse

a sí misma de los regaños de su patrón, ¿o no?

angustias: yo solo quiero el bien de todos.

damiana: ¿y si hubiera consecuencias?

angustias: nadie tiene por qué enterarse.

si se descubriera, yo me hago responsable.

usted dijo que se trata de un niño desvalido

que se va a morir de hambre. está en sus manos evitarlo.

le va a remorder la conciencia si no lo hace.

damiana: por usted me va a volver loca.

angustias: la ropita, los juguetes, y todas las

cosas bonitas que los señores compraron no tendrán

ningún sentido mientras un pobre huerfanito aquí

carece de todo porque usted no se decidió a ayudarlo.

qué dolor. mañana prudencia va a amanecer

con los brazos vacíos. ella ya ha perdido

otros embarazos, ¿sabe? no va a poder volver

a ser madre, ya se lo dijo el doctor.

damiana: no, es que no-- es que no...

angustias: ese niño va a ser feliz.

va a crecer sin carencias. con todo el cariño

y la protección que necesita. ipor dios, decídase!

[trueno] damiana: ¿qué quiere que haga?

angustias: traiga al huerfanito. intercámbiela por esta criatura.

damiana: pero está lloviendo muy fuerte.

angustias: ¿y qué? ¿está muy lejos?

¿tardará mucho? damiana: hay un atajo

pero es peligroso-- angustias: inténtelo.

es una obra de caridad. damiana: bueno, déme algo

para taparme. angustias: por el jardín,

que no la vean. vuelva pronto.

dios te salve, maría, llena eres de gracia....

[balbucea] >> ¿estás segura

de lo que vas a hacer, hija? damiana: es lo mejor para

el niño, madre. quédese con eulalia

y la niña. espero no tardar.

gracias, madre. >> ay, en las que te metes.

y en las que me metes. aunque sé que ya estás

en el cielo, criaturita... yo te voy a arropar muy bien.

para que sientas que alguien de veras te quiso en este mundo.

angustias: [balbucea] ay, diosito santo...

alabado sea el señor. a ver.

a ver... chiquito...

qué bello. pero si es igualito

a [indistinto] qué belleza.

bebé: [llora] mire lo que tengo aquí.

prudencia: mi amor... chiquito, mi vida.

bebé. bebé: [llora]

angustias: tome estos aretes-- damiana: no, no es necsario--

angustias: tómelos, por favor. tómelos--

damiana: no-- [llaman a la puerta]

damiana: ¿qué hacemos? angustias: esconda eso.

[llaman a la puerta] angustias: voy, voy.

va, va, va. damiana: ya--ya pasó lo peor,

señor. luis: ¿qué es lo peor?

angustias: nada, nada. damiana: todo está bien.

luis: ¿qué pasó? angustias: nada, don luis.

bebé: [llora] luis: ¿es mi bebé?

angustias: aquí tiene a su hijo. luis: hola, bebé.

es perfecto. vas a ser un hombre

muy fuerte. y vas a hacer historia.

te vas a llamar como yo, luis alberto.

[música] [música]

bebé: [llora] >> [ríe]

bebé: [llora] >> ya, ya.

damiana: ¿y ese llanto? >> no lo vas a creer.

de repente que tose-- y yo le limpié las flemas y--

como que agarró aire, y a chillar, a llorar.

no ha parado. damiana: no, mamá, no es

posible. >> mírala.

damiana: te juro que no respiraba ni le latía

el corazón. >> ¿no te habrás equivocado,

mi niña? damiana: te juro que no, mamá.

>> es que a lo mejor nació ahogadita.

y luego, está tan pero tan chiquitita que seguro

no tenía fuerzas para agarrar aire y llorar.

pero mírala-- bebé: [llora]

damiana: mamá, ¿qué voy a hacer? ni modo que regrese a la casa

grande y que les diga que-- que su hija está viva y que--

el cahamco que tienen no es de ellos.

>> en primer lugar, hay que esperar a que aguante

un día completo. yo siento que tiene fiebre,

mi hija. vas a ver.

a ver, tócala, porque sí siento que...

damiana: ven, chiquita. yo te voy a cuidar.

vas a estar bien, vas a ver.

bebé: [llora] prudencia: angustias,

¿no has visto los aretes de agua marina?

angustias: ¿los aretes? no.

ay, cosita bonita. [chista]

prudencia: sí, mis aretes. los que me regaló luis alberto.

ay, los dejé por aquí, pero no los encuentro.

me dijo luis alberto que si no los encontramos,

va a llamar a la policía. angustias: no, prudencia,

no permitas que lo haga. prudencia: ¿por qué no?

angustias: yo los tomé. prudencia: ¿tú los tomaste?

¿por qué? angustias: pues, es--

se los di a esa mujer que te ayudó en el parto.

prudencia: dios mío-- angustias: si tu marido se

entera, me mata. por favor, no le digas.

es que tenía que comprar su silencio.

prudencia: pero ¿silencio de qué?

¿de qué me estás hablando? angustias: ay, prudencia.

prudencia: habla. angustias: prudencia...

este niño no es tu hijo. prudencia: ¿qué?

angustias: anoche... anoche tú--

tú diste a luz una niña, pero esa pobre criatura

nació muerta. prudencia: [llora] ¿qué?

¿qué--? no.

¿cómo? damiana: la niña nació muy

chiquita y muy débil. ¿quién sabe si pase el día

la pobrecita? lo más probable es que termine

aquí acompañando a su-- a su madre.

prudencia: no lo puedo creer. ¿qué hiciste?

angustias: es verdad, prudencia. este niño es el hijo

de un campesino que se murió hace algunos meses.

quedó huérfano anoche. su madre murió al darlo a luz.

y fue poco antes de que naciera tu niña.

y bueno, yo-- yo pensé que--

prudencia: ¿qué pensaste? angustias: me dio terror

de que don luis se pusiera como loco contigo y que

te abandonara y-- el está tan empeñado

en tener un hijo varón; y este pobre bebé no tiene

a nadie. prudencia: ay, dios mío. [llora]

angustias: fue una obra de caridad, prudencia.

prudencia: [llora] mi hija está muerta.

ese niño no es mío. angustias: perdóname, perdóname,

prudencia. por favor, mira.

yo creo que con el tiempo tú podrías llegar a quererlo.

lo hice por el bien de todos. prudencia: ese niño no es

mi hijo. angustias: ya lo sé.

pero por tu bien, por el bien de esta criatura,

y sobre todo por el bien de tu marido...

acéptalo como tuyo. no le digas nada.

házlo feliz como el quiere. más te vale que no digas nada.

luis: el helicóptero ya esta listo, ya nos tenemos

que ir. angustias: ya estamos listas.

luis: estaban llorando. por favor, no es momento

de ponernos cursis, ya es muy tarde.

vámonos ya. por favor, mientras más pronto

lleguemos a la ciudad, mejor, ¿sí?

prudencia, por favor, vámonos ya.

vámonos. damiana: ¿qué hace, madre?

>> le estoy dando agua con azúcar para, pues,

entretenerle el hambre. a ver si no le da diabetes.

no, hombre, pero es que no ha parado de chillar,

mi hija. vamos a tener que conseguirle

leche de donde sea y de quien sea

para que se mejore y para que le baje la fiebre.

damiana: bueno, pues si tantas ganas tiene de vivir,

yo le voy a conseguir la leche.

ay, mamá, le cambié el destino. >> no.

no, mi hija. no te acongojes por eso.

mira, la naturaleza sabe lo que hace.

quien quita y él te la dejó para que tú la cuidaras.

mira nomás qué hermosura. divina, chiquita.

damiana: bueno, tú y yo vamos a hacer un trato.

si tú te pones bien, yo te prometo que te voy

a cuidar como si fueras mi hija; y voy a velar por ti

hasta el último día de mi vida. >> va a haber que ponerle

nombre. por si se nos muerte,

para ponerle su nombrecito en la tumba.

damiana: ay, mamá, qué cosas dices.

>> uy. damiana: ¿y si le ponemos

como, como las piedras de los aretes que me dio

esa señora? agua marina.

>> agua marina. eso está muy largo.

¿no ves que está muy chiquitita? agua marina, qué...

damiana: bueno. bueno, marina.

>> marina... me gusta.

damiana: mi marina. [música]

[música] >> mira, mi hija,

lo que me regaló baldomero. dice que les encanta

a los niños. a ver, a ver--

damiana: ay, qué bonito. marina: mañana le voy

a dar las gracias. >> sí.

a ver, a ver, que se calme, que se calme.

marina: [deja de llorar] >> bueno, ¿en qué quedamos--?

damiana: mamá, creo que no lo está viendo.

>> ¿no lo quieres? pues, mañana se la regreso

a baldomero y ya está. ¿lo quieres o no lo quieres?

marina: [llora] damiana: no, mamá, creo que

más bien no lo ve. >> ay, chirrión.

doctor: damiana... tu hija es ciega.

damiana, la ceguera no es una condena.

tienes una niña hermosa. y por ella debes de ser

una gran madre, eseñarle todo lo que sabes, y ayudarla

a que tenga una vida normal. marina: [balbucea]

susana: desde que le diste ese niño a luis alberto,

no ha dejado de llenarte de atenciones y regalos.

prudencia: no digas eso, susana. tu marido te procura muy bien.

aparte, está muy emocionado del nacimiento de su hija.

susana: eso sí, nosotros quisimos saber el sexo

de nuestro bebé desde un principio para tener

todo preparado. ¿te imaginas?

que tu hijo y mi hija llegaran a casarse.

prudencia: [ríe] qué cosas dices, susana.

yo creo que te estás apresurando.

mejor pídele a dios que nazca sana.

susana: ¿qué te pasa? ¿por qué ese silencio

tan repentino? prudencia: no me hagas caso.

nada. damiana: ¿cómo te fue

con paulino, marina? marina: bien, mamita, bien.

damiana: ¿qué te pasó? marina: nada, ma.

damiana: a ver, enséñame esa mano.

marina: es que si no, me vas a regañar.

damiana: dame la mano. te picó una abeja.

marina: solo fue una chiquita. marina: ay, marina, te he dicho

que tengas cuidado. ya no eres una niña chiquita.

yo no puedo estar contigo todo el tiempo.

¿qué tal si te encuentras un alacrán u otro bicho?

¿qué haces? marina: me da el olor

a que estás haciendo pomada contra granos.

te estoy separando las planas, chiquitas

y grandes. está refácil.

así como las pelotas que me regaló don margarito,

¿te acuerdas? damiana: sí, claro que

me acuerdo. marina: mami, ¿me das pomada?

ya me está doliendo mi mano. damiana: sí, pero póntela

como te enseñé. está en frente de ti,

a la izquierda. marina: se abre de la parte

rasposa. derecha abre, izquierda cierra.

damiana: eres un sol. >> damiana, damiana.

damiana: hola. >> hola.

tengo algo para usted. damiana: a ver.

>> ta, ta, ta. damiana: ay, mi marinita

ya nomás va de aquí para allá. ¿cuánto cuesta?

>> ah, es de los meros buenos. ¿cómo lo ves?

damiana: muy bien. ah, ya sé, si le hago

un remedio para la reuma y le funciona, ¿no me lo cobra?

>> bueno, está bien. damiana: bueno.

¿y cuánto cuesta el plumero? >> ah, para ti, 15.

damiana: ah, muy bien. a ver.

gracias. >> espera, el cambio.

[reloj] marina: muchas gracias,

que te vaya muy bien. toribio: imarina, marina!

adivina qué traigo. marina: ¿qué?

toribio: adivina qué traigo. marina: [ríe]

flores de manzanilla. toribio: eso.

eso. ambos: [ríen]

¿verdad que toribio es tu mejor amigo, principita?

marina: sí, lo eres. toribio: ¿verdad que me quieres

mucho? marina: te quiero mucho.

toribio: ay, mi principita me quiere mucho.

mi principita me quiere mucho. damiana: cuidado.

marina: ay, pero ni me siento mal, mamá.

yo no sé por qué me traes al doctor.

damiana: silla. buenos días, doctor.

isauro: buenos días. soy el dcotor isauro sotero.

luis alberto: [habla inglés] [llaman a la puerta]

vanesa. vanesa: ialberto!

luis alberto: ¿qué haces aquí? vanesa: sorpresa.

acabo de llegar a vancouver y está, wow.

o sea, todavía no me termino de instalar.

luis alberto: ¿y vienes de vacaciones?

vanesa: no, ¿qué crees? voy a terminar la prepa acá.

¿no te parece increíble? cuéntame qué estás estudiando.

luis alberto: ah, es la historia de las vacunas.

¿quieres ver--? vanesa: no, mejor cuéntame

si conoces algún restaurante, así.

luis alberto: ¿tienes hambre? porque ahí hay algo de comer.

vanesa: no. ¿y qué antro hay por acá?

luis alberto: ¿antro? vanesa: has ido a un antro.

¿no? alberto, ¿qué haces todo el día?

luis alberto: estudiar. damiana: y el doctor pereira

me dijo que era ciega. isauro: sí, leí el expediente

y coincido en que la muchacha nació ciega.

ya está, puedes bajar. ven.

marina: la muchacha se llama marina.

y yo no entiendo por qué tanto afán, mamá.

yo así estoy contenta. isauro: [ríe]

perdón. marina.

marina: sí. isauro: ¿tú has estudiado?

marina: sí, pero no he ido a una escuela formal.

isauro: ah, pues si quieres yo te puedo dar clases

particulares porque yo tengo-- marina: ¿de verdad--?

damiana: no es necesario, muchas gracias.

isauro: insisto. te puedo dar clases

en las tardes. claro, si usted me lo permite.

marina: mamá, es una gran oportunidad.

por favor, di que sí, mamá. te lo suplico, di que sí,

di que sí. imagínate, es todo lo que

siempre he querido. sabes lo mucho que me gusta

estudiar. andale, mamá.

¿mamá? [música]

[música] vanesa: claro que me he

acercado a luis alberto, mamá. sí, pero es que no saca

la nariz de los libros. dice que la carrera

de medicina está súper difícil. susana: vanesa, te mandé

a terminar la prepa allá para que te hicieras novia

de alberto. vanesa: sí, está bello,

está guapo, está divino, mamá. pero es que ay, no sé,

no hay tanta prisa. acá en vancouver todavía

tengo mil cosas que hacer, ¿eh? susana: ay, sí.

chiquita, mi reina. si quieres seguir estudiando

allá y viviendo como hasta ahora, más vale que asegures

tu lugar al lado de luis alberto.

isauro: ¿qué número es este? marina: ay, a ver.

ambos: [ríen] marina: eh...

isauro: está bien. gracias.

marina: ahora, isauro. isauro: isauro.

mi nombre. marina: sí.

isauro: ¿y? marina: primero mayúscula.

isauro: sí, claro. luis alberto: uy, no, no, no,

no, no, no. tengo un examen muy temprano.

vanesa: ay, ya sé. pero por eso traje

la fiesta hasta acá. luis alberto: bueno.

¿por qué brindamos? vanesa: por lo mucho

que me gustas. luis alberto: salud.

vanesa: salud. marina: ay, ma, está bien

intersante la novela que me regaló el doctor isauro.

damiana: qué bueno, hija. ese doctor ha sido muy buena

gente con nosotros. a mí hasta me recomendó

con unos pacientes. marina: es bien buena persona.

y me tiene mucha paciencia. durante estos meses le he

tomado mucho cariño, ma. damiana: estoy segura

que él a ti también. bueno, ya me voy, mi hijita.

que descanses. yo no tardo.

adiós. te cuidas, hija.

marina: tú también, ma. luis alberto: espera, espera.

olvídalo. vanesa: mi amor, si yo sé

que mueres por mí. luis alberto: pero--es--

vanesa: alberto, yo te amo. quiero que seas el único

hombre en mi vida. te amo.

te amo. prudencia: mándale un beso

a vanesa de mi parte. dile que la quiero.

un beso, bye. luis: oye, creo que me cayó

mal el pozole. ¿todo bien con vanesa?

prudencia: sí, es solo que está muy enamorada de nuestro

hijo. luis: [ríe]

prudencia: y como le dio un beso...

luis: [ríe] es mi hijo, es mi hijo.

es un ocaranza. marina: ¿mamá?

¿mamá? ¿qué pasa?

[jadea] mamá-- ¿qué está sucediendo?

imamá, mamá, dónde estás! imamá!

ipor favor, por favor, que alguien me ayude!

ifuego, fuego, mamá, fuego! [jadea y llora]

isauro: idamiana! imarina!

marina: [tose] isauro: imarina, marina!

marina: idoctor, doctor, aquí estoy!

isauro: marina-- marina: ipor favor, ayúdeme,

doctor! isauro: irápido, corre, corre!

[explosión] isauro: [grita]

[música] [música]

Cargando Playlist...