null: nullpx
Cargando Video...

Rubí Capítulo 7

Univision30 Ene 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

[música]

héctor: ¿tú me estás diciendo

en mi propia cara que

te acostaste con mi mujer?

alejandro: yo sé que para ti

no es una buena noticia,

pero siempre nos hemos contado

todo, ¿no?

rubí: obviamente

te está mintiendo.

¿te volviste loco?

alejandro: los dos, rubí,

nos volvimos locos.

porque la verdad el reencuentro

fue muy intenso,

no lo podemos negar--

rubí: no tengo idea

de lo que me estás hablando.

héctor: tú no me pudiste

haber hecho eso, rubí.

rubí: claro que no, mi vida,

tú eres mi esposo, te amo.

este tipo es el que está enfermo

inventando cosas.

¿cuándo fue, hace un año que tú

y yo estábamos juntos?

es patético que sigas ahí

obsesionado.

alejandro: tu talento

para la actuación es increíble,

rubí.

rubí: en la fiesta sabía

cuando te vi que me la ibas

a cobrar.

nada más nunca pensé que ibas

a venir a mi casa con mi marido

a inventar cosas.

alejandro: ah, ¿inventar cosas?

¿vale la pena seguir mintiendo

a estas alturas, rubí?

por favor.

héctor: vete de mi casa.

alejandro: por supuesto

que me voy.

tú me conoces, héctor,

sabes que no me gustan

los escándalos ni mucho menos

escenas de este tipo,

me parecen patéticas.

hermano, por favor,

no me parece justo que estés

casado con una mujer

que no te ama y que a parte

te miente en tu cara de esta

manera, ¡date cuenta!

héctor: ¡ya cállate!

rubí: fuera de mi casa

antes de que te saque

a patadas.

alejandro: sí, claro,

a patadas.

se te da muy bien eso

de ser violento, ¿eh?

pero sabes que en este caso

no te culpo, ¿y sabes por qué?

porque debes estar revuelto.

haber hecho lo que nos hiciste

a mariela y a mí ¡por una mujer

que también terminó engañándote!

[gruñe] no debe ser fácil--

héctor: ¡cállate!

rubí: amor...

héctor: déjame.

rubí: no, ya, tú eres

mejor que él.

héctor: tú eras mi mejor amigo,

eras mi hermano.

alejandro: no se trata

de volver a ser mejores amigos.

es sólo que recordé el juego

del sincericidio y me pareció

muy divertido--

rubí: divertidísimo.

alejandro: sólo que los tiempos

han cambiado

y los secretos también.

ahora son un poco más graves,

¿se dan cuenta?

ese es el problema

de ser adultos.

rubí: ¿no tienes algo

que hacer?

¿no te está esperando

tu mujercita haciendo

la cena o algo?

¿no te tienes que ir?

alejandro: rubí...

yo siempre guardo mi esperanza

con eso de--

de que todos merecemos otra

oportunidad,

y por eso que llamamos

arrepentimiento y amor.

pero qué triste

y qué dolor darme cuenta

que no vales como ser humano.

y lo siento por ti, hermano.

rubí: no,

aquí la molesta soy yo, ¿eh?

héctor: lo que alejandro

acaba de decir es muy grave.

rubí: no, lo grave

es que no le creas a tu esposa

y le creas a alejandro.

héctor: alejandro no es hombre

de inventar historias.

rubí: alejandro está herido

del ego, y a los hombres

cuando les llega ese ego

así se ponen.

héctor: mírame a los ojos,

dime la verdad.

¿te viste o no te viste ayer

con alejandro?

rubí: un ratito nada más

lo vi.

obviamente nada de lo que él

dijo es cierto,

nada más lo vi.

héctor: ¿qué haces viéndote

con alejandro a mis espaldas?

te lo prohibí expresamente.

rubí: me insistió.

me dio ternura,

me sentí mal de lo que le hice

y le quería explicar.

héctor: voy a averiguar

lo que pasó.

y si efectivamente te acostaste

con alejandro...

te mato.

rubí: ¿estás oyendo

lo que te estoy contando?

>> pero si la pasaste

tan bien con alejandro

se lo hubieras dicho a héctor

total.

rubí: ay, loreto,

a veces eres una--

loreto: si me vas a decir

groserías mejor hablamos

después.

rubí: es que a veces

eres insoportable,

¿cómo se te ocurre

que le voy a contar todo?

loreto: pero es la verdad.

rubí: no es la verdad.

loreto: a ver, rubí, darling,

tú puedes engañar a quien

quieras, pero a mí no.

yo sé perfectamente que tú amas

a alejandro y tú también

lo sabes, ya por favor asúmelo,

¿si?

rubí: ¿y qué, voy a arruinar

todo esto que me ha costado

tanto?

loreto: ¿no decías que héctor

era un patán insoportable?

rubí: pero es más

insoportable la pobreza, bebé.

loreto: a ver, ¿tu corazón

cómo está?

rubí: está perfecto.

no voy a dejar que mi corazón

me hunda en la miseria otra vez,

¿verdad?

loreto: pero vivir así

no es vida, amor,

y menos después de lo que pasó.

ese hombre va a vivir

con el fantasma de alejandro

siempre, y tú también.

rubí: bueno, siempre y cuando

sea un fantasma no está tan mal.

alta voz: atención,

se informa la salida del vuelo

1204 con destino a méxico.

alejandro: soña.

sonia: mira, se van de viaje,

qué bueno, ¿eh?

alejandro: me voy a méxico

contigo.

o al menos en el mismo vuelo.

sonia: qué conveniente, ¿no?

o sea, el reencuentro

con el amor de tu vida

no funcionó y entonces

vienes a buscarme para ver

si estoy disponible.

alejandro: dicho así suena

horrible, no lo digas por favor.

no es tan simple.

sonia: no tienes razón,

alejandro.

aquí las cosas no han sido

simples.

alejandro: sé que no te mereces

esto, lo sé.

sonia: en eso también estamos

de acuerdo, que no me lo

merezco.

alejandro: tú me recomendaste

hablar con ella,

eso fue lo que hice,

aclaré dudas y comprobé

que fue un error buscar a rubí.

sonia: ya, estoy loca por saber

los detalles, ¿eh?

alta voz: última llamada

para el vuelo 1204

con destino...

sonia: alejandro, tengo un vuelo

que tomar.

tenemos 11 horas para verlo.

héctor: quiero que

no le quites los ojos de encima,

salas.

se supone que eres el mejor

detective de madrid.

demuéstramelo.

salas: con gusto, don héctor.

>> bienvenida a tu primer

entrenamiento.

se ve que tenías tantas ganas

que era imposible dejarte

afuera.

cuéntame, ¿vas a nadar

con la prótesis?

maribel: no, no voy a nadar

con la prótesis.

>> igual no te confíes

porque te puedes caer.

maribel: ah, no,

ni te preocupes,

soy experta cayéndome.

>> no sólo me refiero

a las caídas aquí

en los pasillos,

sino anímicamente.

maribel: claro, tranquilo

que también soy experta en eso

y, la buena noticia,

es que siempre me levanto.

>> esa es la actitud.

aquí hay gente que ha vivido

momentos duros pero también

han pasado cosas maravillosas.

maribel: sí, ya quiero ser

parte de esas cosas

maravillosas.

>> bueno, entonces

no se diga más.

deja tus cosas allá

y vas a nadar 100 metros.

maribel: ok.

>> de este lado.

si quieres te puedes apoyar aquí

y sólo trata de no resvalarte,

¿ok?

eso.

vamos, eso.

adentro.

eso.

alejandro: taxi, taxi.

sonia.

¿qué haces?

sonia: alejandro, vete tú

en él, yo necesito pensar.

alejandro: ¿por qué?

sonia: nos quedan muchas cosas

que aclarar todavía.

si en algún futuro nos toca

estar juntos que así sea,

pero por ahora yo quiero

estar sola.

rubí: nos tocaba encontrarnos.

alejandro: y no pensaba sentir,

pero estoy sintiendo.

rubí: yo no pude dormir.

alejandro: ¿por qué?

rubí: porque estaba pensando

en ti.

alejandro: tú y yo teníamos

algo muy especial, rubí.

rubí: te amo,

pero no eres el hombre

que necesito.

>> disculpe, señora,

¿qué va a querer que

le preparemos hoy para comer?

rubí: nada, linda, gracias,

no voy a comer aquí.

pregúntale al señor,

yo voy a salir,

me urge comprar unos zapatos

nuevos.

>> claro.

fernanda: entonces supongo

que todas las decisiones

que tomó en el pasado

son un error para usted.

rubí: ¿tú qué opinas?

fernanda: que fue un error

no haber asumido que alejandro

era el amor de su vida.

rubí: yo soy el amor

de mi vida.

anótalo si quieres,

y segundo, con todo lo que

me ha costado en la vida

ya me di cuenta que en la

carrera los hombres y

el amor sólo son distracciones.

para conseguir lo que realmente

necesito,

no necesito nada más

que lo que ya está dentro de mí,

mi inteligencia, mi belleza,

mis ganas de comerme al mundo.

>> mi opinión es que

todo eso--

rubí: no.

tengo tanto que decirte

sobre cómo te maquillas

y cómo te vistes.

fernanda: ¿perdón?

rubí: no te sacas provecho

a tu carita.

mira tu ropa toda holgada,

no se te ve el cuerpecito.

mm, ¿ya ves?

a nadie nos gusta que opinen

de nuestra vida, ¿verdad?

>> esta línea tiene descuentos

si te llevas el kit completo.

fernanda: gracias, no sé mucho

de eso, pero--

>> para tu tono de piel

te van los tonos claros.

fernanda: ok, pues eso el kit

completo suena bastante bien.

>> además tienes suerte

porque los humectantes

están al dos por uno.

siempre es importante

empezar con el delineador

en lapiz, es mucho más fácil.

con estas sombras puedes aplicar

muy bien el truco

del difuminado.

tiene varios colores

y siempre es mejor difuminar.

y la estocada final

está en el labial.

>> disculpe usted

el comentario,

pero está usted más hermosa

que de costumbre.

que tenga buenas noches.

>> no te vayas

a obsesionar con esa vieja, ¿si?

ya ves que dices que todo

el mundo se obsesiona con ella,

tú no por favor.

fernanda: yo sé perfectamente

lo que hago.

me advirtieron que tuviera

cuidado, que usted era

contagiosa.

>> estoy en operativo,

después te llamo.

boris: luce espléndida, señora.

rubí: qué adulador, boris,

muchas gracias.

¿qué hay de cenar?

boris: ñoquis al pomodoro,

con la salsa que le gusta

a la madamme.

tus famosísimos ñoquis, boris.

son los más ricos del mundo.

en otra vida has de haber sido

chef.

boris: o detective.

señora, usted conoce

perfectamente mi intuición.

¿a usted no le parece

que ya es demasiado que esta

señorita venga a hacerle

visitas?

rubí: ¿por qué dices eso?

boris: porque ella siempre

está hablando de su pasado

cosa que a usted le afecta.

además quiero recordarle

que ella vino a esta casa

con un arma,

me parece peligroso--

rubí: yo sé lo que

estoy haciendo,

muchas gracias por preocuparte.

boris: lo hago por protegerte.

rubí: basta ya de celos,

boris.

ya tuve un hombre celoso

en mi vida y tú sabes bien

cómo acabó eso.

te puedes retirar.

¿has estado alguna vez

con un hombre celoso?

pierden el control,

les consume la vida.

son unos enfermos mentales.

fernanda: y usted vivió eso

con héctor.

rubí: mm.

más después de que alejandro

le dijo que habíamos estado

juntos.

nunca fue lo mismo mi vida

con héctor.

la relación se fue deteriorando

poco a poco.

héctor: en todas las fotos

sales con la misma pose,

mostrando el escote

y las piernas.

rubí: pues porque ese

es mi mejor ángulo.

héctor: en ni una foto

quisiste posar conmigo,

y siempre escondes la mano.

¿qué pasa?

¿no quieres que vean

tu anillo de casada?

rubí: ¿qué estupidez

estás diciendo?

>> disculpe, señor,

llegó este sobre para la señora

rubí.

rubí: ay, a ver--

héctor: te puedes retirar.

gracias.

rubí: ¿yo no puedo recibir

mi propia correspondencia?

¿qué es?

héctor: es una invitación

para el desfile de lucas.

rubí: a ver.

nunca he ido a un desfile

de modas.

[ríe]

héctor: fíjate bien la fecha.

rubí: ajá.

héctor: justo esa noche

tenemos teatro.

rubí: sí, estoy viendo

la fecha.

es una lastima.

héctor: sí.

rubí: no vamos a poder

ir al teatro.

porque cualquier noche

podemos ir al teatro.

vamos a ir al desfile de modas.

héctor: ¿por qué crees

que te llegó esta invitación?

¿no te diste cuenta

que lucas te puso el ojo encima?

rubí: no, no me di cuenta,

¿y tú no te diste cuenta

que esta invitación me llegó

a mí, no a ti?

voy a ir contigo o sin ti.

[música]

[música]

refugio: le agradezco mucho

doctor que me haya dado

tanta explicación,

pero es que la verdad

no entiendo nada.

alejandro: [ríe]

no se preocupe.

refugio: doctor,

¿es verdad que la vio?

allá en madrid.

alejandro: le contó cristina,

¿verdad?

refugio: sí.

es que sí me gustaría saber

de mi muchacha.

alejandro: ay perdón por lo que

le voy a decir, doña refugio,

pero no quisiera hablar

de ella, por favor.

refugio: sí, entiendo,

yo sé que lo defraudó a usted,

defraudó a su amiga y--

también me defraudó a mí.

la verdad es que nunca

me imaginé que pudiera hacer

una cosa así.

alejandro: refugio,

no se preocupe.

olvidémonos de eso por favor.

refugio: [solloza]

alejandro: le propongo

una magnífica idea.

nos vamos a concentrar

en su salud que aquí

es lo más importante.

refugio: no, qué mi salud

si mi salud ni obedece,

nomás vea las rayitas

de mi corazón que me explicó.

bueno, pues nada más de pensar

en mi rubí pues se me ponen

peor las rayitas y--

y no me diga que a usted

no le pasó ahora que la vio,

¿no se le alteraron

todas las rayitas?

alejandro: [suspira]

refugio: chamaca...

alejandro: fue un error

haberla visto,

es lo único que le puedo decir.

cristina: estos son los balances

del trimestre pasado.

arturo: gracias.

cristina: en la primer página

le hice unas gráficas,

a mí me ayudaron como resumen

pero si quiere se las puedo

quitar.

arturo: no, cristina,

está muy bien.

llevo años intentando

que raquel haga lo mismo

y es imposible.

cristina: ¿en serio?

pues a mí no me quita

ni 10 minutos,

si quiere lo puedo hacer

con todo.

arturo: pues no estaría

nada mal.

quería preguntarte algo.

llevas ya más o menos

un año aquí y me gustaría saber

cómo te sientes en el banco.

cristina: pues la verdad

muy contenta y pues estoy

muy agradecida

por la oportunidad.

arturo: me da gusto.

cristina: gracias.

arturo: espera, espera,

no te vayas.

perdón.

sólo te quería decir

que puedes contar conmigo

para lo que quieras.

cristina: gracias, tengo muchos

pendientes.

con permiso.

arturo: sí, sí.

[susurra] pendientes, claro...

cayetano: te traje de limón

porque no había de chocolate.

pero a ti no te importa

el sabor, ¿verdad?

porque sigues con la misma cara.

bueno, pues ya dime,

¿qué fue lo que pasó?

cristina: ay, caye,

es que hoy don arturo hizo algo

que me hizo confirmar

mis sospechas.

cayetano: ¿cuáles sospechas?

cristina: es que...

creo que le gusto a don arturo.

cayetano: ¿qué?

¿a don arturo?

no, ¿cómo crees, cristina?

no, no, para nada, no, no,

él está casado.

cristina: pues sí,

yo no quería ni pensarlo

pero después de hoy

me cayó el 20.

cayetano: a ver, ¿estás segura

de lo que estás diciendo?

porque es mi patrón,

es don arturo, está casado--

cristina: a ver, a ver, a ver,

las mujeres nos damos cuenta

cuando un hombre anda pendiente

de una.

cayetano: entonces eso quiere

decir que si don arturo

se entera de que tú y yo

somos novios hasta me corre.

cristina: no, no te va a correr,

don arturo no va a hacer eso,

tú mismo lo dijiste,

él tiene su esposa.

cayetano: ya sé que está casado,

que tiene su esposa,

¿entonces para qué anda

mirando para otros lados?

le interesas.

¿y si tú y yo andamos qué?

cristina: ay qué guapo te ves

enojado.

cayetano: enojado no,

si no estoy enojado--

cristina: te pusiste celoso.

cayetano: no, no estoy celoso,

¿cómo crees?

cristina: ¿estás trompudo?

¿o qué le pasa?

cayetano: no--

cristina: ven, ven.

cristina: un beso sí quiero.

cristina: otro, otro, ya.

cayetano: si nos vamos a poner

así entonces voy a estar celoso

todos los días.

cristina: otro.

ambos: [ríen]

antonio: héctor ferrer garza.

héctor: toño, ¿cómo estás?

antonio: la última persona

que me esperaba ver por aquí.

héctor: las cosas que hacemos

para tener contentas a nuestras

mujeres.

¿conocen a mi esposa?

antonio: ¿cómo estás?

rubí: hola, rubí.

antonio: antonio, encantado.

rubí: hola, antonio.

hola, mucho gusto--

antonio: con permiso.

héctor: sí, sí, adelante.

rubí: ¿viste eso?

héctor: ¿qué?

rubí: ¿no viste cómo me vio?

lo he vivido en méxico--

mira, ve cómo me está viendo.

en madrid no voy a vivir esto,

¿eh?

héctor: desde que llegaste

a madrid has estado con esa

paranoia, me parece--

rubí: no, porque lo mismo

viví en méxico,

es lo que te estoy tratando

de explicar,

y en madrid no se me antoja

vivirlo.

héctor: a ver, si vamos

a estar toda la noche así,

nos vamos.

rubí: no me gusta que tus amigos

nos ve--

lucas: ha llegado la mujer

más guapa de todo madrid.

rubí: hola.

lucas, no me digas eso

porque me lo creo.

lucas: harías bien

porque es la verdad.

rubí: [ríe]

héctor: hola, lucas.

yo bien, ¿tú cómo estás?

¿bien?

lucas: perdona, héctor,

es que cuando estás al lado

de rubí te vuelves invisible.

todos: [ríen]

rubí: totalmente.

lucas: sí, perdona.

rubí: holograma.

>> ¿me da un segundo?

lucas: sí.

gracias, gracias.

ya llegaron los periodistas,

ustedes saben cómo es esto, ¿no?

entonces que disfruten esta

gala.

rubí: suerte.

lucas: con permiso.

héctor: muy atento.

¿ves?

tú tienes que aguantar

las miradas de las mujeres

y yo tengo que aguantar

a tipos como lucas

que te miran con ganas

de llevarte a la cama.

rubí: ¿puedes por un segundo

no ser un celópata?

lucas: esta colección

está inspirada en la belleza

de la mujer del siglo xxi.

estarán de acuerdo conmigo

que sin su belleza

el mundo definitivamente

no valdría la pena, ¿no?

[música]

maribel: es que no puedo creer

cómo volviste a caer

en esa trampa,

porque eso es lo que es rubí,

una trampa, un fraude.

alejandro: ay no,

pero es que juraba que la había

olvidado pero...

desde el primer segundo

que la volví a ver

me di cuenta que nada había

cambiado dentro de mí, ¿sabes?

maribel: ¿es en serio?

sonia hizo muy bien

en no recibirte de vuelta

y te juro que yo le aplaudo

su dignidad.

y tú ni siquiera se lo tenías

que haber propuesto.

alejandro: yo lo sé.

error tras error.

maribel: y rubí siempre se sale

con la suya.

alejandro: te garantizo

que rubí no es feliz con héctor.

es más, sentí que seguía

enamorada de mí.

maribel: ¿qué?

alejandro: sí, claro.

aunque su verdadero amor

sea siempre el dinero.

maribel: alejandro, por favor,

o sea, no hay nada más triste

que mentirse a uno mismo.

júrame que te vas a sacar

a rubí de adentro.

>> [ríe]

¿necesitas ayuda?

rubí: ¿qué son estas bolitas

negras que huelen a cola

de sirena?

>> [ríe]

rubí: guácala.

>> ay, querida,

se nota que no estás

muy acostumbrada a este mundo,

¿verdad?

rubí: no, no estoy acostumbrada

a este mundo,

a lo que ya me acostumbraron,

me pasa todo el tiempo

es a que me vean

los esposo de chicas como tú.

>> [ríe]

rubí: y tu esposito

lo vi, qué pena.

>> sí, me imagino que sí.

la verdad es que no sólo

mi marido es el único que

te está mirando,

te están mirando todos.

pues no me extraña,

vestida así eres como un plato

de estos, atractiva

pero en el fondo eres

una simple botana.

rubí: tan finita

y hablando como verdulera.

>> [ríe]

rubí: qué boquita.

>> lo bueno es que

se me nota lo refinada.

rubí: a mí se me nota

lo que soy--

ponte aceitito en el pelo.

>> qué bien que lograste

guardar lo ordinaria que llevas

dentro un poquito.

rubí: controla a tu marido

mejor.

héctor: no, no,

esta reunión la acordamos

hace dos semanas,

no entiendo porqué ahora

quieren cambiar.

no, de ninguna manera.

rubí: ¿qué haces en el centro

de la pasarela?

héctor: eh--

rubí: odioso.

te quiero contar algo.

héctor: ya te llamo

en un rato, chau.

¿qué te pasó?

rubí: odio las fifis

de madrid.

son peor que las de méxico.

héctor: no, no te creas,

las de méxico también son peo--

rubí: no, no sabes lo que

me acaba de pasar.

agarré un canapé, una botana--

lucas: estamos a punto

de comenzar.

en unos instantes vendrá

mi asistente a llevarlos

a sus lugares.

obviamente primera fila.

rubí: [vitorea]

héctor: yo preferiría no estar

en el centro de las miradas,

por ahí algún asiento

un poquito más atrás.

lucas: héctor, por favor,

no te preocupes,

al lado de rubí

nadie te va a ver.

todos: [ríen]

rubí: nunca he venido

a un desfile,

estoy muy emocionada.

lucas: ah, ¿si?

rubí: gracias por ponerme

en primer lugar.

lucas: ah, por favor,

es que con esa belleza

podrás ver los desfiles

que tú quieras, es más,

seamos justos,

deberías estar sobre

la pasarela.

rubí: ¡ay no!

¿cómo crees?

lucas: claro, claro,

por supuesto.

héctor: por favor.

lucas: por supuesto.

rubí: ¿no soy mucho?

lucas: no, no, es más,

si tú quisieras podrías llegar

a ser mi futura modelo estrella.

héctor: pero rubí no tiene

tiempo para esto,

y yo tampoco tengo mucho interés

de que mi esposa se meta

en este mundo.

lucas: héctor.

afortunadamente estamos

en una época donde las mujeres

ya toman sus propias decisiones,

¿verdad, rubí?

[ríe]

>> hola, ¿cómo están?

lucas: por favor,

llévalos a sus lugares.

que lo disfruten.

rubí: gracias.

>> claro que sí,

con mucho gusto.

síganme por favor, por aquí.

maribel: gracias, anita, exacto.

otra botella.

alejandro: ¿no te parece

demasiado ya una segunda

botella?

maribel: no.

a mí me parece que te estás

convirtiendo en un tipo

muy aburrido.

alejandro: a ver, lo digo,

maribel, porque--

maribel: ¿porque tienes

una operación de corazón

abierto en la tarde?

no creo.

alejandro: estoy solicitando

un transplante de corazón,

de hecho, pero no es tan--

maribel: [ríe]

te urge, ¿no?

¿te puedo pedir un favor?

alejandro: siempre.

maribel: ok, entonces

no hagas lo que todo el mundo

hace de querer protegerme

todo el tiempo como si fuera

una minusválida sin una pierna.

alejandro: me caes muy bien.

maribel: tú también.

respóndeme algo.

¿tienes pensado enamorarte

otra vez?

alejandro: ¿por qué me preguntas

eso?

maribel: ¿cómo que por qué?

porque por culpa de rubí

perdiste a sonia.

en fin, si tienes pensado

enamorarte otra vez

en los próximos días

o en los próximos 20 años

avísame porque yo tambien

me quiero enamorar de nuevo.

[ríe]

alejandro: bien, bien,

lo voy a tomar en cuenta.

ok, entonces empecemos

por emborracharnos--

ambos: [ríen]

alejandro: es un comienzo

divertido.

hagamos el intento.

[música]

[aplausos]

héctor: ¿qué pasa?

rubí: nada.

héctor: ¿entonces?

¿por qué no disfrutas

el desfile?

si estamos aquí es por ti, ¿mm?

[aplausos]

fernanda: no entiendo, abu,

¿por qué este album

no se puede ver en el teléfono?

refugio: ah, bueno,

es que en mi época,

más bien en mis siglos,

se usaba que tenías que imprimir

las fotos y las ponías

en albumes.

fernanda: ah, ya.

pero ¿tú en qué siglo naciste?

refugio: [ríe]

fernanda: mira,

qué bonita princesa.

refugio: es tu tía rubí

una de las miles de veces

que se vistió de princesa.

¿a poco tú no eres idéntica

a ella?

fernanda: qué linda.

yo cuando sea grande

quiero ser como ella.

cristina: de ninguna manera.

¿ahora resulta que mi hija

de grande quiere ser como rubí?

refugio: ¿qué te pasa, cristina?

a ver, ¿cuántas veces tu hermana

se desvivía por tu hija?

cristina: ¡se desvivía

por el dinero!

refugio: no importa,

no puedes hablar así en frente

de la niña.

cristina: ahora resulta que

no se puede hablar mal

de rubí después de todo

lo que ha hecho.

claro, como siempre fue

tu consentida.

refugio: cristina, ¿qué te pasa?

[música]

[música]

lucas: vas, vas, vas.

rubí: me encantaría

ser modelo, creo.

héctor: no tienes idea

de lo que estás diciendo.

rubí: claro que sí, mira,

nada más caminan y se visten

hermoso, es todo lo que hacen.

héctor: estas mujeres

viven esclavizadas a una dieta,

este es un mundo de excesos--

rubí: ay, bla, bla, bla,

sermón, gracias por participar.

maribel: [ríe]

me la estoy pasando muy bien,

¿tú no?

alejandro: sí, sí, pero

ya no tomes porque ya--

maribel: ay no, ven, ven--

alejandro: vas tantitas copas.

maribel: vamos a a tomarnos--ay

la última copa afuera, ven.

alejandro: no, ¿cómo que

la última?

maribel: no, ay--

alejandro: tranquila.

[aplausos]

héctor: si ese tipo sigue así,

el próximo desfile va a ser

de los golpes en la cara

que le voy a dar.

maribel: no, estoy bien ya.

alejandro: ¿segura?

maribel: tranquilo, sí,

puedo sola ya.

alejandro: solamente

te quería ayudar,

una disculpa por--por ser--

tan buena onda contigo.

ambos: [ríen]

maribel: discúlpame a mí

por lo del beso,

no sé qué pasó.

alejandro: tranquila, digo,

no te preocupes,

sé que soy irresistible, pero

bueno, son cosas que pasan--

maribel: cállate--

alejandro: ¿qué se va a hacer?

no te preocupes.

maribel: créeme que es muy

patético besar a un hombre

que está enamorado de otra

mujer.

alejandro: ah, ¿patético?

maribel: sí.

alejandro: me han dicho

tantas cosas pero es la primera

vez que alguien me dice

que besarme es patético,

¿qué te pasa?

maribel: [ríe] no es,

pero gracias, gracias porque--

alejandro: ah.

maribel: ¿qué?

[ríe]

en estos días es muy difícil

conseguir a un hombre

que se comporte

como un caballero, gracias.

y no sé, tú me devuelves

las esperanzas en los hombres,

así que gracias.

alejandro: [ríe]

maribel: no te rías.

adiós, patético.

alejandro: patético,

no me puedo reír,

no te puedo ayudar,

no puedo hacer nada.

maribel: nada, adiós.

alejandro: bueno, con cuidado,

¿eh?

maribel: sí.

alejandro: de aquí te veo

que llegas bien allá.

con cuidado.

maribel: [ríe]

héctor: me aburre tanta

frivolidad.

¿otra más?

si ya nos vamos.

rubí: ¿no me puedo tomar

una copa de champagna?

héctor: a ver,

el bendito desfile ya terminó,

¿qué más quieres?

voy al baño.

cuando regrese nos vamos.

>> vamos a brindar

porque la verdad es que tuviste

un evento espectacular--

rubí: lucas.

>> [resuella]

rubí: ay, perdóname,

fue un accidente.

>> definitivamente.

lucas: no le hagas caso,

es una idiota, es una amargada.

rubí: ¡fue un accidente!

lucas: definitivamente

fue un accidente.

rubí: mi vestido

se va a hacer todo guango ahora.

lucas: no te preocupes,

mañana vas a mi lugar

y te regalo el que tú quieras,

el que más te haya gustado.

rubí: no, lucas, ¿cómo crees?

lucas: por supuesto.

rubí: felicidades, ¿eh?

te quiero felicitar

por tu desfile,

fue realmente hermoso,

parecían unas ninfas preciosas

las modelos volando.

no puedo aceptar, no puedo

aceptar un vestido de esos.

lucas: si no lo aceptas

me voy a ofender.

rubí: el que se va a ofender

es mi marido.

lucas: a la que le tiene que

gustar es a ti.

¿o es que a ti no te gustan

mis diseños?

ninguna mujer rechaza

a un fuentes moral hecho

a la medida y entregado

en sus manos por el mismísimo

lucas.

rubí: tienes razón,

sería un desperdicio, ¿verdad?

lucas: pues sí.

rubí: sólo que hay

un pequeño problema.

lucas: ¿cuál?

rubí: hay tantos tan hermosos

que no sabría cuál escoger.

lucas: te regalo todos los que

quieras.

rubí: [ríe]

lucas: mañana te veo

y tú eliges, el que quieras.

rubí: ¿cómo crees, lucas,

cómo crees?

[ríe]

lucas: te veo mañana, ¿si?

rubí: sí.

[ríe]

héctor: bueno, gracias por

la invitación pero

lamentablemente nos vamos.

lucas: ¿te gustó?

héctor: ¿te digo la verdad?

a mí estas cosas me fastidian

mucho.

rubí: a mí me encantan.

lo lamento por ti, maridito.

nos vemos.

lucas: gracias por venir.

[celular]

alejandro: ¿bueno?

héctor: ¿cómo está

mi gran amigo del alma?

alejandro: ¿qué hora es allá?

héctor: ¿de verdad eso importa?

si te arregla la vida

te cuento que me regalaste

un insomnio espantoso

que algún día me voy a cobrar.

alejandro: no voy a hablar

del tema, por favor.

héctor: cállate.

lo que tú me hiciste

no se le hace a un amigo.

alejandro: ¿qué dices?

ay por favor lo que tengo

que escuchar.

¿quién comenzó este famoso

torneo de traiciones?

¿te acuerdas?

héctor: cuando comenzamos

a salir con rubí

ya ella no tenía nada contigo.

alejandro: bueno,

es una forma muy convincente

de verlo.

pasó cuánto tiempo, ¿18 horas?

¿24?

¿día y medio?

algo así, ¿no?

héctor: necesito que me digas

si es cierto que rubí y tú

se acostaron aquí en madrid.

alejandro: no voy a hablar

del tema, héctor.

héctor: a mí me da

la regalada gana hablar de eso,

¿cómo ves?

¿o ahora tienes miedo

que le vacíe una pistola

en el pecho a rubí por cusca?

alejandro: ninguna mujer

vale la pena tantos años

de cárcel,

y mucho menos rubí.

héctor: no vuelvas a mencionar

el nombre de mi esposa

a menos que quieras terminar

en la misma tumba que ella.

alejandro: ¿estás borracho?

héctor: y que te quede claro

una cosa.

te vuelvo a ver a una cuadra

de distancia,

y te mato.

[música]

lucas: esta.

ajá.

luego, luego.

hola.

rubí: hola.

lucas: no me digas que

te están siguiendo.

rubí: ay...

no sabes lo insufribles

que están los celos de héctor.

lucas: héctor es conocido

por ser un hombre posesivo

con sus novias.

pero tú, rubí,

estás por encima de todo eso.

tú eres una mujer que tiene

un mundo de posibilidades

por delante.

rubí: ¿tú crees?

lucas: sí.

no vas a permitir que un tipo

como héctor te esté controlando,

¿o si?

rubí: no.

lucas: además creo que deberías

dejar de ser la esposa

de un arquitecto famoso para--

para convertirte en rubí,

la rubí que realmente eres,

que brilles con luz propia.

rubí: ¿de verdad crees

que una simple mortal como yo

pueda brillar con luz propia

sin ayuda de alguien?

lucas: tú eres todo menos

simple.

yo te puedo convertir

en una estrella internacional.

lo he hecho decenas de veces.

rubí: [voz en off] ese día

entendí que lucas

sería el próximo escalón

que necesitaba.

¿qué pasa?

fernanda: estaba pensando

cómo alguien puede ser

tan calculador.

pareciera que cada paso que dio

estaba legosamente pensado.

rubí: ¿quién te dijo?

mi mamá me enseñó a no dar

pasos sin guarache.

fernanda: y hablando de su mamá,

¿qué ha pasado con su familia?

¿siguió pensando en ellas?

rubí: ay, mi chorrita.

a ver, cuéntame qué hace

el novio de tu mamá,

¿en qué trabaja?

es chofer.

[ríe]

ay, cristina es una mediocr--

fernanda: no es cierto.

rubí: no, mi amor,

nada más lo dije porque

no está pensando en tu futuro,

mi amor.

fernanda: pero él tiene carro

y él se puede mover para donde

quiera.

rubí: ya sé, mi vida,

pero no es su carro.

a ver, a ti y a mí

nos encantan los regalos, ¿no?

él no te va a poder dar

ni un regalo, mi amor.

fernanda: pero aún así

yo lo quiero mucho.

y además se porta muy bien

con mi mami.

además me lee cuentos

y son muy divertidos.

rubí: ay, mi amor.

fernanda: es que no entiendo.

rubí: mi amor,

lo vas a entender cuando seas

más grande.

oye, vamos a hacer algo ahorita,

mira, vamos a alejar al novio

de tu mamá, ¿sale?

después yo me encargué de hacer

el trabajo que mi sobrina

no se atrevió a hacer.

¿no te pareció divertido?

fernanda: me parece muy cruel

que le haya dicho eso

a una niña,

y sobre todo muy injusto

para su mamá, para cristina.

rubí: es verdad,

eres un poco aburrida.

es una látima,

me hubiera gustado

una periodista con más onda.

fernanda: qué lástima.

¿y cómo le hizo para eliminar al

chofer de la vida de su hermana

y de su sobrinita?

rubí: suficiente por hoy,

estás muy aburridita, querida.

fernanda: hola, mamá.

cristina: ¿qué pasó, mi hija,

y esa voz?

fernanda: todo está bien.

cristina: ¿hasta cuándo

vas a regresar de ese lugar?

fernanda: cada vez falta menos.

cristina: ay, fernandita,

¿no me vas a decir a quién

estás entrevistando?

fernanda: a un fantasma, mamá,

ya te lo había dicho.

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.