null: nullpx
Cargando Video...

Rubí Capítulo 26

Univision28 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

boris: señor, no se preocupe

por el cadáver.

héctor: muy bien, boris.

y ¿la muchacha?

boris: aún no.

está sedada.

cuando se despierte--

héctor: qué lástima, ¿no?

usted me va a ayudar.

nos deshacemos de fernanda

entre los dos.

¿qué le parece?

fernanda: ¿cómo le vamos a hacer

para escapar?

rubí: te voy a sacar de aquí.

héctor: no creo que sea

buena idea, mi amor.

¿de verdad pensabas

traicionarme?

después de 20 años

plenos de felicidad y amor

¿esto es lo que yo merezco?

¿este es mi premio

por cuidarte tanto?

rubí: suficiente.

fernanda: en cualquier momento

llega la policía.

héctor: ah, ¿sí?

bueno, podemos jugar

a ver quién es más rápido.

o ellos encontrando este lugar

o yo matándolas.

linares: necesito

cinco patrullas para localizar

a frank montoya inmediatamente,

por favor.

agente: señor, localizamos

el teléfono de frank.

linares: vámonos.

búscame a la gente,

júntalos a todos, por favor.

a ver, frank montoya

es prioridad.

todo mundo a trabajar,

por favor.

muevan las manitas.

fernanda: ey.

[gime] suéltame.

suéltame.

suéltame.

rubí: ¡no!

¡no!

héctor: ¿qué pensabas hacer

con esa entrevista a rubí?

¿armar un escándalo?

fernanda: ¿a ti qué te importa?

héctor: ¿quién te dio permiso

para venir a perturbar

nuestra felicidad?

fernanda: ¿no te das cuenta

de que rubí te odia?

héctor: me odia, sí,

pero he estado 20 años

en esta casa cuidando el hogar.

fernanda: ¿hogar?

esto es una cárcel,

la tienes secuestrada.

héctor: el destino de rubí

soy yo.

fernanda: suéltame.

héctor: no voy a permitir

que vengas a arruinarlo todo.

fernanda: suéltame.

rubí: fernanda.

chorrita.

chorrita.

[grita]

héctor: ¿cómo vamos, muchachos?

matón 1: ya está hecho

el primer mandado, don héctor.

héctor: y agradece

que tuvimos la decencia

de sepultar a tu marido.

esta será tu nueva casa.

al lado de tu maridito.

¿no es todo un detalle

de nuestra parte?

estarán uno al lado del otro,

así como estaremos rubí y yo

cuando nos toque,

porque hay que seguir amándose

en la otra vida.

fernanda: ¿qué es lo que te

convirtió en este monstruo?

¿que rubí te cambió por otro?

héctor: no, rubí no me cambió.

se confundió.

pero ya está todo arreglado,

sobrinita.

fernanda: mira todo

lo que hiciste por celos.

asesinaste a alguien.

hiciste mucho daño.

arruinaste tu propia vida.

héctor: el que no cela

es porque no está enamorado.

¿qué iba a pensar rubí

si yo no reaccionaba?

¿que no la quería?

fernanda: ¿esta es su manera

de reconquistarla?

¿secuestrarla?

¿apartarla de la vida?

¿marcarle su cara?

héctor: lo de la cara

en realidad fue un accidente.

fernanda: ¿sí te han dicho

que en los celos

hay más amor propio

que amor hacia la otra persona?

héctor: a ver, sobrinita,

nosotros nos aprendimos

a hacer felices

a nuestra manera, ¿sí?

fernanda: perdiste toda la razón

porque rubí nunca ha estado

enamorada de ti.

del único hombre

del que se ha enamorado

es de alejandro cárdenas.

te puedo enseñar

las horas de grabaciones

donde se la pasa hablando de él,

de lo enamorada que está

y de ti diciendo la basu--

héctor: te callas o te cayo.

[radio]

¿qué pasa?

matón 2: la señora está

escapando por la cornisa.

rubí: [llama a la ventana]

matón 3: acaba de entrar

a la casa por la otra ventana.

héctor: me voy a dar el gusto

de enterrarte frente a tu tía.

amárrala.

vamos.

matón 3: [gime]

linares: no, doña cristina,

no los hemos encontrado.

pero ya ubicamos

el celular de frank.

no, el de fernanda aún no,

pero asumimos que están juntos.

cristina: comisario, por favor,

manténgame al tanto, ¿sí?

linares: no se preocupe,

que los vamos a encontrar.

cristina: muchas gracias.

secretaria: señora pérez.

señora pérez.

cristina: perdón.

secretaria: su turno, por favor.

cristina: gracias.

héctor: ¿a dónde vas?

rubí: ¿dónde está fernanda?

héctor: yo con gusto

te llevo con ella.

vamos.

alejandro: toma asiento,

por favor.

cristina: sí.

alejandro: ¿todo bien?

te noto un poco tensa.

cristina: es mi hija.

está desparecida.

alejandro: ¿qué pasó?

cristina: no sé,

no logro localizarla,

no responde mis llamadas.

ya me cansé de estarla buscando.

alejandro: bueno, pero su esposo

es policía, ¿no?

cristina: sí.

pues también está desaparecido.

sé que suena absurdo,

pero tengo la corazonada

de que rubí está

detrás de todo esto.

alejandro: ¿y por qué rubí?

cristina: no sé,

es un presentimiento.

alejandro: mira.

mira.

toma una pastilla de estas,

te va a ayudar

para que te calmes un poco.

en tu condición debes llevar

una vida mucho más calmada

y evitar sobresaltos

de este tipo,

te lo he dicho muchas veces,

¿sí?

cristina: sí.

alejandro: tómate esto.

cristina: gracias.

y pues qué honor

que el mismísimo director

de la clínica siga insistiendo

en atenderme.

alejandro: bueno, eres

de mis pacientes más antiguas

y una de las más queridas.

así que no voy a permitir

que nadie más te atienda.

cristina: ¿quién iba a decir

que iba a heredar

el corazón defectuoso de mi mamá

y que si no me lo diagnosticas

a tiempo, no estaría

contándotelo ahora?

alejandro: no te preocupes.

cristina: gracias.

alejandro: muy bien.

rubí: suelta a fernanda.

si le haces algo

no me vas a poder chantajear.

héctor: error.

me queda alejandro.

el hombre que en realidad amas,

¿no?

así me lo confirmó tu sobrina.

¿es así?

rubí: es así.

lo amo.

héctor: ¿por qué alejandro sí

y yo no?

rubí: suéltala.

héctor: ¿me puedes explicar?

¿tú no adorabas el dinero?

yo te di todo.

te di seguridad,

te di una casa,

aviones privados,

lujos, joyas.

¿qué más me faltó?

dime.

¿qué más me faltó

para que me ames?

necesito que me lo digas,

por favor.

rubí: suelta a fernanda.

héctor: ¿qué me faltó

para que me ames?

rubí: ¡no!

[gime]

[disparos]

boris: tire esa arma, señor.

héctor: estás cometiendo

un error muy grave, sirviente.

boris: el collar, por favor.

héctor: ¿quieres esta porquería?

boris: por favor, señor.

[disparos]

alejandro: vamos a ver

cómo anda este corazón.

cristina: más vale

que sean buenas noticias

por lo menos hoy.

alejandro: ¿por qué dices

que rubí tiene que ver

con la desaparición

de tu hija y tu yerno?

cristina: no sé,

no tengo pruebas,

pero es lo que siento.

alejandro: ¿has vuelto a hablar

con ella?

cristina: nada, ¿tú?

alejandro: no, tampoco.

ni una palabra en años.

[disparos]

rubí: ¡boris!

boris: [gime]

héctor: todos los hombres

disponibles en el bosque,

encuéntrenla.

fernanda: vamos, tía, vamos.

rubí: mi pierna, chorrita.

fernanda: no nos pueden ver.

[ladridos]

[ladridos]

matón: [gime] ¡no!

¡quítenlo! ¡quítenlo!

[gime]

quítenme ese perro, por favor.

[disparos]

[gemidos de perros]

matón: patrón.

ladrón 1: es que ahí solo

no va a hacer nada, güey.

parece que están jugando

a las muñecas.

no estás solo, pásale, güey.

eso, pásala.

linares: policía.

nadie se mueva.

un movimiento y nadie sale vivo

de aquí.

ladrón 1: quédese tranquilo.

ladrón 2: ey, ya estamos bien.

estamos bien, ¿no?

ladrón 1: ay, muchachos,

este güey es un policía.

alejandro: los valores

están alterados, cristina.

cristina: pues cómo no,

si no he pegado el ojo.

alejandro: ¿has seguido

las indicaciones que te mandé?

cristina: todo al pie

de la letra.

alejandro: bueno,

todo va a estar bien,

no te preocupes.

secretaria: disculpe, doctor.

en urgencia hay un paciente

muy mal herido e insiste

en que usted lo atienda.

alejandro: muy bien.

gracias.

boris: [tose]

alejandro: ¿él es el paciente

que preguntó por mí?

boris: doctor.

alejandro: ¿cómo está?

¿cuál es su nombre?

¿cómo se llama?

boris: soy boris.

alejandro: ¿boris?

boris, tranquilo.

soy el doctor

alejandro cárdenas.

sí.

a ver, tranqui--

¿qué estás--?

boris: doctor.

alejandro: ¿de dónde sacó esto?

¿dónde está rubí?

boris: doctor.

[gime]

sálvela, sálvela.

alejandro: ¿qué le pasa a rubí?

boris, dígame.

boris: sálvela.

alejandro: epinefrina,

por favor.

avísele al doctor ortiz.

rubí: [jadea]

[gime]

fernanda: no, no, no, no.

sí puedes.

rubí: chorrita.

fernanda: de aquí nos vamos

juntas.

a ver.

vente por acá.

alejandro: te encargo un hombre

que está en urgencias.

se llama boris, por favor.

ortiz: ¿qué le hacemos?

alejandro: luego te digo.

que le salven la vida.

ortiz: alejandro.

héctor: ya sé por dónde fueron.

vamos.

linares: es la última vez

que te lo pregunto.

¿dónde está frank montoya?

ladrón: no conozco a ese bato.

linares: ¿adónde se lo llevaron?

ladrón: el dueño de ese celular

estaba solo.

nosotros solo lo asaltamos

y lo dejamos ahí.

hasta le tomamos esa fotito

de recuerdo.

[ríe]

[gime]

[tose]

linares: ¿qué hicieron

con su esposa?

ladrón: ya dije que venía solo.

igual y fue a ver

a alguna de sus amantes, ¿no?

[gime]

linares: espósenlo y llévenselo.

llévenselo a la delegación

con los demás.

héctor: este bosque lo conozco

como la palma de mi mano.

ya sé dónde van.

van a la carretera.

por aquí.

fernanda: ya vamos a encontrar

la carretera.

rubí: no puedo, chorrita.

fernanda: no, sí puedes.

rubí: necesito descansar.

necesito descansar.

[jadea]

fernanda: no, no podemos parar.

vamos a encontrar un lugar

para descansar.

vamos.

vamos, vamos.

rubí: por favor, un segundo.

conserje: aquí hace días

que no llega ningún forastero.

linares: ¿está seguro

de que no ha visto

a este hombre por aquí?

conserje: jamás lo he visto.

linares: ¿a esta mujer tampoco?

a ella sí la conoce.

conserje: estuvo hospedada aquí

varios días, pero no ha vuelto

desde que se mudó a la casa.

linares: ¿cuál casa?

conserje: la vieja mansión

que está en el bosque.

[celular]

alejandro: bueno.

maribel: alejandro, ¿dónde

estabas?

alejandro: voy en camino

a buscar a rubí.

maribel: ¿qué?

¿a rubí?

¿me estás hablando en serio?

alejandro: está en problemas.

maribel: alejandro,

¿por qué tenías que ir tú?

alejandro: maribel,

¿qué iba a hacer?

maribel: ¿cómo qué ibas a hacer?

tenías que llamar a la policía

y ellos se ocupan de eso.

alejandro: y eso hice,

llamé a la policía,

pero no le dieron

mucha importancia.

maribel: sí, pero ¿cómo vas a ir

a un sitio donde no sabes

lo que te puedes encontrar?

¿sí sabes que puedes estar

poniendo en riesgo tu vida?

alejandro: a ver, amor,

no te preocupes.

todo va a estar bien.

tranquila, por favor.

maribel: alejandro, ¿por qué tú?

no se supone que ya rubí

está fuera de nuestras vidas,

¿verdad?

alejandro: y lo está.

lo está, amor, tranquila.

es solo que está en problemas.

maribel: ¿a dónde estás yendo?

alejandro: a una casa vieja

fuera de la ciudad.

era de los padres de héctor.

maribel: no entiendo.

¿qué hace rubí en esa casa?

¿por qué puede estar

en peligro?

alejandro: es lo que voy

a averiguar.

yo te aviso, ¿sí?

tranquila.

te mando un beso.

[música]

iginal

de yolanda vargas dulche.

[música]

[sirenas]

linares: garcía.

robledo.

registren el perímetro

y chequen las salidas.

los demás vengan conmigo.

agente: sí, señor.

linares: ¿hola?

fernanda: vamos a quedarnos

por aquí.

a ver, podemos dormir aquí hoy.

rubí: sí.

fernanda: ¿qué es aquí?

rubí: no sé.

necesito descansar.

agente: comisario,

tiene que ver lo que encontraron

en el jardín.

[tose]

[explosión]

[asistente] evento imprevisto.

mantenga la calma.

evento imprevisto.

mantenga la calma.

el accidente ha sido causado

por un agente externo.

linares: necesito unidades

de refuerzo y una unidad área.

hay que registrar esta zona,

pero ya.

[celular]

agente: ¿todo bien, comisario?

linares: es la suegra de frank.

¿qué le voy a decir?

¿que encontré a su yerno muerto

y a que al lado había

una fosa vacía que seguramente

era para su hija?

fernanda está en algún lugar

de este bosque, estoy seguro.

y la vamos a encontrar viva.

se lo debemos a frank.

rubí: qué bárbara, qué bien

te salen las fogatas.

fernanda: me enseñó frank.

le encantaba enseñarme

cosas nuevas.

no puedo creer que esté muerto.

rubí: lo siento mucho.

boris también murió.

fernanda: ¿estás bien?

rubí: me duele mucho la pierna,

chorrita,

yo creo que abusé de ello.

fernanda: a ver, déjame ver.

rubí: qué rico, ¿te enseñó

frank también?

fernanda: no, mi mamá.

¿te acuerdas de que daba

los mejores masajes?

rubí: tu mamá.

tienes toda la razón,

cristina tenía

las mejores manos.

fernanda: ¿de verdad nunca

pensaste en escaparte

de esa mansión?

rubí: a veces los de afuera

no entienden

por qué los de adentro

hacemos lo que hacemos.

fernanda: ok, fue tu decisión

estar ahí.

rubí: si quieres te cuento

cómo la herencia de héctor

fue una trampa.

yo aún no salía de mi sorpresa

de verlo vivo,

pero lo que más me asustaba

era su mirada.

héctor: ¿no es una belleza?

todos estos muebles

los ha elegido mi santa madre.

¿te gustan?

rubí: no quiero estar encerrada

aquí, prefiero que me mates.

héctor: pero seguro no prefieres

que mate a tu querida sobrina.

seamos justos.

es una mansión enorme

y preciosa.

rubí: aquí fue donde se mataron

tus papás.

héctor: no es momento

para hablar de eso.

igual, la idea es que tú y yo

nos encarguemos de llenar

de energía y amor esta casa.

no me mires así.

el amor es cursi.

rubí: yo no te amo.

yo te odio, que no se te olvide

ni un segundo.

héctor: igual, no te preocupes,

voy a mandar a limpiar

toda la casa.

lo estuve pensando muy bien

y hasta me gusta la idea

de que boris nos acompañe.

yo voy a estar viajando,

huyendo mucho tiempo

y necesitamos a alguien

que cuide esta casa.

él es un lobo solitario.

será perfecto para esto

desde luego.

[música]

[música]

reportera: y volvemos

con el extraño caso

de la desaparición

de rubí pérez.

la devoradora de hombres

ha sido devorada

por el misterio.

hace más de una semana

que no se sabe nada de ella.

parece que se la hubiera

tragado la tierra.

la última información

que se tiene

es que se citó con un abogado,

con el cual tenemos

una entrevista en exclusiva.

veamos qué nos dijo.

luis: teníamos una reunión

para hablar sobre la herencia

que le dejó héctor ferrer garza,

pero no llegó.

me solidarizo con la familia

esperando

que la señora rubí pérez

aparezca pronto sana y salva.

reportera: la policía

la sigue buscando, pero rubí

nos tiene acostumbrados

a perderse y luego aparecer

en los lugares

más insospechados,

por los que muchos creen

que esto es una estrategia

para seguir presente

en los medios.

y tratándose de rubí,

amigas y amigos,

se puede esperar cualquier cosa.

cristina: ¿quién te mandó

ese video?

fernanda: es que todo el mundo

en la escuela lo está viendo.

cristina: sí, pero tú

no tienes que verlo.

esta mujer es una mentirosa.

fernanda: claro que no,

está diciendo que mi tía rubí

está desaparecida.

cristina: ya te dije

que tu tía rubí

está en la playa.

fernanda: ¿y por qué nadie

la encuentra?

cristina: porque en el lugar

donde está no hay señal,

señorita.

¿qué me ves así?

fernanda: ¿vas a salir?

cristina: sí, mi amor.

tengo una cita de trabajo, ¿ok?

¿alguien de ustedes

se puede quedar con la niña?

bueno.

mira, mi amor,

carlos se va a quedar contigo

a cuidarte.

yo no me voy a tardar

en mi cita de trabajo.

no va a pasar nada, ¿ok?

te amo.

gracias.

reportera: la devoradora

de hombres ha sido devorada

por el misterio.

hace más de una semana

que no se sabe nada de ella.

parece que se la hubiera tragado

la tierra.

la último información

que se tiene

es que se citó con un abogado.

maribel: alejandro y yo

hemos estado pendientes

de las noticias, pero pues--

loreto: pero ¿qué?

maribel: pero ya sabes

cómo es ella.

sabes qué, loreto,

a mí no me extrañaría

que en cualquier momento

aparezca en la prensa, no sé,

una foto de ella en un yate

con un millonario

petrolero ruso.

loreto: sí, lo mismo está

diciendo queca, lo mismo.

maribel: con rubí cualquier cosa

es predecible.

loreto: pero ella no haría

algo así sin contármelo.

maribel: ¿no te ha enviado

ningún mensaje de texto?

loreto: no, no, nada.

por eso siento

que algo malo le pasó.

no puedo ni dormir.

maribel: no, no, a ver, cálmate.

mira, dejemos que la policía,

pues, resuelva

todo este misterio.

ya, vamos a entrenar mejor.

loreto: no, no, platícame.

¿cómo va la fundación?

maribel: bien.

la fundación va muy, muy bien.

loreto: qué bueno.

mira, cuando yo estudié

para entrenador, también tomé

cursos de rehabilitación

y estaba pensando que tal vez

yo podría ayudarte en algo

en la fundación, ¿no?

maribel: claro.

eso es una excelente idea.

loreto, tú no te imaginas

la cantidad de gente

que necesita rehabilitación.

loreto: yo también necesito

ayudar, siento que necesito

ayudar.

maribel: claro.

loreto: pero...

maribel: pero ¿qué?

loreto: nada, perdón.

es mala idea.

maribel: ¿qué?

estás loco, es una superidea.

mm, ya.

ya entendí, es por rubí, ¿no?

loreto: ¿te imaginas que pase

cuando aparezca y se entere

de que estoy trabajando contigo?

no, me va a matar.

maribel: loreto, no.

no te va a matar.

mira, la fundación

no tiene nada que ver

entre los problemas con rubí

y yo.

loreto: sí, pero ella

no lo va a ver así.

es primero,

mi amistad con ella es primero.

lo siento, perdón.

maribel: claro.

te entiendo y, pues,

como tú quieras,

pero sí te digo algo, loreto.

estás perdiendo

una gran oportunidad

para ayudar a mucha,

mucha gente.

hombre: [silba]

por fin solos, cristinita.

cristina: estoy harta de ti.

¿qué quieres?

hombre: pues ¿qué voy a querer?

vengarme.

cristina: pues no vas a poder,

¿cómo ves?

hombre: ah, ¿sí?

¿cómo vas a salir de esta?

cristina: es que no voy a salir.

sabía que no te ibas a resistir

a seguirme.

hombre: pues estás aquí

en mis manos y solita.

cristina: [ríe] ¿quién te dijo

que estoy sola?

hombre: ¿te van a ayudar

estos dos guarros, eh?

cristina: sí.

sabes qué, no te resistas,

que ahí viene la policía

y vas a tener que confesar

quién fue el que se metió

a la casa de don arturo.

hombre: si alguien

tiene que soltar la sopa

va a ser tu hermana.

ella fue la que lo planeó todo

y me dio la clave para halagarme

y entrar a la casa.

si yo entro a prisión,

ella también.

elma: señorita rosita,

qué bonita.

rosa: gracias, elmita.

elma: ¿va a salir?

rosa: sí, voy a comer

con la señora thalía.

hace mucho que no la veo.

así que no te preocupes

por hacer comida.

elma: está bien, señora.

¿no sabe nada de don arturo?

rosa: no.

yo creo que ya se dio

por vencido.

debe de estar persiguiendo

las faldas de otra.

elma: no, señora, no diga eso.

rosa: ya.

nos vemos en la noche, elmita.

elma: sí, señora.

rosa: gracias.

thali, no me vayas a dejar

plantada, ni me vayas a dejar

esperando, ya estoy aquí

en el restaurante, ¿ok?

arturo: no creo que llegue

thalía.

una rosa para mi rosa.

no sé si te acuerdes, pero--

rosa: es la misma cursilería

que me dijiste cuando tuvimos

nuestra primera cita.

arturo: ah, sí te acuerdas.

rosa: ajá.

arturo: para ti.

¿puedo?

rosa: sí, claro.

arturo: ¿un poquito de champán?

bueno, en aquella época

me funcionó.

quizá hoy también me funcione.

vine a pedirte perdón.

lo he hecho todo mal.

necesitaba un cambio en mi vida

y pensé que ese cambio

tenía que venir de afuera.

y lo único que hice

es convertir nuestro matrimonio

en un aburrimiento.

y lo peor de todo

es que te eché la culpa a ti

y no me lo voy a perdonar nunca.

rosa: ¿y qué propones?

arturo: que empecemos de nuevo.

como novios.

como la primera vez.

si no me falla la memoria,

yo creo que a ti te gustaban

mucho los viajes

a lugares exóticos, ¿no?

rosa: ajá.

arturo: bueno, pues de repente

se me ocurrió la grata idea

de decir por qué no nos vamos

a un hotel de lujo

a kuala lumpur, rosa,

tú y yo solos frente al mar.

dime.

rosa: es que te extraño

horrores.

arturo: y yo a ti, rosa.

y yo a ti.

perdóname.

rosa: te amo.

arturo: te amo.

¿me estás pidiendo

que me acerque a ti?

hay mucha gente, ¿no?

[gime]

rosa: [ríe]

[música]

[música]

rubí: perdí mi belleza, boris.

¿qué puede ser peor?

boris: para mí usted

sigue siendo

la mujer más bonita del mundo.

rubí: perdóname.

perdóname que te arrastré

a esto.

boris: yo no me hubiese

perdonado si no estuviese

a su lado en un momento

como este.

rubí: yo no sé qué haría

si no estuvieras aquí.

boris: lo que sí le prometo

es que voy a hacer

todo lo posible

para que salgamos

de esta pesadilla.

rubí: ¿a quién vamos a engañar,

boris?

no vamos a salir de aquí nunca.

fernanda: no puedo creer

que hayas sufrido tanto.

rubí: fue lo más humillante

que he vivido en mi vida.

yo, yo, yo,

la mujer que podía tener

al hombre que quisiera.

fernanda: claro, ser rica,

famosa--

rubí: y poderosa.

eso era lo que más me gusta.

hasta que héctor--

fernanda: arruinó la mejor arma

de rubí.

rubí: no me pude ver al espejo

y ya.

fernanda: ¿cómo lograste

superarlo?

rubí: no sé si ya lo superé,

no sé si lo superaré.

simplemente ya no pienso

en la belleza,

no es algo que me importa.

fernanda: ¿y nunca pensaste

en operarte?

una cirugía plástica

puede arreglar tu cara

y tu pierna.

rubí: cuando estás

tan deprimida no piensas

en una cirugía plástica.

la mansión no ayudaba.

fernanda: esa mansión

era una cárcel.

rubí: era una cárcel

para mi cuerpo,

pero fue una tumba

para mi espíritu.

fernanda: y el comunicado

que hiciste--

rubí: el comunicado que hice

fue mi idea.

era la única manera

de explicarle a toda la gente,

de que me creyeran.

convencí a héctor.

quiero anunciar públicamente

que estoy sana y salva.

me retiré de la vida pública.

necesitaba volver a mí misma.

sé que muchos se han preocupado

por mi repentina desaparición.

lo siento.

odio las explicaciones

y las despedidas.

por ahora olvídense de mí.

aprovecho para pedir perdón

a todas las personas

a las que hice daño.

mi vida no ha sido fácil

y tal vez tomé

muy malas decisiones,

pero desaparecer

es una sabia decisión

que debí haber tomado

hace tiempo.

[celular]

loreto: ¿bueno?

¿rubí?

rubí: sí, soy yo.

loreto: ¿dónde estás?

¿qué te pasó?

rubí: estoy bien.

loreto: estoy leyendo

un artículo en el periódico.

obviamente no lo escribiste tú,

yo te conozco.

rubí: lo escribí yo, loreto.

loreto: pero ¿por qué?

¿qué pasa? no entiendo.

rubí: no tienes nada

que entender,

estoy hablando para despedirme.

loreto: ¿cómo que despedirte?

¿a dónde te vas?

a ver, rubí,

aquí está pasando algo muy raro.

dime la verdad.

rubí: la verdad es que conseguí

a otro hombre.

alguien a quien jamás

te imaginarías.

loreto: no.

[ríe] ah, ya.

a ver, ¿quién es?

¿quién es? dime.

seguramente

es el príncipe de arabia,

¿verdad?

ya lo vi, eh.

está guapo.

rubí: no puedo decirte.

loreto, no puedo decirte.

loreto: bueno, entonces dime

a dónde vamos, porque de mí

no te vas a librar tan fácil.

¿a dónde vamos?

rubí: no, loreto.

ya no necesito entrenadores

de medio pelo que me acompañen

como perros falderos.

loreto: no, tú no eres capaz

de hablarme así, rubí.

por favor, dime qué te pasa.

¿te drogaron?

a ver, rubí, ¿estás jugando?

por favor, a mí dime, por favor,

qué te pasa.

rubí: ya no me hables así,

no seas ridículo.

loreto: a ver, párale.

párale ya.

no es un chiste, rubí.

tú eres mi familia,

tú eres mi hermana.

por favor, no me hagas esto.

¿qué pasa?

rubí: voy a comenzar

una nueva vida

y no puedo tener gente mediocre

a mi lado.

loreto: no, eso es imposible,

rubí.

rubí.

[tono de colgado]

héctor: bravo.

sigues siendo

la misma buena actriz

de siempre, mi amor.

maribel: loreto.

hola.

loreto: hola.

maribel: ¿qué te trae por aquí?

loreto: vengo a pedirte

disculpas.

maribel: ¿por qué, qué pasó?

loreto: fue una estupidez

de mi parte no ayudarte

con la fundación

por miedo a rubí.

maribel: no, no te preocupes,

loreto, yo te entiendo

perfectamente.

tú eres amigo de rubí.

loreto: no, fuimos.

fuimos amigos, pero ya no.

maribel: ok, y ¿viniste a hablar

de eso conmigo?

loreto: no, vengo a unirme

a la fundación.

maribel: ¿cómo?

loreto: sí, es que es

extraordinario

lo que estás haciendo, maribel,

y quiero ser parte de eso.

maribel: pues bienvenido

a la fundación.

claro.

no lo puedo creer.

alejandro: ¿de qué me perdí?

maribel: pues resulta

que loreto va a empezar

a trabajar con nosotros

en la fundación, ¿qué te parece?

alejandro: qué buena noticia.

bienvenido.

loreto: muchas gracias.

[teléfono]

maribel: ay, disculpen.

bueno.

¿de verdad?

sí, voy, perfecto, gracias.

las prótesis acaban de llegar

de alemania, no lo puedo creer.

alejandro: ¿en serio?

maribel: sí.

te dejo en buena compañía, ¿sí?

loreto: sí.

maribel: ya regreso.

ya vengo.

alejandro: sí.

loreto: oye, entiendo

si no estás contento

con que me una a la fundación.

alejandro: ¿por qué no habría

de estarlo?

loreto: seguramente yo soy

como un recordatorio permanente

de rubí.

o ¿no es la primera persona

en la que piensas cuando me ves?

alejandro: todos sabemos

que fue una persona importante

en mi vida.

así que no te preocupes.

rubí: no puedo creer

lo que le hice a loreto.

fernanda: ¿y él no dudó

ni un segundo?

rubí: claro que no.

soy una gran actriz.

quizá la mejor

que has visto en tu vida.

fernanda: mi mamá siempre

me decía eso.

rubí: tu mamá siempre habló

mal de mí.

fernanda: ese tema me duele.

rubí: perdóname.

en el fondo mi comunicado

era para llamar tu atención.

yo sabía que me ibas a venir

a buscar.

fernanda: sí.

pasé años buscándote.

rubí: para vengarte.

fernanda: no, no era para eso.

rubí: perdóname.

ven.

ven.

perdóname.

por favor, perdóname.

vamos a estar bien.

vamos a estar bien.

fernanda: no puedo creer

que te hayas sacrificado

por alejandro y por mí.

rubí: no iba a permitir

que cumpliera sus amenazas

héctor y que te hiciera algo.

el amor

es hacer sacrificios.

fernanda: nunca pensé

que escucharía algo así de ti.

rubí: soy humana.

fernanda: hay un gran corazón

ahí adentro.

[música]

[música]

[tono de línea]

cristina: ¿bueno?

alejandro: ¿tienes el teléfono

de algún compañero cercano

al esposo de fernandita

en la policía?

cristina: puedo darte

el teléfono de linares.

él es el mejor amigo de frank

y es el que está llevando

la búsqueda de mi hija y de él.

alejandro: perfecto.

¿me lo mandas?

cristina: ok, te lo mando.

fernanda: ¿estás mejor

de la pierna?

rubí: necesitaba descansar.

fernanda: ahorita ya llegamos

a la carretera.

héctor: te encontré, mi amor.

cuando me propongo algo

lo consigo.

[suspira] cómo se nota

que no conoces a tu tío.

pregúntale a rubí sino.

cuando se me pone algo

en la cabeza,

no hay quien me lo quite.

no queda otra opción, mi amor.

alejandro: no puede ser.

linares: ¿qué pasa?

¿quién es él?

alejandro: alguien que...

se supone que estaba muerto.

rubí: deja a fernandita en paz

y ya mátame.

héctor: ¿sabes cuál fue

el peor error de tu vida?

traicionar mi confianza.

así que esta vez

sí te voy a hacer caso.

es el fin, mi amor.

es nuestro final.

rubí: ya mátame.

o ¿no tienes los [...]?

héctor: ojalá

que en la próxima vida

sí podamos ser felices, mi amor.

matón: patrón.

héctor: ¿qué haces tú aquí?

alejandro: boris.

héctor: así que el héroe vino

a rescatar a la princesa, ¿no?

no veo el caballo blanco,

la espada, la pistola.

¿viniste desarmado?

alejandro: te juro que me alegra

saberte vivo, héctor.

pero ya no sigas con esto.

por favor, no vale la pena.

han pasado demasiado años,

¿no te das cuenta?

héctor: sí, y tú no cambiaste.

tú no cambiaste.

sigues con la misma frase

de autoayuda.

no la necesito.

la vida es mucho más perfecta

sin ti, entiéndelo.

alejandro: la vida

es cualquier cosa menos perfecta

y tú lo sabes mejor que nadie.

sé que te hizo mucho daño

ver cómo tus padres murieron.

héctor: no hables de mis padres.

alejandro: ¿de qué se trata?

¿de repetir los patrones?

¿de matar a rubí y luego qué?

¿volarte la cabeza?

¿es en serio?

¿ese homenaje le vas a hacer

a tus padres?

héctor: cállate.

maribel: gracias.

sirvienta: ¿pasa algo, señora?

maribel: no, estoy bien,

no te preocupes.

o sí, ¿puedes volver

a marcarle a alejandro?

a ver si esta vez

tenemos suerte.

sirvienta: no he dejado

de hacerlo desde que llegué,

señora.

pero parece que su celular

o está apagado

o está fuera de servicio.

sigo insistiendo si quiere.

maribel: sí, gracias.

sirvienta: ok.

alejandro: ese rencor

que le tienes a la vida,

no puedes seguir haciendo

estupideces.

eres mucho más inteligente

que eso, hermano.

héctor: habló mi mejor amigo.

el brillante.

el que todos quieren

y prefieren.

alejandro: déjame entender

una cosa.

¿todo esto es solo

porque una mujer

con todo su derecho

de elegir a quien amar

decidió no quererte?

¿es por eso?

héctor: no.

ella arruinó nuestra amistad.

¿no crees que merece morir

por eso?

alejandro: está bien.

entonces mátala.

pero primero me vas a matar

a mí.

y luego vas a matar a rubí.

a fernanda.

a tus hombres.

y luego a ti.

es el momento perfecto

para repetir tu historia,

¿no crees?

anda.

acabemos con esto

de una buena vez.

héctor: tienes razón, amigo.

siempre tuviste la razón.

alejandro: héctor.

[disparo]

linares: policía.

están rodeados.

así que tranquilo todo el mundo.

alejandro: rubí, rubí.

¿estás bien, estás bien?

rubí: sí.

alejandro: ¿estás bien?

rubí: gracias.

linares: fernanda.

fernanda: linares.

gracias.

[música]

[música]

cristina: no puedo creer

que sigas trayéndole flores

tan religiosamente a mi mamá.

loreto: a eso me comprometí

con rubí si alguna vez

ella no estaba.

cristina: pero han pasado

tantos años.

loreto: toda amistad

sabe perdonar un mal momento.

rubí se equivocó muchas veces,

pero yo sigo adorándola.

es raro, ¿no?

cristina: no.

es precioso.

rubí: no puedo creer

que estés aquí.

alejandro: vine a...

traerte algo muy especial.

rubí: mi reloj.

alejandro: es muy mala educación

perder las cosas que alguna vez

fueron importantes,

esposa.

rubí: sigue siendo

muy importante para mí, esposo.

alejandro: qué bueno.

rubí: ya no me veas,

estoy horrible.

alejandro: estás hermosa.

pero ¿por qué...?

¿por qué no me llamaste

para sacarte de este lugar?

rubí: soy experta

en arruinarle la vida

a la gente.

a ti te quería cuidar.

alejandro: ¿qué ha pasado

en todo este tiempo, rubí?

rubí: nada.

mi obsesión

por volver locos a los hombres

la cumplí.

héctor se volvió loco por mí.

me encerró.

forjé mi propia cárcel.

alejandro: yo me la pasé

buscándote, rubí.

y cuando vi tu comunicado--

[ríe] no lo podía creer,

¿sabes?

rubí: ¿para qué me buscaste?

alejandro: tú has sido

mi amor más grande, rubí,

¿lo sabes?

rubí: no sabes

cómo me arrepiento.

eras tú.

todo el tiempo fuiste tú.

alejandro: pero ya es tarde.

ahora estoy con maribel.

rubí: sí.

te merece a alguien

mejor que yo.

reportera: hoy todo méxico

está revuelto con una noticia

que le está dando la vuelta

al mundo.

la impresionante reaparición

de rubí.

y por si esto no fuera

suficiente,

también reaparece

héctor ferrer garza.

sí, como lo oye,

este hombre que engañó al país

fingiendo su muerte.

hoy en una asombrosa crónica

de una obsesión

que lleva una serie de crímenes

por los que hoy ferrer garza

tendrá que pagar, incluyendo

el asesinato del agente--

reportero 1: rubí, rubí.

¿podría responder

unas preguntas, por favor?

reportera 2: ¿es verdad

lo que se está diciendo?

reportero 2: ¿por qué no acudió

a la policía?

reportera 2: ¿es cierto que

tiene el rostro desfigurado?

¿nos lo podría mostrar?

¿qué tuvo que ver

con la muerte de frank montoya?

reportero 2: ¿por qué no da

la cara? ¿qué es lo que ocurrió?

¿qué es lo que tiene

aquí en la cara?

¿podría mostrarlo?

rubí: todo lo que tengo

que decir se lo dije

a la periodista

que está detrás.

reportero 2: ¿cuánto pagó

por esa entrevista?

¿cuánto pagó por la entrevista?

¿podría decirnos?

por favor, ¿podría voltear

para tomar una fotografía?

rubí.

por favor, respóndanos, rubí.

por favor.

fernanda: mamá.

cristina: ay, hija,

qué bueno verte.

rubí: hermana.

cristina: cuánto tiempo.

rubí: ya sé, estoy destruida.

cristina: no, no digas eso.

rubí: tú estás igual de bella

que siempre.

cristina: será que ahora soy

más bella que tú.

loreto: amiga.

rubí: bebé.

sácame de aquí.

loreto: sí, vámonos para acá

para evitar la prensa.

reporteros: [hablan a la vez]

maribel: [ríe]

rubí: hola.

alejandro: hola.

rubí: ¿es su hijo?

alejandro: así es.

se llama nicolás.

mira, mi hijo, ella es rubí.

nicolás: hola, rubí.

rubí: hola, nicolás.

qué guapo.

igualito a tus papás.

vas a tener una vida muy bonita,

nicolás.

te van a pasar

puras cosas lindas, ¿me oíste?

felicidades.

maribel: gracias.

rubí: como ves, amiga,

la que terminó lisiada fui yo.

maribel: sí.

pero ya te sabes

todos los chistes

que te pueden hacer.

tranquila que estás muy bien

equipada para defenderte.

rubí: un placer.

[música]

[música]

[fernanda] todo lo que leerán

en este libro

es la experiencia más intensa

que he vivido.

la protagonista de este relato

posee mi sangre.

crecí a su lado.

oí a la gente más cercana

hablar de ella diariamente,

a cada instante.

era la principal noticia

de mi barrio.

contemplé día a día

su ritual ante el espejo,

su manera de potenciar

cada parte de su cuerpo

hasta convertirse

en una perfecta máquina

de seducción.

su meta era tener

el mundo a sus pies.

derribar hombres como naipes.

conquistar sus fortunas.

ser más poderosa que ellos.

hacerse famosa y necesaria.

pero nunca contó

con que una trepidación

formidable y misteriosa

la sacudiría.

el amor.

porque hablar de rubí

es hablar de una historia

de amor tan fantástica

como imposible.

su historia está marcada

por el brillo y la tragedia,

por la fiesta y el duelo.

su alergia crónica a la pobreza

la hizo renegar de su hogar.

le tuvo miedo al hambre,

a la miseria y a la penuria

de los desposeídos.

por eso convirtió su vida

en una carrera feroz

para alejarse

de su propia historia.

cristina: te presento a augusto.

augusto: mucho gusto.

rubí: encantada.

cristina: te sirvo un café.

[fernanda] no conozco otra mujer

que haya afectado tantas vidas

por culpa de su ambición.

cristina: ¿te...

quedas?

[fernanda] causó demasiado daño

en el camino

como un terremoto

sin punto y aparte.

todos los que estuvieron

cerca de ella

han continuado con sus vidas

superando los estragos

de la huella de rubí,

pero sin poder olvidarla.

los hombres que sucumbieron

a su encanto perdieron

unos la razón,

otros su fortuna,

y todos el sueño

de poseerla para siempre.

hija: papi.

alejandro: felicidades.

hija: gracias, papi.

alejandro: esto es para ti.

hija: muchísimas gracias.

[fernanda] pero la vida continúa

escribiendo sus páginas.

rubí ha conservado

la devoción de sus amigos

y el amor platónico y silencioso

de otros hombres

que se contentan

con haberla tenido cerca.

es muy temprano para saber

si rubí ha sepultado del todo

su necesidad de seducir

al costo que sea.

pero sin duda ha sido castigada

de muy distintas formas.

tras 20 años de cautiverio

rubí logró enviar a la cárcel

a héctor ferrer garza

y obtener buena parte

de su fortuna.

le toca ahora convencer al mundo

de su capacidad para construir

su propio destino.

entrevisté a rubí

durante largos días.

escuché su historia

de su propia voz.

la vi relamerse de gozo

ante el relato

de cómo conquistó a cada hombre

y también la vi llorar

en silencio ante el efecto letal

de sus errores.

rubí se convirtió en la metáfora

de la ambición humana.

un huracán con nombre de mujer

que arrasó con ella misma,

llevándola incluso a perder

el único amor verdadero

que tuvo.

pero supo luego conquistar

el momento más importante

de su historia personal.

el momento que es dueña

de sí misma.

sin depender de ningún hombre

tomó las riendas de su vida.

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.