null: nullpx
Cargando Video...

Pasión y Poder Capítulo 80

Univision5 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta.

eladio: buscamos tomar

una terapia, ahora en pareja.

julia: no.

eso se hace cuando una pareja

quiere permanecer junta

y no es nuestro caso

porque a mí no me interesa

seguir a tu lado.

eladio: julia.

clara: ay, no sabes qué emoción

me vio ver a luisita tan feliz,

pues de--de saber que nos vamos

a casar.

justino: ah, pues

es que la mera verdad

es que te quiere muchísimo.

clara: ay, y yo a ella.

justino: y sé que vamos a ser

una familia muy, muy feliz,

clarita.

muchas gracias por aceptarme,

¿eh?

clara: [ríe]

ay, justino, yo--yo quiero

contarle a todo el mundo

que--pues, que voy a ser tu

esposa.

justino: pues yo también.

clara: bueno, ándale, no quiero

que se te haga tarde y, pues,

no sé, ahora que vas a empezar

con tu nuevo jefe.

le voy a mandar un mensaje

a caridad a ver si puede--

si puede salir un momento

para darle la buena noticia.

justino: órale.

oye, ayer con la emoción

y con los nervios que tenía

ya ni te conté algo.

clara: ¿qué?

justino: este--escuché en casa

de franco que él tuvo un hijo

con marintia.

clara: ah... ya lo sabía

y si por mí fuera, te juro que

le digo toda la verdad a gaby.

arturo: ¿qué haces aquí?

nina: vengo a decirte

que ya me enteré que a julia

le pusieron los cuernos.

arturo: ese es asunto de ella,

no mío.

nina: sí, claro...

y tú ya lo sabías, ¿no?

porque seguramente ella

te llamó para contarte.

¿y qué, vas a ir a correr

a consolarla?

arturo: no, te equivocas.

¿sabes?

no hemos hablado

y si eladio fue tan imbécil

como para hacerle esto,

yo creo que--

nina: ¿sabes qué? ¿sabes qué?

no me interesa tu opinión.

a mí me da mucho gusto

que julia sea la comidilla

de toda la sociedad.

arturo: si solamente

viniste a esto--

nina: no, no, no, no,

también vine a decirte

que julia sigue amando a eladio

porque nunca habló mal de él,

tampoco dijo que se divorciaría.

caridad: perdón, clara, perdón,

es que eladio está muy molesto

y se me hizo muy difícil

salir de la oficina por él.

clara: no te preocupes...

oye, caridad, pero qué bárbara,

qué guapa te ves.

caridad: ay, muchas gracias,

es que franco me compró

toda esta ropa

y me mandó a la estética,

es--es muy buen hijo.

clara: [carraspea]

si tú lo dices.

pero bueno, tengo algo

muy importante que decirte.

caridad: ¿qué pasa?

clara: pues...

¡justino y yo nos vamos a casar!

caridad: ay, hija...

ay, muchísimas felicidades.

clara: gracias.

caridad: justino

es muy buena persona,

además, luisita te adora.

mereces toda la felicidad

del mundo, les deseo lo mejor.

clara: muchas gracias, caridad.

caridad: qué buena noticia.

si quieren, pues, yo los puedo

ayudar a organizar todo

porque tiene que ser

una boda muy bonita.

clara: yo siempre pensé

que el día de mi boda,

pues sería difícil porque,

pues, no tengo papás.

[llora] pero como te dije,

caridad, tú eres lo más cercano

que tengo a una mamá y...

pues, quiero pedirte que

me acompañes al altar ese día.

caridad: claro que sí,

claro que sí.

justino: buenas,

¿me mandó a llamar?

franco: sí.

justino: dígame.

franco: solamente

para advertirte que más te vale

que seas discreto

con todo lo que escuchas

y ves en mi casa, ¿entendiste?

justino: claro.

franco: si me entero que andas

de chismoso, te va a ir muy mal.

justino: pues yo solamente

voy a cumplir mi trabajo,

no se preocupe.

franco: más te vale.

justino: de todas formas,

le recuerdo que mi jefe

es el ingeniero david, ¿no?

¿y sabe qué?

ahí le encargo

que no se la pase amenazándome.

franco: y yo te recuerdo

que los únicos que no hablan

son los mudos y los muertos,

tú conoces muy bien

de la muerte.

vete.

caridad: no sabes lo bien que

me hacen sentir tus palabras,

sobre todo porque, pues,

en el pasado hemos tenido

nuestras diferencias.

clara: bueno y cuéntame cómo

has estado--oye, es que caridad,

con esa ropa tan fina

y tan bonita,

te ves--te ves muy bien.

caridad: [ríe]

estoy bien, estoy feliz,

cada día me acerco

un poquito más a franco, mi hijo

y--y bueno, eso me ha traído

muchos problemas con eladio,

la verdad, pero--

clara: oye, ese--ese es un

hombre muy raro, ¿no?

caridad: es que me siento

culpable porque--porque julia

sufrió muchos años

por culpa de eladio.

me siento mal por ella,

una cosa es suponerlo y otra--

clara: bueno, es normal, ¿no?

uno puede imaginar lo que debe

sentir la señora julia,

pobrecita.

pero para mí que todo es culpa

del señor gómez luna,

él las metió en esto a las dos,

caridad.

caridad: no--no, no, no,

yo acepto mi culpa.

lo que pasa es que no sé

cómo puedo compensarlo.

franco me sugirió que yo hiciera

algo--no, no lo sé, es que...

clara: bueno y cuéntame,

¿has sabido algo de tu nieto?

caridad: sí, sí, sí,

está mucho mejor,

gracias a dios, sí.

clara: qué bueno.

daniela: ¿puedo pasar?

david: claro, pasa.

daniela: ya entendí

por qué estás así,

me enteré que tuviste

otra bronca con mi hermana.

david: sí, sí, daniela,

pero no solamente es por eso.

daniela: pero tiene

mucho que ver.

david, si ella no entiende

el valor de luchar por su amor,

de verdad no vale la pena,

no deberías

de insistirle tanto--

david: bueno, ni tú a mí.

daniela: david,

yo no te estoy rogando,

solo se me hace muy mala onda

que regina no entienda

que a nuestros padres

no les importamos y que ella

no esté dispuesta--

david: a ver, a ver, a ver,

ya, daniela.

si solamente vienes aquí

a burlarte de mí,

la puerta es muy grande

y te puedes ir, te lo prometo.

daniela: no,

te lo digo muy en serio,

tal vez me he tardado

mucho en entenderlo pero

yo creo que si amas a alguien

deberías de dejar todo lo demás

en segundo plano

y luchar por lo que quieres.

pero en fin, espero que ella

cambie de parecer algún día.

y por lo pronto, aliviánate.

te dejo y de verdad,

la oferta de que seamos amigos

sigue en pie.

están bien padres tus planos,

nos vemos luego.

caridad: franco,

tu padre quiere hablar contigo,

pero antes quiero contarte

que yo discutí con él

porque se enteró que fui

a hablar con david.

para que te acepte,

por eso fui--

franco: ¿y para qué, para qué?

a mí eso no me interesa.

caridad: pero--pero

son hermanos, ustedes dos

tienen que estar cerca.

franco: a ver, ya te dije

que no te metas y también sería

muy bueno que dejaras

de entrometerte con gabriela

y con marintia.

caridad: no, no puedo,

no puedo, hijo.

además,

justo hablé con marintia,

me dijo que tu hijo está bien.

franco: sí, qué bueno,

pero tampoco creas que me quita

el sueño si está bien,

si está mal o si se muere.

caridad: ¡franco!

franco: ya,

no seas tan sentimental.

voy con mi papá.

¿me estabas buscando?

eladio: sí, siéntate.

quiero hablar contigo,

quiero saber cómo vas a manejar

lo de marintia.

franco: ¿por qué?

eladio: porque no quiero

que gabriela sufra,

no quiero que le pase

lo mismo que a julia,

porque además todo lo que está

pasando es por mi culpa,

no merece que esté involucrada.

franco: ahora entiendo todo.

eladio: ¿qué?

franco: precisamente

llamaron para pedir

una entrevista contigo,

les dije que estabas ocupado.

no te preocupes,

si quieres yo le digo

a la prensa que soy tu hijo.

daniela: ya confirmé que todo

lo que me dijo franco es verdad,

la tonta de mi hermana

está en su papel de víctima,

está sufriendo y no piensa

luchar por david.

luly: ¿entonces sí te vas

a lanzar otra vez?

daniela: claro, tú sabes que

a mí david siempre me ha gustado

y creo que el plan

que me dio franco es perfecto.

lento pero bueno, ni hablar.

¿sabes qué?

lo primero que tengo que hacer

es ganarme la confianza

de david otra vez.

luly: pero ¿sabes qué?

a mí se me hace un poco raro

que ese cuate te quiera ayudar,

o sea, ¿para qué?

daniela: no sé--bueno,

en realidad franco y yo ya

llevamos un rato siendo aliados

y si eso me sirve

para andar con david, pues,

no lo voy a desperdiciar.

[llaman a la puerta]

¿sí?

nina: niñas, ¿de qué hablan?

daniela: luly me está ayudando

a armar un nuevo plan para

reconquistar a david gómez luna.

nina: ay, daniela.

eladio: obvio que no,

la gente no tiene por qué

enterarse de eso,

lo vamos a dejar pasar

porque ese tipo de noticias

duran poco.

franco: ¿entonces vas a seguir

ocultando que yo soy tu hijo?

eladio: a mí no me interesa

aclarar eso y como le dije

a caridad, a mí no me interesa

darte mi apellido porque estoy

seguro que tú no vas a reconocer

a tu hijo, así que ya para

y deja de presionarme.

justino: pues ¿qué crees?

david: a ver.

justino: estoy feliz porque,

pues, clarita aceptó casarse

conmigo.

david: ¿casarse?

justino: en serio.

david: ¿cómo crees?

justino, muchas felicidades,

ven acá.

justino: de verdad

que muchas gracias, ¿eh?

david: ni modo.

justino: pues, me siento muy,

muy afortunado porque

es la mejor mujer del mundo.

david: a ver, a ver,

toma asiento.

aprovéchense mucho,

háganse felices,

ámense, justino,

porque de verdad no--no

todos tenemos ese privilegio.

justino: no, no, no digas eso.

david: no, bueno, es la verdad,

por--o sea, en el--en mi caso,

yo ya sé que no voy a estar

con el amor de mi vida nunca,

justino, ¿y por qué?

porque regina no tuvo

ni siquiera el valor

para luchar por mí,

por nosotros.

bueno, tú.

justino: pues, entiendo,

eso la verdad no está bien.

david: no,

no tienes idea, justino,

la cantidad de esfuerzos

que hice para estar con ella,

no tienes idea, es inútil.

justino: pues es que

si la otra parte no quiere,

pues no hay nada que hacer, ¿no?

david: pues sí.

justino: ahí pues es mejor

ir viendo para otro lado.

consuelo: miguel.

qué gusto verte.

miguel: te he extrañado

muchísimo,

qué bueno que érick ya te quitó

esos estúpidos guaruras.

consuelo: tenía muchas

ganas de verte.

>> érick, ya tengo las fotos

que me pediste,

te las mando enseguida.

eladio: a ver, gaby, tranquila,

siéntate, respira y dime cuál es

la urgencia de verme, ¿qué pasa?

gabriela: [suspira]

tío, lo estuve pensando mucho

y--y lo mejor es--es que ya

no me haga cargo de la fundación

como mi tía me lo pidió.

eladio: ¿por qué?

gabriela: mi tía no ha podido

arreglar su relación con franco

y franco es mi esposo

y yo lo amo y--y

yo quiero mucho a mi tía

y le debo muchísimo

pero yo no puedo estar

así bien con ella.

eladio: yo creo que de entrada

tendrías que ser un poco más

comprensiva con tu tía.

gabriela: y ella conmigo

también, tío, pero cada vez

rechaza más a franco y así

yo no puedo seguirla tratando.

eladio: a ver, gaby,

quisiera saber algo.

¿qué tanto estás dispuesta

a mantener tu matrimonio

con franco?

quiero saber qué tanto,

pasara lo que pasara.

nina: es que no puedo creer

que tu hermana quiera andar

con david después de todo lo que

hemos sufrido por esa familia.

bueno, aunque si eso me sirve

para que tu padre no pueda estar

con la tal julia.

érick, ponme atención.

érick: es que tienes que ver

esto, ven.

miguel no entiende.

nina: no puede ser.

érick: pero esta vez

no voy a decir nada, solamente

voy a utilizar esos errores

a mi favor en el juicio.

gabriela: eh, la verdad

es que nunca me he preguntado

cómo reaccionaría

si franco me traicionara.

yo lo amo y confío en que él

solamente tiene ojos para mí.

¿por qué me lo preguntas, tío?

eladio: mira, me gustaría

que te pusieras por un momento

en los zapatos de julia.

son errores los que cometemos

en la vida y a todos les puede

pasar y--y es muy doloroso.

yo siento mucho

todo lo que he provocado

en mi familia, todo el dolor

que le he causado a julia,

a franco, a david,

a ti.

gabriela: tío, si a mí franco

me hiciera algo así,

yo--yo no lo perdonaría,

nada más de imaginarme

que andaba con marintia

me puse muy mal.

eladio: te entiendo.

gabriela: perdóname, tío,

pero yo he visto lo que mi tía

ha sufrido contigo y...

yo no quiero eso para mí.

[teléfono]

es mi papá, ¿papá?

hola.

ay, ¿cómo que mamá sigue mal?

sí, sí, claro, claro,

la voy a ir a ver,

yo te aviso en cuanto

me organice para el viaje, ¿sí?

los quiero.

eladio: sabes que cuentas

conmigo para lo que necesites

y no tienes que organizar nada,

cualquiera de mis choferes

te puede llevar.

gabriela: gracias, tío.

gracias, eres muy lindo.

nina: estas fotos

nos van a funcionar muy bien

para quitarle el niño

a consuelo.

érick: ¿te das cuenta?

todavía hoy mi papá

diciéndome que consuelo

no me estaba engañando,

¿desde cuándo esto, eh?

nina: ah, no, bueno,

es que es lo de hoy,

¿te acuerdas lo que te conté

de eladio?

érick: por eso

le dio acciones y dinero.

nina: y julio lo tuvo por años

en su casa sin saber

quién era en realidad.

érick: yo lo que quiero

es que consuelo se ponga mansita

y baje la guardia.

consuelo: buenas tardes, señora.

nina: hola, consuelo,

¿cómo estás?

llamo para saludarte.

mira, he estado hablando

con érick y quiero que sepas

que tiene toda la intención

de hacer lo mejor para su hijo.

consuelo: es preferible

que el bebé continúe conmigo.

nina: sí, sí, sí, está bien,

no vamos a discutir eso

pero quiero que sepas

que vamos a pasar a verlo.

consuelo: ¿ahorita?

nina: sí, sí, sí, sí,

vamos para allá,

llegamos pronto.

consuelo: tienes que irte,

miguel.

miguel: ¿qué pasa, qué pasa?

consuelo: nina y érick

vienen para acá.

miguel: pero--

consuelo: no te pueden encontrar

aquí.

miguel: está bien, está bien,

tranquila, ¿eh?

solo ten cuidado

porque no me dan confianza.

consuelo: no te preocupes,

yo te aviso en cuanto tenga

un rato para vernos.

miguel: te voy a extrañar.

consuelo: y yo a ti.

[música]

[música]

arturo: julia, ¿cómo estás?

me acabo de enterar

que ya salió a la luz pública

la infidelidad de eladio.

julia: sí,

fue bastante incómodo.

arturo: me imagino.

divórciate de él,

decídete a hacerlo,

no--no puedes permitir

que hablen así de ti.

julia: no me parece

que me presiones con eso.

bien podría ser como muchas

mujeres que perdonan al marido

y siguen a su lado.

arturo: ¿estás hablando

en serio?

julia: sí, porque además

hasta conozco a ese hijo

que tuvo con otra.

arturo: no--no, a ver,

esto es increíble,

no--no puedes tomar esa actitud.

julia: bueno, ¿por qué no?

es una posibilidad.

arturo: julia,

tú sabes que lo mejor

es que te divorcies de eladio.

julia: mira, arturo,

voy a hacer lo que yo quiera

y lo que sienta,

no lo que opine la prensa,

mi papá, la gente, tú.

arturo: sí--sí,

me--me queda claro--

julia: si me disculpas,

tengo que colgar.

daniela: vengo por el llamado

de las fotos y me voy,

pero quiero preguntarte

si sabes quién le hizo llegar

mis fotos con ashmore a eladio.

franco: no, no sé, guapa,

pero si quieres te lo averiguo.

daniela: conste.

bueno, me voy, no quiero

que tu esposa me vuelva

a hacer una escena de celos.

franco: a ver,

¿tú en verdad estás dispuesta

a reconquistar a david?

daniela: por supuesto, franco.

franco: entonces

me vas a deber una, dani.

daniela: pues ya veremos

cómo te compenso.

gabriela: franco.

franco: mi amor.

gabriela: te vengo a avisar que

me voy a ir a ver a mis papás.

franco: ve, ve,

mi amor y cualquier cosa,

me mantienes en contacto.

gabriela: ¿tú no me vas

a acompañar?

franco: no, mi amor, no puedo,

es imposible, tengo muchísimo

trabajo pero tranquila,

si puedo, te alcanzo allá.

gabriela: ok.

franco: mi amor...

por favor, no te pongas así.

gabriela: es que siento

que yo hago todo por ti,

franco, y tú no me correspondes.

franco: no, no, no digas eso.

gabriela: es que es la verdad,

ayer me peleé con mi tía

por defenderte, pero...

bueno, creo que ahora

que estamos casados,

nuestra relación

no va a ser como antes.

adiós.

eladio: y gabriela sale

hoy mismo para ver a sus papás.

david: ¿franco

la va a acompañar?

eladio: no, no puede,

tenemos mucho trabajo.

david: me parece pésimo eso,

pero bueno, ya estamos a punto

de entrar en la etapa final

de los apartamentos de santa fe.

eladio: y espero que te vayas

a vivir al penthouse

que te regalé.

david: [suspira]

no, papá, no voy a vivir ahí.

eladio: a ver, a ver, a ver,

hijo, piensa, franco ya se quedó

con una de las casas

de la compañía,

ni siquiera lo vas a ver.

david: no, eso ya lo sé,

eso ya lo sé pero créeme,

prefiero rentar ese departamento

y el dinero que--que salga del

departamento, pues, se lo doy

a mi mamá--no sé, cualquier cosa

que pueda necesitar mi abuelo,

yo creo que es bueno

que ella tenga ese dinero.

eladio: ay, hijo,

está bien, me parece bien.

david: es una lástima, papá,

que a veces no nos podamos

comprender.

érick: hola, consuelo.

mira, yo--yo quiero que sepas

que--que yo sé que no he sido

un buen esposo pero yo ahora

voy a ser un buen padre.

consuelo: gracias

por decirme eso,

aunque antes no te interesaba

nuestro bebé.

nina: hola.

voy a ver a mi nieto

mientras platican.

érick: mira,

el pasado no importa,

lo que tiene que quedar claro

es que yo quiero tener

a mi hijo conmigo para que pueda

estar con su familia.

y como tú no tienes a nadie,

yo creo que lo más correcto--

consuelo: me tiene a mí

y yo soy su familia

y sigo pensando

que no es correcto

que nuestro hijo crezca

en casa de tus papás.

érick: claro, como todo el mundo

sabe que tú y miguel andan.

consuelo: no andamos, lo amo.

érick: ¿sabes qué?

tú no eres ningún buen ejemplo,

eres hija de una prostituta

y a mí nadie me saca

de la cabeza que tú también

trabajaste en eso.

arturo: ¿qué te pasa, érick?

[música]

[música]

arturo: ¿cómo es posible

que le pelees de esta forma

a tu hijo, consuelo?

no seas patán.

nina: no alcen la voz,

el bebé está durmiendo.

vaya, me alegra que toda

la familia esté al pendiente

de nuestro pequeño.

arturo: ya deja de fingir,

seguramente tú apoyas a érick

para que la siga maltratando.

nina: ¿ahora qué hiciste?

érick: nada,

pero es muy claro que mi papá

nunca va a estar de mi lado.

quédate con miguel

y con consuelo, vamos, mamá.

arturo: [burla]

¿vámonos, mamá?

¿es la educación que le diste?

ya ves lo que provocas, ¿no?

co--¿puedo pasar a ver

a mi nieto?

consuelo: por favor, es su casa.

arturo: me dices, por favor.

julia: ¿te vas por lo que pasó

en la fundación?

gabriela: en parte,

quiero pensar lo que voy a hacer

y de paso visitar a mis papás.

julia: ah...

bueno, me los saludas mucho y...

por favor,

sé que tu mamá se hace la fuerte

y que no le gusta

ir con los doctores, la conozco,

por favor haz que tú y tu papá

la atiendan, ¿sí?

gabriela: sí.

siento mucho que la hayas pasado

tan mal en la fundación,

pero definitivamente

si tu actitud fuera otra,

esto no habría pasado.

julia: veo que nuestra relación

ya nunca va a poder ser igual.

[llora]

me duele porque te quiero mucho,

eres la hija de mi hermana,

me gustaría que--que buscáramos

la manera de poner nuestro

cariño por encima de todo.

gabriela: no sé, tía,

lo tengo que pensar,

pero también tengo claro

que no se puede tener

todo en la vida.

con permiso.

humberto: qué bueno que pusiste

a disposición de gaby

uno de tus choferes, eladio,

muchas gracias.

eladio: eso es porque voy

a seguir apoyando a mi familia.

humberto: y--¿y

por qué lo dices?

eladio: mi hijo va a rentar

su penthouse para ayudarlo

con sus gastos.

humberto: ah, ay, no pensé

que mi nieto me quisiera tanto.

[ríe]

eladio: no lo está haciendo

por eso, lo hace para no recibir

nada de mí.

humberto: eladio,

tienes que ganarte

a mi nieto otra vez,

deberías apoyarlo más

para que--para que regrese

con regina montenegro,

si lo haces, julia verá

cuánto quieres a su hijo.

y ahí nacerá de nuevo todo.

daniela: sí, luly, ni modo,

voy a ver si convenzo

al teto de miguel o al panda...

sí,

es que así le digo a agustín,

¿ya ves que trae

los mismos colores?

bueno, lo que quiero

es convencerlos de que

no acepten las propiedades.

no, david no me peló

mucho en la oficina pero...

te llamo después.

así que aquí vive.

nina: érick, no debiste decirle

esas cosas a consuelo,

tienes que parecer bueno, lindo,

no darle argumentos que ella

pueda usar en el juicio.

érick: mamá, es que estoy harto,

ya no tengo por qué estar

aguantando ser la burla

de miguel y consuelo.

nina: sí, pero date cuenta

que con otro arrebato de esos,

consuelo se va a quedar

con tu bebé.

érick: no, eso no va a pasar,

el abogado rueda ya tiene

las fotos que le mandaron.

nina: sí, pero esa

no es prueba suficiente.

necesitamos algo definitivo

y que tú hagas lo que hagas--

érick: pero es que

lo estoy haciendo, mamá.

nina: es que eres muy impulsivo,

¿ves por qué no quise

que manejaras mis acciones?

y encima que te portaste

como un patán,

tu padre te escuchó,

así que ni cómo ayudarte,

mi amor.

humberto: ¿cómo está mi nieto?

david: bien, abuelo, todo bien.

humberto: sé que te extraña

mi llamada.

david: pues...

la verdad sí, un poco.

humberto: quizá es que como

siento la muerte muy cercana,

pues yo--yo quiero disfrutar

a mi familia, hijo.

si--cuando puedas

ven a visitarme y jugamos cartas

como cuando eras niño, hijo.

david: claro, claro que sí,

abuelo, yo paso a verte.

[llaman a la puerta]

oye, te tengo que dejar

pero te veo pronto, ¿sí? "bye"

daniela: [en off]

"espero que con esto

se te endulce un poco

la vida, vine a ver a agustín,

que es tu vecino,

y te pasé a dejar esto.

que pases buena noche.

daniela".

regina: oye, ¿te acuerdas

cuando perdí mi conejo?

jorge: sí es cierto,

que tu mamá nos hizo buscarlo

por todo el jardín, ¿verdad?

regina: nos tardamos un buen

buscándolo, pero sí--sí

lo encontraste, ¿te acuerdas?

jorge: sí, ¿cómo no se lastimó?

¿te acuerdas que era un arbusto

lleno de espinas?

regina: ya sé y metiste ahí

la mano.

jorge: bueno, pero...

regina: me ayudabas mucho.

jorge: por ti es.

regina: ay, mamá, mira,

¿te acuerdas de jorge?

jorge: hola, señora, ¿cómo está?

nina: sí, claro, hola.

regina: este--no te había

contado, pero jorge ya tiene

su propio negocio,

es contratista

y me ayudó en lo de monterrey.

nina: muchas felicidades.

jorge: gracias.

nina: regina,

¿podemos hablar un momento?

jorge: bueno, si quieren yo

las espero en la--en el jardín,

con permiso.

daniela: por fa, miguel,

regresen las acciones

que mi papá puso a su nombre,

por favor,

es muy mala onda con regina,

con mi mamá y conmigo.

agustín: no podemos hacer mucho,

además, arturo sabe cómo maneja

sus negocios.

daniela: a ver, miguel,

¿a ti no te duele

haber perdido por eso

la amistad de regina,

que era tu consentida?

miguel: no, es que el cariño

que nos tenemos está

por encima de cualquier

decisión empresarial.

daniela: ¿ah, sí?

pues yo la he visto muy triste.

miguel: sí, a mí--a mí también

me dolió mucho

estar así con ella.

daniela: pues no se ve que hagas

mucho por arreglarlo, porque sí,

ella está muy mal.

no sé si es por todo lo que está

pasando o porque tronó

con david, que por cierto,

no sabía que vivía

en este edificio.

en fin, miguel,

si de verdad te preocupa regina,

piensa en lo que te dije.

adiós, adiós, agustín.

agustín: adiós.

miguel: danie--

nina: a ver, mi amor,

está bien que quieras salir

con alguien más...

pero no con un muchacho así.

regina: mamá, ¿ya vas a empezar?

nina: a ver,

solo estoy viendo por tu bien.

pero bueno,

ya sé que de todas maneras

vas a hacer lo que quieras.

regina: no estoy saliendo con él

y si hiciera lo que yo quisiera,

como dices, estaría con david,

que es el hombre que amo,

pero por respeto a ti,

no estoy con él.

no quiero estar con el hijo

de la mujer que destruyó

nuestra familia.

érick: mamá, me dijo rueda que

este es el juez que va a llevar

el caso contra consuelo.

nina: [ríe] es amigo mío,

ahora sí la estúpida de consuelo

se va a despedir de su hijo

para siempre.

érick: bien.

[música]

[música]

caridad: aquí están

los documentos.

eladio: gracias.

caridad: eladio.

eladio: dime.

caridad: ahora que se va gaby,

¿qué va a pasar a los--con

los niños de la fundación?

eladio: graciela se va

a encargar de ellos.

caridad: ay, es que yo quiero

verlos, por favor--

eladio: no--es que no lo creo,

viendo cómo están las cosas

¿y ya sales con estas tonterías?

caridad: [llora] perdón,

fue un comentario estúpido--

eladio: sí, sí, perfecto,

obvio, estúpido.

te voy a decir una cosa,

caridad,

me he portado muy bien contigo,

no te pases de lista, ¿eh?

bueno ¿y qué esperas?

vámonos, vámonos,

no te quiero ver por aquí ya.

regina: solamente acepté

que nos veamos por el amor

tan grande que te tengo

pero estoy muy decepcionada

con lo que hiciste

con las acciones.

miguel: regina,

es que ya te dije que no pienso

dejarlas de proteger

ni a ti ni a daniela.

regina: [suspira]

miguel: pero sé que si

las acciones las tuviera nina,

érick es capaz de manejarlas mal

y dejarnos a todos en la ruina.

regina: bueno, de todos modos,

¿no entiendes lo frágil

que está todo ahora, miguel?

miguel: sí, sí, sí, justamente

por eso quería venir a verte.

te quiero prevenir de--

regina: ¿de qué?

miguel: pues no sé, creo que...

daniela trae un plan

con respecto a david.

regina: ¿qué?

julia: ay, hijo, qué sorpresa,

no sabes el--el gusto que me da

que estés aquí en la casa.

tuve un día horrible,

¿por eso vienes?

humberto: ¿david?

david, qué bueno que viniste

a verme, hijo.

david: ¿cómo estás?

humberto: le pedí a simona

que nos preparara hamburguesas

y en el--la malteada de vainilla

que te gustaba.

david: ¿la de vainilla?

humberto: la de vainilla,

hijo... yo le di la receta,

hijo, y ya tengo todo listo,

vamos a jugar cartas.

david: vámonos.

humberto: si no,

la casa pierde, vamos, hijo.

david: con permiso.

humberto: vamos a invitar

a tu mamá, está triste

porque en la fundación

se enteraron de lo de franco

y todo el mundo la trató mal,

ven.

regina: mira...

yo ya no me puedo seguir

preocupando por lo que daniela

quiera hacer, yo ya terminé

definitivamente con david.

miguel: no sé, es que algo

no me da buena espina

pero creo que tienes razón.

dime la verdad, ¿es por eso

o por qué últimamente

la pasas muy bien con jorge?

regina: no,

me siento bien con él pero...

no, a mi mamá no le late

porque no tiene dinero y--

miguel: no, es que no--pues

no le hagas caso.

regina: bueno,

lo que sí es que...

regresando al tema,

daniela vino a burlarse de mí

porque terminé con david.

no sé qué hacer,

es que--entiéndeme, miguel,

por tanto que parezca,

no quiero perder a mi familia,

aunque todos me odien

por estar con él.

miguel: pues, yo solo te puedo

aconsejar que sigas tu corazón,

eso es lo único que a mí

me mantiene con la esperanza

de estar algún día con consuelo.

regina: te entiendo,

pero en mi caso,

pues no va a poder ser.

lo único que me alegra

en este momento

es que tú y yo

ya no estamos peleados.

ay, sí, miguel,

es que perderte a ti

yo--yo ya no--no lo podría

soportar.

david: ahorita te dejo.

humberto: sí, sí, hijo.

david: me afecta, me--me duele

mucho que te hagan estas cosas,

mamá, lo único que provoca

es que--que alucine al imbécil

de franco de mi papá.

mira, yo--yo quisiera,

de verdad, de verdad,

salir corriendo,

olvidarme de todo esto--no ser

parte de nada de esto, mamá.

julia: [llora] hijo,

te entiendo, te entiendo...

te entiendo de verdad.

david: no, mira.

¿sabes qué tienes que hacer,

mamá?

julia: ¿qué?

david: moverte, irte,

olvidar--olvidar las cosas,

olvidar la vida que elegiste

vivir, muévete, la--la única

que puede hacer algo

al respecto eres tú.

abuelo.

humberto: ¿eh?

david: te pido una disculpa,

ya--ya no tengo ganas

de jugar cartas.

humberto: ¿qué?

david: eh... perdón,

estoy cansado, prefiero irme,

gracias.

humberto: pero...

julia: a ver, no entiendo

para qué invitaste

a jugar cartas a mi hijo,

¿por qué esa actitud?

antes ni caso le hacías.

humberto: ya te dije que estoy

cambiando y lo hice venir

con el pretexto de las cartas

porque david tenía que ver

cómo estás sufriendo

para darse cuenta

de cómo están las cosas.

julia: pues sí, sí,

pero ya viste cómo reaccionó.

[llora]

a mi hijo le duele tanto

haber perdido a regina...

no le importa nada más.

[música]

[música]

nina: ¿en qué maldito momento

te vas a largar de la casa?

porque ya no soporto

estarte viendo a diario.

arturo: bueno,

si tanto te molesta,

¿por qué no te vas tú?

ese día lo festejaremos

el doble, te lo juro.

nina: [ríe] ah, sí, sí, sí,

no lo dudo porque lo haces

solo para fastidiarme.

arturo: [ríe]

sí, así es, así es...

y di que sigo respetando

la intimidad de nuestro cuarto

porque... se me hace injusto

tener que salir, ¿no crees?

petra: señor, señor,

no se vaya sin desayunar.

arturo: ay...

perdón, tienes razón.

érick: mamá, vámonos,

es hora de ir a ver al juez,

ese tipo nos tiene que ayudar,

vámonos.

miguel: ¿cómo te fue

con nina y érick?

consuelo: nada bien.

no sé, tengo esperanzas

de que tu papá me ayude,

sobre todo porque escuchó

las tonterías que me dijo érick.

miguel: mm, vas a ver que sí,

independientemente de todo,

mi papá te quiere mucho y--y

está loco por su nieto.

consuelo: ¿y a ti,

cómo te fue con regina?

miguel: muy bien, ya,

arreglamos todo.

consuelo: ay, qué bueno.

miguel: sí, pero...

me duele verla así, ¿sabes?

quisiera poder--que

ella se olvide de todo,

que luche por su amor.

agustín: ¿listo?

arturo: no entiendo por qué

julia no se divorcia.

agustín: yo tampoco lo entiendo,

si ella lo tenía planeado,

¿te acuerdas que una vez gaby

me pidió asesoría

pero al final no lo hizo?

arturo: sí.

agustín: en una de esas,

se arrepintió otra vez.

pero ya deja de pensar

en eso y vámonos.

arturo: sí, sí, te alcanzo.

eladio.

eladio: ¿qué quieres, arturo?

arturo: decirte que ya me enteré

de lo que ocurrió

en la fundación,

julia me lo contó todo.

eladio: ¿qué es

lo que pretendes, arturo?

arturo: que si julia

me dijo lo que hiciste

es porque evidentemente sabe

que en mí sí puede confiar.

eladio: eso no quiere decir

nada.

arturo: [ríe] no, eladio,

tú sabes que la base

de cualquier relación

es la confianza y esa,

julia nunca me la perdió.

eladio: no entiendes, ¿verdad?

ya la perdiste, ella me ama.

arturo: mira,

solamente la engañaste,

la manipulaste a tu antojo,

julia va a abrir los ojos

y mientras más te conozca,

más se va a decepcionar de ti.

eladio: se nota que no sabes

qué clase de mujer es ella,

porque hagas lo que hagas,

ella no te va a corresponder.

arturo: bueno, ya lo veremos,

lo importante

es que ya me llamó,

así que bueno,

ahora te toca respetar

lo que julia decida.

y no te vayas a enojar.

daniela: hola.

david: hola.

daniela: ¿te gustaron

los chocolates?

david: [suspira] sí me gustaron,

daniela, y te lo agradezco,

pero no era necesario.

daniela: ay, david,

no lo veas así, es neta

lo que te digo de ser amigos.

sé que está complicado

que me creas a la primera

después de todo lo que ha pasado

pero te juro que no tengo

mala intención.

ojalá lo pienses.

david: papá,

¿qué pasa, estás bien?

eladio: voy a hablar

con tu madre.

david: ¿de qué van a hablar?

te--¿te puedo ayudar?

eladio: no me puedes ayudar,

hijo.

julia: pues sí, papá,

gaby me contó que sus papás

le dijeron que no tenía caso

que fuera porque ellos

ya venían en camino.

humberto: me preocupa

que tu hermana esté mal.

julia: ay, a mí también.

gabriela: hola.

regresé porque mi mamá

me insistió que mejor aquí

me veían pero... la verdad,

yo no quería volver.

humberto: gabriela--

gabriela: es la verdad, abuelo.

obedecí a mi mamá porque ellos

y mi esposo son la única familia

que me queda.

julia: ay, no digas eso,

por favor--por favor--

gabriela: tía, por favor.

julia: gaby, no seas injusta.

bueno, al menos mientras estén

tus papás aquí vamos a tratar

de llevarnos bien, por favor.

jorge: esos ojos tan hermosos

no son para que estén tristes

todo el tiempo.

regina...

yo te quiero,

incluso a pesar de todo

el tiempo que estuve lejos,

mi--mi más grande ilusión

era volverte a ver y eso

fue lo que me inspiró a ser

alguien en la vida.

regina: jorge, mira--

jorge: mira,

date la oportunidad, por favor,

dame una sola oportunidad.

regina: está bien.

sí, vamos a intentarlo.

jorge: es--¿es en serio?

regina: sí, sí, pero...

jorge, tienes que entender

que si esto no funciona,

no quiero que se pierda

nuestra amistad.

jorge: no, te prometo

que eso no va a pasar, ¿ok?

que estoy consciente

de que tu corazón

aún tiene que cerrar y...

seré paciente, ¿ok?

regina: [ríe] ok.

jorge: solo quiero que te des

un tiempo para que me conozcas

y que te des cuenta

que sí puedes ser feliz todavía.

gabriela: cuando me fui

era porque quería estar

con mis papás porque siento que

franco ni siquiera me extraña.

julia: ay, gaby, ¿por qué dices

que franco no te extraña?

eladio: julia,

necesito hablar contigo.

julia: ¿qué pasó?

simona: perdón, perdón,

pero es que los llaman urgente

de la cruz roja.

eladio: a ver, simona, perdón.

diga.

¿cómo?

¿están seguros?

¿en dónde los tienen?

comprendo, gracias.

julia: ¿qué pasó?

humberto: ¿qué dijeron?

eladio: julia, gaby...

les tengo una muy mala noticia.

tus papás sufrieron

un grave accidente y...

hablaron para avisarnos

que fallecieron.

Cargando Playlist...