null: nullpx

Como Tú No Hay 2 Capítulo 1

28 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

[música]

toño: [tararea]

híjole, es que está bien bonita.

oiga, ¿no me podría hacer

un descuentito?

o ya sé, fíamela y se la pago

en cuanto me entreguen

lo de la fonda,

yo trabajo por aquí cerca.

>> hágame caso,

le enseño algo más barato.

toño: no, es que es cumpleaños

de mi jefecita y la verdad

es que, pues ella siempre

ha querido tener un--

pues una cadenita de oro buena,

así de esas que no te dejan

manchado, y pues me gustaría

regalársela.

oye, bueno, ¿meses sin

intereses?

hay lugares que hasta te dan

36 meses sin intereses.

oiga, ¿no tiene nada

de a 250 pesos?

>> no.

toño: gracias.

santito,

¿cuándo me va a hacer

el milagrito de hacerme

millonario?

[suspira]

germán: ♪ estas son

las mañanitas que cantaba

el rey david

a las muchachitas bonitas

te las cantamos a ti ♪

luchita: ¿ya viste lo que

me dejó toño?

germán: ey, ¿cuál toño?

es mi regalo.

luchita: ay sí, qué bruta,

¿verdad?

si es un pescado.

germán: [ríe]

toño: [silba]

adiós, adiós.

[murmullo]

toño: una ambulancia,

¡llamen a una ambulancia!

[sirenas]

policía: ¿por qué no se subió

a la ambulancia?

señor,

¿por qué no se subió

a la ambulancia?

a su pariente lo van a llevar

al hospital en san antonio,

¿quiere que lo lleve?

toño: no.

>> joven, recogí el saco

de su hermano.

ya con el susto me lo andaba

llevando.

tenga.

toño: "ricardo reyes alonso".

carnala,

¿no viste a mi jefa?

renata: ¿por qué traes esa cara?

parece que viste a un fastasma.

toño: cuando te cuente

no me lo vas a creer.

acabo de ver a un güey--

>> ¿vas a entenderme

o piensas seguir platicando?

renata: no sí.

a la jefa la dejé en la casa.

toño: ahí nos vemos al rato,

¿eh?

renata: sí, ándale.

>> cuidado, cuidado, cuidado.

ambos: [ríen]

luchita: ¡toño!

toño.

toño: ¿te estás metiendo

con mi jefa?

luchita: no, toño--

toño: te estoy hablando.

se supone que eres mi carnal,

¿no?

y tú bien sabes que las jefas

son sagradas.

luchita: toño, por favor,

deja te explico--

toño: ¿qué me vas a explicar?

¿que no era lo que me estoy

imaginando?

de por sí vengo que me lleva

la fregada con lo que acabo

de ver y mira con lo que

me encuentro.

luchita: toño, deja platicamos,

toño, por favor.

¡toño!

fabiana: ay, toño,

qué bueno que te veo,

tengo algo bien urgente

que decirte--

toño: ahorita no, fabiana.

fabiana: no, de verdad

es bien urgente--

toño: oye, no, de veras,

no estoy bien.

fabiana: de verdad,

¿qué te pasa?

siempre me cuentas todo.

toño: traigo un remolino

en la cabeza, ¿si?

no eres tú, soy yo.

fabiana: pero--

luchita: mi hijo, toño.

germán: ya se fue.

luchita: ay, ya se fue.

germán: tranquila, luchita,

se le va a pasar,

tiene que entender.

luchita: ¿cómo se le va a pasar,

germán?

te dije que nos iban a cachar,

te lo dije, pero nunca pensé

que iba a ser mi hijo, caray.

qué vergüenza.

germán: no, no digas eso,

mi señora linda.

mira, ¿nos queremos o no?

luchita: pues sí.

pero no--

ahora menos.

ahora menos.

doctor: por fortuna no hay

fracturas de ningún tipo

y el cerebro no está inflamado.

¿ya le avisaron a sus parientes?

enfermera: no pudimos,

llegó sin identificaciones,

ni cartera ni nada.

toño: ¿por qué este cuate

estará igualito a mí?

¿será así que todos tenemos

un doble o--?

¿o a lo mejor sí es mi pariente

como dijo esa señora?

¿por qué estoy hablando solo?

órale, harta lana.

a ver.

hola...

oriana: gracias, rafa.

ivette: ay hola, ¿cómo estás?

¿cómo están?

toño: ¿llegamos?

gracias, ¿eh?

órale, con la casita, ¿eh?

no manches.

natalia: mi amor.

¿me estabas esperando?

qué lindo.

tranquilo, tranquilo.

acuérdate que las novias

siempre llegamos tarde, mi amor.

es la tradición.

toño: no, no, es que--

naty: ¿entramos?

toño: no, permíteme tantito

lo que pasa es que yo vengo

porque iba en la calle caminando

y de repente me encontré

de repente a un tipo que--

dora: por fin llegan,

los invitados están esperando

desde hace rato

y tú ni siquiera te has puesto

el saco.

toño: a ver, espéreme

un segundito--

dora: vas, esta manita.

listo, muy bien,

qué guapos se ven.

¿listos?

natalia: listísimos.

toño: pero--

dora: no hay momento

para retractarse.

toño: es que--

natalia: vente, vente,

estás muy guapo.

toño: aguárdeme, no,

¿sabe qué, señorita?

yo ya me voy, eh?

claudio: vaya, llegaron

los novios.

toño: no, espérese,

¿cuáles novios?

no, no, a ver,

espéreme tantito, a ver--

claudio: comience, por favor,

señor juez, él es mi hijo

ricardo, ella es natalia.

toño: no, a ver,

espéreme tantito, señor,

aquí está habiendo

una confusión, ¿eh?

natalia: ¿qué pasa, mi amor?

juez: ¿hay algún problema?

toño: sí, sí hay algún problema.

a ver, señorita,

usted está muy bonita,

muy chulísima, hasta parece

muñequita de pastel, ¿verdad?

pero yo no me puedo casar

con usted.

todos: ¿qué?

claudio: ¿qué broma es esta,

ricardo?

toño: no, señor,

no es ninguna broma,

si hasta parece que la broma

me la están haciendo a mí.

no, a ver, yo no puedo hacer

esto.

claudio: señor juez, por favor,

no está hablando en serio.

comience.

juez: por la autoridad

que me confiere la ley,

damos inicio a la ceremonia

del matrimonio civil

entre natalia lira vargas

y ricardo reyes alonso--

toño: no, a ver,

párele a su carro, señor, pidos.

a ver, en primer lugar

yo no soy su hijo, señor.

segundo lugar, yo no soy el tal

ricardo ese que dice que soy

y, señorita, mire,

yo no me voy--

o sea, yo no me puedo casar

con usted porque yo ni siquiera

la conozco.

claudio: ¡ya basta, ricardo!

estás llevando esta broma

demasiado lejos.

toño: a ver, es que no es

ninguna broma, es que esto

no puede estar sucediendo.

a ver, escúcheme por favor,

yo no soy quien soy, ¿si?

o sea, sí soy, pero no soy

el que ustedes piensan que soy,

¿sí me explico?

claudio: ¿qué te pasa, eh?

¿tomaste antes de tiempo?

contéstame.

toño: no, pero me está

apretando, señor--

claudio: damián, ayúdame

a llevarlo arriba.

toño: no, paren--

[murmullo]

ivette: no te angusties, amiga,

son los nervios de ricardo

que lo traicionaron.

natalia: ¿y si los nervios

también me están traicionando

a mí?

por un momento le creí

que no se acordaba de mí.

ivette: ven, vamos a ver.

oriana: otra vez el hijo

de claudio haciendo

de las suyas.

qué pena con los invitados.

valeria: no, mamá, ¿qué estás

diciendo?

pobre ricardo, ¿qué le habrá

pasado?

¿por qué se lo llevaron así?

toño: se los juro por dios

que yo no soy ningún ricardo,

de verdad, suéltenme, suéltenme.

damián: ya, escúchame, respira,

respira, eso, respira.

escúchame, estás pasando

por una de tus crisis

de ansiedad, eso, respira.

toño: ¿cuál crisis?

claudio: reacciona, por dios.

lo que le acabas de hacer

a natalia es terrible.

toño: a ver, ni siquiera

me están dando chances

de explicarles lo que pasó,

miren.

yo estaba en la calle

y de repente--

rafael: ¿seguro quieren

que se la ponga?

hace mucho que el señor ricardo

no usa este calmante.

claudio: pónsela.

toño: no, aguante, señor,

de veras por favor que--

[gime]

damián: respira.

respira.

toño: yo no soy ricardo--

yo no--

enfermera: doctor, ya despertó.

doctor: hola, soy el doctor

miguel velázquez,

está en el área de urgencias

del hospital san antonio.

tuvo un accidente, ¿lo recuerda?

es normal que esté confundido

por el golpe.

le vamos a hacer unas preguntas,

aquí la enfermera,

para avisarle a su familia

que está con nosotros.

enfermera: deme su nombre,

teléfono y dirección, por favor.

ricardo: no recuerdo mi nombre.

no recuerdo--

no recuerdo nada.

luis: me quedaría todo el día

contigo, mi flaca,

pero tengo que chambear.

renata: ya sé, yo tengo

dos tandas.

luis: te llamo al rato, ¿va?

renata: sí.

luchita: mi hija,

¿no has visto a toño?

renata: no, hace rato vino

a buscarte,

no se veía muy bien.

¿no hablaste con él?

daniel: ♪ que casarme contigo

es mi destino y es mi anhelo

ay ay ay ay

cómo te quiero ♪

federico: ¡ya!

daniel: ¿qué pasó?

federico: ya, dani,

no cantes más,

van a pensar que te estoy

matando.

daniel: bueno, es que el toño

es bueno para la cantada.

federico: sí, pero hasta

las moscas desaparecieron.

daniel: pues es el que el toño

es el tenor.

federico: es un horror,

no cantes más.

no más.

sol: hermanas--

federico: aquí coma

en nada más y nada menos

que pozole--

sol: la mejor comida mexicana

en el mole de sor juana.

federico: aquí se habla muy bien

el inglés.

sol: aquí también.

>> yo comer puebla.

federico: ¿sabes qué?

quédate con tu gringo,

yo no me voy a hacer mala

sangre.

todas: [vitorean]

federico: toca, toca, toca.

daniel: ¿no que no?

doctor: doctora.

charlotte: hola, soy la doctora

charlotte burgos,

estuve revisando tu expediente

y tus tomagrafías

y físicamente no tienes

ninguna lesión,

probablemente tengas

una amnesia diciosiativa,

así que trata de estar

regalajado porque tu memoria

va a volver poco a poco.

ricardo: ojalá que regrese

lo antes posible, doctora,

porque esta situación

de verdad es muy incómoda.

ivette: amiga, te traje

un tecito para que te relajes.

natalia: gracias.

estoy muy triste.

ivette: sí, amiga, yo lo sé,

no sé qué decirte, de verdad.

damián, ¿qué pasó?

damián: natalia, eh,

ya le inyectamos

un tranquilizante a ricardo,

está durmiendo.

pero ¿y tú?

¿tú cómo estás?

natalia: ¿cómo voy a estar yo

si mi novio en plena boda

me dice que no me conoce

y que no se quiere casar

conmigo?

damián: tranquila.

lo sabemos, lo--

lo de ricardo es una crisis

de nervios, siempre le pasa,

es eso.

ivette: sí, yo le he dicho

un buen de veces, amiga,

ricardo no está bien

de la cabeza.

va a terapia, usa ansiolíticos,

piénsalo bien antes de casarte

y ve, ve.

natalia: se nota que nunca

te has enamorado de verdad.

el día que sientas lo que yo

siento por ricardo

me vas a entender.

damián: claro, claro,

todos sabemos cuánto se aman.

ivette, yo pienso que sería

buena idea dejar descansar

a natalia.

natalia: sí, sí, ivette,

luego hablamos.

muchas gracias por tu apoyo.

ivette: a la hora que sea

no importa, llámame, ¿si?

lo que necesites.

natalia: gracias.

ivette: adiós.

natalia: damián,

si ricardo está arrepentido

de verdad, ¿qué tal si inventó

todo esto para no casarse

conmigo?

damián: tranquila.

tranquila.

ricardo te ama,

eso está fuera de discusión,

tú lo sabes.

confía en mí,

pronto vas a tener una boda

hermosa con él.

natalia: después de lo que pasó

hoy yo ya no estoy tan segura.

en mi vida lo había visto

tan raro.

damián: recuérdalo,

son sus ataques de nervios,

no lo puede controlar.

la pregunta es qué vas a hacer

tú.

natalia: ¿yo?

damián: sí, tú, ¿vas a huir?

¿te vas a ir ahora de aquí

o te vas a quedar a apoyar

a tu futuro esposo?

no debe tardar en despertar.

natalia: tienes razón.

lo voy a esperar.

voy a hablar con él.

damián: eso está muy bien.

[música]

[música]

charlotte: esto estaba

en el bolsillo de su pantalón.

¿lo reconoce?

ricardo: no.

charlotte: le voy a poner

unos ejercicios para--

para agilizar su memoria, ¿si?

a ver si puede recordar--

ricardo: doctora,

¿usted cree que para mí

es muy fácil todo esto?

o sea, no sé quién soy,

no sé dónde vivo,

no sé quién es mi familia,

no sé nada.

edgar: señoritas morales,

aquí están sus pollos.

no se les olviden.

sol: estaba tan emocionada

que me los olvidaba.

luna: qué bárbara.

¿qué húbole mi luchita?

luchita: hola.

luna: andamos preparando

unas pechugonas acá de pollo

con chile pueblano.

sol: la receta original,

la mera mera.

daniel: mira, mira,

para la pachanga.

dos botellitas de tequila

y del bueno.

estrella: ¿y eso?

¿de dónde sacaste lana

para comprar?

daniel: ah, pues de mis ahorros,

las propinas del restaurante.

estrella: ay ¿cuáles propinas

si ni clientes tienen?

luchita: me van a perdonar,

muchachas, con todo el amor,

con todo el respeto

yo creo que no va a haber

ningún tipo de festejo.

luna: no.

sol: no, hombre, luchita,

¿cómo crees?

si llevamos semanas

en los preparativos.

renata: es que mi mamá

está estresadona porque toño

no regresó al mercado,

no sabemos nada de él.

amelia: hija, ya llegó

tu hermano de la universidad.

vamos a ir a predicar

la palabra de la flama divina

y luego ya nos vamos

para el cumpleaños de luchita.

fabiana: siempre habrá gente

aburrida dispuesta a escuchar

lo que sea.

amelia: ¿qué te pasa, hija?

¿por qué ofendes a la flama

divina?

fabiana: perdón, mamá.

es--es el cansancio,

el cansancio me pone así.

amelia: mm, hace días

que te veo cansada,

como muy paliducha.

¿qué te pasa, mi amor?

fabiana: nada.

amelia: no te creo.

fabiana: no me pasa nada,

de verdad.

amelia: a mí me tienes que

contar todo, soy tu madre.

¿tienes algún problema?

fabiana: no pasa nada, mamá,

te juro, estoy bien.

tranquila, ma.

vete a predicar tranquila.

amelia: está bien.

¡adán, ya nos vamos!

renata: mamá,

¿estás segura que el toño

no te dijo nada de a dónde iba

o--?

luchita: hija, ya te dije

más de mil veces que no tengo

idea, no me dijo nada.

siento un hoyo aquí,

tengo una angustia terrible.

¿qué tal que--

que le pasó algo a toño?

¿qué tal que le pasó algo

a mi hijo?

edgar: no, no, a ver,

doña luchita, no se angustie,

cuando menos lo piense

lo vamos a ver entrando

por esa puerta, cálmese.

luchita: es mi cumpleaños--

renata: germán, oye, ¿a ti

no te dijo nada el toño?

germán: ¿a mí?

¿por qué, qué me tenía

que decir o qué?

renata: pues porque es

tu carnal, te dice todo.

germán: yo no hice nada, ¿eh?

yo no hice nada, ¿verdad,

luchita, que no hice nada?

amelia: espérenme,

tengo una revelación

de la flama divina

para antonio cortés.

luchita: ¿qué, qué, qué?

todos: ¿qué?

amelia: que tenemos que ir

a buscarlo.

luchita: ay yo te mato,

te mato de verdad.

amelia: es que es en serio.

renata: con esas revelaciones...

sol: no, espérense,

sí suena a la típica flamada,

pero la pastora tiene razón,

tnemeos que ir a buscarlo.

niñas, manos a la obra.

amelia: gracias.

sol: vámonos.

luchita: no saben cómo

les agradezco.

sol: vamos.

edgar: entonces organicémonos,

vamos a buscarlo, ¿eh?

no se preocupe, luchita.

daniel: entonces voy a buscarlo

a los hotelitos esos

que tienen los jabones

chiquitos--

luchita: soy su madre,

cállate la boca.

daniel: no, lo que pasa

es que a veces--

renata: ay, daniel, ya, vete,

vete ya.

amelia: no te preocupes,

luchita, voy a hablar

al 911, a la cruz roja,

a la cruz verde,

lo que sea, cuentas conmigo.

y, si es necesario,

te acompaño a la morgue.

luchita: ¡no digas morgue!

todos: [gritan]

daniel: no, no, no,

pero la pastora tiene razón,

¿eh?

digo, primero hay que llamar

al 911 ya ya de plano

si no aparece--

luchita: hija, cállalos

por favor.

amelia: no te angusties.

natalia: ¿cómo te sientes?

toño: como si estuviera

en el cielo viendo un angelito.

ay, chale.

ya me acordé de ti.

tú eres la novia, ¿verdad?

no, y qué novia.

[gime]

ya me acordé también que

me inyectaron.

natalia: pues sí, tuvieron que

hacerlo.

parecías un loco,

estabas diciendo que--

que no podías casarte conmigo,

que tú no eras ricardo

y que no me conocías.

la boda se canceló.

toño: sáquese, la regué

bien gacho.

natalia: ¿qué?

toño: sáquese, metí las cuatro

patas.

natalia: ¿por qué hablas así,

ricardo?

toño: ¿ya llegó el otro cuate?

natalia: ¿qué otro cuate,

de qué hablas, ricardo?

toño: no--

de nada, olvídalo.

[susurra] a eso iba, gracias.

natalia: más te vale

que estés arrepentido

de lo que me hiciste.

toño: chale.

natalia: ¿qué traes?

toño: es que me está molestando.

natalia: ¿es para mí?

toño: ah, sí, sí,

un pequeño detalle, pero sí.

natalia: ¿un regalo de bodas?

gracias.

adiós.

toño: espérame tantito.

natalia: mande.

toño: antes de irte,

¿me puedes dar otro besito?

germán: tranquila, luchita,

seguro el toño ahorita aparece.

luchita: pues dios te oiga,

porque si se fue por mi culpa

no me lo voy a perdonar jamás,

germán.

germán: más bien más

por mi culpa, ¿no?

por haberme fijado

en lo que él más quiere.

lo voy a ir a buscar.

amelia: escuchen,

la flama divina

se hizo presente en la persona

del hermano toño.

luchita: ¿dónde, dónde está?

amelia: primero demos gracias.

todos: gracias, muchas gracias.

amelia: a la flama.

luchita: gracias, flama,

¿dónde está?

amelia: en el hospital

san antonio hay un hombre

no identificado que podría ser

toño.

no, es que me dijeron que aquí

era, no se preocupen.

vamos.

todos: [hablan a la vez]

renata: buenas, doctora.

ay, carnal, aquí estás.

ricardo: [gime]

luchita: hijo mío.

charlotte: ay apareció

su familia, muy bien.

luchita: ¿qué te pasó, mi amor?

charlotte: sufrió un accidente.

luchita: ay, dios.

daniel: nomás ¿por qué traes

cara de perro de basurero?

me dejaste tirada la chamba,

carnal.

renata: oiga, doctora,

¿y ya nos podemos llevar

al toño?

ricardo: perdón, ¿cómo dicen

que me llamo?

amelia: ay qué pregunta es esa,

antonio cortés molina,

y hubieras avisado,

tenías a tu madre con el alma

en un hilo.

luchita: hijo.

sigues enojado conmigo, ¿verdad?

ricardo: no entiendo nada,

¿quiénes son ustedes--?

charlotte: a ver, escuchen,

¿le pueden dar un tiempo a...?

todos: toño.

charlotte: porque sufrió

un accidente que le provocó

amnesia.

amelia: ¿magnesia?

charlotte: pérdida de memoria.

daniel: ah, no, pues con razón

traes esa carita, hijo.

luchita: o sea, ¿no te acuerdas

de nada, mi hijo?

[música]

[música]

oriana: amor, no puedo creer

que después de todo lo que pasó

tu hijito nos tenga esperando

a todos para cenar.

valeria: mamá, ya estoy cansada,

¿me puedo ir a acostar?

oriana: no, señorita,

tú te quedas aquí.

damián: ¿quieren que vaya a ver

qué pasa con ricardo?

claudio: ya fue rafael.

y bueno, como ricardo

no se fue de luna de miel,

quiero que organices una junta

mañana en la oficina.

damián: no te preocupes,

claudio, yo me encargo.

rafael: señor, don ricardo

no está en su habitación,

tal vez salió a despejarse

como cuando tiene

una de sus crisis.

claudio: está bien, rafael,

retírese.

renata: carnal, ¿a poco no

te acuerdas en serio de nada?

ricardo: no, no recuerdo

estas calles, no,

no me acuerdo de nada.

germán: hola, toño.

¿qué te pasó?

luchita: amor, ¿no te acuerdas

de germán tampoco?

ricardo: no.

¿por qué me tendría que acordar

de él?

¿fue alguien relevante

en mi vida?

luchita: es tu amigo.

renata: ¿por qué no nos metemos

y les contamos a todos ya?

germán: sí, sí, sí.

luchita: pasa, amor.

todas: ¿perdió la memoria?

amelia: la llama divina

le dio una segunda oportunidad

a este formicario pecador

para que enmiente su camino

de retorcito.

daniel: ayúdenme, a ver, este,

todos me hacen una filita

ordenadamente para

presentárselos a antoniazo,

así a ver si se le vienen

los recuerdos, por favor.

edgar: ¿qué pasó, toño?

yo edgar, tú toño.

amigos, muy amigos.

mucho, mucho tiempo.

mercado, pollos.

renata: don edgar,

está desmemoriado,

no bruto.

adán: hola, yo soy adán orozco

campos, soy el hijo de amelia,

la pastora de la flama divina.

sí te acuerdas de mí, ¿no?

ricardo: no, no me acuerdo.

adán: ¿cómo no?

si soy tu vecino, el hermano

de fabiana,

ella es tu amiga

desde la infancia.

amelia: sí, por desgracia.

adán: mamá.

[murmullo]

sol: ¡yo soy sol morales!

¡tengo un restaurante justo

en frente del que tú trabajas

pero a nosotras sí nos va bien!

renata: sol, está amnésico,

no sordo.

luna: a ver, hazte para allá

que de mí sí se va a acordar

el toño, ¿verdad?

yo, toño, este, me llamo luna

y pues soy la luna

de la vecindad.

¿a poco no te acuerdas de mí?

ricardo: perdón, señorita,

no me acuerdo.

estrella: a ver, tonito,

yo soy la estrella,

pues tú y yo somos íntimos,

de mí sí me acuerdas, ¿no?

ricardo: de ninguna manera,

perdón.

luis: a ver, a ver, ya,

no saquen más de onda

a mi cuñadito, mejor vamos

a brindar porque apareció--

amelia: nosotros no tomamos.

sol: ay no se preocupen--

todas: nosotras sí.

sol: yo pienso que es el momento

de brindar por luchita.

feliz cumpleaños.

luchita: ahora sí es feliz.

sol: sí, feliz cumpleaños

a luchita.

ricardo: pues yo creo que

debí haber comprado esto

para usted, señora.

germán: pues ¿cómo que señora?

pues si es tu jefecita.

y seguramente sí lo compraste

porque saliste bien temprano

para eso.

luchita: [resuella]

¿ya viste, sol?

ay, mi amor, está hermosa.

ay, mi hijo, gracias.

te dije que no gastaras,

mi hijo.

[teléfono]

renata: yo contesto.

¿bueno?

toño: bueno, ¿puedo hablar

con antonio?

renata: toño.

¡toño!

te hablan por teléfono.

no sé quién.

pues contesta.

se dice "bueno", ándale.

luchita: ¿qué haces?

no ves que todavía no anda bien.

no, mi amor, no,

váyase a comer, mi hijo, ándale,

váyase a comer, yo atiendo.

¿bueno, bueno?

toño: eh, doña luchita.

luchita: ¿quién habla?

toño: habla fede,

estaba preguntando por el toño.

luchita: fede, suena rarísimo.

pues ¿qué cree?

que a mi niño me lo atropeyaron

y que dice la doctora

que lo que tiene es amnesia,

no se acuerda de nada.

lo peor de todo es que me dicen

que igual se queda así

para toda la vida.

¿bueno?

¿bueno?

claudio: siento que he estado

exigiendo demasiado a ricardo

últimamente.

le dejé de golpe

la responsabilidad de todo.

oriana: hiciste mal,

con todos sus problemas

de los nervios nunca sabes

a qué atenerte.

claudio: puede ser.

oriana: en cambio ahí está

damián,

nunca se quiebra y es capaz

de darle el frente

a cualquier problema.

no sé, pero deberías

considerarlo para algo

más que gerente de la compañía,

¿no crees?

claudio: mi amor,

ha sido un día muy largo.

¿qué te parece si nos olvidamos

de mi hijo, del tuyo,

y nos dedicamos a nsootros

solamente?

oriana: claro.

fabiana: ¿en dónde necesita

la unidad?

ándele, perfecto,

en cinco minutos se la mando.

hasta luego.

oye, marquito, aviéntate

por este pasaje,

pero nada de pararte

en las tortas.

>> ¡changuita!

¿cómo estás?

fabiana: pues más o menos.

>> ay no, changuita,

¿por qué más o menos?

¿no me digas que es por el tal

toño?

a ver, fabiana, ¿hasta cuándo

vas a dejar de sufrir

por ese mujeriego

que te no pela?

fabiana: sí me pela.

>> a ver, ¡no te pela, fabiana!

fabiana: sí me pela.

>> no te quiere.

tú mereces un hombre

que te quiera en serio.

mírate, eres un mujerón.

la neta no mereces

que te de lo que le sobra

de amor.

digo, si es que a eso

se le puede llamar amor.

fabiana: ay es que toño

es el único hombre

que me importa.

creo que estoy muy enamorada

de él.

¿sabes qué siento?

que no me lo voy a poder sacar

nunca de aquí ni de acá.

toño: ¿cómo he podido vivir

sin todo esto?

[suspira]

ricardo: [suspira]

¿cómo he podido vivir aquí?

[música]

[música]

toño: vamos a ver qué tenemos

por aquí...

a ver.

órale.

ándale.

sí, soy ricardo, claro.

[ríe]

germán: ya vete a descansar,

¿no?

luchita: estaba hablando

con la doctora,

la que estaba tratando a toño,

y me dijo que ella quiere seguir

viéndolo en el consultorio.

germán: pues eso está bien, ¿no?

digo, por él.

luchita: a lo que voy es que

independientemente

de que si toño recupera

la memoria o no,

yo creo que lo mejor, germán,

es que terminemos.

germán: no.

luchita: no, es que entiende.

también es por renata.

renata adora a su papá

y si se entera es capaz

de ponerse peor que toño.

por mis hijos es que tenemos

que terminar.

fabiana: [golpea la ventana]

toño.

toño, toño.

ricardo: ¿quién eres?

fabiana: soy yo, fabiana.

¿no me vas a abrir la ventana?

ricardo: no, sí, claro.

fabiana: toño, estoy bien

preocupada por ti,

mi mamá me dijo que tuviste

un accidente y que perdiste

la memoria, ¿es verdad?

ricardo: no jugaría con algo

tan serio.

fabiana: ay no, toño,

debe sentirse bien feo.

¿estás asustado?

ricardo: eres la primera persona

que me lo pregunta.

y sí, sí, estoy muy asustado

y confundido con toda esa gente

que me dice que es mi familia,

mis amigos.

fabiana: pero no les tengas

miedo,

ellos no te van a hacer nada,

ellos te quieren mucho.

ricardo: a ti no te tengo miedo.

siento como que--

si te conociera desde hace mucho

tiempo, pero--

pero no sé dónde.

fabiana: [ríe]

soy fabiana orozco campos,

soy tu amiga, tu vecina, y...

digamos que soy alguien

que te quiere mucho.

bueno,

creo que te voy a dejar

descansar.

a lo mejor si hoy duermes bien

mañana amaneces mejor.

ricardo: si, claro.

fabiana: ya me voy.

[celular]

natalia: ¿bueno?

toño: hola, natalia, habla--

[carraspea]

habla ricardo, natalia.

¿qué, a poco estás enojada?

natalia: no, ricardo,

estoy triste.

toño: no, no se me ponga así,

mi chula, no se me achicopale.

natalia: espera, ¿por qué

me hablas así, eh?

tan raro.

toño: no, nada más llamaba

para ver cómo estabas, natalia,

pero bueno, ya no te quito más

tu tiempo.

natalia: no, sí, sí tenemos que

hablar pero en persona.

necesito que me expliques

tu comportamiento

y también que me digas porqué

me regalaste perlas falsas.

toño: pues porque era

para lo único que me alcanzaba.

sí, natalia, no te preocupes,

yo luego te regalo unas perlas

originales con todo y ostras.

bueno, si quieres nos hablamos

mañana, natalia.

hasta luego.

natalia: ¿mi chula?

renata: vámonos.

está mas limpio que un cuarto

de hospital.

luchita: mi hijo...

¿qué, te pasaste toda la noche

limpiando tu cuarto?

ricardo: sí, este cuarto

parecía chiqueros de puercos.

yo no sé quién pudo haber vivido

aquí en un lugar tan sucio

y tan desordenado.

renata: pues tú, ¿quién más?

luchita: [ríe]

renata: ¿planchaste la cama?

órale, no, pues sí te quedó

bien, ¿eh?

sí te puedes ir a mi cuarto

a limpiar, pues.

luchita: baja las patas.

mira, mi amor,

te traje tus huevitos

bien enchilados como te gustan,

tu concha y tu café.

ricardo: gracias, pero ahí no.

luchita: ahí no, ahí no,

cómo crees.

germán: ¿cómo estás, carnal?

ricardo: bien, bien,

supongo que adaptándome.

daniel: achis, achis

los mariachis, pues qué bonito

ver a toda la familia juntita

otra vez, ¿no?

luchita: sí.

daniel: pues ¿ya estás listo

para ir a chambear o quieres que

le diga a don fede

que te de chance por hoy?

ricardo: no, no, no,

prefiero trabajar,

no me gusta postergar

lo que tengo que hacer.

luchita: ¿pos--?

daniel: ¿poste qué?

¿el poste o qué?

¿son cosas de la desmemoriada

o qué?

ah, chale, hijo,

estás sonando como bien acá,

¿eh?

hasta pareces otro, carnal.

toño: [ríe]

dora: ricardo, ya salte,

ya es muy tarde,

por favor apúrate.

toño: ¿qué haces aquí adentro?

salte, déjame la toalla,

yo me seco.

dora: dije que ya te salgas.

toño: pues sí, pero ¿que

no ve que estoy aquí

como dios me trajo al mundo?

agüecando el ala.

dora: ay por favor,

no te vas a poner así

a estas alturas del partido,

¿después de tantos años?

te conocí desde que estabas

chiquitito recién nacido.

toño: pues sí,

pero cuando estaba recién nacido

no estaba tan--

pues tan desarrolladito, ¿eh?

dora: no nos vamos a poner

a alegar.

te me sales,

vas a llegar tarde a la junta

en la oficina.

por favor, no le des pie

a damián que te siga echando

tierra.

toño: pero se supone que soy

el patrón, ¿no?

¿no se supone que los jefes

podemos llegar--?

dora: que te salgas.

ay caramba con este.

toño: [suspira]

no cabe duda que los pobres

vivíamos engañados,

ser rico igual se trabaja.

natalia: damián, ¿qué haces

aquí?

damián: pues después de todo

lo que sucedió ayer

tenía que hablar contigo.

oye, escúchame,

yo sé cómo te sientes, ¿mm?

pero todo va a estar bien.

te vas a casar,

pero hazme caso,

vas a tener que fijar

otra fecha para esa boda.

natalia: no, yo ya no sé

si voy a ser capaz

de casarme con ricardo.

damián: no, no, no, oye,

si yo soy capaz de soportar

que te cases con él,

tú también tienes que llegar

hasta el final.

natalia: pero es que no--

damián: ven, ven, ven.

te vas a casar, confía en mí.

confía en mí, mi amor.

Cargando Playlist...