null: nullpx
Cargando Video...

Como Tú No Hay 2 Capítulo 8

7 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

diego: damián, muchas

felicidades por tu nuevo puesto.

damián: gracias.

diego: en seguida regreso

con los archivos, con permiso.

damián: ¿qué pasó? ¿qué?

ey, ey, natalia, ¿no vas

a felicitar como se debe

al nuevo presidente

de reyes alonso?

natalia: felicidades.

aunque creo que claudio dijo

que la suspensión de ricardo

era solo temporal.

damián: ah, yo me voy

a encargar de que sea

definitiva.

natalia: ¿por qué?

¿qué vas a hacer?

damián: mm, es como si

te preocupara.

natalia: ay, ¿cómo crees?

es simple curiosidad.

damián: no.

tú encárgate de consolar

a tu prometido como si de verdad

te doliera.

natalia: pues, va a tener

que ser después, porque ricardo

me dijo que quería estar solo.

damián: ¿te dijo "no"?

la siguiente es una orden

presidencial, señorita lira:

hazlo inmediatamente ahora

que está susceptible, te va

a decir que sí a todo.

y tú y yo nos vemos en la tarde

para festejar a lo grande, sí.

sí.

luna: [llora]

>> luna, ya me está

preocupando tanto sufrimiento

por el viudo velázquez.

está bien, era un buen compañero

pero tampoco éramos

tan cercanas a él.

estrella: hermana, ¿por qué

eres así de desconsiderada

con luna? ¿qué no ves que está

sufriendo, pobrecita?

>> sí, una cosa es el duelo

por un compañero muerto,

y otra--

no, tú andabas anoche

con el viudo velázquez.

júrame por mi madre

que no hiciste--

luna: claro que no, ¿cómo crees?

¿qué te pasa? no.

a mí--me caía muy bien.

tenía buena verdura,

me hacía descuento.

lo quería mucho--

>> ¿cómo lo querías?

¿cómo o querías?

luna: [grita]

estrella: te calmas, por favor.

no seas corajuda.

mírala, ¿qué no ves que está

sufriendo un chorro?

es que el viudo velázquez

era su admirador.

hermanita, no te preocupes.

vas a ver que te van a salir

un chorro de hombres

porque somos las más guapas

del mercado.

luna: yo la verdad es que no sé

si quiero que me salgan

un chorro de hombres.

>> ¿en qué momento me van

a creer que lo que yo les digo

es cierto? estamos condenadas

a la castidad.

luna: ay, no. [solloza]

>> ay, sí.

valeria: pues, la verdad no sé

por qué te pedí que me dieras

un beso.

luis: no, bueno, eso

sí me gustó.

pero luego me diste

un cortón bien gacho.

y la neta, no, yo prefiero

ya pararla aquí, y ya

cada quién por su lado y ya.

valeria: ¿entonces no me vas

a perdonar?

¿qué más quieres que te diga?

luis: es que no te entiendo

ni nada de lo que haces.

tú eres de las que patean

el perro y luego

se van corriendo, no, no.

valeria: no, no te vayas.

tienes toda la razón, sí.

perdóname, estuve mal.

pero yo cuando te dije que

me dieras un beso sí lo quería.

pero después--después

me dio miedo.

luis: ¿miedo de qué?

vale, yo no quiero hacerte daño.

te perdono.

valeria: no, yo te perdono.

luis: no, yo te quiero perdonar.

valeria: yo te perdono.

luis: no, pero yo dije

que te perdono antes.

valeria: yo te perdono.

luis: yo te perdono.

>> qué bueno que ese tipo

no resultó ser un ladrón, ¿no?

así te quedas con una lanita.

luz: oye, ¿qué te pasa?

no me voy a quedar con este

dinero, ese dinero es sucio.

ese hombre me está espiando.

>> ah, ¿cómo crees?

luz: sí, es cómplice de félix.

y ese dinero me lo mandó

para que yo me de cuenta

que me tiene vigilada.

>> ah, si tú un día me dijiste

que cuando llevaste a toño

a visitarlo te pidió dinero.

pues, bacalao no tiene lana.

luz: tú no conoces a félix,

es capaz de lo que sea

con tal de salirse con la suya.

además él sí controla

a todo el mundo desde la cárcel.

controla a la gente aquí afuera.

eso que hizo fue nada más

una advertencia para mí.

toño: te lo juro que soy

un imbécil, soy un tarado,

benja.

y no acabaría en decir todas

las palabras que se me ocurren

para describir a un ser

tan menso como yo, te lo juro.

¿cómo le pude haber fallado así

a mi nuevo papá, benja?

me la dio de presidente

y resulta que fui el peor

presidente de la historia,

benja, ¿te das cuenta, verdad?

benjamín: ¿se va a regresar

a su casa vieja?

toño: pues, no me va a quedar

de otra.

benjamín: un "wisconsin"

para antes de irnos.

toño: ¿a ver? ¿cómo que--

para--párate,

¿"antes de irnos"?

no, no, benja,

no, perdóname pero no.

al que corrieron fue a mí.

o sea, tú no te vas de aquí,

tú te quedas, eh.

tú te quedas aquí en la empresa.

y quiero que les demuestres

a todos, que nada más

tienes la cara, eh.

que eres bien inteligente, ¿ok?

benjamín: gracias.

ojalá existieran más patrones

como usted, "salucita".

toño: salud.

por lo que me duró vivir

este tan hermoso sueño.

[llaman a la puerta]

benjamín: eh--jefesita.

toño: debo entender que fallé.

natalia: ¿por qué no me

preguntaste antes de hacer

esa transacción?

yo pude haberte dado

mi punto de vista y evitar

que pasara todo esto.

ricardo: de veras no hay

necesidad de echarte

el deshecho, natita.

o sea, la realidad es que me vi

bien menso.

y, pues, a mí me da

mucha vergüenza contigo.

natalia: no, no, no,

para nada, mi amor.

vengo a decirte

que cuentas conmigo.

toño: te lo agradezco.

de veras te lo agradezco.

pero, pues, que yo quería

que tú me admiraras y--

que me vieras

como un superhéroe, ¿no?

y no como un súper tonto.

natalia: bueno, ya deja

de criticarte así, por favor.

ey, escúchame,

yo de todas formas te amo.

y lo que menos quiero

es que esto haga que tengas

una nueva crisis y que quieras

abandonarlo todo.

incluso a mí.

toño: no, no, natita, no.

yo a ti te amo.

y de todo lo que me ha tocado

vivir en este tiempo,

la verdad es que tú eres

lo mejor que me ha pasado.

natalia: ¿y por qué hablas así,

eh? ¿quieres contarme algo?

toño: no, no, que--

que tú eres el amor de mi vida

y que estoy enamorado

como nunca lo había estado,

¿sabes? y que yo no me merezco

una mujer como tú.

natalia: no, no digas eso.

tú eres un gran hombre.

y me encanta como eres ahora.

que das todo por mí.

toño: nunca me habías

besado así.

natalia: tengo que ir

a trabajar.

trinidad: buenas.

paola: ¿y tú de donde saliste?

trinidad: trinidad gómez pérez.

¿qué se le ofrece, señorita?

paola: vine a ver a valeria.

trinidad: ah, con que

la señorita no ha

llegado todavía.

paola: oye, entonces ¿me puedes

hacer un favor?

trinidad: sí.

paola: entregarles esto por mí.

trinidad: sí, con mucho gusto

yo se lo entrego, señorita.

este--le paso su recado, eh.

paola: y bueno, ya que estamos

en esas, ¿le puedes

dar este abrazo?

trinidad: ah--pues, sí--

yo le doy el abrazo también.

así bien apretadito, ¿va?

paola: le dices que se lo envió

paola, su prima.

trinidad: está bien, señorita

prima--digo, paola, eh.

que le vaya bonito.

vuelva cuando quiera, eh.

paola: eso no lo dudes.

claudio: ahora damián se hará

cargo de todo.

debí tomar esa decisión

cuando ricardo comenzó

a actuar como un loco.

>> eso es exactamente

lo que la señora oriana quería,

que su hijo damián ocupara

el lugar de ricardo.

claudio: por favor, no culpes

a oriana.

se que adoras a ricardo

pero él tuvo la culpa.

me hizo perder millones

con esa mala decisión.

>> señor, después de todos

estos años trabajando aquí,

yo lo único que le pido

es que le de una oportunidad.

claudio: por favor,

no me haga sentir peor.

es mi hijo, lo quiero,

pero ricardo no esta bien.

>> don claudio, por favor--

rafael, ¿qué hace usted aquí?

rafael: atendiendo lo de

la polilla diamante

que usted me dijo, ¿no?

>> ¿cuál polilla?

¿de qué me está hablando?

claudio: déjenme solo,

por favor.

rafael: señora,

después de usted.

diego: crucita, crucita,

crucita.

ye te llegó tu horita.

[ríe]

perdón, perdón, perdón.

benjamín: no, no, no, no, no,

que hayan suspendido a mi patrón

no significa que también a mí.

diego: y, pues, ¿de quién

vas a ser asistente personal

ahora, crucita?

benjamín: bueno, pues, si no

me regreso mi antigua chamba.

pero sin trabajar

no me puedo quedar.

diego: eso crees, ¿no?

eso crees tú.

digo, porque a mí damián,

pues, me encargó publicar

un aviso buscando un asistente

administrativo.

que era tu antiguo puesto

si mal no recuerdo.

así que, yo que tú no me hacía

tantas ilusiones, ¿verdad?

oriana: hola, diego,

¿cómo estás?

diego: señora oriana, ¿qué tal?

¿cómo le va?

el señor claudio ya se retiró.

oriana: eh, sí, no, yo lo sé.

de hecho llegó de tan mal humor

a la casa que no quise

hablar con él.

de hecho vine a verte a ti.

diego: ¿a mí?

oriana: sí, sí, porque quiero

que me acompañes a comprar

mi nueva computadora, ¿puedes?

diego: sí, sí, sí.

luz: ay, mi hijo,

desde que tu hermana te dio

ese celular nada más

no lo sueltas.

ricardo: es que estoy leyendo

en las noticias que hoy

una empresa perdió

quince millones de dólares

así en un segundo.

en un movimiento absurdo

en la bolsa.

germán: ¿y tú qué sabes de eso?

ricardo: lo suficiente

para saber que el que lo hizo

es un verdadero idiota.

germán: ya, o sea, ya ándale.

apúrate y vámonos ya

que debemos estar a las seis

en el funeral.

ricardo: pero estoy--

>> aquí estás.

mira, germán, me vestí de negro

para combinar contigo.

germán: pues, es un funeral.

vámonos.

renata: no, espérate, estamos

esperando a luis.

nos quedó de llevar en el taxi.

luz: no, mi hija, mira la hora

que es, yo creo que ya no vino.

ricardo: listo, lo tengo.

todos: ¿qué?

ricardo: este es el empleo

que yo justamente

estoy buscando.

luz: ¿qué es?

ricardo: están solicitando

un asistente administrativo.

todos: ah.

ricardo: mañana mismo

voy para allá.

renata: ¿y tú vas a ser

el asistente administrativo?

ricardo: así es, y justamente

es la misma empresa que hoy

sufrió el descalabro financiero

que les comenté.

"empresa reyes alonso".

luz: ¿el descalabro qué?

germán: pues, se--se descalabró

gacho.

diego: hablando un poco

de su equipo de cómputo,

yo le recomendaría comprar

uno con pantalla táctil.

oriana: ay, lo táctil

me encanta, no hay nada mejor

que tocar y sentir

lo que uno quiere archivar

en su memoria.

diego: sí, y le recomendaría

un equipo pequeño.

oriana: ¿pequeño?

¿por qué pequeño?

¿no sería más divertido

uno grande?

diego: los equipos pequeños

son más fáciles de manejar.

y eso no quita que pueda ser

muy potente por dentro.

oriana: defíneme potente.

[ríe]

diego: eh, ¿obviamente estamos

hablado del equipo de cómputo,

verdad?

oriana: obviamente, obviamente.

¿y a ti te gustan los jueguitos?

diego: sí, sí, sí--

oriana: ¿sí?

diego: podemos pedir igual

que le instalen

el que a usted le guste.

el solitario, póker--

hay uno de unos caramelos

que juega mucho la gente--

oriana: a ver, diego, déjate

de boberías, ¿sí?

diego: por favor, no me ponga

en esta situación.

oriana: bueno, tampoco

te pongas así.

no te estoy pidiendo

que te cases conmigo, ¿no?

además te voy a decir algo,

yo soy muy feliz con mi esposo.

diego: ¿su esposo?

oriana: sí, mi esposo.

diego: mi jefe, que es mi jefe.

oriana: corrección, ahora

tu jefe es mi hijo,

y creo que por tu carrera

no te conviene

tener a su mamá mal.

o sea, que lo que más

te conviene es que su mamá

esté satisfecha y feliz, ¿ajá?

[música]

luz: ya ni la amuela

tu hermano, irse así con cara

de "fuchi" nada más porque

no se acuerda del "difuntito".

renata: pero si no se acuerda

¿por qué le llora?

luz: ¿cómo que por qué?

por educación,

por consideración, no sé.

tan si quiera poner cara

de perro triste.

estrella: doña luchita,

¿y el toño?

>> estrella, por el amor

de dios, sé discreta.

estrella: ay, pues, yo nada más

lo quería saludar porque, pues,

ya no trabaja con don fede.

>> nunca más, ¿oíste?

de hoy en adelante me voy

a procurar que lo salvemos

de la maldición de los modales

toda la noche, ¿oíste?

estrella: sí.

>> vámonos.

luna: [llora]

luz: ¿qué te pasa?

amelia: bienaventurados

los que se nos adelantan

porque ellos verán la gloria

de la flama divina.

[canta] ali baba, ali baba,

ali baba, ali baba, ali baba.

estrella: ¿ves? ¿luego dicen

que yo quiero molestar

al viudo y ya llegó esta

con su flama divina, loca.

luna: [llora]

renata: luis no llega,

¿dónde está?

valeria: me la pasé

demasiado bien.

luis: yo también,

más de lo que te imaginas.

valeria: oye, ¿y cuánto te debo?

[ríe]

luis: nada, ¿cómo crees?

hoy es gratis, nada.

valeria: ¿gratis?

luis: nada, nada.

valeria: no, luis, claro que no.

luis: no.

valeria: yo no me voy a hacer

la responsable de que no vayas

a nueva york, no.

agárrala, ya, agárrala, ¿sí?

toño: ¿es luis?

valeria: vete que me van

a regañar.

luis: sí, sí, ya me voy.

valeria: rápido.

ricardo, ¿qué haces?

toño: ¿eh?

ah, no, no, nada, nada.

a ver, oye, ¿por qué andas

tomando taxi, eh?

valeria: bueno, no sé,

tomé taxi, pero no le digas

a mi mamá, se va a enojar.

le dije que paola

me iba a traer.

toño: pues, sí, pero, vale,

no tienes que estar

tomando taxis.

dile a lo mejor a [indistinto]

que te lleve.

valeria: ni que te importara,

¿no?

toño: ¿cómo que no me importa?

pues, claro que me importa.

valeria: me--me parece raro.

toño: a ver, a ver, ¿por qué

va a ser raro que

un hermano mayor se preocupe

de su hermanita menor?

[resuella]

aquí estoy yo para echarte ojo,

porque hay mucho garañón, sí.

aquí estoy yo para, pues,

para vigilarte.

para ser tu tapadera

de vez en cuando porque, pues,

todos nos echamos una mentirita

en la vida, la verdad.

valeria: ¿tú también?

toño: mañana que estén

reunidos todos y hable

te vas a dar cuenta que sí.

bueno, ya me voy, eh.

que tengas bonito día.

adiós.

valeria: tú también.

amelia: encomendemos desde aquí

el alma de nuestro hermano

anselmo, porque supo vivir

una vida de virtud.

digo, dentro de lo que nosotros

sepamos, ¿verdad?

porque no nos consta

que no haya sido así.

y por eso fue llamado

a la gloriosa presencia

de la flama divina.

luna: ¡ay, anselmo!

yo te quería, anselmo.

[llora desconsoladamente]

todos: [lloran]

valeria: hola.

betty: hola.

trinidad: eh, señorita valeria.

vino su prima paola y me dijo

que le entregara sus cuadernos.

valeria: ah, muchas gracias,

trini.

oye, y me dijo que me iba

a dejar algo más,

pero ya no supe qué.

trinidad: ah, sí, sí, un abrazo.

valeria: ay, gracias, trini,

qué bonito tu abrazo.

trinidad: me dijo

que se lo diera harto fuerte.

pero la verdad es que

no me animo, no le vaya a pasar

a usted como a la vaquita.

valeria: ¿qué le pasó?

¿se asustó de un abrazo?

trinidad: tremendo "abrazote".

se estaba cruzando

con un animalote

al que le decíamos "el bulto".

y ahí quedo, asfixiada,

desparramada.

betty: ay, pobrecita, vaquita.

trinidad: ¿qué pobrecita?

le estaba poniendo los cuernos

a su buey.

valeria: ¿cómo? ¿pero no estabas

hablando de una vaca?

trinidad: no, no, "la vaquita"

era una señora a la

que le decíamos "la vaquita".

y, pues, estaba haciendo buey

a su marido con un panzón

que la mató.

¿quieres que te cuente

de "arrocita"?

valeria: ¿"arrocita"

es tu novia?

betty: mejor no pregunte,

señorita.

trinidad: mire qué bonita.

valeria: bueno, bye, trini.

¿me ibas a hacer juguito,

no betty?

betty: sí, ahorita te lo llevo.

trinidad: ¿qué? ¿no le gustó?

[música]

natalia: sí, amor,

ya estoy lista.

estaciónate detrás de mi coche

y yo ahorita bajo, ¿sale?

besos, damián.

[timbre]

ay, qué raro.

hola--

ricardo, mi amor.

toño: hola, mi natita chula.

este, tengo que hablar contigo.

por eso no me pude aguantar más,

y por eso vine.

natalia: me hubieras dicho

"ya voy de salida".

toño: sí, perdón, perdón.

pero hay algo muy importante

que tienes que saber de mí.

natalia: ¿y tiene que ser ahora?

toño: sí, sí, ahorita.

ahora o nunca.

¿me dejas pasar?

natalia: sí, claro, adelante.

pásale, sí, sí.

eh, ya sabes, estás en tu casa,

ponte cómodo, tómate algo.

no sé, yo ahorita vengo, eh.

que estaba hablando

con una persona.

no me tardo.

[>>] el número que usted marcó

está apagado o se encuentra

fuera del área de servicio.

natalia: ya, ya, le tuve

que decir a mi amiga

que no me espere.

toño: híjole, de veras

lo siento mucho, natita, eh.

pero es mejor haber echado

a perder tus planes, pero

es que sí es bien importantísimo

lo que te tengo que decir.

ven, siéntate, por favor.

natalia: ay, híjole, "chin".

espérate, me acabo de acordar

que tengo que hacer una cosa.

ahorita vengo, no me tardo.

pon musiquita si quieres, eh.

[resuella]

vamos, vamos, vamos rápido, eso.

ay.

don gollo.

gollo: diga.

natalia: ¿vio entrar

al licenciado fuentes?

gollo: sí, se acaba de ir

por el elevador.

natalia: ¿qué? no.

[resuella]

ay.

[timbre]

natalia: chale.

damián: ¿qué pasa?

natalia: ricardo está aquí.

mi amor.

toño: mi amor, ¿todo bien?

natalia: sí, sí, gracias.

toño: ven, pásale, ¿qué pasó?

¿por qué te fuiste

de repente así? así, este--

¿todo bien?

natalia: sí, es que--bien,

nada más que tuve que subir

por las escaleras.

toño: corazón, vienes echando

el bofe, parece que corriste

la maratón.

natalia: sí.

toño: sí, ¿pero por qué

o qué? ¿qué pasó?

natalia: no, es que,

se me olvidó que tenía

que avisarle a don gollo

que tenía que buscar a alguien

para que me limpiara el "depa"

antes de que acabara el turno.

y, pues, ya sabes como son

los elevadores, ¿no?

que siempre se descomponen.

toño: mira, hasta los tacones

te quitaste.

natalia: sí, sí, ¿verdad?

a ver, ahí nada más

falta el otro, espérame.

ricardo: fabiana, ¿estás bien?

fabiana: sí, solo necesitaba

salir a tomar un poco de aire.

ricardo: sí.

yo, la verdad, tampoco podía

estar ahí en ese velorio.

o sea, no me acuerdo ni quién

es el muerto.

fabiana: ¿sabes que, toño?

no puedo estar cerca de ti.

siento que me ahogo.

ricardo: ¿pero por qué

me dices eso?

fabiana: porque he tenido

muchos problemas últimamente,

y tú no me ayudas en nada.

ricardo: a ver, yo también

estoy pasando una etapa

muy difícil en mi vida, no es

fácil empezar todo de cero.

fabiana: ¿y crees

que mi embarazo

es fácil de sobrellevar?

ricardo: mira, fabiana, tal vez

no tenga muchas explicaciones

pero lo único que te puedo decir

es que es verdadero

lo que siento por ti.

fabiana: ¿cómo puedo confiar

en ti? no soy la primera mujer

a la que engañas.

ricardo: fabiana, de verdad,

me cuesta mucho trabajo,

mucho trabajo pensar

que yo era así antes.

pero te juro que ahora soy

otra persona, fabiana.

solo dame una oportunidad,

es lo único que te pido, ¿sí?

fabiana: me gustaría creer

todo esto, pues, sí.

ricardo: pues, créelo.

créelo, porque te quiero.

amelia: estoy diciendo palabras

iluminadoras de la flama

y me interrumpes.

edgar: no, si no quería

interrumpirte, solo que--

amelia: bueno, a ver, quítate.

¿qué te pasa?

edgar: nada, no me pasa nada.

¿por qué no vamos por--

amelia: oh.

flama divina, di que es mentira.

¡fabiana!

¿cómo es posible

que mi propia hija esté dando

un espectáculo lujurioso

en plena calle?

ricardo: a ver, señora, no creo

que se para tanto.

amelia: nadie te pidió

tu opinión, antonio.

edgar: amelia, por favor.

amelia: cállate, edgar.

digo, yo aprecio mucho

a tu madre, luchita lo sabe.

pero tú saliste a tu papá.

lujurioso, corrupto, disoluto.

ricardo: señora, yo no soy

ningún delincuente.

fabiana, hay que decirle

la verdad a tu mamá.

amelia: ¿qué verdad?

¿de qué verdad están hablando?

ricardo: señora, yo le voy

a decir que--

fabiana: que nosotros

nos amamos, ¿verdad, toño?

amelia: decir "nos amamos"

no significa hacer

las cosas bien.

a ver--

ricardo: señora, nada más

fue un beso.

amelia: ¿pues, qué querías?

¿fornicar, pecador, disoluto?

edgar: hija, toño, ¿ustedes dos

son novios?

fabiana: nos queremos, papá.

edgar: pues, me da mucho gusto,

hija, que estés enamorada.

amelia: deja de decir

estupideces, edgar.

¿que no sabes distinguir

entre el bien y el mal?

edgar: sé perfectamente

distinguir entre el bien

y el mal y me da mucho gusto

que nuestra hija esté enamorada.

amelia: a ver, fabiana,

vámonos para la casa, eh.

existe otra palabra muy

diferente para eso

y tú sabes cuál es.

y a usted no lo quiero

volver a ver cerca de mi hija.

porque si no la flama divina

dejará caer un rayo sobre usted

para siempre.

vámonos.

edgar: [susurrando] ¿son novios?

¿son novios?

toño: ¿segura estás bien,

chula? porque te noto

medio preocupada, eh.

natalia: sí, sí estoy

preocupada.

la verdad es que me duele mucho

que claudio te haya quitado

de la presidencia.

toño: pues, qué bueno

que toques ese tema porque--

[resuella]

porque, pues, eso tiene

una explicación, ¿verdad?

este--y, bueno, pues, yo por eso

vengo aquí para explicártela.

y más vale que después

de que te diga lo que te voy

a decir ahorita me sigas

queriendo, natita.

porque te lo juro que si no

soy capaz de aventarme

de la ventana

de tu departamento,

de aquí de tu cuarto.

natalia: ¿tan grave es?

toño: yo no soy quien tú

crees que soy, ¿sí?

yo no soy ricardo.

[música]

[música]

toño: oh, ¿estás lista?

natalia: sí.

toño: qué bueno, porque yo no.

¿me regalas tantito del tuyo?

natalia: sí, claro.

toño: perdón, eh.

perdón, es que tengo

que agarrar valor

para explicarte

lo que te voy a explicar.

natalia: pero es que tú

no tienes que explicarme nada,

mi amor--

toño: no--

natalia: tú escúchame bien,

tienes que ser fuerte,

no te puede dar

otra crisis nerviosa.

toño: a ver, escúchame,

natita, es que yo no soy

el ricardo del que tú

te enamoraste, ¿sí?

natalia: pues, sí tienes razón,

no eres el mismo.

toño: no, es que no me estás

entendiendo.

a ver--

a ver, yo soy otro, ¿sí?

soy otro, o sea, yo no tengo

nada que ver con claudio.

ni con su familia,

ni con la empresa,

ni con las acciones,

ni con la bolsa.

la única bolsa que yo conozco

es la del mandado, por eso

siempre la ando regando,

¿verdad?

pero te digo algo, me vale.

la verdad, me vale gorro

porque ha valido la pena.

lo único que ha valido la pena

en todo este tiempo es haberte

conocido a ti, natita.

es haberme enamorado de ti,

mi natita chula.

natalia: yo también te quiero,

ricardo.

pero me preocupa mucho

verte así, que te niegues

a ti mismo así, de esta manera.

toño: a ver, o sea,

¿te acuerdas que yo te había

dicho que había dos

ricardos, verdad? el de antes

y el de ahora, o sea,

el que ves aquí en frente de ti.

natalia: sí, y me preguntaste

a cuál de los dos prefería.

toño: ándale, exacto.

ya estamos en lo mismo, ok.

entonces para lo que estoy aquí

es para decirte que, o sea,

que tú te enamoraste

del ricardo, del otro ricardo.

y que ya te olvides de él.

que ahora te enamores

del nuevo ricardo, o sea,

del mío porque--

natalia: si querías

que te dijera cuál de los dos

prefiero, ya te respondí.

pero si quieres

te lo vuelvo a repetir.

toño: ¿estás segura

que es a mí al que quieres?

natalia: sí.

edgar: amelia, no seas

tan drástica.

si fabiana dice que están

enamorados es porque debe

de ser cierto.

amelia: el demonio tiene

muchos caminos, es muy astuto.

nos hace creer que estamos

enamorados para desviarnos

de la senda del bien.

mira qué pálida está.

es por la misma vergüenza.

edgar: a ver, a ver, ya,

por favor, por favor, mujer.

escúchame, se merecen

otra oportunidad.

¿qué tal si de verdad

están enamorados, eh?

amelia: solo hay una manera

de que yo pueda creer

que toño sí te está

tomando en serio, fabiana.

fabiana: ¿cómo?

amelia: que se convierta

a la flama divina

y pida perdón por sus pecados

y sus faltas.

fabiana: [tose]

edgar: hija, hija, ¿qué pasa?

amelia: es el demonio.

hay que pedirle

que se convierta,

es un pecador.

edgar: ay, dios mío.

estrella: yo creo que mejor

ya nos vamos, vente.

ya [indistinto] fue

por la camioneta, ¿y qué tal

que nos dejen aquí encerradas

con el muertito?

no, no, vamonos.

luna: no, no, hermana,

es que yo no puedo dejarlo

después de lo que le hice aquí,

pues, solo.

estrella: hermana, que tú

no le hiciste nada.

luna: yo no quería matarte,

anselmo, te lo juro que yo

no quería matarte.

yo te lo dije, yo te lo dije.

estrella: cállate

que te van a oír, es una locura

lo que estás diciendo.

luna: es que soy una asesina.

una noche antes

de que se lo llevara la muerte,

pues, yo estuve ahí con él.

estrella: ¿cómo? ¿o sea que

lo que dijiste fueron mentiras,

cuando me dijiste que te ibas

al show de mujeres

y te fuiste con él?

no manches.

ya viene la parca por él.

ay, no, ¿qué es ese ruido?

ambas: ¡ay, córrele córrele,

vámonos!

luna: espérate.

luz: es que ahorita a tu hermano

no hay que entenderlo,

hay que comprenderlo nada más.

ojalá que le den

ese mentado trabajo.

renata: pues, sí.

no sé, el que también anda

bien raro es el luis, ma.

luz: ¿por?

renata: no sé, anda ausente,

no me contesta el celular.

luz: ay, mi hija, no te pongas

paranoica, igual es mucha chamba

la que tiene y ya.

renata: no, antes

no le importaba.

aunque sea por un ratito

dejaba la chamba

con tal de verme.

germán: pues, ya llevan

un ratito, ¿no?

creo que ya deberían pasar así

como al siguiente paso, ¿no?

y ya, pues, que se casen.

renata: no, ¿qué te pasó?

germán: ¿qué tiene? se quieren,

¿no? ¿qué tiene?

renata: no, el luis ni siquiera

ha juntado para comprarse

su coche.

aparte él se quiere ir

a nueva york, pues, porque allá

pagan los taxis muy bien

y no se qué.

hasta yo me iba.

germán: está bien, mira.

renata: ya me voy a chambear.

¿te retiro, ma, sí?

luz: ay, gracias, mi hija,

gracias.

renata: ¿qué? ¿te vas conmigo?

luz: sí.

germán: no, yo aquí me quedo

para ayudar a tu mamá

con los dulces.

luz: no, yo que tú me iría y--

germán: ah, pues, aquí

un ratito, ¿no?

para que no se vaya a--

renata: ya me voy.

germán: bien.

renata: te amo.

luz: ¿tú no te vas

a lavar los dientes?

renata: no.

luz: eres una cochina.

renata: ahí nos vemos, vale.

germán: ándate.

luz: te veo al rato.

germán: tiene buen puño.

luz: sí.

te habieras ido con ella,

germán.

germán: no, no.

luz: te estoy diciendo

que el bacalao tiene gente

que me está espiando.

germán: a mí me vale, eh.

luz: no, germán, porque

el bacalao es mi marido, no tú.

germán: pues, no.

luz: ¿tú por qué crees

que me mandó el dinero, a ver?

me lo mandó porque

era una indirecta diciendo

"yo me encargo de usted,

yo soy su marido".

eso es lo que me está

tratando de decir.

germán: regréseselo,

regréseselo, y ya no pasa nada.

luz: pero, pues, no.

hay que hacernos a la idea

de que nosotros dos

nos tenemos que separar.

nos tenemos que separar.

y empiezo yo por quitarme

de aquí, porque si no

le voy a dar un beso.

[música]

amelia: y encontramos

a tu hermana haciendo

cosas impúdicas en plena calle.

fabiana: pero si solo fue

un beso, mamá.

amelia: ah, pues, ¿qué más

querías?

fabiana: ¿y tú no besas

a mi papá? ¿o qué?

¿nos vas a decir que adán y yo

somos obra del espíritu santo?

amelia: es muy distinto,

porque yo estoy casada

con tu papá.

y la flama divina me libre

de verte casada con el impúdico

de toño.

adán: mamá, la verdad

es que toño ha cambiado mucho

desde que perdió la memoria.

hasta parece mejorado, no sé.

amelia: no me contradigas.

si la flama divina

clarito está diciendo

que es una bala perdida

antonio, es una bala perdida.

fabiana: pues, esa bala perdida

me dio en el corazón, mamá.

y no la puedo sacar

así como así, porque si no

me desgarro.

amelia: ay, nada más

eso me faltaba.

hijo, es tu oportunidad

de ser pastor y exorcizar

el espíritu "toñesco"

del cuerpo de tu hermana.

adán: sí, mamá.

amelia: flama, ilumínalo.

y después de exorcizar

a tu hermana lavas los trastes,

porque te tocan a ti.

adán: [titubea]

flama divi--no, no, no.

fabiana: ándale, si me sacas,

el espíritu "toñesco",

le voy a decir a mi mamá

que hablas a escondidas

con tina.

adán: [solloza]

mira, vamos a hacer algo, ¿sí?

mira, vamos a hacer

como que yo te exorcizo

en tu cuarto y tú

me sigues la onda.

nada más es para quedar bien

con mi mamá, ¿va?

fabiana: ¿y tú lavas

mis trastes?

ándale.

adán: [chista]

padre nuestro, expulsa

de este cuerpo inocente

al espíritu "toñesco".

oriana: estoy muy orgullosa

de ti, por fin

lograste lo que querías,

señor presidente.

damián: y lo que tú soñabas,

¿verdad?

oriana: ahora lo que tienes

que hacer es demostrarle

a claudio que no solamente

eres mejor ejecutivo

que ricardo, si no que también

mejor hijo, y más adelante,

mejor heredero.

damián: pues, yo creo que sí,

mamá, porque como yo lo veo,

pues, soy la única esperanza

que nos quedemos con algo

del dinero, sí.

mientras tú no te cases

con claudio, ¿sabes

lo que deberías de hacer?

oriana: ¿qué?

damián: te deberías dedicar

de localizar a mi papá

y asegurarte de tener--

espera.

valeria: ¿qué? ¿qué pasó?

¿de qué estaban hablando?

¿todo bien?

ni me contesten, ya,

siempre es lo mismo,

nunca me responden

y me meten en sus cosas.

oriana: a ver, valeria,

en vez de estarte metiendo

en lo que no te incumbe,

¿por qué no te dedicas

a estudiar, eh?

por cierto, ¿qué carrera

estás estudiando?

valeria: mamá, ¿es neta?

¿estoy en segundo semestre

y no sabes qué estudio?

damián: mamá--

oriana: no has dicho.

damián: mi hermana está

estudiando algo muy importante.

oriana: ¿sí?

damián: algo relacionado

con la "vaquita marina", eh,

orgánico inorgánico--

oriana: ya.

valeria: ecología sustentable.

oriana: ya.

valeria: de verdad es que no

les importo nada, o sea,

les doy igual.

oriana: ay, ya, valeria,

no seas dramática.

mira, ¿qué importa lo que estás

estudiando? lo importante

es que encuentres

el hombre ideal

para que te cases

y te de una buena vida.

como la que te he dado yo, ¿ajá?

valeria: mami, además

ni siquiera sé

si me voy a casar.

oriana: ¿eh?

valeria: ¿pero sabes qué si sé?

que no voy a estudiar

"licenciatura en mantenida".

oriana: ¿licencia--

¿esa licenciatura deja dinero?

¿eh?

toño: si supieras, mi chula,

que hoy descubrí por primera vez

lo que es hacer el amor.

[alarma]

¿qué pasó?

natalia: nos quedamos dormidos.

toño: [suspira]

¿y qué?

yo ya soy desempleado.

natalia: [ríe]

y sí, pero yo no.

ya me tengo que ir.

toño: chula, yo me quedaría

aquí para siempre.

¿y si te quedas conmigo?

natalia: no puedo ser

tan irresponsable.

¿damián?

toño: ¿qué? ¿qué pasa con él

o qué?

natalia: que--que quedé de ir

a trabajar temprano hoy

para ayudarlo, que hoy día

tiene más trabajo.

toño: pues, sí, pero le dices

que estás conmigo y ya, ¿no?

natalia: anoche te volvió

a dar otra de tus crisis.

decías una y otra vez

que no eras ricardo.

toño: [suspira]

sí, ¿verdad? pues, ya ves.

ya ves cómo de repente me dan

y--se van y regresan.

y luego empiezo a decir

puras babosadas.

natalia: escúchame.

a pesar de todas tus crisis

y de las locuras que dices

cuando estás así, yo te amo.

toño: ay, natita chula,

¿te digo algo?

natalia: sí.

toño: lo que pasó entre nosotros

es lo más hermoso

que me ha pasado en mi vida.

natalia: amaneciste

muy sentimental.

toño: sí.

oye, ¿y lo que dijiste anoche

de que me amabas,

sí fue cierto, verdad?

o sea, porque no me lo dijiste

nada más porque te daba lastima.

natalia: no.

si te dije que prefiero

al nuevo ricardo,

es porque es cierto, ¿ajá?

anoche lo confirmé.

damián: es importantísima,

tiene doctorado.

oriana: ¿sí?

damián: tiene materias

importantes como basuritas uno,

basuritas dos--

oriana: ya, pues--

¿qué le pasa?

valeria: claudio, oye,

siento mucho lo de la pérdida

millonaria, de verdad.

claudio: gracias, vale,

ni me lo recuerdes.

valeria: todo va a ser--

oriana: oye, mi amor, ven, ven.

se te va a enfriar el desayuno.

oye, no quiero verte

preocupado para nada,

porque ahora que damián

va a estar al frente de todo

vas a ver que la compañía

se va a recuperar.

damián: bueno, al menos yo

me siento seguro al respecto.

y me voy temprano, porque

tengo que dar buen ejemplo

desde la presidencia.

así tiene que ser.

oriana: haces bien.

claudio: ¿ricardo no ha bajado?

valeria: ah, no durmió anoche

en casa.

damián: ¿es en serio?

¿escucharon, eh?

es que es el colmo, es el colmo.

ayer ricardo pierde millones

de dólares y hoy ni siquiera

llega a dormir.

¿qué? ¿estaba festejando o qué?

me voy a trabajar.

oriana: de verdad, qué pena

para contigo, amor.

de verdad.

¿quieres [indistinto], quieres?

>> adelante.

benjamín: fíjese que pasé

por el departamento

de contabilidad y me pidieron

que le entregara estos balances,

licenciadita.

>> gracias, crucita.

por lo visto no han querido

darle la mala noticia.

benjamín: ¿no me diga que vamos

a trabajar codo con codo?

>> no sea igualado, eso no.

hablo de que se quedó

sin trabajo.

en este momento están buscando

quién lo supla.

benjamín: ¿eh?

no, no, pero don claudio

despidió a don ricardo, a mí no.

>> pues, se lo digo yo.

se le cayeron sus alas

de "mariposo".

benjamín: pues, hasta

que no haya una carta de despido

ahí en mi escritorio

de mi oficina,

no me voy a dar por muerto, eh.

natalia: ay, ven, córrele,

hay que apurarnos.

toño: sí, sí, tranquila.

ay, pues, que te espere,

tú eres patrona.

natalia: ¿qué? es la primera vez

que me quedo dormida

para venir a trabajar.

toño: ay, no pasa nada, hombre.

oye, ¿no sientes que vienes

flotando así como yo

después de la noche de anoche?

natalia: ay.

toño: porque siento que vengo

así como en las nubes.

oye, ¿para qué estará

toda esta gente aquí?

natalia: pues, no sé.

yo creo que quedó

un puesto vacante.

sí, porque aquí los forman

siempre que vienen

los estudiantes de entrevista.

toño: ¿ah, sí?

natalia: ajá.

toño: qué padre que todos

quieran venir a trabajar

a nuestra empresa, ¿no?

natalia: pues, sí, qué orgullo.

toño: qué orgullo,

la verdad que sí.

buenos días.

Cargando Playlist...