null: nullpx
Cargando Video...

Como Tú No Hay 2 Capítulo 6

5 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

[música]

>> ¿cuánto te debo?

>> 800 pesos,

porque fue un servicio especial.

por el tiempo.

>> quédate con el cambio.

¿estás enojado?

no dijiste una sola palabra

en todo el camino.

>> no me gusta que jueguen

conmigo.

si buscas que alguien te quiera,

debes de poner de tu parte,

en vez de burlarte de los demás.

¿te importa?

>> toño, ey, toño.

espérate.

ricardo: voy a cambiarme.

>> espérate.

en el pecado y en la penitencia,

carnal.

te quiero preguntar,

¿nos vimos o no nos vimos

anoche?

ricardo: ¿estás bien, daniel?

sí nos vimos.

pero a la tarde y no a la noche.

y por cierto, me comentaste

ahí un par de cosas medio

desagradables.

a ver, yo te voy a decir

una cosa.

yo no quiero enemistarme contigo

por lo de estrella.

daniel: está bien.

>> ¡toño!

daniel: uh, ahí te va...

>> tarde, ¿no?

pero sin sueño.

ricardo: perdón, don fede.

fui a ver a mi psiquiatra

y además fui al reclusorio

a ver a mi padre.

federico: ah, ¿sí?

y debe haber sido muy emotivo

el reencuentro con tu padre,

¿no?

ricardo: bueno, emotivo

no es la palabra que yo usaría

para lo que sucedió.

federico: escúchame una cosa.

tienes un solo minuto

para que llenes cuatro mesas,

¿se entendió?

cuatro mesas.

ricardo: don fede, usted

no me contrató a mí

como gerente de marketing.

federico: 28, 27, 26, 24,

22, 21.

[llaman a la puerta]

natalia: ¿qué pasa?

toño: [tararea]

[aplausos]

natalia: [ríe]

toño: te ves más bonita.

>> mariana, ¿le puedes

llevar el pedido a fede?

mariana: sí, claro.

luchita: hola, bonita.

>> ¿qué pasó, mi señora linda?

me tienes bien preocupado.

luchita: tengo el alma

en un hilo.

>> ¿qué pasó?

luchita: mira, no te va a gustar

nada lo que te voy a decir,

pero créeme, germán,

que me duele mucho más a mí

decir esto.

vas a tener que irte de la casa.

germán: ¿qué? ¿por qué?

luchita: por tu seguridad,

porque me da mucho miedo

que te vaya a pasar algo.

llevé a toño a ver a félix

a la cárcel y me dio a entender

que hay alguien aquí afuera

que me está vigilando.

estoy segura que sospecha

que tengo una relación.

ricardo: usted, joven,

¿quisiera pasar?

mire, del lado derecho

tenemos el mejor mole del lugar.

señora, buenas tardes,

¿quiere pasar a probar

nuestro mole?

estrella: oye, ¿sigues enojado

conmigo mi "amorchito"?

ricardo: yo no estoy enojado

contigo.

estrella: andabas nervioso,

¿verdad?

sí te noté.

no te preocupes, te perdono.

igual y nos vemos a la salida.

federico: toño, si te la pasas

noviando con el enemigo,

no van a entrar clientes.

ricardo: perdón, pero yo

no estoy noviando con nadie.

federico: yo te vi.

te acabo de ver.

así que empieza a cantar

para que venga gente.

cante, cante.

ricardo: perdón, pero yo

no voy a cantar, ¿eh?

federico: ¿cómo que no va

a cantar si está contratado

para cantar?

así que empieza a cantar.

el solecito, el pescadito.

a cantar, vamos.

ricardo: a ver, ya le dije

que yo no voy a cantar.

no sé cantar, o por lo menos

no me acuerdo cómo lo hacía.

federico: ¿no te acuerdas?

ah, entonces entró el fenómeno

amnesia ahora.

o cantas o estás despedido,

¿me entendiste?

ricardo: a ver, usted

me contrató como mesero,

no como cantante.

yo no tengo niguna obligación

laboral para estar cantando

y traerle clientes.

federico: ¿adónde vas?

¿qué vas a hacer?

ricardo: me voy yo

por mi propia cuenta.

renuncio.

federico: ey, "please, wait".

"please, wait".

natalia: no tenía ni idea

de que sabías hacer malabares.

de verdad me sorprendiste.

yo no te creí capaz

de hacer algo así.

toño: haría cualquier locura

por ti.

siempre, natita, siempre,

escucha bien, te voy a llenar

de detalles con tal de verte

feliz.

natalia: ay, gracias,

pero ya no son necesarios,

ya me siento mucho mejor.

perdóname por cómo te traté

hace rato.

si yo estaba así,

no era tu culpa.

toño: ¿entonces por qué fue?

ay, no, perdón, digo,

tampoco es necesario

que me digas,

yo entiendo.

igual y te agarré

en esos diez minutos

de mal genio que tiene una mujer

cada media hora.

ambos: [ríen]

natalia: ay, vas a ver, ¿eh?

toño: ¿ves cómo te ves?

me encanta verte sonreír,

natita.

natalia: ricardo, es que mira,

yo--

[ríe] perdóname,

es que he estado viviendo

un remolino de emociones

desde que la boda se canceló

y luego tú con este cambio

de personalidad, no sé.

yo he estado muy confundida.

y tenía muchas ganas de llorar

y desahogarme.

toño: ay, perdóname,

entonces sí fue mi culpa.

de verdad,

te pido que me perdones

y quiero que sepas que lo más

importante que tengo en mi vida

eres tú.

daniel: carnal, ¿adónde vas?

no te puedes ir así si te vas

de aquí.

no sabes hacer nada más.

ricardo: la decisión

ya está tomada.

dame permiso.

daniel: si quieres,

yo te enseño a cantar.

♪ ma, me, mi, mo, mu ♪

es más, ahorita que agarremos

la guitarra, te van a salir

las canciones bonitas--

ricardo: daniel, por favor.

es inútil que me estés

convenciendo.

la decisión es irrevocable.

estrella: sí, mi amor,

yo te apoyo,

está muy bien.

de hecho, es "inrrenvoncable".

federico: ¡te vas!

no te quiero ver más.

desaparece, desaparece.

>> es que no, no puede ser,

federico.

no puede ser

que trate a sus empleados

como si fueran sus esclavos.

además, toño

es muy buen muchacho.

estrella: sí, es muy,

muy buen muchacho.

>> estrellita, vámonos de aquí.

daniel: ¿tú qué tienes que hacer

aquí?

estrella: ¿tú qué, metiche?

yo tenía que apoyar a mi amor.

federico: toño,

quiero que te vayas,

no eres un buen muchacho,

eso es mentira.

¡te vas!

ricardo: el que se quiere ir

de este lugar soy yo,

así que con permiso.

suéltame.

federico: [habla inglés]

germán: ah, no se preocupe,

el bacalao no va a hacer nada,

es bien hocicón, hombre.

germán: en ese caso, que venga.

yo me sé defender solo.

¿sabe qué?

no voy a permitir que le haga

nada a usted.

primero tiene que pasar

sobre mi cadáver.

luchita: no, sobre su cadáver

no.

mariana: ¡germán!

doña luchita.

se armó una bronca

en el restaurante del fede

con el toño.

luchita: ay, no, toño.

pero, ay, ¿entonces ahora

dónde vas a conseguir trabajo,

toño?

ricardo: no, no te preocupes,

yo sé que voy a encontrar algo.

luchita: no, a ver, este,

¿cómo no me voy a preocupar?

si entre lo que ganas tú,

lo que gana la niña

y lo que gano yo no nos alcanza,

¿cómo le vamos a hacer?

ricardo: yo sé que soy capaz

de hacer cosas más importantes.

que estoy capacitado

para actuar correctamente

en época de crisis.

luchita: toñito, tú no estás

capacitado pa' nada, m'hijo.

si no acabaste ni la prepa.

ni siquiera tienes

una carrera técnica, vamos.

ricardo: a ver, yo sé que hoy

no fue un día fácil, yo lo sé,

pero vamos a salir de esta.

>> ay, claro que vamos

a salir de esta.

faltaba menos, ¿no?

luchita: de eso no te preocupes,

digo, no será la primera vez

que le echamos agua

a los frijoles.

>> [hombre] no debes tomar

decisiones sin consultarlo

conmigo primero.

te lo he dicho miles de veces.

luchita: toño,

toño.

toño.

ricardo: perdón, de repente,

no sé, recordé a alguien

que me estaba reprendiendo

de una manera muy injusta

y severa.

luchita: es tu papá.

él siempre fue severo

y muy injusto contigo.

te quería corregir

siempre a golpes, mi amor,

yo creo que es eso.

ricardo: sí, tal vez sea eso.

[suspira]

¿me pueden dar un abrazo?

>> ay, faltaba menos, ven acá.

toño: ah, ah.

si quieren, no con tanto cariño.

>> mira nomás, carnal.

mitad de pollo, mitad de chori.

[suspira]

pero pues, come,

si son las que decías

que te alivianaban acá

cuando andabas bien depre.

ricardo: no, es que no estoy

depre, no estoy deprimido.

estoy preocupado.

no tengo estudios de nada,

soy un ignorante.

>> pues, ¿no será que andas

así más bien como, pues, triste,

no, de que fuiste a ver a mi apá

ahí al bote?

digo, la verdad, se siente

bien gacho, pues, verlo ahí...

sí era depre.

ricardo: oye, me dijo la

señora--bueno, me dijo mi mamá

que tú lo quieres mucho,

¿verdad?

>> un resto.

ricardo: perdón

por lo que te voy a decir,

pero cuando lo fui a ver

no me pareció muy buena persona.

>> mm, no es malo,

mi apá no es malo.

yo creo que ha tenido

mala suerte.

digo, por algo le dicen

el bacalao.

porque está bien salado

y todo le sale mal y así.

ricardo: pero la suerte

es para los tontos.

o sea, la vida no se trata

de levantar una moneda al aire

y tomar decisiones.

hay que pensar antes de actuar

y asumir las consecuencias

de tus actos.

>> [ríe]

ya.

aparte de la amnesia ya te salió

lo filósofo, ¿o qué?

mi papá también me daba

un chorro de consejos.

digo, no tan bueno

como los tuyos,

pero sí me gusta escucharlo.

ricardo: oye, ¿y tú

lo visitabas muy seguido?

>> sí, sí.

yo no soy como tú

que ahí dejarlo en el saco

del olvido, pues, no.

se siente bien gacho.

ricardo: bueno, pero si antes

yo no lo veía, ha de haber sido

por algo, ¿no crees?

oye, y hablando del saco

del olvido, como dices,

¿no conocerás a una persona

que se llame dora?

>> ¿dora?

como dora la exploradora.

[ríe]

yo la veía de chiquita.

no, hablando en serio, no.

pero ¿por qué o qué?

ricardo: o sea, la vi

y sentí como que la conocía

de algún lado,

pero no me acuerdo de dónde.

>> pues, ha de haber sido

alguna de tus novias, ¿no?

has tenido un chorro.

ricardo: no, no es eso.

es...

no sé, yo creo que si la llego

a ver y le llego a preguntar

de mí, a lo mejor ella sabe

más de mi vida que yo mismo.

[teléfono]

>> sí, restaurante rapsodia

molera, a sus órdenes.

toño: bueno,

¿puedo hablar con el toño?

>> el toño ya no trabaja aquí,

renunció hoy.

o lo renunciaron, sepa dios.

toño: o sea que me quedé

sin chamba.

oiga, ¿me puede pasar a dani?

>> ay, claro que sí,

espéreme tantito.

¡daniel!

[chifla]

daniel: ¿qué pasó?

¿qué hubo? ¿quién chifla?

bueno, ¿quién es?

toño: soy yo, mi dani, el toño.

el toñazo.

oye, ¿qué tal la crudita

realidad?

híjole, ya me imagino el tufo

que has de traer y tus ojitos

de gígama con chile.

daniel: oh, tú me quieres volver

loco, hijo.

hace rato me dijiste

que no me habías visto.

toño: ah, es que ya sabes

cómo es eso de la amnesia, ¿va?

a veces se te olvidan las cosas,

a veces te acuerdas.

daniel: ah, bueno, ¿y qué?

¿ya te arrepentiste de haber

renunciado?

[tono]

toño: dani, da--

así que mi clon

perdió la chamba.

no se puede

ser tan irresponsable.

[chista] ahora le voy

a tener que mandar dinero

a mi mamá.

[música]

[música]

ricardo: fabiana,

tenemos que hablar, por favor.

o sea, acepto que no tuve

el tacto suficiente

para preguntarte lo del niño,

pero tampoco me ignores.

fabiana: tú eres como eres,

toño, y yo debería estar

muy acostumbrada a todo esto.

ricardo: o sea, discúlpame,

sí fue una estupidez muy grande

lo que te dije.

fabiana: el hecho de que estés

amnésico no significa

que me puedas tratar

como una cualquiera.

ricardo: perdón, es que es

la única forma que tengo

de saber, preguntando.

fabiana: es que hay preguntas

y preguntas, toño.

ricardo: ya te dije

que lo siento y también te digo

que voy a responder

por ese hijo que esperas.

fabiana: shh, no quiero

que respondas.

no necesito tu caridad.

ricardo: no se trata de caridad,

se trata de que no quiero

que me dejes fuera

de algo tan importante

como criar un hijo.

fabiana: para mí no es

suficiente motivo.

ricardo: fabiana, tal vez,

no tengo pasado,

pero sí tengo futuro.

y quiero que ese futuro

sea contigo y con nuestro hijo.

fabiana: ¿y qué pasa

si recuperas la memoria?

ricardo: ¿a qué te refieres?

fabiana: ¿quieres

que te espere en la casa,

después de tus fiestotas

con tus amigotas?

¿eso es lo que quieres,

que yo sea un segundo plano

en tu vida siempre?

toño: es que ni siquiera sé

si voy a recuperar la memoria

o no.

además, yo siento que ya no soy

ese hombre que era antes,

ese mujeriego irresponsable.

fabiana: en eso tienes razón,

ya no eres el mismo.

pero tampoco sé quién eres.

no sé si eres mejor o peor

persona.

ricardo: bueno, por lo menos

acéptame por lo que soy ahora,

no por el que era antes.

fabiana: ¿sabes qué?

en lugar de estar dándole

tantas vueltas al asunto,

si no recuperas la memoria,

no quiero que estés conmigo

a la fuerza.

y si la recuperas,

no quiero que tú seas

el ejemplo de mi hijo.

¿por qué no venías a comer?

¿dónde estabas?

valeria, te estoy hablando.

valeria: ay, mamá, si de verdad

te importara, te lo diría.

pero como sé que no te importa,

voy a decir

que me fui a dar una vuelta

y ahora voy a mi cuarto.

¿algo más?

>> ¿con quién crees que estás

hablando?

valeria: contigo, mamá.

yo no veo a nadie más aquí.

¿tú sí?

>> ay, ahora eres graciosa, ¿no?

cuidado con ese tono,

que soy tu madre.

valeria: sí, mamá,

una madre que jamás

se ha preocupado por mí.

una madre que cuando le quiero

contar algo, no me pela.

una madre que cuando quiero

hacer algo con ella,

tampoco me pela.

tú misma te has encargado

de que yo no cuente contigo

ni te cuente mis cosas.

>> no me vengas

con esos reproches ahora.

gracias a la relación

que tengo con claudio,

vives como una reina.

¿quieres fastidiar a alguien?

muy bien, llama a tu padre.

búscalo, a ver si lo encuentras.

valeria: para mí, mi único padre

es claudio.

pero él sí tiene que trabajar.

no como tú.

>> es inútil hablar contigo.

eres igual de terca y cerrada--

valeria: que mi padre.

>> la flama divina,

en su artículo 903 dicta

que todo gusto por una mujer

ajena a la flama divina

debe ser desechado.

cualquier feligrés que aspire

al matrimonio

debe hacerlo con alguien

que comparta su fe.

>> mamá, ¿no se te hace un poco

exagerado eso?

digo, nomás hay tres mujeres

en la flama divina.

>> pastorcito,

cuando tú te quieras casar,

ya vamos a ser al menos ocho

feligreses.

>> bueno, mujer, yo no creo

que él resista tanto.

acuérdate cómo era yo a su edad.

ahí para que veas.

una flama ardiente, ¿o no?

>> édgar, por favor.

no le metas ideas al niño.

édgar: pero ¿cuáles ideas,

mujer?

es la madre naturaleza,

es la hormona, la "hormonidad".

así, a lo derecho, a lo macho.

¿a poco no has sentido

deseos pecaminosos?

>> édgar, hormona mata neurona.

édgar: pero ¿de qué te espantas,

mujer?

acuérdate de cómo los trajimos

al mundo.

>> voy por el café.

édgar: hijo, si tú hubieras

conocido a tu madre de joven...

era la envidia del resto.

era la mujer más--

>> papá, por favor, ya,

ya estuvo.

>> ¿quieren que les corte

pastel?

édgar: ay, yo sí, pero se me

antoja como que nos lo comamos

tú y yo solos.

>> ay, ya, por favor, no quiero

saber nada yo de bollos

ni retazos...

>> ¿qué le pasa a adán?

édgar: no, pues,

¿qué le va a pasar?

no puede con la idea

de que su madre sea la mujer

más sexy y bella

de todo el mundo.

a propósito, vamos a hacer

travesuras aquí a la cocina.

>> no.

édgar: ahorita tenemos

un ratito.

>> no, édgar, no.

yo soy misionera.

tengo otras cosas que hacer.

¿qué hace ahí, anselmo?

anselmo: nada, nada, aquí,

disfrutando de tan hermoso

paisaje.

anselmo: espero que no sea

pecado contemplar su belleza.

>> ay, anselmito, ¿por qué mejor

no le pone pa' su casa,

si ya es rete tarde?

anselmo: no, pues, allá nadie

me espera.

y desde que murió mi mujer,

prefiero pasármela aquí,

cerquita de usted.

además, ya una vez estuvo

a punto de darme el sí.

¿por qué por lo menos

no me acepta una invitación

a salir?

>> ay, anselmito, pues, que no

vayas a decir

que soy una apretada,

pero es que de veras de veras

si yo te contara...

tengo mis razones.

anselmo: ¿sabe qué?

por uno de sus besos,

yo sería capaz de matar

si me lo pide.

bueno, hasta sería capaz

de comer en el restaurante

de don fede.

[ríe]

>> no, pues, tampoco.

anselmo: ¿qué me dice?

¿nos juntamos los dos

esta noche?

>> este, pero pa'cenar,

¿o qué onda?

anselmo: para lo que usted

mande.

yo soy bien obediente.

>> ay, papantla,

¿tus hijos vuelan o qué?

toño: ¿puedo pasar

o me vas a aventar de pelotazos?

natalia: ya pasaste.

no.

siempre eres bienvenido.

y perdón, te prometo que ya

no te vuelvo a aventar

una pelota,

a menos que te quiera ver

de payasito de crucero.

ambos: [ríen]

toño: oye, estaba pensando

que si me aceptas una invitación

esta noche, para ir a...

te quiero llevar a un karaoke.

pa' que me escuches cantar.

no sabes,

canto como un potrillo.

hasta ya te compuse una canción,

mira.

♪ qué bonita, mi natita,

qué bonita ♪

canto bien padre,

te puedo cantar

muchas canciones.

natalia: sí, híjole,

me encantaría, pero de verdad

he tenido un día muy complicado,

ya lo sabes.

prefiero irme a descansar.

¿lo dejamos para otra ocasión?

toño: bueno, como quieras.

oye, bueno, pero aunque sea

déjame acompañarte

hasta las puertas

de tu departamento.

natalia: no, de hecho ya pedí

el coche y ya está a punto

de llegar.

de verdad, muchas gracias.

toño: ¿en serio?

bueno.

natalia: te voy a decir

la verdad.

es que me voy a escapar

a la estética.

la verdad es que me encanta

relajarme y, bueno, me va

a dejar más bonita pa'ti.

toño: ¿más bonita?

pero eso ya no se puede.

sería gula.

ambos: [ríen]

natalia: ya me tengo que ir.

hasta mañana.

toño: hasta mañana.

federico: [chista]

hola, solecito.

¿querías hablar conmigo?

>> solo y si me hace usted

el favor, sí, quiero proponerle

un negocio.

federico: ah, te quieres asociar

conmigo, por fin.

>> [ríe]

¿de qué está usted hablando?

federico: ah, ¿no?

imagínese nada más y nada menos

que nuestros negocios asociados.

fede y sol.

between us.

millonarios, ¿qué le parece?

>> una tontería del tamaño

de una catedral.

sea usted honesto, fede,

si las cosas siguen como están,

usted y su negocio van directo

a la banca.

federico: ah, ¿sí?

¿y qué me quiere proponer?

>> quiero comprarle su local.

¿cuánto está pidiendo por él?

natalia: hola.

damián: pensé que ya no ibas

a venir.

natalia: ay, es que estaba

adelantando trabajo para mañana.

vamos.

>> ¡damián, mi amor!

¿te ibas sin mí?

¿tú también andas sin coche,

amiga?

natalia: ay, sí, es que en

la mañana me trajo ricardo.

¿por qué?

>> nada es que damián

se quedó a dormir conmigo

y llegamos juntos.

mi amor, ¿qué te parece

si la llevamos a su casa

y vamos a cenar?

¿o quieres ir con nosotros?

natalia: ay, no, ¿cómo crees?

yo, de hecho, ya pedí un coche.

gracias.

damián: eh, ¿segura?

natalia: sí, de verdad,

por favor, váyanse.

disfruten mucho,

nos vemos mañana.

>> haremos un brindis

a tu salud.

corazón, ¿adónde nos vamos

a ir?

>> ¿qué dice?

¿acepta mi oferta?

federico: jamás me he sentido

tan ofendido.

nadie en la vida me ofendido

de esa manera.

¿por qué, sol? ¿por qué?

federico: ¿esa es su oferta?

>> es su última oportunidad.

hable ahora o calle

para siempre.

fabiana: no creo que sea

buena idea que sigas bailando

con las lesiones

de tu accidente.

>> ay, no, de mi accidente

solo me quedó un clavo

de titanio que tengo

en la clavícula y ya.

fabiana: ¿entonces por qué

te duelen tanto las rodillas?

>> es normal, por el desgaste.

andy últimamente anda bien

abusivo en los ensayos,

yo creo que uno de sus gatos

lo hizo enojar y se está

desquitando con nosotros.

fabiana: ¿en serio?

>> sí.

>> hola, buenas.

>> hola, adán.

adán: mi mamá te mandó esto.

dijo que te lo comieras todo

porque últimamente

te ve muy pálida.

fabiana: oye, pero ayúdame, ven.

ayúdame a sostener esto.

adán: me religión me lo prohíbe.

fabiana: ay, pero no está

mi mamá, ándale.

tienes que ser más empático

con nuestra amiga.

ahí deténlo, voy por hielo.

>> [ríe] gracias, amiga,

yo te cuido el changarro.

oye, adán, ¿crees que tu flama

divina se enoje si eres tantito

compasivo conmigo?

es que mira, tengo unos nudos

aquí en la pantorrilla,

me duele mucho

y no me caería nada malo

un masajito.

adán: sí, claro.

en las leyes de la flama divina

hay un artículo que es el 890

que dice que tenemos

que ser compasivos por--

por los animalitos heridos.

>> ah, no, hombre, gracias.

adán: pero también se puede

aplicar con las personas.

mi mamá y yo tenemos que pulir

bien eso.

>> ah, caray, ¿eso es nuevo

en la religión o qué, adán?

yo pensaba

que eras casto y puro, carnal.

adán: no, estaba tratando de ser

compasivo con mi compañera.

>> sí, sí, claro.

adán: pero bueno,

para que no se malinterpreten

mis buenas acciones,

yo, la verdad, me voy.

>> adán, a ver, no le hagas caso

a luis.

por favor, luis, discúlpate

con adán y con su flama.

>> perdón, carnal,

no te quise ofender.

¿me perdonas?

adán: bueno, que la flama divina

te ilumine.

y a ti, que te deslumbre.

>> ¿por qué todo el mundo

se empeña en alejarme de adán?

>> yo sé por qué.

han de ser los designios

de la flama divina.

tu oscuridad

como que los auyenta.

>> tarado.

qué imprudente eres, ¿eh?

>> oye, si quieres yo puedo ser

compasivo contigo.

>> órale, adiós.

toño: fondo, fondo.

mira nomás, mi benja,

tan calladito en la oficina...

pareces esponja.

saliste como yo

de garganta aventurera.

benjamín: ¿ya le dije gracias?

toño: no, pues, como cinco veces

esta noche, mi benja.

benjamín: gracias por aceptar

esta invitación a celebrar

mi nuevo trabajo.

toño: no te preocupes, mi benja,

no me des las gracias.

mira, a falta de mi novia,

pues, un buen brother.

benjamín: es que sí me gusta

el lugar.

yo sé que no es de su nivel,

pero...

ambos: [hablan a la vez]

toño: si me conocieras

en realidad...

para los antros

en los que me he metido,

esto está fresa.

ambos: [hablan a la vez]

>> yo creí que se iba a sentir

como gallina fuera de corral.

toño: no, hombre, al contrario,

me siento como pez en el agua.

benjamín: como yo apenas

lo conozco...

lo conozco, de alguna manera,

pero también lo desconozco,

don ricardo.

¿o prefiere que le diga

señor toño?

[música]

[música]

toño: ¿cómo me llamaste?

benjamín: discúlpeme,

es el alcohol que me hace decir

babosadas.

toño: benja, ¿sabes la verdad?

dime, por favor,

¿cómo supiste toda la verdad?

benjamín: fue sin querer,

lo escuché hablando

por teléfono.

pero no se preocupe,

no le voy a decir a nadie

si usted no quiere.

toño: a ver, benja,

efectivamente, yo no soy

ricardo.

en verdad, mi nombre es antonio.

antonio cortés moleta.

benjamín: mucho gusto.

igual y es

porque estoy medio jarra,

pero no le estoy entendiendo

nadita.

toño: dime una cosa,

¿puedo confiar en ti?

pero así la neta de cuates,

de carnales.

porque en serio lo que te voy

a decir está bien gacho.

>> mi boca es una bodega,

sobre todo por usted,

que me ha ayudado tanto.

[llora]

toño: ya, no te pongas así.

a ver, escúchame, yo estoy

seguro de que tú eres

una buena persona.

porque pa'escoger a mis cuates,

la neta, tengo buen ojo.

bueno, nomás me equivoqué

con el germán,

pero esa es otra historia

con lo de mi jefa.

pero sí, yo no soy ricardo,

yo no soy el verdadero ricardo

reyes alonso.

yo soy un pobre diablo,

pero sí, físicamente igualito

al patrón, sí.

claro, en una versión más

mejorada, soy más guapo.

¿sí me estoy entendiendo?

a ver, venga.

yo sé que no debería estar

haciendo esto,

no debo hacerme pasar

por alguien que no soy yo.

pero es que estaba muy enojado

por lo que pasó con mi jefa

y el germán, y luego

se me atravesó en mi camino

un angelito, mi natita,

y me enamoré de ella.

es por ella que sigo aquí.

¿sí me explico?

benjamín: nadita.

no le entiendo nada de nada.

toño: si supieras que yo

tampoco.

mesero, sírvanos otra ronda

porque esto va pa'largo.

toño: eso sí fue mi culpa.

perdóname, natita, de verdad.

te pido que me perdones

y quiero que sepas que lo más

importante que tengo en mi vida

eres tú.

adán: poderosa flama divina,

gracias por los alimentos,

por la venta de los pollos,

por los pollos

que dieron su vida,

por mi papá, mi mamá,

por fabiana

y por la señorita tina.

alí babá.

>> ¿qué? ¿y a esa por qué?

te dije que a la gente

que querías.

adán: mamá, pobrecita,

tenía hinchada la rodilla.

>> ¿le viste las piernas

a esa muchacha, adán orozco?

¿ya ves lo que te dije?

ay, poderosa flama.

ya le infectaron el alma

con lombrices a mi inocente.

>> ay, por favor, no exageres.

ya deja de hablarle

como a un niño a adán,

ya está grandecito,

en edad de ver algunas cosas.

ya tiene pelos en las axilas--

>> ya cállate.

adán: no, no tanto,

soy como medio lampiño.

>> oye, ¿y cuándo te contagiaron

de esa lujuria, inocente mío?

adán: mamá, no fue lujuria.

estaba aplicando la compasión.

según las leyes de la flama

divina, en el artículo 890

dice que hay que aliviar

a los animalitos heridos.

>> exactamente,

a los animalitos.

eso no aplica para las personas.

édgar: a ver, tú misma dijiste

hace ratito que tina

era una lombriz.

así que adán aplicó

perfectamente la ley divina.

tú no tienes que preocuparte,

no incurriste en ningún pecado.

provecho.

prove--

qué rico, qué rico huele.

provecho, mi amor.

>> el tarado de luis nomás vino

a sopilotearme a adán.

fabiana, ey, ¿en qué estás

pensando que estás en la baba?

fabiana: ¿eh?

>> ay, no,

ya sé en qué estás pensando,

y ni me digas,

porque me van a rechinar más

las rodillas.

fabiana: ay, pues, la neta sí,

estoy pensando en toño.

no sé si fui muy dura con él,

porque está con todo el asunto

de la amnesia.

>> fabiana, ya basta

con ese tema de la amnesia.

no puedes depender

de lo que él siente.

fabiana: pero ¿qué tal

que lo que me dijo es verdad?

¿qué tal que quiere pasar

una vida conmigo,

qué tal que quiere

un futuro conmigo?

>> pues, que se la juegue

por ti, que te lo demuestre.

no puede estar echándose

para atrás y para adelante

con lo que siente.

>> y de propina, ahora le pago.

pa' que te tomes uno a mi salud.

mi benja, ¿te digo algo?

[balbucea]

me siento mucho más tranquilo

de que te solté toda la sopa.

benjamín: yo le agradezco mucho

la confianza, don ricardo.

señor toño, o don toñardo...

¿cómo le tengo que decir

de ahora en adelante?

toño: pues, ya de una vez,

con todo lo que te dije,

de una vez dime toño

y enfrente de todos,

para que de una vez me refundan

en la cárcel.

benjamín: no, señor ricardo.

fíjese, así como usted

se la jugó por mí,

yo me la voy a jugar por usted.

toño: ay, gracias.

ven acá, ¿eh?

eres como mi angelito

de la guarda.

muchas gracias.

benjamín: nomás ruegue

que el otro no recupere

la memoria, ¿no?

toño: cállate, cállate,

ni lo digas, mi benja.

no me despiertes de este sueño

tan bonito que estoy teniendo.

porque tengo a la mujer más

bonita, más hermosa,

la novia más guapa,

más inteligente,

más triunfadora.

benjamín: y que no tiene

ni un pelito de tonta.

se va a dar cuenta

de que usted no es ricardo.

toño: ¿sabes qué?

yo se lo voy a decir

personalmente cuando me dé

cuenta de que ella me quiere

a mí y no a la otra persona,

no al otro.

benjamín: es que no está fácil

eso, en buena onda.

toño: no, deja lo buena onda.

canto, bailo...

ambos: [ríen]

benjamín: es usted muy bueno.

toño: no, benja, no soy bueno.

no soy bueno,

porque si fuera bueno

ya hubiera aclarado todo esto

por el bien de ricardo,

y no lo he hecho.

porque--

[llora]

porque me enamoré de mi natita

chula.

¿y te digo algo?

yo podría dejar mi vida

de pobre.

bueno, de rico.

podría dejar todo lo que tengo.

pero a mi natita chula jamás.

[música]

[música]

anselmo: ay, lunita,

pensé que no iba a salir nunca.

luna: ay, no, es que si

le contara que mi hermana

es bien especialita

y pues, tengo que casi casi

escaparme, ¿no?

>> pero usted

ya es una mujer adulta,

puede hacer lo que quiera.

luna: no, si ya sé,

pero pues, mire, mejor, píquele,

no vaya a ser que nos venga

a agarrar a la mitad de la calle

y se nos agüita

todo el pachangón.

anselmo: la noche es joven

y larga.

y en cuanto a usted, no, bueno,

mucho más hermosa.

luna: usted es bien atinado

y bien chistoso siempre.

espérese, le cambio.

[susurra] no me vaya a ver

por la ventana.

es que mi hermana

es bien metiche.

germán: así que eso

de las aplicaciones

han dejado mal parados

a los taxistas.

no es pa' que tengas esa cara.

>> ¿cuál cara, si le va re bien?

ahorita trae una fifí, muy acá,

que lo contrata todos los días.

hasta por minuto parece

que le paga una feria.

luchita: ¿de veras?

>> ¿y cómo ve usted a toño,

doña luchita?

¿ya lo ve mejor?

luchita: pues, ¿qué te digo?

desde que anda desmemoriado

es como otro, ¿sabes?

no se quiere ni dignar

a comer con nosotros.

germán: pues, es que también

le han pasado muchas cosas

en una semana, ¿no?

hay que darle chance,

que esté tranquilo.

luchita: ¿tranquilo?

¿cuál tranquilo, si a él

no le gusta aislarse como ahora?

le encanta la gente,

contar chistes,

hacer a la gente reír.

>> pero luego se le pasa.

ya sabe que él recupera

rapidito el buen ánimo.

luchita: ay, mi vida, ojalá

tengas boca de profeta.

mientras tanto, pásenme

un tamal, se lo voy a subir.

porque con esto de que nada

le parece.

a ver si a este no le hace

el feo.

>> yo me voy, doña luchita.

gracias por la cena.

luchita: no hay de qué.

te veo luego.

>> gracias por la cena.

>> no, pero ¿por qué?

quédate otro ratito.

>> no puedo.

estoy cubriendo el turno

de la noche.

solo me escapé un rato.

>> ¿a verme o por tu celular?

>> por las dos cosas.

¿o hubieras preferido

que no viniera?

>> no, ya,

te acompaño.

>> no te molestes.

te veo mañana.

valeria: bueno, es que cuando

le pedí que me diera el beso,

sí lo quería y pensé que él

me entendía.

pero después me dio como miedo.

>> ¿miedo?

no, enamorarte de un taxista

no te tiene que dar miedo,

te tiene que dar pavor.

o sea, imagínate

a mi tía oriana.

le da algo así,

y la cara, no te cuento,

se le cae.

queda chueca.

se muere, te lo juro.

valeria: no,

pero sí me porté mal con él.

y lo mínimo que se merece

es una disculpa.

anselmo: a ver, ya van

ocho habitaciones que vemos

y no te decides por ninguna.

tú dime.

luna: yo te tengo que decir algo

muy importante.

anselmo: ya me dijiste.

me dijiste que eres virgen

y que te salió un juanete

en el pie.

y esas dos cosas no me importan.

yo te quiero bien.

luna: no es eso, anselmo.

es que en mi familia

hay una maldición

y puede que no sobrevivas.

anselmo: ay, no, pues,

¿qué mejor que morir

en tus brazos, en todo, todo?

luna: estoy hablando

en serio, anselmo,

te puedes morir.

anselmo: está bien, luna, ya,

ya entendí.

¿quieres que te lleve a tu casa?

luna: no...

anselmo: solo quiero que sepas

una cosa.

yo de verdad te amo.

y eso, no lo va a matar

ninguna maldición.

germán: pensé que ya estabas

dormida.

luchita: no, hombre, ¿cuál?

estoy haciendo cuentas.

esta semana fue mala

para los negocios.

germán: no, hombre, cuéntame

algo nuevo.

oye, mira, aquí tienes

lo de la renta del cuarto.

luchita: pero espérame tantito,

no te lo estoy contando

para cobrarte, no.

si todavía no termina el mes.

¿qué te pasa, germán?

germán: tienes esto más

para que estés tranquila.

luchita: ¿me quieres ver

tranquila?

germán: sí.

luchita: entonces toma tu dinero

porque no te lo puedo aceptar.

ten.

ya bastante haces cuando

nos ayudas con la despensa.

germán: todo lo que tengo

es tuyo.

por lo menos, déjame imaginarme

que yo soy el que te cuida, ¿sí?

luchita: ¿me quieres cuidar?

germán: sí.

luchita: ve a hablar con toño.

germán: sí.

luchita: anímalo, lo veo mal.

>> luna morales,

¿me puedes explicar

de dónde vienes?

natalia: ricardo, mi amor.

damián: ¿estabas soñando con él?

¿o lo estás esperando?

Cargando Playlist...