null: nullpx
Cargando Video...

Como Tú No Hay 2 Capítulo 51

4 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

[música]

natalia: ¿me puedes explicar

de qué estás hablando?

porque si esto es una broma,

no es graciosa.

fabiana: no, no es ninguna

broma.

tú eres amante de damián.

natalia: pero ¿de dónde sacas

eso?

fabiana: me consta

que son amantes.

y yo ni siquiera sé

por qué estoy así,

ni por qué estoy en medio

de todo esto,

ni por qué me quieren hacer

daño.

no lo entiendo.

natalia: yo no tengo por qué

escuchar todo esto.

si me citaste aquí para hacerme

sentir la peor mujer del mundo,

estás perdiendo tu tiempo.

no es mi culpa que damián

te haya estado engañando.

fabiana: no solamente me engañó,

me ilusionó.

¿no te dijo que se iba a casar

conmigo?

¿no te dijo que fue a hablar

con mis papás?

eso no te lo contó, ¿verdad?

natalia: no, no.

eso no lo dijo.

en ese caso, nos engañó

a las dos.

fabiana: ¿y todavía fingiste ser

mi amiga?

solamente para ver cómo iba

mi relación con damián.

eres un asco.

¿no te sientes mal

por engañar a tu marido?

¿no sientes culpa?

natalia: mira, aunque sea

muy difícil de creer,

yo amo a mi esposo.

fabiana: ay, se nota que lo amas

muchísimo.

natalia: de verdad, me da igual

si me crees o no, yo lo quiero

y estoy enamorada de él.

y si a ti te interesa damián,

¿por qué no vas e insistes

con él?

yo sé que le gustas mucho.

y a mí, la verdad, me quitarías

un gran problema de encima.

fabiana: no puedo creer

tu nivel de descaro.

no lo puedo creer.

natalia: mira, nosotras

no tenemos nada de qué hablar.

con permiso.

fabiana: ¿sabes qué?

la vida te va a pagar

con la misma moneda,

y ojalá que no sea

demasiado tarde para ti.

charlotte: necesito pedirle

otro favor.

que me vuelva a hacer otra copia

del mismo video, por favor.

es que el disco duro donde usted

me grabó el video se me perdió,

entonces por favor, necesito

que me haga otra copia, ¿sí?

le voy a dar la fecha y la hora

porque la tengo justo aquí--

>> no, no, doctora,

ni se moleste.

ya no tenemos esas imágenes.

charlotte: ¿cómo?

>> sí, no podemos guardar

todas las imágenes,

son muy pesadas.

las cámaras siguen grabando,

pero se sobregraban

con las anteriores.

charlotte: ¿qué voy a hacer?

¿qué hago ahora?

¿qué hago?

luna: ay, murillo apareció

muerto, apareció muerto.

estrella: ¿qué le pasó, hermana?

¿se murió así nomás o qué?

luna: haz de cuenta

que me desperté, me acerqué

para darle un besito.

entonces él tenía

una gran sonrisa

en la cara, pero ni una mano.

no se mueve.

sol: algo mal está pasando,

no es cierto.

tenemos que volver a verlo.

a lo mejor

es que es muy friolento

y entonces por eso--

estoy diciendo una tontería.

luna: a ver, acompáñenme,

por favor.

[llaman a la puerta]

estrella: ¿y tú qué haces aquí

o qué?

daniel: no, pues, que estaba yo

con don fede, como no llegaba.

pues, me mandó a buscarla.

¿es que la sol no lo puede ver

ni en pintura?

estrella: no, y ahorita menos.

y tú y yo tampoco podemos

vernos, así que--

ambos: [hablan a la vez]

fabiana: ...como quedamos.

luna: ¿ves, sol?

la maldición

se llevó a mi murillo.

sol: pero es que no puedo creer

que lo hayas matado

con un abrazo.

luna: ¿qué haces?

sol: voy a checar si todavía

respira.

ambos: [hablan a la vez]

daniel: ay...

te estoy diciendo

que la agarres.

te dije que la agarraras.

ahorita la vamos pegando.

sol: ¡estrella!

¿tienes mi celular?

no lo encuentro.

llama a una ambulancia,

córrele, ve a buscarla.

murillo se despertó.

estrella: ¿cómo?

o sea, ¿está vivo?

luna: haz de cuenta

como que dio un jalón y respiró,

pero nomás no se levanta

ni despierta,

córrele, por favor.

daniel: ¿de verdad

que se lo llevó la calaca

y luego lo deportaron

del más allá?

todas: [gritan a la vez]

ambos: [hablan a la vez]

daniel: oiga, ¿no tiene

una ambulancia que le sobre?

germán: disculpe, disculpe.

joven, jefe, jefe.

déjeme pasar un minutito,

nomás pa' platicar

con una muchacha.

un minuto, nada más,

se lo prometo.

por favor, por favor.

sol: ¿entonces, doctor,

tenemos una idea de qué es

lo que está pasando

con mi cuñado?

>> todavía no tenemos

el diagnóstico,

pero lo importante

es que el paciente

ya está respirando por sí mismo.

estrella: pero ¿se va a salvar?

>> ¿ah?

sol: que por qué no está

reaccionando.

>> aún no sabemos.

hay que hacerle varios estudios,

tenemos que descubrir qué es

lo que le sucede.

pero sobre todo tenemos

que descubrir por qué tiene

esa misteriosa sonrisa

de felicidad.

[llaman a la puerta]

bacalao: voy.

sí.

charlotte: devuélvame

lo que me robó

o lo voy a denunciar

a la policía.

bacalao: ¿le robaron en su casa,

doctora?

charlotte: a ver, no se haga

el inocente conmigo

porque obviamente fue usted.

bacalao: a ver, usted podrá ser

la doctora de mi hijo,

el papa o el presidente,

pero no puede venir aquí

a gritar, a insultar

y acusarme de algo sin pruebas.

charlotte: a ver,

usted era el único que conocía

el contenido de ese video.

así que obviamente fue usted,

porque además, fue lo único

que me robaron.

bacalao: ¿eso fue

lo que le robaron?

qué desgracia...

charlotte: ay, qué fortuna

para usted, ¿no?

bacalao: ¿por qué me dice eso?

si yo lo que quiero

es que mi hijo recupere

la memoria y encontrar al otro.

pero no vamos a estar aquí

hablando con los vecinos.

pásele.

charlotte: yo no le creo nada.

bacalao: se lo juro, doctora,

por mi madre

que está allá arriba.

o allá abajo, porque también

tenía lo suyo.

¿por qué iba a hacer yo

esa maldad, hombre?

charlotte: porque solamente

usted y yo sabíamos el contenido

de ese video.

así que, si no fue usted

el que se metió

en mi departamento,

¿quién fue el delincuente?

bacalao: pues, han de haber sido

los mismos que se robaron

a mi hijo, ¿no?

¿quién más?

[música]

germán: solo va a ser

un minutito, ¿sí?

muchas gracias.

perdón, discúlpeme,

solo va a ser un minuto.

ando buscando a--

disculpen.

mariana.

mariana, mariana.

mariana: germán, ¿qué haces

aquí?

germán: vine por ti.

regrésate conmigo.

mariana: estás loco, germán.

germán: sí, sí estoy loco

y tonto y menso y todo

por dejarte ir.

todos: ah...

mariana: está muy bonito

que hayas venido,

de verdad, está bien romántico.

pero yo ya tomé una decisión

y no me voy a regresar

contigo.

todos: uh...

germán: disculpen.

mariana, mírame a los ojos.

¿es tu última palabra?

¿y si te pido que te cases

conmigo?

todos: ay...

charlotte: me está diciendo

que estos delincuentes

se enteraron de dónde

está mi departamento,

pero también saben

de la existencia del disco duro.

bacalao: pues, seguramente

yo tuve la culpa.

yo cuando estuve en la sombra

seguramente regué el tepache,

loscompañeros se enteraron

de que yo andaba buscando

al que se había robado

a mi hijo.

charlotte: ¿qué tiene que ver

con que se enteraran?

bacalao: el mundo es muy pequeño

cuando se está allá adentro.

de verdad, ahí sí se sufre.

y seguramente, pues, todo esto

llegó a oídos de algún grupo

de secuestradores.

charlotte: a su hijo

se lo robaron en verazcruz,

¿me está diciendo

que se enteraron hasta allá

de la existencia del disco?

bacalao: a ver, doctora,

ya veo que no sabe

de lo que está hablando.

estos tienen contactos

en todos lados.

además, ¿qué me dijo usted?

que esos changos que se robaron

a mi hijo tienen billetes.

con eso es que se compran

ojos, oídos.

¿qué no se compra con la lana,

qué?

charlotte: bueno,

dígame una cosa.

¿cree que sus contactos

puedan averiguar algo?

bacalao: no sé, doctora,

pero pregunto y yo le voy

informando.

charlotte: pues, esperemos

que sea muy pronto,

porque ¿qué cree?

que el que se metió

en mi departamento

cometió el error de dejar

un disco duro con una copia

de una película así

como las que usted vende,

en intercambio al disco duro

que tenía yo.

así que lo tengo en mi posesión.

bacalao: o sea,

como la mermelada me quiere

embarrar en esto.

pues, fíjese que no.

charlotte: le doy 48 horas

para que averigüe quién lo hizo

y para que consiga el disco duro

porque si no, se va a meter

en un problema con su familia

y con la policía, ¿cómo ve?

estrella: hermanita,

¿tú crees que se salve?

sol: pues, ahorita no hay manera

de saberlo.

aparte lo que está muy extraño

es que ni siquiera esté muerto,

muerto.

si no nada más medio muerto.

estrella: imagínate, pues,

¿qué pasó?

sol: no sé,

estábamos muy nerviosas.

estábamos predispuestas

a que pasara algo

y nos equivocamos.

>> buen día.

luna: [resuella]

>> ¿qué tal?

soy el comandante pérez.

¿ustedes son las hermanas

morales?

todas: no.

sol: bueno, sí.

¿qué se le ofrece?

pérez: traigo una orden

de detención

para la señora luna morales,

con respecto a lo que sucediose

con el señor

rodolfo neri murillo.

mariana: ¿qué dijiste?

germán: ¿te casas conmigo?

>> señorita, dígale que sí.

pa' que ya nos podamos ir.

todos: sí...

¡que se casen, que se casen!

germán: ¿qué dices?

mariana: sí, está bien, acepto.

todos: [celebran]

todos: ¡beso, beso!

[aplausos]

germán: y ya, disculpen.

sol: pero ¿qué les pasa?

oiga, ¿por qué van a acusar

a mi hermana de haberle hecho

algo a su legítimo esposo?

pérez: no la estamos

arrestando aún.

solamente necesitamos

que su hermana respóndanos

unas preguntas

en el ministerio público.

sol: ¿y si no la está

arrestando, entonces

qué le quiere preguntar?

pérez: es que el médico

de este hospital dio parte

a las autoridades

y manifestose de la extraña

condición en la que llegose

el señor murillo.

así que, ¿me acompaña?

estrella: luna...

¡oiga, pero la queremos

de regreso, completita,

sin un rasguño, ni electrocutada

ni nada!

sol, haz algo.

sol: ahorita lo único

que podemos hacer es rezar,

para que nadie se dé cuenta

de que efectivamente lunita

sí le dio el abrazo de oso ese.

estrella: cállate.

germán: muchas gracias.

mariana: oye, germán,

¿tú estás seguro

de que te quieres casar conmigo?

germán: no te lo habría pedido

si no lo estuviera.

mariana: ¿y si te hubiera dicho

que no?

mariana: ah, pues, te hubiera

cargado en mis brazos,

te hubiera llevado

al registro civil

y le hubiera pedido al juez

que nos casara.

mariana: no, con esa ropa

que traes puesta no creo

que nadie nos hubiera casado.

germán: ¿qué tiene?

hubiéramos impuesto la moda

de casarse con ropa deportiva.

además, si tanto te gusta,

si quieres, el día de la boda

me la vuelvo a poner,

nada más que bien lavadita

para que huela bonito.

mariana: germán, de verdad no sé

qué haría sin ti.

[celular]

>> bueno.

valeria: betty, ¿cómo estás?

es valeria.

betty: ay, vale, ¿qué tal estuvo

el viajecín?

valeria: bien, bien, increíble.

aquí llegué con mi papá

y nos vinimos a barcelona

de una vez.

solo llamaba para decirte

que todo estaba bien.

betty: ¿y por qué no llamaste

aquí directo a la casa,

o al celular de tu mamá?

valeria: bueno, con que tú

les digas a claudio, dora

y ricardo que estoy bien,

con eso me basta.

betty: ay, vale, te extraño

un chorro.

tengo mucho que contarte.

oriana: ¿se puede saber

dónde está el té

que pedí hace media hora?

ay, claro, la señorita

de la casa está hablando

por teléfono.

betty: es vale, su hija.

oriana: ah, ¿sí?

valeria.

vale, ¿ya estás con tu papá?

oriana: mamá, sí, ya estuve

con él y--

oriana: muy bien, entonces

fíjate lo que vas a hacer.

tiene que firmar el divorcio

ya, es una cuestión de vida

o muerte.

presiónalo, hija, por favor,

confío en ti,

estoy en tus manos.

valeria: claro, se me olvida

que eso es lo único

que te importa, ¿verdad?

oriana: vale, no empieces

a hacerte la víctima, por favor.

valeria: mamá, mi papá ya empezó

sus trámites hace mucho,

antes de que yo llegara,

no te preocupes.

¿sabes qué?

muchas gracias por preguntar,

llegué increíble,

dormí muchísimo en el vuelo,

que estés muy bien,

muchas gracias, bye, chau.

[tono]

oriana: vale, vale, vale.

valeria.

¿me colgó?

¿de qué sirvieron tantos

colegios caros si no tiene

un ápice de educación?

tú sí te comportas muy bien,

¿verdad, mi vida?

tú sí sabes comportarte.

betty: no, mientras no tome

leche, porque con la diarrea

que le da, todo deja batido.

oriana: ¿y a ti quién te dio

vela en este entierro?

además, ¿por qué mi hija

te marcó a ti

y no me llamó a mí?

betty: ¿y yo qué voy a saber?

a lo mejor no quiso pasar

corajes.

pues, ya sabe cómo es la vale.

y, pues, a lo mejor

también le puede gustar más

mi tono de voz.

oriana: ¿me estás insinuando

que no le gusta cómo hablo?

betty: no, señora.

¿cómo va usted a creer eso?

y permisito,

porque entre tanto bla bla bla,

ya se le enfrió su té.

ahoritita se lo traigo.

oriana: [suspira]

nadie nos respeta en esta casa,

¿verdad, cosita?

cosita, ¿tomaste leche?

cosita, no me des disgustos...

[teléfono]

fabiana: sí, bueno,

sitio de taxi "la libre".

en 15 minutos está su unidad.

no se preocupe, hasta luego.

damián: [golpea]

sí, bueno, bueno.

¿me comunica

con la señorita fabiana,

que el día de ayer dejó

este bonito artículo

en mi departamento

y que hoy me dio el pretexto

perfecto para venir a verla?

[golpea]

¿bueno?

¿no me va a saludar

como merezco?

¿eh?

fabiana: sí, claro que te voy

a saludar como te mereces.

[golpe]

[música]

fabiana: así te mereces

que te salude.

¿sabes qué?

lárgate y no vuelvas.

toma tu anillo porque estoy

cansada de tus humillaciones.

damián: fabiana, ¿qué pasó?

¿qué hice mal?

fabiana: ten un poquito

de decencia, ¿sí?

desaparécete de mi vida.

y dale eso

a la esposa de tu hermano,

¿o tengo que decir

"a la amante"?

damián: ¿de qué estás hablando,

fabiana, qué es lo que dices?

fabiana: regresé

a tu departamento,

fui por la pañoleta,

y la puerta estaba abierta.

te vi con natalia.

¿quieres más detalles

de todo lo que vi?

tú y ella son lo más corriente

que yo he visto.

superaron por mucho a tu mamá.

qué asco.

[suspira]

renata: ¡ya llegué!

¿hay alguien?

hola.

luis: mi vale.

cómo te extraño.

[ríe]

¿toño?

¿qué haces en esta foto?

luna: [llora]

pérez: cálmese, por favor.

reitérole que todo este

procedimiento es de rutina.

señora morales,

todavía, de murillo.

luna: ¿y a poco todo lo que diga

va a ser usado en mi contra?

como en las películas.

¿voy a necesitar un abogado?

¿y quién me tocó,

el policía bueno o el malo?

pérez: bueno, son solamente

preguntas rutinarias.

luna: pero ¿qué otra cosa

quiere saber que no haya dicho

ya?

pérez: mire, ya mandamos a hacer

las pruebas toxicológicas.

dígame algo, ¿su marido

ingiriose algún tipo de veneno,

por casualidad?

luna: por supuesto que no,

señor.

mi marido está así por mi amor.

por mi amor.

páseme algo que pueda abrazar,

por favor, que me está dando

como el ansia.

me estoy sintiendo

como muy desesperada.

no sé--

pérez: tenga, ¿esto lo sirve?

luna: sí, está perfecto,

muchas gracias.

pérez: mire, sé perfectamente

bien cómo se ha de sentir

y por lo que está pasando.

imagínome, no puedo saber

todo lo que está viviendo.

luna: yo la verdad no creo

que usted se imagine

por lo que yo estoy pasando.

ni lo más gacho que le haya

pasado a usted en su vida

tiene sentido con lo que yo

estoy sintiendo en este momento.

pérez: desgraciadamente,

mi tarea en este caso,

pues, es muy ingrata.

pero tengo que hacerle

todas estas preguntas

para poder entender

qué fue lo que pasó,

por qué su marido llegó

al hospital en ese estado.

luna: no tiene nada más

que entender.

me declaro culpable.

culpable.

pérez: ¿sí sabe lo que me está

diciendo?

puede ser usado en su contra

para culparla de un intento

de homicidio.

luna: pues, sí, soy una asesina.

y merezco la muerte

por lo que hice.

[música]

[música]

damián: [suspira]

ya estoy aquí, natalia.

¿me puedes explicar

cuál era la urgencia

de que viniera a verte?

natalia: fabiana me buscó.

damián: ¿te dijo de...?

fabiana: sí, ya me explicó

que se enteró de lo nuestro.

no, y aparte también descubrí

que también me has seguido

engañando, damián.

o sea, ayer mismo, antes

de que yo llegara a tu casa,

tú estabas con ella--

damián: no, a ver, momento.

te juro que no es

lo que estás pensando esta vez.

te aseguro,

ella llegó sin avisarme.

de hecho, tuve que improvisar

a ver cómo la sacaba.

no te dije nada--

ambos: [hablan a la vez]

damián: no te dije nada

porque no quería arruinar

el momento, eso es todo.

fabiana: ya estoy harta

de tantas mentiras.

a mí me contó que le pediste

que se casara contigo.

¿qué me dices?

damián: ¿qué?

[ríe] por dios, ¿eso te dijo?

voltéate a ver, tú eres

una mujer exitosa,

¿sabes por qué?

porque eres inteligente,

imagínate eso.

imagínate yo casado con ella.

no puede ser.

para mí, la única mujer eres tú.

natalia: no te hagas

el gracioso, damián.

ya estoy harta de hacerte

una escena de celos

cada vez que hablamos de ella.

mira, si de verdad la quieres,

yo me puedo hacer a un lado,

en serio, lo voy a entender.

damián: pues, ahora el que no

entiende nada, soy yo.

¿tú pidiéndome

que ande con fabiana?

¿así de fácil, natalia,

como si no tuviéramos planes?

natalia: a ver.

te lo estoy diciendo

porque necesito que te definas,

si quieres estar con ella

o conmigo, nada más.

damián: a ver, te voy a hacer

una pregunta, contéstame

sinceramente.

¿lo haces por eso

o porque quieres que te deje

el camino libre con ricardo?

natalia: ay... [ríe]

¿ricardo?

por favor, damián,

¿eso qué tiene que ver?

nada más te digo que te definas,

o ella o yo.

más le vale a la telefonista esa

que no abra la boca acerca

de lo nuestro, ¿eh?

ahí sí nos meteremos

en serios problemas.

damián: natalia, espérate.

¿tú crees?

ah, tranquila, hombre,

ella no tiene a nadie

con quien llevarse

de nuestro círculo.

no es posible.

luis: yo voy a resolver esto.

[tv] de regreso aquí

a la ciudad de méxico,

hacemos contacto

con sandra gonzález,

quien nos tiene un reporte

de un árbol caído

en la colonia insurgentes--

renata: ¿qué es esto?

[cámara de fotos]

[cámara de fotos]

pérez: a ver, a ver, a ver.

¿dice entonces que usted intentó

matar a su marido?

luna: no, pues, tampoco,

comandante, ¿cómo cree

que yo voy a querer matar

a mi murillo?

si él es el hombre más bueno,

más tierno...

él es el amor de mi vida.

pérez: ¿entonces por qué díceme

que usted es una asesina?

luna: porque murillo está ahí

medio muerto, pero ahora sí

que ya van tres hombres

que se llamaban.

pérez: ¿qué, cómo?

luna: es una historia

muy terrible,

muy larga de contar,

muy fea.

pérez: no, pues, hay tiempo.

empieza desde el principio,

cuéntame.

luna: ahí le va.

mire, en mi familia,

las mujeres tenemos

una maldición.

entonces estamos destinadas

a nunca ser felices

con el hombre que amamos.

pérez: ¿y por eso

es que los matan?

luna: tampoco es

que los matamos, comandante,

a ver.

más bien, se mueren

accidentalmente, ¿me entiende?

pérez: a ver,

¿se refiere con eso

a tener relaciones sexuales?

luna: y amorosas.

de las dos.

pérez: ay, señora mía.

luna: de murillo,

señora de murillo.

todavía soy su esposa.

>> señora de murillo todavía.

mire, no es un delito.

y en mi opinión, ni siquiera

califica como premeditación.

luna: ¿o sea que no soy

culpable, no?

natalia: oye, mi amor, he estado

pensando y bueno, no sé,

creo que ya es tiempo

que empecemos los trámites

de adopción.

¿tú qué crees?

toño: ¿estás bromeando?

natalia: no,

no te estoy bromeando.

toño: ¿en serio?

mi chula, ¿de veras estás

así lista como para adoptar?

natalia: bueno, creo que sí.

si tú estás dispuesto a adoptar

un hijo, pues, yo también

lo estoy, mi amor.

toño: híjole, no, pues, yo estoy

más puesto que un calcetín,

¿verdad?

mi chula, ya me imagino

lo feliz que se va a poner

mi señor papá

cuando le contemos.

natalia: bueno, yo prefiero

que todavía no le digamos nada

a claudio.

bueno, ni a él ni a nadie.

¿por qué no mejor nos esperamos

a darle la sorpresa

cuando llegue el momento?

toño: sí, de hecho, mi papá

y dora me dijeron que iba a ser

a lo mejor tardado y a tardar

un poco el trámite.

natalia: sí, con mayor razón,

¿para qué nos esperamos más?

toño: ay, mi chula.

mi chula, no sabes, un hijo

nos va a unir mucho más.

yo me imagino llevando a mi niño

a inscribirlo en la escuelita

de futbol de américa

para que sea futbolista.

natalia: [ríe] oye,

pero ¿y si es niña qué?

toño: ah, no, bueno, si es niña

la que adoptemos, también

la voy a llevar a la escuelita

del américa.

ya ves que ahora

hay una liga femenina.

natalia: ay, mi amor, me encanta

cómo piensas.

toño: ay, mi chula.

¿cómo puedo decirte cuánto

te quiero sin quedarme corto?

natalia: yo te puedo enseñar.

[música]

[música]

pérez: mire, aquí tengo

los expedientes de sus supuestas

víctimas.

donde claramente dice,

de acuerdo a la necropsia

que aplicáronles,

que estos dos murieron

por causas naturales, ¿ya vio?

y este otro, el mago,

en un accidente.

luna: ¿luego entonces?

pérez: pues, entonces, nada,

que de lo único

que la puedo culpar es

de que es una completa ingenua.

mire, las maldiciones

no existen.

y menos las que son para matar

hombres con sus encantos.

luna: ¿me deja en libertad

sabiendo que maté a tres hombres

y que el próximo puede ser

mi esposo?

pérez: de todos modos,

voy a necesitar seguir viéndola,

para que me aclare y me dé

detalles acerca de los hombres

que tuvieron cosas íntimas

que ver con las mujeres

de su familia.

luna: no, pues, gracias

por no juzgarnos a mis hermanas

ni a mí.

y, pues, le devuelvo esto.

oiga, qué rica su loción,

¿cuál es?

pérez: [ríe] se llama

"no me olvides".

luna: ah, pues, póngale más,

porque ya le impregné de la mía,

¿eh?

se llama "la inalcanzable", ¿eh?

pérez: ándele.

ricardo: hola, fabiana.

fabiana: hola.

ricardo: ¿cómo estás?

fabiana: pues, más o menos.

ricardo: ¿pasa algo?

fabiana: tuve un problema

con damián.

ricardo: entiendo mucho

que estés así por eso.

bueno, aunque no puedo ser

hipócrita, tú sabes que ese tipo

no me daba muy buena espina

que digamos.

fabiana: pues, ya te tienes

que despreocupar,

porque terminé con él

para siempre.

ricardo: ¿por qué? ¿qué pasó?

fabiana: estaba con la esposa

de su hermano, ¿puedes creerlo?

ricardo: ese tipo superó

mis expectativas, ¿eh?

fabiana: su cuñada

se hizo mi amiga

solamente para saber cómo estaba

mi relación con damián.

¿te acuerdas de la pañoleta

italiana?

ricardo: sí, la que se me hizo

conocido el perfume.

fabiana: esa misma.

la hipócrita de natalia

me la regaló.

ricardo: ¿natalia?

¿se llama así la mujer?

fabiana: sí, ¿por qué te extraña

tanto su nombre?

ricardo: estoy seguro

de que yo la conozco.

su perfume, su nombre,

esa mujer tiene que ver

con mi pasado.

fabiana: ay, toño, entiendo

que hayas tenido muchas mujeres

en tu pasado, ¿sí?

pero ¿justo ella?

ricardo: pero ¿no se te hace

extraño, raro,

que haya recordado

el perfume de su pañoleta

y el nombre de esa mujer?

fabiana: toño, ya basta, ¿eh?

por favor, ¿tú con ella?

ella es millonaria,

nunca se fijaría

en un hombre como tú.

ricardo: a ver, yo entiendo

que estés molesta

por lo que hemos pasado tú y yo.

pero para mí es muy importante,

por favor, necesito

que me digas más de natalia,

cuéntame de damián.

fabiana: cuéntame, dime,

solamente estás pensando en ti.

¿sabes qué me gustaría?

que dejaras de ser

tan insensible y egoísta

y te pudieras dar cuenta

de lo mal que la estoy pasando.

luna: le encargo bastante

que le digan que ahí voy

a estar.

ay, cómo se tarda ese méndigo

doctor.

dios, qué ira a pasar

con mi murillo,

¿va a sobrevivir o qué?

estrella: pues, yo sigo

sin entender por qué estaba

muerto cuando dijiste

que todavía respiraba.

es más, hasta se me pasó

el coraje de que daniel

haya roto la ollita de mi mamá.

sol: ¿ese atolondrado rompió

otra ollita?

te juro que esta vez que lo vea,

sí me va a escuchar.

estrella: no, es que fue

sin querer, haz de cuenta

que se tropezó--

>> buenas.

estrella: ah, y a usted es quien

quería ver.

por su culpa se llevaron

a mi hermana a la policía

para interrogarla como si fuera

una viuda negra

o una delincuente.

>> bueno, es que en situaciones

como esta, tengo que dar aviso

a la policía.

al menos, díganme

una buena razón médica

por la que ese hombre

no puede despertar.

luna: pero ¿eso qué quiere

decir, doctor?

¿es que todavía usted no sabe

qué tiene mi marido?

>> hasta ahora, los estudios

que le hemos hecho,

no arrojan nada.

los especialistas siguen

intentando diagnosticarlo,

pero hasta ahora no concluyen

nada.

sol: ¿y eso qué quiere decir?

>> por ahora, lo que les puedo

decir es que el señor murillo

presentó un caso inexplicable

y, aparentemente, irremediable.

fabiana: gracias, mariana.

mariana: de qué.

fabiana: adiós.

ricardo: fabiana, por favor,

perdóname, tienes razón

en todo lo que me dijiste,

de verdad no quise ser

insensible de tu dolor.

fabiana: no te preocupes.

ricardo: claro que me preocupo.

no me gusta verte así triste,

menos por ese tipo damián.

yo te dije que esa persona

no me gustaba para nada.

fabiana: siempre pensé que tú

eras lo peor que me había pasado

en la vida.

ricardo: no, bueno, pues,

gracias por el comentario.

el problema es que tú siempre

me has juzgado por la persona

que era antes del accidente,

y no me crees que soy otra

persona, que ya cambié.

fabiana: es que sí te creí,

pero nunca hiciste el suficiente

esfuerzo para demostrarme

que te intereso.

ricardo: claro que me interesas

y mucho.

el problema

es que las circunstancias

no me han ayudado,

pero yo no tengo nada que

ocultarte, te lo juro, fabiana.

fabiana: ¿sabes qué?

lo que yo necesito

es estar sola,

para poder reconstruirme

por dentro.

ricardo: ¿por lo menos podemos

volver a intentar ser amigos?

fabiana: ¿después de todo

lo que hemos pasado nosotros?

ricardo: por favor, fabiana,

dame una oportunidad

de demostrarte,

de ganarme tu confianza

otra vez.

fabiana: la pasé muy mal

con damián,

dudo mucho que pueda confiar

en otro hombre.

ricardo: yo entiendo

lo que estás pasando,

pero, por favor,

¿hay algo que yo pueda hacer

por ti?

fabiana: ya terminé mi turno

y quiero ir al mercado

a pedirle un consejo a mi papá.

¿quieres acompañarme?

ricardo: nada me haría más feliz

que eso.

vamos.

[música]

[música]

estrella: me preocupa que lunita

no haya llorado.

sol: ay, pobrecita.

¿sabes a quién me recuerda?

a mi mamacita cuando se murió

tu papá y también el de ella.

estrella: no, cállate.

que murillo todavía

no está muerto.

>> [susurra] hay que hacer una

limpia con la hierba que traje

y los huevos de gallina negra.

pérez: [llama a la puerta]

buenas.

todas: buenas.

sol: ...tardes.

no viene a detener a mi manita,

¿verdad?

pérez: no, solamente

vengo a darle ánimos a la señora

del todavía murillo.

y también, claro, también a ver

cómo está la situación

del presunto occiso.

estrella: pues, el doctor dijo

bien clarito que estaba muy sano

murillo, ¿eh?

digo, en teoría.

pero que tiene el mal

del bello durmiente.

pérez: vengo amistosamente

a darle este ramo de flores.

y bueno, también para desearle

una pronta recuperación

de su todavía marido.

luna: no sabe cómo le agradezco

que me esté acompañando

en estos momentos.

igual que mis hermanas,

mis amigas...

bacalao: permiso, permiso.

¿dónde les acomodo este?

luchita: ¿qué te pasa, félix?

te dije que trajeras flores,

no coronas.

bacalao: son flores.

yo pensé que el amigo

ya no cargaba los pregrinos

este año.

luchita: llévate eso de aquí.

le ofrezco una disculpa,

porque jamás esperé que tuviera

tan poca sensibilidad.

bueno, sí esperaba,

pero no...

sol: [resuella] marianita.

¿qué haces aquí?

yo ya te hacía en taxco.

mariana: pues, el germán

fue por mi a la estación

y me bajó del camión.

ricardo: cualquier cosa

que quieras hablar,

o lo que necesites,

cuenta conmigo.

fabiana: gracias.

édgar: ¿usted aquí, muchacho?

ricardo: sí, don édgar.

solamente vine a acompañar

a fabi.

disculpe

que me tengo que marchar,

pero tengo compromisos.

que la flama divina lo ilumine--

édgar: deje esas cosas

para mi mujer, a mí me bastan

los buenos días.

ricardo: ah, pues, buenos días.

luego nos vemos.

fabiana: adiós.

édgar: hija, ¿a qué viene eso

de que toño te venga

a acompañar?

no me digas que son amigos,

porque a leguas se ve

que ese muchacho te sigue

queriendo.

fabiana: ay, papá, a ti

no te puedo mentir.

toño me estaba dando ánimos

porque terminé con damián.

édgar: ya la veía yo venir.

¿qué pasó, hija?

cuéntame.

fabiana: lo encontré con otra.

con otra mujer, que es su...

ay, papá, ¿para qué entro

en detalles?

es repugnante.

édgar: te dije, hija,

nunca me gustó ese muchacho.

menos mal que ya te diste

cuenta qué clase de fichita es,

ahorita y no después,

cuando estuvieras casada.

fabiana: yo sé, papá,

yo sé que no es mi culpa,

pero no me puedo dejar de sentir

como si fuera una tonta.

édgar: mi hija no es ninguna

tonta.

no te salieron bien las cosas,

eso fue todo, hija.

así es la vida.

a veces nos topamos

con malas personas,

pero eso no significa

que no puedas amar

y que alguien te ame.

te lo digo yo, punto, se acabó.

ya dije.

renata: luis.

luis: flaca, ¿cómo estás?

te estaba esperando.

renata: bien, todo tranquilo.

¿supiste algo de la valeria

o qué?

luis: no, nada.

renata: pues, ¿ya se olvidó

de ti para siempre?

ay, ya.

no quería decir eso.

o sí quería decirlo, pero--

luis: ya, deja, no te preocupes.

si alguien es culpable

en todo esto, soy yo.

renata: ¿lo dices por valeria?

luis: pues, por la vale

y también por ti.

quieras o no, me quedé pensando

en lo que me dijiste

en el mercado y...

pues, sí, me quedé como el perro

de las dos tortas.

sin las dos mujeres

que más he querido en mi vida.

renata: ¿eso viniste a decirme?

luis: no, perdón.

renata: ¿entonces?

luis: es que no.

renata: ¿qué? ¿qué?

luis: me encontré algo

en la casa de la vale.

en su depa.

y, pues, no sé qué estoy

pensando y quiero que el toño

me lo explique.

renata: ¿qué tiene que ver

mi carnal con la valeria?

luis: no lo sé, a eso vengo.

pero mira.

renata: no puede ser.

luis: eso mismo pensé yo

cuando vi la foto.

pero ese es el toño,

se vista como se vista.

y yo había pensado que había

visto mal, pero no, ese es toño.

quiero saber qué hacía

con la familia de valeria.

renata: mi carnal no está.

cuando me salí,

todavía no llegaba.

pero no le puedes decir

nada, esto está muy raro.

luis: a ver, renata,

¿cómo no le voy a decir nada,

si el toño está ahí

vestido de riquillo

jugando a los millonetas?

¿a poco a ti

no te da curiosidad?

renata: no, claro que sí,

pero no vamos a decir nada,

no la vayamos a regar.

luis: pero no es

que la reguemos,

preguntamos y ya.

hay que tener una explicación

para todo esto.

renata: ¿y si te digo que este

no es mi carnal?

luis: a ver, ¿cómo no va a ser

tu carnal?

velo bien, sí es él.

renata: te voy a enseñar algo,

es una foto que tomé

de un video.

pero me tienes que prometer

que no vas a decir

absolutamente nada.

júramelo.

luis: te lo juro, ya.

enséñame.

renata: ¿ahora me entiendes?

uno de estos dos

es el de la foto.

el otro es mi carnal.

Cargando Playlist...