null: nullpx
Cargando Video...

Como Tú No Hay 2 Capítulo 50

3 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

[música]

damián: por tu cara, parece

que interrumpí algo importante.

toño: no, pues no parece,

más bien de que interrumpiste,

sí, sí interrumpiste,

y de que era importante,

pues sí, también era importante,

pero bueno, pues sí, aquí,

mi natita y yo

estábamos celebrando

el gran negocio

que acabo de firmar.

pero siéntate, "carnalastro",

acompáñanos, ¿eh?

damián: muchas gracias.

me encanta la idea

de festejar con ustedes.

pero insisto,

¿que no estabas por decir

algo importante o me pareció?

toño: ah, sí es cierto,

mi chula, ¿qué---qué me ibas

a decir de la negociación?

era algo que se suena

y yo no sabía.

natalia: sí, es que ricardo

me--me estaba dando

todo el crédito a mí,

cuando, en realidad, yo no tuve

nada que ver, mi amor.

la propuesta vino de otro lado,

yo solo le eché un vistazo.

toño: y entonces, ¿de dónde

salió la idea?

damián, ¿tú tuviste

algo que ver?

damián: me extraña.

en una empresa

como "reyes alonso",

las propuestas de inversión

normalmente vienen

del departamento de inversiones.

[ríe]

me extraña, "carnalastro",

que no conozcas tu empresa.

natalia: eh, bueno, ¿por qué

no mejor pedimos algo de comer?

¿sí?

me estoy muriendo de hambre.

toño: sí, sí, tus deseos

son órdenes, mi chula.

¿mm?

ey.

pide lo que quieras,

¿eh, damián?

lo que quieras.

es más, hasta una "champañita"

te invito.

hoy el presidente

de "reyes alonso"

va a invitar todo.

damián: [ríe]

gracias.

toño: ¡tráeme una copa!

edgar: ¿cuándo pensaba

la señora informarme

que mi hija se iba a casar?

amelia: por favor, edgar,

no es para tanto.

la flama divina

iluminó a nuestra hija

y eligió al hombre perfecto

para ella.

edgar: ya te dije

que ese tal damián

a mí no me gusta nada.

amelia: ¿a poco preferirías

que se casara con el mamarracho,

fornicario, pecador del toño?

edgar: por lo menos, con él

sé qué esperar,

es más claro.

en cambio, este damián es

más oscuro que el anticristo.

amelia: ay, no exageres,

por favor.

además, yo le pedí a la flama

una señal

para saber si estaba yo

tomando buenas decisiones

con mis hijos.

edgar: pues, ahí está ya, ¿no?

mariana no te va a hacer

el vestido,

¿qué otra señal quieres?

amelia: ay, eso fue puritita

mala suerte.

fabiana: hola.

amelia: ay, hija, precisamente

le estaba diciendo a tu papá

que te vas a casar con damián.

[ríe]

fabiana: eh, pa, yo

quería decírtelo--

edgar: a ver, lo primero,

lo primero

es que ese muchacho

tiene que venir a hablar conmigo

aquí en mi casa.

aunque soy anticuado,

esta es mi casa y es mi familia,

señora.

amelia: sí, por eso,

voy a escribir los artículos

de la flama divina

para el casamiento.

[celebra]

un hombre y una mujer.

un hombre y una mujer...

fabiana: ay, pa,

no te preocupes, ¿eh?

no me voy a casar tan rápido

como dice mi mamá.

edgar: y ¿lo dices así?

fabiana: ¿cómo?

edgar: "como lo dice mi mamá".

hija, ¿no te das cuenta?

cuando me casé con tu mamá

rebozaba felicidad,

le salía luz por los ojos

y, en cambio, hija, perdóname,

lo único que percibo de ti

es que estás triste

y, realmente, muy confundida.

fabiana: ay, pa, es

que me la estoy llevando

muy tranquila con damián, ¿sí?

y ¿sabes qué?

él es el hombre ideal para mí,

estoy segura.

edgar: hija, no, el único hombre

ideal para ti

es el que te va a hacer feliz

y si es toño o cualquier hombre

que no te valora...

hija,

no necesitas ninguna pareja

para ser feliz.

¿cuántas veces

tengo que decírtelo?

fabiana: o sea, simplemente,

estoy confundida, pa, ¿sí?

edgar: y qué bueno

que estés confundida

y qué bueno

que retrasaste la boda,

porque hay que detener

a tu madre.

ya te mandó a hacer

el vestido de novia.

fabiana: ¿qué?

edgar: así como lo oyes.

[susurra] así como lo oyes.

[puerta]

[ruidos]

charlotte: ¿antonio?

antonio.

antonio, ¿se puede saber

a qué estás jugando?

antonio.

luna: no han venido a desayunar

mariana y germán, ¿verdad?

estrella: no, y desde ayer

andaban bien raros, ¿los viste?

sol: ajá.

estrella: ¿quién sabe

qué traerán?

sol: pues, algo bastante grueso

porque casi ni se hablan.

murillo: mi amor, sír--sírveme

más cafecito.

luna: no, no, mi amor,

porque el café en exceso

puede hacer daño.

murillo: ¿qué me va a hacer

otro café, luna?

luna: muri, mi amor,

y--y también estaba pensando,

pues, ¿por qué no cambias

de trabajo?

¿por qué no dejas de ser taxista

y te dedicas a otra cosa?

murillo: ¿qué?

y ¿de qué viviríamos?

yo lo que quiero

es trabajar mucho

y así juntar más rápido

para nuestra casita.

luna: este--ay, ¿por qué

no lo contratas

en el restaurante, sol, eh?

digo, pero le pagas bien.

sol: mm.

luna: con un buen sueldo.

y así ya, pues, te--lo cuidamos

entre las tres al muri.

estrella: ay, sí, esa es

una muy buena idea.

sol: uy, superbuena idea.

sobre todo,

si tuviéramos clientes,

porque hay alguien aquí

que se llama luna

y sabe perfectamente

desde cuándo y, sobre todo,

por qué razón nos va tan mal

en el restaurante.

murillo: y aunque tuvieran

clientes como antes.

a mí me gusta mi chamba

y no pienso dejarla.

no tienes que preocuparte

tanto por mí, lunita.

luna: si no me preocupara

por ti,

que te hubiera "apachurrado"

el "pesero" que te iba

a apachurrar, ¿eh?

y ya anduvieras aquí penando

como todos los fantasmas

que se--

sol: [tose]

luna: ay, no es cierto,

no es cierto.

adán: ¿qué onda, pa?

¿te ayudo?

edgar: no, no, hijo, gracias.

es más, está baja la venta.

mejor dime, ya le contaste

a tina lo de tu trabajito,

¿verdad?

adán: este--

bueno, pues, así como contarle,

contarle, la verdad, no.

edgar: ay, hijo, pero qué ganas

de complicarse la vida,

de veras, las mentiras

llaman más mentiras.

¿cuántas veces

tengo que decírtelo?

adán: ya sé, pero es que tina

es muy celosa, pa.

mira, la otra vez,

íbamos caminando y me topé

a unas compañeritas del trabajo

y vieras la cara que puso.

hazte de cuenta, mi mamá.

edgar: a ver, hijo, escúchame,

por favor...

cuéntale todo a tina,

te vas a sentir mejor,

más liberado, caramba,

¿cómo tengo que decírtelo?

adán: [titubea] no veo para qué

lastimarla.

edgar: ¿no--no dices

que en la flama divina

no se aceptan mentiras?

adán: no, no, no, yo no estoy

mintiendo, simplemente...

pues, no le estoy diciendo.

aparte, no creo que se entere.

edgar: ay, hijo, qué poco

conoces a las mujeres, de veras.

adán: no, no, en serio,

aparte, jordi me dijo

que esas fotos

no las iban a publicar

en méxico, entonces,

no veo el problema.

edgar: adán, no existe alguien

en el mundo que pueda engañar

a una mujer,

que la pueda hacer tonta.

si acaso, ellas se hacen

de la vista gorda.

y escúchame bien

lo que te voy a decir,

abusado,

mucho cuidado

con estar cuando ellas tienen

sus cinco minutos de furia,

porque no tienes idea, hijo,

no importa a dónde corras,

no importa a dónde vayas,

ellas siempre

te van a encontrar.

toño: bueno, jefe, tú me vas

a matar de un susto en serio,

¿eh?

¿no te dije que no te quería

volver a ver por aquí?

bacalao: lo que tengo

que decirte

es muy urgente, cachorro,

es de vida o muerte.

toño: no me digas que se empeoró

la salud de mi mamá.

bacalao: no, hombre,

tu jefa está

vivita y coleando, hombre.

lo que pasa es que nosotros

sí vamos a pasarla mal.

la doctorcita ya averiguó

que aquel no eres tú

y que tú no eres ricardo,

entonces, de un momento a otro,

va a entrar aquí con la tira

y te van a meter al botellón,

hijo.

ya se nos acabó

nuestra vida de ensueño, mano.

amelia: ah, mira, entonces,

ahí está el secreto

de la sazón de las morales.

luna: [silba]

estrella: no, bueno,

en realidad, está en las ollas

que están hechas de barro,

que eran de nuestra abuela,

pasaron a nuestra madre

y luego a nosotras.

amelia: y no se les rompieron.

tina: hola, luna.

luna: ¿cómo estás?

tina: ¿ya estará mi comida?

luna: sí.

tina: es que tengo prisa.

y ahora tengo mucha prisa.

luna: aquí está, aquí está.

tina: muchas gracias,

nos vemos, ¿eh?

luna: adiós.

amelia: así que te casaste

con mi hijo sin saber cocinar.

esa es la segunda

de muchas decepciones

que se va a llevar

en ese matrimonio

que, obviamente, no tiene

ninguna validez.

tina: la segunda.

y ¿cuál es la primera

decepción, señora?

amelia: los rellenos

de tu brasier.

tina: a ver, en primer lugar,

adán sabía que yo no cocino

y, en segundo, sí,

le meto magia a mis encantos,

¿y?

no tiene nada de malo.

amelia: y para mí

que tú no tienes

los ojos verdes,

usas "pupilentes", ¿verdad?

tina: a ver, señora

flama divina,

yo no soy ninguna mentirosa

y mucho menos hipócrita,

porque usted se la pasa

predicando palabras de bondad

cuando, en realidad, es el mal

andando en persona.

amelia: ay, sí.

niña, necesitas mucho más

que eso para ofenderme.

tina: pues, no cante victoria,

señora, ¿eh?

porque nadie es indestructible,

suegra.

amelia: ¿cómo me llamaste?

luna: pues, le dijo "suegra".

amelia: ¿me dijiste suegra?

¡ay, lombriz de agua puerca!

>> [hablan a la vez]

[música]

toño: bueno, y todavía no me has

dicho cómo le hizo la doctora

para saber que somos dos.

bacalao: ¿cómo le hizo?

pues, ¿cómo crees que le hizo?

tú te equivocaste,

te pusiste cara a cara

ahí con tu clon, ¿no?

así no se puede, hijo.

toño: bueno, y ¿de dónde

sacó el video o qué?

bacalao: pues, ¿de dónde?

de la perfumería

donde te viste con él.

si debería de darte

tus trancazos.

y déjame decirte

que eso no es lo peor, ¿eh?

en cuanto la cara de ardilla esa

ponga ese video a la luz, mano,

te vas a ir directo a la sombra.

toño: y ¿alguien más

ha visto ese video?

bacalao: pues no.

creo que no, porque, pues,

me lo hubiera dicho.

toño: bueno, nadie,

nadie puede ver ese video, ¿eh?

o sea, necesito tiempo,

necesito tiempo

para--para hablar con mi chula

y--y, pues,

tratar de convencerla

y decirle toda la verdad

y, pues, convencerla

de que se vaya a vivir conmigo

allá al barrio.

bacalao: [ríe] hijo, escucha

la voz de la experiencia,

por favor, cuando el dinero

falla en una casa,

el amor sale por la ventana.

¿tú crees que la chula

te va a seguir

cuando sepa que no tienes

ni dónde caerte muerto?

por favor, hombre.

y mira, ya que vine acá

para ponerte sobre aviso,

te quiero pedir un favor, ¿no?

a ver si me puedes

rallar una feria,

me quedé sin baro

con la operación de tu jefa.

toño: pues sí, pero necesito

que tú también me ayudes,

entonces.

o sea, ayúdame a inventar algo.

bacalao: ah, no, pues,

si lo pones así,

no te preocupes,

yo me encargo de eso,

¿cuándo te he fallado?

ricardo: pues, si te digo

cuántas veces,

nos agarra la noche aquí.

bacalao: ¿así vas a estar?

no, ya me--

toño: no, no, espérate, jefe,

tampoco te tires

para que te levante, tranquilo.

bacalao: bueno, pues, entonces,

dame chance de liquidar

a la doctorcita, ¿no?

toño: a ver, jefe, no, no,

tranquilo, ¿eh?

aguanta.

no vayas a hacer nada, ¿eh?

o sea, tú sabes

que la--la doctora

no tiene la culpa

de lo que yo hice, ¿eh?

bacalao: bueno, ya, está bueno,

no te pongas así, hombre.

me voy a portar

como todo un santo, ¿eh?

nomás me voy a encargar

de cerrarle el pico, ¿ya?

toño: bueno, pero solo

si me garantizas su seguridad

de ella, ¿eh?

porque yo seré lo que sea, jefe,

pero yo jamás atentaría

contra la vida de nadie

ni dejaría que tú lo hicieras.

bacalao: ya, está bueno,

te doy mi palabra de bacalao,

ya.

sí traes la chequera, ¿no?

digo, para que me ayudes.

¿quieres que me lleve

unos dolaritos en avanzada?

no se te vayan a perder,

yo te los guardo, ¿ya?

toño: [chasquea los dedos]

ya llégale, llégale ya.

bacalao: [murmura] bueno, pues.

[sisea]

damián: ¿no tienes

nada que contarme?

natalia: ¿contarte de qué?

damián: no te hagas la inocente

conmigo, natalia.

¿o me vas a negar que pensabas

traicionarme contándole todo

a tu marido?

edgar: amelia, últimamente,

estás muy malhumorada.

amelia: es adán, que me preocupa

que se haya ido a vivir

con esa lombriz de agua puerca.

y hoy se atrevió a ofenderme.

edgar: ¿tina te ofendió?

amelia: sí.

edgar: qué raro, pues,

si esa muchacha es muy educada.

amelia: mm...

no, me dijo algo

que--que ninguna madre piadosa

quisiera oír.

es más...

[solloza]

...nada más de querer repetirlo

me da taquicardia.

[solloza]

edgar: a ver, a ver, ¿qué pasó?

¿qué--qué pudo haber sido

tan grave?

¿qué te dijo?

amelia: me dijo "suegra".

[llora]

edgar: bueno, bueno, pues,

es--es natural, mi amor,

es--eso tenía que pasar

en algún momento,

ahora tienes que asimilarlo.

amelia: [solloza] no.

edgar: es más, ya verás

que cuando te digan "abuelita",

te vas a sentir mejor.

amelia: ¿qué?

[llora]

no.

no, no.

natalia: ¿de qué estás hablando,

eh?

damián: no, no, no es necesario

que actúes, natalia,

te escuché perfectamente

cuando le estabas diciendo

a tu marido

que había una parte

de este negocio

que él desconocía, ¿no es así?

natalia: no, pues sí, sí,

sí se lo dije y tú estabas ahí.

ricardo me estaba haciendo

responsable de la propuesta

y yo tenía que aclararle

que no era así, ¿mm?

porque evidentemente

yo no me voy a hacer responsable

de un negocio que sé

que va directamente al fracaso,

¿eh?

¿cómo se te ocurre

que yo te iba a traicionar?

a ver, damián, ¿en qué habíamos

quedado, mm?

explícame.

porque si vamos a estar así,

desconfiando el uno del otro,

¿sabes qué?

mejor aquí la dejamos.

damián: sí, sí, sí.

tienes razón.

disculpa si malinterpreté

tus palabras, sí, así fue.

me duele aceptarlo,

pero tiene sentido

lo que me estás diciendo, sí.

me voy a olvidar

de todo lo que te dije,

esta vez solamente

te voy a poner una condición,

natalia, porque lo necesito

en verdad.

natalia: ¿cuál?

damián: y no quiero excusas,

natalia.

te veo esta tarde

en el departamento.

y te lo digo porque en verdad

si algo necesito de ti

en este momento

es que me demuestres con hechos

que me amas como yo a ti.

[música]

n,

aquí está su cubita,

a ver si no la siente

muy fuerte, ¿eh?

toño: no, la siento

como que muy poquito, ¿verdad?

betty: es que la probé para ver

si le había quedado buena.

toño: hi--

[ríe] no, bueno...

ah, tienes buena mano, ¿eh?

hijo, te quedó

como de campeonato,

gracias, betty.

betty: de nada.

¿tiene usted algo, patrón?

toño: ah, sí, sí, betty.

estaba aquí esperando

a mi natita que baje

para comer juntos

y quiero disfrutarla

como--pues, como si fuera

la última vez que la voy a ver.

natalia: me vas a tener

que disculpar, mi amor,

pero hoy no voy a poder

comer contigo.

toño: a ver, ¿cómo que no vas

a poder?

natita chula, pero ¿cómo que no?

pues, si te estoy esperando

para que comamos juntos,

¿a dónde vas?

natalia: es que se me olvidó

decirte que tengo una reunión

con mis excompañeras

de la universidad,

que de hecho, ya voy tardísimo.

pero no te preocupes

que regreso temprano.

toño: pues sí, natita chula,

pero, pues, si yo--o sea,

si quieres yo voy--

natalia: a ver, ricardo,

entiende que no.

ay, perdóname, mi amor,

lo que pasa es que es

una reunión de mujeres, ¿sí?

me encantaría

que vinieras conmigo,

pero está

estrictamente prohibido

que vengan novios o esposos.

betty: o amantes, ¿no?

ay, perdón,

era una pequeña bromita, ¿eh?

natalia: mi vida, te prometo

que en cuanto pueda venir,

me vengo para cuidarte

y apapacharte, ¿sí?

has estado muy nervioso hoy.

toño: sí.

lo único que quería era, pues,

estar contigo, ¿verdad?

pero--pero está bien, adelante.

nada más maneja con cuidado,

¿eh?

natalia: sí, sí.

bueno, ya me voy.

adiós.

betty: patrón, está usted

así de achicopalado

por su esposa, ¿verdad?

toño: [chasquea la lengua]

es que...

me da miedo que mi natita

me deje de querer.

betty: ¿y no preferiría mejor

saber la verdad?

digo, pues, saber

si lo quiere de veras

o nomás está haciendo guaje.

toño: sí, betty,

a--ahora que lo dices,

la verdad, sí me gustaría saber

si--si realmente me quiere a mí,

pues, por lo que soy, ¿no?

o--o nomás por todo

lo que represento.

no me hagas caso.

no me hagas caso, a lo mejor

ya me está haciendo efecto

la cuba

o--o igual ando en mis días,

¿verdad?

ya me puse muy sentimental.

perdón, betty.

betty: ay, patrón, es que yo

quería decirle una cosa

bien importante.

es sobre la seño "nata".

toño: ¿qué--qué me tienes

que decir de mi natita?

a ver, dime.

betty: es que no sé

por dónde empezar.

ay, y luego, lo veo así

de achicopalado

y me da no sé qué.

toño: a ver--a ver, betty,

pues ya, ¿no?

ya--o sea, desembucha.

ya van dos veces

que me quieres decir algo

de mi natita

y a la mera hora te me quedas

callada, ¿qué pasó?

a ver, dime.

betty: es que estaba yo pensando

que si se me hace casarme

con mi matador, con diego,

quería ver si usted quería ser

mi padrino de bodas.

toño: ¿y eso qué tiene que ver

con natita?

betty: ah, pues, que...

ella no es tan sencilla

como usted y, pues, a lo mejor

no quería ser mi madrina.

toño: mm...

no, no te preocupes.

o sea, yo--yo, si quieres,

yo luego le digo a natita,

yo la convenzo,

pero ¿conmigo?

de una vez te digo

que conmigo cuentas, ¿eh?

yo voy contigo

para ser tu padrino.

[suspira]

bueno, si todavía estoy aquí,

¿verdad?

betty: ¿cómo?

toño: no, nada, nada.

mm...

[gime]

betty: ¿se le ofrece algo más?

toño: sí,

prepárame la otra, ¿no?

porque esta me resbaló

bien bonito.

betty: ajá.

con permiso.

[celular]

damián: [suspira]

¿natalia?

natalia: estoy saliendo

de la casa, mi amor,

tal como te prometí.

damián: muy bien, muy bien.

¿tuviste problemas

con ricardo?

natalia: no fue nada fácil, ¿eh?

le inventé que iba

a una reunión de excompañeras

de la universidad.

bueno, en media hora más o menos

ya estoy ahí.

damián: muy bien.

a--aquí te espero,

me muero de ganas de verte.

adiós.

[ríe]

reunión de excompañeros...

[llaman a la puerta]

...qué ridiculez.

mm...

[tararea]

fabiana: hola.

[ríe]

mm.

ay, perdón por llegar así,

pero es que quería

darte una sorpresa.

damián: [ríe]

ambos: [ríen]

damián: me sorprendiste,

de hecho, de--de hecho, sí,

este...

¿quieres pasar?

fabiana: ay, sí.

damián: ¿quieres tomar algo?

fabiana: ay, ¿tienes refresco?

damián: supongo que sí.

fabiana: estás esperando

a alguien.

damián: sí, sí, de hecho,

sí, tengo una reunión

de excompañeros.

fabiana: ah.

damián: sí, sí.

créeme que si hubiera sabido

que venías,

no--no hubiera organizado nada.

fabiana: ah, y ¿vienen

las novias?

damián: sí, sí.

no, no, ya sabes,

club de tobi, que las mujeres

están prohibidas.

fabiana: ah...

damián: mucha testosterona.

fabiana: sí, no, ya sé.

damián: sí, sí, me--me--

todavía tengo 20 minutos.

fabiana: ah, bueno, te ayudo

a preparar todo.

digo, no les vas a dar papitas

nada más, ¿no?

damián: no.

fabiana: ¿no?

damián: muy bien, gracias.

fabiana: podemos poner acá

y luego otros.

damián: 20 minutos, rápido.

fabiana: los podemos poner aquí.

[música]

[música]

bacalao: ya vine, mi amor.

¿cómo está mis ojitos de gacela?

pero ¿qué haces parada, hombre?

déjame ayudarte--

luchita: no--a ver, a ver...

¿qué te traes, eh?

¿qué estás haciendo ahora o qué?

bacalao: ¿por qué siempre

me tienes que decir

que estoy haciendo algo malo?

tú no debes estar de pie,

estás convaleciente, mi amor.

yo te ayudo--

luchita: ya, ya, ya, ya.

bacalao: vete a acostar,

chiquita.

luchita: sí, siempre

que te pones así

de "chiquita, mi amor"

algo hiciste.

algo hiciste.

bacalao: ándale, ya,

se te va a abrir la herida.

luchita: ay, sí, brincos dieras.

bacalao: despacio.

que no tan rápido.

mírala.

renata: ¿qué estás viendo?

fabiana: ¿crees que con esto

vaya a ser suficiente

para todos?

damián: sí, sí, claro que sí,

ya lo vi.

te quedó maravilloso, ¿eh?

el hombre que se case contigo

va a ser muy,

pero muy afortunado.

yo espero estar en la lista.

fabiana: uy, no, ¿es

que sabes qué?

tengo una lista de candidatos

larguísima...

damián: ¿en verdad?

fabiana: ...nada más hay

uno muy importante

que va a tener que hablar

con mi papá y con mi mamá.

damián: ¿es en serio?

¿qué pasó?

si lo dices por mí,

por supuesto que lo voy a hacer.

cómo se pasa el tiempo rápido,

¿verdad?

fabiana: ay, sí, sí,

ya me tengo que ir.

damián: ¿te pido un taxi?

fabiana: no, no, no, no,

le hablo a alguno

de los chicos del sitio

de "la liebre"

y ya que pase por mí, ¿no?

damián: sí,

por esta ocasión está bien,

pero que no te dé vergüenza.

imagínate, si tú y yo

estuviéramos casados, pues,

es lo menos que puedo hacer,

¿no?

fabiana: sí, sí, sí.

damián: [balbucea]

fabiana: [ríe]

ay, eres muy tierno.

damián: tú también.

hermosa.

fabiana: nos vemos después.

damián: claro que sí.

adiós.

fabiana: bye.

damián: adiós.

fabiana: adiós.

damián: adiós.

fabiana: adiós.

damián: [gime]

renata: ¿es de las películas

que estás vendiendo?

bacalao: es del--una italiana

que me mandaron de muestra, ¿no?

pero espérame porque, este,

son de las que no debes de ver,

¿no?

súbete a tu cuarto ya.

renata: ay, qué asco, pa.

pero ya, es que ¿sabes qué?

necesito ver unas cosas

que grabé y necesito la "tele".

bacalao: a ver, a ver, a ver,

¿que estás sordita?

¿no entiendes o qué?

te estoy diciendo

que estoy viendo una cosa,

vete tú a tu cuarto

y luego te aviso, ándale.

renata: pero es que tú

las puedes ver después,

yo nada más necesito

conectar algo y ya las veo.

bacalao: a ver, hija, espérame,

entonces, espérame, espérame,

tranquila, tranquila.

dame chance, porque luego--

ambos: [hablan a la vez]

renata: [suspira]

bacalao: a ver, niña.

ya se rompió, ¿no?

sí, ya se rompió.

renata: igual

y lo puedo arreglar.

bacalao: no, no, no,

no te preocupes, ya.

déjalo, ya lo tiro yo

a la basura y ya pido otro,

ya me mandarán otro,

ya usa lo que quieras, ándale.

ahí está, es toda tuya.

caray, esto...

ni hablar.

ah, me voy a dar un baño

y le voy a dar una vuelta

a tu jefa, ándale.

cuando terminas, me avisas.

luzma.

renata: ¿de cuándo a acá

no se enoja porque rompí algo?

damián: [suspira]

[suspira]

[llaman a la puerta]

mm...

[resopla]

[ríe]

como le dijo el zorro

al principito:

"si tú me dices

que llegas a las 19:00,

yo te voy a extrañar

desde las 18:00",

aunque en esta ocasión

sentí que llegabas desde antes.

natalia: mm, en verdad eres

encantador.

¿y eso?

ay, no me digas

que lo preparaste tú.

damián: con estas dos manos

que ves

y que ahora ya no ves.

natalia: mm...

damián: es un detalle especial

para mi invitada especial,

aunque nos puede esperar

un poquito, ¿verdad?

natalia: ah, sí.

ambos: [ríen]

[música]

[música]

luis: te perdono.

valeria: no, yo te perdono.

luis: no, yo te quiero perdonar.

yo te perdono.

yo te perdono.

valeria: te voy a extrañar

más que a nadie.

luis: [suspira]

valeria: ya deja de grabar

que ese es mi vuelo.

ya, ya, ya, ya.

renata: solo unas últimas

palabras para la repartición

de tu herencia.

luna: ey.

[chista]

no, no, no, no, no, a ver,

pásamelo, pásamelo, trae acá.

te dije que no pusieras

nada peligroso en la mesa,

estrella.

estrella: ay, perdón,

perdón, hermana,

no me di cuenta.

murillo: oigan, en serio

no entiendo por qué

me cuidan tanto.

sol: ah, no, no, no tienes

por qué entender,

tú nada más déjate cuidar,

nosotros sabemos lo que hacemos.

murillo: mejor vamos a ver

su telenovela antes de merendar,

de verdad.

estrella: no, no, no, cuñadito,

espérame, lo--lo que pasa

es que yo hace rato

estaba barriendo

y se me desconectó

con la escoba, ¿verdad?

entonces, yo la voy a conectar.

pero a ver esto...

[gime]

[explosión]

todos: [gritan]

luna: ¿estás bien, mi muri?

¿no te pasó nada?

murillo: ¿por qué--por qué

se hizo ese cortocircuito?

estrella: estoy bien,

no se preocupen, ¿eh?

sol: [gime]

estrella: ay, qué susto.

natalia: quedé de regresar

temprano con ricardo.

ya sabes cómo es él.

damián: antes no te importaba

lo que él opinara

y estuviste pensando

todo el tiempo en él, ¿verdad?

natalia: ¿me estás echando

la culpa a mí?

porque déjame decirte

que eso es muy poco caballeroso

de tu parte, ¿eh?

damián: pues, ¿qué quieres

que yo piense, natalia?

uno...

uno así no se puede concentrar.

tú tienes la cabeza no sé dónde

y yo--yo sigo siendo el mismo,

exactamente el mismo,

yo no he cambiado.

natalia: pues, a lo mejor,

ese es el problema, damián,

que sigues siendo

el mismo de siempre.

además, no sé por qué

tiene que haber tanto drama

si a todas las parejas les pasa

alguna vez, ¿mm?

damián: que no es normal.

además, déjame decirte,

aunque te suene

poco caballeroso,

la culpa es más tuya que mía.

natalia: damián, no puedo creer

que seas tan machista

de no poder creer tu fracaso

en la cama.

ay, luego nos vemos.

tina: ok, fabiana, ¿estás segura

de que los viste?

fabiana: te lo juro,

no lo podía creer,

estaban los dos besándose como--

tina: son amantes.

ay, changuita, lo siento mucho.

aparte, fue mi culpa.

te lo juro, nunca me lo hubiera

imaginado de damián,

yo pensé que era el hombre

perfecto para ti.

fabiana: no, era demasiado bueno

para ser verdad.

ay, ¿cómo pude ser tan crédula?

de verdad, fui una imbécil.

tina: no, a ver, a ver,

no te culpes, changa.

¿tú cuándo te ibas a imaginar

que la tal natalia es amante

de su cuñado?

eso está imposible,

ni yo me lo hubiera imaginado.

fabiana: lo peor de todo

es que me mintió.

me dijo que tenía una reunión

con sus compañeros,

que le ayudara a--a preparar

toda la botana

y ahí estoy yo, de estúpida,

preparando todo para la amante.

tina: ¿y?

¿qué piensas hacer?

¿te vas a quedar callada

como siempre?

¿perdonando y sin protestar?

fabiana: no, ahora no me voy

a quedar callada.

no me voy a quedar

con todo esto que siento.

el infeliz de damián

me va a escuchar.

murillo: mi amor, yo también

quiero estar contigo a solas

siempre,

pero tengo que arreglar

los cables de electricidad,

no podemos seguir sin luz.

luna: no, no, ni se te ocurra,

no lo quiera dios,

tú no puedes tocar

un cable de electricidad,

no, no, no.

yo--yo mañana le marco

al electricista

y que venga y lo resuelva, ¿eh?

murillo: te ves tan linda

a la luz de las velas, lunita.

luna: mm, ¿se te hace?

murillo: sí, quiero estar

contigo siempre.

natalia: [ríe]

ricardo, mi amor...

yo pensé que ya estabas dormido,

¿por qué no te has acostado?

toño: no, pues, es que...

si no estás junto a mí,

no me puedo dormir, mi chula.

entonces, estaba aquí

haciendo tiempo para esperarte.

a ver, ven para acá.

sóplame, te voy a hacer

el alcoholímetro

a ver cuántas copas te tomaste.

natalia: ay, qué menso eres.

toño: a ver, sóplame.

[ríe]

natalia: solo me tomé dos copas

de vino y...

¿sabes?

estuve pensando en ti

todo el tiempo.

seguro fui la más aburrida

de la reunión.

toño: ¿en serio?

¿o sea que fuiste

la clásica aguafiestas?

natalia: [ríe]

sí.

ay, mi amor...

me costó mucho trabajo disimular

que estuve pensando en ti

todo el tiempo

y que lo único que quería

era regresar a estar contigo.

toño: ¿me lo estás

diciendo en serio

o--o nomás me estás choreando?

natalia: te lo digo de verdad.

¿me puedes dar un abrazo?

toño: claro que sí, mi chula,

pues, todavía estamos.

natalia: [ríe]

toño: mm...

¿y ahora?

¿qué tienes, mi chula?

¿por qué tienes esa carita así

como de borreguito

a medio morir?

natalia: [ríe]

toño: ¿eh, qué?

¿estás triste o qué?

natalia: no, no sé,

me--me sentí mal.

ha pasado tanto tiempo

que no me di cuenta.

te amo mucho más

de lo que creía, mi amor.

toño: entonces, ¿me quieres

más a mí que al otro?

o sea, digo, a--al otro ricardo

que era antes.

natalia: sí, claro que sí,

mi amor.

y te amo mucho más

de lo que pensé

y tengo mucho miedo

de--de fallarte

y que algún día

me dejes de querer.

toño: no, mi chula,

no digas eso.

a ver, no, si aquí

el que tiene miedo de perderte

soy yo.

mi chula...

natalia: ¿qué?

toño: o sea, yo...

natalia: ¿tú qué, mi amor?

toño: yo te amo,

te amo con toda mi alma

y no tienes por qué

tener miedo, ¿eh?

porque yo voy a estar

contigo siempre,

pase lo que pase

voy a estar contigo,

nunca te voy a abandonar, ¿eh?

¿eh, mi "chuli"?

natalia: sí, mi amor.

[música]

mariana: ya hablamos de eso,

germán.

germán: es que yo te quiero,

mariana.

mariana: pues yo también

y, la neta, te voy

a extrañar harto,

pero lo mejor para todos

es que ya me vaya.

germán: sí, pero tú

te empecinaste en pensar

que esto no iba a funcionar,

no me diste la oportunidad

de demostrarte

que estás equivocada.

mariana: yo ya te di

todas las oportunidades

que podía,

pero tú siempre estás pensando

en otra cosa.

germán: a ver, mariana,

escucha--

espera, escúchame.

yo te pedí que te vinieras

a vivir conmigo, ¿no?

¿qué más quieres que haga?

mariana: ya no le demos vueltas,

¿sí?

tú sabes bien lo que yo quería,

pero tú amas a otra mujer

y no hay nada que yo pueda hacer

para cambiar eso.

germán: mariana...

mariana: espero

que seas muy feliz.

ya.

germán: [resuella]

charlotte: llegaste tarde, ¿no?

es que no dormí

en toda la noche.

ricardo: sí, sí, un poco,

charlotte, pero...

¿estás bien?

charlotte: estuve pensando

y llegué a la conclusión

de que no te puedo seguir

ocultando lo que descubrí.

es algo que va a cambiar

radicalmente tu vida.

bueno, ven conmigo.

siéntate, por favor.

ricardo: [gime]

[música]

charlotte: a ver,

déjame adelantar esto.

¿qué es esto?

[resuella]

[suspira]

me robaron el disco duro.

[suspira]

sol: apúrale, chiquita,

que se nos está haciendo tarde.

estrella: ay, y ¿no se supone

que vamos a esperar a luna?

sol: no, claro que no,

se tiene que quedar a esperar

al electricista

y, además, tiene que estar

24 horas al día con murillo.

estrella: ay, ¿a poco crees

que porque se va a estar

las 24 horas,

va a impedir que le pase algo?

sol: pues, yo no creo nada,

pero todo este tiempo

que ha estado con él,

murillo sigue vivo.

estrella: ay, pues sí, ya sé,

pero--

luna: [llora] ¡no, no, no!

sol: ¿qué pasó?

luna: ¡soy...!

¿qué sería?

soy una asesina,

soy una asesina.

[jadea]

sol: ¿qué pasó?

luna: murillo, murillo,

lo maté, lo maté.

[celular]

natalia: [resopla]

¿bueno?

fabiana: natalia, soy yo,

fabiana, ¿te acuerdas de mí?

natalia: claro que me acuerdo

de ti.

¿qué pasó?

fabiana: necesito

hablar contigo,

tenemos que vernos.

sol: [titubea] vete a traerle

algo con azúcar.

¿qué fue lo que pasó?

luna: pues--pues, no sé,

no sé, lo--lo--

está ahí, lo abracé y ya.

estrella: a ver, a ver, ten,

ten, toma agua.

ay, perdón.

hermanita, igual estás

equivocada.

murillo tiene

el sueño muy pesado

y, pues, pensaste

que estaba muerto.

luna: no, pues, si está

frío como un hielo

y tieso como una tabla,

vayan a ver si no me creen.

sol: no, bueno, ya, cálmate.

[titubea] ¿exactamente

qué pasó?

luna: pues--pues, yo--yo creo

que lo asfixié.

ambas: ¿lo asfixiaste?

charlotte: hola, joven.

¿se acuerda de mí?

usted me hizo una copia

del video de seguridad

el otro día.

>> por supuesto, la doctora.

charlotte: exacto.

necesito pedirle otro favor.

que me vuelva a hacer una copia

del mismo video, por favor.

se lo ruego.

por favor, joven.

natalia: hola.

ay, perdóname, de verdad,

¿llevas mucho tiempo

esperándome?

fabiana: lo importante

es que ya llegaste.

natalia: sí.

bueno, pues, tú dirás.

fabiana: ricardo es tu marido,

¿no?

natalia: sí,

ya te lo había contado.

fabiana: y es hermanastro

de damián.

también me habías comentado

que habían crecido juntos.

natalia: sí, exactamente.

pero supongo que no me citaste

aquí para hablar de eso.

fabiana: no, no, no,

te lo menciono porque, pues,

damián y ricardo

son casi como hermanos, ¿no?

y debe ser muy difícil para ti

ser esposa de uno

y amante de otro

al mismo tiempo.

[música]

[música]

Cargando Playlist...