null: nullpx
Cargando Video...

Como Tú No Hay 2 Capítulo 49

2 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

naty: ¿qué pasa, mi amor?

toño: es que es un chorro de

lana la que está aquí en juego.

¿segura que tú revisaste

el contrato?

es que, chula, no me gustaría

regarla así con tanto dinero

de por medio.

naty: todo parece indicar que

es una excelente inversión con

ese grupo sudamericano, pero

si quieres puedes tomarte tu

tiempo, no tengo problema,

puedo esperar.

y oye, sabes qué, hace rato

me quedé con ganas de más

besitos, ¿me das más?

toño: híjole, vamos a hacer una

cosa, por cada firma que yo

haga aquí en la hoja tú me das

un besito, o sea, firma,

besito, firma, besito, órale,

empezamos.

firma, besito.

firma, besito.

naty: ahora un reto, que sea

firma y besito al mismo tiempo,

¿puedes?

toño: claro que puedo...

naty: ahora yo te cambio

la hoja, no veas.

listo, se acabaron, sí.

toño: ay, me quedé picado, por

qué no te pasas todos

los contratos que tienen de

recursos humanos.

oye, ¿quién fue el menso que

dijo que no se podían combinar

los negocios con el placer?

naty: no sé, seguramente

alguien que no tenía idea

lo que estaba diciendo.

toño: híjole, en serio vamos

a dar un golazo, a festejar,

porque aquí está el crack

de las inversiones.

oye, ¿y para cuándo sabríamos

cómo nos fue--?

naty: bueno, en cuanto

los extranjeros pongan sus

acciones en la bolsa,

voy a llevar esto--

toño: no, espérate, no te vayas

así, vamos a festejar--

naty: ¿no te estás

adelantando--?

toño: no, para nada, ¿qué tal

que nos vamos a tomar una copa,

luego comemos, luego me das

mi postre y ya?

naty: está bien, ahorita nos

vemos.

>> ¿así de plano damián fue a

hablar con la pastora y toda

la cosa?

fabiana: cómo ves, antes de

preguntarme a mí se

lo preguntó a ella.

>> changa, lo traes loquito,

porque para ir a pedirle

la bendición no es cualquier

cosa.

fabiana: no, ya tengo novio,

estamos comprometidos

y mi papá no lo sabe.

tina: bueno, has una cena para

que se entere.

fabiana, damián es lo que

mereces, un hombre hecho

y derecho, no una cabeza loca--

fabiana: como toño.

tina: exactamente,

y ni lo digas, porque me dan

ñáñaras.

toño es un karma horrendo

en tu vida.

ya sé, ya sé que fue mi

culpa, yo fui la que te animó

a salir con damián, pero

aunque a mi me encante,

eres tú la que tiene que

decidir si te complementa

como pareja.

damián: natalia, ¿cómo te fue,

conseguiste la firma

de ricardo?

fabiana: con damián me siento

bien, me siento querida,

única, especial.

bueno, qué te puedo decir,

si sientes lo mismo con

mi hermano.

tina: sí, también me siento

especial y única y es muy

detallista, ay, aunque me

choca, porque justo eso es

lo que atrae a otras niñas.

ay, en el trabajo hay unas

moscas que están embelesadas

por tu hermano, y aparezco

yo y soy la bruja del cuento.

a ver, tengo que alejarle

las tentaciones, es más--

fabiana: ¿sabes lo que va a

pasar?

tú y mi mamá van a volver loco

a mi hermano.

tina: si ya le dio

la bendición a damián,

que me la dé a mi también.

ya está bien, y deja de pensar

las cosas.

fabiana: lo estoy intentando

con todo lo que puedo.

sabes qué, a lo mejor con el

tiempo pueda llegar a amar

a damián, es un buen hombre,

lo sé.

damián: ¿qué pasa, natalia?

no me has contestado.

¿lo firmó?

eres sorprendente.

¿también firmó la hoja

en blanco?

estoy sorprendido por tu

capacidad, simplemente eres

la mujer perfecta, ¿lo sabías?

esta es su sentencia.

luis: ¿qué haces con esa

cámara, ya se te pegaron

las mañas de tu papá o qué?

>> me la regaló valeria, para

que sepas, no es de tu

incumbencia, luis.

luis: mira, solo para que

sepas, si te regaló esa cámara

es porque es buena persona,

no porque te quiera.

>> luis, qué poco sabes,

creo que nunca conociste

a valeria, ni a ella ni a mí,

yo digo, te falta seso,

víscera cardíaca, y mezclarlos,

para que puedas ser una buena

persona.

luis: bueno, si me faltó todo

eso, ¿por qué anduviste conmigo

tantos años, me vas a decir que

nunca me quisiste?

>> te quise mucho.

pero cambié, aprendí muchas

cosas--

luis: ¿quién te las enseña

entonces?

>> aunque te suene raro,

la misma valeria, estoy bien

agradecida con ella,

y contigo, al final de todo yo

salí ganando.

luis: por qué mejor no te

explicas, porque no te estoy

entendiendo nada.

>> confirmada la presunción,

poco seso, poco corazón.

félix: ¿dónde está el

pelapescados?

>> a mí me va muy bien,

gracias.

el germán me encargó

el changarro porque tenía que

ver un asunto muy importante

con alguien.

félix: ya vi el alguien,

gracias.

ven acá, quedamos que me ibas

a respetar.

>> ey, fuera, déjala.

félix: no es contigo--

>> ya déjala en paz, te metes

con ella te metes conmigo.

todos: [hablan a la vez]

ricardo: a ver, a mí sí me va a

responder, porque para eso mi

madre tiene su hijo para que

la defienda.

todos: [hablan a la vez]

luz: ya estuvo, ya, ¿ves por

qué no te quiero cerca de mis

hijos?

¿sabes adónde andaba?

fui por agua para tomarme

las medicinas.

>> ¿te sientes mal--?

germán: gracias por cuidarme

el changarro.

ricardo: ahorita mismo voy a

pedir permiso para llevarte

a la casa.

a usted no lo quiero ver cerca

de mi madre, y cuidadito en que

vuelva a amenazar a mi hermana.

>> doña remedios, vamos.

félix: ya váyase, señora, ya,

qué latosa.

>> ya estuvo, ahora le vas a

pagar--

félix: ahora también me vas a

amenazar--

>> ¿qué, me vas a filetear a mí

también con tu navajas?

órale, órale--

félix: vete con tu mamá, payasa.

ya quedamos, no, yo creo que

para el mes que entra...

yo creo que podríamos echar...

charlotte: hola, qué bueno que

lo veo, porque necesito hablar

con usted.

félix: ¿conmigo?

usted dirá.

nos vemos, muchachos--

charlotte: supe algo de su

familia que no entiendo por qué

no me lo contaron desde un

principio.

descubrí toda la verdad acerca

de su familia, don bacalao.

damián: no sabes, esta hoja

bien administrada vale

millones, no estoy hablando de

millones de pesos, es más,

vale algo mucho más importante,

vale esto, vale poder.

naty: oye, pensándolo bien,

¿no crees que con la hoja

firmada por ricardo ya es

suficiente para tus planes?

damián: nuestros planes.

naty: sí, nuestros planes.

yo creo que ya basta y no es

necesario lo de la falsa

inversión de los sudamericanos,

porque esa inversión también

perjudica a la empresa.

hay mucho dinero en juego y en

el fondo tampoco nos--

damián: ey, sí, yo lo sé,

pero es parte de los negocios,

a veces hay que hacer el

sacrificio para que pasen cosas

como las que yo necesito,

que ricardo se caiga del

pedestal en que lo tiene

claudio.

naty: piensas desprestigiarlo,

¿verdad?

damián: eso es evidente,

eso es una consecuencia.

es que verás, natalia,

a veces es necesario hacer que

los genios de los negocios como

él, porque lo hace bien, hay

que reconocerlo, se equivoquen,

cometan errores de estos,

aunque sí, ocasionen pérdidas

de millones de dólares,

mismos que, qué crees,

tarde o temprano tú y yo vamos

a recuperar.

félix: a ver, dígame qué fue

lo que supo.

charlotte: que antonio no es su

único hijo varón.

félix: a ver, que yo sepa yo no

tengo ningún otro chamaco.

mire, le voy a decir la neta,

a mí no me gusta andar regando

la semilla, y mucho menos

mantener el fruto, ¿no?

charlotte: a ver, no estoy

hablando de sus infidelidades,

tengo pruebas, y si no piensa

cooperar, entonces voy con su

esposa, ¿cómo ve?

félix: a ver, doctora, a ver,

doctora, escuche, vamos a dejar

afuera de esto a mis ojos de

gacela, ¿no?

pues, es que la verdad está

convaleciente.

a ver, este, dígame qué pruebas

tiene.

charlotte: bueno, si quiere ver

las pruebas, entonces usted va

a cooperar, porque de eso

depende la salud de antonio.

félix: sí, claro que sí,

doctora, si el primero que

quiere ver a su hijo sano

soy yo, a ver, dígame.

charlotte: empiece por contarme

la verdad.

félix: a ver, mejor empiece

a decirme las pruebas que

tiene, no vaya a entender

yo otra cosa.

charlotte: si quiere ver

las pruebas, están en mi casa,

así que acompáñeme.

toño: ven.

tú no te debes dar por

vencido, además eres buen

partido, no estás feo, capaz

como siempre estás junto a mí

te ves feo, pero no estás.

tienes que echarle ganas como

hice yo con mi natita.

>> este, con todo respeto,

una cosa es que le siga el

juego y otra que le aplauda

sus locuras.

toño: ¿en qué equipo estás,

de qué lado juegas?

>> del suyo, pero lo que es

chueco es chueco, y usted anda

medio retorcido.

toño: entonces no tomes mi

ejemplo y has las cosas bien.

>> no, no, ¿cómo?

antes por lo menos me hablaba,

ahora definitivamente sí me

odia mucho.

>> ricardo, aquí están

los resultados de hoy.

revísales y si quieres comprar

acciones me avisas.

con permiso.

toño: no, espera, mejor por qué

no revisas esto con mi

superasistente benja,

yo tengo un compromiso con mi

chula, nada de peros, es una

orden, hagan un informe y yo

lo reviso, además mi benja está

capacitado para tomar cualquier

tipo de decisiones.

si quieren les presto

mi oficina, sí, bueno, benja,

fíjate, con permiso.

damián: ¿dónde están todos?

>> el sr. claudio está

encerrado en su despacho y la

señora no ha bajado desde que

llegaron del aeropuerto,

más bien fueron a evitar que

se fuera.

damián: ¿valeria no se fue?

>> de que se fue, se fue,

cuando llegaron al aeropuerto

vale ya andaba por las nubes.

damián: qué bien, qué bueno que

no perdió el vuelo, mi mamá

debe estar deprimida.

>> sí, como usted,

que está deprimida así como

usted, llorando, destilando

lágrimas y toda la cosa.

benjamín: bueno, ya, ¿me vas a

seguir ignorando como si fuera

el hombre invisible o qué?

>> es que usted no es nadie,

y no es que lo ignore, es que

para mí no existe.

¿cómo es que sabe de

inversiones si no es más que

ayudante de contador muerto

de hambre?

benjamín: mire, yo entré aquí

como mensajero, no tuve

la suerte como otras que mi

papito me pagara la carrera en

el extranjero.

yo la suerte me la hago todos

los días, y míreme, lic.,

ahora soy asistente de ricardo--

>> por suerte, porque--

benjamín: no espérese, lic.,

no he terminado, ya le pagué

hasta el último centavo

de la cena y el hotel que usted

insistió.

¿por qué no ha cambiado mi

cheque?

>> porque no necesito de su

dinero.

félix: gracias.

charlotte: de nada.

platíqueme cada detalle acerca

del nacimiento.

félix: sí, verá, el parto fue

muy complicado.

nosotros somos de pueblo,

de una ranchería.

como usted sabrá es muy

complicado que la atención

médica sea buena.

charlotte: me imagino es más

complicado cuando se está dando

a luz unos gemelos.

porque sé que toño tiene

un hermano gemelo.

le dije que sabía todo.

félix: ¿no me regalaría otro?

es que hablar de esto--

charlotte: oh, con gusto.

¿me puede platicar acerca

de este niño?

félix: vaya, doctora, hasta que

le cayó el 20.

ya ve que le dije que era

complicado, luz maría se

pone mal.

charlotte: es comprensible,

perder un hijo debe ser

terrible.

félix: también para mí no fue

fácil, imagínese que tuve que

encargarme de todo y hacer--

charlotte: lo que yo no voy a

entender es por qué no me

dijeron nada, no se dan cuenta

que la recuperación hubiera

sido mucho más rápida.

félix: ¿no le estoy diciendo

que es muy complicado para

nosotros?

es casi vetado en la familia.

charlotte: pues, sí, pero

perdimos muchísimo tiempo,

quiero saber dónde está este

niño, por qué no se criaron

juntos.

félix: cómo se iban a criar

juntos, doctora, si está muerto.

doctora, en el parto nada más

se nos dio el toño, el otro--

charlotte: le digo que este

niño está vivo.

félix: a ver, yo estuve ahí,

usted no, ahora resulta que va

a saber más que yo, por favor.

charlotte: le dije que tenía

pruebas, ¿sí o no?

¿está listo para lo que le voy

a enseñar?

porque es muy impactante.

félix: eche el primer fuetazo,

yo vine a este mundo a recibir

trancazos, o sea que échele

con confianza, vámonos.

charlotte: acompáñeme, sí,

por acá, por favor.

le voy a demostrar que sus dos

hijos están vivos.

ahí están los dos.

cara a cara.

ay, siéntese, por favor.

félix: sí, gracias.

es la emoción.

charlotte: ¿sí?

félix: sí, sí, sí.

gracias.

[música]

[música]

¿se da cuenta de que su hijo

está vivo, de que no está

muerto como le hicieron

creer en el parto?

félix: no puede ser,

esto no puede estar pasando.

mi chiquito no puede estar vivo,

doctora.

mi hijo está muerto.

charlotte: a ver, don bacalao.

lo está viendo con sus propios

ojos.

es innegable que son gemelos.

además, hicimos pruebas

de adn a la familia

y a este supuesto antonio.

félix: ok, suponiendo que

estuviera vivo,

¿usted ya habló con él?

¿ya sabe dónde está para ir

a buscarlo?

charlotte: no, bueno, todavía

no tengo localizado dónde

está este antonio.

pero--pero lo voy a averiguar.

no puede ser que no haya

creído en las palabras

de antonio.

qué tonta.

pero es que si tan solo ustedes

nos hubieran dicho que habían

tenido, gemelos, hubiérmos

recuperado la memoria

de antonio seguramente

a estas alturas.

félix: doctora, pues ¿cómo?

si para nosotros ese chamaco

no existía.

¿y ahora qué?

va a ir a contarle todo esto

a antonio, ¿verdad?

charlotte: ¿cómo se le ocurre

que voy a hacer una cosa así?

no le quiero crear un daño

psicológico peor

del que ya tiene de por sí.

félix: ¿y entonces qué piensa

hacer, doctora?

charlotte: pienso recolectar

detalles desde que nacieron

los bebés.

de entrada, ¿por qué pensó

usted que ese bebé había muerto?

félix: bueno, lo que pasa

es que cuando nació toño,

este, pues lloró mucho, doctora.

y la verdad es que el otro

muchachito, pues no--

no hacía nada, ¿no?

la verdad es que estaba

como quieto.

charlotte: eso no significaba

que estuviera muerto.

simplemente necesitaba

tal vez toser,

o que le limpiaran

las vías respiratorias.

y con eso iba a ser suficiente.

félix: bueno, pues ahí estaba

doña socco, ¿no?

la partera que atendió luzma.

la verdad, me dijo:

"despídase del chamaco.

no va a durar mucho".

charlotte: pero esa señora

era una ignorante.

félix: sí, pero ¿qué quería

que yo hiciera?

mi mujer estaba gravísima,

no le bajaba la fiebre.

estaba a punto de morir.

y la verdad, yo pereferí

atender a mi mujer

y a mi hijo y--

la verdad es que el otro

chamaco se me olvidó.

charlotte: pero ¿qué no pensaba

corroborar esta información?

¿no se acercó al bebé?

¿tuvo al cadáver en sus manos?

perdón, pero ¿lo enterró?

félix: no, doctora.

ahora resulta que me dieron

machetazo a caballo de espadas.

¿usted me está diciendo

que robaron al niño?

no, hombre.

doctora, por favor.

no vaya a decirle nada de esto

a luz maría.

de verdad, nuestra situación

ahorita está muy delicada

después del accidente.

charlotte: por ahora yo no

le voy a decir nada a doña

luchita.

pero tenemos que encontrar

a su hijo antonio.

félix: ¿encontrar?

lo dice usted como si

se hubiera perdido adrede.

charlotte: a ver, pues

evidentemente, cuando fue

el accidente...

[golpe]

antonio, su hijo, tomó

el lugar de ricardo.

antonio: ricardo reyes alonso.

félix: ¿ricardo?

¿así se llama?

charlotte: bueno, el supuesto

antonio que vive aquí

ha tenido sueños recurrentes

con un niño que se llama

ricardo, entonces--

pues, yo supongo que ese

fue el nombre que le pusieron:

ricardo.

félix: ricardo.

pues, no.

se iba a llamar pablo,

como mi suegro.

luego josé y--

discúlpeme--siga.

charlotte: cuando ricardo

llego al hospital,

sus familiares y amigos

lo reclamaron.

y yo asumí que él era antonio.

ay, apareció su familia.

muy bien.

renata: oiga, doctora,

¿ya nos podemos llevar al toño?

ricardo: perdón, ¿cómo dicen

que me llamo?

charlotte: pero evidentemente,

antonio había tomado el lugar

de ricardo.

félix: no creo que el toño

hubiera hecho una cosa así

de gruesa, ¿eh?

charlotte: pues, no vamos

a saber lo que pensó antonio

hasta que hablemos con él.

pero lo que sí es un hecho

es que él no regresó

a su casa y que tomó la vida

de su hermano sin escrúpulo

alguno.

félix: a ver, doctorcita.

a mí se me hace que usted

me quiere voltear la tortilla,

¿eh?

para mí, el toño es ese,

el que vi en la pantalla,

el que vive con usted.

¿no nos hizo hasta los estudios?

¿qué? ¿ahora resulta que

se equivocó o--?

charlotte: a ver, a ver, a ver.

¡cálmese, don bacalao!

a ver, vamos a suponer

que ese que está ahí

en mi casa viviendo

es antonio.

pero ¿qué no quiere encontrar

al otro?

¿no quiere encontrar a su hijo?

damián: ¿me puedes explicar

cómo estuvo eso de que fuiste

al aeropuerto con claudio

para tratar de evitar

que valeria se fuera?

oriana: es que mi actuación

de madre abnegada y dolida

estuvo tan buena, que claudio

me quiso complacer y evitar

que valeria se fuera.

damián: una buena actuación.

lo que fue, fue una tontería.

¿qué hubiera pasado

si la hubieras alcanzado?

oriana: ay, no, ni lo digas

que casi sucede, ¿eh?

lo que pasa es que a mí

se me ocurrió hacer como una

crisis de llanto para entretener

a claudio y hacer que el vuelo

de valeria se fuera,

lo que casi sucede.

damián: mm...

ahora solamente falta

ver que mi papá cumpla

su palabra y te dé el divorcio.

oriana: yo no pienso romper

mis planes ni por él ni por

nadie.

y mucho menos ahora que,

por tu culpa, natalia

terminó contigo por andar

con esa tipa--

damián: a ver, un momento.

yo te dije que mi relación

con natalia la tenía todo

bajo control y así es--

oriana: sí, sí.

¿estás escuchando bien, cosita?

bajo control.

claro, y por eso ella llamó

para decir que no la esperaramos

para llamar porque se iba

a ver con ricardo.

damián: bueno, mamá, pues--

es parte del plan.

lo tiene que tener contento,

¿no?

oriana: del plan.

¿no será que natalia prefiere

estar con ricardo a cambio

de su dinero, y olvidarse

de ti, que andas con

no sé cuántas tipas? ¿eh?

damián: claro que no.

no es así.

oriana: [ríe]

ay, no, no, mira.

yo a ella la veo muy cariñosita

y contenta con él.

por eso llamó: para que no

la esperáramos porque se va

a ir con ricardo a su

restaurante favorito.

te voy a dar un consejo.

anda con mucho cuidado, ¿eh?

porque no hay nada más

peligroso en esta vida

que una mujer despechada.

y te lo digo yo.

¿verdad, cosita, verdad?

una mujer despechada es lo peor.

[música]

[música]

mesero :¿desearían un aperitivo

antes de ordenar?

toño: [ríe] pues, si no queremos

ordenar, queremos desordenar.

así que tráete la mejor champña

que tengas, ¿eh?

y por el dinero no te preocupes,

que aquí tengo con qué quererte.

naty: ay, sin excesos, mi amor.

toño: ¿y por qué no, mi chula?

si venimos a festejar.

así que véme trabajando

esa champaña, órale.

tráemela bien fría,

y no me la agites mucho

para que no se le vaya el gas.

¿qué pasa, mi chula?

¿por qué tienes esa cara

tan aplatanada?

¿qué? ¿tienes algo?

naty: no.

no, no, no tengo nada, mi amor.

estoy un poquito cansada,

nada más.

estoy contenta, de verdad.

toño: daría todo lo que fuera

con tal de verte sonreír

siempre, ¿eh?

naty: ay, mi amor.

no te merezco.

toño: no, no me digas eso,

mi chula.

pues, entonces, yo tampoco

te merezco.

pero estoy aquí solamente

para quererte y para hacerte

la mujer más feliz del mundo.

y solamente a ti te confiaría

mi vida entera.

félix: claro que quiero

encontrar a mi hijo.

y pobres de aquellos que

me robaron al chamaco.

van a conocer quién es

el bacalao cortés.

charlotte: a ver, usted no va

a hacer nada, bacalao,

hasta que no sepamos qué fue

lo que pasó.

y le voy a rogar que

no le diga nada al...

bueno, al que seguiremos

llamando antonio.

félix: yo cuento con usted,

doctorcita, ¿no?

para que no le vaya

a contar nada a luzma.

ya ve que se pone muy mal.

charlotte: no por el momento,

pero en algún momento le tenemos

que decir que su hijo sigue

vivo.

es una monstruosidad pensar

que una madre no sepa que

su hijo está vivo.

félix: sí, tiene usted

toda la razón.

¿y por dónde vamos a empezar

a buscar a mi cachorro?

charlotte: pues, es que--

no sé, de entrada...

bueno, el nivel cultural

que tiene este muchacho

es muy elevado.

así que supongo que el estrato

económico en el que se crió

fue muy alto.

félix: desgraciados.

charlotte: de entrada, usted

trate de recordar los detalles

y las caras de las gentes

del pueblo donde nacieron

sus hijos.

con eso sí me va a ayudar mucho.

félix: claro que sí, doctorcita.

yo le voy a dar hasta el último

detalle que yo me acuerde.

lo más imporante para mí ahora

es encontrar a mi hijo.

charlotte: sí, sí, sí,

don bacalao.

no se preocupe.

estamos así de que su hijo

recupere la memoria.

félix: gracias a dios

y a usted, doctora.

muchas gracias.

charlotte: nada que agradecer,

bacalao.

lo acompaño.

félix: sí, claro.

ya le quité mucho tiempo.

charlotte: no pasa nada.

félix: por favor.

charlotte: sí.

ricardo: bueno, mamita, ya--

ya quedaron limpios los platos,

ya quedó toda limpia la cocina.

así que ya no tienes pretexto

para levantarte.

luchita: y tu papá que siempre

dice que hacer el quehacer

y los platos son cosas

de viejas.

ricardo: mi padre porque es

un machista misógino.

luchita: misóg--

suena horrible.

¿qué es eso?

ricardo: algo que

afortunadamente no soy.

¿sabes qué?

estaba pensando hacerle

unos cambios a la casa

para que te sientas

como una reina en su palacio.

¿eh?

bueno, ya me voy.

luchita: me encanta cuando

te veo así, animado

y hacendoso y--

y que cada vez te pareces

menos a tu papá.

ricardo: quiero que sepas

algo, ¿eh?

de aquí en adelante, todo

lo que saque en propinas

lo voy a invertir en tu negocio

de dulces.

luchita: ¿en los dulces?

¿como para qué?

ricardo: como para hacer crecer

tu negocio.

y luego, vamos a abrir

una sucursal, y así

hasta venderle a las grandes

tiendas.

luchita: ya estás hablando

como si fueras todo

un empresario.

ricardo: perdón, pero soy

un empresario, ¿eh?

[ríe]

bueno.

luchita: gracias por todo.

te vas con cuidado, hijo.

[llaman a la puerta]

ay, a ver ahora qué debemos

o qué pasó.

ricardo: hola, marianita.

mamita, te buscan.

bueno, eh, cualquier cosa

que necesites me hablas,

por favor.

ya te puse un poco

de crédito en tu celular.

buenos días.

luchita: ay, gracias, mi amor.

con cuidado.

mariana.

¿félix le hizo algo a germán?

mariana: no, no.

vine a decirle que ya ganó

usted.

luchita: no, pues no te

entiendo.

mariana: sí, me regreso mañana

a tasco; y me regreso sola.

ya me entendió.

luchita: ¿cómo que te vas

a regresar sola?

mariana: sí.

ya le dejo a germán.

siempre tuvo que estar

con usted, de todas maneras.

oriana: ¿por qué no me lo

trajo rafael?

betty: pues, no sé.

ya sabe que desde que se va

a casar usted, pues anda

un poco triste.

pero si quiere, le llamo.

ya ve que es la hora

de su jacuzzi--

oriana: ay, no seas imprudente.

betty: pues, más bien

soy oportuna.

y fíjese, qué mono que usted

se va a casar con un millonario.

porque ¿se acuerda que

me prometió mucho dinero?

oriana: ¿te parece poco

lo que te di antes?

betty: pues, no estuvo

tan mal, pero es que va

a ser el cumpleaños de mi novio,

de mi güerote, de diego.

y le quiero comprar

pues, su regalo, ¿no?

oriana: no quie--

betty: y decirle que ese día

no voy a venir a trabajar,

¿eh?

oriana: no quieras pasarte

de lista conmigo.

betty: ¿eso significa que no?

oriana: tú no tienes escrúpulos.

betty: claro que los tengo.

pero hay que saber con quién.

oriana: le voy a decir

a damián que te vuelva

a poner en tu lugar, muchachita.

betty: ¿ah, sí?

¿y se lo va a pedir

con su actuación de madre

dolorosa y sufrida en el

aeropuerto?

¿o más bien le va a decir

a la señora nata que sabe

que le acaba de perdonar

una infidelidad con la pobretona

esa?

oriana: ¿estuviste escuchando

detrás de la puerta?

betty: pues, nomás los grabé.

y dispense los modos, señora,

pero pues, es en defensa propia.

para que le joven damián

no me vuelva a lastimar.

y no me obligue a echar

mentiras.

oriana: ¿nos grabaste?

betty: pues, nomás el audio.

y está guardado en un lugar

muy secreto, ¿eh?

porque si me llega a pasar

algo, mi amiguita lo va

a subir al internet.

oriana: a ver, está bien,

está bien.

¿qué quieres?

betty: pues, quiero que

el licenciado no me vuelva

a amenazar, ¿eh?

y que usted no se enoje

cuando yo salga con mi matador.

oriana: muy bien.

voy a hablar con damián

y te prometo que no te voy

a molestar más con tu...

con diego.

¿algo más?

betty: necesito el dinerito

para comprarle el regalo

a mi novio.

acepto cheques al portador, ¿eh?

por si no tiene efectivo.

oriana: yo no puedo creer esto.

betty: ¿por qué?

oriana: pásame la bolsa.

betty: ay, señora, usted

es un amor.

aquí está.

y el viernes no vengo

a trabajar, ¿eh?

porque es su cumpleaños.

oriana: ¿mi cumpleaños?

betty: ¡de diego!

oriana: ¡no tengo efectivo!

betty: ah, pues déme un cheque.

[música]

[música]

mariana: no, pues yo ya por fin

me di cuenta que él siempre

la va a querer a usted, señora.

luchita: no, no.

no, no digas tonterías.

además, ese hombre está

hecho para ti y tú estás

hecha para germán.

mariana: no.

yo nomás soy una mensa

que se enamoró harto de él.

pero yo nunca lo voy a poder

hacer feliz.

luchita: no eres ninguna mensa.

además, yo tampoco lo puedo

hacer feliz.

yo tengo marido.

y tú tienes que aprender

a luchar por lo que quieres.

mariana: ¿cómo me dice eso

usted, oiga?

germán nada más me hace sufrir.

yo le dije si se iba conmigo

a tasco y no quiso,

porque él prefiere quedarse

aquí, cerca de usted.

así que, ¿ve?

no tiene sentido seguir

luchando.

luchita: pero pues, ¿y yo qué?

yo no tengo nada que ofrecerle

a germán.

en cambio, ¿tú?

mira qué bonita eres.

y eres joven.

además, eres rebuena gente--

mariana: ya, ¿para qué me sigue

diciendo eso, oiga?

lo que usted tiene que hacer

es dejar a su marido

de una vez por todas

y volver con germán.

luchita: hombre, estás loca.

¿no ves cómo se pone félix

cada que siquiera miento

a germán?

¿qué quieres? ¿que lo mate?

mariana: entonces, por eso

terminó con él, ¿verdad?

luchita: bueno, y por mis hijos.

mariana: ah, sus hijos ya están

grandes y siempre la van

a entender.

además, ellos ya saben todo.

luchita: oye, mi chamaca,

de verdad sería un error

muy grave que te fueras.

tú te tienes que quedar

con germán.

mariana: ya está decidido.

luchita: pues, también

en mi vida ya está decidido

que me voy a quedar con

mi marido, ¿cómo ves?

a ver si así te animas

a quedarte a luchar

por lo que tienes que luchar.

mariana: no, yo soy fuerte

y necia como una cabra.

y cuando decido algo,

lo hago y ya está.

luchita: no sabía que había

cabras en tasco, pero--

ay, mariana, escucha.

si yo fuera tú,

yo me quedaba con germán.

mariana: si yo fuera usted,

dejaba todo y me iba con él.

toño: vamos a hacer

dos brindis, ¿está bien?

el primero por ser el hombre

más feliz del mundo

de tenerte a mi lado.

salud.

ah...

ya se me acabó para el segundo.

espérame tantito.

y el segundo por el gran

negocio que acabamos

de hacer los dos, ¿eh?

naty: no, pero es que yo

no hice nada, mi amor.

toño: ay, ya, no seas payasa.

no te tires para que te levante.

pues, claro que tú hiciste.

pues, todo fue idea tuya.

yo nomás puse mi poderosa.

pero tú fuiste la mujer

inteligente que se le ocurrió

todo.

te juro que estoy bien

orgulloso de ti, mi chula.

como tú no hay dos, ¿sabes?

pero--¿qué tienes?

¿por qué estás así,

tan achicopalada?

naty: es que--

yo no puedo brindar, mi amor.

y la verdad, ya no puedo

seguir mintiéndote.

ricardo, hay algo

que necesitas saber

sobre ese negocio.

amelia: poderosa flama divina...

te agradezco mucho que

mi edgar solo tenga ojos

para mí.

aunque claro, para eso

tenía que ser lingo, lilingo.

de vez en mucho.

pero bueno, pues se hace, ¿no?

también te agradezco que

mi fabi haya encontrado

al hombre perfecto para ella.

un hombre de clase,

eso sí lo merece.

lo que sí te pido es que

me hagas la balona con mi

pastorcito.

y también que me mandes

una señal, porque una como madre

no sabe si está tomando

buenas decisiones o no

para con sus hi--

[llaman a la puerta]

para con sus hijos y--

[llaman a la puerta]

y a veces me da culpa

y quisiera yo--

[llaman a la puerta]

¡voy!

ahorita vengo, flama,

ahorita vemgo--

[llaman a la puerta]

¡por las llamas del infierno!

¡ah, qué, la chifusca!

¡ahí voy!

ay, hija, pásale.

no, ¿por qué tocas así?

ni que la flama se fuera

a ir.

mariana: no, pues es que me dijo

que me necesitaba con urgencia.

amelia: es que sí, pues

te quiero pedir un favor.

mariana: dígame.

amelia: te quiero hacer

un encarguito para mi fabiana.

un vestido de novia,

así de bonito como el de luna.

mariana: ¿a poco se va

a casar?

amelia: sí.

mariana: ¿con antonio?

amelia: ay, no.

con un hombre de verdad,

con un caballero que sí

la merece.

mariana: qué bueno.

pues, es que la mera verdad

no voy a poder.

porque pues, pasado mañana

me regreso a vivir a tasco.

amelia: ¿cómo?

ay, no, pero puedes hacer

el vestido en tasco y venir

nada más a las pruebas.

mariana: es que ya no voy

a venir.

pero yo tengo una amiga

que hace vestidos de novia

bien bonitos.

y pues, se lo puede

hacer a fabiana.

amelia: pero no va a ser

lo mismo.

edgar: a ver, ¿qué está pasando?

¿qué escuché?

¿vestido de novia para mi hija?

¿me quieres decir qué pasa?

fabiana: hola.

ricardo: no, espera.

fabiana, supe que cuando

mi mamá salió del hospital

te quedaste la noche en mi casa

y...

y la ayudaste a renata

a cuidarla mucho.

y gracias.

fabiana: sí, bueno,

no era mi plan quedarme

en tu casa.

pero bueno, así se dieron

las cosas.

sabes que yo quiero mucho

a tu mamá, y me alegra

que esté mucho mejor.

ricardo: gracias.

oye, y...

¿y sigues con ese tipo?

fabiana: ese tipo, como tú

le llamas, es un hombre

muy generoso y muy caballeroso.

y ahora que lo preguntas,

prefiero decírtelo yo

a que te enteres por ahí.

damián le pidió permiso

a mi mamá para visitarme como

mi novio oficial.

ricardo: ¿cómo?

fabiana: sí, que nuestra

relación cada vez es más seria.

damián me pidió algo que...

a ti nunca se te pasó

por la cabeza; ni siquiera

cuando estaba esperando

un hijo tuyo.

damián me pidió que me casara

con él.

naty: antes que nada, yo quiero

decirte que yo te amo,

ricardo, y de verdad--

toño: sí, sí, ya lo sé.

o sea, eso ya lo sé, mi chula.

pero ¿qué te pasa o qué?

¿qué tienes?

naty: mira, sobre esos papeles

que acabas de firmar, ¿sí?

en realidad--a ver.

tú tienes que saber algo

acerca de ese negocio.

damián: ¿negocio?

¿es en serio? ¿otro?

me encanta escuchar esa palabra,

más si es en ustedes.

me da tanto gusto

como haber coincidido aquí.

¿qué pasa, natalia?

por la cara que pones,

parece que interrumpí

algo importante.

[música]

[música]

Cargando Playlist...