null: nullpx
Cargando Video...

Como Tú No Hay 2 Capítulo 34

12 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

[música]

bacalao: a ver, a ver,

yo me estoy refiriendo

a lo que me debes como mi hijo,

hombre, ya, suéltame.

[resuella]

caray.

ricardo: usted se estaba

refiriendo a otra cosa

y ahora mismo

me lo va a explicar.

bacalao: a mi familia.

todo lo que he hecho

lo he hecho por tu jefa

y por mis dos chamacos.

ricardo: ¿sus dos chamacos?

bacalao: clarines,

pues, tú y la renata, pues,

¿quién más?

y no me arrepiento de nada

de lo que he hecho, ¿eh?

bien o mal, pues,

somos una familia que ahí vamos

saliendo al paso, ¿no?

ricardo: y ¿no se arrepiente

de vivir en la mediocridad

y teniendo a su mujer trabajando

mientras usted está borracho

entrando y saliendo

de la cárcel?

bacalao: ¿sabes qué, príncipe?

algo dentro de mí

me dice que nunca nos vamos

a llevar bien tú y yo.

ricardo: ah, no, eso lo tengo

muy claro, ¿eh?

¿y le digo algo?

voy a investigar

lo que necesito saber

y, si usted

me está ocultando algo,

lo va a pagar muy caro, ¿eh?

es una advertencia.

y se acabaron también

los negocios ilícitos

en esa casa.

bacalao: y ¿eso

en qué te afecta, hijo?

es la manera

en que me gano la vida.

¿no dices que no hago nada?

ricardo: a ver, pone en riesgo

la vida de mi madre y de renata,

¿le parece poco?

así que se acabó.

betty: [tararea]

[ríe]

[murmura]

damián: [aplaude]

betty: ay.

damián: betty.

betty: damián, me sacó un susto.

pues, ¿que no va a ir a trabajar

o se quedó dormido?

damián: no, ni lo uno

ni lo otro.

¿qué crees?

te estaba esperando a ti.

betty: y ¿a mí para qué?

damián: ven.

te voy a explicar.

porque tú y yo vamos a hablar

de algo muy importante.

tina: no puedo creer que damián

haya sacado las garras.

fabiana: yo también me saqué

muchísimo de onda,

porque primero me invita a comer

y después me dice:

"ay, quiero que vengas a conocer

dónde vivo".

tina: ay, changa,

es que tú también.

si te está invitando

a su "depa",

obviamente, te está invitando

a algo más.

damián: ay--

ay, muchas gracias,

doña claudia.

claudia: gracias.

tina: bonito día.

>> gracias.

fabiana: pero es

que en el barrio no somos así.

cuando alguien te invita

a su casa,

es porque hay mucha confianza.

tina: bueno, a ver, en el barrio

viven todos con sus familias

como sardinas

y nadie tiene privacidad.

fabiana: ay, es que yo también

se me hace que fui muy aventada.

pero es que tenía curiosidad,

quería saber cómo y dónde vivía,

por eso fui a su depa.

tina: no, fabiana,

pero también creo

que se le pasó la mano.

o sea, no debió portarse

tan impertinente.

fabiana: sí, pero después

se sintió mal, ¿eh?

después de que le puse

su estate quieto.

tina: lo estás disculpando.

fabiana: no, pero, digo,

damián después se sintió mal.

betty: y ¿como de qué quiere

hablar conmigo?

no me diga que ya no le gusta

cómo le hago el quehacer.

damián: ah...

no, betty, no te hagas

la tontita conmigo, ¿mm?

betty: entonces, ¿de qué o qué?

o ¿"pa' qué"?

damián: "pa' qué".

vamos a ser claros entonces.

te voy a contar.

¿tú sabes para qué te pagamos?

¿sí?

betty: sí.

damián: para que cierres

esa boca,

para que no digas

absolutamente nada

que tenga que ver con natalia,

que tenga que ver conmigo.

betty: pero si yo

no he dicho nada.

damián: no y más te vale

que siga siendo así.

betty: entonces, ¿cuál es

su aflicción conmigo?

damián: mi aflicción.

¿de dónde sacas esas palabras?

te voy a decir qué me aflige,

me aflige que no quiero, betty,

que te tomes libertades

de ningún tipo con mi madre,

porque si tú le faltas

el respeto a ella,

pues, vas a tener

que aclararlo conmigo--

betty: pero si ella es

la que empieza--

damián: ¡ella es

la señora de la casa!

tú eres una sirvienta.

betty, betty,

mira, todo va a estar bien,

todo va a estar bien

si--si, simplemente,

no te aprovechas

de esa situación y ya.

además, yo puedo ser

un caballero.

puedo serlo en verdad,

¿entiendes?

¿sí?

sí, muy bien, ya.

ya.

tina: te juro, tienes

pésima suerte con los hombres,

changa.

fabiana: ay, cállate,

con tantos hombres

que he tenido en la vida,

si nada más he tenido uno

y se llama toño.

tina: uno que cuenta por diez,

porque si no te decepciona

por una cosa,

te decepciona por la otra

y así se va llenando la lista

con el toñito.

fabiana: es que por más

que te lo explico,

no lo entiendes.

toño ya es como si fuera otro,

te lo juro.

tina: pues, mira, la neta

es que fue mi culpa,

por andar de alcahueta

y encarrilándote con damián.

tuve muy mal ojo,

perdóname.

fabiana: y ¿ese anillo?

ay, este anillo yo lo conozco,

changa.

tina: sí, me lo dio adán.

fabiana: no.

tina: sí, es el símbolo

de nuestro compromiso.

nos casamos, changa.

digo, nos casamos

por la flama divina.

[ríe]

ese sí es un hombre de verdad,

para que veas.

fabiana: qué suertudota eres.

ahora sí le vas a tener

que decir en dónde trabajas,

¿eh?

tina: ya estoy segura

de que le voy a decir

porque sé que ahora me quiere.

¿sabes?

o sea, es honesto

y no me va a terminar

por mi trabajo.

ya no más mentiras

en la relación.

fabiana: y ¿cuándo

se lo vas a decir?

tina: ay, no sé, ayer quería,

pero como fue mi día libre,

preferí disfrutarlo con él.

hoy, creo que hoy es el día.

hoy en la noche,

terminando mi show,

le voy a decir a qué me dedico.

fabiana: pues, mucha suerte.

tina: gracias, changa,

pero me voy corriendo

a mi ensayo,

que no quiero llegar tarde.

te dejo, cuñadita.

fabiana: ay, cuñada.

tina: [ríe]

te dejo el pan, ¿va?

fabiana: te vas por la sombrita,

¿eh?

tina: obviamente.

te amo.

fabiana: yo también te amo.

adán: hola, pa.

edgar: ¿qué pasó, hijo?

¿a dónde, a dónde?

¿qué pasó, qué haces aquí?

adán: pues, aquí trabajo.

o--o ¿qué, ya no quieres

que te ayude?

edgar: hijo, me vas a disculpar,

pero, por favor,

mejor búscale por otro lado.

adán: ¿por qué?

¿qué, hice algo mal o qué?

¿qué pasó?

edgar: claro que no, a ver,

hijo, escúchame, por favor,

escúchame, por favor, es más,

cuenta con la paga de este mes.

escucha, no quiero

que estés junto a tu madre

y pueda convencerte

de que dejes a tina,

¿me entiendes?

adán: no, pa,

pero eso no va a pasar,

no te preocupes, de verdad.

edgar: hijo, conozco a tu madre,

sé lo que te digo.

ella mañosamente puede hacer

que regreses a la flama divina

y convencer a tu noble corazón--

hijo, por favor, entiende,

yo sé lo que te digo.

adán: o--o ya sé,

tal vez pueda regresar

como un feligrés cualquiera

y así no tengo que escoger

entre la flama divina y tina.

edgar: [gruñe]

hijo, escúchame, por favor,

tu mamá lo quiere todo o nada,

ya la conoces.

adán: [suspira]

bueno, está bien.

y ¿a ti quién te va a ayudar,

entonces?

edgar: ay, por eso

no te preocupes.

supe que luis

está buscando trabajo.

además, conoce a todo el barrio,

él puede encargarse

de entregar todos los pedidos.

mira, eso tiene arreglo, hijo.

adán: bueno.

oye, pa...

[carraspea]

no dejes sola a mi mamá.

mira, aunque no te lo diga,

ella te extraña

y te quiere mucho.

edgar: hijo, por favor,

no te preocupes por tu mamá,

de eso yo me encargo.

ahora, preocúpate

por estar bien.

hijo, trata de entender

mi decisión, ¿sí?

es lo mejor para ti, ¿entiendes?

adán: ya, no te aflijas, pa.

el artículo 15 dice

que los designios

de la flama divina

a veces son difíciles,

pero si los sabes llevar,

no pasa nada.

edgar: ya.

adán: ajá.

edgar: eres un buen muchacho.

adán: y tú eres

un hombre muy sabio.

bueno, nos vemos.

adiós.

amalia: señora.

>> ¿sí?

amalia: ¿la muchacha

que va ahí caminando

trabaja en este lugar?

>> sí, la señorita tiene

el show principal.

amalia: mm.

>> si viera cuántos admiradores

tiene...

ella solita llena

todo este changarro.

amalia: me da gusto,

me da gusto

que sea tan triunfador ese show.

ajá.

gracias.

>> de nada.

adán: ¿qué onda, estrellita?

estrella: ¿qué onda, tú?

adán: oye, ¿te puedo pedir,

por favor, la ensalada esta,

la favorita de tina,

con el aderezo aparte, sí?

y yo te voy a encargar

un arrocito con mole.

estrella: ¿y eso?

¿de cuándo a acá

eres mandadero de la tina?

adán: no, no, no, ¿eh?

a ver, ¿qué pasó?

pues si ya vivimos juntos.

es más, estamos comprometidos.

estrella: ¿en serio?

adán: [silba]

estrella: órale.

¿quién te viera tan seriecito

y terminaste "rejuntándote"

nada más y nada menos

que con la tina?

adán: ¿cómo la ves?

estrella: bueno, pues,

para celebrar, ¿qué crees?

esto va por cuenta de la casa.

adán: ay, bueno, muchas gracias,

estrellita.

amalia: hijo, ¿podemos hablar?

adán: ay...

mira, si es para decirme

otra vez que deje a tina,

mi respuesta sigue siendo no.

amalia: no,

no vine a sermonearte

sobre la lombriz de agua puerca.

al contrario,

vine a proponerte algo

para que regreses

a la flama divina.

adán: ¿sí?

y ¿qué, qué es

lo que tengo que hacer?

amalia: mira, tienes que pasar

una prueba, ¿eh?

adán: ajá.

amalia: ve hoy en la noche

a esta dirección

y mira lo que hay

y, si demuestras

que puedes cruzar el pantano

sin enlodarte las alas,

la flama divina

absorberá tus culpas

y podrás regresar

a la congregación, ¿eh?

tú decides.

bueno, ya me voy,

porque dejé solo el puesto.

adán: ¿"mono loco"?

oriana: ♪ cosita, cosita

cosita de mi vida ♪

¿mm?

[ríe]

oye, mi amor.

damián: ¿eh?

oriana: debes sentirte muy mal

con eso de que natalia

no puede tener hijos.

damián: no me hables de eso,

mamá, por favor, hay otras cosas

que también me preocupan.

oriana: entonces, mira, mira,

cosita te adora,

mira cómo se pone

cuando te ve.

dile: "hola, cosita".

damián: mamá, mamá,

quítame esa cosa de la cara

o voy al baño,

la tiro en el excusado

y le jalo.

oriana: ay, es tu hermanita.

rafael: su jugo, joven damián.

oriana: rafa, llévate a cosita,

es su hora del masaje

de cojinetes,

que le saquen brillo a las uñas

y le laven bien los dientes.

rafael: como usted mande,

señora.

damián: llégale ya, por favor.

oriana: mm.

oye, hijo,

deberías reconsiderar la idea

de casarte con natalia, ¿no?

damián: ¿de qué estás hablando?

oriana: ¿cómo de qué

estoy hablando?

o sea que yo no voy

a tener nietos,

tú no vas a ser papá,

no vas a trascender.

damián: mamá, ¿no voy

a trascender?

perdón, mamá,

pero si yo voy a hacer eso,

no--no va a ser por tener hijos,

va a ser por ser millonario,

por hacer dinero

y hacer con él

lo que se me dé la gana.

oriana: pero tienes

que tener hijos, ¿no?

damián: ¿para qué?

se me ocurren dos ideas:

para despreciarlos igual que tú

desprecias a valeria

o para sacarles en cara

que tienes que hacer

un enorme sacrificio

y tenerte que casar

con un millonario

al que casi no quieres.

oriana: a ver, a ver,

aunque me hables en ese tono,

yo creo que me voy a tener

que casar con el millonario,

damián, porque fíjate

que ese plan que tenías

de quitarle todo a ricardo

no veo que avance muy rápido

que digamos.

damián: pues, fíjate

que yo estoy haciendo

que el tuyo avance.

oriana: ah, ¿sí?

no me digas.

damián: localicé a mi papá.

me costó mucho trabajo

y--y, pues, hablé con él

lo del tema del divorcio.

oriana: ¿qué te dijo?

damián: mm...

le ofrecí dinero, mamá.

oriana: ajá, ¿y?

damián: le dije que él pusiera

la cantidad.

oriana: ¿y?

damián: se negó.

oriana: ¿qué es lo que quiere

el imbécil?

damián: ese es justo

el problema.

sí quiere algo,

pero no es dinero.

quiere algo que a ti

jamás se te hubiera ocurrido.

germán: [ríe]

a ver, a ver, a ver, o sea

que anoche el avión no despegó.

[ríe]

daniel: chale, hijo,

yo pensé que tú

sí eras mi carnal,

ya vi que eres igualito a todos.

germán: no, sí soy tu carnal,

pero agarra la onda,

que está muy chistoso.

daniel: para ti,

para mí es una tragedia, carnal.

es la primera vez

que mi soldado del amor, pues,

anda como una guerra

entre él y yo.

germán: "soldado del amor",

cálmate, mijares.

[ríe]

daniel: no, en serio, mira,

mi general siempre andaba firme

y listo para la guerra.

germán: general, general,

ni a cadete llegas.

oye, a ver, espera,

¿esto nada más

te pasa con estrella

de que el cadete

se quede ahí encuartelado?

daniel: y cuando iba a librar

la batalla más importante

de su vida, hijo.

germán: [ríe]

yo pienso que estás enamorado,

por eso se te encasquilló.

daniel: pues sí, a ver, sí, sí,

sí estoy enamorado

hasta el tuétano, carnal, ¿eh?

pero, a ver, si mi general

sigue haciendo eso, o sea,

si sigue abortando las misiones,

pues, ¿qué voy a hacer, carnal?

ayúdame, tú eres más grande.

germán: ah, no, yo sí soy

más grande y, últimamente,

todo mundo es más grande.

[ríe]

¿o no, mi imparable?

[ríe]

ya en serio, ya en serio,

nada que un buen coctelito

de ostiones no ayude.

daniel: ¿sí?

germán: todo lo resuelve,

carnal.

pero en tu caso, ¿sabes qué?

tienes que comerte

toda una anguila eléctrica,

carnal, para ver si prende algo.

[ríe]

allá en la entrada

están vendiendo paraguas.

daniel: oh, ya estuvo,

deja de patearme el bote,

estoy hablando de cosas serias.

no te estés burlando, hijo.

germán: ay, ya, tranquilo,

imparable.

oriana: pero ¿cómo se le ocurre

a tu padre pedirme algo así?

lo está haciendo

para molestarme,

para vengarse de mí.

damián: ¿cómo?

él es el que te abandonó

por otra mujer, ¿no?

el que te dejó en la calle

con dos hijos.

en todo caso, deberías de ser tú

la que se quisiera vengar de él.

oriana: ya ves cómo es tu padre.

voy a hablar con él.

damián: sí, pues,

yo te voy a pasar el contacto.

cambiando de tema,

hablé con beatriz.

oriana: me imagino

que la pusiste en su lugar, ¿no?

porque yo no voy a seguir

permitiendo sus humillaciones

en mi propia casa.

damián: digamos que si esa tipa

tiene dos deditos de frente,

va a dejar de molestarte, ¿mm?

va a estar tranquila.

[música]

[música]

toño: ay, san juditas,

ya sé que debes de estar

harto de mí,

que siempre te estoy

muele y muele, ¿verdad?

y siempre te ando pidiendo cosas

y, pues, esta no es

la excepción,

también te voy a pedir

otra cosa, san juditas.

ya sé que me has dado

muchas cosas, san juditas.

me has dado a mi natita chula,

a mi señor papá

que es bien amoroso conmigo.

me diste a dora,

que con su amor, pues,

se me hace que sea más fácil

estar lejos de mi familia,

san juditas.

y mira, el favor

que te quería pedir

es que--que me hagas el milagro

de que mi natita chula

pueda ser mamá.

a mí, si quieres,

castígame lo que sea--o sea,

mándame cualquier castigo,

san juditas, pero a mi--

crucita: patrón, patrón, perdón

por entrometerme así,

pero no pida que lo castiguen,

¿qué tal si se la cumplen?

toño: no, benja.

¿sabes qué?

me lo merezco,

la verdad, me lo merezco,

porque, pues, en serio

me pasé de lanza,

estar ocupando la vida

de--pues, de mi clon,

engañando a mi natita

y a toda mi familia.

como dicen por ahí:

"cuélgate, pero no te columpies"

y--y yo ya me columpié

bien gacho.

crucita: pues sí, pero también

la está pagando gacho.

mire nomás cómo anda,

todo tenso, ahí, estresado,

y aparte, pues, todo ese dinero

no lo puede compartir

con su verdadera familia.

toño: sí, no creas

que no lo pienso todos los días,

benja, y no sabes, me carcome,

me carcome la culpa bien gacho,

porque mientras yo aquí,

dándome la vida de millonario

con tanta opulencia y todo

y allá mi jefa

y mi hermana renata

viviendo en ese cuchitril

con el bacalao.

crucita: sí,

pero ¿qué va a hacer?

¿qué puede hacer?

ni modo que les compre

una mansión de un día para otro,

eso sí sería sospechoso.

toño: ni lo digas.

ni lo digas.

ahorita, lo que--o sea,

lo que me interesa

es, pues, ahora sí que atender

a mi natita que anda

bien sacada de onda

porque, pues, porque no me puede

dar hijos,

hasta se quiere divorciar.

benja, yo no la quiero perder.

crucita: no, no, patrón,

no la va a perder.

me consta que ella lo ama mucho.

toño: benja, tenemos que buscar

al mejor, este, "ocstetra".

¿ocste--?

¿cómo se llaman los--los que ven

a las mujeres embarazadas?

crucita: "ginecobstetra".

toño: eso, eso.

necesitamos buscar

a un doctor de esos.

mira, ve,

esto es lo que tiene mi natita.

mira, aquí están los resultados.

crucita: ¿qué es?

toño: ni lo leas, ¿eh?

porque está--está

bien complicado de entender.

o sea, el chiste

es que no le funciona bien

la maquinaria para tener hijos,

¿sí?

y, pues, la verdad, es que ojalá

y mi san juditas interceda

para que me haga el milagro.

crucita: perdón por traer más

malas noticias,

pero es que ya va siendo hora

de dejarle otro sobre manila

al señor don bacalao.

hay que investigar si su clon

ya recuperó la memoria, ¿no?

y, pues, varias cosas

que hay que hacer.

toño: [resopla]

ay, benja...

¿hasta cuándo voy a seguir

con esta doble vida?

siento que se acerca el final,

benja, y la vida

me lo va a cobrar

con hartos intereses.

crucita: eso, eso, patrón, ¿no?

ya--ya está comenzando a hablar

como un financiero,

en crisis, pero financiero.

toño: ¿qué vamos a hacer, benja?

crucita: como decimos

en el mercado bursátil:

vamos a ir a patear traseros.

toño: ¿eso dicen

en el mercado bursátil?

crucita: pues no, pero ¿a poco

no estaría bonito

ponerlo de moda?

toño: gracias, benja.

crucita: eso, patrón.

nada que agradecer, ¿eh?

para eso están los cuates.

toño: [suspira]

dora: ¿es de valeria?

betty: sí, es de valeria.

dora: mm,

se va de viaje, entonces.

beatriz, ¿tú sabes algo?

betty: no, dorita,

a mí no me gusta meterme

en la vida de los demás.

dora: no, seguramente, no.

y estos calzones

son de valeria también, seguro.

oriana: ¿qué significa esto,

beatriz?

betty: eh, pues, como usted

ya lo oyó, señora,

esto es un "chón".

oriana: claro que es un chón,

pero mi pregunta es

qué hace este chón

en la ropa de mi hija.

dora: a veces, se traspapela

la ropa, señora,

y, bueno, suele pasar

con frecuencia.

betty: sí, claro, eso fue.

de seguro ha de ser

de don damián o--

oriana: ya cállate.

¿ustedes creen

que yo soy tonta o qué?

ni damián ni ricardo

usan estos calzoncillos

tan ordinarios.

betty: entonces, ha de ser

del chofer o del jardinero.

oriana: ¡ya cállate!

betty: pues, es que tiene

que ser de alguno de ellos,

porque de rafael no son, ¿eh?

rafael usa de esos largotes

así como--así como de viejito.

[ríe] sí.

eh, se los aclaro, ¿eh?

yo lo sé porque yo se los lavo.

oriana: muy bien,

¿me puedes explicar

qué haces guardando

la ropa de mi hija

en esta mochila?

betty: pues, porque su hija

me lo pidió.

creo que va a ir

como a un "viajecín".

oriana: a un "viajecín".

betty: ajá, sí, algo así.

oriana: ¿le puedes decir

a valeria cuando llegue

que quiero hablar con ella?

quiero saber a qué "viajecín"

va a ir mi hija

sin pedirme ningún permiso.

atrevida.

luna: o sea que como quien

dijera: no pasó nada de nada.

estrella: nadita.

luna: de nada.

estrella: nada.

luna: ay, no te creo.

no manches.

estrella: ay, hermana, la neta,

pues es que...

a ver, tú que tienes

más experiencia en el amor,

cuéntame.

luna: oye, cálmate, ¿qué traes?

tampoco.

estrella: ah, bueno, pues,

más que yo.

¿tú crees que todos los hombres

son iguales?

luna: pues, a mi experiencia,

no.

estrella: ay, pues, entonces,

no entiendo

qué le pasó al daniel.

luna: habría que ver

si no tiene, pues,

un problemita de allí.

estrella: ay, no, ¿cómo crees?

¿y si le pregunto al murillo?

luna: no, no, ni se te ocurra,

oye, no, no, no, no.

no, mejor pregúntale

a tu otro cuñado.

estrella: ¿a cuál?

¿al fede?

luna: pues sí.

ambas: [ríen]

[música]

>> quieto ahí, toño.

ricardo: y ahora, ¿a ustedes

qué les pasa?

>> estás rodeado.

>> venimos a cobrarte la deuda

que tienes con nosotros.

ricardo: perdón, pero ¿de qué

deuda estamos hablando?

>> ella se refiere

a que nos ibas a enseñar

a persignar el piso.

ricardo: ¿persignar el piso?

¿qué es eso?

>> a bailar.

persignar el piso.

de bailar, papá.

ricardo: ah, claro.

>> tú eres el mejor bailarín

del mercado, por eso queremos

que tú nos des clases de salsa.

>> de hecho,

don fede nos iba a enseñar,

pero baila como pollo

con las patas retorcidas.

ricardo: a ver,

¿les digo una cosa?

si yo me comprometiera

a enseñarles a bailar,

bueno, pues, voy a ver

cómo le voy a hacer

para cumplir, ¿ok?

solo que primero tendría que

aprender a bailar.

fabiana: hola...

ricardo: hola, fabiana.

fabiana: [susurra] ellos

no saben que, con tu amnesia,

olvidaste bailar.

no hay decepcionarlos.

¿quién dijo "baile", niños?

ambos: yo.

fabiana: muy bien, entonces

vamos a hacer un juego, ¿sí?

vamos a imaginar

que el maestro toño

no sabe bailar.

vamos a imaginarnos que tiene

dos pies izquierdos.

>> ¿y eso para qué?

fabiana: pues, para que todos

empecemos a bailar de cero, ¿sí?

agarren a su pareja, órale.

>> yo con toño.

fabiana: bueno, vente conmigo.

entonces dice...

un, dos, tres,

un, dos, tres...

ricardo: me salvaste, gracias.

fabiana: me debes una, ¿eh?

ricardo: eres maravillosa.

fabiana: vuelta, vuelta.

[ríe]

un, dos, tres...

daniel: no me cabe en la cabeza

que hayas invitado a comer

a la valeria.

renata: a ver,

yo siempre pago mis deudas,

soy independiente.

oye, y hablando de enemigos,

ya no es necesario

que le estemos dando picones

a luis.

daniel: ¿ya no quieres

estar de novia de mentiritas?

renata: no, ya no.

digo, gracias por el paro,

pero pues...

fue bien bonito mientras duró.

daniel: sí, no, ha sido...

la mejor relación de mentiritas

que he tenido.

renata: [ríe] ya sé.

¿sabes qué es lo peor del caso?

que la estrella se te va a dejar

ahí como tiburón acechando

a su presa.

daniel: ah, pues, eso es normal

con todas las mujeres.

siempre me pasa.

tú no te dejes preocupar

por eso.

la cosa es que con la estrellita

está todo medio raro.

renata: pero ¿te gusta

o no te gusta ya?

no, sí, o sea,

sí me encanta mucho,

pero dicen que cuando

a un hombre le encanta

una mujer, no sé,

se le espanta.

renata: ¿por qué dices eso?

daniel: porque a mí

ya se me espantó.

renata: ¿qué?

o sea, ¿ya no nada, de nada?

daniel: pues, es que está bien

espantadísimo.

valeria: apúrale, vente,

que no quiero que mi mamá

se dé cuenta.

>> ¿y esto?

venía entre tus cosas.

ya me imagino de quién es.

valeria: [ríe] dámelo.

espero que dora

no se haya dado cuenta.

>> hombre, dora y tu mamá.

entró en ese mismo momento

cuando estaba doblando tu ropa.

valeria: no, ¿qué te dijo?

>> tranquila, le dije

que eran del jardinero,

del chofer y de todos

los que se me ocurrieron.

bueno, menos del trini, ¿verdad?

ya se fue desde hace mucho.

valeria: ay, estás loca.

ya sabes, si preguntan por mí...

>> yo no sé nada.

valeria: gracias, betty.

betty: bye.

[música]

ricardo: eso.

>> toño, quiero felicitarte

muy ampliamente.

ricardo: gracias.

¿por qué? ¿por ser el mejor

compañero de baile?

>> no, porque de verdad finges

muy bien ser muy malo

para bailar.

ricardo: ok.

bueno, a ver, un momento.

fabiana: ¿qué pasó ahora?

ricardo: yo no los puedo engañar

a ellos, tengo que ser honesto.

a ver, escúchenme una cosa.

bueno, pues, nosotros

somos amigos, ¿no?

ok, y los amigos

siempre se dicen la verdad.

quiero que sepan

que con la amnesia

se me olvidaron muchas cosas,

entre ellas, bailar.

>> o sea que...

¿se te olvidó que somos cuates?

ricardo: sí, la verdad

es que se me olvidaron

algunas cosas que hemos vivido

entre nosotros tres.

bueno, entre nosotros cuatro.

>> hola, mi nombre es mayo.

¿quieres ser mi amigo?

ricardo: claro que sí quiero ser

tu amigo, mayo.

>> hola, me llamo julia,

¿quieres aprender a bailar

conmigo?

ricardo: claro

que quiero aprender.

por supuesto que sí.

fabiana: bueno, entonces, pues,

vamos a bailar.

ricardo: pues, a bailar.

fabiana: ¿qué esperamos?

ricardo: eso.

mira.

eso.

fabiana: ea.

luchita: a ver, explícame eso.

esta niña,

¿cómo dices que se llama?

renata: valeria.

luchita: ¿esta niña es la novia

de luis?

renata: pues, sí.

luchita: ¿quieres agua, mi amor?

renata: no.

lo que pasa es que estábamos

jugando billar.

hicimos una apuesta,

que la que perdiera pagaba

la comida y perdí yo.

luchita: ya.

mi vida, ¿y tú todavía

estás enamorada de luis?

renata: pues, sí,

pienso mucho en él.

bueno, pues, igual y me persigue

otro galán y se me pasa,

se me olvida.

luchita: ay, ¿cómo crees?

no, mi vida, así no es la cosa.

eso de que "un clavo saca

a otro clavo" no existe, ¿eh?

si lo sabré yo.

renata: ¿cómo que si lo sabré

yo?

¿a poco hay alguien

que no olvidaste o algo?

¿de chavita, de adolescente?

cuéntame.

luchita: no es de adolescente,

mi amor, es de ahorita.

renata: ¿cómo?

luchita: [susurra] estoy

enamorada de germán.

[música]

[música]

renata: me estás cotorreando,

¿verdad?

no puedes estar enamorada

de germán.

es el mejor amigo de toño,

tu hijo.

no me estás cotorreando,

¿verdad?

me estás diciendo la verdad.

¿y él también te corresponde?

luchita: [ríe] sí.

nos enamoramos desde la primera

vez que nos vimos en el mercado,

mi amor.

renata: a ver, entonces...

soy la única estúpida

que no sabía esta historia.

igual que toño.

luchita: no, toño ya sabe.

se enteró hace poquito

y lo acepta.

renata: ¿me estás

tratando de decir

que llevas todo este tiempo

engañando a mi papá con germán

en esta casa?

luchita: germán quería

que habláramos los dos juntos

con tu papá y también--

renata: ¿por qué no lo hiciste?

luchita: porque no me atrevía,

me moría de miedo,

además me daba mucha vergüenza

con ustedes.

renata: terminaron nada más

porque mi papá regresó

de la cárcel, ¿no?

porque si no, seguirías con él.

luchita: seguiría con él,

claro que sí, seguiría con él.

porque lo de germán y lo mío

era muy en serio.

renata: me está cayendo

el veinte.

por eso germán se fue de aquí,

porque mi papá regresó.

entonces, si dices

que era tan importante

tu relación y tu amor,

¿por qué no me dijiste nada?

¿por qué no le dijiste nada

a nadie?

¿por qué no le dijiste nada

a mi papá?

digo, es tu esposo, ¿no?

luchita: entiende, no es fácil

hablar con tu padre--

renata: pero es tu esposo,

mamá, y le cuentas las cosas

como son, lo que hiciste,

si tienes una historia o no.

¿o entonces ya lo sabía

y por eso te reventó el hocico

la vez pasada?

luchita: mi vida, espérate,

por favor.

hay veces que es mejor callar,

estás muy chica para--

renata: yo no estoy chica

para entender qué.

soy bastante grande

para entender las cosas,

para entender la verdad.

¡de que no se habla

con la verdad aquí!

por eso el mundo está como está,

mamá.

luchita: mi vida.

renata: estás haciendo lo mismo

que luis.

mentir, engañarme.

¿qué les pasa, eh?

luchita: es eso lo que traes,

lo de luis--

renata: no, no es lo de luis,

mamá, es la mentira, el engaño.

yo he llevado con luis

mucho tiempo, mamá.

luchita: lo sé.

renata: y tomó la vía fácil,

la misma que tú.

verme la cara de estúpida.

¿sabes qué? eso no se los voy

a perdonar.

no me toques.

eres una mentirosa, ¡lárgate!

no te quiero escuchar.

luchita: renata...

[llora] ay.

luna: [ríe]

sol: no, no, no.

luna: ¿qué?

sol: ¿por qué te vienes riendo

sola?

luna: es que se me ocurrió

una "idototototota".

hermana, ¿qué creen?

que ustedes dos, mis hermanitas,

me organicen una despedida

de soltera.

sol: ay, no, ¿qué asco?

¿cómo crees?

esas son cochinadas.

luna: me voy a casar.

voy a dejar de ser soltera.

despedida de soltera.

¿cuál es el problema?

estrella: sí, además,

ninguna mujer está casada

de verdad, si antes no tuvo

una despedida de soltera

como dios manda.

sol: ah, pues, luna morales

va a ser la excepción,

¿cómo ves?

estrella: ay, hermana,

¿por qué eres así?

además, imagínate una fiesta

con todas sus amigas--

sol: claro que no.

no vuelvan a hablar

de esas babosadas

aquí en esta casa, ¿ok?

luna: ay, ¿por qué no?

¿qué tiene de malo?

ándale.

sol: no, no,

eso es para mujeres vulgares,

para gente que no tiene--

luna: podemos ir a un lugar

y no lo hacemos aquí en la casa

ni nada.

sol: no, menos, ¿cómo creen?

federico: ¿cómo está

la familia galáctica?

luna: hola.

federico: hola.

les tengo una mala noticia.

sol: ay, no.

federico: no, perdón,

es una muy buena noticia.

después de una junta que sostuve

con la gente del mercado

he logrado lo siguiente.

luna se casa en el mercado.

todas: [gritan] [celebran]

sol: ¿alguien vio mi cubeta?

¿dónde quedó mi cubeta?

luna: muchas gracias, don fede.

valeria: bebesuco...

ya llegué.

renata: perdón, mi amor,

me estaba bañando.

¿y qué, vamos de fiesta o qué?

¿vamos a tener

una comida romántica?

valeria: pues, algo así.

la verdad es que hoy necesito

que me digas que me quieres

más que nunca.

luis: ay, sí, te quiero,

te quiero, te quiero.

valeria: te amo.

luis: yo más.

te quiero, te quiero mucho.

>> ¡suelta a mi hija

inmediatamente!

>> no te imaginas el apuro

en que me he metido.

no sé en qué estaba pensando yo

al ver a mi hijo así,

tan afligido.

estuve a punto de cometer

una impertinencia.

>> ¿qué le dijo?

>> que con sofía

nos había pasado igual,

que nos había costado

mucho trabajo tenerlo a él.

>> pero esa es la verdad,

don claudio.

nos ha costado y nos seguirá

costando.

porque juntos vamos a tener

que seguir pagando ese precio.

claudio: hay días

en que quisiera ya quitarme

este tremendo peso de encima,

decirle la verdad, confesarle

lo que tú y yo hicimos.

>> no, no.

usted y yo nos vamos a ir

a la tumba con ese secreto.

si ricardo se entera,

lo vamos a perder para siempre.

claudio: es que ya no puedo más,

dora.

creo que llegó el momento

de hablar con él

y de explicarle todo.

toño: sí, ¿toda esa información

me la puede mandar por correo,

señorita?

sí, no importa lo que cueste.

a ver, ¿cómo?

¿qué exámenes se tiene

que hacer mi natita chula?

¿una histero--qué?

oiga, ¿y eso no duele mucho?

digo, porque sí quiero

tener un hijo, pero para mí

lo más importante es ella.

¿yo también me tengo

que hacer exámenes?

no, señorita, es que yo no soy

el del problema.

eso lo tengo muy segurito.

pero bueno, por mi natita chula

soy capaz de todo,

hasta de volverme

un ratón de laboratorio.

porque ella se merece lo mejor

del mundo.

ándele, pues.

>> recoge tus cosas

que nos vamos ahora mismo

de aquí.

te advertí que no te acercaras

a mi hija, delincuente.

renata: señora, no se ponga así,

su hija y yo nos queremos--

valeria: luis, a ver, tranquilo.

mamá, ¿qué haces tú acá?

¿cómo llegaste?

porque no recuerdo

haberte invitado.

>> una pregunta.

¿de quién es este departamento?

>> es mío, señora.

bienvenida.

no, pues, los taxis, sí dejan.

soy tu madre y vine a alejarte

de este pobre diablo.

vamos.

valeria: mamá, pensé que habías

venido a darme la sorpresa.

>> no, si la sorpresa

me la estoy llevando yo.

vámonos.

valeria: la sorpresa de que hoy

es mi cumpleaños.

>> ¿tu cumpleaños?

valeria: claro.

me imagino que dorita y betty

no te dijeron a tiempo.

>> a mí no se me ha olvidado,

yo no lo olvidé.

por supuesto que no lo olvidé.

valeria: ¿ahora será

que te puedes ir, que luis y yo

vamos a celebrar solos?

>> ah, ¿sí?

¿me estás corriendo?

valeria: sí, mamá, de regalo

de cumpleaños, por favor, vete.

>> muy bien.

está bien, me voy a ir.

pero esta conversación

no se ha quedado aquí, valeria,

espero que lo entiendas.

[suspira]

a ver, yo puedo estar furiosa,

puedo estar muy enojada,

pero eso no quiere decir

que no te quiera.

te quiero y mucho.

valeria: claro.

>> mucho.

y por favor, no llegues tarde.

porque voy a estar esperándote

como siempre.

valeria: como siempre.

>> claro que sí, como siempre.

dora: de ninguna manera

ricardo puede enterarse

de que la señora sofía

no es su madre.

a estas alturas de la vida,

el muchacho va a sufrir mucho.

claudio: es que no sé si hayamos

hecho bien en mantener

este secreto tanto tiempo, dora.

dora: yo tampoco sé,

pero lo hecho, hecho está.

si usted está dispuesto

a decirle a ricardo

toda la verdad, también

tiene que estar dispuesto

a decirle cuál es origen,

quién es el bacalao

y quién es su verdadera madre.

[música]

luna: qué bueno

que sí vamos a poder hacer

la boda en el mercado,

porque imagínese, don fede,

¿dónde iba yo a meter

a 200 invitados, no?

imposible.

sol: ¿200 invitados?

no, hombre, ¿cómo crees?

no, no vas a poder invitar

a todo el barrio.

federico: por favor, solecito.

luna: bueno, hermana,

cuando tú te cases,

invita si quieres a cinco,

pero es mi boda y yo quiero

mucha gente.

nada más quieres hacer

lo que tú dices siempre,

no te importa mi felicidad.

sol: no, no, chiquita,

¿cómo crees?

invita a todo el barrio,

luego vemos cómo le hacemos.

todos: [ríen]

¡salud!

¡fondo!

federico: esa, mi solcito.

luna: ay, te amo.

bueno, ya que agarré más valor,

le quiero pedir otro favor.

federico: ¿otro más?

luna: cuñado.

ah, no es cierto.

es broma.

quería pedirle que si usted

y usted quieren ser los padrinos

de mi bodorrio.

¿qué?

federico: me--me emociona.

me emociona lo que me acabas

de decir.

es un orgullo

y me da mucho gusto.

además, me siento parte

de la familia.

sol: ey, ey, dijo padrino.

en ningún momento dijo novio.

así que eso no tiene

nada que ver con la familia.

federico: está bien, está bien.

y puede aparecer la novia

y puede aparecer otra boda.

ah, ¿o no?

todos: [hablan a la vez]

sol: eso es lo que usted

quisiera,

pero no se haga ilusiones.

salud.

adán: oye, qué buena onda

de fabiana, ¿no?

que vino a traerme ropa.

>> ay, la verdad, sí.

si quieres,

después te acompaño a tu casa

y traemos todas tus cosas.

adán: no, mejor voy solo,

porque no quiero que mi mamá

te empiece a decir cosas feas.

qué guapa.

>> ay, ¿te gusta?

adán: sí, por supuesto.

oye, pero ¿no está raro

que vayas así a tu trabajo,

una fiesta infantil?

>> adán,

mira, ¿podemos platicar

en la noche, cuando regrese?

tengo algo que explicarte.

adán: pero no tienes que ir

sola, yo te puedo acompañar--

>> no, mira, hoy me voy sola,

y si después de que platiquemos,

tú estás de acuerdo

en acompañarme,

me va a dar mucho gusto.

adán: bueno, ¿y a qué hora

llegas?

digo, para esperarte.

>> pues, te prometo que me salgo

temprano para platicar.

adán: bueno, mínimo déjame

acompañarte al taxi.

ambos: [hablan a la vez]

adán: sí, mira, acuérdate

que ya no estás sola.

me tienes a mí

que soy tu familia.

>> tienes el corazón de un niño.

no quisiera rompértelo nunca.

adán: y no lo vas a hacer,

porque me vas a hacer

un hombre muy feliz.

ándale, vamos.

[música]

[aplausos]

[música]

>> ♪ dicen que lo nuestro

no es amor

que es por capricho y obsesión

que somos tan opuestos pero no

lo que digan y piensen o hablen

es un rumor

si yo te quiero bien, bien, bien

y tú me quieres

ven, ven, ven

te propongo aferrarnos a esto

y pensar después

si tú me quieres

bien, bien, bien

y yo te quiero

ven, ven, ven

te propongo quitarnos el miedo

una y otra vez

si nos queremos bien, bien, bien

y si quieres, baby,

quiero darte todita mi vida

baby, quiero amarte

y no andar a escondidas

quiero ser tu amor de día

y en las noches, tu guarida

quiero que tu cama

sea solo la mía

quiero ir a buscar

tus sonrisas perdidas

baby, yo no sé poesía,

pero sé que todavía

soy quien pone loco a tu corazón

pues, como tú no hay dos

dicen que lo nuestro

es un error...

soy

quien pone loco a tu corazón

pues, como tú no hay dos

baby, quiero darte todita

mi vida

baby, quiero amarte

y no andar a escondidas

quiero ser tu amor de día

y en las noches tu guarida

quiero que tu cama

sea solo la mía

quiero ir a buscar

tus sonrisas perdidas

baby, yo no sé poesía,

pero sé que todavía

soy quien pone loco a tu corazón

pues, como tú no hay dos ♪

[vítores]

público: ¡otra, otra, otra!

[aplausos]

>> ¿adónde crees que vas, gina?

gina: adán está aquí,

me acaba de ver.

>> seguridad, detengan

a un chavo que se quiere ir

sin pagar la cuenta.

traía un suéter gris.

ambos: [hablan a la vez]

>> anda, vamos.

Cargando Playlist...