null: nullpx
Cargando Video...

Como Tú No Hay 2 Capítulo 18

21 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

ivette: ¡soy tu novia!

¿o ya se te olvidó?

damián: [ríe] no.

¿cómo? ¿cómo se me olvida?

cada minuto, cada...

me lo recuerdas todo el tiempo.

no se me olvida.

todo el tiempo

me insistes con lo mismo.

ivette: a ver, damián.

damián: ¿qué?

ivette: dime que no tienes

nada que ver

con esa pobretona y...

y me olvido del asunto.

damián: no tengo nada que ver

con esa pobretona.

olvídate del asunto.

¿ya me puedo ir?

¿en serio, ivette?

¿así de fácil?

¿todavía ni siquiera te doy

una explicación

y ya me estás perdonando?

¿no tienes

una pizquita de dignidad?

ivette: ¿quién dice eso?

damián: lo dices tú.

no lo digo yo,

lo dices tú con eso,

con ese tipo de respuestas,

con tu actitud, cómo te portas.

poquita dignidad aunque sea.

ivette: ¡te estoy dando

la oportunidad!

damián: [resopla]

no, esa no es una oportunidad.

eso no se llama así.

eso se llama...

no sé, se llama...

así, "arrastrarse

como un gusano", como...

me vuelves a tocar así

y te juro que te mato,

¿me oíste?

paola: me siento como mareada,

no sé, feo.

trinidad: ¿qué te pasa, paolita?

paola: ¿qué me pasa, paolita?

que por tratar de seguirte

el ritmo, tomé demasiada sangría

y me siento fatal,

me siento... me siento mal,

voy a lavarme la cara.

ve cómo estás.

trinidad: ¿cómo estoy de qué?

no seas mala compa tampoco.

mujeres... ¿quién las...?

[suspira]

[murmullo]

¿don ricardo?

¡don ricardo!

ay, perdón.

ay, discúlpeme, señorita.

estrella: ¿qué le pasa?

trinidad: no, se va a caer,

es que estoy borracho.

estrella: suélteme.

trinidad: se va a tener que...

[bullicio]

trinidad: señorita,

le dije que se iba a caer.

[bullicio]

luna: ¡ayúdala!

[bullicio]

daniel: ¡órale! ¿qué te traes

con mi estrellita?

¿eh? órale, éntrale, hijo.

éntrale.

¿por qué te has agarrado

a la estrellita?

luna: mujeres vírgenes.

daniel: ¿estás bien?

luna: ¡abusivo!

daniel: nomás que de lejitos,

no vaya a ser la de malas.

¡órale, éntrale, hijo, párate!

damián: ivette.

ivette, por favor,

chaparrita, perdóname.

tú empezaste,

me diste esa cachetada,

no sé qué me pasó,

me volví loco, por favor--

ivette: ningún hombre

me había amenazado en su vida.

¿y ahora me pides perdón?

lo que pasa es

que no quieres que vaya

con don claudio y los demás.

damián: no, no, no,

por supuesto que no es eso.

me sentí muy mal.

me--me hiciste sentir

con lo que me dijiste

como si fuera yo lo peor y...

ivette: ¿por qué me haces esto,

damián?

damián: eso es lo que está mal.

no te he hecho nada.

no ha pasado nada.

todo lo que tiene que ver

con esa muchacha, eh...

es algo sin importancia.

ivette: es que eso es

lo que te estaba diciendo,

no te estaba justificando.

sólo quería

que rectificaras tu error.

damián: sí. sí, sí.

gracias.

¿ves cómo eres buena conmigo?

gracias por...

por la oportunidad que...

¿qué tengo que hacer

para redimirme, eh?

¿te invito a cenar

a mi departamento?

¿sí?

nos podemos quedar a dormir.

más a gusto. claro.

ivette: no me vuelvas

a tratar mal

nunca más en tu vida.

damián: te lo juro.

no va a volver a pasar.

perdóname. ¿mm?

eres muy buena conmigo. ya.

ivette: yo te amo, damián.

no podría dejar

que te sintieras culpable.

damián: eres muy buena conmigo.

perdóname. ¿sí? ven.

federico: solecito,

¿qué fue lo que pasó?

sol: este maldito abusador

que quería sobrepasarse

con estrella.

estrella: sí, pero no sabe,

don fede.

daniel me salvó

y se portó como un héroe.

daniel: sí, pero yo nomás

estaba cumpliendo con mi deber

de caballero como lo que soy.

federico: ese es dani,

dani aprendió eso de mí.

de mí.

sol: [ríe]

trinidad: ¿y el señor?

todos: ¿qué señor?

luna: ah, ah.

antes de que... de que daniel

le pegara, él gritaba:

"¡ricardo, ricardo!".

y era puro guato porque...

porque quería distraernos,

para violar a mi hermana.

¿verdad?

[bullicio]

trinidad: ¿estoy en yucatán

o en dónde estoy?

paola: a ver. quítense,

quítense.

trinidad, ¿qué fue lo que pasó?

trinidad: no sé.

luna: pregúntale a tu chofer

lo que le quería hacer

a mi hermana.

paola: no, no es mi chofer,

es mi novio.

sol: ah...

paola: ¿qué fue lo que hiciste?

sol: tu novio es un abusador--

trinidad: pues no sé,

no me acuerdo nada.

federico: ah, ¿no te acuerdas

de nada? amnesia aquí no, ¿eh?

esa es una marca registrada

que tiene toño,

¿estamos claros? lárguese.

lárguese de aquí.

si no, llamo a la policía.

[bullicio]

¡abusador!

estrella: ¡y lo vamos

a denunciar por acoso!

sol: bueno, ya, ya, ya,

por favor, muchísimas gracias

por entender este incidente.

por favor, todos regresen

a sus mesas. sigamos celebrando

y el postre corre

por cuenta de la casa.

federico: yes! yes! yes!

tina: no puedo creer

que no me hayas dicho

que el tal damián

está guapísimo.

fabiana: ay, yo no puedo creer

lo que hiciste

para que lo volviera a ver. no.

me estaba muriendo

de la vergüenza

y todavía me preguntó

si tenía gripa.

y yo no sabía qué hacer.

tina: ay, es que me tapé

la nariz y empecé a hablar...

fabiana: no. no.

tina: ay, ya, pero es

que se me hizo romántico.

mejor cuéntame,

¿cómo les fue?

fabiana: pues muy bien.

damián es un caballero.

me sentí muy relajada,

muy a gusto.

tanto que le terminé contando

lo de mi hijo

y acabé llorando.

tina: no.

fabiana: sí.

tina: no.

fabiana: sí.

tina: no, no, no. fabiana,

¿cómo que llorar

en la primera cita?

obviamente, lo asustaste.

fabiana: pues no.

porque fue al sitio de taxi

en la mañana y me dijo

que tenía muchas ganas de verme.

tina: no te creo. no te creo.

ay, changuita, te lo juro

que deseo que este damián

te saque al toño de la cabeza.

ivette: crucita.

crucita: ¿eh?

ivette: ¿está aquí?

crucita: sí.

ivette: ¿tendrá tiempo

para hacerle una pregunta?

crucita: para usted,

siempre tengo tiempo,

licenciadita.

ivette: ¿se acuerda

lo que me dijo la otra vez

sobre las mariposas?

crucita: ah, sí,

cuando usted me dijo

que yo era mariposa, ¿o no?

pásele.

ivette: gracias.

sí, usted me dijo

que yo no parecía una mariposa.

¿de verdad cree

que soy un gusano?

crucita: ay, licenciada,

no me haga mucho caso

de lo que digo.

perdóneme. tengo...

tengo que ir a dejar

estas carpetas a contabilidad.

ivette: crucita, por favor,

respóndame. se lo pido

como un favor personal.

crucita: mire.

usted es demasiado buena

para ser una simple mariposa,

pero...

es que a veces

se arrastra como gusano.

ivette: ¿y por qué dice eso?

¿cree que no tengo dignidad?

crucita: no, bueno, sí debe

de tener y mucha.

ivette: entonces, ¿a qué viene

eso de que no soy una mariposa?

crucita: pues es que a veces

quieres ser dura como don damián

o... o fría como natalia

o pedante como don ricardo

antes de su crisis nerviosa.

ivette: pues es que tengo

que estar a la altura.

soy ejecutiva

de esta empresa y...

y tengo que estar

al nivel del ellos.

crucita: pues ahí está,

licenciadita,

usted se arrastra

para estar a la altura.

si usted...

si usted fuera

más como es usted,

volaría más alto.

ivette: ¿de veras cree eso?

crucita: ¿qué importa

lo que yo piense? y...

y ya la dejo

porque tengo que llevar esto

a contabilidad, ¿eh?

tina: para que crezcan

grandes y sanas.

[llaman a la puerta]

voy.

¿y ahora tú?

¿se te perdió el camino

a la universidad o qué?

adán: no, no quise traerte

estos dulces de azafrán.

me dijo doña luchita

que eran tus favoritos.

tina: ah, sí, pues, gracias.

¿quieres pasar un ratito?

adán: este... no, gracias,

pero... tengo

una entrevista de trabajo.

ya quiero ejercer mi carrera

para poder ayudarle a mi papá

económicamente y, pues,

que no trabaje tanto.

tina: qué bonito, adán.

es un gesto muy noble.

adán: y, bueno, pues,

ayudarte a ti

con los gastos de tu abuela.

tina: ¿a mí?

no, adán, ¿cómo crees?

no tienes por qué hacer eso.

adán: es una carga muy pesada

para que, pues, la lleves

tú sola.

tina: sí, pero no tienes

por qué cargar tú con ella.

mira, adán,

si la flama divina

te aconsejó

que vinieras a mi rescate,

no le hagas caso.

no sabe lo que dice.

adán: no fue la flama divina.

quiero hacerlo porque...

me nace del corazón.

lo que más deseo

es verte feliz y tranquila.

tina: pues, con que seas

mi amigo, para mí

es más que suficiente.

adán: y cuando estás conmigo,

eres igual de feliz

que cuando estás con andy.

tina: soy mucho más feliz.

eh...

adán: eh...

tina: creo que se te va a hacer

tarde a la universidad.

adán: sí, sí, yo ya me--

yina: yo creo que es mejor

que te vayas.

adán: perdón. bueno.

ya--ya me voy.

nos ve... nos vemos. cuídate.

tina: sí, sí.

es por allá la salida.

adán: [ríe] perdón, nos vemos.

betty: mm...

con este cortesito de aguayón,

se te baja lo hinchado

porque se te baja.

trinidad: ay, espérate.

rafael: esto tiene que saberlo

la señora oriana.

la voy a informar

de los presentes

acontecimientos.

trinidad: no le diga, rafa.

no quiero que la doña me corra.

rafael: ¿y sustraerla

de la realidad

como si nada hubiera sucedido?

no.

dora: rafael, por favor,

no sea exagerado.

creo que el muchacho

ya aprendió la lección.

betty: si quieres,

te puedo preparar

ese pastel de tres leches

que tanto te gusta.

digo,

para que te olvide decirle.

rafael: ¿y puede ser

con vainilla?

la vainilla me pone de buenas.

betty: sí.

trinidad: ay.

dora: te salvó la campana.

a ver si aprendes.

trinidad: claro que aprendí.

ya no voy a volver

a ir a ese maldito mercado.

y... y ni voy a beber...

sangría, ¿verdad?

dora: mm...

trinidad: y pensar que...

que toda la bronca fue

porque quise saludar

a don ricardo cuando pasó

en frente de mi mesa.

dora: ¿qué?

rafael: ¿cómo?

daniel: pues estaba yo a punto

de meter gol, ¿no?

entonces, que llega la luna

y que me dice que si meto

el penalti, este,

pues, que me iba a...

yo a estirar la pata

por una maldición.

ricardo: ¿qué?

daniel: que me iba a cargar

el payaso.

ricardo: a ver,

yo también ya había escuchado

esa historia absurda,

por favor, daniel.

daniel: entonces, ¿tú crees

que... que es puro cuento nomás

porque... se quede señorita?

ricardo: o sea, ¿tú--tú crees

que es verdad?

pues yo creo que sí, ¿no?

daniel: entonces, ¿tú crees

que si... o sea, le cumplo

su fantasía a la estrellita,

pues, de pasar una noche

conmigo, no,

no va a pasar nada de nada?

ricardo: daniel, ¿es en serio

que crees en esas supercherías?

daniel: ¿y si luego resulta

que siempre sí y que...

y, pues, que sí me muero?

ricardo: no, pues,

si te mueres, ya te velamos

y comprobamos que sí era cierto.

[ríe]

daniel: espérate.

estoy hablando en serio.

ricardo: yo también estoy

hablando en serio, daniel.

a ver, mira, de verdad, daniel,

a mí me encantaría

que esos problemas

fueran mis problemas y no...

lo de las múltiples

personalidades que tengo.

daniel: no, pues,

eso sí es cierto, ¿eh?

o sea, la verdad,

si yo fuera tú,

pues, mira, le hacía caso

a la psicóloga

y me iba a vivir con ella.

porque, pues, estaba bien, ¿no?

y matas dos pájaros de un tiro

y, pues...

a lo mejor, hasta te ayuda

a que te regresen

los recuerdos más rápido.

no sé, piénsalo.

renata: pues parece

que la fifí esa

no quiere entender.

ahora mandó a su amiguita

a investigarte.

luis: ¿y qué fue

lo que me mandó a decir?

renata: no, yo no soy recadera

de nadie. evidentemente,

no le pregunté qué quería,

¿verdad?

y de una vez te digo

que si viene esa o la otra,

les reviento la cara

para que sepan

quién soy yo, ¿eh?

luis: ya, flaquita,

¿qué les dijiste?

renata: ¿qué voy a decir? nada.

es que yo no entiendo.

¿esta tipa por qué no entiende

que tú no quieres nada?

a menos que tú

le estés dando entrada.

dora: ¿estás absolutamente

seguro de que era ricardo?

trinidad: pues, si te estoy

diciendo, es

porque absolutamente sí.

betty: ah, ¿y de casualidad

no viste

elefantes verdes también?

trinidad: pues sí vi

como cuatro

después del golpe, justamente.

rafael: el señor ricardo

nunca deja los rumbos

de su oficina, mucho menos,

va a ir a un vulgo mercado,

por favor.

betty: ¿y se puede saber

qué estaba haciendo?

¿vendiendo pescados,

pollo, de mesero?

trinidad: ay, ya, ya, ya,

si quieren, chotéenme

lo que quieran.

pero yo de que lo vi, lo vi.

amelia: el artículo 911...

edgar: tina, hija, pasa.

pasa, estás en tu casa.

amelia: nos vamos a dedicar

únicamente

a emergencias espirituales.

tina: perdón, no sabía

que estaban

en reunión de flamas.

edgar: no te preocupes.

mi mujer

le está inventando artículos

que ni ella misma cumple.

¿quieres esperar a fabiana

en su cuarto?

tina: no, no, aquí está bien.

aquí la espero.

edgar: hija, a ver, ¿segura?

tina: segurísima.

edgar: pues allá tú, ¿eh?

amelia: vamos a continuar con--

tina: hola.

¿puedo estar aquí

con ustedes?

amelia: no debería ni siquiera

dejarte entrar a la casa

por tu complicidad con fabiana

y el hombrezuelo ese.

y la falta que cometió fabiana

es harto, grande,

de inmensas dimensiones.

y por eso, un alma inocente

se tuvo que ir al cielo y...

pues, eso sí se siente

bien gacho.

por eso, no voy a permitir

que en esta casa...

¿qué te pasa, hijo?

¿qué...? ¿qué te sucede?

¿estás bien?

[resuella] estás...

estás ardiendo en calentura.

la flama...

la flama te está inspirando, sí.

fabiana: ay, ¿qué pasó?

amelia: sí, la flama

está inspirando

en el cuerpo de tu hermano.

son los momentos más valiosos

para la religión. es...

es cuando yo me inspiré.

hazle caso a la flama.

escribe. ¿qué...?

¿qué te está diciendo, hijo?

¿qué te está diciendo?

adán: que me dé un baño

de agua fría.

ahorita vengo.

amelia: milagro.

milagro.

[ríe]

♪ alibaba, alibaba ♪

luis: huguito.

¿todo bien?

"para que por fin cumplas

tu sueño de irte a nueva york".

[música]

[música]

luchita: pero ¿cómo que te vas?

pues... ¿qué mala cara viste

aquí o qué?

ricardo: no, no es eso, güeri.

simplemente que quiero...

buscar un lugar más tranquilo

para pensar... y ordenar

las cosas que me dan vueltas

en la cabeza.

bacalao: ¿ya viste,

mi cara de dulce?

por andar ahí llorando

por todos los rincones,

ya hasta ahuyentaste

al cachorro, hombre.

ricardo: ¿se puede callar,

por favor?

luchita: pero ¿a dónde vas a ir?

ricardo: ah, eh...

charlotte me ofreció un...

un lugar en su departamento.

luchita: ah.

bacalao: ese es el hijo

del bacalao.

muy bien, cachorro, muy bien.

se ve que esa

de la batita blanca

debe de andar cacheteando

las banquetas por los techos.

luchita: ya cállate, félix, ya.

bacalao: mira. ahora que estés

ahí, aférrate bien, hermano.

sube de categoría.

no te vayas a quedar

en la mediocridad como yo--

ricardo: ¿se puede callar,

por favor?

bacalao: no, ya, pico de cera.

ya.

luchita: me da mucho miedo

que te vayas a ir

y con esto que tienes

de la amnesia,

te vayas a olvidar de mí,

mi hijo.

ricardo: no, no, no, mamá.

no, mamita, no.

mira, no, de verdad no me voy

para olvidar. al contrario,

me voy para...

me voy para empezar

a recordar. ¿mm?

luchita: ¿de veras?

ricardo: sí.

luchita: [llora]

bacalao: yo también te voy

a extrañar mucho, cachorro.

no se te olvide

lo de los rayos del sol, ¿no?

luchita: ya cállate, félix.

bacalao: [resopla]

natalia: [resopla]

betty: ¿me mandó a llamar,

señora?

natalia: sí.

quiero que me digas

qué era eso tan importante

que querías contarle anoche

a mi esposo sobre mí.

toño: a ver...

dora: ten, mi corazón.

toño: mm... mm, madrina,

este pastel está buenísimo, ¿eh?

¿quién lo hizo?

dora: lo hizo betty.

ahora sí no me toca a mí,

pero no te lo vayas a acabar

porque es para don rafa.

toño: ah. ahora resulta

que los patos les tiran

a las escopetas.

o sea, ¿don rafa

ahora resulta que tiene

más privilegios que yo?

dora: usted disculpe,

su majestad.

digamos que todo esto es...

un tipo de soborno

para que don rafa mantenga

el pico cerrado

frente a la señora oriana.

toño: a ver, a ver, o sea,

no es que me guste el chisme,

pero... pero a ver, cuéntame.

dora: lo que pasa es que trini

se dio una escapadita

con paolita.

pero se le atravesó una muchacha

y, entonces, se armó

tremenda bronca.

toño: ese trini

salió bueno para la dama.

qué hijo de su madre.

no deja ni una para cuñada, ¿eh?

dora: bueno, la verdad es

que trini quería hablar contigo,

pero en esto de que se atravesó

la muchacha esta, pues, el lío

se hizo cada vez más grande.

toño: ¿cómo que quería

hablar conmigo?

dora: ¿tú conoces

el mercado buenaventura?

toño: ¿el buenaventura?

dora: bueno, trini me dijo

que te vio ahí.

natalia: contéstame.

¿qué le ibas a contar

a ricardo de mí?

betty: ¿eh?

natalia: ya sé.

seguramente, te ibas a quejar

porque a mí no me gusta

que seas una confianzuda.

y como no puedo confiar en ti,

ya que estás hablando

a mis espaldas,

no me dejas otra opción que pe--

betty: ay, no me diga

que me va a correr.

natalia: sí te digo.

betty, agarra tus cosas

y te vas de la casa.

betty: es que...

natalia: ¿es que qué?

¿qué esperas?

betty: si usted me corre,

yo le digo al señor ricardo

que usted lo está engañando

con el joven damián.

así que piénsele muy bien

lo que va a hacer.

porque si yo suelto la sopa,

nos vamos las dos

de patitas a la calle.

dora: ¿conoces o no conoces

el mercado?

toño: ok, está bien, madrina,

está bien, te voy

a decir la verdad.

sí, sí era yo.

sí era yo, eh...

lo que pasa es

que de vez en cuando,

me doy mis vueltas para allá.

ese mercadito, no sabes...

no sabes los tamales que hay,

madrina. uh, ta...

unos tamales fritos

con su bolillito. no, bueno...

las mejores guajolotas

que has probado, madrina.

dora: ¿guajolotas?

a ver, espérame, espérame.

a ti no te gustaban los tamales

cuando estabas chiquito.

siempre dijiste

que era para gorditos.

toño: ah, sí. sí, ¿verdad?

pues es que de repente...

ahora cambié de opinión,

madrina, es un...

digamos que un placer culposo

que tengo, este...

y, pues, sí, me echo

mi tortita de tamal de repente

y no sabes el mole, ¿eh?

uh, ahí venden el mejor mole

de la historia,

el mole de las morales.

no, no sabes. es para chuparse

los dedos, madrina.

dora: oye, pero...

¿por qué no me has llevado?

toño: este...

ah, no, ¿para qué, madri...?

mira, no me...

aquí entre nos, no quisiera

que mucha gente se enterara

porque, pues, no se vería bien

que un... pues, un ejecutivo

de mi nivel, ¿verdad?

[sorbe]

pues anduviera en esos lugares

tan populachos. ¿verdad?

dora: bueno,

te prometo guardar el secretito,

pero con una condición.

toño: ¿con cuál?

dora: que me lleves

a comer mole.

tengo unas ganas de comerme

un buen mole.

toño: este...

luego, luego, madrina.

luego, sí, porque o sea...

tampoco es que yo esté yendo

así, como cada semana, ¿verdad?

sí. bueno, bueno, madrinita,

pues, ya, no te...

[carraspea y sorbe]

no te quito más mi tiempo.

yo me voy con mi natita

a darle su apapacho.

dora: niño.

natalia: ¿cómo te atreves

a inventar algo así?

betty: ni se haga la ofendida

conmigo

porque usted sabe muy bien

que yo no estoy inventando nada.

natalia: ¿y a quién le va

a creer claudio, eh?

¿a su empleada o a su nuera?

betty: pues hagamos la prueba.

y a ver si no se infarta

cuando le diga

que doña oriana

está enterada de todo.

natalia: tú estás loca, betty.

betty: pues ni tanto.

pero ya que vamos a destapar

el caño, pues, que flote

toda la cochinada de una vez.

natalia: estás llegando

demasiado lejos, beatriz.

betty: aquí, en cortito,

pero si quiere

que llegue más lejos,

pues, también le puedo decir

que hay algo muy raro

con el hijo que le prometió

a su marido. ¿mm?

y de paso, pues, también

le puedo enseñar

una foto muy interesante

que traigo aquí, en mi teléfono.

natalia: a ver, ¿de qué foto

estás hablando, eh?

betty: de esta, mire.

natalia: mira, yo--yo...

te puedo explicar, ¿sí?

toño: ¡natita!

betty: no, mejor explíquele

a su marido

que seguritito viene para acá.

natalia: mira, ya, por ahora,

tú no vayas a decir nada, ¿sale?

ya después tú y yo

nos vamos a poner de acuerdo.

¿ok, mi betty?

[ríe]

betty: señor ricardo,

pásele.

que su esposa y yo

ya nos entendimos muy bien.

[música]

germán: eh...

[balbucea] sol no está.

luchita: ah, ¿no?

ya sabía que no estaba sol.

porque yo venía a buscarte a ti.

es que ya no puedo más, germán.

no, ya no puedo.

germán: yo tampoco.

valeria: hola. ¿cómo estás?

pasa. oye, me llamaste

y la verdad, quedé preocupada.

¿qué pasó?

luis: no te hagas la inocente

conmigo que no te queda.

estoy hablando de esto.

valeria: ¿qué?

¿yo qué tengo que ver con eso?

luis: mira.

cuando te dije

que no quería tu dinero,

estaba hablando en serio.

a mí nadie me compra.

no estoy en venta.

¿te quedó claro?

germán: teníamos que haberle

dicho a toño la verdad,

decirle cómo nos sentimos y--

luchita: pues sí, pero en eso,

salió félix del bote.

¿qué quieres?

germán: [resopla] es que desde

que salió ese desgraciado,

siento que ya no te importo.

luchita: ¿que no me importas?

entonces, dime,

¿qué hago aquí parada? a ver.

germán: no, pues, sí, ¿verdad?

pues aprovechemos

esta locura que hiciste,

esta bendita locura y...

quédate a vivir conmigo

para siempre.

luchita: ¿aquí con sol?

germán: aquí, donde sea.

luchita: entonces...

germán: ¿qué?

luchita: abrázame.

luis: entonces, si no fuiste tú

la que dejó el dinero

en el taxi,

entonces, ¿quién fue?

valeria: no sé, la verdad,

no se me ocurre

quién pudo haber sido.

luis: es que es mucha lana.

valeria: sí, yo sé, luis,

digo, la estoy viendo.

a ver, la persona que te lo dio

seguro que te conoce

porque ve,

"para que por fin cumplas

tu sueño de irte a nueva york".

luis: la única persona

que sabe que ese es mi sueño

y que tiene dinero eres tú.

valeria: [ríe]

no es como que yo esté cargando

esa cantidad de dinero

en mi bolsa, ¿no?

luis: a ver, renata vio

a tu prima y a su noviecito

en el mercado.

¿qué tenían que hacer

ellos ahí, eh?

¿no será que ellos dejaron

el dinero en el taxi?

valeria: ay, bueno,

¿a ti qué más te da?

ve a cumplir tu sueño y ya.

luis: nadie da nada por nada.

no es así de fácil. ¿ok?

valeria: bueno, pues,

la persona que te lo dio

debe tener una razón.

luis: no, no, no,

a ver, valeria. yo creo

que ya me dices la verdad.

valeria.

valeria: bueno, sí, fui yo,

sherlock,

perdóname por ayudarte

a cumplir tu sueño.

luis: sí.

¿o no será que lo haces

para que yo me vaya

y me aleje de renata?

valeria: ¿qué?

claro que no lo hice

con esa intención.

luis: sí, claro,

nada más que a ti

no te costaría nada

llegar a nueva york

y que nos encontremos allá

de pura casualidad, ¿no?

y pum, tu chacalito

para ti solita, a tus pies.

valeria: ¿qué te pasa, luis?

estás alucinando.

luis: no, no, no,

ya te lo dije una vez.

no estoy a la venta.

aquí está tu dinero.

valeria: [resopla]

charlotte: ¿cómo te sientes?

ricardo: la verdad,

como un poco desconcertado,

no sé.

me siento raro, charlotte,

digo, te agradezco mucho

que me hayas invitado acá,

pero... no sé,

tal vez será que...

pues ya me estaba acostumbrando

a luchita y a renata.

charlotte: bueno, pero...

yo creo que era eso, ¿no?

la costumbre.

ricardo: charlotte, ¿tú crees

que nos estamos apresurando

un poco en que...

no sé, el que me haya venido yo

a vivir aquí contigo?

porque, pues, lo de fabiana

es muy reciente.

charlotte: bueno, yo...

yo lo que creo es

que cuando uno tiene problemas,

uno se tiene que ocupar

de resolverlos.

tú ya lo estás haciendo.

ricardo: tienes razón.

te prometo que te voy a pagar

una renta, ¿eh?

charlotte: tú termina

de instalarte que...

el sofá es todo tuyo.

ricardo: gracias, charlotte.

de verdad... gracias

porque, en este momento,

la única persona que me da

más seguridad eres tú.

charlotte: espero

no defraudarte.

eh...

tengo esto. son las llaves.

ricardo: ¿estás segura

que me quieres dar tan pronto

las llaves de tu departamento?

charlotte: confío en ti

ciegamente.

estás en tu casa.

ricardo: [resopla]

sol: no, hombre,

es que se puso fantástico,

germán.

adivina a quién nos encontra...

luna: luchita.

luchita: solecito.

cómo te tardaste, caray.

tú y yo tenemos

que platicar de eso.

sol: sí, del asunto.

luchita: eso, sí.

sol: es que la había citado

para tratar un asunto.

luna: ah.

sol: bueno, ¿y ustedes

por qué no se van a ver

qué están diciendo las noticias?

estrella: no, no, no,

a nosotras ni nos gustan

las noticias. no.

sol: bueno, entonces, váyanse

a ver a qué hora

hacen el big ben de pachuca.

luna: ¿de pachuca?

sol: ajá. de pachuca.

luna: ah...

ah, mira, mira, hermanita,

vente tantito para acá

porque te voy a decir una cosa.

estrella: no, espérate--

luna: no, porque tú no estás

entendiendo que la sol quiere

que nos vayamos...

sol: ¿te invito algo, luchita?

¿un vasito de agua?

luchita: no, ¿sabes qué? que...

que te tardaste tanto

que ya se me hizo tarde.

ya me tengo que ir.

mariana: no, no, no se vaya,

doña luchita.

yo mejor me voy.

los dejo.

luchita: mariana.

ve por ella.

ándale, ve a hablar con ella.

¿pues ya qué te digo?

sol: no. pues no,

no me digas nada, luchita.

yo ya entendí que estas cosas

de... del amor...

son muy tercas.

germán: mariana, mariana.

mariana, espera, espera, espera.

eh, no...

no es lo que tú piensas, ¿eh?

la señora luz maría vino

porque... te quiero platicar--

mariana: ¿por qué me quieres

seguir viendo

la cara de estúpida, germán?

germán: perdóname. ¿ves?

ve. no quiero que sufras

por mi culpa. y...

mariana: entonces, mejor deja

de inventarme cuentos chinos.

si te estás viendo

con la señora luz maría

a escondidas, entonces,

yo salgo sobrando--

germán: no, no fue a escondidas,

ella... ay...

te juro, por dios,

que es la primera vez que pasa.

perdón.

mariana: y estuvo

muy apasionado

el encuentro, ¿no?

ya deja de mentirme, germán.

luchita: sé que no debí venir

a buscar a germán

aquí, a tu casa, sol.

pero es que...

ya no podía más, ya no.

sol: ay, pobrecita marianita,

hubieras visto qué ilusionada

venía con la idea de darle

una sorpresa a germán.

luchita: ay, ya no me digas

nada, pobre mariana, qué horror,

pobrecita mariana.

sol: ay, sí.

la carita que puso

cuando te encontró aquí con él.

luchita: pero ¿es que sabes?

yo no...

yo no vine buscándolo

por eso, ¿sabes?

eso...

eso surgió después.

surgió...

surgió naturalmente.

sol: pues es que tú misma

te estás metiendo

en esa situación, luchita.

habla ya con tus hijos.

habla con ese hombre.

dile que ya no lo quieres.

luchita: ¿con félix?

no, hombre.

¿cómo crees que voy a hablar

con él? si le tengo pavor.

sol: bueno, pues,

si tú no vas a...

luchar por el amor,

deja que él sí sea feliz solo,

pero en serio.

mariana: bueno, entonces,

¿qué vas a hacer, germán?

mira, si la señora luz maría

te preguntara que si quieren

volver, ¿tú qué le dirías?

germán: chale...

tú sabes que sería capaz

de hacer cualquier cosa

que ella me pida.

mariana: bueno, pues,

díselo tú porque ahí viene.

luchita: no, mariana,

por favor, no te vayas.

lo que le voy a decir a germán

es rapidito.

germán: luz maría.

luchita: perdóname

por haber venido.

no debí de haberlo hecho,

por favor, perdóname--

germán: señora--

luchita: perdóname tú también.

me voy a mi casa

de donde no debí haber salido,

ahí, donde debo estar,

con mi marido.

mariana: yo también ya me voy,

germán.

la verdad es

que te quiero mucho, pero...

si me quedo,

voy a perder mi dignidad.

germán: maria...

[música]

[música]

adán: ¿por qué lo haces?

tina: ¿por qué hago qué?

adán: ¿por qué llegas a mi vida

y la pones de cabeza

así como si nada?

yo antes sabía a dónde iba

y en qué creía,

pero... cada vez que te veo,

pierdo la cabeza

y ni la flama divina

me consuela.

tina: ¿yo hago todo eso?

adán: claro, claro

que lo haces tú.

porque después

de hablar contigo,

siento una sensación horrible

de sentirme perdido.

tina: adán, perdón.

yo no sabía que amarte

te causara tanto conflicto y...

te prometo que...

que si tu flama

no te permite esto,

yo lo voy a entender.

adán: no, no, no, es exactamente

lo que quiero decir.

yo te amo.

te amo por encima de todo.

te amo

por encima de mi religión,

de mis planes como pastor,

encima de todo.

te amo.

tina: no, no, no, adán, no.

adán: ¿qué?

tina: así no.

adán: pero ¿qué?

¿qué pasa? ¿por qué no?

me quieres volver loco.

tina: a ver, a ver, a ver,

me voy a odiar

por lo que voy a decir,

pero creo que no es momento

de pasar más allá de los besos.

adán: bueno, bueno,

y, entonces, ¿hasta cuándo?

tina: a ver, me muero de ganas

de estar contigo.

pero no quiero

que tengas duda en tu cabecita.

adán: no, no, no, pero es

que no tengo dudas en mi cabeza.

yo te amo. y estoy seguro.

¿por qué no me crees?

tina: sí te creo,

pero es que no quiero ser

un placer culposo en tu vida.

por favor, entiéndeme.

ey.

lo importante es

que sabes que te amo. ¿ok?

y eso no va a cambiar en nada.

adán: eres lo más bonito

que me ha pasado.

y eso tampoco

va a cambiar nunca.

tina: [resopla]

necesito agua fría.

[suspira]

germán: hola.

sol: hola.

¿vas a salir otra vez, germán?

germán: eh... un ratito.

necesito tomar aire.

me--me siento como...

como león enjaulado.

sol: ten mucho cuidado.

no te vayas a meter

en un problema.

ya bastante tienes

con lo que pasó

entre luchita y mariana,

¿no crees?

germán: sí, sí, no,

no te preocupes. no.

eh...

sol, quiero pedirte

una disculpa por lo que pasó

con luz maría aquí, en tu casa.

sol: te agradezco mucho

que respetes mi casa,

pero... la verdad es

que conociendo la historia

que hay entre ustedes,

no me queda más

que entender lo sucedido.

germán: gracias.

es que me emocioné tanto que...

que--que se me olvidó todo.

la verdad es que no...

no me pude aguantar.

pero no va a volver a pasar.

te lo juro.

sol: pues más te vale, ¿no?

digo, sobre todo, por ti,

porque... pues,

no puedes andar ilusionando

a dos mujeres al mismo tiempo.

germán: ya sé.

pero te confieso algo.

cuando... cuando vi llegar

a luz maría y...

pues pensé por un momento

que había dejado al bacalao

y que se había venido

a vivir conmigo.

sol: sí.

a mí a veces también

me gusta pensar

que la vida es

como en las telenovelas, pero...

yo pienso que ahora

lo que tienes que hacer es...

sacarte a luchita de la mente

y... empezar

a valorar a mariana.

germán: sí.

no me va a quedar de otra

más que... olvidar a luz maría.

el problema es que no sé cómo.

[ríe]

bueno, buenas noches.

gracias por todo.

sol: ¡cuídate!

ricardo: no...

no...

no...

no, yo no soy...

yo no soy él.

toño es otro.

toño es otro.

toño es otro.

charlotte: toño, despierta.

ricardo: toño. toño es otro...

no...

mi verdadero nombre...

yo soy...

yo...

yo soy...

no...

[frenada]

[choque]

¡no!

charlotte: toño, tranquilo,

tranquilo, tranquilo,

aquí estoy.

soy charlotte. ¿mm?

ricardo: [jadea]

charlotte: ¿qué pasa?

¿estás bien?

ricardo: tengo miedo.

tengo miedo, charlotte.

tengo mucho miedo.

charlotte: no, estás aquí,

en mi casa.

no te va a pasar nada. ya.

ricardo: estaba soñando.

soñé que me...

que me encontraba

con un tipo igualito a mí.

¿sería mi otro yo?

charlotte: no, estabas teniendo

una pesadilla.

es por lo que te dije, por...

porque tienes

otra personalidad.

ricardo: [jadea]

[música]

[música]

bacalao: ahí está,

mi tlacuache.

acuérdese que mañana es

dos por uno, ¿eh?

pero mañana sí lo quiero ver

con feria, hermano. ¿eh?

puro crédito. ¿eh?

se va por la sombrita.

saludos en casa.

[resopla]

[carraspea]

[suspira]

¿dónde andabas?

luchita: ándale,

ya estás tomando otra vez.

bacalao: pregunté

que dónde andabas, ¿eh?

luchita: no. suéltame.

[gime]

bacalao: ándale, contéstame

antes de que te rompa

lo que te queda de--

luchita: [gime]

renata: ¡ey, ey, ey!

¿qué te pasa, jefe?

¡ey, ey! ¿qué te pasa?

¡no vuelvas a tocar a mi mamá!

luchita: no, hija. no, no--

bacalao: a ver, hija,

esta es una bronca de parejas.

¡vete a tu cuarto!

renata: ¡no me provoques

porque sí te lo suelto! ¿eh?

bacalao: ah. muy brava. ¿o qué?

renata: sí, sí, te lo suelto--

bacalao: ¡ándale!

renata: ¡te estoy diciendo--!

bacalao: ¿serías capaz

de pegarle a tu viejo? ¡órale!

renata: ¡no hagas esto

que yo sí te quiero!

bacalao: nomás por ti, cachorra.

ay, atiende a tu jefa.

luchita: a tu papá

no le vayas a pegar.

a tu papá no.

[llora]

[ladridos]

luna: [bosteza]

ay, se vino el norte.

hay un frío aquí.

>> ¿y tú crees

que le paguen un buen dinero

por los dólares de...?

[murmullo]

[silencio]

ambos: hola, lunita.

¿cómo estás?

luna: [grita]

daniel: antes, cuando estaba

el toñazo, nos tenían

que correr de aquí.

pero ¿quién sabe por qué anda

desaparecidote ahora?

te toca, hijo.

germán: ¿qué? ¿qué? ¿qué?

daniel: ¿qué traes?

parece que traes

cara de funeral.

germán: no, pues, es que hay...

cosas en la vida

que te sacan de onda. o sea...

¿cómo te lo explico? o sea--

daniel: no, pues,

si no me lo digas a mí.

yo llevo años tratando

de que la estrellita,

pues, me haga caso.

y cuando lo logro,

me sale con un secretito

que si te cuento,

empiezas a llorar, hijo.

germán: no, pues...

a ver, cuéntame.

daniel: no, pues, es

que son cosas personales.

no te puedo andar contando todo,

pero si yo te contara,

te echas a llorar. por esta.

bacalao: pero miren

quién está aquí.

el cara de martillo.

tú y yo tenemos

una plática pendiente.

germán: yo no tengo nada

que hablar contigo.

bacalao: a ver.

a mí nadie me da la espalda.

vamos a hablar de luz maría.

¿mm?

germán: ¿qué pasa con ella?

bacalao: pasa...

ahora ella se está saliendo

sin pedirle permiso

a nadie, ¿no?

como si no tuviera dueño. ¿eh?

eso está mal.

germán: como que ya está

bastante grandecita para hacer

lo que se le dé la gana, ¿no?

bacalao: ¿sabes?

ella era una buena mujer.

siempre cuidaba a sus...

a sus hijos.

y a su marido

aunque estuviera en la sombra.

pero se atravesó

un canijo pelapescados

que empezó a meterle

ideas raras en la cabeza.

y a mí se me hace

que hasta endulzarle la oreja.

¿cómo ves?

>> ¿qué son esos gritos?

>> hermanita.

luna: no. es que...

se me aparecieron

unos fantasmas.

>> no, no...

luna: en la mesa.

>> no hay...

luna: no, no voy a voltear.

>> voltea. voltea.

no hay ningún fantasma.

luna: ya se fueron. te lo juro.

>> no, no, lunita, no,

tranquila.

luna: ellos estaban sentados--

>> no, no, no, traes

mucha culpa. por eso,

estás viendo esas cosas.

pero no pasa nada.

cálmate, por favor.

estrella: mira, hermanita,

yo voy a ir por un vaso con agua

para que se te pase

el susto, ¿eh?

>> sí, sí, ve.

estrella: ahorita vengo.

luna: es que te lo juro

que yo los vi.

yo no estoy loca.

>> sí, no, no, loca no--

luna: bueno, pero ¿me puedo

quedar a dormir contigo?

>> sí.

luna: por favor, en tu cuarto.

>> sí, sí, luego me pegas

muy feo, pero te puedes quedar--

luna: no. no te voy a patear,

te lo juro. no, no.

allí, en la orillita.

déjame dormirme contigo.

yo los vi, te lo juro.

>> no. no te preocupes.

germán: ¡no voy a permitir

que sigas hablando mal

de luz maría! ¿cómo ves?

bacalao: [ríe]

entonces, yo tenía razón.

sí me pusiste

de chivos los tamales.

¿sabes qué?

te voy a matar

con mis propias manos.

por no respetar lo ajeno

y a ella por--

germán: ¡te dije que no hablaras

mal de luz maría!

¡órale!

daniel: cálmate, hijo.

¡no, espérate, no!

bacalao: [gruñe]

daniel: espérense, tranquilos,

órale, carnal,

ya estuvo, ya estuvo, hijo.

no. espérate ya.

ya, carnal, ya.

bacalao: ¡quítate!

¡quítate!

¡quítate!

germán: [gruñe]

daniel: ya, hijo, ya estuvo.

tranquilo, espérate. espérate.

más vale decir: "aquí corrió"

que "aquí murió", hijo.

bacalao: ahora sí, ahora sí.

ahora sí te carga san pedro.

órale. ya.

germán: ¡órale! vas.

daniel: no, espérense.

[celular]

ivette: bueno.

bueno.

¿quién habla?

fabiana: hola, bueno, eh...

¿podría hablar con damián?

ivette: [resopla]

en este momento, está ocupado.

Cargando Playlist...