null: nullpx
Papás y Mamás

Recreo: normas básicas de comportamiento que ayudarán a tu hijo

27 Abr 2015 – 05:06 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte


 
Según los expertos, el recreo provee a los niños un tiempo discrecional y oportunidades de participar en actividades físicas que les ayudan a desarrollar un cuerpo sano.

Este tiempo libre también permite a niños de primaria practicar habilidades de vida como la resolución de conflictos, la cooperación, el respeto por las reglas, turnarse, compartir, utilizar el lenguaje para comunicarse y la resolución de problemas en situaciones reales. Además, podría facilitar mayor atención y enfoque en el aprendizaje en el programa académico.

Aquí te brindo algunas normas básicas que pueden ayudar a tu hijo:

  • Actuar con naturalidad: Transmitir que no intente aparentar nada, porque se notará y podría despertar mayor desconfianza en los demás. Es el momento ideal para mostrarnos como realmente somos (con nuestras fortalezas y debilidades) sin ocultar nada. ¡Todos somos valiosos!
  • Transmitirles habilidades para participar en las conversaciones: Al ser una interacción no estructurada, deberán manejarse con mayor autonomía durante las conversaciones. Enseñémosles a utilizar con frecuencia frases como: perdón, lo siento, gracias, hola, yo necesito, yo me siento, con permiso. Esto le permitirá una mejor interacción con los otros, con mayor amabilidad en el trato con los demás. ¡A practicarlo en casa!
  • Enseñarles a responder a bromas y comportamientos sociales no deseados: Los niños son “vulnerables” a las burlas y el acoso, tanto físico como verbal durante el recreo. ¿Quién no ha sido víctima de alguna burla?

Como padres debemos transmitirles algunos mecanismos de adaptación, y manejos de la asertividad para hacer frente a las burlas, evitando que le puedan generar o provocar explosiones de ira en algún momento después del evento.

  • Poner en práctica la empatía: En palabras de Howard Gardner, la empatía es la capacidad cognitiva de sentir en un contexto común lo que otro individuo puede percibir; es la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar, y responder correctamente a sus reacciones emocionales. Aprovecha cada ocasión que tengas para mostrarles explícitamente con ejemplos diarios o aquí te brindamos actividades que puedes compartir junto a ellos.
  • Prepararlos para saber perder: Siempre en el recreo aparecen los juegos competitivos con sus respectivos resultados (ganar o perder).

Los adultos debemos transmitir poco a poco esta regla de oro: saber perder expresando de manera positiva, todas las emociones negativas que pueden estar adentro.

  • Respetar las normas: En este espacio físico—a diferencia del aula—las reglas no están escritas y visibles en el momento de salir al recreo, pero hay que conocerlas y cumplirlas. Por lo tanto, debemos conversar con ellos sobre las mismas para que puedan ponerlas en práctica.
  • Compartir y cooperar: No solamente debemos prestar cosas materiales, sino estar dispuestos a brindarnos al otro y poder estar al servicio de nuestros compañeros en todas las circunstancias—saber reconocer cuando el otro tiene una necesidad en la cual podemos ayudarle.

¿Listos para salir al recreo? ¡¡¡¡¡¡¡RIIIIINNNNGGGGG!!!!!!!!!

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásEducación
Publicidad