null: nullpx
Cargando Video...

Y Mañana Será Otro Día Capítulo 37

Univision29 Oct 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

[música]

mónica: sigue viéndome

como su subordinada,

como su incondicional.

y si sigo así

nunca voy a ser una rival

ni para diana, ni para nadie.

ximena: ay, amiga,

esto se pone interesante.

¿qué estás pensando hacer?

iñaki: no.

tiene que ponerse

en la categoría

donde las posibilidades de ganar

sean muy altas,

pero que también sea

todo un reto,

para que eso genere admiración,

respeto y puedas conseguir

tu objetivo.

si no, jamás vas a ganar.

mónica: ya lo verás, amiguita.

ya lo verás.

manuel: ¿no vas a cenar?

margarita: no tengo hambre.

manuel: mi amor,

no puedes seguir así.

margarita: por favor,

entiéndeme, manuel,

es que esta casa

no es la misma sin regina.

manuel: ella solo estuvo

unos días.

margarita: bueno, no importa.

hay gente que con solo unos días

lo cambia todo.

y regina es una

de esas personas.

manuel: mi amor, más vale

que aceptes que ella no es parte

de esta familia,

que se regresó a su casa

y que tú tienes que seguir

con tu vida, con o sin ella.

margarita: pues no puedo.

es que no puedo seguir sin ella

por más que lo intente.

su vida se ha convertido

prácticamente

en el centro de la mía.

manuel: y ¿yo dónde quedo?

margarita: aquí conmigo,

aquí conmigo de verdad.

pero es que yo no tengo

ánimos de nada sin su presencia.

¿qué hago?

manuel: eso es más que evidente.

amor, ya descuidaste

la pastelería, la casa,

nuestra relación, todo.

margarita: a ver,

en cuanto ella vuelva

yo retomo todo, te lo prometo,

pero, por favor,

tenme paciencia, por favor,

entiéndeme tú también.

manuel: créeme que te tengo

paciencia y te entiendo.

lo tengo tan claro

que decidí contratar

a alguien más para que me ayude

en la pastelería.

laura fue hoy a pedirme trabajo.

margarita: ¿qué laura?

manuel: laura, laura,

la tía de regina.

laura.

margarita: ¿a poco?

regina: esta debe ser

la llave de la camioneta.

margarita: mi amor, eres genial.

a ver, mira,

si los tíos de regina

trabajan para ti o contigo,

como sea,

nos vamos a acercar más

a la familia sarmiento,

y eso va a pesar mucho

en mi niña

para que decida volver

y así nos va a dar nuestro bebé.

manuel: a ver, maggie,

no lo hice por eso.

mira, lo que me estás diciendo

ahorita ni siquiera me pasó

por la cabeza.

a ella la contraté

porque la necesito

en el negocio que ya tenemos,

por si se te olvida.

y con adrián me asocié

con el negocio

que acabamos de emprender.

margarita: ¡ah!

¿cómo, solo por eso?

manuel: sí, solo por eso, caray.

no todo lo que hago

gira a tu alrededor

o el de regina.

perdón.

margarita: ok.

no importa.

mira, no importa cómo haya sido,

tenemos que aprovechar

esta situación y si la familia

nos empieza a deber favores,

a regina no le va a quedar

de otra más que entregarnos

su bebé.

muy bien, mi amor, bien hecho.

eres lo máximo.

manuel: no entiendes nada.

margarita: no, sí.

ay, muy bien.

[timbre]

rafael: paloma, pasa.

ven, te ayudo.

paloma: gracias.

rafael: bienvenida.

¿ya cenaste?

paloma: ay, no.

rafael: estaba a punto

de preparar algo.

paloma: oye, el dinero

que te dije que te iba a dar

todavía no lo tengo.

sino hasta que me paguen

por un trabajo que voy a hacer.

rafael: no, no te preocupes.

qué bueno que ya van a empezar

a pagarte por tu joyería.

¿algún problema?

paloma: no, se trata

de otra cosa.

la verdad, no me gusta

el costo que voy a tener

que pagar por ese trabajo.

rafael: pues si no te gusta,

no lo hagas.

paloma: es que me urge

el dinero para pagarte a ti

por los días que esté aquí,

para comprar mi boleto

y devolverme a brasil

y para tener algo de dinero

y no llegar allá

con las manos vacías.

rafael: bueno, sí, yo entiendo,

pero, paloma,

no hay ningún trabajo o dinero

que valga tu tranquilidad.

y por lo que veo,

si tú haces ese trabajo,

vas a perderla.

paloma: sí.

y no sabes el coraje que me da

tener que hacerlo.

diana: ¿estás bien?

camilo: sí.

sí, sí, yo sí bien.

esta la mía, mi almohada.

diana: aquí ha estado

esperándote todo este tiempo.

¿qué haces, no vas a dormir aquí

en la cama?

camilo: no, prefiero dormir acá.

no quiero lastimarte.

diana: pero si no me vas

a lastimar, puedes dormir

junto a mí.

camilo: aun así, buenas noches.

qué descanses.

rafael: quizá el camino

sea más largo

para conseguir lo que quieres.

pero no hagas nada

que te haga ir

en contra de ti misma.

peléate con todo

si es necesario,

pero no te pelees contigo.

que no hay nada peor

que convertirte

en tu propio enemigo.

tú tienes que ver por ti.

ser tu mejor amiga.

mira, ya no te pongas así.

te lo digo porque estoy

convencido de eso.

laura: rafael.

rafael: laura, ¿qué haces aquí?

laura: quiero saber

cuáles son tus intenciones

con mi hija.

¿seducirla ahora

que todo el mundo

la considera una zorra?

rafael: por supuesto que no.

laura: bueno, entonces

por qué la convenciste

para que vaya a vivir a tu casa.

rafael: yo no la convencí

de nada.

yo nada más la estoy apoyando

porque sé que está deprimida

y está decepcionada.

estoy seguro

de que ella es una víctima

de las circunstancias, nada más.

laura: y que va a ser

una víctima tuya entonces.

rafael: ¿por qué estás

diciendo eso?

laura: porque te conozco, rafa.

porque ahora seguramente

vas a empezar a seducirla

y a besarla como--

como haces con todas las mujeres

con las que sales.

rafael: para empezar,

yo no estoy saliendo con ella.

mi relación con paloma

es de dos compañeros,

de dos extranjeros

que llegan a un país

y les cuesta trabajo ubicarse,

nada más.

laura: pero es que no entiendo.

algo me hace ruido.

ahora entonces vas a convivir

después de lo que pasó

entre nosotros.

manuel: [gime] discúlpame,

discúlpame.

¿lidia?

¿eres...?

¿eres lidia?

rafael: pero entre nosotros

nada más hubo un beso.

laura: no me--no me--

rafael: un beso que tú y yo

aceptamos como dos adultos

que somos.

y cuando tú me dijiste

que parara, yo lo hice

y te respeté.

y quise ser tu amigo

y tú me pusiste distancia.

y también te lo respeté.

así que no entiendo

por qué me estás diciendo

que puedo aprovecharme de ella

cuando me conoces

y sabes que respeto

y mucho más a las mujeres.

laura: es mi hija

y es vulnerable y está--

rafael: bueno, como sea.

tú sabes que a mí no me gusta

aprovecharme de la gente

y menos si está vulnerable.

así que no tienes nada

de qué preocuparte.

buenos días.

laura: [llora]

mónica: licenciado sarmiento,

hablaba para decirle que--

ay, no.

no, no, no.

demasiado formal,

es demasiado formal, no.

[carraspea]

licenciado sarmiento,

hablo para decirle que--

ay, no, no, no, no,

¡no!

[carraspea]

hola.

licenciado sarmiento.

¡ay, ya, mónica!

¿lo vas a hacer o no?

ay, la angustia.

la angustia ya me dio aquí.

[gime] respira, respira.

camilo: esta no es.

esta no es.

este tampoco es.

ah, es este.

no, este no es.

[celular]

¡sh!

[celular]

¡sh!

mónica.

esta sí que es una agradable

sorpresa.

mónica: ¿cómo estás, camilo?

camilo: bien, bien,

contento con esta llamada.

y suena bien

que me digas camilo,

no "licenciado", "señor".

¿ya me tienes una respuesta?

mónica: sí, sí.

camilo: ¿regresas a media link?

mónica: sí.

acepto la gerencia

con el sueldo que corresponde

y no me importa

ocupar mi espacio de siempre,

pero quiero mi nombre grabado

con mi puesto

sobre mi escritorio

y que todo el mundo sepa

que dejé de ser tu secretaria

y que ahora ocupo un puesto

casi de tu misma categoría.

estaré de vuelta en ocho días.

¿qué dices?

[música]

[música]

camilo: sí.

claro que estoy de acuerdo.

sí, sí, sí, ¿algo más?

¿mónica?

mónica, ¿sigues ahí?

mónica: sí, por supuesto, sí.

camilo: te preguntaba,

¿algo más?

mónica: sí.

sí, quiero un evento

donde des a conocer la noticia

a todos en media link.

camilo: cuenta con ello.

¿sabes una cosa?

de verdad me gusta

que ya me hables de tú.

mónica: si vamos a estar

al mismo nivel,

pues es lo que toca, ¿no?

camilo: sí, mónica.

me siento muy,

pero muy contento

de que hayas aceptado.

mónica: yo también estoy

muy contenta

de que me hayas hecho

la propuesta.

camilo: pues ya está.

nos vemos la próxima semana,

mónica.

mónica: hasta pronto, camilo.

[grita y ríe]

camilo: [grita y ríe]

dijo que sí.

dijo que sí.

dijo que sí.

manuel: qué gusto de verte

a pesar de que--

lidia: ¿de qué me desgraciaste

la vida?

manuel: ¿qué?

lidia: no te hagas el tonto

que me dan ganas

de quitarte esa sonrisita

con buen guamazo.

manuel: a ver, lidia,

¿por qué me estás hablando así?

lidia: porque no hubiera

querido conocerte nunca más.

te odio.

manuel: ¿lidia?

laura: manuel.

manuel, hola.

manuel: ah, ¿qué pasó?

laura: gracias por darme

una oportunidad.

manuel: igualmente.

laura: ¿pasa algo?

¿ya te arrepentiste

de haberme contactado?

manuel: no, laura, no, no.

laura: hola.

manuel: mira, vamos de una vez.

te enseño el negocio

para que vayas checando todo.

sí, bienvenida.

laura: qué lindo.

manuel: ¿sí, te gusta?

mónica: [suspira]

camilo: bueno,

lo prometido es deuda.

ahí tienes la placa

con tu puesto y con tu nombre.

mónica: mónica rojas,

¿amada esposa?

camilo: ¿crees que te traje

de regreso a mi vida

para dejarte en un escritorio?

mónica: no me ilusiones.

camilo: a partir de ahora,

mónica, te voy a dar

lo que me pidas.

la vida entera si la quieres.

[tono de mensaje]

mónica: [gime]

[iñaki] buenos días.

mónica: [suspira]

rafael: papá.

camilo: hijo.

mónica aceptó.

venga, un abrazo.

rafael: qué sorpresa.

qué noticia inesperada.

camilo: ah, sí, es inesperada,

porque según mis cálculos,

había un 86 por ciento

de posibilidades

de que dijera que no,

pero con esto nos damos cuenta

de que una tendencia

se puede revertir.

claro, me pidió algunas cosas,

¿no?

rafael: ¿cuáles?

camilo: que hiciera público

su puesto, un sueldo adecuado

a la gerencia y un brindis

para dar a conocer la noticia.

rafael: y ¿lo vas a hacer?

camilo: ¿no estás de acuerdo?

rafael: bueno, es que tengo

sentimientos encontrados, papá,

porque, por un lado,

yo sé que mónica se merece esto

después de haber trabajado

20 años en la empresa.

camilo: claro.

rafael: y conoce el negocio

mejor que nadie.

camilo: ajá.

rafael: pero con lo que pasó

entre ustedes, yo no sé

si hubiera sido mejor para ambos

en el lado personal

que ella no lo hiciera.

camilo: entiendo tu punto,

pero, por lo visto,

ganó el aspecto laboral.

y me alegro por eso.

ahora tengo que organizar todo

para su regreso.

mónica.

eh, nora, comunícame

con el contador de la empresa,

por favor.

rafael: bueno, papá,

y cambiando de tema.

camilo: dime.

rafael: necesito contarte algo.

camilo: claro.

¿de qué se trata?

rafael: de paloma.

bárbara: [solloza]

[suspira]

mauricio: ¿cómo reaccionó

bárbara?

¿te creyó?

paloma: no he hablado con ella.

no pienso hacerlo.

vine a decirte

que no acepto tu propuesta.

mauricio: a ver, a ver,

¿estás mal de la cabeza

o qué te pasa?

paloma: no estoy mal

de la cabeza, simplemente

que no se me da la gana

de hacer lo que no quiero.

mauricio: pero, eh...

te doblo la oferta,

te doy el doble

de lo que te pensaba dar.

paloma: ni aunque lo tripliques.

tú eres tan responsable como yo

de lo que pasó,

así que vas a tener que pagar

por eso así como yo

lo estoy haciendo.

mauricio: no, no.

paloma.

te lo suplico por--

paloma: no, mauricio.

ni aunque me lo supliques

lo voy a hacer.

y ¿sabes qué?

nada, ni nadie

me hará cambiar de opinión.

mauricio: a ver, paloma,

palomita, espérate.

mira, vamos--

¡paloma!

[gime]

[tono de mensaje]

bárbara: "amiga,

ya está todo listo

para tu despedida.

todas confirmaron

y no sabes la sorpresa

que te tenemos".

[solloza]

camilo: por mí no hay problema.

sé que si le estás dando asilo

es porque te gusta

ayudar a los demás,

pero no sé cómo va a tomar

barbie que paloma

esté viviendo ahí en tu casa.

rafael: precisamente por eso

quiero hablar con ella,

porque si de por sí

nuestra relación

no ha sido buena, ya no quiero

que con esto empeore.

camilo: no quisiera desanimarte,

pero es mejor

que vayas preparado

para cualquier reacción

de bárbara.

ella está muy, pero muy herida

con lo que sucedió.

rafael: lo sé, lo sé.

y por eso ya, mira,

yo voy a manejar esto

de frente y sin rodeos.

de una vez.

[tono de línea]

¿barbie?

sí, me gustaría ver

si tú y yo podíamos tomarnos

un café.

a la hora y en el lugar

que tú me digas.

bárbara: ¿café, tú y yo?

si no platicábamos

cuando vivías aquí, ¿para qué

quieres ir a un café a hacerlo?

rafael: es que tengo

algo importante que decirte.

por fa, dame chance.

bárbara: está bien.

en hora y media, ¿va?

ahorita te mando la ubicación.

rafael: ok, ok, vale, sí.

[música]

ximena: ¿qué?

amiga, amiga, amiga,

qué emoción.

mónica: sí, ¿verdad?

y la verdad es que no quise

abusar porque yo creo

que si le hubiera pedido

más cosas, me las habría dado.

ximena: pues le hubieras pedido

matrimonio, mónica.

ah, broma, broma, broma.

[ríe]

aunque la probabilidad existe.

mónica: vas a decir

que estoy loca, amiga,

pero no solo estoy feliz

por volver a verlo,

sino porque además camilo

siempre me dijo

que el puesto de gerente

sería para alguien de la familia

y me lo dio a mí, amiga.

me siento tan honrada por eso.

ximena: a ver, amiga,

camilo y tú son los que más

saben de ese negocio, ¿sí?

así que te lo mereces.

además, como decía tu abuela,

¿te acuerdas?

"los sueños no se dan solos".

mónica: "se trabajan".

ximena: y tú

sí que has trabajado duro

para alcanzarlos, amiga.

mónica: pues sí, amiga.

y ¿sabes qué?

quiero llegar aún más lejos

en mi carrera.

me voy a preparar

y voy a ser una experta

en investigaciones de mercado

y estadísticas.

armando: ¡epa!

¿qué pasó, mi rafa?

¿cómo estás?

rafael: bienvenido.

armando: muchas gracias.

rafael: qué gusto tenerte aquí

antes de lo esperado.

armando: sí, ya sé, ¿cómo ves?

ay, no sabes lo emocionado

que estoy de estar aquí.

tanto me has contado de media.

camilo: [ríe] no.

caíste.

norita.

rafael: mira, papá,

te presento a armando.

camilo: hola, armando,

bienvenido a media link.

armando: muchas gracias.

gracias, señor sarmiento.

es un gusto conocerlo.

su hijo me ha contado tanto

de usted.

camilo: sí, sí, él me habló

muy bien de ti.

armando: bueno, muchas gracias.

gracias por la oportunidad.

camilo: no, por favor.

rafael: ven que te muestro

las oficinas.

armando: claro que sí.

camilo: muy bien.

me parece muy bien, muy bien.

muy bien, nora.

nora: licenciado,

ya le dejé su café.

por cierto,

ya aprendí a hacerlo,

y le dejé las nuevas carpetas

de las nuevas investigaciones

y le estoy haciendo una lista--

camilo: nora, nora, respira.

nora: sí, señor.

lo que pasa es que quiero ser

muy eficiente, pues,

para que no extrañe a mónica.

camilo: no la voy a extrañar

más.

mónica vuelve en una semana

y quiero que te encargues

de organizarle un brindis.

ximena: ay, no me cabe

la menor duda

de que lo vas a lograr.

mónica: no te voy a engañar.

sí me duele la panza

solo de pensar en regresar

y ver a camilo.

ximena: ay, pues cómo no, amiga.

y más ahora

que se van a tratar

de igual a igual

como me dijiste.

moni, la que me preocupa un poco

es diana.

no sé cómo vaya a tomar

tu regreso.

mónica: seguro no le va a hacer

nada de gracia.

ellos siguen separados,

pero eso me da ventaja

sobre ella.

voy a hacer yo

quien pase más tiempo con él

aunque sea en la oficina.

ximena: ay, amiga,

veo que vas por todo, y eso,

eso me encanta.

me encanta.

mónica: ay, amiguita,

a ver cómo me va.

ay, pero, oye, necesito

que me hagas un favor.

camilo: y que convoques

a todos los empleados

de media link y a los clientes

más importantes.

quiero un buen vino, canapés,

música.

quiero que todo salga perfecto,

¿de acuerdo?

nora: [carraspea] de acuerdo,

licenciado.

¿el regreso de mónica significa

que yo ya no voy a ser

su secretaria ejecutiva?

camilo: no, eso no significa

nada porque mónica no vuelve

como secretaria,

sino como gerente ejecutiva

de media link.

fuerte ese aplauso.

varios: [aplauden]

nora: ¿gerente ejecutiva?

camilo: sí, sí, sí.

así que a ti personalmente

te encargo de que todo quede

perfecto para recibirla, ¿sí?

estoy feliz, ¿se nota?

¿no se nota, se nota?

[ríe]

vámonos, que no caiga el evento.

nora: ¿escuchaste?

luis: sí.

y lo siento por usted,

señorita secretaria ejecutiva.

[teléfono]

¿no vas a contestar?

[teléfono]

media link, buenas tardes.

sí, señor.

¡bodoque!

bodoque, ¿dónde estás?

espérame ahí, por favor.

espérame ahí, voy por ti.

nora: luis, luis, luis,

¿a dónde vas?

¿a ti también te da gusto

que regrese mónica?

iñaki: salud.

mónica: salud.

iñaki: por la nueva gerente.

mónica: gracias

por tus consejos.

sin ellos jamás hubiera

aceptado.

iñaki: mira, después de saber

todo lo que has trabajado

para esa empresa,

por supuesto que merecías

tu nuevo nombramiento.

mónica: [suspira] me siento

tan feliz.

iñaki: pues creo que esto

hay que celebrarlo a lo grande,

¿no crees?

y se me ocurre

la mejor forma de hacerlo,

pero te advierto

que no acepto un no

como respuesta.

mónica: tengo miedo.

[ríe]

manuel: y, bueno,

aquí como viste almacenamos

todos los productos.

hay que estar checando,

este, que--

laura: ¿qué cosa?

manuel.

manuel: ah, sí, ¿qué te decía?

laura: hay que estar checando.

manuel: los productos.

sí, que los tengamos todos.

es lo que tenemos que ver, ¿no?

¿sabes qué?

laura, mejor mañana

te sigo explicando.

laura: ¿estás bien?

manuel: traigo la cabeza

revuelta.

las cosas con maggie

no van muy bien.

y, bueno, justo cuando llegaste

me encontré con una persona,

que, pues, me sacó mucho de onda

volver a ver.

laura: bueno, qué día.

manuel: no, me pasó de todo.

adrián: nos va a ir muy bien.

ya estoy atendiendo

a las amigas de chabe.

ellas me están recomendando

a otras.

manuel: está perfecto.

qué bueno.

adrián: ten.

mira, ten todas las cuentas.

manuel: sí, ¿sabes qué?

mejor ve las cuentas con laura.

que se encargue de eso también.

adrián: ah, sí.

manuel: luego nos vemos.

adrián: que te las entregue

a ti.

laura: ¿yo?

luis: ¡bodoque!

lidia: [ríe]

luis: me tenías con el jesús

en la boca.

no sabía nada de ti,

no contestabas el celular.

¿qué pasó?

¿por qué no me avisaste

que llegabas hoy?

lidia: tengo tanto que platicar.

no sabes

todo lo que me ha pasado

en estos últimos días.

luis: me encantaría

que me contaras ahorita,

pero tengo muchos pendientes

en la oficina.

hay un nuevo encargado

en la parte administrativa

y ahorita no me puedo salir.

puedo hasta luego de la comida.

lidia: no te preocupes.

puedo esperarte por aquí.

luis: no, no, no, no.

mejor vete a la casa

y ahí me esperas.

comemos juntos,

para que me cuentes

cómo va tu carrera

en las luchas.

toma las llaves.

ahorita te pido un taxi,

le doy la dirección

y que te lleve para allá.

lidia: allá te espero.

sirve que me doy un baño

y descanso un ratito

porque llevo toda la noche

viajando en el camión.

me hacías tanta falta.

luis: y tú a mí.

qué bueno que estás aquí.

adrián: y por lo visto,

ahora vamos a volver a vernos

mucho otra vez.

laura: gracias a ti

conseguí este trabajo

y pronto podré salirme

de casa de mi mamá.

yo tampoco quiero quedarme ahí.

siento que me voy a amargar.

adrián: lo conseguiste tú

porque fue tu idea,

yo solo te recomendé.

y lamento escuchar

que no eres feliz

en casa de tu mamá.

laura: ella siempre ha sido

tan dura conmigo.

adrián: bueno, con diana

también es dura.

laura: no, pero conmigo

se ensaña, yo--

yo no sé qué le hice

o qué le represento,

pero ella siempre fue así

conmigo, desde que era una niña.

adrián: entonces ¿por qué

se quedó contigo?

laura: supongo porque no podía

devolverme a parís.

[ríe]

adrián: ¿sí, verdad?

¿cómo iba a devolverte

si ya habías nacido?

laura: [ríe]

eugenia: es que yo no puedo

tener paz.

contigo mi secreto

estaba a salvo,

pero con adrián quién sabe.

así que yo me voy a asegurar

de que no abra la boca.

chabe: y ¿cómo vas a hacer eso?

eugenia: tráeme mi chequera.

chabe: ¿para qué?

eugenia: voy a comprar

el silencio de adrián

y tú le vas a llevar un cheque

ahora mismo y le vas a decir--

chabe: ay, no, no.

yo no le voy a ir a decir

nada a nadie.

ahora sí sabés qué,

algo te afecto en la cabeza.

tú no puedes estar comprando

a la gente.

aquí solo hay de dos sopas,

o confías o confías.

eugenia: pues no confío.

chabe: ¡oh!

pues entonces

haz lo que quieras,

pero conmigo no cuentes

para esa humillación.

¡ah!

nomás eso me faltaba.

eugenia: chabela.

chabela.

laura: créeme que--

que si no hubiera sido

por chabe.

ella--ella siempre fue

tan linda conmigo.

yo no sé qué hubiera sido de mí.

mi mamá siempre me hizo sentir

el patito feo de la familia.

adrián: no inventes.

si eres guapísima.

laura: no me digas eso

para hacerme sentir bien.

adrián: pero--

laura: a mí me queda claro

que aquí la guapa

y la perfecta es diana.

empleada: señora laura,

ya llegó el señor

que trae la harina y los huevos.

laura: ah, claro.

ahorita voy, gracias.

bueno, a trabajar.

adrián: bueno.

laura: luego nos vemos.

ambos: [ríen]

editor: diana, qué gusto

me da verte sentada frente a mí

y verte tan bien.

diana: gracias.

todavía me hace falta

terminar la radioterapia.

no sabes cómo me canso,

pero ya estoy del otro lado.

editor: te felicito.

eres una mujer muy valiente.

diana: gracias.

editor: pero dime,

¿me trajiste algo?

diana: no, todavía no.

editor: bueno,

me pediste una prórroga

por lo de la enfermedad

y es comprensible,

pero a partir de las fechas

que tú misma me diste,

a estas alturas

ya deberíamos estar por cerrar

el libro de cuentos.

diana: yo sé, yo sé,

pero te juro

que no me ha dado la vida

para ponerme a escribir.

mira, el otro día lo intenté

y no se me ocurrió nada.

nunca me había pasado.

editor: de todos los escritores

que conozco,

a todos le pasa lo mismo

cuando están estresados,

como es tu caso.

pero, diana,

hay que salir adelante

y hacer uso del oficio

para sacar el trabajo, ¿no?

diana: pues sí, pero yo no sé

si voy a poder.

te juro que espero

que este bloqueo sea temporal.

pero no puedo asegurártelo.

por eso estoy aquí.

editor: diana,

lamento escuchar esto,

porque en esta particular

vocación no puedo ayudarte.

si en un mes,

en un mes no tenemos

todo el material completo

para tu libro de cuentos,

voy a tener que cancelar

tu proyecto

por tiempo indefinido, diana.

[música]

ximena: hola, hola.

ay, perdón, perdón, ¿se puede?

rafael: claro.

¿cómo estás?

qué gusto me da verte.

ximena: no, hombre.

qué gusto a mí también.

rafael: mira, te presento

a armando.

ximena: hola, mucho gusto.

armando: no, hombre,

el gusto es mío, ximena.

rafael: armando acaba de llegar

al país, justo estábamos

hablando de ti.

es mi brother

desde que nos conocimos

en miami.

ximena: ah, qué bien.

oye, qué rico miami.

y ¿por qué estabas platicando

de mí?

rafael: ah, bueno,

es que le estaba contando

a armando que tú fuiste

quien me dijo de las intenciones

que mauricio tenía conmigo

y de no ser por ti

quién sabe hasta dónde

se hubiera metido en mi vida.

ximena: sí, ¿verdad?

ay, qué cosa ese mauricio.

oye, fíjate que ahorita

que llegué a las oficinas,

porque vine a traerle

unos papeles a tu papá,

que me encargó mónica,

lo primero que hice

es fijarme que no estuviera

el carro de mauricio.

es que no sabes,

desde te fui con el chisme

me odia, me detesta.

rafael: pero no tienes nada

de qué preocuparte

porque mauricio

ya no trabaja aquí.

ximena: ¿cómo?

rafael: no, mi papá lo corrió

cuando se enteró

de que estaba engañando

a su hija con otra.

ximena: ah, caray.

no, pues cuánta novedad aquí,

oye.

mauricio: bien, bien, bien.

oye, no sabía que eras tan bueno

editando.

damián: soy bueno

para muchas cosas.

mauricio: ahí me veo.

bórrame.

damián: eso se arregla rápido.

en un segundo borro tu imagen.

listo.

ni rastros de ti en el video.

mauricio: eres un genio.

ximena: oye, y ¿tú no crees

que el que yo te haya ayudado

con mauricio se merece no sé,

al menos una copita,

un bailecito?

rafael: una cosita, la cosa.

pero por supuesto que sí,

claro.

ximena: ah, pues entonces

pasa por mí hoy a las ocho.

rafael: va, de acuerdo.

cerrado entonces.

y ya yo me tengo que ir

porque tengo una cita.

ximena: ah, pero no, espérame,

yo me voy contigo.

rafael: sí, vámonos ya.

ximena: mucho gusto, adiós.

armando: adiós, ximena.

rafael: ahí te encargo.

armando: cuídate, rafa.

rafael: vale, adiós.

[tono de mensaje]

[mauricio] mira lo que tengo

para ti.

[celular]

mauricio: hola.

paloma: ¿me puedes explicar

qué significa

lo que me mandaste?

mauricio: sales muy hermosa.

paloma: dije que no me grabaras.

luego me dijiste que ese video

era solo para ti.

mauricio: pues sí,

pero creo que estaría muy padre

que tu querida abuela, tu mamá

y, bueno, toda la familia

sarmiento y por supuesto

a todos los que le gusta

ese tipo de videos en internet

pudieran disfrutar

de toda tu belleza.

paloma: no se te ocurra

enseñárselo a nadie.

mauricio: el problema

es que ya se me ocurrió,

palomita.

y cuando a mí se me ocurre algo,

ya no hay forma de pararlo.

a menos que--

paloma: ¿a menos que qué?

mauricio: sabes perfectamente

lo que tendrías que hacer

para evitarlo, tú decides.

te doy 24 horas.

si para mañana a esta hora

no tengo a barbie

rogándome fuera de mi casa

para que vuelva con ella,

subo el video

y todo el mundo va a saber

lo cariñosa y cachonda

que puedes ser.

rafael: barbie.

¿quieres tomar algo?

bárbara: no, así estoy bien.

no tengo mucho tiempo,

así que dime

para qué me hiciste venir.

rafael: bueno,

mira, yo creo que tú

no te has dado chance

de tratarme y de conocerme bien.

y pues yo creo también

que mauricio te metió

muchas ideas de mí que--

bárbara: ah, no, no, a ver.

mauricio no tiene nada que ver

en que no me cayeras nada bien.

entiende, no es fácil aceptar

que tu papá tenga un hijo

regado por el mundo

y que luego se presente

en tu casa y quiera jugar

a la familia feliz.

rafael: no, a ver, yo no estoy

jugando a nada.

para mí era fascinante

la idea de tener hermanos

y de poder convivir con ellos

y con mi papá.

bárbara: no, no, no.

no me vengas

con sentimentalismos, ¿sí?

que te aseguro que si mi papá

no tuviera dinero,

no te habrías acomodado

tan fácil en nuestra casa.

iñaki: mira, es bonita, eh.

mónica: no.

iñaki: uno de mis clientes

me la prestó

y ¿qué mejor oportunidad

que esta para aprovecharla?

mónica: está increíble.

iñaki: ¿qué te parece

si damos una vuelta?

mónica: me encantaría.

iñaki: para que veas

que no solo sé manejar

cuatrimotos

o volar en parapentes.

mónica: pero nunca

me he subido a alguna.

iñaki: no te preocupes,

yo soy todo un experto.

mónica: eres experto en todo tú.

iñaki: vamos.

ven, te ayudo.

mónica: cuidado, espérate.

no, espérate, no me caigo, ¿va?

pero acércate,

ya te fuiste para allá.

oye, ¿por qué se fue?

ya te fuiste, ¿a dónde vas?

iñaki: acerca, acerca.

mónica: ¿no me caigo?

iñaki: no, tú tranquila.

un pasito, un pasito, vamos.

ahí está.

mónica: [gime]

iñaki: [ríe]

mónica: me pongo donde estaba,

¿no me caigo?

iñaki: no, no te preocupes.

mónica: está bien.

iñaki: tú tranquila.

mónica: no, espérate,

yo me siento.

¿me puedo sentar ahí?

iñaki: sí, claro.

mónica: ay, dios, se mueve.

se mueve.

bárbara: lo bueno

es que ya te fuiste.

pero ¿qué, para eso

me querías ver?

rafael: no.

bárbara: ¿entonces?

rafael: quería que te enteraras

por mí que--

que paloma está viviendo

en mi departamento.

bárbara: ¿qué?

rafael: ella me pidió

que si podía quedarse en mi casa

como "roomie" para poder

salirse de la casa de tu abuela

y la verdad, no me pude negar.

bárbara: ¿por qué no te pudiste

negar?

¿qué, ahora se la quieres

bajar a mauricio

y revolcarte con ella?

rafael: por supuesto que no.

bárbara: entonces ¿por qué

lo haces?

se metió con mi novio,

es una traidora

y ¿tú la recibes en tu casa

solo porque no quiere vivir

con mi abuela?

rafael: no, lo hago

porque yo creo que paloma

con la edad que tiene

no midió las consecuencias

de lo que estaba haciendo

con mauricio.

y me da mucha lástima

su situación

porque yo entiendo perfectamente

lo que es estar en un país

que no es el tuyo.

bárbara: no, ¿sabes qué?

ya no quiero seguir hablando

contigo.

eres igual de traidor

que paloma.

se supone que yo soy tu hermana,

¿no?

y el lugar me lo tienes que dar

a mí, no a esa...

zorra, que no es nada tuyo.

[música]

camilo: ¿entonces podemos darle

el sueldo de gerente ejecutivo

a mónica?

perfecto, haz la nueva nómina

para que esté listo

a su regreso.

quiero que le quede claro

que mi palabra vale.

gracias.

[llaman a la puerta]

adelante.

hermano.

adrián: brother.

camilo: gracias por venir.

adrián: que querías

que arreglara un plafón,

que se estaba desprendiendo.

camilo: sí, lo descubrimos hoy

que revisamos

el espacio de mónica

y queremos tenerlo listo

para su regreso.

adrián: ¿regresa mónica?

camilo: así es.

ella regresa

como gerente ejecutiva

de media link

y quiero tener todo listo

para cuando llegue.

mónica: ¿qué pasó?

¿qué pasó, por qué se detuvo,

qué pasó?

iñaki: no me lo puedo creer.

mónica: ¿qué?

iñaki: nos hemos quedado

sin gasolina.

mónica: ¡qué!

¿estás loco?

ay, no, yo me muero de miedo

de quedarme aquí,

en medio del lago, no.

iñaki: no pasa nada,

no te preocupes.

voy a pedir ayudar.

mónica: ay, dios mío.

diosito, por favor,

apiádate de mí.

[reza]

iñaki: estate tranquila,

no va a pasar nada.

ahora lo resuelvo.

mónica: [reza]

iñaki: no, pues no hay nadie.

mónica: ¿eso es resolver?

iñaki: bueno, mira,

voy nadando y voy a pedir ayuda.

mónica: ¿cómo que vas nadando?

no, no, no.

te prohíbo que me dejes a mí

aquí sola en medio del lago.

no.

[gime]

iñaki: tranquila, tranquila.

mónica: la angustia.

la angustia me da aquí.

aquí, aquí, me da aquí.

margarita: regis.

regina: ¿qué onda, maggie?

margarita: qué sorpresa.

regina: hola.

margarita: ¿cómo estás?

¿cómo te has sentido?

regina: bien.

margarita: qué bueno.

a ver, ¿por qué andas cargando?

regina: este, ok.

margarita: oye,

te he extrañado mucho.

¿me has extrañado tú a mí?

regina: sí.

margarita: ah, bueno,

pues por eso vengo por ti,

para que vayamos a comer

y pasemos toda la tarde juntas.

nico: ¿a mí también me invitas?

margarita: claro.

claro que sí.

nico: ¿va a estar super-manuel?

margarita: eh, no lo sé.

supongo que sí.

nico: entonces no.

regina: ¿sabes qué, margarita?

hoy no puedo ir a tu casa.

margarita: ¿por qué no?

pero me dijiste que me extrañas

como yo a ti te extraño.

regina: sí, pero tengo cosas

que hacer.

margarita: ¿qué cosas

tienes que hacer?

regina: cosas.

margarita: pero ¿qué cosas

pueden ser más importantes

que estar con tu madre adoptiva?

nico: ¿es tu madre adoptiva?

regina: no.

margarita: sí, lo soy.

y tú también puedes ser

mi hijo adoptivo, como regis.

nico: yo ya tengo una mamá

y no quiero otra más.

margarita: bueno, no importa.

no quieres, no importa,

pero regina sí

es mi hija adoptiva

y también el bebé,

así que vámonos de una vez.

regina: margarita, ya te dije

que hoy no puedo.

diana: ¿qué pasa aquí?

regina: nada.

no pasa nada,

¿verdad, margarita?

nico: hola.

diana: hola, mi amor.

adiós, margarita.

adrián: y ¿mónica ya sabe

que regresaste a tu casa

y que estás viviendo con diana

y con tus hijos?

camilo: no, no lo sabe.

adrián: y ¿por qué

no se lo dijiste ahora

que fuiste a verla?

camilo: porque hablamos

básicamente

de cosas de trabajo.

además, esa decisión

de regresar a la casa

la tomé después.

adrián: dime,

¿por qué no se lo dijiste?

o ¿por qué no se lo has dicho?

camilo: creí que si lo sabía

no iba a aceptar.

adrián: eso no es jugar limpio.

ella tenía que saber

en qué circunstancias

va a regresar.

camilo: adrián,

quiero que vuelva.

¿no te das cuenta

de que yo también necesito

aclarar mis sentimientos?

adrián: pues entonces

no debiste volver con diana.

camilo: volví a mi casa,

pero no con ella.

y no habrá nada entre nosotros

hasta que yo tenga todo claro

y no tenga dudas de ningún tipo.

adrián: ya no amas a diana.

camilo: no, no es cuestión

de amor.

la amo, pero eso que sentí

al estar con mónica

me tiene bastante confundido.

adrián: ¿con mónica o con diana?

camilo: con las dos,

con las dos.

sobre todo conmigo mismo.

iñaki: muchas gracias.

hombre: de nada.

iñaki: espera que te pago.

bueno, ahí tienes.

gracias, amigo.

mónica: ay, no, no puede ser.

¿será mi suerte?

iñaki: ¿qué crees?

cada lancha tiene sus mañas,

espera.

mónica: no, qué bárbaro.

cuántas aventuras contigo,

iñaki, o me caes del cielo

o me llevas a las cuatrimotos

o nos quedamos

en medio del lago.

iñaki: y me pasa cada cosa

si supieras.

mónica: no, ¿qué?

entonces quizá no debería

juntarme contigo.

iñaki: ¿lo dices en serio?

mónica: ay, ¿cómo crees

que lo digo en serio?

por supuesto que no.

digo, sí han sido aventuras,

pero han sido días

muy divertidos.

ha estado todo como muy movido.

iñaki: sí, bueno, pues allá tú.

si te quedas conmigo

nunca se sabe qué puede pasar.

mónica: tengo miedo.

ya mejor no digo nada.

qué susto.

[enciende motor]

iñaki: ahí está.

mónica: [vitorea]

adrián: bueno, pues a ti

que te gustan las encuestas,

más te vale que hagas una

y le preguntes a hombres

que estén en tu misma situación

cuántos hombres se quedan

como el perro de las dos tortas

por estar en medio del amor

de dos mujeres.

esa te la dejo de tarea.

voy a arreglar el espacio

de tu nueva gerente.

camilo: nora, ven un momento,

por favor.

nora: ¿sí, licenciado?

camilo: nora, quiero

que hagan una encuesta

de cuántos hombres se quedan

como el perro de las dos tortas

al estar en medio del amor

de dos mujeres, por favor.

nora: por supuesto.

pues en mi opinión,

ojalá se quedaran todos

para que nadie juegue

con el amor de dos mujeres

al mismo tiempo.

mónica: ay, qué rico.

se ve muy bien.

iñaki: sí, ya verás

qué maravilla.

ya verás qué bueno está.

mónica: ay, salud primero.

salud, salud, salud.

salud.

Cargando Playlist...