null: nullpx
Cargando Video...

Y Mañana Será Otro Día Capítulo 13

Univision24 Sep 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

adrián: espérame, cuñada

te ayudo.

tú tienes que descansar.

diana: por favor, lo último que

quiero es descansar.

adrián: ¿quién quiere café?

laura: yo paso, gracias.

diana: yo sí quiero un cafecito.

adrián: ah, claro.

rafael: entonces, ¿sí tienes

composiciones tuyas?

cristóbal: sí, ¿por qué te

extraña tanto?

tú ya me tomas por un inútil,

bueno para nada.

si hago música, no creo que

cambie mucho las cosas.

laura: ¿no te quieres ir a

dormir? te cuento un cuento.

nicolás: ay, ¿el de la bella

durmiente? ¿el príncipe y te

besas con rafael?

laura: no, te cuento otro,

no ese, no ese. otro.

nicolás: mejor que me lo cuente

mi mamá, uno de los suyos.

y le voy a contar todo

lo que hice y lo que vi.

eso es lo que siempre hacemos

en el día.

laura: no, ya sé.

mejor que te acueste rafael.

rafa, nico dice que quiere que

tú lo lleves a acostar.

rafael: sí, yo lo llevo. vamos.

nicolás: siempre le puedo decir

a mi mamá lo que hice y lo que

vi.

diana: ¿qué tanto se andan

secreteando?

nicolás: nada, sólo le estoy

diciendo "buenas noches"

a mi tía.

y mañana vemos lo de mi regalo,

¿va?

diana: ¿no te encanta la

inocencia de los niños a esa

edad?

mauricio: ahora te aseguro que

se va a querer quedar con el

personaje del hermano mayor.

bárbara: no, no, no.

mamá, ¿dónde está mi papá?

necesito hablar con él

urgentemente.

diana: está bien, debe estar por

llegar, porque iba...

[timbre]

ah, mira, igual y es él.

adrián: sí, yo voy.

diana: gracias, adrián.

tranquila, hija,

¿te puedo ayudar en algo

mientras?

bárbara: no, no.

diana: seguramente es tu papá.

adrián: qué bueno que llegaste,

porque te estábamos...

diana: ¿qué pasó, mamá?

¿qué están haciendo aquí?

¿paloma?

laura: ¿qué hace esta aquí con

esas maletas?

camilo: ♪ ella es...♪

mónica: ibravo!

camilo: fuerte mi aplauso.

ximena: eso, escuchada

por primera vez en...

camilo: uh, como a finales de

los '80, o principios de los

'90, no sé.

mónica: ay, no, súper chavito.

camilo: no tanto.

pero eran de las canciones que

me pegaban, de verdad, en ese

tiempo me fui de la casa.

mis papás no querían ni escuchar

cuando dije que iba a ser

sociólogo, pero bueno,

fue bueno haberme ido, y adrián

me ayudó.

ximena: no, a ver, esto se está

poniendo muy nostálgico.

yo creo que menos melancolía

y más acción, muchachos.

porque todavía nos falta

imónica!

camilo: es cierto, mónica.

canta, vamos, sí,

que no decaiga.

mónica: no, yo canto pésimo.

camilo: vamos, levanta el

evento.

lo que pase esta noche aquí,

aquí se queda.

vamos, levanta el evento.

mónica: no, no puedo.

camilo: vamos, canta, canta.

cualquier cosa, a ver.

mónica: no, por más que tome

no voy a cantar.

camilo: no, si no vas a cantar,

voy a pasar a tu baño, ¿puedo?

mónica: sí, claro, por supuesto.

camilo: ya regreso.

ximena: amiga, ay.

ya la hiciste, ese hombre se

siente muy bien aquí.

aquí, contigo.

mónica: ay, y contigo.

ximena: ay, mónica,

¿cómo que conmigo?

a ver, escúchame,

ningún hombre se va a meter

a casa de su secretaria

si ella no le mueve,

no le interesa como algo más.

mónica: ¿tú crees?

ximena: obvio.

mónica: ay, ya me entró

angustia.

ximena: no es angustia.

fuera, angustia.

mauricio: vamos a otro lado

mejor.

bárbara: no, espérate.

paloma, ¿qué pasó?

paloma: la abuela me echó de la

casa.

diana: ay, mamá, por dios.

tita: ¿saben cómo la encontré?

en la cama con un fulano.

camilo: me encanta tu

departamento, mónica,

tiene estilo, habla mucho de ti.

mónica: gracias.

camilo: dime una cosa,

¿por qué nunca nos hicimos

amigos tú y yo?

me caes bien, valoro tus

consejos, eres una persona muy

interesante, digamos.

¿en qué hemos estado todos estos

años que tú me sigues diciendo

"señor" o "licenciado"?

y yo ni siquiera conocía tu

casa.

mónica: usted es mi jefe,

me imagino que siempre quiso

mantener su distancia.

camilo: sí, bueno, pero yo no

soy así, no mantengo distancia

con nadie.

no sé porqué contigo fue

diferente.

a lo mejor lo debería platicar

con mi psicólogo.

mónica: ay, señor, si hace

cuatro años que no va a al

psicólogo.

camilo: ¿ves?

me conoces mejor que nadie,

ni diana supo que suspendí

mi terapia.

mónica: ese es mi trabajo,

señor.

ser su asistente y saber todo

de usted para hacerle la vida

más fácil.

camilo: sí, pero esa distancia,

es casi como si me la hubiera

impuesto, como si de alguna

manera te tuviera miedo.

mónica: ¿miedo?

camilo: sí, miedo.

mónica: ¿y miedo por qué?

camilo: no sé, eso sí no lo sé.

por eso te digo que debería

regresar al psicólogo.

margarita: sí, ¿qué tal, adrián?

mucho gusto.

no, ¿le podría avisar a diana

que regina está en casa de

manuel y margarita, por favor?

no, no me la pase, no hay

necesidad, nada más el recado

y ya.

sí, muchas gracias,

buenas noches.

hasta luego.

manuel: te dio miedo hablar

con diana, ¿eh?

margarita: no quiero que me

venga a echar pleitos

y mucho menos que venga a buscar

a regina.

manuel: al menos con esto,

se van a dar cuenta que somos

personas de confianza.

margarita: claro que lo somos.

ximena: ¿cafecito?

camilo: sí, un jugo verde.

ximena: ¿jugo verde?

camilo: un té...

ximena: té verde.

camilo: sí. para mí.

mónica: té, té.

camilo: ¿tú?

ximena: ¿cafecito?

camilo: sí, sin azúcar.

ximena: sí, los preparo.

camilo: endulzante.

margarita: ¿dónde vamos a dormir

a la niña?

manuel: ven, mi amor,

ya le puse un colchón en el

cuarto del bebé,

porque ya ves que el de vistas

es una bodega.

margarita: sí, ya sé.

¿tú crees que lo de la mamá

de regina sea cierto?

no se oía una mujer muy enferma

que digamos.

manuel: el cáncer no siempre

se nota.

y ahora que si es verdad,

pobre diana.

margarita: ¿te puedo decir algo

terrible?

manuel: que esto puede

convenirnos.

margarita: es que, a ver, yo de

verdad, te lo juro,

le deseo lo mejor a diana.

ojalá y la libre y que todo

salga muy bien.

pero por otro lado, el cáncer

es una enfermedad muy complicada

y muy demandante.

manuel: y en esa casa tienen

una familia complicada

y demandante.

margarita: sí, ya sé.

margarita: ojalá ellos pudieran

ver las cosas como nosotros.

manuel: sí, pero ya le buscamos

por todos lados.

no hay forma de que nos vean

como los posibles padres de ese

bebé.

margarita: ¿y si regina se viene

a vivir con nosotros?

no me vas a negar que no es

una mala idea.

un poco fuera de lo común

pero ¿por qué no?

manuel: ¿por qué no?

porque regina tiene una familia,

y le importa.

esa no es una posibilidad.

margarita: quizás sí.

laura: mamá, tú no puedes echar

a mi hija de tu casa.

tita: no es culpa mía que tú

no hayas sabido educar a esta

criatura.

yo no puedo pasar por alto

haberla encontrado con un fulano

en mi propia casa.

haciendo quién sabe qué cosas.

adrián: perdón que las

interrumpa, pero quieren...

tita: ay, no, discúlpame tú a

mí, es que llegué en un mal

momento.

y no sabía que mi hija tenía

visitas.

adrián: por mí no se preocupen,

sólo quería saber si querían...

tita: qué bueno que estás aquí.

me quedo más tranquila sabiendo

que le haces compañía a mi hija

y a mis nietos.

laura: yo también porque paloma

se regresa a la casa conmigo,

¿eh?

paloma: no, yo no quiero volver.

tita: yo tampoco quiero

que vuelvas.

y agradece que no te corra a ti

también junto con ella.

qué bonito ejemplo le das a

tu hija yéndote de reventón

con rafael.

diana: ¿qué?

¿te vas de reventón con rafael?

paloma: yo no quiero vivir en la

casa de la abuela,

es como vivir en un cárcel.

laura: no me hagas las cosas más

difíciles.

tita: bueno, vámonos, laura,

ándale.

diana: laura, mira, aquí ya

somos muchos, pero...

bárbara: no, mamá, no se te

ocurra.

hija, entiende, paloma se puede

quedar unos días en tu cuarto.

mientras se resuelve todo este

problema.

paloma: obrigada, tía.

bárbara: no, paloma.

ni lo pienses.

diana: claro que sí.

bárbara: claro que no.

diana: espérame tantito.

tienes que ser una buena prima.

ella necesita estar aquí.

adrián: ¿podemos hablar

un segundito?

diana: claro que sí.

mucho cuidado cómo atiendes a tu

prima.

bárbara: mamá, no puede ser.

no puede ser.

diana: hay que compartir en esta

vida, mi amor.

bárbara: paloma, espérate.

diana: de buen modo, bárbara.

¿vamos arriba?

paloma: ay, me encanta tu

cuarto.

bárbara: gracias, pero no te

puedes quedar mucho tiempo aquí.

te lo advierto.

paloma: tranquila, prima.

te prometo que cuando quieras

estar solita con mauricio,

yo no te molesto.

tú me avisas, te dejo todo el

cuarto para ti solita.

bárbara: ¿qué?

que tú metas hombres a casa de

la abuela, no significa que yo

sea como tú.

paloma: pero si mauricio es tu

novio, se van a casar, ¿no?

bárbara: ah, por lo mismo,

sí, cuando estemos casados,

entonces sí, mauricio y yo...

ya sabes.

paloma: ¿mauricio y tú nunca?

bárbara: ay, paloma.

no tengo porque hablar de ese

tema contigo.

así que mejor deja tus maletas

allá y te hago un hueco

en el clóset mañana. ¿sí?

paloma: ¿de verdad tú nunca

nada de nada?

bárbara: ay, paloma, ya.

paloma: con razón.

camilo: bueno, ya es hora de

irme, es tarde.

mónica: sí, porque mañana

todos tenemos que ir a trabajar.

¿quiere que revisemos su agenda

de una vez?

camilo: no, te llamo mañana en

la mañana, como siempre.

mónica: sí, señor.

camilo: ¿mónica?

mónica: ¿sí, señor?

quiero que sepas que agradezco

mucho lo que tú y ximena

hicieron por mí esta noche.

mónica: no tiene nada que

agradecer.

camilo: no, claro que sí.

esto no tiene que ver con el

trabajo y por eso lo agradezco

doble.

en verdad me sirvió mucho,

me voy bien renovado.

mónica: qué bueno.

esa era la idea.

camilo: es hora de volver

a la realidad.

y gracias de nuevo.

nos vemos, ximena.

ximena: camilo.

adiós y ven cuando quieras.

mónica: sí, señor, esta es su

casa, venga cuando quieras.

camilo: no me lo repitas porque

no me van a sacar de aquí.

ambos: [ríen]

camilo: adiós.

ximena: tienes razón,

no le gustas pero ni tantito.

ambas: [gritan]

[música]

[música]

diana: ¿qué voy a hacer con esta

niña?

adrián: por lo menos ya sabemos

que se siente muy bien

con ellos.

diana: por un lado,

tengo mucho miedo a perderla

y por otro, me da tranquilidad

que dentro de todo el caos que

está generando mi enfermedad,

haya dos personas que se

preocupan por ella,

y que fue muy buen detalle

que nos avisaran que está en su

casa.

adrián: tú sabes que no la vas

a perder, ¿verdad?

ella nada más está buscando

un refugio, un lugar donde

se sienta protegida, en paz.

diana: y yo quisiera ser ese

refugio.

adrián: y lo eres.

sólo confía en la forma en la

que tú y camilo la han educado.

los valores que le han dado.

deja que las cosas se asienten

y la vas a tener aquí de nuevo.

con su bebé en brazos.

diana: ojalá y todavía esté

aquí para verlo.

adrián: no te caigas para que te

levante.

por supuesto que vas a estar

y juntos lo vamos a celebrar.

a ver, eso. eso es. eso.

paloma: pero quiero saber

porqué.

eso no es normal.

bárbara: paloma, ya.

ya déjame tranquila, ¿sí?

mejor me voy a lavar los dientes

y me voy a ir a acostar ya.

paloma: ya habrá tiempo de

hablar de eso, necesito que me

lo expliques, porque de plano,

ah, no puede ser.

¿y tú?

mauricio: ¿cómo está eso de que

metiste un fulano a casa de tu

abuela?

paloma: ¿me vas a regañar tú

también?

mauricio: ¿quién es?

¿lo conozco?

paloma: no te voy a dar

explicaciones.

oye, no me habías dicho que mi

prima y tú nunca habían tenido

relaciones.

¿eres virgen también?

mauricio: por supuesto que no.

paloma: ay, qué bueno.

oye, no me has ayudado con lo de

la joyería que me dijiste.

voy a pensar que sólo querías

que me interesara en ti.

nos vemos mañana, corazón.

[pasos]

bárbara: no, no.

yo me voy a volver loca

con mi prima aquí.

mauricio: ya sé, yo también.

margarita: mírala.

ay, no, durmiendo como un bebé.

manuel: bueno, cayó rendida.

debe ser el embarazo.

margarita: ay, sí.

¿sabes qué? le vamos a traer

un vasito con leche,

se lo dejamos aquí y dejamos la

luz prendida también.

manuel: ok, mi amor.

margarita: ¿te parece?

manuel: sí.

te amo.

margarita: por favor dime si no

es increíble que esté aquí?

imagínate que esto estuviera

siempre.

sólo piensa en eso.

[alarma]

[música]

[música]

camilo: ay.

me dio gusto encontrarte aquí

anoche.

yo pensé que ya no querías

dormir conmigo.

no me hagas a un lado, diana.

ahora es cuando más quiero estar

contigo, ¿por qué te alejas?

diana: camilo, ya hablamos de

eso.

camilo: no, no hemos hablado.

discutimos, que es otra cosa.

¿cuántas veces quieres que

te diga que nos casamos

para amarnos y respetarnos

en la salud y en la enfermedad?

diana: hasta que la muerte nos

separe. porque eso también nos

lo dijimos, mi amor.

camilo: sí, bueno, pero eso no

va a pasar.

tú no entiendes,

no va a pasar todavía.

vamos a hacernos viejos juntos,

hicimos un juramento.

diana: yo sé, pero tienes que

entender que tal vez

van a pasar cosas

con la operación.

no sé, puede ser que yo

no vuelva a ser la misma,

y necesito prepararme.

camilo: ¿por qué vas a dejar

de ser tú misma?

tendrían que extirparte el alma.

diana: tú sabes a qué me

refiero.

no te hagas el que no me

entiendes.

camilo: sé a lo que te refieres.

pero eso a mí no me importa,

no me importa más que lo que

tienes aquí.

diana: eso dices ahora.

camilo: por favor, mi amor,

confía en mí.

diana: oye, ¿qué hiciste anoche?

¿adónde fuiste?

camilo: a cenar con gente

del trabajo.

cristóbal: me lleva,

seguro ya se acabaron el agua

caliente.

paloma: ¿me pasas la toalla

por favor?

camilo: uy, paloma.

paloma: perdón, tío, perdón.

camilo: perdóname tú, mi amor.

paloma: hola, tío.

camilo: hola, ¿qué pasa?

paloma: ay, tío, ya te había

dicho, hueles riquísimo.

camilo: sí, ya me lo habías

dicho.

paloma: ¿qué loción usas?

camilo: igual no conoces la

marca.

paloma: voy a ir por una toalla

seca para cristóbal que se está

bañando.

camilo: ¿cristóbal se está

bañando allí?

no, yo se la llevo, no te

preocupes.

paloma: bueno.

camilo: ve nomás.

es su prima.

cristóbal: sí, ya sé, papá.

es mi prima.

a la prima no se le arrima,

no te preocupes.

aparte es mayor que yo.

camilo: sí, como si eso

importara, pero bueno,

y te reitero: "a la prima no se

le arrima".

más te vale.

no me has enseñado tus

calificaciones.

cristóbal: sí, es que no me las

han entregado, en cuanto vaya

por ellas, te las voy a dar.

¿ya me puedo bañar?

camilo: sí, te lo dejo aquí

para que no se moje.

y no te acabes el agua caliente

que somos muchos.

[celular]

mónica: buenos días, señor.

diana: soy diana, moni.

mónica: diana, hola.

¿cómo amaneciste?

diana: no tan bien, pero como

dicen por ahí: "una mujer tiene

que hacer lo que tiene que

hacer". y al mal tiempo,

buena cara.

mónica: sí, me imagino.

diana: camilo fue a verte

anoche, ¿verdad?

es que me lo acaba de decir,

nada más quería confirmarlo.

mónica: sí, sí estuvo aquí.

diana: me alegro, eso significa

que todo va muy bien.

[solloza]

[grita]

ximena: ¿era diana?

mónica: sí.

camilo le contó que vino a cenar

aquí.

ximena: ¿te das cuenta, amiga?

es tu oportunidad perfecta.

ay, mónica, despierta,

si no le importaras a camilo,

no sé, le hubiera mentido

a su mujer.

pero prefirió decirle la verdad.

mónica: me cuesta creer que esté

pasando todo esto.

ximena: bueno, pero está

pasando.

y si a tu edad no sabes qué

tienes que hacer, amiga,

eres caso perdido.

manuel: regina, yo creo que te

apuras, no queremos que llegues

tarde.

regina: tranquilo, aunque por mí

me quedaba a dormir.

estaba súper a gusto.

manuel: nosotros felices de

verdad de verte descansar y

dormir tan bien.

regina: ni me digas porque capaz

que me quedo a dormir otra vez.

margarita: claro, suerte.

manuel: que tengas un gran día.

regina: gracias por acompañarme.

manuel: de nada.

regina: bye.

margarita: adiós.

ay, no, espera.

se me olvidó esto.

regina: ¿y esto?

margarita: no, pues, te tienes

que alimentar bien en tu estado.

regina: [ríe]

gracias.

eh, bueno, bye.

margarita: otra cosa,

acuérdate que nuestra casa es tu

casa. siempre puedes venir.

mi casa, tu casa.

manuel: si, no, de verdad,

siéntete bienvenida cuando

quieras.

de hecho, podríamos adoptarte

a ti también. no.

[ríe]

por los dos.

margarita: sí, imagínate,

estaría increíble.

no es mala idea, de verdad.

bueno, suerte.

manuel: bonito día.

margarita: cuídate.

diana: ¿regina?

cristóbal: la de cálculo aplicó

examen sorpresa ayer.

>> deberías de buscarla,

a lo mejor y te da chance,

porque si dices que tu papá

te está pidiendo las

calificaciones...

profesor: vaya, vaya.

hoy sí se dignó a venir,

señor sarmiento.

a clases.

y tú también, martínez. andale.

>> oye, bro,

¿por qué no les cuentas?

¿por qué no les cuentas lo que

le pasa a tu mamá?

en una de esas te justifican

todas las faltas.

cristóbal: no.

>> ¿por qué no?

no es un pretexto,

es la neta.

cristóbal: porque no quiero que

me pregunte nadie.

tampoco quiero que me estén

preguntando por eso.

si lo hacen, me van a estar

recordando todos los días

mi maldita realidad.

sólo te lo conté a ti,

y no quiero que se lo cuentes

a nadie, y menos a los de la

banda.

no quiero que me tengan lástima.

>> ¿que no íbamos al salón?

cristóbal: no se tú, yo tengo

que ir a tomar aire.

regina: me vas a castigar

seguro.

diana: dudo que un castigo sea

lo que necesitas.

regina: perdón, sí, hice mal

en irme sin avisar, pero es que

estoy harta de que todos quieren

decidir sobre mi bebé.

eso es algo que me toca a mí

solamente.

diana: ¿será porque te amamos?

mira, yo sé que a ti a mí,

la vida nos cambió de un momento

a otro, no elegimos lo que

estamos viviendo, pero no

podemos cambiarlo.

regina: y por eso quiero lo

mejor para este bebé.

diana: y yo también,

por eso te pido que no tomes

una decisión hasta que nazca.

por favor.

¿de acuerdo?

[música]

[música]

luis: entonces ¿sí vas a venir?

>> sí, es un hecho.

luis: ¿cuándo?

>> no lo sé, sólo me

confirmaron que sí voy a ir

a la gira.

luis: ¿y no te dan miedo

las amenazas de esa vieja?

>> después de tantos años,

se me hace que ya hasta

se olvidó que existo.

además, no me va a ver la cara,

bueno, ya me la vio una vez,

pero dos no, y con la máscara...

tú me entiendes, ¿no?

luis: sale, pues.

avísame en cuanto sepas qué

onda, ¿va?

>> orale, y ya lo sabes,

que como tú me decías,

todas mis luchas van por ti.

luis: aquí te espero, bodoque.

nora: ¿y ya me vas a decir si es

rubia, morena?

luis: frío, frío, frío.

nora: ¿de plano?

buenos días, señora laura,

¿cómo está?

laura: hola, nora.

nora: viene a buscar a mi jefe.

laura: no, en realidad vengo

a buscar a...

luis: no me diga,

anda buscando al joven rafael.

laura: sí, ¿está?

rafael: laura.

mi vida, qué gusto.

vete, qué hermosa estás.

¿qué te ofrezco? ¿un cafecito?

laura: no, gracias.

rafael: ¿y qué haces por aquí?

laura: necesito hablar contigo.

maestra: bueno, niños, dejen

la pasta en su lugar, la clase

estuvo excelente.

ya terminamos con esta

actividad, ahora toca ir al

salón de música.

nicolás: no, "miss",

quiero quedarme aquí. ¿sí?

maestra: después puedes seguir

con eso, anda, vamos.

nicolás: lo juro que es

supermega importante para mí.

maestra: ¿ah, sí?

¿y por qué es tan importante?

camilo: buenos días.

mónica: buenos días,

licenciado, ¿le traigo café?

tiene correspondencia urgente.

camilo: mira, aquí viene el

álbum de rock en español del que

te hablé anoche.

mónica: ¿en serio?

lo escucho y se lo devuelvo

inmediatamente.

camilo: no, es tuyo.

mónica: ¿para mí?

camilo: es un regalo.

es genial, ¿eh?

de principio a fin.

ahí hay un par de canciones que

son parte de la banda sonora

de mi vida.

mónica: no se hubiera molestado,

señor.

camilo: es un pequeño gesto

de agradecimiento por lo de

anoche.

mónica: yo también me la pasé

muy bien.

camilo: ¿de verdad?

gracias por hacerme pasar un

buen rato en medio de tantos,

tantos problemas.

mónica: le traigo su café

y gracias por el regalo.

iay!

camilo: fue una buena idea

que me invitaras.

al menos un poco de paz.

mónica: fue mejor idea que

viniera.

al fin.

nora: ¿y qué, luis?

¿cuándo me vas a contar de tu

doble vida?

luis: ¿doble vida?

¿cuál doble vida?

nora: por favor, la que llevas.

a mí no me engañas, ¿eh?

yo sé perfecto que de día eres

uno y de noche eres otro.

fíjate que el fin de semana...

luis: ves demasiadas películas,

ese es tu problema.

ya estás viendo cosas

donde no las hay.

nora: a ver, luis.

una de las condiciones para ser

una buena recepcionista en esta

empresa, es que tuve que

aprender a leer a la gente así.

de un solo vistazo.

y leerla, ¿ok?

a ti no hay que verte mucho

para saber que estás mintiendo.

luis: ¿yo?

nora: tú.

pero a mí me gusta guardar

secretos, y si tú quieres,

me puedes contar qué demonios es

lo que haces cuando sales de la

empresa, porque yo...

no me da el cerebro para...

luis: un día de estos salimos.

nora.

[música]

[sonido]

ximena: ioh!

mónica: iay, ximena!

ximena: ay, amiga, de haber

sabido que te iba a dar tanto

gusto verme, vengo antes. oye.

mónica: camilo me dio un usb con

música.

ximena: no.

mónica, júramelo.

mónica: sí, mira, oye, oye.

[música]

ximena: ah, caray, mónica.

esto es una declaración de amor.

con todas las de la ley.

mónica: ya sé, pero no, no.

ximena: ay, ¿cómo que no?

mónica: no es para tanto,

fue nomás un detalle de su parte

y ya.

ximena: sí, pero un detallazo.

a ver, mónica. espérame.

tú tienes que invitarlo

de nuevo.

dile que vaya a verte hoy

en la noche, te juro, mira,

yo me desaparezco.

mónica: no, no, ximena.

me da pánico.

ximena: ay, mónica.

mónica: es que nunca en la vida

pensé que iba a enfrentarme a

este momento.

camilo era inalcanzable para mí.

ximena: sí, la verdad que era

como tu dios.

mónica: por eso, y ahora como

que se está rompiendo la barrera

que había entre él y yo.

antes fantaseaba con él, me

imaginaba nuestros encuentros.

pero ahora empezamos a tener

pequeñas cosas reales

entre los dos.

ximena: ay, entonces,

no se hable más.

mira, yo justo venía a ver

a rafael para distraerlo de tu

vida.

ya, que tengas el camino libre,

ya sabes cómo...

[ríe]

dale, amiga, dale.

tú no estás haciendo nada malo.

de verdad, al contrario,

tú estás a punto de lograr tu

sueño.

[música]

[música]

rafael: por aquí está el café.

laura: gracias.

rafael: lo pongo aquí,

cuidado porque está caliente.

laura: gracias.

rafael: ajá, me decías.

laura: como te decía,

yo a mi edad, no puedo estar

haciendo estas tonterías.

rafael: vaina, chica.

¿tú vas a seguir con eso de la

edad?

laura: es que es verdad,

tengo una hija grande,

soy una mujer separada,

soy una mujer digna.

no puedo andar por ahí

besuqueándome con...

¿qué eres tú de mí?

casi mi sobrino.

rafael: no, espérate,

yo no soy nada tuyo,

tú y yo no tenemos ningún

lazo de sangre.

laura: bueno, da igual.

quiero que te olvides que ayer

nos besamos, no sé qué me pasó.

me alboroté, me comporté

como una adolescente.

y quiero que pienses bien

de mí, que no pienses mal.

rafael: yo no pienso mal de ti.

al contrario, yo creo que tú

eres una mujer encantadora.

y la pasamos muy bien juntos,

¿no?

laura: ay, sí, ¿verdad?

rafael: yo no sé porqué tú te

empeñas en darle explicaciones

a la gente de lo que haces.

o lo que dejas de hacer.

tú eres una mujer adulta.

que maneja su vida como mejor

le parece.

laura: tienes la boca llena

de verdad.

rafael: ¿sabes qué es lo que yo

quiero?

laura: ¿qué?

rafael: que seamos amigos.

laura: ¿sólo eso?

rafael: sí, yo llegué hace poco

tiempo a la ciudad.

tú regresaste después de hace

muchos años.

yo supongo que tú no tienes

muchos amigos.

laura: no.

rafael: podríamos hacernos

compañía, ¿no?

y si te molestó lo del beso,

yo no lo vuelvo a hacer.

laura: ah...

tienes razón.

los dos necesitamos adaptarnos

a esta ciudad, conocer gente

nueva.

y...

lo del beso...

a mí no me molestó, ¿eh?

rafael: ¿no?

laura: no.

[puerta]

ximena: hola.

rafael: hola.

ximena: hola, me dijeron que

estabas aquí.

oye, ¿se puede? ya pasé, ¿no?

[ríe]

rafael: ¿se conocen?

laura: no.

ximena: no. ximena, mucho gusto.

laura: laura, mucho...

ximena: oye, se te echó de menos

muchísimo anoche.

rafael: ¿sí?

ximena: sí, y por eso te vengo

a hacer una invitación.

¿quieres saber qué vengo

a proponerte?

diana: [resuella]

ay, qué bárbara.

chabela: déjame a mí, dianita,

por favor.

yo sigo con eso.

¿a qué hora llegan todos?

diana: como en una hora.

¿sí te encargo?

tengo que contestarle a mi

editor, ya van como 10 veces que

me llama el pobre.

chabela: ve a hacer tus cosas,

ándale, todo va a salir bien,

mi amor.

diana: es que yo no sé si voy

a soportar la espera de los

resultados.

a ver, ¿qué tal si el cáncer ya

se me expandió?

¿que lo tengo en muchos lados?

¿qué voy a hacer?

chabela: no quiero que pienses

en eso, piensa en que todo va

a salir bien, niña, por favor.

tienes el apoyo de la

guadalupana, ella no te va

a abandonar, a mí me lo

prometió.

diana: gracias, chabe.

yo sólo espero que la virgen me

perdone por algunas que estoy

haciendo.

que tal vez no le parezcan muy

bien.

chabela: ¿qué cosas?

diana: nada, no te preocupes.

chabela: no, dedícame un segundo

y cuéntame, por favor.

siéntate, un segundo, tú sabes

que puedes confiar en mí.

cuéntame, mi vida,

entre nosotras nunca ha habido

secretos.

diana: ya lo sé, chabe, pero...

por ahora prefiero dejar las

cosas así.

ya es suficiente con todo

lo que me estás ayudando,

no te quiero dar más

preocupaciones.

chabela: con lo que me estás

diciendo, me dejas más

preocupada todavía.

diana: ya te contaré,

a su debido tiempo.

voy a hacer mi llamada

y después quiero ir a ver

a bárbara.

fíjate que regresó y se encerró

en su cuarto.

chabela: primero atiendes a tu

hija.

tu editor te puede esperar.

ella no.

diana: tienes toda la razón,

por eso te quiero tanto.

chabela: ay, mi vida.

diana: gracias, muchas gracias.

¿qué te pasa, mi amor?

¿sigues enojada porque le dije a

paloma que se podía quedar unos

días en tu cuarto?

ya sé, estás muerta de celos

porque anoche no vine a dormir

contigo.

bárbara: mamá...

diana: entonces es más grave

de lo que pensé.

¿y por qué no me cuentas?

a lo mejor te puedo ayudar.

bárbara: ay, mamá.

es que ya no quiero darte más

preocupaciones.

tú ya tienes bastante con...

diana: si no me quieres decir,

¿por qué no jugamos como cuando

eras niña?

yo te pregunto,

y si le atino, tú me cierras

un ojo para saber que

voy por buen camino. ¿va? ¿sí?

a ver, déjame pensar.

tienes problemas con mauricio.

bárbara: ¿cómo supiste?

diana: porque soy tu madre

y puedo leerte la mente.

¿qué les pasa ahora?

bárbara: mamá, tengo miedo.

ximena: ¿te late la idea,

entonces?

rafael: sí, me late, yo nunca he

tomado una clase de baile,

pero...

ximena: uy, no, es padrísimo,

no sabes, uno saca todo el

estrés del día, haces ejercicio

y aparte te la pasas súper rico.

y luego nos podemos tomar algo

por ahí para celebrar que

sobrevivimos a la clase.

¿qué tal?

rafael: hecho.

laura: me tengo que ir,

atiende a tu amiga

y nos hablamos después.

ximena: ay, gracias, chula,

adiós.

entonces pasas por mí a las

siete en punto.

te voy a estar esperando, ¿eh?

rafael: va, no te preocupes que

ahí voy a estar.

bárbara: mauricio ya no se

quiere casar.

se está echando para atrás.

diana: ¿el te lo dijo?

bárbara: toda la culpa es de mi

papá.

me dijo que no lo haría pero

ahora que apareció rafael,

le está dando toda la

responsabilidad de la empresa

a él y a mauricio ya no le hace

caso.

diana: yo no estoy tan segura

que tu papá tenga la culpa.

las mujeres y los hombres somos

distintos.

mientras nosotras nos

ilusionamos con el día de la

boda, ellos se asustan

en la misma proporción.

bárbara: ¿y tú crees que por eso

mauricio esté buscando motivos

y motivos para no casarnos?

diana: eso creo.

ellos también se asustan.

bárbara: ¿a poco a mi papá

le pasó eso?

diana: ay, tu papá hasta

se enfermó una semana

antes de casarnos.

del estómago, el pobre no salía

del baño.

y quería suspender todo,

pero le di una pastillita

y santo remedio.

dale tiempo a mau.

ustedes se adoran,

aquí la única que va a sufrir

cuando te vea entrar a la

iglesia vestida de blanco

voy a ser yo.

bárbara: ma, te necesito tanto.

tanto, mami.

mónica: iximena!

ximena: ay, mónica.

mónica: ximena.

¿ya te vas?

ximena: sí, ya, tengo que

regresar al banco.

¿qué crees? me fue de maravilla

con rafael, no sabes,

me lo eché al bolsillo

en dos segundos.

mónica: no me sorprende, amiga.

te veo en el depa más tarde.

ximena: sí, yo a las siete salgo

con él, ¿ok?

mónica: ¿amiga?

me la voy a jugar con el

licenciado.

ximena: ay, no, ¿qué le vas a

decir?

mónica: no sé.

ximena: ¿le vas a decir que te

mueres por él?

mónica: es que ya no puedo más

con lo que estoy sintiendo.

es ahora o nunca.

ay, la angustia.

la angustia.

ximena: no, la angustia no.

que no llegue.

no, angustia, no, angustia.

[música]

Cargando Playlist...